Algu­nas refe­xio­nes de urgen­cia tras el éxi­to elec­to­ral de Syriza

Marat

No inten­ten uste­des bus­car un dis­cur­so fuer­te­men­te arma­do ni amplia­men­te desa­rro­lla­do en este tex­to. Ni uste­des ni yo cono­ce­mos tan­to de Syri­za como de cual­quier par­ti­do espa­ñol con cier­to peso polí­ti­co. De hecho, me lla­ma la aten­ción que una coa­li­ción de par­ti­dos que pre­ten­de ser un revul­si­vo anti-Troi­ka para los pue­blos del sur de Euro­pa carez­ca de ver­sión web en espa­ñol, sobre todo cuan­do tie­ne al menos dos vale­do­res en Espa­ña, Pode­mos e IU, ade­más de un regue­ro de peque­ños parrti­dos social­de­mó­cra­tas y has­ta de la pro­pia Bil­du en Eus­ka­di. Lla­ma­ti­va­men­te un par­ti­do grie­go, el comu­nis­ta (KKE) con menor implan­ta­ción elec­to­ral sí la tie­ne. ¿Será que sabe Syri­za que por la boca mue­re el pez y pre­fie­ren que la fan­ta­sía, uni­da a la des­in­for­ma­ción y a la defor­ma­ción relle­nen el ima­gi­na­rio idea­li­za­do de su supues­to papel de aldea resis­ten­te de un Aste­rix a la helena?

Algu­nas pin­clea­das sobre Ale­xis Tsipras
Hijo del due­ño de una cons­truc­to­ra cer­cano polí­ti­ca­men­te al PASOK y pro­ve­nien­te de la izquier­da anti­glo­ba­li­za­ción, de esa a la que la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la lucha por la cons­truc­ción de una socie­dad socia­lis­ta se le ha que­da­do anti­guas, Tsi­pras, ex miem­bro de las Juven­tu­des Comu­nis­tas de Gre­cia, ha ido con­vir­tien­do su carre­ra polí­ti­ca en un camino hacia el prag­ma­tis­mo y la adap­ta­ción a lo que su ami­go el señor Igle­sias, en una per­cep­ción bur­gue­sa de la reali­dad, lla­ma “sen­ti­do de Esta­do”, según se iba acer­can­do al gobierno con Syri­za, naci­da a par­tir del par­ti­do de ori­gen de la coa­li­ción, Synaspismos.

Tsi­pras inter­vino en Enero de 2013 en una jor­na­da sobre “el futu­ro de Gre­cia en la zona Euro” en la Escue­la de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de Colum­bia (New York.USA), orga­ni­za­da por el INET (Ins­ti­tu­te for New Eco­no­mic Thin­king) del mag­na­te mega­es­pe­cu­la­dor y terro­ris­ta finan­cie­ro Geor­ge Soros y en que par­ti­ci­pa­ron diver­sas ins­ti­tu­cio­nes liga­das al capi­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Éste irrum­pió en esta cam­pa­ña elec­to­ral grie­ga afir­man­do, en una entre­vis­ta con­ce­di­da al Finan­cial Times, que Rusia supo­ne una mayor ame­na­za para la UE que Gre­cia, con lo que daba un espal­da­ra­zo indi­rec­to al señor Tsi­pras y su coa­li­ción. Tsi­pras había insis­ti­do duran­te todo el perío­do pre­elec­to­ral en que un gobierno de Syri­za no rom­pe­ría sus com­pro­mi­sos con la UE y el euro. Tam­po­co con la OTAN.

Pre­via­men­te, en 2012, en el pro­ce­so de cam­pa­ña de las elec­cio­nes grie­gas, se reu­nió con diver­sos repre­sen­tan­tes de pai­ses de la UE, entre ellos Ale­ma­nia, para tran­qui­li­zar­les res­pec­to a los obje­ti­vos de su coa­li­ción elec­to­ral en rela­ción con dicha Comunidad.

Recien­te­men­te, en una entre­vis­ta con­ce­di­da a la edi­ción ita­lia­na del Huf­fing­ton Post, Tsi­pras hace una decla­ra­ción de rea­lis­mo polí­ti­co digno del ex Minis­tro Sol­bes o de los más anti­guos Boyer y Sol­cha­ga, en rela­ción con el dile­ma impuestos/​préstamos financieros:

“(…) sabe­mos que los mer­ca­dos no van a batir­se por noso­tros y que exis­te la posi­bi­li­dad de que en un prin­ci­pio mues­tren una cier­ta agre­si­vi­dad res­pec­to a un gobierno de la izquier­da. Pero esto no nos infun­de nin­gu­na cla­se de temor. Los mer­ca­dos te con­ce­den prés­ta­mos a intere­ses tan­to más altos cuan­ta más nece­si­dad tie­nes de dine­ro. La res­pues­ta a todo esto, por lo tan­to, se encuen­tra en unos pre­su­pues­tos equi­li­bra­dos, de modo que se limi­te fuer­te­men­te la nece­si­dad de recu­rrir a préstamos.” 

Sin­ce­ra­men­te, des­pués de afir­ma­cio­nes de este tipo, me pare­ce que algu­nas expre­sio­nes del señor Tsi­pras en la noche de su triun­fo elec­to­ral -”la Troi­ka ya no tie­ne sitio en Gre­cia”, “Gre­cia ha deci­di­do que la Troi­ka sea pasa­do”, “Gre­cia deja atrás la aus­te­ri­dad”- se corres­pon­den con un subi­dón de adre­na­li­na que muy poco va a tener que ver con el futu­ro de su Gobierno. La aus­te­ri­dad con­ti­nua­rá en Gre­cia, segu­ra­men­te atem­pe­ra­da por algu­nas medi­das leni­ti­vas (13ª paga a los pen­sio­nis­tas con jubi­la­cio­nes más bajas, aumen­to del sub­si­dio de des­em­pleo a 460 euros y res­tau­ra­ción de los con­ve­nios colec­ti­vos) que nada cam­bia­rán en lo sus­tan­cial, por mucho que algu­nos “izquier­dis­tas” se empe­ñen en hacer­nos creer otra cosa. Los lími­tes de la acción polí­ti­ca que el señor Tsi­pras ha anun­cia­do no van a pasar por una qui­ta de la deu­da, ni por un impa­go de la mis­ma has­ta que Gre­cia sal­ga de cri­sis, como afir­ma el diri­gen­te de Syri­za, sino posi­ble­men­te por medi­das que el BCE y el FMI ya están dis­pues­tas a con­ce­der, aún­que no lo admi­tan públi­ca­men­te, como el alar­ga­mien­to de los pla­zos de devo­lu­ción y una reduc­ción de los intere­ses. En medio mucho tea­tro de “duras negociaciones”.

Visión de la cam­pa­ña y de la noche elec­to­ral grie­ga des­de España
Según se acer­ca­ba la fecha de las elec­cio­nes del 25 de Enero, una serie de men­sa­jes polí­ti­cos laten­tes y mani­fies­tos reco­gi­dos de aquí y de allá y de impre­sio­nes se iban con­for­man­do en mi men­te. Admi­to que son pro­vi­sio­na­les y que aún deben pasar por la cri­ba de una refle­xión mucho más pro­fun­da y meditada.
Syri­za y Pode­mos se pare­cen mucho más que esas supues­tas dife­ren­cias y simi­li­tu­des que algu­nos han divul­ga­do por ahí. Son orga­ni­za­cio­nes de las cla­ses medias, con líde­res prin­ci­pa­les que no están extraí­dos de las expe­rien­cias de lucha del movi­mien­to obre­ro, refor­mis­tas en sus plan­tea­mien­tos polí­ti­cos y con una pri­sa por la mode­ra­ción que se corres­pon­de con el deseo de ser acep­ta­dos por el capi­tal y los pode­res fác­ti­cos de sus paí­ses y de la UE. Y para ello les está vinien­do muy bien la incor­po­ra­ción a sus filas de miem­bros del PASOK y del PSOE. Los fac­to­res de ori­gen, ser un par­ti­do o una coa­li­ción, de decla­rar­se de “izquier­da radi­cal” (expre­sión tan del gus­to de una pseu­do­ra­di­ca­li­dad con que­ren­cias social­de­mó­cra­tas) o de extre­mo-cen­tro son pura­men­te secun­da­rias. El PASOK y el PSOE se decla­ran socia­lis­tas y ya ven uste​des​.La seño­ra Ana Pas­tor, en el pro­gra­ma “El Obje­ti­vo” de La Sex­ta, dedi­ca­do a cubrir los resul­ta­dos elec­to­ra­les grie­gos, ha dado un espec­tácu­lo lamen­ta­ble, afir­man­do varias veces el man­tra de la rup­tu­ra del bipar­ti­dis­mo en Gre­cia -¿con un 63% del voto con­cen­tra­do entre Syri­za y Nue­va Demo­cra­cia! y una ato­mi­za­ción del res­to de gru­pos políticos‑, cuya inten­ción se enten­día mucho mejor en los cons­tan­tes para­le­lis­mos entre Syri­za y Pode­mos que lan­za­ba a cada entrevistado/​a.
Fue tan des­ca­ra­da su insis­ten­cia que, en un arran­que impre­me­di­ta­do de sin­ce­ri­dad, aca­bó por reco­no­cer que qui­zá lo que había cam­bia­do eran los pro­ta­go­nis­tas de ese bipar­ti­dis­mo, que es lo que en Espa­ña con tan­to esfuer­zo se afa­na en inten­tar la cade­na en la que tra­ba­ja. Por si cupie­ran dudas de lo que esta­mos hablan­do, el cie­rre del pro­gra­ma con el anun­cio cor­po­ra­ti­vo de La Sex­ta sobre la nue­va eta­pa de “Sal­va­dos” en la que el señor Évo­le, pre­gun­ta­do por el señor Gar­cía Ferre­ras, afir­ma que no entre­vis­ta­rá a Pode­mos mien­tras los seño­res Igle­sias y Erre­jón que apa­re­cen vien­do ese avan­ce comen­tan entre sí, “otro que tam­po­co cum­pli­rá su pro­gra­ma” (Igle­sias), “popu­lis­tas” (Erre­jón), aca­ban por disol­ver­las. La posi­ti­va recep­ción que orga­ni­za­cio­nes como Syri­za o Pode­mos tie­nen entre una par­te de los medios de comu­ni­ca­ción del capi­tal tie­ne una inter­pre­ta­ción que has­ta aho­ra no ha sido tra­ta­da por mi par­te. Hay un sec­tor del capi­ta­lis­mo, el liga­do direc­ta­men­te a la prdo­cu­ción de bie­nes y ser­vi­cios de con­su­mo, que no se bene­fi­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca del modo en el que lo hace el capi­tal finan­cie­ro. Nece­si­ta de medi­das mini­key­ne­sia­nas que defien­den Krüg­man, Sti­glitz, Nava­rro, Torres o, el más de moda, Piketty para ince­ti­var un con­su­mo que ha caí­do bru­tal­men­te y que está recu­pe­rán­do­se muy débil­men­te y de for­ma incier­ta. Pero para lle­var a cabo esos pro­gra­mas mini­key­ne­sia­nos se requie­ren alia­dos polí­ti­cos que ayu­den a for­zar ese cam­bio de ges­tión eco­nó­mi­ca en la UE, que no es un cam­bio a favor de las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra (los recor­tes socia­les con­ti­nua­rán, de momen­to a menor rit­mo por­que ya que­da poco que recor­tar, el poder eco­nó­mi­co segui­rá don­de debe, las con­di­cio­nes con­trac­tua­les y la pre­ca­rie­dad labo­ral no cam­bia­rán), sino de su capa­ci­dad de con­su­mo. Los sala­rios de los tra­ba­ja­do­res subirán algo más con este obje­ti­vo. y los Syri­za y los Pode­mos juga­rán ese papel por­que hay una serie de paí­ses euro­peos en los que los PPSS están ago­ta­dos para hacer­lo. En paí­ses como Ita­lia, con otro polí­ti­co moderno, refor­mis­ta, dere­chi­za­do y joven como Mat­teo Ren­zi (los nue­vos líde­res son fabri­ca­dos en serie por el cir­co mediá­ti­co del capi­tal), no sur­gi­rán como por encan­ta­mien­to otros tipos de ofer­ta polí­ti­ca, fue­ra del ya decli­nan­te cómi­co Gri­llo, mien­tras no se ago­te su capa­ci­dad de pres­ti­di­gi­ta­ción, algo que pare­ce estar comen­zan­do a ocu​rrir​.La Bol­sa de Ate­nas cerró el pasa­do vier­nes 23 de Enero, día en que aca­bó la cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do los son­deos seña­la­ban indis­cu­ti­ble­men­te el éxi­to de Syri­za sobre Nue­va Demo­cra­cia, con una subi­da de un 6,14%. Ilus­tra­ti­vo. El KKE es ele­men­to que crea mala con­cien­cia a la direc­ción de IU y del pro­pio PCE. Su refe­ren­cia es Syri­za y las feli­ci­ta­cio­nes al KKE son el brin­dis obli­ga­do por­que una par­te de su mili­tan­cia se iden­ti­fi­ca con él. Los dis­cur­sos expre­sa­dos en las redes socia­les o tex­tos más amplios de una par­te de la mili­tan­cia del PCE e IU en plan “cora­zón par­tío” o que alu­dían a la nece­si­dad de pac­to post­elec­to­ral entre Syri­za y KKE, pro­gra­má­ti­ca­men­te agua y acei­te, han sido un lamen­ta­ble ejem­plo de equi­li­bris­mo polí­ti­co. Hay una que­ren­cia de afir­mar­se comu­nis­ta o socia­lis­ta sin salir del posi­bi­lis­mo opor­tu­nis­ta de un refor­mis­mo de cor­tos vue­los. La mayo­ría que se ha expre­sa­do públi­ca­men­te en la red (sal­vo algu­na “encues­ta” par­ti­cu­lar sin valor esta­dís­ti­co alguno) ni siquie­ra ha teni­do el pru­ri­to, en su acep­ción médi­ca, de sen­tir­se divi­di­do. Optó por Syri­za des­de la posi­ción de voto útil (cómi­co en una opción cla­ra­men­te mino­ri­ta­ria en lo elec­to­ral). El lla­ma­za­ris­mo ha pene­tra­do has­ta los tué­ta­nos a ambas orga­ni­za­cio­nes, aun­que la cosa vie­ne de mucho más lejos, en el caso del PCE, que su lega­li­za­ción polí­ti­ca. El deseo de no per­der una eti­que­ta que ya hace tiem­po han per­di­do, el de “la Syri­za espa­ño­la”, ha pro­vo­ca­do un ata­que de cuer­nos entre direc­ción y mili­tan­cia (sal­vo en seño­res como el ungi­do, y pre­con­fir­ma­do inclu­so sin pri­ma­rias, Alber­to Gar­zón, que ya están cla­ra­men­te en otro pro­yec­to) que insis­tían ante el hecho de la homo­lo­ga­ción pre­fe­ren­te con Syri­za, cuan­do Tsi­pras ya había con­fir­ma­do sus pre­fe­re­cias reales, al cerrar el mitín de cam­pa­ña (el prin­ci­pal) con el señor Igle­sias. Su crí­ti­ca hacia el hecho de que quie­nes dicen que no son de “izquier­das ni de dere­chas” ‑Pode­mos, el extre­mo-cen­tro- allí apo­yan a una coa­li­ción que se lla­ma de izquier­da radi­cal (sig­ni­fi­ca­do de Syri­za en grie­go) tie­ne el “peque­ño” pun­to débil de no pre­gun­tar­se por­qué se abra­zó Tsi­pras a alguien como Igle­sias en el mitin de cie­rre de cam­pa­ña. No les ven­dría mal repa­sar algu­nas entre­vis­tas en las que cier­tos dipu­tados de Syri­za mos­tra­ban su mayor afi­ni­dad con Pode­mos que con IU. Y si aún no les que­da cla­ra la cosa, esta noche sonó en grie­go en las tele­vi­sio­nes el “Si se pue­de” oba­ma­niano del que se ha aca­ba­do apro­pian­do la orga­ni­za­ción del círcu­lo. En cuan­to a las hoces y mar­ti­llos que algu­nos vie­ron en tv eran las de Rifon­da­zio­ne Comu­nis­ta, el par­ti­do que gober­nó con el ultra­tra­rre­for­mis­ta demo­cris­tiano Romano Pro­di. Algu­nas hipó­te­sis para finalizar
Hace algu­nos años avan­cé la hipó­te­sis de que la dere­chi­za­ción social y la que el PSOE había intro­du­ci­do en su segun­do gobierno en Espa­ña había pro­vo­ca­do el efec­to domi­nó de que bue­na par­te de las orga­ni­za­cio­nes a su izquier­da sufrie­ran el mis­mo efec­to de giro a la derecha.

Hoy ese efec­to invo­lu­ti­vo en lo polí­ti­co está sien­do refor­za­do por el dis­cur­so transideo­ló­gi­co y trans­ver­sal de Pode­mos, como en su día lo hizo el 15M con su ciu­da­da­nis­mo, inter­cla­sis­mo y la nega­ción del rela­to his­tó­ri­co de lo que sig­ni­fi­ca ser izquierda.

Pero sería injus­to si no exten­die­ra esa reali­dad a ante­ce­den­tes pre­vios más allá de España.
La social­de­mo­cra­cia euro­pea, que en los años 90 se hizo social-libe­ral, tras el paso del capi­ta­lis­mo occi­den­tal por las manos ultra­li­be­ra­les de That­cher y Reagan, abo­nó el cam­po pre­via­men­te para que esa regre­sión ideo­ló­gi­ca fue­ra posi­ble. Su ges­tión de la cri­sis capi­ta­lis­ta actual ha hecho que bue­na par­te de los PPSS euro­peos estén en fran­ca deca­den­cia, cuan­do no en ries­go de extin­ción (Gre­cia).

Des­de el euro­co­mu­nis­mo del pasa­do siglo, inten­tan­do com­pe­tir elec­to­ral­men­te, en una suer­te de “cre­ti­nis­mo par­la­men­ta­rio”, como lo defi­nió Marx en una car­ta a F. A. Sor­ge, expre­sión que lue­go reco­gió Ulia­nov, con los PPSS, esa dere­chi­za­ción reci­bió tam­bién su cuo­ta de santificación.

Hoy que los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas son ya social-libe­ra­les, los PPCC de casi toda Euro­pa, tran­si­tan­do des­de el euro­co­mu­nis­mo o des­de otras varia­bles opor­tu­nis­tas, inten­tan lle­nar el hue­co deja­do por dicha socialdemocracia.

Y cuan­do no son capa­ces de cubrir ese espa­cio elec­to­ral (PCE/​IU/​Partido Comu­nis­ta Fran­cés,..) o se nie­gan a jugar ese papel cola­bo­ra­dor con sus bur­gue­sías nacio­na­les o con el capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal (KKE) sur­gen par­ti­dos “ex novo” en los que se inte­gran muy gus­to­sa­men­te cier­tas corrien­tes de la lla­ma­da en el pasa­do extre­ma izquier­da y hoy, esti­lo moder­nis­ta de la “New Left”, izquier­da radi­cal (trots­kis­tas, maois­tas, anti­glo­ba­li­za­ción, eco­lo­gis­tas,…). Es el caso de Syri­za, Blo­co de Esquer­da y de Pode­mos y de las fran­qui­cias que irán apa­re­cien­do en Euro­pa y que no son otra cosa que los social­de­mó­cra­tas de ayer reves­ti­dos de izquier­dis­tas o de cool “ni de izquier­das ni de dere­chas”. Dicho de otro modo: vino vie­jo y pica­do en odres nue­vos. Has­ta las refe­ren­cias a la pala­bra mági­ca, y neu­tra en con­te­ni­dos y alcan­ce, «cam­bio» que vie­nen hacien­do Syri­za y Pode­mos des­de hace algún tiem­po nos remi­te al PSOE del 82 y a los PPSS de la épo­ca y posteriores.

¿Sig­ni­fi­ca esto que aun­que exis­ta ese pac­to táci­to Syri­za-poder del capi­tal éste va a renun­ciar a sus pre­sio­nes sobre el nue­vo gobierno? No. Éstas se hacen por sis­te­ma, inclu­so cuan­do se tra­ta de gobier­nos decla­ra­da­men­te de dere­chas y capi­ta­lis­tas. Es su modo de ase­gu­rar­se de que se toma­rán las medi­das más acor­des a sus intere­ses y de que no exis­ti­rán velei­da­des pro­gre­sis­tas que les supon­gan cos­te eco­nó­mi­co o pér­di­da en la corre­la­ción de fuer­zas de la lucha de cla­ses algunos.

Los pri­me­ros 100 días de gobierno, deci­si­vos para lan­zar las leyes más “rompe­doras” de un gobierno, dado que des­pués la pre­sión de capi­tal y pode­res fác­ti­cos se incre­men­ta­rá dura­men­te, dirán si ten­go que envai­nar­me todo lo has­ta aquí expues­to. No ten­dré mayor pro­ble­ma en hacer­lo, si así fue­ra, por­que la cegue­ra no cons­tru­ye revo­lu­cio­na­rios. Espe­ro que la amne­sia no enmu­dez­ca la capa­ci­dad auto­crí­ti­ca de mis detrac­to­res de hoy.

Hace unos minu­tos he sabi­do que Syri­za ha alcan­za­do un acuer­do de gober­na­bi­li­dad con ANEL (dere­cha inde­pen­dien­te nacio­na­lis­ta grie­ga y anti­in­mi­gran­te). Dis­frú­ten­lo los par­ti­dos Syri­zos espa­ño­les que se aver­güen­zan del KKE.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *