Euro­pa y su momen­tá­nea sin­ra­zón

Crisis económica en EuropaPor fin, Esta­dos Uni­dos está mos­tran­do seña­les de recu­pe­ra­ción de la cri­sis que esta­lló a fina­les del Gobierno del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, cuan­do la casi total implo­sión del sis­te­ma finan­cie­ro tuvo reper­cu­sio­nes en todo el mun­do. Pero no es una recu­pe­ra­ción fuer­te; a lo sumo, la bre­cha entre don­de la eco­no­mía habría esta­do y don­de está hoy no se está ensan­chan­do. Si se está cerran­do, lo está hacien­do muy len­ta­men­te; los daños cau­sa­dos por la cri­sis pare­cen ser a lar­go pla­zo.

Sin embar­go, podría ser peor. Al otro lado del Atlán­ti­co, hay pocas seña­les de, inclu­so, una recu­pe­ra­ción modes­ta al esti­lo esta­dou­ni­den­se: la bre­cha entre don­de Euro­pa está y don­de habría esta­do en ausen­cia de la cri­sis sigue cre­cien­do. En la mayo­ría de paí­ses de la Unión Euro­pea, el PIB per cápi­ta es menor al de antes de la cri­sis. Una media déca­da per­di­da se está con­vir­tien­do rápi­da­men­te en una déca­da ente­ra per­di­da. Detrás de las frías esta­dís­ti­cas, las vidas se arrui­nan, los sue­ños se des­va­ne­cen, y las fami­lias se desin­te­gran (o no se for­man) a la par de que el estan­ca­mien­to —que lle­ga a ser depre­sión en algu­nos luga­res— se arras­tra año tras año.

La UE tie­ne una pobla­ción con gran talen­to y alto nivel de edu­ca­ción. Sus paí­ses miem­bros tie­nen mar­cos lega­les sóli­dos y socie­da­des que fun­cio­nan bien. Antes de la cri­sis, la mayo­ría de estos paí­ses inclu­so tenían eco­no­mías que fun­cio­na­ban bien. En algu­nos luga­res, la pro­duc­ti­vi­dad por hora —o la tasa de su cre­ci­mien­to— era una de las más altas del mun­do.

El caos actual vie­ne de la ya des­acre­di­ta­da creen­cia de que los mer­ca­dos fun­cio­nan bien sin ayu­da

Sin embar­go, Euro­pa no es una víc­ti­ma. Sí es ver­dad que Esta­dos Uni­dos admi­nis­tró mal su eco­no­mía; pero, no, no es ver­dad que EE UU de algu­na for­ma se las arre­gló para impo­ner la peor par­te de la caí­da mun­dial en los hom­bros de Euro­pa. El males­tar de la UE es auto­in­fli­gi­do, a cau­sa de una suce­sión, sin pre­ce­den­tes, de malas deci­sio­nes eco­nó­mi­cas, comen­zan­do por la crea­ción del euro. Si bien el euro se creó con la inten­ción de unir a Euro­pa, final­men­te, lo que hizo fue divi­dir­la; y, debi­do a la ausen­cia de la volun­tad polí­ti­ca para crear ins­ti­tu­cio­nes que per­mi­tan que una mone­da úni­ca fun­cio­ne, el daño no se está rever­tien­do.

El caos actual pro­vie­ne en par­te de la adhe­sión a una creen­cia que ha sido des­acre­di­ta­da des­de hace ya mucho tiem­po: que los mer­ca­dos fun­cio­nan bien y que no tie­nen fallos de infor­ma­ción y com­pe­ten­cia. La arro­gan­cia des­me­di­da tam­bién ha juga­do un papel. ¿Cómo, si no, se podría expli­car el hecho de que año tras año los pro­nós­ti­cos de los fun­cio­na­rios euro­peos sobre las con­se­cuen­cias de sus pro­pias polí­ti­cas han sido con­sis­ten­te­men­te erró­neos?

Estos pro­nós­ti­cos no han sido erró­neos por­que los paí­ses de la UE no logra­ron poner en prác­ti­ca las polí­ti­cas pres­cri­tas, sino por­que los mode­los sobre los que las polí­ti­cas se basa­ron tie­nen gra­ves defi­cien­cias. En Gre­cia, por ejem­plo, las medi­das des­ti­na­das a redu­cir la car­ga de la deu­da, en los hechos, deja­ron al país más car­ga­do de lo que esta­ba en 2010: el ratio entre deu­da y PIB se ha incre­men­ta­do, debi­do a que el impac­to de la aus­te­ri­dad fis­cal dañó a la pro­duc­ción. Al menos, el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal ha admi­ti­do estos fra­ca­sos inte­lec­tua­les y de polí­ti­cas.

Los líde­res euro­peos siguen con­ven­ci­dos de que su prio­ri­dad máxi­ma debe ser las refor­mas estruc­tu­ra­les. Pero los pro­ble­mas a los que ellos apun­tan se habían hecho evi­den­tes en los años pre­vios a la cri­sis, y en aquel enton­ces, dichos pro­ble­mas no dete­nían el cre­ci­mien­to. Lo que Euro­pa nece­si­ta, más que refor­mas estruc­tu­ra­les en sus paí­ses miem­bros, es una refor­ma de la estruc­tu­ra de la pro­pia euro­zo­na, y una rever­sión de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad, que han fra­ca­sa­do una y otra vez en su inten­to por reen­cen­der el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Se com­pro­bó una y otra vez que los que pen­sa­ban que el euro no podría sobre­vi­vir esta­ban equi­vo­ca­dos. Sin embar­go, los crí­ti­cos han teni­do razón en una cosa: a menos que la estruc­tu­ra de la euro­zo­na se refor­me y la aus­te­ri­dad se revier­ta, Euro­pa no se recu­pe­ra­rá.

El dra­ma en Euro­pa está lejos de ter­mi­nar. Una de las for­ta­le­zas de la UE es la vita­li­dad de sus demo­cra­cias. Pero el euro des­po­jó a los ciu­da­da­nos —sobre todo en los paí­ses en cri­sis— de cual­quier deci­sión que ellos pudie­sen tener sobre su des­tino eco­nó­mi­co. En repe­ti­das oca­sio­nes, los votan­tes echa­ron a quie­nes bus­ca­ban la reelec­ción, debi­do a que se encon­tra­ban insa­tis­fe­chos con los derro­te­ros por los que se des­pla­za­ba la eco­no­mía —pero lo que ocu­rrió fue que los nue­vos Gobier­nos con­ti­nua­ron por el mis­mo rum­bo, el mis­mo que se dic­ta des­de Bru­se­las, Frank­furt y Ber­lín.

Pero, ¿por cuán­to tiem­po pue­de esto con­ti­nuar? ¿Y cómo van a reac­cio­nar los votan­tes? A lo lar­go y ancho de Euro­pa, hemos sido tes­ti­gos del alar­man­te cre­ci­mien­to de los par­ti­dos nacio­na­lis­tas extre­mis­tas, con­tra­rios a los valo­res de la Ilus­tra­ción que son los que han hecho que Euro­pa logre tan­tos éxi­tos. En algu­nos luga­res, cre­cen gran­des movi­mien­tos sepa­ra­tis­tas.

Aho­ra Gre­cia pone a prue­ba una vez más a Euro­pa. La caí­da del PIB grie­go des­de 2010 es mucho mayor que la caí­da que enfren­tó Esta­dos Uni­dos duran­te la Gran Depre­sión de la déca­da de 1930. El des­em­pleo juve­nil es supe­rior al 50%. El Gobierno del pri­mer minis­tro Anto­nís Sama­rás ha falla­do, y aho­ra, tras el fra­ca­so del Par­la­men­to en ele­gir un nue­vo pre­si­den­te para Gre­cia, se cele­bra­rán elec­cio­nes gene­ra­les anti­ci­pa­das el 25 de enero.

Syri­za, el par­ti­do izquier­dis­ta de opo­si­ción, que se com­pro­me­tió a rene­go­ciar los tér­mi­nos del res­ca­te de Gre­cia lle­va­do a cabo por la UE, está por delan­te en las encues­tas de opi­nión. Si Syri­za gana pero no lle­ga al poder, una impor­tan­te razón será el mie­do a cómo res­pon­de­rá la UE ante dicha elec­ción. El mie­do no es la más noble de las emo­cio­nes, y no va a dar lugar al con­sen­so nacio­nal que Gre­cia nece­si­ta para seguir ade­lan­te.

El pro­ble­ma no es Gre­cia. El pro­ble­ma es Euro­pa. Si Euro­pa no cam­bia sus mane­ras de actuar —si no refor­ma la euro­zo­na y recha­za la aus­te­ri­dad— una reac­ción popu­lar será inevi­ta­ble. Gre­cia podría man­te­ner el rum­bo en esta oca­sión. Pero esta locu­ra eco­nó­mi­ca no pue­de con­ti­nuar por siem­pre. La demo­cra­cia no lo per­mi­ti­rá. Sin embar­go, ¿cuán­to más dolor ten­drá que sopor­tar Euro­pa antes de que se res­ta­blez­ca el sen­ti­do común?

Tra­du­ci­do del inglés por Rocío L. Barrien­tos.

Joseph E. Sti­glitz, pre­mio Nobel de Eco­no­mía, es pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio en la Uni­ver­si­dad de Colum­bia. Su libro más recien­te, en coau­to­ría con Bru­ce Green­wald, es Crea­ting a Lear­ning Society: A New Approach to Growth, Deve­lop­ment, and Social Pro­gress.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *