Kur­dis­tán: La revo­lu­ción silen­cia­da- Julia­na Díaz Lozano y María Euge­nia Maren­go

El pue­blo kur­do se levan­ta insur­gen­te y resis­te. Su terri­to­rio, inte­gra­do por par­tes de cua­tro Esta­dos –Tur­quía, Siria, Irak e Irán– se posi­cio­na des­de una lucha ante la cri­sis del mode­lo nacio­na­lis­ta patriar­cal para los pue­blos de Orien­te Medio. En la gue­rri­lla, las muje­res se han con­ver­ti­do en van­guar­dia. En esta entre­vis­ta, Legue­rin, inte­gran­te del comi­té de soli­da­ri­dad Kur­dis­tán- Amé­ri­ca Lati­na, expli­ca los pun­tos cen­tra­les del con­flic­to en la región de Koba­ne y el lugar de las muje­res en el pue­blo kur­do.

Des­de el 2012, el levan­ta­mien­to en armas como res­pues­ta a las masa­cres, los exi­lios for­za­dos y la per­se­cu­ción polí­ti­ca, ha con­ver­ti­do a la resis­ten­cia kur­da en una reve­la­ción al mun­do de otras for­mas de vida y de orga­ni­za­ción polí­ti­ca posi­bles. Su pro­yec­to basa­do en lo que se deno­mi­na “Con­fe­de­ra­lis­mo Demo­crá­ti­co”, tie­ne sus pila­res en la auto­no­mía, la demo­cra­cia, la con­vi­ven­cia plu­ri­na­cio­nal, el socia­lis­mo, la eco­lo­gía y la lucha con­tra el patriar­ca­do.

En los últi­mos años han sur­gi­do en dis­tin­tas par­tes del mun­do Comi­tés de Soli­da­ri­dad con Kur­dis­tán, con el obje­ti­vo de visi­bi­li­zar a este pue­blo y las resis­ten­cias que vie­ne lle­van­do a cabo. Este 1ero de noviem­bre, el mar­co de una jor­na­da inter­na­cio­nal de soli­da­ri­dad con el pue­blo de Kur­dis­tán en Argen­ti­na y en recha­zo a los ata­ques del Esta­do Islá­mi­co en el nor­te de Siria, Legue­rín, inte­gran­te del Comi­té de soli­da­ri­dad Kur­dis­tán-Amé­ri­ca Lati­na, dio cuen­ta del pro­ce­so his­tó­ri­co de lucha y del rol de las muje­res kur­das como un fac­tor cla­ve para la cons­truc­ción de otra socie­dad.

- ¿Cómo sur­ge el movi­mien­to de libe­ra­ción en Kur­dis­tán?

El movi­mien­to de libe­ra­ción de Kur­dis­tán está for­ma­do por más de 400 orga­ni­za­cio­nes en las cua­tro par­tes de Kur­dis­tán, Tur­quía, Siria, Irak e Irán, y apo­ya­da por la diás­po­ra kur­da en Euro­pa, don­de hay 5 millo­nes de kur­dos en ese con­ti­nen­te, pro­duc­to del exi­lio polí­ti­co y for­za­do por la que­ma de más de 4 mil pue­blos en la déca­da del ’80.

Los kur­dos son un pue­blo de 40 millo­nes de per­so­nas. La mayo­ría se encuen­tra den­tro de la fron­te­ra tur­ca, don­de hay alre­de­dor de 25 millo­nes per­so­nas. En esta región el con­flic­to es más fuer­te, tenien­do al enemi­go pró­xi­mo más radi­cal y fas­cis­ta de los kur­dos que es el gobierno tur­co, que ade­más de com­ba­tir polí­ti­ca y mili­tar­men­te, tie­ne más de 12 mil pre­sos polí­ti­cos y bom­bar­dea sis­te­má­ti­ca­men­te al pue­blo de Iraq don­de están las bases del Par­ti­do de Tra­ba­ja­do­res de Kur­dis­tán (PKK).

El 19 de julio de 2012, tras déca­das de vivir sin los dere­chos bási­cos, tenien­do prohi­bi­do prac­ti­car su cul­tu­ra y el desa­rro­llo de sus orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas, los kur­dos de Siria se levan­ta­ron decla­ran­do su auto­no­mía, pre­sio­nan­do [y acor­dan­do con] al gobierno y al Ejér­ci­to de Siria a salir de sus terri­to­rios. Este alza­mien­to es cono­ci­do como la “Revo­lu­ción de Roja­vá”. A pesar del inten­so blo­queo por par­te de Tur­quía, apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos, para impe­dir que lle­guen ali­men­tos, medi­ca­men­tos, ener­gía, agua, etc., la revo­lu­ción siguió e inci­dió en las otras par­tes de Kur­dis­tán que ele­va­ban la lucha ins­pi­ra­dos en el ejem­plo de Roja­va.

En el año 2013 se con­for­ma­ron tres can­to­nes para toda esta región, de occi­den­te a orien­te: Afrîn, Koba­nê y Cezî­re, anti­gua­men­te sepa­ra­dos por la expul­sión de los kur­dos para esta­ble­cer sólo pobla­ción ára­be en regio­nes de fron­te­ra, polí­ti­ca cono­ci­da como ‘Cin­tu­rón Ára­be’. En cada can­tón se imple­men­ta­ron nue­vas for­mas de auto-gobierno, basa­das en las asam­bleas popu­la­res y con la par­ti­ci­pa­ción de kur­dos, asi­rios, ára­bes, arme­nios, tur­co­ma­nos y che­che­nos.

-¿Cuál es el con­flic­to actual en la región de Koba­ne?

La resis­ten­cia actual del can­tón de Koba­ne se debe al ata­que del gru­po Yiha­dis­ta ISIS y es una gue­rra de auto-defen­sa. Des­de el 15 de sep­tiem­bre, el lla­ma­do Esta­do Islá­mi­co (ISIS), apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, Tur­quía y las monar­quías del Gol­fo Pér­si­co, inten­ta ani­qui­lar al Can­tón de Koba­ne, y bus­can des­es­ta­bi­li­zar la región para divi­dir a Siria e Iraq en muchos y peque­ños esta­dos.

Koba­ne es la cuna de la Revo­lu­ción de Roja­vá. Esta región es muy sim­bó­li­ca para todas las par­tes de Kur­dis­tán inclui­das las per­so­nas que viven en Euro­pa. Aho­ra el epi­cen­tro del con­flic­to se encuen­tra allí: lle­van más de 48 días ase­dian­do por todos los fren­tes al Esta­do Islá­mi­co, mien­tras en el nor­te está Tur­quía agre­dien­do con su poli­cía y su ejér­ci­to. Sin embar­go Koba­ne no cae por­que tie­ne una resis­ten­cia que está deci­di­da has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias y Tur­quía sabe que la caí­da de Koba­ne en el nor­te de Siria va a impac­tar en todas las otras par­tes del Kur­dis­tán en alza­mien­tos. Cuan­do Tur­quía se negó a abrir la fron­te­ra a los más de 3 mil com­ba­tien­tes que venían des­de el nor­te de este país hacia Koba­ne, hubo una rebe­lión en todas las ciu­da­des kur­das de Tur­quía. El gobierno decla­ró toque de que­da, pero la gen­te hizo una inti­fa­da masi­va, salió a la calle, des­co­no­ció el Decre­to Nacio­nal del toque de que­da y hubo más de 50 muer­tos. Esto le demos­tró al gobierno de Tur­quía que es un efec­to bume­rang lo que está hacien­do. Como decía el Che Gue­va­ra, cuan­do hay una agre­sión tan exa­ge­ra­da por par­te del impe­ria­lis­mo el pue­blo más se une, se con­for­ma y se hace más fuer­te en la resis­ten­cia.

- ¿Cuál es el lugar de las muje­res en la lucha del pue­blo kur­do?

El tema de las muje­res es el más impor­tan­te para hablar de la resis­ten­cia Kur­da, más allá del lugar de asi­mi­la­ción cul­tu­ral que sufren todos los kur­dos, las muje­res tie­nen un lugar, como últi­mo esla­bón de esa socie­dad, por ser kur­das, por ser muje­res y por ser pobres. Es decir, los kur­dos con­si­de­ran a las muje­res como una Nación. Hay pro­ble­má­ti­cas par­ti­cu­la­res de las muje­res pero a la vez en la orga­ni­za­ción polí­ti­ca y mili­tar son la van­guar­dia de todo ese movi­mien­to de libe­ra­ción que está apo­ya­do por el 90 por cien­to de los kur­dos. O sea hay millo­nes de per­so­nas, es la gue­rri­lla más gran­de del mun­do. Es uno de los con­flic­tos sis­te­má­ti­cos más pro­lon­ga­dos y es el pue­blo más gran­de que no tie­ne país, aun­que ya no quie­ren ser una país como tal.

- ¿Cómo se orga­ni­zan?

Las muje­res están real­men­te muy orga­ni­za­das, tan­to mili­tar como social­men­te. Ellas tie­nen coope­ra­ti­vas, agen­cias de pren­sa de muje­res, cien­tos de orga­ni­za­cio­nes, y ejér­ci­tos que son sola­men­te de muje­res.

Esto tie­ne un gran impac­to, por ejem­plo en lo que sig­ni­fi­có la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en el PKK, que ori­gi­nó un cam­bio en la for­ma de la orga­ni­za­ción de ese par­ti­do, y lo vol­vió real­men­te demo­crá­ti­co.

Más allá de esto, endó­ge­na­men­te es una lucha con­tra un sis­te­ma patriar­cal de 5 mil años, cual­quier com­pa­ñe­ra kur­da te pue­de decir que su lucha es, una peque­ña par­te con­tra el ejér­ci­to tur­co, con­tra el ejér­ci­to que los bom­bar­dea pero la ver­da­de­ra gue­rra es con­tra esa estruc­tu­ra patriar­cal de 5 mil años que las nie­ga de todo tipo de par­ti­ci­pa­ción, de cual­quier pun­to de vis­ta. Enton­ces por eso obli­ga­da­men­te esa tie­ne que ser la van­guar­dia del movi­mien­to.

El líder de los y las kur­das, Abdu­llah Öca­lam con­si­de­ra que no es posi­ble un plan­tea­mien­to revo­lu­cio­na­rio, sino se abor­da el tema de la mujer, si no se empie­za libe­ran­do a la mujer, no es un tema secun­da­rio. Este es el tema de pri­mer orden, des­pués está todo lo demás. Ellos con­ci­ben que la domi­na­ción del hom­bre para con la mujer es la célu­la madre que da naci­mien­to a todas las otras for­mas de des­igual­da­des, enton­ces, lejos de estar resol­vien­do, si uno empie­za por otro aspec­to de la socie­dad, otro aspec­to del con­flic­to, nun­ca va a poder plan­tear algo real­men­te revo­lu­cio­na­rio.

No sola­men­te es la “par­ti­ci­pa­ción” de la mujer, sino que lo fun­da­men­tal es crear orga­ni­za­cio­nes que par­tan des­de la mira­da de las muje­res y para eso hacen fal­ta nue­vas sub­je­ti­vi­da­des, por­que no hay un patrón de la mujer libre, por­que no exis­te como tal una mujer libre. En este momen­to se están crean­do femi­nei­da­des muy dife­ren­tes a las que cono­ce­mos y tie­nen impac­to en toda la socie­dad, están cues­tio­nan­do y derro­can­do estruc­tu­ras feu­da­les y patriar­ca­les que tie­nen miles de años.
Este cam­bio lo hacen hom­bres y muje­res, pero la pro­pues­ta tie­ne que par­tir de las muje­res, es una deu­da his­tó­ri­ca de par­te de todos/​as los habi­tan­tes de este pla­ne­ta para con este mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *