Ojo a Islan­dia- Borro­ka Garaia

¿Os acor­dáis de aque­lla revuel­ta social de hace unos años en Islan­dia? Cace­ro­la­das, indig­na­ción, el pue­blo en la calle for­zan­do la caí­da del gobierno, impul­san­do un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te ciu­da­dano de cam­bio cons­ti­tu­cio­nal, ponien­do bajo con­trol a ban­cos y ban­que­ros… Es posi­ble que muchos lo ten­gan algo olvi­da­do por­que no ha habi­do muchas noti­cias des­de enton­ces.

¿Qué ha pasa­do? Lo que ha pasa­do es algo digno de estu­dio mili­mé­tri­co para toda fuer­za de cam­bio y en mi opi­nión para­dig­má­ti­co de las limi­ta­cio­nes de la lucha de masas depen­dien­te del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo y del bucle social­de­mó­cra­ta don­de se ha dado pun­to por pun­to casi todas las ten­den­cias nega­ti­vas que se pue­den acu­mu­lar en una la lucha. Des­de la ten­den­cia de las masas explo­ta­das a creer­se las pro­me­sas, las limi­ta­cio­nes de la pro­tes­ta sec­to­rial basa­da exclu­si­va­men­te en refor­mas par­cia­les sin alter­na­ti­va estra­té­gi­ca, la vehi­cu­li­za­ción par­la­men­ta­ris­ta bur­gue­sa para aho­gar cam­bios debi­do a la apa­ri­ción en esce­na de la buro­cra­ti­za­ción y el refor­mis­mo en una lucha ascen­den­te, la ten­den­cia al estan­ca­mien­to y retro­ce­so de los movi­mien­tos popu­la­res etc…

Ya no que­da nada de la “revo­lu­ción islan­de­sa”. Ni ras­tro. Y es que en pri­mer lugar nun­ca se cues­tio­nó nin­gún pilar del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.


La pre­sión popu­lar con­si­guió que caye­ra un gobierno. Posi­ble­men­te por estos lares muchos lo lla­ma­rían “la caí­da del régi­men” y otros has­ta de “la cas­ta”. Pero un régi­men es un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal, es el con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas por medio de las cua­les un Esta­do orga­ni­za la mane­ra de ejer­cer el poder sobre la socie­dad. Tan­to el régi­men como el esta­do nun­ca son neu­tros, y un cam­bio de gobierno nun­ca es un cam­bio de régi­men per se.

Caí­do el eje­cu­ti­vo fue sus­ti­tui­do por una coa­li­ción de izquier­da social­de­mó­cra­ta que pro­me­tió acep­tar las deman­das popu­la­res de un pro­ce­so popu­lar para redac­tar una nue­va cons­ti­tu­ción.

Los impe­di­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les des­de el ini­cio del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te popu­lar no se hicie­ron espe­rar ni la fal­ta de res­pal­do.
Inclu­so pre­sio­nes y zan­ca­di­llas del tri­bu­nal supre­mo islan­dés. Las éli­tes eco­nó­mi­cas aho­ga­ron tam­bién muchos movi­mien­tos y “los ciu­da­da­nos” se que­da­ron solos fren­te al esta­do. La coa­li­ción de izquier­das hizo el res­to ponien­do pie­dras en el camino. Y todos esos fac­to­res hicie­ron que no se lle­ga­rá a apro­bar nin­gún tex­to así como que el refe­rén­dum con­ta­rá con baja par­ti­ci­pa­ción y fue­ra aco­ta­do exclu­si­va­men­te a seis temas par­cia­les que pese a ser pro­pues­to por “ciu­da­da­nos” no pudo abs­traer­se de la hege­mo­nía bur­gue­sa en sus con­te­ni­dos.

Fra­ca­sa­do el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te popu­lar, el últi­mo día de la legis­la­tu­ra, una dipu­tada que había for­ma­do par­te del movi­mien­to social, a la deses­pe­ra­da e inten­tan­do cum­plir pro­me­sas incum­pli­das, inclu­yó una pro­pues­ta cons­ti­tu­cio­nal como una enmien­da a otra ley que se debía votar. El par­la­men­to a manos de su pre­si­den­ta y miem­bro de la Alian­za Social­de­mó­cra­ta, obvió la enmien­da. Aca­ba­da la legis­la­tu­ra, el par­ti­do con­ser­va­dor que por pre­sión popu­lar había sido “derro­ca­do” en las elec­cio­nes ante­rio­res vol­vía a ser la fuer­za mayo­ri­ta­ria y alcan­za­ba el poder par­la­men­ta­rio. Has­ta hoy.

No hace fal­ta men­cio­nar que duran­te todo este pro­ce­so el poder ins­ti­tu­cio­nal “de izquier­da” hizo de apa­ga­fue­gos debi­li­tan­do al movi­mien­tos popu­lar y la pro­tes­ta impi­dien­do y con­di­cio­nan­do de esta mane­ra la movi­li­za­ción que pre­ci­sa­men­te fue la que le puso en el poder, repi­tién­do­se así uno de los para­dig­mas mas repe­ti­dos de la izquier­da que alcan­za el poder ins­ti­tu­cio­nal den­tro de un régi­men bur­gués.

Hoy en Islan­dia la pro­tes­ta está total­men­te muer­ta y la pobla­ción prác­ti­ca­men­te asi­mi­la­da. No se vis­lum­bra alter­na­ti­va. Las tác­ti­cas de repre­sión y los “anti­dis­tur­bios” son muy dis­tin­tos y muy mejo­ra­dos tras la expe­rien­cia pasa­da tenien­do muy bajo con­trol a la hoy mino­ría disi­den­te en reti­ra­da. Los medios de comu­ni­ca­ción tam­bién han apren­di­do mucho para que se extien­da “la nor­ma­li­dad”. La bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria se agran­da por momen­tos, la juven­tud y la cla­se obre­ra siguen en retro­ce­so acu­mu­lan­do deu­das a cos­ta de que los sec­to­res aco­mo­da­dos que se vie­ron toca­dos han teni­do una recu­pe­ra­ción. Pare­ce que a nadie ya le inte­re­sa­ra cam­biar el país. Las fami­lias cono­ci­das como el Pul­po y el Cala­mar siguen con­tro­lán­do­lo todo.

Pero … el pro­ble­ma sigue laten­te, espe­ran­do que las bur­bu­jas explo­ten, que la reali­dad vir­tual cai­ga otra vez y qui­zás esa pró­xi­ma vez la izquier­da y el movi­mien­to popu­lar apren­dan de sus erro­res, los cua­les debe­rían ser cono­ci­dos por esas izquier­das y movi­mien­to popu­lar que en otras par­tes del mun­do quie­ran cam­biar­lo todo. Una vez más, inten­tar poner ros­tro ama­ble al capi­ta­lis­mo muer­de el pol­vo. En el caso de Islan­dia, en un vis­to y no vis­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *