Je suis antiimperialista- Guillermo Paniagua, Xabier Lasa eta Haizea Solagurenbeaskoa Askapenako militanteak

Median­te este escri­to, pre­ten­de­mos ofre­cer algu­nos ele­men­tos de aná­li­sis acer­ca de las cau­sas y con­se­cuen­cias del cruen­to ata­que que ha sufri­do el sema­na­rio fran­cés “Char­lie Heb­do”. A pesar de que toda­vía per­sis­ta algu­na que otra zona borro­sa en cuan­to a su auto­ría, desa­rro­llo y pro­pó­si­tos, con­si­de­ra­mos que dis­po­ne­mos de sufi­cien­tes ele­men­tos para rea­li­zar una pri­me­ra refle­xión enca­mi­na­da a iden­ti­fi­car las tareas mili­tan­tes que nos corres­pon­de enfren­tar.

Ante todo, cree­mos que más allá de expre­sar un rotun­do recha­zo ante seme­jan­te actuar y moti­va­cio­nes, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca con­sis­te en reivin­di­car, mal que les pese a algu­nos, la posi­bi­li­dad de rea­li­zar un aná­li­sis de lo acon­te­ci­do, de tomar pers­pec­ti­va y con­tex­tua­li­zar his­tó­ri­ca­men­te y polí­ti­ca­men­te un hecho que el sis­te­ma inten­ta aplas­tar­nos en la cara para obli­gar­nos a abor­dar­lo des­de un regis­tro mera­men­te emo­cio­nal. “Cir­cu­len que aquí no hay nada que pen­sar” nos gri­tan al uní­sono los ope­ra­do­res ideo­ló­gi­cos de un sis­te­ma que nece­si­ta prac­ti­car una lobo­to­mía de masas para man­te­ner­se a flo­te en su océano de mise­rias e injus­ti­cias. Por lo tan­to impe­dir que este acon­te­ci­mien­to se con­vier­ta en un obje­to de con­su­mo, cata­li­za­dor de emo­cio­nes y de catar­sis colec­ti­va con­sis­te en devol­ver­lo al ámbi­to de lo pen­sa­ble y en ello se encuen­tra nues­tro pri­mer deber como mili­tan­tes [email protected]

Pero evi­den­te­men­te nues­tra tarea no ter­mi­na aquí. En efec­to, el poder domi­nan­te no se limi­ta a des­ac­ti­var el pen­sa­mien­to ana­lí­ti­co, sino que ade­más rema­ta esta ope­ra­ción ideo­ló­gi­ca intro­du­cien­do un rela­to afín a sus intere­ses y que de paso faci­li­te el trán­si­to intes­ti­nal de un pue­blo ati­bo­rra­do de indi­ges­tas emo­cio­nes. Y es que alcan­zar el esta­do ópti­mo de alie­na­ción con­sis­te no sola­men­te en impe­dir­nos pen­sar sino tam­bién en pro­veer­nos de un ran­cio guión pre­fa­bri­ca­do que encau­ce debi­da­men­te al ser lleno de mie­do y odio en el que nos han con­ver­ti­do. Así es como, una vez blo­quea­do el pen­sa­mien­to crí­ti­co los pode­res ins­ti­tu­cio­na­les y fác­ti­cos del capi­ta­lis­mo fran­cés, euro­peo e inter­na­cio­nal, tie­nen el terreno libre para pro­fe­rir un sin­fín de ple­ga­rias hipó­cri­tas, pro­pa­gan­dís­ti­cas y fas­cis­toi­des sus­cep­ti­bles de ser asu­mi­das sin gene­rar gran­des resis­ten­cias. Com­pren­der la fun­cio­na­li­dad de este rela­to hege­mó­ni­co y con­tra­rres­tar­lo es nues­tro segun­do deber como mili­tan­tes inter­na­cio­na­lis­tas.

La pri­me­ra fun­ción que cum­ple el rela­to domi­nan­te es esta­ble­cer unas seu­do cau­sas (fana­tis­mo, bar­ba­rie, into­le­ran­cia, reli­gión, etc.) que evi­ten que se le acha­que al poder esta­ble­ci­do cual­quier tipo de res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, ya sea direc­ta o indi­rec­ta. Sin embar­go la reali­dad resul­ta más tozu­da de lo que algu­nos qui­sie­ran y que un ciu­da­dano fran­cés se pres­te a la cau­sa yiha­dis­ta res­pon­de indu­da­ble­men­te a fac­to­res estruc­tu­ra­les de la cons­truc­ción y blin­da­je de un Esta­do cla­sis­ta e impe­ria­lis­ta.

Impe­ria­lis­ta por­que la his­to­ria y el pre­sen­te del Esta­do fran­cés no se pue­den enten­der sin su polí­ti­ca colo­nial y neo­co­lo­nial en el con­ti­nen­te afri­cano y orien­te medio don­de las masa­cres, tor­tu­ras y saqueo de rique­zas fue­ron las par­ti­cu­la­res haza­ñas que en los últi­mos siglos ha veni­do reco­lec­tan­do este supues­to baluar­te de los dere­chos huma­nos. Cla­sis­ta, por­que no con­ten­to con ello, el Esta­do fran­cés ha uti­li­za­do como mano de obra bara­ta a las gene­ra­cio­nes des­cen­dien­tes de sus exco­lo­nias y una vez cum­pli­do con su labor, les ha con­de­na­do a mal­vi­vir en gue­tos como ciu­da­da­nos lum­pen des­pro­vis­tos de dere­chos y obje­to de ince­san­tes calum­nias racis­tas y macha­que poli­cial. Si a eso se le suma su par­ti­ci­pa­ción direc­ta y actual en las inter­ven­cio­nes de la OTAN, su fomen­to del para­mi­li­ta­ris­mo inte­gris­ta en Libia, Siria e Irak o su rela­ción car­nal con el Esta­do racis­ta y terro­ris­ta de Israel ten­dre­mos ser­vi­do un cal­do de cul­ti­vo ideal para gene­rar cada vez más adhe­sio­nes, inter­nas y exter­nas, a la agen­da yiha­dis­ta inter­na­cio­nal.

Cla­ro está que este rela­to excul­pa­to­rio cobra fun­cio­na­li­dad tam­bién para el res­to de poten­cias capi­ta­lis­tas impe­ria­lis­tas, ya sean euro­peas como yan­qui. Estas poten­cias y no otras son las res­pon­sa­bles direc­tas de la crea­ción y con­so­li­da­ción del inte­gris­mo isla­mis­ta cuyo fin ha sido his­tó­ri­ca­men­te el de actuar como palan­ca para des­pla­zar o ani­qui­lar a los movi­mien­tos, gobier­nos y pro­yec­tos del patrio­tis­mo revo­lu­cio­na­rio y de la izquier­da anti­co­lo­nial. Pero sobre todo, estas poten­cias y no otras son las que per­mi­tie­ron que des­de la este­la muyahi­di­ne afga­na hubie­ra con­di­cio­nes para la apa­ri­ción de una ubi­cua Al Qae­da o de un esper­pén­ti­co Daesh. Unas con­di­cio­nes for­ja­das a base de masa­cres, saqueo y des­truc­ción de pue­blos ente­ros con tufi­llo de cru­za­da judeo-cris­tia­na anti ára­be y anti musul­ma­na. Es decir un sis­te­ma mons­truo­so que crea una bes­tia dís­co­la, impre­vi­si­ble pero mani­pu­la­ble a la vez que ase­gu­ra las con­di­cio­nes de mise­ria, injus­ti­cia y vio­len­cia des­car­na­da nece­sa­rias a su repro­duc­ción.

La segun­da fun­ción que cum­ple el rela­to domi­nan­te es apun­ta­lar este sis­te­ma de domi­na­ción y dar­le pro­yec­ción estra­té­gi­ca en un con­tex­to de cri­sis estruc­tu­ral. En efec­to, si escon­der las ver­da­de­ras cau­sas es un ele­men­to fun­da­men­tal para la pre­ser­va­ción del sis­te­ma, más impor­tan­te aún es con­ver­tir lo acae­ci­do en un cata­li­za­dor que gene­re las con­se­cuen­cias opor­tu­nas al desa­rro­llo de la nue­va ofen­si­va capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta en la que esta­mos sumer­gi­das. Así es como, para el Esta­do fran­cés y la UE, a nivel interno, el obje­ti­vo es des­viar la aten­ción de los insal­va­bles pro­ble­mas socia­les y eco­nó­mi­cos que infli­gen a las capas popu­la­res, enfren­tar­las entre sí e ins­tau­rar un mar­co de excep­ción, al mejor esti­lo Esta­do poli­cial, avan­zan­do sin tapu­jos hacia la con­so­li­da­ción de un sis­te­ma de carác­ter oli­gár­qui­co auto­ri­ta­rio. Si ello impli­ca pro­mo­ver deses­pe­ra­da­men­te una inte­gra­ción euro­pea sobre pila­res fas­cis­tas, pues que así sea, como en Ukra­nia, con tal de sal­var al sacro­san­to capi­tal. Por otro lado, a nivel externo, el obje­ti­vo con­sis­te en legi­ti­mar unas inter­ven­cio­nes mili­ta­res cada vez más nece­sa­rias para pre­ser­var su acce­so pri­vi­le­gia­do a los codi­cia­dos mer­ca­dos o recur­sos y mine­ra­les estra­té­gi­cos. Final­men­te, por par­te de unos Esta­dos Uni­dos que atra­vie­san una dura cri­sis de hege­mo­nía, este aten­ta­do será capi­ta­li­za­do para ama­rrar una vez por todas a la UE en su cru­za­da polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca civi­li­za­to­ria anti­te­rro­ris­ta, com­ple­men­tan­do así el blin­da­je polí­ti­co mili­tar que impul­sa median­te la OTAN y el polí­ti­co eco­nó­mi­co que tra­ta de ins­tau­rar median­te el TTIP.

Así es como, ante este preo­cu­pan­te pano­ra­ma, a las dos tareas men­cio­na­das ante­rior­men­te (hay que pen­sar y hay que pen­sar bien), se le suma la ter­ce­ra y mas impor­tan­te: actuar en con­se­cuen­cia esta­ble­cien­do en Eus­kal Herria las prio­ri­da­des de nues­tra agen­da anti­im­pe­ria­lis­ta. En este sen­ti­do plan­tea­mos dos ámbi­tos de actua­ción. El pri­me­ro, de carác­ter urgen­te, con­sis­te en recru­de­cer en nues­tra denun­cia de la ofen­si­va impe­ria­lis­ta yan­qui- euro­pea ya sea en su face­ta ideo­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca como mili­tar a la vez que en fre­nar el avan­ce de la xeno­fo­bia y del fas­cis­mo a nivel interno euro­peo. El segun­do, de carác­ter estra­té­gi­co, con­sis­te en pro­fun­di­zar en nues­tro tra­ba­jo polí­ti­co, jun­to a los demás pue­blos euro­peos y del pla­ne­ta, de cara a la supera­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta. Es decir, inten­si­fi­car nues­tra entre­ga mili­tan­te para con la cons­truc­ción de un sis­te­ma basa­do en la jus­ti­cia, la soli­da­ri­dad, la inde­pen­den­cia nacio­nal y de cla­se, úni­co garan­te de que la vio­len­cia estruc­tu­ral eco­nó­mi­ca y mili­tar des­apa­rez­ca una vez por todas del coti­diano de los pue­blos tra­ba­ja­do­res.

* Gui­ller­mo Pania­gua, Xabier Lasa eta Hai­zea Sola­gu­ren­beas­koa Aska­pe­na­ko kideen iritzi arti­ku­lua

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: