¿Qué nos enseña 2014?- Iñaki Gil de San Vicente

1. El estu­dio crí­ti­co de la his­to­ria ofre­ce lec­cio­nes que no debe­mos des­pre­ciar. Si bien hay que dejar trans­cu­rrir un tiem­po para que la his­to­ria pue­da des­ple­gar­se ante noso­tros con toda su peda­go­gía, lo cier­to es que en deter­mi­na­dos con­tex­tos lar­gos sí pode­mos ana­li­zar el pasa­do inme­dia­to, como es el caso de 2014, un año que se inser­ta den­tro de la lar­ga cri­sis desata­da defi­ni­ti­va­men­te en 2007 pero hun­de muchas de sus raí­ces en dece­nios ante­rio­res. Más aún, pre­gun­tar­nos por lo que nos ense­ña 2014, a pesar de ser ayer, es tan­to más impor­tan­te cuan­to que sen­ti­mos en nues­tras pro­pias car­nes cómo se agu­di­zan las con­tra­dic­cio­nes extre­mas del capi­ta­lis­mo segun­do a segun­do. Des­pre­ciar la his­to­ria, como se la des­pre­cia inclu­so en entor­nos pró­xi­mos, sólo nos acer­ca a la derro­ta.

2. Ana­li­za­re­mos sólo seis acon­te­ci­mien­tos recien­tes para expli­car qué está suce­dien­do. Empe­zan­do por el pre­sen­te más inme­dia­to, retro­ce­de­re­mos en el tiem­po y bucea­re­mos en las con­tra­dic­cio­nes del impe­ria­lis­mo y en el caos geo­po­lí­ti­co que se ha inten­si­fi­ca­do des­de el verano de 2014. El pri­me­ro son los aten­ta­dos, cho­ques arma­dos y deten­cio­nes de isla­mis­tas acae­ci­das recien­te­men­te en Euro­pa; el segun­do es la caí­da de los pre­cios del cru­do; el ter­ce­ro es Ucra­nia; el cuar­to son Vene­zue­la y Cuba; el quin­to es el Ébo­la; el sex­to es el dólar; y el sép­ti­mo y últi­mo, es el estan­ca­mien­to capi­ta­lis­ta mun­dial. Como se apre­cia, recu­rri­mos sólo a algu­nas de las muchas expre­sio­nes direc­tas e inme­dia­tas, visi­bles a sim­ple vis­ta, de pro­ble­mas estruc­tu­ra­les y de lar­go alcan­ce.

3. Com­pren­der el aten­ta­do con­tra la revis­ta Char­lie Heb­do, así como los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res en el Esta­do fran­cés, Bél­gi­ca y Ale­ma­nia, nos exi­ge pre­gun­tar­nos sobre el papel sub­te­rrá­neo que han podi­do jugar los ser­vi­cios secre­tos a tenor de algu­nas infor­ma­cio­nes con visos de reali­dad. Pero este papel nos lle­va al pro­ble­ma del odio anti­oc­ci­den­tal de sec­to­res musul­ma­nes pro­vo­ca­do por las atro­ci­da­des pre­vias del colo­nia­lis­mo e impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta: sin estas sis­te­má­ti­cas agre­sio­nes y sin la pla­ni­fi­ca­da crea­ción impe­ria­lis­ta de un fun­da­men­ta­lis­mo islá­mi­co ultra­rreac­cio­na­rio para luchar con­tra el socia­lis­mo y con­tra la URSS en esos paí­ses, sin todo ello aho­ra el lla­ma­do «terro­ris­mo islá­mi­co» ape­nas exis­ti­ría, sien­do por tan­to una crea­ción del impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Pero esto no es todo.

4. La pro­gre­sía se limi­ta a cri­ti­car super­fi­cial­men­te esta reali­dad no pro­fun­di­zan­do en cua­tro cues­tio­nes nece­sa­rias: una, no bas­ta con cons­ta­tar que ape­nas ha habi­do inten­tos de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas en la cul­tu­ra islá­mi­ca, sino que, fun­da­men­tal­men­te, no se pue­de com­ba­tir el opio reli­gio­so en gene­ral y su miso­gi­nia y homo­fo­bia con la soez, zafia y bur­da sáti­ra pre­ca­pi­ta­lis­ta, filo racis­ta y prooc­ci­den­tal de muchos de los «chis­tes» de la revis­ta Char­lie Heb­do; otra, que hay que cono­cer las fuer­tes con­tra­dic­cio­nes inter­nas en las reli­gio­nes, tam­bién en el Islán y en el Corán, para poder rea­li­zar una lucha filo­só­fi­ca atea, éti­ca e his­tó­ri­ca sabia, per­se­ve­ran­te y efec­ti­va a lar­go pla­zo; ade­más, que es nece­sa­rio leer los valien­tes y cohe­ren­tes posi­cio­na­mien­tos mar­xis­tas ante­rio­res cuyos auto­res hoy serían encar­ce­la­dos direc­ta­men­te por «apo­lo­gía del terro­ris­mo»; y últi­mo, que sin una masi­va y sis­te­má­ti­ca lucha inter­na­cio­na­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta en la que los colec­ti­vos emi­gran­tes ten­gan una par­ti­ci­pa­ción deci­si­va, es impo­si­ble con­tra­rres­tar la cre­cien­te cam­pa­ña neo­fas­cis­ta y racis­ta.

5. Las movi­li­za­cio­nes acti­va­das por el euro­im­pe­ria­lis­mo han sido bajo la ban­de­ra de la «demo­cra­cia» occi­den­tal, que no tan­to del racis­mo neo­fas­cis­ta, pre­ci­sa­men­te para refor­zar una legi­ti­ma­ción inter­na­cio­nal dife­ren­te a la que podría obte­ner con el neo­fas­cis­mo racis­ta e isla­mó­fo­bo. La extre­ma dere­cha neo­fas­cis­ta está y cre­ce, y es man­te­ni­da como reser­va estra­té­gi­ca por el euro­im­pe­ria­lis­mo para cuan­do ven­gan momen­tos más duros de la cri­sis, pero aho­ra mis­mo y de cara a medio pla­zo en el pano­ra­ma inter­na­cio­nal le es más efec­ti­va la legi­ti­mi­dad «demo­crá­ti­ca», la de los «dere­chos huma­nos» inhe­ren­tes a la «civi­li­za­ción occi­den­tal», como recla­mo para atraer­se la cola­bo­ra­ción de algu­nas bur­gue­sías del mal lla­ma­do «ter­cer mun­do» en un con­tex­to de cre­cien­te com­pe­ti­ti­vi­dad por el cru­do, mate­rias pri­mas estra­té­gi­cas y encla­ves mili­ta­res.

6. Por aho­ra, inter­na y exter­na­men­te la legi­ti­mi­dad «demo­crá­ti­ca» es más ren­ta­ble que la neo­fas­cis­ta, aun­que en la prác­ti­ca cada una cum­ple su fun­ción. De hecho, la pri­me­ra, la «demo­crá­ti­ca» le per­mi­te ocul­tar muy bien los recor­tes de la demo­cra­cia real que se vie­nen impo­nien­do des­de hace tiem­po, y que se incre­men­ta­rán con la excu­sa de los aten­ta­dos isla­mis­tas: aumen­ta­rá el con­trol coti­diano, la invi­si­bi­li­dad de la repre­sión se hará más per­cep­ti­ble y se redu­ci­rán dere­chos coti­dia­nos teni­dos como bási­cos has­ta aho­ra, retro­ce­so jus­ti­fi­ca­do con la men­ti­ra de que hay que equi­li­brar la «segu­ri­dad» con la «liber­tad». Serán las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y sus fran­jas más explo­ta­das, las migran­tes, las más gol­pea­das por estas agre­sio­nes que se harán estruc­tu­ra­les y per­ma­nen­tes.

7. Pre­ci­sa­men­te es esta masi­va cam­pa­ña ins­ti­tu­cio­nal a favor del occi­den­ta­lis­mo la que nos enla­za con la segun­da cues­tión que debe­mos tocar, la caí­da del pre­cio del cru­do. Según la pro­pa­gan­da ofi­cial no habría cone­xión algu­na, en la reali­dad mun­dial y euro­pea esta cone­xión es direc­ta. Los pro­ce­sos socia­les son com­ple­jos y res­pon­den a varias cau­sas inter­re­la­cio­na­das a diver­sos nive­les de impor­tan­cia. La razón bási­ca del des­cen­so de los pre­cios del cru­do es la mez­cla de cri­sis eco­nó­mi­ca de muchos Esta­dos en medio de un estan­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo mun­dial que se acer­ca a una nue­va rece­sión. La com­pe­ten­cia inter­im­pe­ria­lis­ta y las diná­mi­cas con­tra el dólar inci­den en la cri­sis gene­ral, así como otros fac­to­res que ire­mos vien­do. EEUU inten­ta recu­pe­rar par­te de su inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca y de su poder median­te el frac­king y otros méto­dos, lo que a su vez pro­pi­cia la res­pues­ta de Ara­bia Sau­dí y otros pro­duc­to­res de la OPEP que aumen­tan su pro­duc­ción de cru­do redu­cien­do su pre­cio, pero no sólo en res­pues­ta a EEUU sino tam­bién como pre­pa­ra­ción de posi­bles alian­zas futu­ras con otros paí­ses.

8. Simul­tá­nea­men­te, las con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias entre las muy reac­cio­na­rias fami­lias sau­díes y otros pode­res petro­le­ros y EEUU des­apa­re­cen cuan­do se tra­ta de asfi­xiar a Rusia, a Vene­zue­la y a otros com­pe­ti­do­res en el mer­ca­do de cru­do, así como demos­trar a la UE que debe obe­de­cer­les. La caí­da del cru­do no está reac­ti­van­do la eco­no­mía mun­dial, pero sí está refor­zan­do, por aho­ra, la hege­mo­nía de las poten­cias más reac­cio­na­rias, y obli­gan­do al res­to a ir a la zaga excep­to, como vere­mos, al blo­que «euro­asiá­ti­co». En la UE hay con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias entre dos líneas: la que mira al TTIP yan­qui como un ejem­plo de la alter­na­ti­va de futu­ro, y la que mira al mer­ca­do euro­asiá­ti­co, pero en lo deci­si­vo saben que depen­den de la OTAN, por esto se plie­gan fer­vien­te­men­te a las exi­gen­cias de EEUU.

9. Des­de su ori­gen, el capi­ta­lis­mo fun­cio­na inter­re­la­cio­nan­do sus diver­sos com­po­nen­tes polí­ti­cos, mili­ta­res, cul­tu­ra­les… pero bajo las pre­sio­nes direc­tri­ces en últi­ma ins­tan­cia de la nece­si­dad cie­ga e impla­ca­ble del máxi­mo bene­fi­cio. Los alti­ba­jos del pre­cio del cru­do vie­nen for­za­dos por nece­si­da­des polí­ti­cas y mili­ta­res que evo­lu­cio­nan con cier­ta auto­no­mía siem­pre con­tro­la­da más o menos de cer­ca, o direc­ta­men­te duran­te las cri­sis, por la eco­no­mía. Aho­ra, el des­cen­so del cru­do se expli­ca por esa inter­ac­ción de fuer­zas suje­tas a las exi­gen­cias eco­nó­mi­cas agu­di­za­das por el caos geo­po­lí­ti­co mun­dial, agu­di­za­do des­de 2014, pre­ci­sa­men­te cuan­do la OTAN aumen­ta­ba sus pre­sio­nes expan­sio­nis­tas en Ucra­nia, que era una de las agre­sio­nes que bullían en ese verano, sien­do las otras más impor­tan­tes las masa­cres en Siria y a Pales­ti­na, y el «caos local» pro­vo­ca­do por el lla­ma­do Esta­do Islá­mi­co en la zona, ade­más de otras dece­nas de gue­rras y con­flic­tos arma­dos.

10. Ucra­nia ha sido siem­pre un obje­ti­vo para poten­cias euro­peas occi­den­ta­les, sobre todo des­de la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917, por su ubi­ca­ción geo­es­tra­té­gi­ca y pro­duc­ción cerea­lís­ti­ca. Des­de 1945 la OTAN ha inten­ta­do pro­vo­car gue­rras reac­cio­na­rias en Ucra­nia y en todo el Este, y des­de media­dos de la déca­da del 2000 ha mul­ti­pli­ca­do esos esfuer­zos en la zona con las lla­ma­das «revo­lu­cio­nes naran­jas».
Ampa­rán­do­se en la corrup­ción buro­crá­ti­ca y median­te adap­ta­cio­nes tác­ti­cas de la doc­tri­na con­tra­in­sur­gen­te de cuar­ta gene­ra­ción, ha movi­li­za­do des­de el paci­fis­mo has­ta el fas­cis­mo, pasan­do por la eco­lo­gía y la reli­gión, para tomar en poder en Ucra­nia e inte­grar­la en la estruc­tu­ra mili­tar de la OTAN, impo­nien­do un gobierno títe­re de la dere­cha más neo­li­be­ral y para­fas­cis­ta. La antro­po­lo­gía impe­ria­lis­ta ha usa­do el com­ple­jo mosai­co de cul­tu­ras, len­guas y tra­di­cio­nes reli­gio­sas del área para sus pro­yec­tos de impo­ner el aus­te­ri­ci­dio neo­li­be­ral exi­gi­do por la UE acep­ta­do y apli­ca­do por el podri­do gobierno de Ucra­nia.

11. La expan­sión mili­ta­ris­ta de la OTAN hacia Eura­sia res­pon­de a tres gran­des razo­nes: una, nue­va ofen­si­va de liqui­da­ción de Rusia, des­pués del fra­ca­so de la pri­me­ra ini­cia­da en 1991; otra, acer­car con ello las bases mili­ta­res de la OTAN a Chi­na Popu­lar y el exten­so nor­te de las cor­di­lle­ras del Hin­dú Kush, Pamir, Kara­kó­rum e Hima­la­ya; y últi­ma, crear la pin­za nor­te de la tena­za que ase­gu­re el orden explo­ta­dor y saquea­dor de la vital Cau­ca­sia, sien­do Tur­quía la pin­za sur de la tena­za impe­ria­lis­ta. Con­tro­la­da y expo­lia­da Cau­ca­sia, el impe­ria­lis­mo cer­ca­ría aún más a Irán y acor­ta­ría las dis­tan­cias al nor­te de Afga­nis­tán y Pakis­tán, fron­te­ras de India y Chi­na Popu­lar. Sin hacer una tras­la­ción mecá­ni­ca del Gran Jue­go entre Rusia y Gran Bre­ta­ña en el siglo XIX por el con­trol de esta área explo­si­va, sí pode­mos ver cómo el impe­ria­lis­mo actual inclu­ye a Ucra­nia en una bas­ta estra­te­gia de expro­pia­ción de recur­sos impres­cin­di­bles cada día más esca­sos.

12. Fren­te a esta estra­te­gia eco­nó­mi­co-mili­tar y polí­ti­co-cul­tu­ral de lar­go alcan­ce, los «valo­res demo­crá­ti­cos» de la UE sólo sir­ven de opiá­ceo y de men­ti­ra pro­pa­gan­dís­ti­ca para jus­ti­fi­car atro­ci­da­des inhu­ma­nas, como ya suce­de en el pre­sen­te y ha suce­di­do en el pasa­do inme­dia­to con la reac­cio­na­ria tesis de la «gue­rra huma­ni­ta­ria».
Exac­ta­men­te esto es lo que suce­de aho­ra mis­mo con la nue­va tác­ti­ca de «gue­rra eco­nó­mi­ca» que el impe­ria­lis­mo apli­ca con­tra Vene­zue­la des­de 2014, y que tuvo en la vio­len­cia fas­cis­ta de comien­zos de ese año una prue­ba falli­da: a par­tir de esa derro­ta la bur­gue­sía vene­zo­la­na pasó abier­ta­men­te a la «gue­rra eco­nó­mi­ca» de boi­co­teo sis­te­má­ti­co en la dis­tri­bu­ción de bie­nes de pri­me­ra nece­si­dad, en la com­pra pro­gra­ma­da y masi­va de bie­nes para reven­der­los en Colom­bia, de su aca­pa­ra­mien­to en gran­des alma­ce­nes para subir su pre­cio y crear males­tar, de acuer­dos con líneas aéreas inter­na­cio­na­les para enca­re­cer los pre­cios, etc. Si a esto le uni­mos la gran caí­da de ingre­sos y divi­sas en dóla­res por el des­plo­me del pre­cio del cru­do, vien­do esto, vemos que el pano­ra­ma es duro.

13. El impe­ria­lis­mo ha apren­di­do de su «gue­rra eco­nó­mi­ca» con­tra el gobierno de Allen­de en Chi­le de 1972–73 que se expre­só en las huel­gas de las empre­sas de trans­por­te para des­abas­te­cer las tien­das de los bie­nes bási­cos pro­vo­can­do la ira reac­cio­na­ria de las masas no con­cien­cia­das. El impe­ria­lis­mo tam­bién ha apren­di­do de los suce­si­vos fra­ca­sos de sus tác­ti­cas reac­cio­na­rias ante­rio­res, espe­cial­men­te de la 2002, y tras la derro­ta de la vio­len­cia fas­cis­ta de ini­cios de 2014. Una tác­ti­ca de toda «gue­rra eco­nó­mi­ca» está sien­do hoy apli­ca­da masi­va­men­te con­tra el pue­blo grie­go: la fuga de capi­ta­les, uni­da a la peda­go­gía del mie­do y de la ame­na­za apli­ca­da dia­ria­men­te para con­di­cio­nar el resul­ta­do de las pró­xi­mas elec­cio­nes: recuér­de­se lo mis­mo sobre el refe­rén­dum esco­cés y la con­sul­ta cata­la­na del pasa­do 9 de noviem­bre. Vene­zue­la está sufrien­do lo más fuer­te, desa­rro­lla­do y actua­li­za­do de la estra­te­gia clá­si­ca de «gue­rra eco­nó­mi­ca» que inci­de sobre una eco­no­mía en retro­ce­so con una infla­ción incon­tro­la­da.

14. Cuba superó con mucho sacri­fi­cio y dig­ni­dad la lar­ga lis­ta de res­tric­cio­nes, prohi­bi­cio­nes y cas­ti­gos que EEUU aña­día a su per­ma­nen­te «gue­rra eco­nó­mi­ca» des­de 1960 has­ta aho­ra mis­mo ha sido mini­mi­za­da como «blo­queo nor­te­ame­ri­cano». Ver­da­de­ra «gue­rra eco­nó­mi­ca» refor­za­da por ata­ques arma­dos, quí­mi­cos y bio­ló­gi­cos, terro­ris­tas en suma. Ha sido esta vic­to­rio­sa resis­ten­cia heroi­ca la que en par­te expli­ca las nego­cia­cio­nes actua­les sobre cómo aca­bar con el lla­ma­do «blo­queo». Pero la vic­to­ria ha sido cos­to­sa y ago­ta­do­ra, sobre todo des­de fina­les de la déca­da de 1980 has­ta hace pocos años, tan ago­ta­do­ra que sec­to­res de la pobla­ción se han debi­li­ta­do en su con­cien­cia social, no en su con­cien­cia nacio­nal cuba­na.

15. EEUU cono­ce esta situa­ción e inten­ta inci­dir en ella median­te el cara­me­lo enve­ne­na­do de la «nue­va rique­za», reabrien­do un clá­si­co deba­te en el mar­xis­mo sobre el efec­to des­hu­ma­ni­za­dor y abur­gue­sa­dor inhe­ren­te al feti­chis­mo de la mer­can­cía, que es lo que bus­ca el capi­ta­lis­mo yan­qui: des­truir la con­cien­cia nacio­nal de cla­se del pue­blo cubano median­te la cul­tu­ra del dólar yan­qui, dan­do aire a la des­pres­ti­gia­da y ais­la­da opo­si­ción cuba­na. La muer­te pró­xi­ma de Fidel Cas­tro y el cam­bio gene­ra­cio­nal inevi­ta­ble serán uti­li­za­dos para pro­pa­gar la ideo­lo­gía capi­ta­lis­ta occi­den­tal inten­tan­do con­te­ner el ascen­so de Chi­na en Cuba con sus con­ve­nios eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les, y aca­bar con la memo­ria popu­lar cuba­na sobre las ayu­das rusas que se ha for­ta­le­ci­do de nue­vo con el ges­to de Putin de anu­lar prác­ti­ca­men­te la vie­ja deu­da cuba­na a la extin­ta URSS.

16. Pero ade­más la Admi­nis­tra­ción Oba­ma bus­ca crear nue­vos nego­cios yan­quis para for­ta­le­cer una eco­no­mía que va debi­li­tán­do­se en la esca­la mun­dial; bus­ca recu­pe­rar votos lati­nos y sud­ame­ri­ca­nos para su deca­den­te par­ti­do demó­cra­ta; bus­ca des­viar las crí­ti­cas a su polí­ti­ca impe­ria­lis­ta, «huma­ni­zán­do­la» a la vez que refuer­za así su «pres­ti­gio demo­crá­ti­co» en la cre­cien­te eco­no­mía del Cari­be que mira más a los BRICS que a EEUU. No esta­mos, por tan­to, ante un arre­pen­ti­mien­to de Oba­ma por su san­grien­to impe­ria­lis­mo, sino de opor­tu­nis­mo tác­ti­co toma­do al final de su vida polí­ti­ca, que le vie­ne muy bien para redi­tuar­se en medio de las con­ver­sa­cio­nes de paz entre el gobierno y las FARC-EO en Colom­bia, que, si fruc­ti­fi­can como todo lo indi­ca, pue­de que abran un perío­do de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que EEUU no quie­re per­der­se

17. De igual modo, la «ayu­da huma­ni­ta­ria» esta­dou­ni­den­se a la erra­di­ca­ción del Ébo­la sólo res­pon­de, por un lado, a las urgen­cias de su far­main­dus­tria para recu­pe­rar su pres­ti­gio en un momen­to en el que se agu­di­za la pug­na entre la reivin­di­ca­ción de sobe­ra­nía sani­ta­ria de los pue­blos y la pre­sión cre­cien­te por la pri­va­ti­za­ción de la salud; y por otro lado, res­pon­de tam­bién a su urgen­cia por esta­ble­cer bases mili­ta­res dis­fra­za­das de hos­pi­ta­les –como lo hicie­ron los ser­vi­cios secre­tos de Ale­ma­nia Fede­ral duran­te la pre­sen­cia sovié­ti­ca en Afga­nis­tán– en las zonas explo­ta­bles del con­ti­nen­te para con­tra­rres­tar la influen­cia chi­na en aumen­to y com­pe­tir con la euro­pea ya esta­ble­ci­da. Áfri­ca, con­ti­nen­te rico empo­bre­ci­do por el capi­ta­lis­mo, sufre la vora­ci­dad omní­vo­ra del capi­tal, que nece­si­ta de su «puño de ace­ro», la OTAN, para pro­te­ger sus nego­cios.

18. Debe­mos saber que las gran­des cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas son una de las indus­trias más ren­ta­bles del capi­ta­lis­mo, estre­cha­men­te rela­cio­na­das con la bio­tec­no­lo­gía, la quí­mi­ca y la gue­rra, así como el trá­fi­co ile­gal de miem­bros huma­nos de modo, así que se ha exten­di­do el tér­mino de «far­ma­cia» para dar cuen­ta de las zonas obs­cu­ras de esta pode­ro­sa indus­tria que a la vez en un arma impe­ria­lis­ta. En el caso del Ébo­la la «far­ma­fia» ope­ra en estre­cha cola­bo­ra­ción con sec­to­res de la OMS, tam­bién cono­ci­da como «OTAN médi­ca», para mul­ti­pli­car sus bene­fi­cios median­te el nego­cio de las vacu­nas de nece­si­dad urgen­te, como está suce­dien­do, por ejem­plo, con la vacu­na con­tra la Hepa­ti­tis C, o la lucha con­tra el VIH, la mala­ria, etcé­te­ra.

19. Uno de los mine­ra­les estra­té­gi­cos más bus­ca­dos por el impe­ria­lis­mo en Áfri­ca es el oro, metal bási­co para enten­der el papel del dine­ro en el capi­ta­lis­mo, espe­cial­men­te duran­te las cri­sis estruc­tu­ra­les. Aho­ra mis­mo aumen­ta el valor y el pre­cio del oro no sólo por­que el dólar está debi­li­tán­do­se al son del retro­ce­so rela­ti­vo yan­qui, sino por­que tam­bién las poten­cias subim­pe­ria­lis­tas y emer­gen­tes del BRIC y otras, están hacien­do gran­des com­pras de oro como reser­va estra­té­gi­ca. Chi­na Popu­lar des­ta­ca en este esfuer­zo. Las razo­nes del aca­pa­ra­mien­to del oro son varias des­ta­can­do que es una de las pocas garan­tía de la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de los gran­des Esta­dos en caso de una deba­cle finan­cie­ra, o del des­plo­me súbi­to del dólar y otras mone­das de refe­ren­cia. Tam­bién el que es la garan­tía para supe­rar rela­ti­va­men­te bien la cri­sis sub­si­guien­te a la lla­ma­da «derro­ta del dólar» y el esta­ble­ci­mien­to de otras mone­das en un nue­vo con­tex­to.

20. Chi­na Popu­lar y el res­to de BRICS así como Ale­ma­nia, Japón, etcé­te­ra y los pro­pios EEUU bus­can deses­pe­ra­da­men­te acu­mu­lar más y más oro para que cuan­do ese momen­to lle­gue el desas­tre finan­cie­ro no sea abso­lu­to para ellos, aun­que sí para el res­to de la huma­ni­dad. No se pue­de decir que esta cri­sis lle­ga­rá de mane­ra ineluc­ta­ble y que será un cata­clis­mo finan­cie­ro sino que hay que decir que se está exa­cer­ban­do el cho­que entre el impe­ria­lis­mo occi­den­tal lide­ra­do por EEUU y las lla­ma­das «poten­cias emer­gen­tes» en esta cues­tión y en otras igual­men­te deci­si­vas para el futu­ro humano. El resul­ta­do depen­de­rá de la evo­lu­ción de la lucha entre el impe­ria­lis­mo y esas poten­cias que le dispu­tan su domi­nio y bus­can alian­zas con los Esta­dos y pue­blos empo­bre­ci­dos.

21. La segun­da mitad de 2014 ha sido la del avan­ce del yuan chino como el con­trin­can­te del dólar ampa­ra­do por una fuer­za en ascen­so que son los acuer­dos estra­té­gi­cos entre Chi­na Popu­lar y Rusia en aspec­tos cla­ves como ener­gía y mate­rias estra­té­gi­cas, coope­ra­ción cien­tí­fi­co-mili­tar, coope­ra­ción finan­cie­ra y mone­ta­ria, coope­ra­ción diplo­má­ti­ca inter­na­cio­nal para fre­nar a EEUU y la UE. De inme­dia­to, Japón ha res­pon­di­do con un rear­me inten­so des­co­no­ci­do des­de 1945.
Ale­ma­nia no se que­da a la zaga mili­ta­ri­zan­do su polí­ti­ca inter­na y exter­na. La «yua­ni­za­ción» de la eco­no­mía avan­za enfren­tán­do­se al dólar con el apo­yo los pac­tos euro­asiá­ti­cos y los acuer­dos pre­fe­ren­cia­les con muchos Esta­dos y pue­blos que, por fin, creen que pue­den dis­tan­ciar­se de EEUU. Den­tro de esta diná­mi­ca, cre­ce la ten­den­cia a sus­ti­tuir el petro­dó­lar por otras mone­das, inclu­so por «mone­das vir­tua­les», elec­tró­ni­cas, regu­la­das por con­ve­nios.

22. La supre­ma­cía yan­qui se man­tie­ne más que todo sobre una «fábri­ca» espe­cial que pro­du­ce dóla­res y armas. Una bue­na par­te del fun­cio­na­mien­to de esta «fábri­ca» depen­de de los petro­dó­la­res, de que el dólar es la mone­da de com­pra-ven­ta del cru­do, y tam­bién de que es la prin­ci­pal mone­da de refe­ren­cia mun­dial; ade­más, y por ello mis­mo, es la mone­da bási­ca que sopor­ta al capi­tal fic­ti­cio gigan­tes­co y a la impa­ga­ble deu­da mun­dial y nor­te­ame­ri­ca­na en con­cre­to. Esa «fábri­ca» es la que pro­du­ce las armas impe­ria­lis­tas, por aho­ra inven­ci­bles en una gue­rra con­ven­cio­nal pero no es gue­rras irre­gu­la­res, popu­la­res, gue­rri­lle­ras y mul­ti­fo­ca­les.

23. Por tan­to, si el dólar se debi­li­ta como mone­da de refe­ren­cia, de cam­bio y de reser­va, más tem­prano que tar­de de debi­li­ta­rá su ejér­ci­to.
Con un dólar y un ejér­ci­to debi­li­ta­dos, el domi­nio impe­ria­lis­ta empe­za­rá a des­plo­mar­se y la lucha de cla­ses mun­dial y en el inte­rior de EEUU y del impe­ria­lis­mo occi­den­tal empe­za­rá a girar más rápi­da­men­te a la izquier­da, o a un refor­mis­mo si las poten­cias subim­pe­ria­lis­tas, las bur­gue­sías BRICS, con­tro­lan esas luchas fre­nan­do su avan­ce a la izquier­da median­te una mez­cla de refor­mas, pro­me­sas irrea­li­za­bles y repre­sio­nes. Estas bur­gue­sías «ascen­den­tes», aho­ra mis­mo en cri­sis, odian más al socia­lis­mo que a EEUU-UE.

24. Lo vis­to nos remi­te a una cri­sis sis­té­mi­ca sin paran­gón con las ante­rio­res cri­sis capi­ta­lis­tas. Las cri­sis sis­té­mi­cas esta­llan al con­fluir sinér­gi­ca­men­te diver­sas sub-cri­sis par­cia­les en una úni­ca cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a la suma de las sub-cri­sis. La base últi­ma, sub­te­rrá­nea, sólo per­cep­ti­ble tras un buceo rigu­ro­so en las con­tra­dic­cio­nes bási­cas del sis­te­ma, esta base es la len­ta caí­da ten­den­cial de la tasa media de ganan­cia. Es una caí­da ten­den­cial que por ello mis­mo pue­de retra­sar­se, dete­ner­se duran­te un tiem­po y has­ta rever­tir­se median­te la apli­ca­ción por el Esta­do bur­gués de con­tra­me­di­das que la ralen­ti­zan: por tan­to, lle­ga un momen­to que la evo­lu­ción y el desen­la­ce de la cri­sis sis­té­mi­ca depen­de de la lucha polí­ti­ca de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo.

25. Las bur­gue­sías más pode­ro­sas se enri­que­cen aún más con las cri­sis a cos­ta del empo­bre­ci­mien­to masi­vo y del cie­rre de los nego­cios no ren­ta­bles. Japón este en rece­sión; la UE en una rece­sión con sig­nos defla­cio­na­rios; EEUU en un cre­ci­mien­to débil que ocul­ta un retro­ce­so rela­ti­vo; los BRICS con fuer­tes des­ace­le­ra­cio­nes que indi­can serias debi­li­da­des estruc­tu­ra­les, etcé­te­ra. En la segun­da mitad de 2014 los infor­mes de las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas seña­lan que el estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial será lar­go, y la OIT aña­de más datos al res­pec­to. Pues aun­que es así, no por ello la gran bur­gue­sía deja de enri­que­cer­se a cos­ta de la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra.

26. En 2014, según Oxfam Inter­na­tio­nal el 1% más rico del pla­ne­ta dis­po­nía en 2009 del 44% de la rique­za mun­dial, lle­gan­do al 48% en 2014, esti­mán­do­se que supe­ra­rá el 50% en 2016. En 2014, «cada adul­to de este 1% dis­po­nía de una media de 2,7 millo­nes de dóla­res, En 2014, los miem­bros de esta éli­te inter­na­cio­nal poseían de media 2,7 millo­nes de dóla­res por adul­to. El res­to de la quin­ta par­te más rica de la pobla­ción (20 %) posee el 46 % del patri­mo­nio mun­dial, mien­tras el 80 % de la pobla­ción mun­dial se repar­te tan sólo el 5,5 % res­tan­te». Esta ase­si­na mino­ría hará lo impo­si­ble no sólo para man­te­ner su gigan­tes­ca pro­pie­dad pri­va­da, sino para aumen­tar­la aún más.

27. 2014 con­fir­ma tres diná­mi­cas: una, las fuer­zas pro­duc­ti­vas son tan gran­des que no exis­te sufi­cien­te capa­ci­dad de con­su­mo de modo que la bur­gue­sía dedi­ca los capi­ta­les exce­den­ta­rios a la inge­nie­ría finan­cie­ra, al capi­tal fic­ti­cio y a la espe­cu­la­ción sui­ci­da, y así el glo­bo finan­cie­ro equi­va­le ya a vein­te veces el PIB mun­dial, sien­do obvia­men­te impa­ga­ble. Dos, ha sido el año más calu­ro­so des­de que se tie­nen regis­tros fia­bles, lo que es estre­me­ce­dor; y ade­más ha con­fir­ma­do todas las inves­ti­ga­cio­nes sobre el pro­gre­si­vo ago­ta­mien­to de los recur­sos vita­les y de la capa­ci­dad de car­ga del pla­ne­ta. Y tres, es el año en el que se más cre­ce la mili­ta­ri­za­ción repre­si­va a la vez que aumen­tan los con­flic­tos vio­len­tos, las luchas y movi­li­za­cio­nes de sig­nos opues­tos, ace­le­rán­do­se la diná­mi­ca de trans­for­ma­ción de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca en con­tex­to de caos geo­po­lí­ti­co.

28. 2014 mues­tra el peli­gro­so error que come­ten quie­nes con total lige­re­za creen que no son nece­sa­rios deba­tes perió­di­cos sobre los cam­bios en el con­tex­to y en la coyun­tu­ra mun­dial. Estos colec­ti­vos ela­bo­ran sus líneas polí­ti­cas limi­tán­do­se a refle­xio­nar sobre las par­tes más exter­nas y cono­ci­das de una reali­dad com­ple­ja, con­tra­dic­to­ria y cam­bian­te. Des­de esa super­fi­cia­li­dad, ela­bo­ran pro­gra­mas elec­to­ra­les y par­la­men­ta­rios que des­co­no­cen las fero­ces e irra­cio­na­les fuer­zas pro­fun­das que, al ser igno­ra­das, deter­mi­nan el futu­ro de los pue­blos según las nece­si­da­des impe­ria­lis­ta.

29. Un ejem­plo es el deba­te sobre la supues­ta «deu­da legí­ti­ma» que debe­ría pagar al capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal un pue­blo opri­mi­do tras rea­li­zar­se una supues­ta «audi­to­ría neu­tral» que desig­na­ría cual es la lla­ma­da «deu­da ile­gí­ti­ma» que el pue­blo explo­ta­do no debe pagar.
Pode­mos citar tan­tos ejem­plos como pro­ble­mas acu­cian­tes exis­ten: sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y sani­ta­ria, ser­vi­cios públi­cos y socia­les, cono­ci­mien­to libre y no mer­can­ti­li­za­do, pro­pie­dad colec­ti­va y bie­nes comu­nes, comer­cio jus­to y eco­no­mía social no mer­can­ti­li­za­da, tra­ba­jar todos para tra­ba­jar menos, recu­pe­ra­ción de empre­sas y auto­ges­tión popu­lar, demo­cra­cia direc­ta y poder de base, etcé­te­ra.

30. Ade­más de otras dis­cu­sio­nes impres­cin­di­bles sobre estas y otras nece­si­da­des urgen­tes –¿qué demo­cra­cia es posi­ble en seme­jan­te con­tex­to?, por ejem­plo–, el deba­te sobre el caos mun­dial es deci­si­vo para mar­car las gran­des líneas ten­den­cia­les que deter­mi­nan a todos ellos. Sin estas refle­xio­nes segui­re­mos cami­nan­do a cie­gas aga­rra­dos a cie­gos.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 20–1‑2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: