Con el ofi­cial sovié­ti­co que libe­ró Auschwitz

Este fue el pano­ra­ma que encon­tra­ron los sol­da­dos sovié­ti­cos cuan­do arri­ba­ron a Ausch­witz. «Había tal hedor que era impo­si­ble estar ahí por más de cin­co minu­tos. Mis sol­da­dos no lo podían sopor­tar y me roga­ban para que los deja­ra ir. Pero tenía­mos una misión que cumplir».
Estas pala­bras per­te­ne­cen a Ana­toly Sha­pi­ro, el pri­mer ofi­cial del ejér­ci­to sovié­ti­co que entró en el bru­tal cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz-Bir­ke­nau des­pués de la derro­ta ale­ma­na en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El 27 de enero de 1945, duran­te la eta­pa final del con­flic­to, las fuer­zas sovié­ti­cas logra­ron ingre­sar al cam­po de Ausch­witz, actual Polonia.
Por esa razón este mar­tes, cuan­do se cum­plen exac­ta­men­te 70 años de ese hecho, se han rea­li­za­do dis­tin­tos actos con­me­mo­ra­ti­vos de la libe­ra­ción por par­te del ejér­ci­to sovié­ti­co del que es con­si­de­ra­do el lugar don­de se come­tie­ron los peo­res crí­me­nes duran­te la guerra.
Se esti­ma que en Ausch­witz-Bir­ke­nau des­de mayo de 1940 has­ta enero de 1945 fue­ron exter­mi­na­das 1,1 millón de per­so­nas, la mayo­ría de ellas judíos pola­cos. El hom­bre que abrió las puer­tas de aquel infierno y lo libe­ró del domi­nio Nazi fue Sha­pi­ro, un coman­dan­te de bata­llón de 32 años, quien puso en liber­tad a los 500 pri­sio­ne­ros que esta­ban allí.
En una entre­vis­ta con el dia­rio New York Daily News, pocos meses antes de morir en 2005, el ofi­cial ucra­niano des­cri­bió el horror de lo que vio hace 70 años. «No tenía­mos la menor idea de la exis­ten­cia de ese cam­po. Mi coman­dan­te no nos había dicho nada sobre este asun­to», con­tó Shapiro.
«Entra­mos en la maña­na del 27 de enero de 1945. Vimos algu­nas per­so­nas ves­ti­das con hara­pos. No pare­cían seres huma­nos, lucían terri­ble, eran puro hue­so», aña­dió. Sha­pi­ro, como coman­dan­te del bata­llón, les dijo a los sobre­vi­vien­tes que eran el ejér­ci­to sovié­ti­co y que que­da­ban libres del domi­nio ale­mán. «Pero ellos no reac­cio­na­ron, no podían ni mover la cabe­za o decir una pala­bra».
Recor­dó de aque­lla impre­sión sobre las per­so­nas, ade­más de su aspec­to esque­lé­ti­co, que no tenían zapa­tos y sus pies esta­ban envuel­tos en ropa vie­ja: era enero y la nie­ve rodea­ba el lugar. «No sé cómo sobre­vi­vie­ron a eso», seña­ló.
Pero no solo Sha­pi­ro con­ver­só con el dia­rio esta­dou­ni­den­se. En aquel enton­ces tam­bién dio una entre­vis­ta a la radio nacio­nal israe­lí, don­de entre­gó más deta­lles sobre lo que él y sus hom­bres halla­ron aquel día. «Cuan­do nos apro­xi­ma­mos a las barra­cas que se supo­nían eran para muje­res, nos encon­tra­mos con una ima­gen terri­ble», narró. «Muje­res que yacían sin vida sobre el sue­lo, des­nu­das, por­que la ropa se la habían roba­do las per­so­nas que sobre­vi­vie­ron. Había mucha san­gre y excre­men­tos huma­nos alre­de­dor», aña­dió.
Todo aquel pano­ra­ma dan­tes­co esta­ba impreg­na­do por un olor impo­si­ble de res­pi­rar. Los sol­da­dos de Sha­pi­ro comen­za­ron a rogar­le que aban­do­na­ra la misión. «Pero no podía­mos hacer­lo. Nos habían dado la orden de estar allí», rela­tó.
En su tes­ti­mo­nio al New York Daily News, en las barra­cas don­de esta­ban los niños, el horror con­ti­nua­ba. «En el últi­mo cuar­tel solo habían dos meno­res que habían logra­do sobre­vi­vir y cuan­do nos vie­ron comen­za­ron a gri­tar: “¡No somos judíos!, ¡no somos judíos!”. Esta­ban asus­ta­dos por­que pen­sa­ron que los íba­mos a lle­var a la cáma­ra de gas», dijo.
Pero el empe­ño de ayu­dar a los pri­sio­ne­ros no siem­pre fue exi­to­so, como se lo con­fe­só Sha­pi­ro a la radio israe­lí. «Ape­nas lle­ga­mos, mon­ta­mos algu­nas coci­nas de cam­pa­ña y pre­pa­ra­mos algu­nos ali­men­tos lige­ros. Pero algu­nos de ellos murie­ron al pro­bar la comi­da, por­que sus estó­ma­gos no fun­cio­na­ban nor­mal­men­te», expli­có. «Está­ba­mos furio­sos. Los sol­da­dos que­rían matar a todos los ale­ma­nes, pero me tocó expli­car que muchos de ellos no eran fas­cis­tas ni res­pon­sa­bles de los crí­me­nes que habían come­ti­do los nazis», aña­dió.
Pero más allá del lamen­ta­ble esta­do del cam­po de con­cen­tra­ción, los rusos no pudie­ron encon­trar nin­gu­na evi­den­cia físi­ca rela­cio­na­da con los expe­ri­men­tos médi­cos, ni siquie­ra a los pacien­tes que tra­ta­ban en los hos­pi­ta­les. «El 18 de enero de ese año los ale­ma­nes que diri­gían el cam­po reu­nie­ron a toda las per­so­nas que pudie­ron. Nues­tro ser­vi­cio de inte­li­gen­cia esti­mó que eran al menos 10.000 y que los nazis los obli­ga­ron a mar­char, ham­brien­tos y des­nu­dos, hacia otros cam­pos ubi­ca­dos en el oes­te. Nin­guno de ellos logró sobre­vi­vir. Todos murie­ron en el camino», seña­ló.
Sha­pi­ro recor­dó que al ins­pec­cio­nar las ins­ta­la­cio­nes de Ausch­witz se encon­tró con hor­nos y máqui­nas de exter­mi­nio, mien­tras las ceni­zas de los cuer­pos eran sacu­di­das por el vien­to. «Si ten­go algún men­sa­je para la siguien­te gene­ra­ción sería muy sim­ple: no per­mi­tir ni por un segun­do que lo que ocu­rrió duran­te estos años se repi­ta de nue­vo». La mayo­ría de las per­so­nas que pere­cie­ron en este cam­po de con­cen­tra­ción fue­ron debi­do a las cáma­ra de gas, o por el ham­bre, dis­tin­tas enfer­me­da­des o el agotamiento.
Sha­pi­ro reci­bió todos los hono­res mili­ta­res posi­bles en el Ejér­ci­to Rojo y des­pués del des­plo­me de la Unión Sovié­ti­ca, fue decla­ra­do héroe de Ucra­nia por el pre­si­den­te Víc­tor Yush­chen­ko en 2006. En 1992 emi­gró a a Nue­va York, don­de murió en 2005. Fue ente­rra­do en el cemen­te­rio judío de Beth Moses en Long Island.
Fuen­te: http://​www​.bbc​.co​.uk/​m​u​n​d​o​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​1​5​/​0​1​/​1​5​0​1​2​7​_​s​o​c​i​e​d​a​d​_​a​u​s​c​h​w​i​t​z​_​c​o​n​c​e​t​r​a​c​i​o​n​_​s​o​v​i​e​t​i​c​o​_​amv

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *