Los aban­de­ra­dos de la liber­tad

+
JPEG - 22.4 KB
Jens Stol­ten­berg era pri­mer minis­tro de Norue­ga en 2011, cuan­do Anders Beh­ring Brei­vik mató 77 per­so­nas en el aten­ta­do con bom­ba de Oslo y en la isla de Uto­ya. Aho­ra es secre­ta­rio gene­ral de la OTAN.

Fir­mó el libro de con­do­len­cias por las víc­ti­mas del aten­ta­do terro­ris­ta con­tra la redac­ción de[l sema­na­rio satí­ri­co] Char­lie Heb­do y, defi­nién­do­lo como «un escan­da­lo­so ata­que con­tra la liber­tad de pren­sa», decla­ró que «el terro­ris­mo, en todas sus for­mas, nun­ca pue­de ser tole­ra­do ni jus­ti­fi­ca­do».

Pala­bras muy acer­ta­das si no vinie­sen de Jens Stol­ten­berg, secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, la orga­ni­za­ción mili­tar que uti­li­za metó­di­ca­men­te como ins­tru­men­to de gue­rra el ata­que terro­ris­ta con­tra las redac­cio­nes de las esta­cio­nes de tele­vi­sión [1]. El ata­que terro­ris­ta con­tra la sede de la radio­te­le­vi­sión ser­bia en Bel­gra­do, alcan­za­da por un misil de la OTAN el 23 de abril de 1999, pro­vo­có la muer­te de 16 perio­dis­tas y téc­ni­cos.

La OTAN recu­rrió nue­va­men­te a esa for­ma de terro­ris­mo duran­te su gue­rra con­tra Libia, bom­bar­dean­do en 2011 la sede de la radio­te­le­vi­sión de Trí­po­li. Lo mis­mo suce­dió en la gue­rra con­tra Siria, en el verano de 2012, cuan­do indi­vi­duos entre­na­dos y arma­dos por la CIA –en los mis­mos cam­pa­men­tos de don­de al pare­cer pro­ve­nían los eje­cu­to­res del aten­ta­do per­pe­tra­do en París– ata­ca­ron las esta­cio­nes de Ale­po y de Damas­co matan­do una dece­na de perio­dis­tas y téc­ni­cos.

Occi­den­te obser­vó un silen­cio mediá­ti­co casi total sobre estos ata­ques terro­ris­tas y prác­ti­ca­men­te nadie salió a las calles con las fotos ni los nom­bres de las víc­ti­mas. Pero al aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do sí se le dio reso­nan­cia mediá­ti­ca mun­dial. Uti­li­zan­do el natu­ral sen­ti­mien­to de con­de­na con­tra el aten­ta­do y la soli­da­ri­dad del due­lo por las víc­ti­mas, se con­vir­tió a Char­lie Heb­do en sím­bo­lo de lucha por la liber­tad median­te una gran mani­fes­ta­ción polí­ti­ca. Y ade­más igno­ran­do el polé­mi­co papel de este sema­na­rio que, por sus cari­ca­tu­ras «irre­ve­ren­tes», supues­ta­men­te se sitúa «a la izquier­da de la izquier­da».

En 1999, el direc­tor de Char­lie Heb­do, Phi­lip­pe Val, apo­yó con una serie de edi­to­ria­les y cari­ca­tu­ras la gue­rra de la OTAN con­tra Yugos­la­via com­pa­ran­do a Milo­se­vic con Hitler y acu­san­do a los ser­bios de haber per­pe­tra­do en Koso­vo «pogro­mos» simi­la­res a los de los nazis con­tra los judíos.

En 2011, se impu­so la mis­ma línea edi­to­rial cuan­do Char­lie Heb­do –a pesar de que Phi­lip­pe Val ya no esta­ba en la direc­ción– con­tri­bu­yó a jus­ti­fi­car la gue­rra de la OTAN con­tra Libia dibu­jan­do a Kadha­fi como un feroz dic­ta­dor que aplas­ta a su pue­blo bajo su bota y que se baña en una tina lle­na de san­gre. Mis­ma línea edi­to­rial, en 2012, sobre Siria cuan­do, repre­sen­tan­do al pre­si­den­te Assad como un cíni­co dic­ta­dor que aplas­ta muje­res y niños bajo las este­ras de sus tan­ques, Char­lie Heb­do jus­ti­fi­ca la ope­ra­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos y la OTAN con­tra la Repú­bli­ca Ára­be Siria.

En esa línea se inser­ta la serie de cari­ca­tu­ras en las que Char­lie Heb­do ridi­cu­li­za a Maho­ma. Aun­que tam­bién ejer­ce la sáti­ra de otras reli­gio­nes [2], las cari­ca­tu­ras sobre Maho­ma son como bido­nes de gaso­li­na lan­za­dos al terreno, ya en lla­mas, del mun­do ára­be y musul­mán. Esas cari­ca­tu­ras resul­tan para las gran­des masas musul­ma­nas aún más insul­tan­tes en la medi­da en que quie­nes ridi­cu­li­zan su reli­gión y su cul­tu­ra son inte­lec­tua­les pari­si­nos que no tie­nen en cuen­ta el hecho que Fran­cia impu­so su yugo colo­nial a pue­blos ente­ros, no sólo explo­tán­do­los y masa­crán­do­los (sólo en Arge­lia, la colo­ni­za­ción fran­ce­sa dejó un millón de muer­tos) sino impo­nién­do­les ade­más la len­gua y la cul­tu­ra fran­ce­sas.

París con­ti­núa hoy esa polí­ti­ca bajo nue­vas moda­li­da­des neo­co­lo­nia­les. No es por lo tan­to sor­pren­den­te la pro­pa­ga­ción de las pro­tes­tas con­tra Char­lie Heb­do en el mun­do ára­be y musul­mán, que en su mayo­ría con­de­nó los ata­ques terro­ris­tas per­pe­tra­dos en París.

A quie­nes, en Occi­den­te, usan a Char­lie Heb­do como ban­de­ra de la «liber­tad de pren­sa» habría que hacer­les la siguien­te pre­gun­ta: ¿Qué harían uste­des si se encon­tra­ran en las calles ante las pare­des cubier­tas de dibu­jos por­no­grá­fi­cos repre­sen­tan­do a su padre y su madre? ¿No se enfu­re­ce­rían uste­des? ¿No los verían como una pro­vo­ca­ción? ¿No pen­sa­rían uste­des que detrás de eso está la mano de alguien que está tra­tan­do de pro­vo­car una gue­rra con­tra uste­des?

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] Sobre el uso cons­tan­te del terro­ris­mo que ha hecho la OTAN en con­tra de sus pro­pios alia­dos, el lec­tor pue­de remi­tir­se al libro Les Armées Secrè­tes de l’OTAN [Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN] del pro­fe­sor Danie­le Gan­ser (édi­tions Demi-lune), dis­po­ni­ble en espa­ñol en el sitio web de la Red Vol­tai­re.

[2] Pero sin obte­ner ingre­sos tan feno­me­na­les como los que le pro­por­cio­nan las sáti­ras sobre el islam: «En 2006, Édi­tions Rota­ti­ve, edi­to­ra de Char­lie Heb­do, regis­tró ganan­cias ascen­dien­tes a 968 501 euros.
Cer­ca del 85% de esa suma (o sea 825 000 euros) fue­ron redis­tri­bui­dos en divi­den­dos entre los 4 socios del gru­po: Phi­lip­pe Val, direc­tor de la publi­ca­ción y pro­pie­ta­rio de 600 de las 1 500 accio­nes de la empre­sa, y Cabu, dibu­jan­te y direc­tor artís­ti­co, tam­bién posee­dor de 600 accio­nes, reci­bie­ron 330 000 euros cada uno. Los otros 2 accio­nis­tas, el eco­no­mis­ta Ber­nard Maris, direc­tor adjun­to de la redac­ción, y el res­pon­sa­ble finan­cie­ro Eric Portheault (con 200 y 100 accio­nes cada uno) reci­bie­ron 110 000 y 55 000 euros res­pec­ti­va­men­te. Ade­más de la bue­na mar­cha de las ven­tas [en 2006] y de las sus­crip­cio­nes (una ven­ta sema­nal pro­me­dio de 85 000 ejem­pla­res, según la direc­ción), la ganan­cia pro­vie­ne, fun­da­men­tal­men­te, de la extra­or­di­na­ria ven­ta (500 000 ejem­pla­res) del núme­ro espe­cial dedi­ca­do a las cari­ca­tu­ras de Maho­ma, el 8 de febre­ro de 2006.
El pago de divi­den­dos a Phi­lip­pe Val y a Cabu no tie­ne el carác­ter de gra­ti­fi­ca­ción por nin­gún tipo de inver­sión que hubie­sen podi­do hacer ante­rior­men­te en la publi­ca­ción ya que ellos no dis­po­nían de capi­tal pro­pio en el momen­to de la crea­ción de Char­lie Heb­do, total­men­te finan­cia­da por el enton­ces pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Mit­te­rrand con sumas pro­ve­nien­tes de los fon­dos secre­tos de la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *