Elec­cio­nes en Gre­cia: el pue­blo con­tra la troi­ka

[Tra­du­ci­do por La Hai­ne]

Nota de los Edi­to­res

Los resul­ta­dos ya cono­ci­dos de las elec­cio­nes en Gre­cia apun­tan a una expre­si­va vic­to­ria de Syri­za. La vota­ción alcan­za­da por este par­ti­do y el hecho de que la ley elec­to­ral grie­ga favo­re­ce a la fuer­za más vota­da con un bónus de 50 dipu­tados, abre la pers­pec­ti­va de una sig­ni­fi­ca­ti­va mayo­ria par­la­men­ta­ria.

Este resul­ta­do, con­ju­ga­do con la derro­ta de Nue­va Demo­cra­cia y el hun­di­mien­to del PASOK, tie­ne el ine­quí­vo­co sen­ti­do del recha­zo de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad y anti­po­pu­la­res impues­tas por la troi­ka FMI/​BCE/​UE y por el gran capi­tal grie­go, que empu­ja­ron a Gre­cia a la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca y social en que se encuen­tra. Cri­sis que es tam­bién demo­crá­ti­ca, como ilus­tran tan­to la vota­ción alcan­za­da por los fas­cis­tas de la “Auro­ra Dora­da” como la abier­ta inje­ren­cia extran­je­ra en el pro­ces­so elec­to­ral.

El recha­zo de las polí­ti­cas que gene­ra­ron enor­me des­em­pleo, empo­bre­ci­mien­to, des­truc­ción de dere­chos, bru­tal aumen­to de la explo­ta­ción, retro­ce­so eco­nó­mi­co y social, es cla­ro. Fal­ta saber si un futu­ro gobierno con Syri­za como base esta­rá en con­di­cio­nes de dar expre­sión polí­ti­ca a la alter­na­ti­va así exi­gi­da y de resis­tir las pre­sio­nes que la UE cier­ta­men­te va a pro­se­guir e inten­si­fi­car en el sen­ti­do de que, con reto­ques o sin ellos, no haya efec­ti­va rup­tu­ra con las polí­ti­cas has­ta aho­ra impues­tas.

A pesar de que los medios domi­nan­tes han macha­ca­do con esa pala­bra, Syri­za no es una for­ma­ción “radi­cal”. Aun­que más no sea por el sim­ple hecho de no pre­ten­der alcan­zar la ver­da­de­ra raiz de los pro­ble­mas con que su país y la UE se con­fron­tan. Pro­ble­mas que en su esen­cia no son solo los de la aus­te­ri­dad, si no los de una UE cons­trui­da y diri­gi­da de acuer­do con los intere­ses del gran capi­tal mono­po­lis­ta en el mar­co de una cri­sis gene­ral del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

El pue­blo grie­go recha­zó y con­de­nó la polí­ti­ca que le vie­ne sien­do impues­ta. Está en sus manos la tarea de tor­nar tal recha­zo en alter­na­ti­va real. El voto – se se usa bien – es ape­nas una par­te de ese duro y pro­lon­ga­do com­ba­te.

www. odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *