Je suis anti­im­pe­ria­lis­ta- Gui­ller­mo Pania­gua, Xabier Lasa eta Hai­zea Sola­gu­ren­beas­koa Aska­pe­na­ko militanteak

Median­te este escri­to, pre­ten­de­mos ofre­cer algu­nos ele­men­tos de aná­li­sis acer­ca de las cau­sas y con­se­cuen­cias del cruen­to ata­que que ha sufri­do el sema­na­rio fran­cés “Char­lie Heb­do”. A pesar de que toda­vía per­sis­ta algu­na que otra zona borro­sa en cuan­to a su auto­ría, desa­rro­llo y pro­pó­si­tos, con­si­de­ra­mos que dis­po­ne­mos de sufi­cien­tes ele­men­tos para rea­li­zar una pri­me­ra refle­xión enca­mi­na­da a iden­ti­fi­car las tareas mili­tan­tes que nos corres­pon­de enfrentar.

Ante todo, cree­mos que más allá de expre­sar un rotun­do recha­zo ante seme­jan­te actuar y moti­va­cio­nes, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca con­sis­te en rei­vin­di­car, mal que les pese a algu­nos, la posi­bi­li­dad de rea­li­zar un aná­li­sis de lo acon­te­ci­do, de tomar pers­pec­ti­va y con­tex­tua­li­zar his­tó­ri­ca­men­te y polí­ti­ca­men­te un hecho que el sis­te­ma inten­ta aplas­tar­nos en la cara para obli­gar­nos a abor­dar­lo des­de un regis­tro mera­men­te emo­cio­nal. “Cir­cu­len que aquí no hay nada que pen­sar” nos gri­tan al uní­sono los ope­ra­do­res ideo­ló­gi­cos de un sis­te­ma que nece­si­ta prac­ti­car una lobo­to­mía de masas para man­te­ner­se a flo­te en su océano de mise­rias e injus­ti­cias. Por lo tan­to impe­dir que este acon­te­ci­mien­to se con­vier­ta en un obje­to de con­su­mo, cata­li­za­dor de emo­cio­nes y de catar­sis colec­ti­va con­sis­te en devol­ver­lo al ámbi­to de lo pen­sa­ble y en ello se encuen­tra nues­tro pri­mer deber como mili­tan­tes [email protected]

Pero evi­den­te­men­te nues­tra tarea no ter­mi­na aquí. En efec­to, el poder domi­nan­te no se limi­ta a des­ac­ti­var el pen­sa­mien­to ana­lí­ti­co, sino que ade­más rema­ta esta ope­ra­ción ideo­ló­gi­ca intro­du­cien­do un rela­to afín a sus intere­ses y que de paso faci­li­te el trán­si­to intes­ti­nal de un pue­blo ati­bo­rra­do de indi­ges­tas emo­cio­nes. Y es que alcan­zar el esta­do ópti­mo de alie­na­ción con­sis­te no sola­men­te en impe­dir­nos pen­sar sino tam­bién en pro­veer­nos de un ran­cio guión pre­fa­bri­ca­do que encau­ce debi­da­men­te al ser lleno de mie­do y odio en el que nos han con­ver­ti­do. Así es como, una vez blo­quea­do el pen­sa­mien­to crí­ti­co los pode­res ins­ti­tu­cio­na­les y fác­ti­cos del capi­ta­lis­mo fran­cés, euro­peo e inter­na­cio­nal, tie­nen el terreno libre para pro­fe­rir un sin­fín de ple­ga­rias hipó­cri­tas, pro­pa­gan­dís­ti­cas y fas­cis­toi­des sus­cep­ti­bles de ser asu­mi­das sin gene­rar gran­des resis­ten­cias. Com­pren­der la fun­cio­na­li­dad de este rela­to hege­mó­ni­co y con­tra­rres­tar­lo es nues­tro segun­do deber como mili­tan­tes internacionalistas.

La pri­me­ra fun­ción que cum­ple el rela­to domi­nan­te es esta­ble­cer unas seu­do cau­sas (fana­tis­mo, bar­ba­rie, into­le­ran­cia, reli­gión, etc.) que evi­ten que se le acha­que al poder esta­ble­ci­do cual­quier tipo de res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, ya sea direc­ta o indi­rec­ta. Sin embar­go la reali­dad resul­ta más tozu­da de lo que algu­nos qui­sie­ran y que un ciu­da­dano fran­cés se pres­te a la cau­sa yiha­dis­ta res­pon­de indu­da­ble­men­te a fac­to­res estruc­tu­ra­les de la cons­truc­ción y blin­da­je de un Esta­do cla­sis­ta e imperialista.

Impe­ria­lis­ta por­que la his­to­ria y el pre­sen­te del Esta­do fran­cés no se pue­den enten­der sin su polí­ti­ca colo­nial y neo­co­lo­nial en el con­ti­nen­te afri­cano y orien­te medio don­de las masa­cres, tor­tu­ras y saqueo de rique­zas fue­ron las par­ti­cu­la­res haza­ñas que en los últi­mos siglos ha veni­do reco­lec­tan­do este supues­to baluar­te de los dere­chos huma­nos. Cla­sis­ta, por­que no con­ten­to con ello, el Esta­do fran­cés ha uti­li­za­do como mano de obra bara­ta a las gene­ra­cio­nes des­cen­dien­tes de sus exco­lo­nias y una vez cum­pli­do con su labor, les ha con­de­na­do a mal­vi­vir en gue­tos como ciu­da­da­nos lum­pen des­pro­vis­tos de dere­chos y obje­to de ince­san­tes calum­nias racis­tas y macha­que poli­cial. Si a eso se le suma su par­ti­ci­pa­ción direc­ta y actual en las inter­ven­cio­nes de la OTAN, su fomen­to del para­mi­li­ta­ris­mo inte­gris­ta en Libia, Siria e Irak o su rela­ción car­nal con el Esta­do racis­ta y terro­ris­ta de Israel ten­dre­mos ser­vi­do un cal­do de cul­ti­vo ideal para gene­rar cada vez más adhe­sio­nes, inter­nas y exter­nas, a la agen­da yiha­dis­ta internacional.

Cla­ro está que este rela­to excul­pa­to­rio cobra fun­cio­na­li­dad tam­bién para el res­to de poten­cias capi­ta­lis­tas impe­ria­lis­tas, ya sean euro­peas como yan­qui. Estas poten­cias y no otras son las res­pon­sa­bles direc­tas de la crea­ción y con­so­li­da­ción del inte­gris­mo isla­mis­ta cuyo fin ha sido his­tó­ri­ca­men­te el de actuar como palan­ca para des­pla­zar o ani­qui­lar a los movi­mien­tos, gobier­nos y pro­yec­tos del patrio­tis­mo revo­lu­cio­na­rio y de la izquier­da anti­co­lo­nial. Pero sobre todo, estas poten­cias y no otras son las que per­mi­tie­ron que des­de la este­la muyahi­di­ne afga­na hubie­ra con­di­cio­nes para la apa­ri­ción de una ubi­cua Al Qae­da o de un esper­pén­ti­co Daesh. Unas con­di­cio­nes for­ja­das a base de masa­cres, saqueo y des­truc­ción de pue­blos ente­ros con tufi­llo de cru­za­da judeo-cris­tia­na anti ára­be y anti musul­ma­na. Es decir un sis­te­ma mons­truo­so que crea una bes­tia dís­co­la, impre­vi­si­ble pero mani­pu­la­ble a la vez que ase­gu­ra las con­di­cio­nes de mise­ria, injus­ti­cia y vio­len­cia des­car­na­da nece­sa­rias a su reproducción.

La segun­da fun­ción que cum­ple el rela­to domi­nan­te es apun­ta­lar este sis­te­ma de domi­na­ción y dar­le pro­yec­ción estra­té­gi­ca en un con­tex­to de cri­sis estruc­tu­ral. En efec­to, si escon­der las ver­da­de­ras cau­sas es un ele­men­to fun­da­men­tal para la pre­ser­va­ción del sis­te­ma, más impor­tan­te aún es con­ver­tir lo acae­ci­do en un cata­li­za­dor que gene­re las con­se­cuen­cias opor­tu­nas al desa­rro­llo de la nue­va ofen­si­va capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta en la que esta­mos sumer­gi­das. Así es como, para el Esta­do fran­cés y la UE, a nivel interno, el obje­ti­vo es des­viar la aten­ción de los insal­va­bles pro­ble­mas socia­les y eco­nó­mi­cos que infli­gen a las capas popu­la­res, enfren­tar­las entre sí e ins­tau­rar un mar­co de excep­ción, al mejor esti­lo Esta­do poli­cial, avan­zan­do sin tapu­jos hacia la con­so­li­da­ción de un sis­te­ma de carác­ter oli­gár­qui­co auto­ri­ta­rio. Si ello impli­ca pro­mo­ver deses­pe­ra­da­men­te una inte­gra­ción euro­pea sobre pila­res fas­cis­tas, pues que así sea, como en Ukra­nia, con tal de sal­var al sacro­san­to capi­tal. Por otro lado, a nivel externo, el obje­ti­vo con­sis­te en legi­ti­mar unas inter­ven­cio­nes mili­ta­res cada vez más nece­sa­rias para pre­ser­var su acce­so pri­vi­le­gia­do a los codi­cia­dos mer­ca­dos o recur­sos y mine­ra­les estra­té­gi­cos. Final­men­te, por par­te de unos Esta­dos Uni­dos que atra­vie­san una dura cri­sis de hege­mo­nía, este aten­ta­do será capi­ta­li­za­do para ama­rrar una vez por todas a la UE en su cru­za­da polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca civi­li­za­to­ria anti­te­rro­ris­ta, com­ple­men­tan­do así el blin­da­je polí­ti­co mili­tar que impul­sa median­te la OTAN y el polí­ti­co eco­nó­mi­co que tra­ta de ins­tau­rar median­te el TTIP.

Así es como, ante este preo­cu­pan­te pano­ra­ma, a las dos tareas men­cio­na­das ante­rior­men­te (hay que pen­sar y hay que pen­sar bien), se le suma la ter­ce­ra y mas impor­tan­te: actuar en con­se­cuen­cia esta­ble­cien­do en Eus­kal Herria las prio­ri­da­des de nues­tra agen­da anti­im­pe­ria­lis­ta. En este sen­ti­do plan­tea­mos dos ámbi­tos de actua­ción. El pri­me­ro, de carác­ter urgen­te, con­sis­te en recru­de­cer en nues­tra denun­cia de la ofen­si­va impe­ria­lis­ta yan­qui- euro­pea ya sea en su face­ta ideo­ló­gi­ca, eco­nó­mi­ca como mili­tar a la vez que en fre­nar el avan­ce de la xeno­fo­bia y del fas­cis­mo a nivel interno euro­peo. El segun­do, de carác­ter estra­té­gi­co, con­sis­te en pro­fun­di­zar en nues­tro tra­ba­jo polí­ti­co, jun­to a los demás pue­blos euro­peos y del pla­ne­ta, de cara a la supera­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta. Es decir, inten­si­fi­car nues­tra entre­ga mili­tan­te para con la cons­truc­ción de un sis­te­ma basa­do en la jus­ti­cia, la soli­da­ri­dad, la inde­pen­den­cia nacio­nal y de cla­se, úni­co garan­te de que la vio­len­cia estruc­tu­ral eco­nó­mi­ca y mili­tar des­apa­rez­ca una vez por todas del coti­diano de los pue­blos trabajadores.

* Gui­ller­mo Pania­gua, Xabier Lasa eta Hai­zea Sola­gu­ren­beas­koa Aska­pe­na­ko kideen iritzi artikulua

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *