París 7‑E: muer­te, men­ti­ras y cin­tas de video

Como alia­dos a tra­vés de los siglos, nos uni­mos

a nues­tros her­ma­nos fran­ce­ses para ase­gu­rar­les que

se hará jus­ti­cia y que nues­tra for­ma de vida será defen­di­da”

BARACK OBAMA (libro de pésa­me de la emba­ja­da fran­ce­sa en EE.UU.)

paris

A pro­pó­si­to del terri­ble aten­ta­do con­tra la revis­ta satí­ri­ca fran­ce­sa Char­lie Heb­do, los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les, esos que pre­su­men de una tan fic­ti­cia como mano­sea­da liber­tad de pren­sa, pare­cen más intere­sa­dos en pole­mi­zar sobre si se pue­de o no publi­car dibu­jos satí­ri­cos sobre Maho­ma que en tra­tar de con­tex­tua­li­zar, de inves­ti­gar las cau­sas, de expo­ner las con­tra­dic­cio­nes, de resol­ver los muchos enig­mas (más que cer­te­zas) que nos pro­por­cio­na esta tra­ge­dia que ha con­mo­cio­na­do a la hipó­cri­ta socie­dad occi­den­tal y que para­dó­ji­ca­men­te va a traer con­si­go más medi­das repre­si­vas y, sin duda, más racis­mo.

Como refie­re la escri­to­ra per­sa Naza­nín Arma­nian, “muchos de los que hoy, tras el vil aten­ta­do, se des­ga­rran las ves­ti­du­ras por la “liber­tad de expre­sión”, se calla­ron cuan­do los sol­da­dos de EE.UU. mata­ron al cáma­ra José Couso en Irak o bom­bar­dea­ron las esta­cio­nes de la TV públi­ca en Bag­dad, Bel­gra­do y Trí­po­li; ni tam­po­co pro­tes­ta­ron por el des­pi­do del dibu­jan­te Mau­ri­ce Sinet en 2008 de esta mis­ma revis­ta por haber comen­ta­do la rela­ción del hijo de Sar­kozy con una empre­sa­ria judía.”

Los agu­je­ros de la ver­sión ofi­cial

Tan­to el aten­ta­do en sí mis­mo como el rela­to ofre­ci­do por los medios de masas ofre­ce, cuan­to menos, lla­ma­ti­vas con­tra­dic­cio­nes en las que con­vie­ne dete­ner­se. Como seña­la Tomás F. Ruiz (dia​rio​-octu​bre​.com), “las cir­cuns­tan­cias en que se ha desa­rro­lla­do el aten­ta­do con­tra el sema­na­rio galo no enca­jan para nada con un supues­to ata­que isla­mis­ta”. Así, lla­ma la aten­ción, en pri­mer lugar, la indu­men­ta­ria de los asal­tan­tes, más pro­pia de un cuer­po de éli­te o coman­do mili­tar que de una célu­la yiha­dis­ta, pues en nin­gún momen­to exhi­ben ban­de­ras o cual­quier otra pren­da o sím­bo­lo de su ideo­lo­gía, al mis­mo tiem­po que mues­tran una peri­cia pro­fe­sio­nal en el mane­jo de las armas. Por otra par­te, la for­ma de actuar en la matan­za tam­po­co es la pro­pia de yiha­dis­tas. Estos, una vez en la redac­ción, hubie­sen empe­za­do por des­truir los archi­vos de la publi­ca­ción –los obje­tos que ofen­den a Alá‑, cosa que no hicie­ron, antes de pro­ce­der a la ani­qui­la­ción de todos los pre­sen­tes (pare­ce ser que que­da­ron algu­nos super­vi­vien­tes) y, por últi­mo, en lugar de reple­gar­se y huir de la poli­cía para aca­bar aco­rra­la­dos en una impren­ta, hubie­sen com­ple­ta­do su misión en el edi­fi­cio has­ta inmo­lar­se. Ese es el modus ope­ran­di que sue­len uti­li­zar este tipo de terro­ris­tas.

Otro aspec­to que lla­ma la aten­ción es la asom­bro­sa hui­da de los auto­res de la matan­za sin ape­nas obs­tácu­los ni tes­ti­gos en pleno dis­tri­to 11 de París, una zona cén­tri­ca de den­so trá­fi­co a cual­quier hora del día. En un video dado a cono­cer una sema­na más tar­de se apre­cia como los terro­ris­tas, tras el aten­ta­do, exhi­ben sus armas en mitad de una calle desier­ta, excla­man que han ven­ga­do al pro­fe­ta, se suben tran­qui­la­men­te a su coche, se toman un tiem­po antes de arran­car, se encuen­tran un coche de la poli­cía que les impi­de el paso y al que hacen retro­ce­der y, lue­go, salen del cen­tro de la ciu­dad en un tiem­po record para alcan­zar la peri­fe­ria sin que nin­gún con­trol poli­cial les deten­ga, dán­do­les tiem­po a aban­do­nar un coche y robar otro.

Pero hay aún otra cir­cuns­tan­cia más gro­tes­ca, si cabe, y es que uno de los terro­ris­tas curio­sa­men­te se deja “olvi­da­do” su DNI en el asien­to tra­se­ro de su vehícu­lo. Este hecho guar­da un extra­ño para­le­lis­mo con el aten­ta­do del 11‑S, cuan­do las auto­ri­da­des afir­ma­ron haber encon­tra­do el pasa­por­te intac­to de uno de los pre­sun­tos secues­tra­do­res… ¡entre las rui­nas de las torres geme­las!

Son muchas las inte­rro­gan­tes que que­dan sin con­tes­tar: ¿no resul­ta extra­ño que, cuan­do miles de poli­cías de mili­ta­res les esta­ban ase­dian­do, tan­to los her­ma­nos Koua­chi como el secues­tra­dor del super­mer­ca­do sin­tie­sen la impe­rio­sa nece­si­dad de hacer saber a las emi­so­ras fran­ce­sas quié­nes les habían finan­cia­do? O, como apun­ta Naza­nín Arma­nian, en Públi­co, “¿por qué en vez de ata­car a la sede de la ultra­de­re­cha –enemi­ga férrea de los inmi­gran­tes y de los musulmanes‑, se asal­tó a una revis­ta izquier­dis­ta, sien­do la izquier­da la úni­ca fuer­za que defien­de a las mino­rías étni­co-reli­gio­sas? ¿por qué los terro­ris­tas lle­va­ban kalash­ni­kov en vez de FAMA, el fusil de asal­to fran­cés? ¿para que nadie sos­pe­che que las armas que Fran­cia envía a los terro­ris­tas en Siria pue­den vol­ver para matar a los fran­ce­ses?” Y, por últi­mo, ¿por qué lle­var a cabo el asal­to al super­mer­ca­do judío, que con­vier­te a Israel en el prin­ci­pal bene­fi­cia­rio de la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, cuan­do hacía tan sólo unas sema­nas que la Asam­blea Nacio­nal fran­ce­sa pidió al Gobierno el reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino?

Si, ade­más de todas estas cir­cuns­tan­cias y pun­tos negros, tene­mos en cuen­ta que los auto­res esta­ban per­fec­ta­men­te ficha­dos por los ser­vi­cios secre­tos fran­ce­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos (si no, para que tan­tas agen­cias de inte­li­gen­cia, tan­tos millo­nes de dóla­res y tan­tos Guan­tá­na­mos), pode­mos lle­gar a sos­pe­char que quié­nes orde­na­ron dicho aten­ta­do bien pudie­ran ser dichos ser­vi­cios secre­tos, como seña­la Paul Craig Roberts, exsub­se­cre­ta­rio del Teso­ro de EE.UU.: “los sos­pe­cho­sos pue­den ser tan­to cul­pa­bles como chi­vos expia­to­rios. Bas­ta recor­dar todos los com­plots terro­ris­tas crea­dos por el FBI que sir­vie­ron para hacer la ame­na­za terro­ris­ta real para los esta­dou­ni­den­ses”. Roberts afir­ma que las agen­cias esta­dou­ni­den­ses han pla­nea­do las ope­ra­cio­nes de fal­sa ban­de­ra en Euro­pa para crear odio con­tra los musul­ma­nes y refor­zar la esfe­ra de influen­cia de Washing­ton en los paí­ses euro­peos.

La auto­ría de los aten­ta­dos.

No impor­ta tan­to quié­nes fue­ron los eje­cu­to­res como el saber quién está detrás de ellos. Ha sido la mis­ma Hillary Clin­ton quien ha admi­ti­do que fue EE.UU. quién reclu­tó, armó y entre­nó a miles de delin­cuen­tes, lum­pen pro­le­ta­ria­do y extre­mis­tas de unos 40 paí­ses crean­do la orga­ni­za­ción de Muyahe­di­nes afga­nos (lue­go Al Qae­da, rebel­des ira­quíes-libios-sirios, Esta­do Islá­mi­co, etc.), auto­res de ase­si­na­tos en masa.

No es, pues, en El Cai­ro, en Riad ni en Kabul don­de se pre­di­ca el “cho­que de civi­li­za­cio­nes”, sino en Washing­ton y en Tel Aviv. Thierry Meys­san, perio­dis­ta y acti­vis­ta polí­ti­co fran­cés, crea­dor de la Red Vol­tai­re, sos­tie­ne que “quie­nes die­ron la orden que lle­vó al aten­ta­do con­tra Chra­lie Heb­do no esta­ban intere­sa­dos en con­ten­tar a yiha­dis­tas o tali­ba­nes sino a los neo­con­ser­va­do­res o los hal­co­nes libe­ra­les”. Asi­mis­mo, recuer­da Meys­san, que des­de el des­mem­bra­mien­to de Yugos­la­via, el esta­do mayor esta­dou­ni­den­se ha expe­ri­men­ta­do y pues­to en prác­ti­ca en nume­ro­sos paí­ses su estra­te­gia cono­ci­da como “pelea de perros”, que con­sis­te en matar miem­bros de la comu­ni­dad mayo­ri­ta­ria y matar des­pués miem­bros de las mino­rías para lograr que ambas par­tes se acu­sen entre sí y que cada una de ellas crea que la otra está tra­tan­do de exter­mi­nar­la. Fue así como Washing­ton pro­vo­có la gue­rra de Yugos­la­via y, más recien­te­men­te, la de Ucra­nia.

Por otra par­te, Tomás F. Ruiz, perio­dis­ta con­quen­se obli­ga­do a exi­liar­se fue­ra de Espa­ña por ame­na­zas de muer­te, cues­tio­nan­do el papel de los medios de comu­ni­ca­ción, se pre­gun­ta “¿es que ni un solo [perio­dis­ta] se va a atre­ver siquie­ra a suge­rir que este aten­ta­do no pre­sen­ta el sello fun­da­men­ta­lis­ta sino que, mucho más cla­ro y evi­den­te, tie­ne toda la pin­ta de haber sido pla­ni­fi­ca­do por los ser­vi­cios secre­tos nor­te­ame­ri­ca­nos?”

Ante­ce­den­tes y algu­nas con­si­de­ra­cio­nes geo­es­tra­té­gi­cas

Qui­zás las cari­ca­tu­ras de Char­lie Heb­do no fue­ran tan san­gran­tes para la comu­ni­dad musul­ma­na si no vinie­sen acom­pa­ña­das de bom­bar­deos y ocu­pa­cio­nes mili­ta­res en los paí­ses per­te­ne­cien­tes a este cre­do. Qui­zá se podría per­do­nar la car­ga etno­cen­tris­ta y la arro­gan­cia colo­nia­lis­ta de la men­cio­na­da revis­ta si, al mis­mo tiem­po, los ára­bes no fue­sen uno de los sec­to­res más mar­gi­na­dos, empo­bre­ci­dos y explo­ta­dos de la socie­dad fran­ce­sa.

Nada jus­ti­fi­ca el ase­si­na­to de civi­les, pero es nece­sa­rio recor­dar que actual­men­te Fran­cia lle­va a cabo misio­nes de ocu­pa­ción y bom­bar­deo en tres paí­ses musul­ma­nes: Malí, Repú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na e Irak. Fran­cia man­tie­ne más de 3.000 sol­da­dos en estos paí­ses. En Irak, Fran­cia com­ba­te al Esta­do Islá­mi­co, apo­yan­do al Kur­dis­tán ira­quí para que logre una mayor auto­no­mía de Bag­dad y pue­da ser un pro­vee­dor de gas y petró­leo hacia Euro­pa. Sin embar­go, al otro lado de la fron­te­ra, en Siria, el gobierno fran­cés no com­ba­te sino que apo­ya al Esta­do Islá­mi­co, jun­to con Tur­quía y Qatar. Pare­ce increí­ble, pero es Euro­pa quien expor­ta yiha­dis­tas al Sur y no al revés. Allí sí hay tra­ba­jo: Tur­quía y EE.UU. aca­ban de lle­gar a un acuer­do para entre­nar y equi­par a 15.000 mer­ce­na­rios, duran­te tres años, para con­quis­tar Siria y algo más.

Por otra par­te, es nece­sa­rio recal­car que la enor­me mayo­ría de las víc­ti­mas del terro­ris­mo islá­mi­co son musul­ma­nes. Como seña­la Maxi­mi­liano Sbar­bi Osu­na (actua​li​dad​.rt​.com), “esto no sue­le ser publi­ca­do ni cono­ci­do por el común de la gen­te, que some­ti­da al mane­jo de la infor­ma­ción sos­tie­ne que el mun­do musul­mán está en con­tra de la Euro­pa libre y cris­tia­na”. Libia, Irak, Siria y Yemen sufren a dia­rio las con­se­cuen­cias de los gru­pos inte­gris­tas, muchas veces arma­dos y entre­na­dos por la OTAN.

Con­se­cuen­cias o el des­tino de Euro­pa

Ni que decir tie­ne que, tras toda la hipó­cri­ta y flo­ri­da retó­ri­ca a favor de la liber­tad de expre­sión, esta­mos abo­ca­dos, en nom­bre de la lucha con­tra el isla­mis­mo radi­cal (más bien, habría que decir reac­cio­na­rio), a nue­vas res­tric­cio­nes a las “garan­tías demo­crá­ti­cas”, ya en vías de extin­ción, con Inter­net en el pun­to de mira, más inter­ven­cio­nis­mo mili­tar y, por supues­to, más racis­mo.

El ata­que en París va a ser apro­ve­cha­do por el gobierno de Hollan­de, aco­sa­do como esta­ba por los escán­da­los de corrup­ción, la rebe­lión de sus minis­tros y las ten­sio­nes socia­les, pero tam­bién por Le Pen y has­ta por Nico­lás Sar­kozy, que, en 2011 ayu­dó a lle­gar al poder, en con­ni­ven­cia con la OTAN, a los isla­mis­tas radi­ca­les que derro­ca­ron a Gada­fi en Libia. Euro­pa se con­su­me en una espi­ral de odio xenó­fo­bo y de isla­mo­fo­bia y el odio hacia todo lo extran­je­ro flo­re­ce como en la déca­da de los años 30 en los paí­ses del Eje. Si a esto se suma la pro­gre­si­va deca­den­cia polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral de Euro­pa, inmer­sa en una atá­vi­ca cri­sis de iden­ti­dad, los resul­ta­dos son pre­vi­si­bles.

Al igual que ocu­rrió tras los aten­ta­dos del 11‑S, este otro va a ser­vir para que haya un auge polí­ti­co del fas­cis­mo en Euro­pa, pues sus pos­tu­la­dos se ven legi­ti­ma­dos tras estos suce­sos y la isla­mo­fo­bia sigue cre­cien­do en Fran­cia, Ale­ma­nia, Sue­cia y Gran Bre­ta­ña. Los musul­ma­nes se han con­ver­ti­do ya en los judíos de la Euro­pa del siglo XXI y los par­ti­dos neo­na­zis se están hacien­do nue­va­men­te res­pe­ta­bles como si en este últi­mo siglo nada hubie­se cam­bia­do.

El des­tino de Euro­pa es cada vez más incier­to. Con­ver­ti­da en el nue­vo patio tra­se­ro de EE.UU., ale­ja­da por igual del blo­que pro­gre­sis­ta de Amé­ri­ca Lati­na y del pode­ro­so blo­que euro­asiá­ti­co (Rusia y Chi­na) lla­ma­do a lide­rar el nue­vo orden mun­dial y, siem­pre al dic­ta­do de EE.UU. y la OTAN, enfren­ta­da abier­ta­men­te al mun­do ára­be en Orien­te Pró­xi­mo, sin una polí­ti­ca común y con una cri­sis de deu­da que se pro­lon­ga en el tiem­po, hacien­do oídos sor­dos al holo­caus­to pales­tino, Euro­pa se enca­mi­na sin freno hacia una espe­cie de sui­ci­dio colec­ti­vo.

Emi­liano G. Peces

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *