Entre­vis­ta al pri­mer secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Bie­lo­rru­sia, Igor Kár­pen­ko

1212

Tra­du­ci­do del ruso por Íñi­go Agui­rre
Entre­vis­ta con­du­ci­da por el ana­lis­ta polí­ti­co de Prav­da, Víc­tor TRUSHKOV

Ígor Vasí­lie­vich, la pri­me­ra pre­gun­ta que le for­mu­le será bas­tan­te gene­ral, debi­do a la par­ti­cu­la­ri­dad espe­cí­fi­ca de las con­di­cio­nes bie­lo­rru­sas exis­ten­tes para la acti­vi­dad del Par­ti­do Comu­nis­ta de Bie­lo­rru­sia, y para la com­pren­sión por par­te de nues­tros lec­to­res de las con­di­cio­nes en las que tra­ba­ja. Aquí va la pre­gun­ta: ¿qué lugar ocu­pa el PCB en el sis­te­ma polí­ti­co del país?

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Bie­lo­rru­sia se encuen­tra hoy diga­mos en una situa­ción poco con­ven­cio­nal. Es algo que nin­gu­na teo­ría polí­ti­ca podía pre­ver. Por una par­te, tene­mos a nues­tros repre­sen­tan­tes en los órga­nos tan­to del poder legis­la­ti­vo como del eje­cu­ti­vo.

-Cier­ta­men­te han de saber nues­tros lec­to­res, que el cama­ra­da Kár­pen­ko no sólo es el pri­mer secre­ta­rio del Par­ti­do Comu­nis­ta Bie­lo­rru­sia, sino que es a su vez vice­al­cal­de de la capi­tal, es decir que for­ma par­te del poder eje­cu­ti­vo del esta­do bie­lo­rru­so. Pero siga­mos hablan­do de la situa­ción del PCB.

Sin embar­go no ocu­pa­mos una posi­ción domi­nan­te ni en una ni en otra rama del poder. Por un lado somos el úni­co par­ti­do polí­ti­co que está repre­sen­ta­do en el par­la­men­to, pero por otro esta­mos en cla­ra mino­ría, pues­to que la mayo­ría de los dipu­tados son gen­te sin par­ti­do. Es una sin­gu­la­ri­dad de Bie­lo­rru­sia. No tene­mos esta­tus de par­ti­do gober­nan­te, ni tene­mos la posi­bi­li­dad, ni el dere­cho a lle­var a la prác­ti­ca nues­tro pro­gra­ma como par­ti­do a esca­la esta­tal. Sin embar­go, sí tene­mos la posi­bi­li­dad no solo de expre­sar nues­tra opi­nión sobre los temas cla­ve del desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co, sino de influir en las deci­sio­nes que se adop­tan. En las elec­cio­nes al par­la­men­to, a los soviets loca­les y de las pre­si­den­cia­les nos pre­sen­ta­mos en una amplia coa­li­ción con las fuer­zas patrió­ti­cas de izquier­da. Apar­te de otros con­di­cio­na­mien­tos, ello nos per­mi­te hacer fren­te a las fuer­zas de la dere­cha, a la deno­mi­na­da opo­si­ción, quie­nes uti­li­zan­do el dine­ro y el res­pal­do de sus patro­ci­na­do­res occi­den­ta­les, inten­tan apar­tar al país del cur­so de desa­rro­llo con orien­ta­ción social que se ha fija­do. Un camino que fue ele­gi­do por el pue­blo de Bie­lo­rru­sia en un refe­rén­dum.

Noso­tros decla­ra­mos abier­ta­men­te que nues­tro par­ti­do res­pal­da al Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia, Ale­xán­der Gri­gó­re­vich Lukashen­ko, pues­to que con­si­de­ra­mos que el cur­so polí­ti­co y social que lle­va, nos es muy pró­xi­mo tan­to en espí­ri­tu como en obje­ti­vos. Si ana­li­za­mos aten­ta­men­te dicho cur­so y el pro­gra­ma de desa­rro­llo socio eco­nó­mi­co, que se aprue­ba por quin­que­nios, es fácil cons­ta­tar que es cer­cano a las prin­ci­pa­les pro­pues­tas del pro­gra­ma del PCB. Ade­más hay que decir, que noso­tros toma­mos par­te acti­va en el deba­te y en la pro­duc­ción de los pla­nes quin­que­na­les de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co.

En el 2015 están pre­vis­tas unas nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Antes de las mis­mas el Pre­si­den­te ha de con­vo­car a una ya tra­di­cio­nal Asam­blea, que de algún modo recuer­da a los Con­gre­sos del PCUS. Allí rin­de cuen­tas por el tra­ba­jo hecho duran­te el quin­que­nio y pre­sen­ta su pro­nós­ti­co para el desa­rro­llo futu­ro del país duran­te el siguien­te plan quin­que­nal, don­de serán fija­dos los méto­dos de cum­pli­mien­to de los pla­nes pro­yec­ta­dos. Noso­tros vamos a tomar par­te en el deba­te y apro­ba­ción del pro­gra­ma eco­nó­mi­co. Los dele­ga­dos a esa Asam­blea son ele­gi­dos en sus terri­to­rios, inclui­dos los repre­sen­tan­tes de nues­tro par­ti­do. La dele­ga­ción del PCB toma­rá par­te acti­va en el deba­te de los pro­gra­mas que pre­sen­ta­rá el pre­si­den­te.

-¿El PCB se limi­ta a pre­sen­tar enmien­das, com­ple­men­tar y hacer obser­va­cio­nes o su apor­ta­ción es más con­cep­tual?

Nues­tro par­ti­do está aho­ra desa­rro­llan­do nues­tro pro­gra­ma de desa­rro­llo eco­nó­mi­co. En él que­re­mos expo­ner la posi­ción del PCB en temas como las socie­da­des anó­ni­mas, los tra­ba­ja­do­res autó­no­mos y la regu­la­ción esta­tal de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos. En el pro­gra­ma polí­ti­co del par­ti­do no se habla sufi­cien­te­men­te de una cues­tión tan trans­cen­den­te para el país y el pue­blo tra­ba­ja­dor, como son las rela­cio­nes de mer­ca­do y los lími­tes en su apli­ca­ción. Qui­sié­ra­mos tam­bién que en la UPC-PCUS y en el movi­mien­to comu­nis­ta inter­na­cio­nal, apor­ta­sen su visión exper­ta a dicho docu­men­to. En con­cre­to en la par­te que afec­ta a la inter­pre­ta­ción ideo­ló­gi­ca de la par­ti­cu­la­ri­dad de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y de las rela­cio­nes polí­ti­cas y socia­les en Bie­lo­rru­sia.

¿Qué pode­mos espe­rar ante la pró­xi­ma cam­pa­ña a las elec­cio­nes de pre­si­den­te, des­de la sin­gu­la­ri­dad pro­pia del PCB?

Tene­mos pesa­do antes de las elec­cio­nes cele­brar nues­tro Con­gre­so, en el que fija­re­mos la tác­ti­ca de nues­tra par­ti­ci­pa­ción en la cam­pa­ña elec­to­ral que tene­mos por delan­te. Antes del XXXV con­gre­so de la UPC-PCUS, tuvo lugar el pleno del CC del Par­ti­do Comu­nis­ta, en el que se eli­gie­ron a los dele­ga­dos de nues­tro par­ti­do al Con­gre­so. En ese pleno tam­bién se tocó el tema de con­vo­car el con­gre­so antes de las pre­si­den­cia­les. En ese sen­ti­do, se abor­dó en el CC nues­tra pos­tu­ra en rela­ción a la can­di­da­tu­ra a pre­si­den­te de Bie­lo­rru­sia des­de el PCB. Lógi­ca­men­te, la deci­sión defi­ni­ti­va la ha de adop­tar el con­gre­so, pero la pos­tu­ra del CC es la de no pro­mo­ver a un can­di­da­to pro­pio como PCB, a fin de res­pal­dar la can­di­da­tu­ra de A.G. Lukashen­ko. Esta­mos aho­ra man­te­nien­do con­sul­tas con todas las fuer­zas polí­ti­cas, intere­sa­das en man­te­ner el actual cur­so eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Con­fia­mos en que se pue­da con­for­mar un poten­te blo­que patrió­ti­co. El par­ti­do ya ha comen­za­do a tra­ba­jar acti­va­men­te en la pre­pa­ra­ción del Con­gre­so.

-Sin embar­go es lógi­co pre­su­po­ner que no solo los comu­nis­tas y demás par­ti­da­rios de man­te­ner el cur­so actual y con­si­guien­te­men­te al pre­si­den­te Lukashen­ko, se han comen­za­do a pre­pa­rar. Segu­ra­men­te los adver­sa­rios polí­ti­cos se mues­tran tan­to o más acti­vos, ¿no es así?

Ellos tam­bién han comen­za­do a pre­pa­rar­se para las elec­cio­nes, que se cele­bra­rán pro­ba­ble­men­te el pró­xi­mo oto­ño, no más tar­de de noviem­bre de 2015. Por aho­ra tene­mos moti­vos para mos­trar­nos satis­fe­chos de cómo les van las cosas a los adver­sa­rios del cur­so actual, o lo que es lo mis­mo, a los par­ti­da­rios de un giro radi­cal hacia la omni­po­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da. Por aho­ra no hay uni­dad en sus filas. No se ponen de acuer­do para ele­gir a un can­di­da­to uni­ta­rio en repre­sen­ta­ción de las fuer­zas de la dere­cha libe­ral, ya que las con­tra­dic­cio­nes inter­nas están des­ga­rran­do a los par­ti­da­rios de un cur­so bur­gués. En su coa­li­ción están agru­pa­dos los social­de­mó­cra­tas, los con­ser­va­do­res, los libe­ra­les mer­can­ti­lis­tas, los libe­ral demó­cra­tas, los anti­guos comu­nis­tas del par­ti­do de Kal­ya­kin (que se deno­mi­nan Par­ti­do Bie­lo­rru­so de la Izquier­da, “Mun­do Jus­to”). En gene­ral esta coa­li­ción recuer­da más al chis­te sobre la cule­bra y el eri­zo, de cuyo enla­ce salen 100 metros de alam­bre de espino. En los pro­gra­mas de la mayo­ría de esas orga­ni­za­cio­nes pre­do­mi­na el libe­ra­lis­mo, aun­que en las elec­cio­nes se pre­sen­tan con lemas de izquier­da.

Apar­te de las con­tra­dic­cio­nes ideo­ló­gi­cas en la cam­pa­ña elec­to­ral va a jugar su papel la insig­ni­fi­can­cia en núme­ro de la opo­si­ción prooc­ci­den­tal. Por ejem­plo, el par­ti­do de Kal­ya­kin en Minsk solo está pre­sen­te en uno de los dis­tri­tos. Algo simi­lar vemos en otros par­ti­dos de la dere­cha. Pero están crean­do nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les. Para for­mar­las no se nece­si­tan más que diez socios fun­da­do­res. Los pro­mo­to­res por regla gene­ral sue­len ser casi siem­pre los mis­mos. Así se gene­ra la ilu­sión de que son una infi­ni­dad de estruc­tu­ras las que se mues­tran con­tra­rias al cur­so de Lukashen­ko. Pero esa apa­rien­cia, apar­te de ilu­so­ria, no ayu­da a defi­nir­se con una can­di­da­tu­ra úni­ca. Mien­tras, Occi­den­te les ha dicho cla­ra­men­te, que solo está dis­pues­to a finan­ciar­les en caso de que haya una can­di­da­tu­ra úni­ca. Para ello se están pro­du­cien­do infi­ni­dad de encuen­tros, con­sul­tas y semi­na­rios, para lo cual se van sobre todo a Vil­na (Lituania).Pero ni aun así han con­se­gui­do vía libre en su finan­cia­ción. Reco­noz­co que en eso tam­bién hemos teni­do algo que ver: en cada oca­sión que tene­mos la opor­tu­ni­dad de encon­trar­nos con par­la­men­ta­rios y polí­ti­co euro­peos, les pre­gun­ta­mos qué nece­si­dad tie­nen las estruc­tu­ras euro­peas de estar finan­cian­do a la “quin­ta colum­na” bie­lo­rru­sa. Ya que en Euro­pa tie­nen tan­to dine­ro sobran­te y lo quie­ren inver­tir en Bie­lo­rru­sia, noso­tros esta­mos dis­pues­tos a reci­bir­lo para cons­truir con ello nue­vos hos­pi­ta­les, escue­las y guar­de­rías.

Los acon­te­ci­mien­tos en Ucra­nia influ­yen en la situa­ción polí­ti­ca en Bie­lo­rru­sia, a muchos se les ha caí­do la ven­da de los ojos. Has­ta los más furi­bun­dos opo­si­to­res reco­no­cen que aquí es impo­si­ble un “euro­mai­dán”, y la pobla­ción dice que no lo nece­si­ta en abso­lu­to.

¿Pero en los pro­ce­sos polí­ti­cos siem­pre se deja sen­tir la impron­ta de la eco­no­mía?

Sí, más aun si pen­sa­mos que la eco­no­mía bie­lo­rru­sa está orien­ta­da a la expor­ta­ción: en el 2011 el gobierno ruso adop­tó la deci­sión de redu­cir las impor­ta­cio­nes de nues­tro país. Ese fue un duro gol­pe, que nos obli­gó a bus­car nue­vos mer­ca­dos en los que dar sali­da a nues­tra pro­duc­ción. Hoy hemos logra­do esta­ble­cer bue­nas rela­cio­nes con los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na.

Dicho de otro modo, los repe­ti­dos inten­tos, inclu­yen­do los que par­tían del actual gobierno de la Fede­ra­ción Rusa, de estran­gu­lar eco­nó­mi­ca­men­te a Bie­lo­rru­sia han ter­mi­na­do en fias­co. “Prav­da” y sus lec­to­res desean de cora­zón que así siga sien­do en ade­lan­te. Pero la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, a fin de cuen­tas, vie­ne deter­mi­na­da por el carác­ter de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. ¿Cómo son esas fuer­zas en la Bie­lo­rru­sia actual?

Es una pre­gun­ta que los perio­dis­tas me hacen a menu­do. Bus­que­mos hoy la res­pues­ta jun­tos: yo lo ana­li­za­ré con los ojos de un polí­ti­co y usted con los de un filó­so­fo.

Enton­ces empe­ce­mos por las rela­cio­nes de pro­pie­dad.

La legis­la­ción de Bie­lo­rru­sia espe­ci­fi­ca que el sub­sue­lo, la tie­rra, los prin­ci­pa­les sec­to­res de la eco­no­mía, como el ener­gé­ti­co, el sis­te­ma de trans­por­tes, las prin­ci­pa­les indus­trias, de las que depen­de el esta­do de la eco­no­mía, solo pue­den estar bajo pro­pie­dad públi­ca. En la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia se dice que esta­mos cons­tru­yen­do un Esta­do social con eco­no­mía de mer­ca­do. Esa es la res­pues­ta ofi­cial a la pre­gun­ta. ¿Y cuál es su opi­nión?

El con­cep­to de “Esta­do social” no apor­ta nada, ya que esa com­bi­na­ción de pala­bras apa­re­ció como una alter­na­ti­va pro­pa­gan­dís­ti­ca al Esta­do socia­lis­ta. Usted sabe mejor que yo, que con ese bri­llan­te envol­to­rio de bom­bo­nes, los ideó­lo­gos de la social­de­mo­cra­cia de des­pués de la gue­rra inten­ta­ron escon­der el esta­do bur­gués. La Fede­ra­ción de Rusia, si aten­de­mos a lo que dice su Cons­ti­tu­ción, tam­bién es un esta­do de dere­cho. Pero ni usted, ni yo, ni nues­tros corre­li­gio­na­rios comu­nis­tas pode­mos enga­ñar­nos a ese res­pec­to. La Rusia Yel­tsino-puti­nis­ta, es el Esta­do de la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo. El pleno del CC del PCFR con­fir­mó que en él el bas­tón de man­do está en manos del capi­tal com­pra­dor, oli­gár­qui­co y reac­cio­na­rio. Des­de el pun­to de vis­ta de las rela­cio­nes de pro­duc­ción, Bie­lo­rru­sia se dife­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de Rusia.

Pero al mis­mo tiem­po, afir­mar que la Bie­lo­rru­sia actual está hoy cons­tru­yen­do el socia­lis­mo tam­bién sería fal­tar a la ver­dad; Aun­que las dife­ren­cias del sis­te­ma de res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo, no solo es que sean aquí sig­ni­fi­ca­ti­vas, sino se podría decir que son radi­ca­les. Vamos por un camino mucho más cer­cano al socia­lis­ta, que en los demás paí­ses del espa­cio post­so­vié­ti­co.

Igor Vasí­lie­vich, creo que es usted dema­sia­do modes­to.

A menu­do tene­mos que oír que la Bie­lo­rru­sia actual está cons­tru­yen­do el socia­lis­mo. Pero los comu­nis­tas bie­lo­rru­sos por aho­ra no creen que eso sea así. El pre­si­den­te no dice en nin­gún lado que este­mos cons­tru­yen­do el socia­lis­mo. En nin­gún sitio, en nin­gún pro­gra­ma esta­tal se afir­ma tal cosa. Sin embar­go, si ana­li­za­mos los pro­gra­mas de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co, que se aprue­ben para el siguien­te quin­que­nio, vere­mos que son muy simi­la­res a las posi­cio­nes pro­gra­má­ti­cas del PCB.

En pri­mer lugar, el Esta­do bie­lo­rru­so, de un modo sig­ni­fi­ca­ti­vo, regu­la los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos. En segun­do lugar lle­va­mos a cabo una pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca. En ter­cer lugar, el esta­do hoy esta­ble­ce cla­ra­men­te los meca­nis­mos que regu­lan la dis­tri­bu­ción del valor aña­di­do, que tam­bién se pro­du­ce en las empre­sas de titu­la­ri­dad públi­ca. ¿Dón­de va esa plus­va­lía? A pro­yec­tos socia­les, en con­cre­to a la salud de los niños, mejo­rar la salud de la pobla­ción etc. Hoy tene­mos en una serie de empre­sas sus pro­pios sana­to­rios, bal­nea­rios, cen­tros depor­ti­vos.

Ese es otro de los jero­glí­fi­cos que pre­sen­ta Bie­lo­rru­sia: eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da bajo dife­ren­tes for­mas de pro­pie­dad. La esta­dís­ti­ca ofi­cial de Bie­lo­rru­sia ase­gu­ra que en el país es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo el sec­tor pri­va­do en la indus­tria. ¿Cómo se pue­de adop­tar la pla­ni­fi­ca­ción de la eco­no­mía en esas con­di­cio­nes?

Eso tam­bién for­ma par­te de las sin­gu­la­ri­da­des de Bie­lo­rru­sia. Pero no me refie­ro al hecho de que el esta­do esta­blez­ca pla­nes para los pro­pie­ta­rios pri­va­dos, sino en la esta­dís­ti­ca. Pon­ga­mos por caso la empre­sa “Inte­gral”, que visi­tó una par­te de la dele­ga­ción de los dele­ga­dos del XXXV Con­gre­so de la UPC-PCUS, cele­bra­do en noviem­bre en la capi­tal bie­lo­rru­sa. Esa una socie­dad anó­ni­ma en la que el 100% de las accio­nes per­te­ne­cen al esta­do. Pero por cuan­to jurí­di­ca­men­te es una S.A., en todas las esta­dís­ti­cas pasa por empre­sa pri­va­da: es una de las par­ti­cu­la­ri­da­des de nues­tra legis­la­ción.

No es algo que se haya hecho como picar­día, sino por con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas. Bie­lo­rru­sia nece­si­ta de inver­sio­nes y si apa­re­ce un inver­sor dis­pues­to a inver­tir en “Inte­gral”, nues­tra reac­ción ante esa ini­cia­ti­va será posi­ti­va. Sin embar­go el inver­sor pri­va­do no tie­ne dere­cho a inver­tir en una empre­sa públi­ca. Por eso se lle­vó a cabo el accio­na­ria­do de “Inte­gral”. Eso le da dere­cho a atraer al capi­tal pri­va­do, en una pro­por­ción que pue­de ser del 5%, del 10% o del 15%. Pero al bus­car inver­sión pri­va­da esta­ble­ce­mos una serie de con­di­cio­nes. En pri­mer lugar debe aco­me­ter obli­ga­to­ria­men­te la moder­ni­za­ción de la empre­sa. En segun­do lugar no se per­mi­te la seg­men­ta­ción de la empre­sa y su reven­ta por par­tes. La empre­sa debe seguir fun­cio­nan­do, mejo­ran­do sus indi­ca­do­res pro­duc­ti­vos y socio-eco­nó­mi­cos. Hay un férreo con­trol esta­tal, inclu­si­ve pre­si­den­cial, que vela per­ma­nen­te­men­te por el cum­pli­mien­to de esas limi­ta­cio­nes.

Cier­ta­men­te su sec­tor pri­va­do resul­ta intere­san­te. Hace un par de años, en oto­ño, tuve la opor­tu­ni­dad de reco­rrer el tra­yec­to de Brest a Minsk, den­tro de una dele­ga­ción de perio­dis­tas. Visi­ta­mos varias empre­sas del sec­tor pri­va­do. Una fábri­ca de jugue­tes era una empre­sa pri­va­da clá­si­ca. Mien­tras que una indus­tria made­re­ra auto­ma­ti­za­da, resul­ta­ba intere­san­te no solo des­de el pun­to de vis­ta de la tec­no­lo­gía de van­guar­dia, sino por la diná­mi­ca de las rela­cio­nes de pro­duc­ción. El inge­nie­ro jefe nos con­tó que cuan­do comen­za­ron a cons­truir la empre­sa, al Esta­do le per­te­ne­cían solo el 16% de las accio­nes, mien­tras que aho­ra le per­te­ne­cen el 84%. Pero no había habi­do nin­gu­na nacio­na­li­za­ción. Al con­tra­rio, el esta­do había ayu­da­do a los pro­pie­ta­rios, otor­gán­do­les cré­di­tos sin intere­ses, que se pagaban…en accio­nes. Por eso en el momen­to que arran­có la explo­ta­ción de la empre­sa había varia­do tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la estruc­tu­ra de pro­pie­ta­rios. Pero la fábri­ca se cons­tru­yó en un tiem­po record. ¿Sig­ni­fi­ca eso que las socie­dad de accio­nis­tas con un paque­te de con­trol esta­tal son algo habi­tual?

Por supues­to. En las rela­cio­nes de pro­pie­dad en Bie­lo­rru­sia se dejó sen­tir posi­ti­va­men­te que no segui­mos el camino de las pri­va­ti­za­cio­nes sal­va­jes. El Esta­do regu­la acti­va­men­te los pro­ce­sos socia­les. Aun­que des­de fue­ra nos están inten­tan­do impo­ner per­ma­nen­te­men­te el mode­lo libe­ral, ase­gu­ran­do que nece­si­ta­mos el libre mer­ca­do, que él solo lo regu­la­rá todo. Pero noso­tros enten­de­mos que afir­ma­cio­nes pare­ci­das repre­sen­tan un enga­ño común. Solo hay que ver lo que pasa en los EEUU. Si allí el Esta­do ha dicho que hay que “intro­du­cir san­cio­nes con­tra Rusia, que no se pue­de comer­ciar con ella”, nin­gu­na empre­sa le bus­ca­rá tres pies al gato. Todos cum­pli­rán las exi­gen­cias del Esta­do.
Es una regu­la­ción esta­tal evi­den­te del pro­ce­so eco­nó­mi­co. Pero nadie acu­sa­rá a los EEUU de que allí no hay libre mer­ca­do.

Enton­ces no pode­mos decir que la regu­la­ción eco­nó­mi­ca por sí mis­ma sea un sín­to­ma sig­ni­fi­ca­ti­vo del socia­lis­mo.

La Repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia, está más cer­ca del mode­lo socia­lis­ta, por­que hemos con­ser­va­do den­tro el sec­tor públi­co los prin­ci­pa­les sec­to­res eco­nó­mi­cos. La tie­rra aquí no pue­de ser obje­to de com­pra­ven­ta. Solo se pue­de adqui­rir como pro­pie­dad pri­va­da cuan­do va des­ti­na­da a la cons­truc­ción de una vivien­da, una “dacha”, un huer­to. Ade­más no pue­de exce­der de las 25 “sot­ka” (cen­té­si­mas de hec­tá­rea). Hay otras limi­ta­cio­nes, como que el pro­pie­ta­rio no pue­da des­pués ven­der­la para otro uso, como pon­ga­mos por caso, una gaso­li­ne­ra.
Cuan­do se tra­ta de la explo­ta­ción de la tie­rra, bien se entre­ga en usu­fruc­to, bien se arrien­da a lar­go pla­zo. Los libe­ra­les lógi­ca­men­te nos ata­can por esto. Pero es algo evi­den­te que el futu­ro está en la pro­duc­ción de las gran­des hacien­das agrí­co­las.

Recien­te­men­te estu­ve en Mol­da­via. Cuan­do ves los cam­pos, obser­vas que a las par­ce­las que están sem­bra­das le suce­den otras aban­do­na­das. Resul­ta que allí sí repar­tie­ron la tie­rra, la pri­va­ti­za­ron. Hay quien se pue­de per­mi­tir com­prar un trac­tor, con­tra­tar tra­ba­ja­do­res, tra­ba­jar su lote, mien­tras que hay otros que no pue­den per­mi­tir­se eso. Y comien­zan los pro­ble­mas socia­les: es impres­cin­di­ble una gran pro­duc­ción agrí­co­la, pero la par­ce­la­ción lo impi­de. En Bie­lo­rru­sia la tie­rra no ha sido obje­to de com­pra­ven­ta, por eso no tene­mos ese pro­ble­ma. Aquí no solo hemos con­ser­va­do los “kol­jo­ses” y demás gran­des empre­sas agro­pe­cua­rias, sino que las hemos moder­ni­za­do mucho. En cuan­to a las gran­jas, tam­bién exis­ten en Bie­lo­rru­sia, pero están obli­ga­das a dedi­car la tie­rra a la pro­duc­ción agra­ria. Por eso Bie­lo­rru­sia está más cer­ca de la vía socia­lis­ta de desa­rro­llo.

Bueno, Ígor Vasí­lie­vich, pues ya nos ha expli­ca­do cómo es la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca de la Bie­lo­rru­sia actual. Tam­bién tuvo que expe­ri­men­tar ese movi­mien­to hacia atrás, hacia la pro­pie­dad pri­va­da, pero Bie­lo­rru­sia se detu­vo a tiem­po. El sabio pue­blo de Bie­lo­rru­sia, enca­be­za­do por A.G. Lukashen­ko, no per­mi­ti­rá la com­ple­ta res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo. El país no se ha arro­ja­do a los bra­zos del capi­ta­lis­mo, aun­que su orde­na­mien­to, como con­si­de­ra el Par­ti­do Comu­nis­ta de Bie­lo­rru­sia, ya no es socia­lis­ta. Y entre el capi­ta­lis­mo y el socia­lis­mo, como fun­da­men­ta­ron Marx y Engels, es inevi­ta­ble el perio­do de tran­si­ción. En ese esta­dio es en el que se encen­tra la Repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia. En ese mis­mo esta­dio de desa­rro­llo que diga­mos la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na o la Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Viet­nam. En la Bie­lo­rru­sia de hoy está muy pre­sen­te el modo de vida socia­lis­ta. La pro­duc­ción de peque­ños bie­nes jue­ga un papel impor­tan­te, han apa­re­ci­do ele­men­tos capi­ta­lis­tas. Podría decir­se que una par­te de las empre­sas de titu­la­ri­dad públi­ca se rigen por las reglas del capi­ta­lis­mo de esta­do. Es en resu­men el baga­je clá­si­co de mode­los eco­nó­mi­cos para el perio­do de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo. En ellos fijó su aten­ción Vla­dí­mir I. Lenin. Entre ellos hay una “coexis­ten­cia pací­fi­ca” en la que los ele­men­tos más pola­ri­za­dos, den­tro de ese abra­zo pací­fi­co, están dis­pues­tos a estran­gu­lar a su opo­nen­te.

Habría que pen­sar sobre esa defi­ni­ción. Pero el hecho de que vivi­mos en con­di­cio­nes de lucha de cla­ses, es algo evi­den­te para cual­quier comu­nis­ta bie­lo­rru­so.

Pero vaya­mos, sin poner en duda que no hay nada más prác­ti­co que la teo­ría, al terreno de la prác­ti­ca. ¿Cómo se garan­ti­za esa liga­zón entre su par­ti­do y la cla­se obre­ra, los colec­ti­vos labo­ra­les?

Aquí tam­bién tene­mos nues­tras con­tra­dic­cio­nes. Por ejem­plo: en la fábri­ca de trac­to­res de Minsk, el encar­ga­do del taller ha crea­do una célu­la del par­ti­do. Pero eso no sig­ni­fi­ca que fun­cio­ne direc­ta­men­te en los talle­res de la fábri­ca, aun­que una a los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa. Tie­ne su sede, diga­mos, en el Cen­tro Cívi­co.

¿Se refie­re a que aun­que for­mal­men­te la orga­ni­za­ción sea de la empre­sa, se orga­ni­za terri­to­rial­men­te, aun­que en ella pre­do­mi­nen los tra­ba­ja­do­res de una empre­sa deter­mi­na­da? ¿Le he enten­di­do bien?

Correc­to. Está regis­tra­da como una orga­ni­za­ción terri­to­rial, aun­que noso­tros la lla­me­mos “Trac­to­ra­fa­bril”, ya que influ­ye nota­ble­men­te en la vida de esa empre­sa, en el esta­do de áni­mo de los tra­ba­ja­do­res de la mis­ma. Nos toca bus­car el modo que nos per­mi­ta a los comu­nis­tas estar más cer­ca de la cla­se obre­ra, para cono­cer mejor sus intere­ses, pero al mis­mo tiem­po ade­cuar­nos a la legis­la­ción que rige para los 15 par­ti­dos polí­ti­cos que están regis­tra­dos en la Repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia. Esa for­ma de orga­ni­zar las agru­pa­cio­nes de base, a la que me he refe­ri­do, es la que nos per­mi­te hoy, resol­ver los desa­fíos que enfren­ta el par­ti­do. ES una for­ma que por aho­ra no fre­na la par­ti­ci­pa­ción del par­ti­do en aque­llos pro­ce­sos, que van a deter­mi­nar la orien­ta­ción del desa­rro­llo socio-eco­nó­mi­co de nues­tro país.

Pien­so que esta expe­rien­cia será útil para el Par­ti­do Comu­nis­ta de la Fede­ra­ción Rusa.

Títu­lo ori­gi­nal “Vec­tor bie­lo­rru­so”

http://www.gazeta-pravda.ru/index.php/nomera-gazet/item/3078-белорусский-вектор

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *