Enig­má­ti­co dere­cho a deci­dir- Borro­ka Garaia

Ayer EH Bil­du y EH Bai pre­sen­ta­ron una pro­pues­ta para abrir camino hacia un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te con el obje­ti­vo de imple­men­tar una cons­ti­tu­ción para una futu­ra Repú­bli­ca vas­ca inde­pen­dien­te. Y me da la impre­sión de que si pre­gun­ta­mos a cual­quie­ra que estu­vie­ra en Fico­ba o haya leí­do el docu­men­to, la mayo­ría sería inca­paz de expli­car sin­té­ti­ca y cla­ra­men­te cómo y qué es lo que se pro­po­ne exac­ta­men­te más allá de la nece­si­dad de abrir un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. A lo que habría que aña­dir que muchos otros tam­po­co sabrían que es exac­ta­men­te un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y que haría fal­ta un gru­po de vete­ra­nos y exper­tos crip­tó­gra­fos para des­en­tra­ñar los mis­te­rios que encie­rran nume­ro­sas fra­ses del docu­men­to.

“Aho­ra, nos dis­po­ne­mos a deci­dir para poder alcan­zar el dere­cho a hacer­lo.”

“La capa­ci­dad de deci­sión lle­ga­rá toman­do y eje­cu­tan­do deci­sio­nes, no espe­ran­do a un reco­no­ci­mien­to for­mal.”

“En pri­mer lugar, los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas de cada ámbi­to debe­rán dotar­se de la capa­ci­dad para mate­ria­li­zar el Dere­cho a deci­dir”

“Somos tam­bién cons­cien­tes de que el Dere­cho a deci­dir no se mate­ria­li­zá en un día mági­co”

A ver quién es el valien­te de jun­tar las pie­zas del puzz­le enig­má­ti­co del dere­cho a deci­dir. A mi des­de lue­go tras leer deci­cirdere­cho a deci­dir en dife­ren­tes con­tex­tos, en sen­ti­dos con­tra­pues­tos, con sig­ni­fi­ca­dos dife­ren­tes cual como­dín de una par­ti­da de car­tas, mi cere­bro ha deci­di­do empe­zar a echar humo. Así que para inten­tar disi­par­lo y tras haber leí­do un manual de tra­duc­ción de tabli­llas sume­rias, allá voy a inten­tar expli­car en pla­ta lo que creo que se plan­tea en todo el docu­men­to;

La hora de la volun­tad popu­lar. Ese es el títu­lo del docu­men­to de 15 pági­nas. En las pri­me­ras cin­co pági­nas sim­ple­men­te se dice que hace fal­ta un esta­do vas­co y un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te para crear­lo. Bien. De la 5 a la 8 se le pone nom­bre a ese pro­ce­so como la vía vas­ca y se expli­ca como el camino que debe­mos acor­dar y reco­rrer entre todas y todos para lograr la capa­ci­dad de deci­dir. Vale. De la 9 a la 10 se dice que el dere­cho a deci­dir es la herra­mien­ta de ese pro­ce­so. Ya se sabe. Bien. De la 10 al 15 se habla final­men­te del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que debe ter­mi­nar en una cons­ti­tu­ción vas­ca.

Y aquí empie­za el popu­rri.

De entra­da se habla de la nece­si­dad de cons­ti­tuir un poder popu­lar para crear una estruc­tu­ra de esta­do, sigue con la acep­ta­ción de la par­ti­ción terri­to­rial como pun­to de par­ti­da para tres mar­cos dife­ren­cia­dos de avan­ce. Cla­ro que nin­guno de esos mar­cos tie­ne sobe­ra­nía ni capa­ci­dad para deci­dir nada rela­cio­na­do con un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te den­tro de la lega­li­dad espa­ño­la o fran­ce­sa. Por lo tan­to deci­dir y lle­var a cabo algo que no entre en el mar­co legal sería en sí mis­mo ya un pro­ce­so de rup­tu­ra.

Para todo ello en cada par­ti­ción terri­to­rial nos debe­mos dotar de la capa­ci­dad de mate­ria­li­zar el dere­cho a deci­dir (que no se sabe cómo ni median­te qué pro­ce­so). Una vez con esa capa­ci­dad, ven­dría la auto­or­ga­ni­za­ción en cada par­ti­ción terri­to­rial. De repen­te apa­re­ce de la nada Udal­bil­tza. Le sigue la deci­sión sobre el mode­lo jurí­di­co-polí­ti­co en las que cada ámbi­to debe­rá pre­ci­sar sus rela­cio­nes inter­nas –con el res­to de terri­to­rios vas­cos– y exter­nas –con los esta­dos. Sin embar­go, la rup­tu­ra se apla­za y el pri­mer obje­ti­vo a con­se­guir que se plan­tea es la uni­dad terri­to­rial de Eus­kal Herria sur a tra­vés de la lega­li­dad espa­ño­la (¿o no?) y del resul­ta­do de las elec­cio­nes en Nafa­rroa Garaia.

Enton­ces apa­re­ce Ipar Eus­kal Herria que habien­do apos­ta­do por la Colec­ti­vi­dad terri­to­rial, a raíz de las pro­pues­tas esbo­za­das por par­te del Esta­do, EHBai ha toma­do la deci­sión de tomar par­te en el deba­te. Por que tiran­do de una de esas pro­po­si­cio­nes podría for­mar­se una estruc­tu­ra espe­cí­fi­ca que reu­nie­se y reco­no­cie­se a Lapur­di, Nafa­rroa Behe­rea y Zube­roa. Le sigue un nue­vo esta­tús polí­ti­co para la CAV en el que no se reco­no­ce­rá nin­gún techo com­pe­ten­cial impues­to por el orde­na­mien­to jurí­di­co del Esta­do. Pero a la mis­ma vez se afir­ma que cada deci­sión de la mayo­ría de la ciu­da­da­nía de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa se con­ver­ti­rá en com­pe­ten­cia a desa­rro­llar por el mar­co jurí­di­co-polí­ti­co de la Comu­ni­dad Autó­no­ma que pre­ci­sa­men­te no lo per­mi­te y por eso es comu­ni­dad autó­no­ma espa­ño­la sino sería otra cosa.

Vaya lío.

Para fina­li­zar el tex­to se habla de que el gran pro­ta­go­nis­ta y prin­ci­pal agen­te del Pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te debe ser la socie­dad vas­ca.
Este pro­ce­so no pue­de estar en manos exclu­si­va­men­te de la corre­la­ción de fuer­zas que sur­ja en el seno de las fuer­zas polí­ti­cas y las ins­ti­tu­cio­nes.
Pese a que no se haya habla­do mas que direc­ta o indi­rec­ta­men­te de ellas. Para avan­zar, resul­ta nece­sa­rio un poder popu­lar diná­mi­co y crea­dor, así como una socie­dad com­pro­me­ti­da y sobe­ra­na que lle­ve el pro­ce­so has­ta el final. El movi­mien­to popu­lar debe impri­mir­le pul­so, en muchas oca­sio­nes como aci­ca­te para dar pasos, y en otras para arro­par los ya dados. La pre­gun­ta es ¿de quié­nes?. De las ins­ti­tu­cio­nes cla­ra­men­te, colo­cán­do­se en gra­do subor­di­na­do por mucha auto­no­mía que ten­ga. Es decir el movi­mien­to popu­lar y la socie­dad debe pro­mo­ver pasos o arra­par­los pero no dar­los, por lo que se des­ac­ti­va­ría aque­llo del poder popu­lar del prin­ci­pio.

Lo cier­to es que hacía fal­ta ya que los agen­tes vas­cos empe­za­ran a lan­zar pro­pues­tas , aun­que así de entra­da esta de EH Bil­du y EH Bai resul­ta bas­tan­te farra­go­sa, con una exce­si­va depen­den­cia ins­ti­tu­cio­nal y difí­cil de coger. Y que de no con­cre­tar­se mas y de no dar la impor­tan­cia que se mere­ce al poder popu­lar podría sig­ni­fi­car que la apli­ca­ción de la vía vas­ca no ten­dría nin­gu­na dife­ren­cia con lo vis­to has­ta aho­ra de elec­cio­nes, institucionalismo,respeto y adap­ta­ción a la lega­li­dad.

No ayu­da tam­po­co que haya sido EH Bil­du y EH Bai los que lan­cen una pro­pues­ta que pue­de ser enten­di­da como par­ti­dis­ta en vez de haber bus­ca­do algún meca­nis­mo pre­vio de deba­te entre dife­ren­tes agen­tes. Que pue­de que hubie­ra sido el mejor sitio por don­de empe­zar para abrir pre­ci­sa­men­te el deba­te a la socie­dad sin siglas.

En cual­quier caso si EH Bil­du y EH Bai como afir­man real­men­te dan por abier­to y no cerra­do el deba­te y cum­plen esa pro­me­sa, ponen las ins­ti­tu­cio­nes al ser­vi­cio de ese pro­ce­so, y no el pro­ce­so al ser­vi­cio de las ins­ti­tu­cio­nes como se des­pren­de de par­tes del tex­to, real­men­te la socie­dad es la pro­ta­go­nis­ta y no los pac­tos elec­to­ra­les ni las depen­den­cias hacia par­ti­dos, pues las defi­cien­cias que pue­dan exis­tir, las con­tra­dic­cio­nes de la pro­pues­ta y la fal­ta de con­crec­ción jun­to a los exce­si­vos luga­res comu­nes y retó­ri­cas varia­das podrán ser supe­ra­das por el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, que es el úni­co que podrá tirar esto hacia ade­lan­te uni­la­te­ral­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *