Pode­mos, nue­vo títe­re del gran capi­tal y de la dere­cha espa­ño­la más ran­cia- Marat

1.-Del obje­ti­vo com­par­ti­do entre el San­tan­der y Pode­mos al direc­ti­vo de “la chis­pa de la vida” res­pal­dan­do al par­ti­do de la ale­gría, pasan­do por la pare­ja del año 2014 Loma­na-Mone­de­ro:

Hace algún tiem­po ven­go seña­lan­do en varios artícu­los que Pode­mos es la res­pues­ta que el capi­ta­lis­mo espa­ñol nece­si­ta ante el ago­ta­mien­to del cré­di­to polí­ti­co de los par­ti­dos de la alter­nan­cia (PSOE, PP), enten­dien­do que el PP vie­ne a ser here­de­ro no sólo de AP, su matriz polí­ti­ca, sino de la UCD, la dere­cha que pro­ta­go­ni­zó los dos pri­me­ros gobier­nos de la tran­si­ción polí­ti­ca.

La pri­me­ra pis­ta de que el capi­tal apos­ta­ría por Pode­mos como una de las patas de recam­bio gat­to­par­diano del sis­te­ma de par­ti­dos espa­ñol la dio la nue­va Pre­si­den­ta del Ban­co San­tan­der, Ana Patri­cia Botín, dan­do paso a un con­ti­nuum de para­bie­nes empre­sa­ria­les que no se ha dete­ni­do has­ta el día de hoy. No quie­ro ser repe­ti­ti­vo res­pec­to al enun­cia­do de bue­nas inten­cio­nes capi­ta­lis­tas hacia la for­ma­ción del Círcu­lo pero, si usted lec­tor desea cono­cer quié­nes han sido los pri­me­ros en pro­nun­ciar un posi­cio­na­mien­to favo­ra­ble a la mis­ma, tie­ne a su dis­po­si­ción un artícu­lo mío del mes de Noviem­bre de 2014 titu­la­do “Pode­mos, la rue­da de repues­to del capi­ta­lis­mo, votó a su macho alfa”.
Reco­mien­do su lec­tu­ra por­que el núme­ro y las cre­den­cia­les capi­ta­lis­tas de los ami­gos empre­sa­ria­les de Pode­mos es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo.

“Tem­pus fugit”.
La velo­ci­dad con la que se desa­rro­llan los acon­te­ci­mien­tos en perío­dos his­tó­ri­cos con­vul­sos ha hecho que ese lis­ta­do de padri­nos de los pode­mi­tas haya que­da­do ya inevi­ta­ble­men­te des­fa­sa­do, habién­do­se de aña­dir otros muchos.

El Pre­si­den­te de Rep­sol, uno de los pode­res empre­sa­ria­les más impor­tan­tes del país, Anto­nio Bru­fau, se mani­fes­ta­ba en los pri­me­ros días del pasa­do mes de Diciem­bre a favor de “des­dra­ma­ti­zar la posi­ble lle­ga­da al poder de Pode­mos”. Y a tal obje­to apun­ta­ba que “se han vis­to dos pro­gra­mas de Pode­mos dife­ren­tes, uno de cor­te boli­va­riano y otro de cor­te nór­di­co, más mode­ra­do”. Y aca­ba­ba seña­lan­do: “si al final gana Pode­mos, habrá que con­ven­cer o expli­car a los diri­gen­tes del par­ti­do cuá­les son las rece­tas que fun­cio­nan en todo el mun­do”. En Pode­mos lo saben, señor Bru­fau. Por eso encar­ga­ron ese refri­to mini­key­ne­siano de bue­nas inten­cio­nes a los teno­res de la social­de­mo­cra­cia ver­gon­zan­te Juan Torres y Vice­nç Nava­rro.

Más recien­te­men­te algu­nos de los gran­des empre­sa­rios del Ibex 35, entre los que se encues­tran Fer­nan­do Fer­nán­dez Tapias, Flo­ren­tino Pérez, José Manuel Entre­ca­na­les o Juan Miguel Villar Mir, mos­tra­ban su inte­rés en man­te­ner un encuen­tro con Pablo Igle­sias y la direc­ción de Pode­mos. El líder de esta for­ma­ción ya les había envia­do un men­sa­je a tra­vés de Jor­di Évo­le y su pro­gra­ma “Sal­va­dos”, en el que hace unos meses fue entre­vis­ta­do al afir­mar que no se había pro­du­ci­do nin­gu­na lla­ma­da por par­te de repre­sen­tan­tes empre­sa­ria­les o finan­cie­ros del gran capi­tal: “No ha ocu­rri­do toda­vía, ni para inten­tar com­prar­me siquie­ra. Ni para hablar”.
La últi­ma vez que los empre­sa­rios del Ibex 25 se reu­nie­ron con Zapa­te­ro en Mon­cloa éste impul­só los mayo­res recor­tes de dere­chos socia­les de su gobierno y meses más tar­de plan­teó la refor­ma del artícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción que con­sa­gra­ba la prio­ri­dad de hon­rar la deu­da públi­ca espa­ño­la por enci­ma de cual­quier con­si­de­ra­ción social del gas­to del Esta­do y sus admi­nis­tra­cio­nes.

No quie­ro olvi­dar­me de Mar­cos de Quin­to, el empre­sa­rio Coca-Cole­ro que se ha con­ver­ti­do en el núme­ro 3 de la mar­ca del jara­be USA a nivel mun­dial hacien­do méri­tos a base de des­pi­dos de los tra­ba­ja­do­res de la mar­ca en Espa­ña, de la que ha sido Pre­si­den­te, y de agre­sio­nes ver­ba­les en las redes socia­les a los sin­di­ca­lis­tas que tra­ba­jan en la mar­ca, el cual ha mos­tra­do una nota­ble sim­pa­tía por los pode­mi­tas y ha sali­do reite­ra­da­men­te en su defen­sa, agra­de­cien­do al par­ti­do del señor Igle­sias sus des­ve­los rege­ne­ra­do­res de la polí­ti­ca espa­ño­la. El señor de Quin­to decla­ra­ba no hace mucho que “Hay un inte­rés muy gran­de en tra­tar de encon­trar algo sucio, lo que sea, con­tra la gen­te de Pode­mos.”.
El señor de Quin­to recuer­da al fiel pode­mi­ta que, con un com­por­ta­mien­to pro­pio de sec­ta, se nie­ga a admi­tir que exis­ta ese algo sucio en Pode­mos. Lo cier­to es que Inter­net es una gran heme­ro­te­ca y demues­tra cada día que lo sucio en ese par­ti­do no es “algo” sino muchos algos. Y eso sin tener aún un solo con­ce­jal. El señor de Quin­to sabe muy bien lo que cabe espe­rar de Pode­mos: “Yo creo que si gana Pode­mos la gen­te va a seguir bebien­do Coca-Cola”.
Cons­cien­te de que qui­zá no se le había enten­di­do bien, acla­ró lo que que­ría decir con esa fra­se con dos afir­ma­cio­nes que des­pe­jan la duda inclu­so a los más inge­nuos:

“Vamos a seguir aquí en Espa­ña y no hay nin­gún tipo de plan B por si gana Pode­mos”

“Yo el otro día col­gué un tuit con la famo­sa foto de la tor­ti­lla de Yáñez, Feli­pe Gon­zá­lez, Cha­ves y Alfon­so Gue­rra. Sal­vo por los pan­ta­lo­nes, que eran de pata de ele­fan­te, veo muchas simi­li­tu­des entre aque­llos jóve­nes socia­lis­tas y Pode­mos. Con el tiem­po, el PSOE tuvo una gran capa­ci­dad de adap­ta­ción y si eso le ocu­rre a Pode­mos, en caso de tocar poder, la gen­te les per­de­ría el mie­do”

Y si los gran­des empre­sa­rios mani­fies­tan sus incli­na­cio­nes hacia Pode­mos, éste no es des­agra­de­ci­do hacia sus padri­nos y mues­tra sig­nos de apro­xi­ma­ción hacia le jet set del papel couché, como en su día hizo Miguel Boyer, casan­do con dama fili­pi­na de ali­ca­ta­dos baños. El señor Mone­de­ro ha hecho su peque­ño sacri­fi­cio inti­man­do con la cele­brity Car­men Loma­na, hija de ban­que­ro y viu­da de millo­na­rio, que se le ofre­ce a plan­char­le media doce­na de cami­sas para que vaya a las tele­vi­sio­nes “nique­lao”.
Más recien­te­men­te el señor Mone­de­ro comió ros­cón de Reyes con la seño­ra Loma­na y un selec­to gru­po repre­sen­ta­ti­vo de la dere­cha pijo-capi­ta­lis­ta. Igno­ro si al señor Mone­de­ro le tocó el haba. Sos­pe­cho que la recien­te afi­ción del pro­fe­sor hacia la egip­to­lo­gía y la arqueo­lo­gía se debe a su deseo de pisar las nobles alfom­bras pala­ti­nas del capi­tal, abrién­do­se paso hacia la cas­ta de los pode­ro­sos y demos­tran­do que, aun­que “par­ve­nus”, no deben ser temi­dos por el capi­tal, si dama de tan alta alcur­nia mues­tra sus debi­li­da­des por quien con­si­de­ra “inte­li­gen­te, cáli­do y agra­da­ble”, un Mimo­sín, vamos.
De hecho, esta ten­den­cia hacia las anti­güe­da­des de señor Mone­de­ro pare­ce ser algo más que una mera ini­cia­ti­va de la cúpu­la oli­gár­qui­ca pode­mi­ta para con­ver­tir­se en polí­ti­ca asu­mi­da por la orga­ni­za­ción que rea­li­za ya mer­ca­di­llos soli­da­rios en algu­nos de sus Círcu­los; mer­ca­di­llos, eso sí, más modes­tos que los que mon­ta la seño­ra Loma­na. Ésta los orga­ni­za con men­sa­je navi­de­ño y balan­ce anual inclui­dos, como rei­na de vani­da­des que com­pi­te con Feli­pe VI. La cari­dad que ella lla­ma soli­da­ri­dad la lle­va a sacri­fi­car algu­nas pie­za de su colec­ción de moda para y recau­dar así algu­nos euri­llos para que las madres pobres, que no pue­den cal­zar­se unos cal­cos de Mano­lo Blah­nik como dios man­da, ali­men­ten a su pro­le.

El pro­ce­so de ele­va­ción de Pode­mos a alter­na­ti­va de gobierno ha sido muy poco sutil.
No nece­si­ta­ba ser­lo ni hacía fal­ta mayor disi­mu­lo, dado el bají­si­mo nivel de memo­ria his­tó­ri­ca sobre la tran­si­ción, el des­co­no­ci­mien­to casi abso­lu­ta­men­te gene­ral de cómo se mon­tó a media­dos de la déca­da de los 70 del pasa­do siglo, en tan sólo unos pocos meses, un PSOE prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te, la ausen­cia de cul­tu­ra polí­ti­ca del ciu­da­dano medio espa­ñol, el bom­bar­deo mediá­ti­co para ele­var a este par­ti­do a cate­go­ría de “Gobierno de Sal­va­ción Nacio­nal” y el pan­cis­mo casi abso­lu­to de unas cla­ses socia­les medias y subal­ter­nas cuyas aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas se limi­tan a la revan­cha fren­te a la mayo­ría de los polí­ti­cos y la vuel­ta a los bue­nos años del con­su­mo des­preo­cu­pa­do de masas.

Si a esto le uni­mos el fana­tis­mo men­tal de quie­nes han sido abdu­ci­dos por el men­sa­je de los sal­va­pa­trias y la creen­cia en que para rever­tir los cam­bios que impo­ne el capi­ta­lis­mo bas­ta con la mudan­za de gobierno y algo de movi­li­za­ción en su apo­yo (no mucho, no sea que la cosa se des­ma­dre hacia don­de no se quie­re ir. Lo jus­to para lograr el obje­ti­vo espe­ra­do) el camino está roda­do.
2.-¿Para qué sir­ven los flau­tis­tas de Hame­lín en una cri­sis de las éli­tes polí­ti­cas?:

Vivi­mos momen­tos de expec­ta­ción den­tro del lar­go bucle de la cri­sis capi­ta­lis­ta.
Apa­re­cen sig­nos con­tra­dic­to­rios que mez­clan indi­cios de un perío­do de tími­da recu­pe­ra­ción den­tro del ciclo lar­go depre­si­vo, com­bi­na­dos con otros de signo opues­to, que insis­ten en inmi­nen­tes recaí­das en la sima más pro­fun­da, deri­va­da de nue­vas bur­bu­jas que pron­to esta­lla­rán y de la ralen­ti­za­ción de la eco­no­mía mun­dial.

Nin­gún gobierno que acep­te el jue­go de la “lega­li­dad demo­crá­ti­ca” bur­gue­sa ‑jue­go ins­ti­tu­cio­nal, jue­go legal y, fun­da­men­tal­men­te, jue­go de los mer­ca­dos nacio­na­les e internacionales‑, por “pro­gre­sis­ta” que pre­ten­da ser, está en situa­ción de rever­tir la cri­sis capi­ta­lis­ta como tam­po­co los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les per­di­dos por las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de los paí­ses cen­tra­les del capi­ta­lis­mo que la cura de caba­llo anti­cri­sis les ha supues­to. La pro­pia lega­li­dad bur­gue­sa, que es el de la dic­ta­du­ra del mer­ca­do, con­sa­gra­da por las cons­ti­tu­cio­nes nacio­na­les de los paí­ses capi­ta­lis­tas y por sus apa­ra­tos jurí­di­cos lo impi­de. Si den­tro del res­pe­to a las for­mas de esa lega­li­dad bur­gue­sa, algún par­ti­do en el gobierno inten­ta­se for­zar la situa­ción, lle­gan­do a rea­li­zar polí­ti­cas popu­la­res que pro­te­gie­sen a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y a otros sec­to­res socia­les gol­pea­dos por la cri­sis y revir­tie­sen algu­nas de las medi­das más anti­so­cia­les en mate­ria labo­ral y de pro­tec­ción social y de dere­chos, las fuer­zas del capi­tal, los pode­res fác­ti­cos a su ser­vi­cio, las cloa­cas de Esta­do, las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les, los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les y otros sis­te­mas de “inte­li­gen­cia” pro­vo­ca­rían tal des­es­ta­bi­li­za­ción que harían caer a dicho gobierno como medi­da menos trau­má­ti­ca o pro­vo­ca­rían un gol­pe de fuer­za con apa­rien­cia más o menos legal. El derro­ca­mien­to del Gobierno de la Uni­dad Popu­lar de Allen­de en 1973 mar­ca los lími­tes de la acción polí­ti­ca res­pe­tuo­sa con el orden esta­ble­ci­do. Quien crea que esos tiem­pos ya pasa­ron es, como poco, un des­in­for­ma­do. Los aten­ta­dos de fal­sa ban­de­ra y las gue­rras de cuar­ta gene­ra­ción se han dado has­ta aho­ra en la peri­fe­ria del sis­te­ma, mien­tras los recor­tes lega­les a las liber­ta­des, el aumen­to de los pre­su­pues­tos para dota­cio­nes poli­cia­les y la vio­len­cia repre­so­ra del Esta­do con­tra gru­pos polí­ti­cos y socia­les disi­den­tes va en aumen­to en Euro­pa, a la par que se pro­du­ce el cre­ci­mien­to expo­nen­cial de los par­ti­dos fas­cis­tas. La maqui­na­ria está pre­pa­ra­da para lle­gar has­ta dón­de sea nece­sa­rio.

Quie­nes deseen lle­var a cabo un pro­gra­ma real­men­te revo­lu­cio­na­rio, lo que nada tie­ne que ver con otro ins­pi­ra­do en un tími­do key­ne­sia­nis­mo, deben saber que sólo podrán hacer­lo vio­len­tan­do las reglas del jue­go de la demo­cra­cia bur­gue­sa y eso sig­ni­fi­ca un deter­mi­na­do gra­do de uso de la fuer­za, el nece­sa­rio para impe­dir que la volun­tad de trans­for­ma­ción social sea que­bra­da por los enemi­gos de la mis­ma. Cada uno es muy due­ño de posi­cio­nar­se como desee res­pec­to al uso de cier­to nivel de vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria pero tam­bién cabe exi­gir­le la cohe­ren­cia de no pre­ten­der hacer­nos creer que quie­nes asu­men la lega­li­dad capi­ta­lis­ta final­men­te no aca­ban sien­do laca­yos del capi­tal. Sé en qué país vivo, has­ta dón­de lle­ga la famo­sa indig­na­ción de la deno­mi­na­da “gen­te” y a cam­bio de qué miga­jas se les pasa­ría aque­lla. Pero sé tam­bién que el camino de la “des­ilu­sión” está alfom­bra­do de las renun­cias de quie­nes creen en el poder mági­co del voto, en que bas­ta con tener volun­tad polí­ti­ca y de las posi­cio­nes que empie­zan con la dema­go­gia sesen­ta­yo­chis­ta del “sea­mos rea­lis­tas, pida­mos lo impo­si­ble” para pasar rápi­da­men­te al pro­gra­ma de lo rea­lis­ta y de la con­cre­ción, como les gus­ta decir a los diri­gen­tes de Pode­mos y final­men­te, aca­bar hacien­do la polí­ti­ca que exi­ge el capi­tal, como ya demos­tró el señor Zapa­te­ro, cuya sen­da siguen aho­ra con inau­di­to entu­sias­mo y pas­mo­sa rapi­dez estos seño­res del Círcu­lo.

No conoz­co a nadie con sufi­cien­tes cua­li­da­des de cla­ri­vi­den­cia que pue­da vati­ci­nar de modo segu­ro cuál será el futu­ro de la eco­no­mía espa­ño­la y mun­dial en los pró­xi­mos 3 – 4 años. Casi todos los que pre­ten­den dar a enten­der que entien­den algo de ren­tas y rique­zas de las nacio­nes pre­fie­ren situar­se en esce­na­rios más o menos posi­bles, más o menos pre­vi­si­bles. Hablan de ten­den­cias pero no pare­cen trans­mi­tir dema­sia­das cer­ti­dum­bres, sal­vo Rajoy, sus minis­tros del área eco­nó­mi­ca y algu­nos eco­no­mis­tas libe­ra­les que, a fal­ta de rea­li­za­cio­nes, ven­den opti­mis­mo como el que ven­de aire puro del Hima­la­ya embo­te­lla­do.

En cual­quier caso, haya o no un cier­to perío­do de recu­pe­ra­ción en Espa­ña, la UE y USA, que casi todos los exper­tos tien­den a cali­fi­car como débil, insu­fi­cien­te o, en el mejor de los casos, mode­ra­da, lo que así pare­cen evi­den­ciar las cri­sis ante­rio­res que han pre­ce­di­do a ésta des­de 1973 y la com­ple­ji­dad de la actual (altos nive­les de des­em­pleo y bajos de con­su­mo com­pa­ti­bles con altos bene­fi­cios cor­po­ra­ti­vos en los 2 – 3 últi­mos años, pro­ce­sos de for­ma­ción de nue­vas bur­bu­jas, altos nive­les de endeu­da­mien­to públi­co, perío­dos rece­si­vos den­tro de la cri­sis en paí­ses cen­tra­les de la UE, ries­gos de defla­ción, cri­sis ali­men­ta­ria mun­dial, cri­sis eco­ló­gi­ca, cri­sis ener­gé­ti­ca, etc), lo cier­to es que se obser­va que la teo­ría de los ciclos lar­gos de Kon­dra­tieff de 50 – 60 años, con un perío­do alcis­ta de simi­lar dura­ción al con­trac­ti­vo, ya no fun­cio­na.

Los perío­dos de recu­pe­ra­ción y cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la eco­no­mía se han vuel­to más cor­tos y se mues­tran más débi­les en los paí­ses cen­tra­les del capi­ta­lis­mo, en tan­to que los perío­dos res­tric­ti­vos se alar­gan y tien­den a mos­trar cau­sas estruc­tu­ra­les y sis­té­mi­cas cada vez más pro­fun­das.
Ello evi­den­cia­ría, como seña­la Jor­ge Beins­tein, que el capi­ta­lis­mo pare­ce haber entra­do en una eta­pa senil. Con esta afir­ma­ción no me estoy apun­tan­do a nin­gu­na ver­sión de la tan nega­ti­va y des­mo­vi­li­za­do­ra teo­ría del derrum­be. Nin­gún sis­te­ma eco­nó­mi­co ha caí­do sin unas cri­sis socia­les y con­flic­tos que lo empu­jen, sal­vo sabo­ta­je pre­me­di­ta­do de las éli­tes diri­gen­tes. Y eso en estos momen­tos no suce­de por ausen­cia de pro­yec­to polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio, acep­ta­ción del sis­te­ma de domi­na­ción por sus víc­ti­mas y des­vío de la crí­ti­ca de la des­igual­dad eco­nó­mi­ca a la ins­tan­cia polí­ti­ca de repre­sen­ta­ción.

Sea como fue­re, y más allá de las ala­ra­cas pro­pa­gan­dís­ti­cas de gobier­nos con­ser­va­do­res, libe­ra­les y social-libe­ra­les, lo cier­to es que hay indi­cios con­fu­sos y con­tra­dic­to­rios de una débil recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, segu­ra­men­te bre­ve en el tiem­po, que en Espa­ña podría con­cre­tar­se en cues­tio­nes como un cier­to repun­te del empleo pre­ca­rio y de baja cali­dad, una mode­ra­da reac­ti­va­ción del con­su­mo que el gobierno del PP incen­ti­va­rá con un irres­pon­sa­ble des­cen­so del IRPF que podría incre­men­tar la deu­da públi­ca, con el con­si­guien­te incre­men­to en el des­man­te­la­mien­to de este sec­tor y de los ser­vi­cios socia­les, un modes­to aumen­to del cré­di­to y un lige­rí­si­mo alza de los sala­rios, lo que se hace impres­cin­di­ble si se pre­ten­de la cita­da recu­pe­ra­ción de con­su­mo y de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Pero esa recu­pe­ra­ción ten­drá unas bases nada sóli­das, muy liga­das a sec­to­res espe­cu­la­ti­vos ‑ya se vuel­ven a ver las grúas en el pai­sa­je de las gran­des ciudades‑, no se tra­du­ci­rá en empleo de cali­dad sino en uno aún más pre­ca­rio del ya pre­ca­rio que abun­da­ba antes de la cri­sis y de rápi­da des­truc­ción ante una con­trac­ción eco­nó­mi­ca, y con ries­gos de for­ma­ción de nue­vas bur­bu­jas no sólo finan­cie­ras, lo que se tra­du­ci­rá muy pro­ba­ble­men­te en un rebro­te pos­te­rior de la cri­sis que pro­du­ci­rá caí­da a plo­mo pos­te­rior de la eco­no­mía.

Mien­tras tan­to, los sec­to­res de las cla­ses medias que vivie­ron el dora­do sue­ño del con­su­mo y que aho­ra se ilu­sio­nan con pro­yec­tos ciu­da­da­nis­tas que les hablan de la públi­ca inver­sión key­ne­sia­na, que per­mi­ta la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y la vuel­ta a la modo­rra de su anta­ño cómo­do esti­lo de vida, vivi­rán por un bre­ve tiem­po la espe­ran­za de retorno a los feli­ces tiem­pos de la tar­je­ta visa echan­do humo. Pero la cla­se tra­ba­ja­do­ra que en el pasa­do fue mileu­ris­ta y hoy es seis­cien­to­seu­ris­ta segui­rá aje­na a los pro­gra­mas de sali­da de la cri­sis, ya ven­gan de la dere­cha ultra­con­ser­va­do­ra, la social-libe­ral o la neo­fa­lan­gis­ta empo­de­ra­da por­que ape­nas han exis­ti­do fuer­zas polí­ti­cas y sin­di­ca­les que hayan com­ba­ti­do por ella ni están en la men­te de los par­ti­dos del sis­te­ma.

El encum­bra­mien­to mediá­ti­co de la sec­ta pode­mi­ta y los apo­yos empre­sa­ria­les que reci­be tie­nen su razón de ser.

Más allá de que poten­ciar a Pode­mos sea un modo de divi­dir el voto antiPP, lo que es cier­to pero no deja de ser un asun­to anec­dó­ti­co menor ante la evi­den­cia de que todo par­ti­do que acep­te las regla­se del jue­go legal, acep­ta­rá final­men­te las órde­nes del capi­tal, por­que lo legal com­pri­me lo que es posi­ble hacer y evi­ta opo­ner la fuer­za fren­te a la vio­len­cia del chan­ta­je capi­ta­lis­ta, lo cier­to es que Pode­mos es una bue­na opción para el sis­te­ma eco­nó­mi­co des­de dife­ren­tes esce­na­rios de futu­ro posi­bles.

En un posi­ble mar­co de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, ni siquie­ra un des­cen­so de la agi­ta­ción polí­ti­ca y social per­mi­ti­rían al PP o al PSOE gobier­nos sóli­dos y sufi­cien­te­men­te esta­bles. Son opcio­nes “que­ma­das”que, aun­que pudie­ran lle­gar a gober­nar lo harían con mayo­rías exiguas e insu­fi­cien­tes. Por este moti­vo, la exis­ten­cia de par­ti­dos como­dín que sir­van para dar jue­go a un sis­te­ma polí­ti­co un tan­to ave­jen­ta­do, pero mucho menos cadu­co de lo que algu­nos afir­man, “rege­ne­rar” el espí­ri­tu de pac­tos y con­sen­sos (por mucho que hoy lo nie­guen quie­nes van de alter­na­ti­vos y anti­pac­tos), una vez dese­cha­das como nega­ti­vas las mayo­rías abso­lu­tas y el bipar­ti­dis­mo, sería de gran uti­li­dad sis­té­mi­ca.
Por mucho que se afir­me que abrir el aba­ni­co par­la­men­ta­rio es des­es­ta­bi­li­za­dor para la for­ma­ción de mayo­rías sufi­cien­tes, más des­es­ta­bi­li­za­dor es que éstas se con­for­men sobre gobier­nos de coa­li­ción a par­tir de par­ti­dos muy des­gas­ta­dos Ciu­da­da­nos y, prin­ci­pal­men­te, Pode­mos cum­pli­rían ese papel de flan­cos “com­ple­men­ta­rios” de los dos par­ti­dos his­tó­ri­cos, PP y PSOE, por mucho que el par­ti­do del Círcu­lo lo nie­gue. Se ha cerra­do de tal modo el camino de posi­bles alian­zas que, si no gana las elec­cio­nes con mayo­ría sufi­cien­te, y no las gana­rá, pasa­rá, más tem­prano que tar­de, a ser mule­ta de otros, siem­pre que la situa­ción polí­ti­ca no se des­es­ta­bi­li­ce y haya un perío­do de cier­ta recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que le obli­gue aún más a jugar al posi­bi­lis­mo y el prag­ma­tis­mo, ya hiper­mo­de­ra­do, más allá de su far­sa gri­to­na, y a con­ver­tir­se en par­ti­do útil y nece­sa­rio, si no quie­re que­dar­se mar­gi­na­do del jue­go polí­ti­co.

En ese esce­na­rio de rees­ta­bi­li­za­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, Pode­mos par­ti­ci­pa­ría de las mie­les del poder polí­ti­co a cam­bio de actuar como cor­ta­fue­gos de dife­ren­tes fac­to­res poten­cia­les de con­flic­to.

En su pri­mer año de vida ya ha juga­do su papel res­pec­to a la movi­li­za­ción. El estú­pi­do feti­chis­mo de la ilu­sión de “cam­bio” median­te el voto (tér­mino que en 1982 empleó el PSOE y que aho­ra usa ya Pode­mos sin reca­to alguno) ha sus­ti­tui­do a la pro­tes­ta social. 2014 ha expe­ri­men­ta­do un des­cen­so de las mani­fes­ta­cio­nes de un 70%. Por supues­to, hay más fac­to­res que expli­can esta quie­bra pero la encan­ta­mien­to de amplios sec­to­res de la socie­dad por la vía de la pode­mi­tis agu­da ha juga­do su papel.

Fren­te a la Refor­ma del Códi­go Penal y de la Ley Orgá­ni­ca de Pro­tec­ción de la Segu­ri­dad Ciu­da­da­na poco, muy poco hemos vis­to pro­tes­tar a Pode­mos, sal­vo algún tuit per­di­do por ahí. Ase­gu­ra la cal­ma que tam­bién le vie­ne para su estra­te­gia de sus­ti­tu­ción de la lucha en la calle por la ido­la­tría del voto. Estoy con­ven­ci­do que los silen­cios pode­mi­tas son tan elo­cuen­tes o más que sus pala­bras.

¿Qué decir de la acti­tud de Pode­mos ante la for­ma de Jefa­tu­ra de Esta­do? Empe­za­ron dicien­do aque­llo de que Pode­mos no deci­di­ría su posi­ción ante la dua­li­dad Monarquía/​República sino que se pon­dría detrás del “pue­blo”, fór­mu­la inde­cen­te­men­te cíni­ca de no adop­tar pos­tu­ra. Boi­co­tea­ron las movi­li­za­cio­nes repu­bli­ca­nas tras la abdi­ca­ción de Juan Car­los I y se nega­ron a sumar­se a fren­te repu­bli­cano alguno. Qui­zá apor­te algu­na pis­ta que Henar Ortíz, tía de la rei­na Leti­zia, o su ex mari­do Alon­so Gue­rre­ro, ambos hoy en Pode­mos y, cómo no, el inte­rés que pone Pablo igle­sias al con­tar­le en entre­vis­ta al señor Évo­le que “la rei­na Leti­zia tie­ne inte­rés en cono­cer­me”.
Vere­mos cómo al pasar los meses el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te del que habla el par­ti­do del Círcu­lo se trans­for­ma, de diná­mi­ca polí­ti­co-social, en uso expli­ca­ti­vo del pro­ce­so interno de cons­truc­ción pode­mi­ta para, final­men­te, per­der­se “como lágri­mas en la llu­via”.

Para el caso de que la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca fue­ra un espe­jis­mo, tipo el de los bro­tes ver­des de Zapa­te­ro, sin ape­nas otra cose­cha que diver­sos pelo­ta­zos empre­sa­ria­les en obra públi­ca, una cier­ta recu­pe­ra­ción de la cons­truc­ción y muy tem­po­ral de la acti­vi­dad ban­ca­ria a tra­vés de la reac­ti­va­ción del pro­duc­to hipo­te­ca­rio, y que, final­men­te, la eco­no­mía ter­mi­na­se de caer a plo­mo, Pode­mos podría cum­plir un papel dis­tin­to pero mucho más lesi­vo para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. El de con­ver­tir­se en un ele­men­to no ya de des­mo­vi­li­za­ción por pasi­vi­dad y por sus­ti­tu­ción de la pro­tes­ta en la calle por el feti­chis­mo del voto sino de obs­tácu­lo a unas luchas que ven­drían, de nue­vo, como ha suce­di­do en los últi­mos años, del mun­do labo­ral, ya sea de los sec­to­res públi­cos o de las empre­sas pri­va­das. Esto se lle­va­ría a cabo median­te tác­ti­cas de disua­sión y freno de las luchas; eso en el mejor de los casos. Para tal efec­to nace un “sin­di­ca­to” al que los pode­mi­tas lla­man “Somos sin­di­ca­lis­tas”, apa­ren­te­men­te ajeno a Pode­mos pero crea­do por miem­bros de dicho par­ti­do, por lo que actua­rá como su correa de trans­mi­sión; un sin­di­ca­to ver­ti­ca­lis­ta, que inte­gra a tra­ba­ja­do­res y empre­sa­rios, más pac­tis­ta en su mode­lo sin­di­cal que los pac­tis­tas refor­mis­tas de CCOO y UGT, par­ti­da­rio del mode­lo ale­mán de corres­pon­sa­bi­li­dad sin­di­cal y recha­za­do no sólo por el sin­di­ca­lis­mo pac­tis­ta sino por el alter­na­ti­vo; un sin­di­ca­lis­mo en defi­ni­ti­va que tam­bién deja­rá des­aten­di­dos a los tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios y de las PyMEs, dado que sus obje­ti­vos se sitúan en los gran­des cen­tros de la admi­nis­tra­ción y de los ser­vi­cios (ense­ñan­za, sani­dad,…) don­de su poder sin­di­cal pudie­ra lograr intere­san­tes bene­fi­cios per­so­na­les para la neo­cas­ta sin­di­cal que sus­ti­tu­ye­ra a la vie­ja éli­te de libe­ra­dos. No serán pre­ci­sa­men­te un decha­do de vir­tu­des de lo que debe ser un sin­di­ca­lis­ta al ser­vi­cio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra pero, por no ser­lo, serán bien recom­pen­sa­dos si las ten­sio­nes socia­les se agu­di­zan y el neo­sin­di­ca­lis­mo coope­ra­ti­vo y res­pon­sa­ble pode­mi­ta se emplea a fon­do en bus­car solu­cio­nes alter­na­ti­vas “al con­flic­to” y a la huel­ga. De cómo es ya hoy el esti­lo sin­di­cal pode­mi­ta dan bue­na cuen­ta Ser­gio Pas­cual, secre­ta­rio de Orga­ni­za­ción de dicho par­ti­do y Auxi­lia­do­ra Hono­ra­to, secre­ta­ria de Acción Ins­ti­tu­cio­nal de la mis­ma for­ma­ción. Como repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les del SAT lle­van dos años sin acu­dir a las reunio­nes de la jun­ta de per­so­nal de los ser­vi­cios cen­tra­les de la Jun­ta de Anda­lu­cía por dicho sin­di­ca­to, por­que según ellos no sir­ve para nada, ello a pesar de que para la rea­li­za­ción de sus tareas de repre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res dis­po­nen de 40 horas men­sua­les remu­ne­ra­das, a las que no renun­cian. Vamos, que trai­cio­nan la repre­sen­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res que les eli­gie­ron y dejan sin repre­sen­ta­ción al SAT en dicha jun­ta, que sólo dis­po­ne de dos repre­sen­tan­tes, ellos. No pare­ce su com­por­ta­mien­to mucho más edi­fi­can­te que el de otros sin­di­ca­tos que ellos cri­ti­can. Al con­tra­rio, pare­ce que han apren­di­do bien la lec­ción, de cómo no debe ser el sin­di­ca­lis­mo.

En el peor de los casos, den­tro de ese posi­ble esce­na­rio de agu­di­za­ción de la cri­sis capi­ta­lis­ta, y tras la qui­me­ra de una débil y bre­ve recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, y si Pode­mos fue­se lla­ma­do a gober­nar (tras el hun­di­mien­to del cré­di­to y el con­sen­ti­mien­to polí­ti­co-social del PP y el PSOE), no por los votan­tes sino por los que dicen a estos lo que tie­nen que votar ‑los medios del capi­tal y otros crea­do­res de opi­nión ya digerida‑, esta orga­ni­za­ción podría actuar de efi­caz para­pe­to con­tra la recu­pe­ra­ción de la movi­li­za­ción y una posi­ble radi­ca­li­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, según fue­se pro­fun­di­zán­do­se la cri­sis.

Cues­tio­nes como el casi silen­cio de Pode­mos ante la Ley Mor­da­za, su pasi­vi­dad ante la TTIP (autén­ti­ca vio­la­ción del dere­cho de los Esta­dos al con­trol de la eco­no­mía y de los dere­chos y con­quis­tas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra), para la que ya ha pre­vis­to una tasa, lo que es un modo táci­to de admi­tir aque­lla, o su acer­ca­mien­to a la poli­cía, con Círcu­los espe­cí­fi­cos y con inclu­sión de estos pro­fe­sio­na­les en car­gos en otras asam­bleas de tipo terri­to­rial, o a las Fuer­zas Ama­das, que tam­bién tie­nen Círcu­lo en la orga­ni­za­ción orien­tan el posi­ble papel de Pode­mos en un esce­na­rio no desea­do por la cla­se capi­ta­lis­ta, el de la agu­di­za­ción de su cri­sis y de sus con­tra­dic­cio­nes.

La repre­sión con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra por par­te de una fuer­za polí­ti­ca que haya sido aupa­da des­de la irra­cio­na­li­dad de la “ilu­sión”, que nada tie­ne que ver con la con­vic­ción racio­nal­men­te asen­ta­da, que lle­ga como poder sin car­gas del pasa­do y con ener­gías “fres­cas” podría ser una bue­na opción para un capi­tal que pue­da ver­se enfren­ta­do a una ele­va­ción del ciclo de la lucha de cla­ses.
3.-El giro a la dere­cha pre­sen­ta­do como lo nue­vo den­tro de los “sig­ni­fi­can­tes vacíos” a relle­nar según con­ven­ga:

El con­cep­to de los “sig­ni­fi­can­tes vacíos”, expre­sión que el pero­nis­ta Ernes­to Laclau copia de la jer­ga laca­nia­na, como fór­mu­la que per­mi­te aglu­ti­nar a diver­sas corrien­tes de opi­nión sin iden­ti­fi­car­se con nin­gu­na de ellas, es la gran coar­ta­da ideo­ló­gi­ca para la lla­ma­da cen­tra­li­dad polí­ti­ca de Pode­mos, que no es otra cosa que la gran mar­cha de la orga­ni­za­ción hacia la dere­cha. Erre­jón, admi­ra­dor de popu­lis­mos y pero­nis­mos, dirá de dichos sig­ni­fi­can­tes que son “sus­cep­ti­bles de ser lle­na­dos por uno u otro con­te­ni­do par­ti­cu­lar, en cuyo caso pasan así a desig­nar la nue­va tota­li­dad cons­trui­da”. Y aña­de, divul­gan­do a Laclau: “Jus­ti­cia”, “liber­tad” o “patria” son ejem­plos de sig­ni­fi­can­tes ten­den­cial­men­te vacíos. En ela­bo­ra­cio­nes más recien­tes Laclau (200&) entien­de que el sig­ni­fi­can­te vacío por anto­no­ma­sia es el nom­bre pro­pio del líder que, en los pro­ce­sos más amplios, encar­na y cris­ta­li­za la iden­ti­dad popu­lar”.
El líder, en nues­tra ter­mi­no­lo­gía con­ti­nen­tal euro­pea, podría ser, por­qué no, para Erre­jón, el cau­di­llo, jefe, con­du­ca­tor, füh­rer o duce.
En el caso de Pode­mos, los líde­res “relle­na­do­res” de los sig­ni­fi­can­tes vacíos, que entre­gan los mis­mos como Pro­me­teo al “pue­blo”, son los inte­lec­tua­les que ellos mis­mos creen ser. Unos pien­san, otros obe­de­cen. Nue­va divi­sión del tra­ba­jo.

Pero la reali­dad es que esos sig­ni­fi­can­tes no han esta­do his­tó­ri­ca­men­te vacíos, como pre­ten­día el fal­sa­rio Laclau, y con él su pupi­lo Erre­jón y la tuna pode­mi­ta del Círcu­lo Com­plu­ten­se. Lo cier­to es que cate­go­rías como pue­blo, nación, jus­ti­cia, liber­tad o patria han esta­do some­ti­dos a pro­ce­sos y sig­ni­fi­ca­dos polí­ti­cos muy dis­tin­tos según ven­gan de los jaco­bi­nos y los cor­de­liers de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa o de la reac­ción pos­te­rior naci­da del Ther­mi­dor fran­cés. Pue­blo, per­ver­sión del con­cep­to que muchos izquier­dis­tas con­fun­den con cla­se tra­ba­ja­do­ra, no es lo mis­mo para estos que para un nacio­nal­so­cia­lis­ta o un fas­cis­ta, como suce­de con tan­tos tér­mi­nos, cuya cate­go­ri­za­ción está suje­ta a varia­bles ideo­ló­gi­cas, polí­ti­cas y, en muchos casos eco­nó­mi­cas, así como tam­bién a una ten­sión dia­léc­ti­ca que hace que las cate­go­rías no sean nun­ca está­ti­cas. Tóme­se el tér­mino liber­tad. Para un libe­ral será ante todo un valor indi­vi­dual que aca­ba con­cre­tán­do­se, aun­que no sólo, en la liber­tad de empre­sa. Para un mar­xis­ta es, ante todo, la supera­ción del rei­no de la nece­si­dad des­de la eman­ci­pa­ción de la cla­se explo­ta­da como colec­ti­vo.

Cuan­do se sos­la­yan las dimen­sio­nes his­tó­ri­ca, dia­léc­ti­ca e ideo­ló­gi­ca des­de las que se sus­ten­tan las dife­ren­tes inter­pre­ta­cio­nes de las cate­go­rías que con­for­man lo polí­ti­co, lo que se está hacien­do es tram­pear los sig­ni­fi­ca­dos de esos “sig­ni­fi­can­tes” que, al con­tra­rio de como afir­man Laclau, Erre­jón y otros “teó­ri­cos” pode­mi­tas nun­ca han esta­do “vacíos”.
Otra cosa muy dis­tin­to es que ellos pre­ten­dan vaciar­los de con­te­ni­do en una espe­cie de pirue­ta transideo­ló­gi­ca para relle­nar­los de lo que en cada momen­to les con­ven­ga, a fin de lle­var el agua a su opor­tu­nis­ta río.

La cues­tión se agra­va cuan­do se rehu­yen, des­de una simu­la­da matriz popu­lar, cate­go­rías que ope­ran en el plano de la reali­dad bajo el pre­ten­di­do prag­ma­tis­mo de hacer más ase­qui­ble el len­gua­je al “pue­blo” y de evi­tar divi­dir su mayo­ría, olvi­dan­do que éste se con­for­ma de intere­ses diver­sos y has­ta diver­gen­tes y opues­tos. Así con­cep­tos como cla­se social, cla­se tra­ba­ja­do­ra o capi­tal des­apa­re­cen en bene­fi­cio de fal­sas opo­si­cio­nes “gente”/”casta” que ocul­tan la razón fun­da­men­tal de la des­igual­dad: que la pro­duc­ción mate­rial de bie­nes y ser­vi­cios es un hecho colec­ti­vo pero que el bene­fi­cio que dicha pro­duc­ción gene­ra es fun­da­men­tal­men­te indi­vi­dual por­que el autén­ti­co poder que sus­ten­ta esa des­igual­dad se encuen­tra en la dua­li­dad pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción vs. tra­ba­jo asa­la­ria­do o en su ausen­cia, des­em­pleo, que es otro modo de sufrir las con­se­cuen­cias de un régi­men eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta.

El obje­ti­vo de esa fal­sa opo­si­ción “gente”/”casta” es el de dis­traer o escon­der la reali­dad de que no es en la polí­ti­ca don­de se pro­du­cen la injus­ti­cia, la des­igual­dad o la pobre­za sino en la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca que sus­ten­ta al sis­te­ma polí­ti­co, ya que es el pri­me­ro el que deter­mi­na los lími­tes cons­ti­tu­cio­na­les de aquél y no una pre­ten­di­da sobe­ra­nía popu­lar, la cuál actúa de mera “legi­ti­ma­ción” de aquél pero nun­ca cam­bia por medio del sufra­gio un orden social y eco­nó­mi­co que aca­be con la des­igual­dad y la explo­ta­ción. Las cons­ti­tu­cio­nes de eco­no­mía social de mer­ca­do o Esta­dos del Bien­es­tar no han sido más que mati­za­cio­nes sua­vi­za­das de los sis­te­mas polí­ti­cos libe­ra­les, sopor­ta­dos sobre eco­no­mías capi­ta­lis­tas, bre­ves parén­te­sis his­tó­ri­cos con ten­den­cia a des­apa­re­cer en un pro­ce­so de con­cen­tra­ción capi­ta­lis­ta de la rique­za, tam­bién en los decre­cien­tes Esta­dos del Bien­es­tar nór­di­cos, supues­tos mode­los de refe­ren­cia para el mun­do pode­mi­ta, que ya se ha apre­su­ra­do a decir lo que algu­nos sabía­mos hace tiem­po: que Vene­zue­la no es su mode­lo. Has­ta los paí­ses lla­ma­dos del socia­lis­mo del siglo XXI, entre otras cau­sas por su acep­ta­ción de las reglas del jue­go del sis­te­ma polí­ti­co libe­ral, no dejan de ser paí­ses capi­ta­lis­tas, con un mayor inter­ven­ción del Esta­do en la eco­no­mía y con una mejor redis­tri­bu­ción e igual­dad eco­nó­mi­cas pero regi­dos por los prin­ci­pios de la eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­da eco­no­mía de mer­ca­do.

Todo esto no debie­ra ser un secre­to si enten­de­mos que el capi­ta­lis­mo es pre­exis­ten­te a las “revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas” de fina­les del siglo XVIII y media­dos del XIX y que ha sido com­pa­ti­ble con cons­ti­tu­cio­nes libe­ra­les puras, con sufra­gios cen­si­ta­rios y uni­ver­sa­les, con sis­te­mas de Esta­do del Bien­es­tar y con dic­ta­du­ras mili­ta­res y polí­ti­cas.

Tene­mos pues que la dico­to­mía “gente”/”casta” es un fal­so anta­go­nis­mo que ocul­ta que la lla­ma­da “gen­te” está com­pues­ta por cla­ses socia­les, con muy des­igua­les con­di­cio­nes de exis­ten­cia y de posi­cio­nes en la estruc­tu­ra del poder eco­nó­mi­co y de la pro­pie­dad. Como tal, “gen­te” es un agre­ga­do socio­ló­gi­co de muy pobre sig­ni­fi­ca­do, ape­nas dife­ren­cia­ble del tér­mino masa o mul­ti­tud, las cuá­les, por cier­to, son mediá­ti­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te muy mani­pu­la­bles des­de el gre­ga­ris­mo bási­co al que ape­lan.

Ni siquie­ra es posi­ble negar que la lla­ma­da “cas­ta” no sea par­te de la “gen­te”, en la medi­da en que ésta es una ape­la­ción al carác­ter plu­ral de lo humano.

En el fon­do, “gen­te” no es sino un modo más light, más des­ideo­lo­gi­za­do aún que las cate­go­rías de “nación”, “pue­blo” o “ciu­da­dano”, las cuá­les son muy úti­les para esca­mo­tear las dife­ren­cias socia­les. Eso sin recu­rrir a cier­tas acep­cio­nes de cas­ta como

Núcleo social cerra­do: des­de la cons­ti­tu­ción ori­gi­nal de Pode­mos en la Uni­ver­si­dad, y no sólo en la Com­plu­ten­se, sino tam­bién en otras (más del 80% de su Con­se­jo Ciu­da­dano está for­ma­do por uni­ver­si­ta­rios) has­ta sus ante­ce­den­tes en el CEPS o Con­tra­po­der, pasan­do por los com­por­ta­mien­tos endo­gá­mi­cos de beca­rio “sólo-me-fal­tó-un-papel”, al que favo­re­ció su men­tor en la direc­ción del tra­ba­jo no aca­ba­do ni final­men­te entregado.Estamento social al que se acce­de por heren­cia, lo que conec­ta con la teo­ría de la repro­duc­ción de las éli­tes. Ejem­plos hay muchos de cómo una neo­cas­ta en cons­truc­ción nace de los hue­vos que pone la cas­ta pre­ce­den­te. Me limi­ta­ré a citar sólo algu­nos de ellos en Pode­mos y que van des­de el señor Íñi­go Erre­jón, hijo de José Anto­nio Erre­jón, altí­si­mo car­go de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca des­de hace 30 años, que ha pasa­do por varios gobier­nos de dis­tin­to signo y tam­bién alto fun­cio­na­rio al ser­vi­cio de la Jun­ta de Anda­lu­cía con el señor Cha­ves, has­ta Pablo Bus­tun­duy, coor­di­na­dor de Pode­mos en Bru­se­las e hijo de la ex Minis­tra del PSOE Ánge­les Ama­dor, pasan­do por Gem­ma Gal­dón, hija de la ex dipu­tada auto­nó­mi­ca, abo­ga­da y mujer de nego­cios María Dolors Cla­vell o Marc Ber­to­meu, coor­di­na­dor de Pode­mos Bar­ce­lo­na e hijo de Jor­di Ber­to­meu, Pre­si­den­te de la Euro­li­ga de balon­ces­to.

Y es que, al final, esa neo­cas­ta for­ma­da por fun­cio­na­rios de gra­do medio y alto ‑en Pode­mos muchos‑, uni­ver­si­ta­rios con aspi­ra­cio­nes a cate­drá­ti­co o, en su defec­to, a éli­te polí­ti­ca o a ambas cosas, opi­na­do­res a suel­do (Públi­co, El Dia­rio, Info­li­bre y Cuar­to Poder, tie­nen un buen puña­do de ellos, ade­más de los ter­tu­lia­nos de las tvs), exper­tos en tec­no­lo­gías de la comu­ni­ca­ción y la infor­ma­ción, legu­le­yos y otros espe­cí­me­nes de la fau­na ciu­da­da­na y pode­mi­ta tie­ne el refle­jo de tra­tar de sal­var­se de la que­ma de esa “cla­se media” en peli­gro de extin­ción por la vía del aven­tu­re­ris­mo polí­ti­co. El 15M fue el ejem­plo de cómo el males­tar de esa “cla­se media” que, en pos del “¿qué hay de lo mío?”, fue apro­ve­cha­do por algu­nos de sus nega­dos pero real­men­te exis­ten­tes líde­res polí­ti­cos para medrar pro­fe­sio­nal­men­te a tra­vés del bri­llo per­so­nal que les brin­da­ron los medios de comu­ni­ca­ción del capi­tal, como aho­ra se lo pres­tan a los líde­res pode­mi­tas. Las teo­ri­za­cio­nes de algu­nos de aque­llos indig­na­dos acer­ca de la com­pa­ra­ción entre vie­jas y nue­vas cla­ses medias expre­sa­ban el anhe­lo de sal­var de la que­ma al menos las apa­rien­cias de las que dis­fru­ta­ron sus mayo­res.

El fic­ti­cio enfren­ta­mien­to “gente”/”casta” supo­ne el some­ti­mien­to al impe­rio del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma, por lo que elu­de (las dife­ren­cias anta­gó­ni­cas de cla­se), por lo que escon­de (la lucha de cla­ses, que exis­te inclu­so cuan­do se pro­du­ce sin la con­cien­cia de ejer­cer­la) y por lo que nie­ga, que la con­fron­ta­ción prin­ci­pal nace de lo eco­nó­mi­co y no de lo polí­ti­co.

Des­de la fuer­te con­no­ta­ción polí­ti­ca que los “sig­ni­fi­can­tes vacíos”, relle­na­dos opor­tu­nis­ta­men­te por estos líde­res de la “gen­te”, dan al tér­mino “cas­ta” es fácil­men­te visi­ble que lejos de ir con su “pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te” a aca­bar con el “régi­men del 78”, como ellos lo lla­man, median­te una rup­tu­ra polí­ti­ca, que no eco­nó­mi­ca, Pode­mos se enca­mi­na a “abrir el can­da­do de la Cons­ti­tu­ción” deli­ca­da y cui­da­do­sa­men­te, sin rom­per nada. Y pre­ten­de que lo haga­mos “todos jun­tos”, lo que indi­ca que es cons­cien­te de que, aun­que el poder eco­nó­mi­co, fác­ti­co e inclu­so de las alcan­ta­ri­llas del Esta­do sople sus velas, pue­de que el sou­flé (mediá­ti­co y de encues­tas ama­ña­das) se ven­ga aba­jo más rápi­da­men­te de lo que desea­rían (la ima­gen de Pablo Igle­sias se des­di­bu­ja por momen­tos) y deban com­par­tir espa­cios de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca entre lo supues­ta­men­te nue­vo (ellos y Ciu­da­da­nos) y lo vie­jo (PP y PSOE), lo que ten­dría como resul­ta­do una segun­da tran­si­ción pac­ta­da. Y lo dice alto y cla­ro Pablo Igle­sias, al sal­var “cosas muy bue­nas de la tran­si­ción”.

En este con­tex­to, en el que nada será radi­cal, empe­zan­do por lo polí­ti­co, y en el que en rela­ción a lo eco­nó­mi­co ya ha afir­ma­do Perry Ander­son que “las pro­pues­tas de Pode­mos las podría fir­mar cual­quier ban­que­ro”, expre­sio­nes toma­das de la pro­tes­ta social como el obá­mi­co “si se pue­de” o “el mie­do va a cam­biar de ban­do” adquie­ren un carác­ter sai­ne­te­ro e inclu­so sar­cás­ti­co que per­mi­te pre­gun­tar­se qué nari­ces pre­ten­den decir de ver­dad con el “sí se pue­de” y si eso de “el mie­do va a cam­biar de ban­do” no será otra cosa que un sim­ple paso a la con­di­ción de para­dos, por bre­ve tiem­po, eso sí, de unos cen­te­na­res de polí­ti­cos del PP y del PSOE prin­ci­pal­men­te. Es el tiem­po de las apa­rien­cias, la pre­ce­sión de los simu­la­cros, que decía el post­mo­derno Bau­dri­llard.

Lo cier­to es que “la nue­va polí­ti­ca” de Pode­mos tie­ne un esto­mo­gan­te hedor a cañe­rías atas­ca­das. Oli­gar­quía inter­na de Pode­mos, cen­tra­li­za­ción del poder, acce­so al sane­drín cir­cu­lar o a los vice­rrei­na­tos loca­les en fun­ción a la fide­li­dad inque­bran­ta­ble al líder espi­ri­tual y polí­ti­co, lis­tas plan­cha, ciber­ac­ti­vis­tas que sólo cuen­tan para pagar crowd­fun­dings y otras dona­cio­nes, aplau­dir las ocu­rren­cias de los líde­res y hacer los bises en las redes socia­les, denun­cias y luchas inter­nas de poder en los vice­rrei­na­tos que, en oca­sio­nes, son más bien rei­nos de tai­fas, pas­te­leos inter­nos para ocu­par pues­tos, pala­bre­ría hue­ca de con­te­ni­dos, bús­que­da per­ma­nen­te del titu­lar que lle­va a impro­vi­sar dicien­do la pri­me­ra ton­te­ría que aflo­ra a la men­te, diri­gen­tes medio­cres, puche­ra­zos en elec­cio­nes a car­gos en los círcu­los loca­les,…

Para ocul­tar aún más la reali­dad de la lucha de cla­ses, Pode­mos emplea un deri­va­do de la raíz de su pro­pio nom­bre – “poder”, cuál es el de “empo­de­ra­mien­to”, una moder­nez con­cep­tual uti­li­za­da por los loros de repe­ti­ción que igno­ran el carác­ter de refor­mis­mo pro­sis­te­ma del tér­mino.

El lla­ma­do “empo­de­ra­mien­to” es una expre­sión que remi­te al pro­ce­so de for­ta­le­ci­mien­to espi­ri­tual, polí­ti­co y social de indi­vi­duos y comu­ni­da­des pero que no cues­tio­na la estruc­tu­ra del sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co sino que se limi­ta a tra­tar de paliar sus peo­res lacras, bus­can­do la inte­gra­ción de aque­llos en el mis­mo median­te la par­ti­ci­pa­ción en él.

Es lla­ma­ti­vo que sean la Open Society Foun­da­tion del mega­es­pe­cu­la­dor Geor­ge Soros, la USAID (agen­cia inje­ren­cis­ta vin­cu­la­da con la CIA y otros ser­vi­cios secre­tos USA), el Ban­co Mun­dial la ONU o la ges­tión empre­sa­rial gran­des pro­mo­to­res del mis­mo. El obje­ti­vo, pues, del empo­de­ra­mien­to es la mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida de los colec­ti­vos afec­ta­dos por pobre­za o mar­gi­na­ción pero nun­ca aca­bar con el sis­te­ma que los pro­du­ce sino incre­men­tar el con­sen­so hacia el mis­mo.

En tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos, el empo­de­ra­mien­to bus­ca sali­das que evi­ten el con­flic­to social y es, por tan­to, par­te de la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Un nar­có­ti­co que “empo­rra”

Como cie­rre de este apar­ta­do quie­ro seña­lar que es iró­ni­co que dos anun­cios de sen­dos ban­cos, que actual­men­te están sien­do emi­ti­dos en las tele­vi­sio­nes, repre­sen­ten de un modo tan fiel la ideo­lo­gía domi­nan­te a la que Pode­mos sir­ve con sus dis­cur­sos invo­lu­ti­vos.

El pri­me­ro de esos anun­cios es el de la Cuen­ta Nómi­na de ING Direct. El segun­do se lla­ma “Gene­ra­ción Encon­tra­da”.
Es del Ban­co San­tan­der. Les reco­mien­do enca­re­ci­da­men­te que los vean (pue­den encon­trar­los en you­tu­be, si no ven uste­des mucha tele­vi­sión), sobre todo el pri­me­ro de ellos, que le dará que pen­sar, si es que a usted le gus­ta hacer este ejer­ci­cio y no limi­tar­se a engu­llir la comi­da que le dan ya dige­ri­da.
4.-De las bocas de los diri­gen­tes de Pode­mos sale un olor a ran­cio pota­je cuar­te­le­ro y bea­to:

Pode­mos está actuan­do como arie­te del espa­ño­lis­mo más cañí, patrio­te­ro, ram­plón y de pan­de­re­ta que cabía ima­gi­nar.

Al ini­cial dis­cur­so patrio­ta de Pablo Igle­sias al ini­cio de la fun­da­ción de su par­ti­do, le suce­dió aque­llo de “Yo soy espa­ñol y no me gus­ta­ría que Cata­lu­ña se fue­ra pero quién soy yo…”.
Vino lue­go una anda­na­da de posi­cio­na­mien­tos polí­ti­cos que han sido un no parar: Ander Gutié­rrez, de Pode­mos en Eus­ka­di ape­lan­do a la teo­ría del entorno del todo es ETA del juez Cam­pea­dor Bal­ta­sar Gar­zón, acu­san­do a Jarrai y a Segui de “ate­rro­ri­zar a todo aquél que no opi­na­ba como ellos”.
Tras él, el enton­ces miem­bro de Pode­mos Este­po­na, Manuel Valle­jo, admi­ra­dor de José Anto­nio Pri­mo de Rive­ra, se des­pa­cha­ba en redes socia­les con dis­cur­sos encen­di­dos de un nacio­na­lis­mo espa­ñol que bien podría haber sali­do de la boca de Sáenz de Ynes­tri­llas. ¿Qué decir de la corrien­te Pode­mos Uni­dos en Cata­lu­ña y del por­ta­voz anti­so­be­ra­nis­ta de esta can­di­da­tu­ra a las elec­cio­nes inter­nas pode­mi­tas, Enric Mar­tí­nez, que acu­sa­ba a Guan­yem de filo­so­na­cio­na­lis­ta y lla­ma­ba, en plan Ciu­ta­dans, a bus­car los votos de Pode­mos entre los votan­tes y ex votan­tes del PSC, exi­gien­do que Podem se des­vin­cu­la­se de dichas ten­ta­cio­nes? Lue­go ven­dría aque­lla anda­na­da acu­sa­to­ria de Pablo Igle­sias con­tra el diri­gen­te de las CUP, David Fer­nán­dez con aque­lla fra­se de “No me veréis dán­do­me un abra­zo con Rajoy ni con Mas”.
O vin­cu­lar el sobe­ra­nis­mo cata­lán sólo a CiU, sos­la­yan­do que hay otro de izquier­das, que no es sólo el de las CUP, sino que atra­vie­sa en mayor o menor gra­do a gran par­te de la izquier­da cata­la­na. ¿Qué decir del ex fis­cal Car­los Jimé­nez Villa­re­jo, que til­dó de anti­de­mo­crá­ti­ca e ile­gal la con­sul­ta del 9‑N?

No me voy a olvi­dar de la calla­da por res­pues­ta a la car­ta abier­ta de un mili­tan­te de la izquier­da aber­tza­le vas­ca a Pablo Igle­sias y Juan Car­los Mone­de­ro ante la con­vo­ca­to­ria de la mani­fes­ta­ción en defen­sa de los dere­chos huma­nos de los pre­sos polí­ti­cos de Eus­ka­di, pidien­do el apo­yo de Pode­mos a la mis­ma. Res­pues­ta final de Pode­mos: no asis­ten­cia a dicha mani­fes­ta­ción dejan­do, hipó­cri­ta­men­te, que fue­ran sus bases las que lo deci­die­ran a títu­lo indi­vi­dual. Para enton­ces Mone­de­ro ya hacía tiem­po que en una entre­vis­ta en Radio Eus­ka­di inten­tó salir­se por la tan­gen­te a todas las pre­gun­tas que se le hicie­ron sobre el dere­cho de Eus­ka­di a la sobe­ra­nía, cerran­do la cues­tión, tras acu­sar de “cas­ta” a los perio­dis­tas que le entre­vis­ta­ron, con aque­llo de que “Pode­mos no se entre­tie­ne en minu­cias nacio­na­lis­tas de quie­nes viven ensi­mis­ma­dos”.

Cier­to que en cues­tio­nes de “ver­te­bra­ción terri­to­rial” el señor Erre­jón tie­ne más cua­jo que el señor Mone­de­ro y que es capaz de apa­ren­tar defen­der el dere­cho de cata­la­nes o vas­cos a deci­dir pero, ¡ay ami­go!, cuan­do con­cre­ta se le notan las hechu­ras por­que plan­tear que el ejer­ci­cio del dere­cho de sobe­ra­nía debe ejer­cer­se en el mar­co de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te no es tan dis­tin­to de lo que dice Rajoy cuan­do afir­ma que sobre ese dere­cho deben deci­dir­lo el con­jun­to de los espa­ño­les.

Como mar­xis­ta creo que la cla­se tra­ba­ja­do­ra no se libe­ra­rá divi­di­da por intere­ses nacio­na­les pero soy muy cons­cien­te de que lo mis­mo que bas­ta con que el miem­bro de un matri­mo­nio quie­ra divor­ciar­se sin nece­si­dad de mutuo acuer­do, un pue­blo, del que una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del mis­mo sien­te que vive bajo las con­di­cio­nes de matri­mo­nio for­za­do, tie­ne el dere­cho de exi­gir su voz y el ejer­ci­cio del dere­cho a deci­dir sobre su auto­de­ter­mi­na­ción sin nece­si­dad de que el res­to de los terri­to­rios que con­for­man el Esta­do se pro­nun­cien sobre dicho dere­cho o de pos­ter­gar sus deseos a que otros avan­cen en pro­ce­sos que sien­te aje­nos.

Bajo este tipo de dis­cur­sos que van des­de el patrio­te­ris­mo y la afi­lia­ción de fuer­zas coer­ci­ti­vas ‑ejer­ci­to y poli­cía- a su orga­ni­za­ción has­ta el cinis­mo y la ambi­güe­dad cal­cu­la­da tan del esti­lo PSOE de los pri­me­ros años de la tran­si­ción, los silen­cios, omi­sio­nes, medias pala­bras, la alter­nan­cia de varios dis­cur­sos, según se hagan des­de los terri­to­rios que plan­tean el dere­cho a la inde­pen­den­cia o des­de Madrid, la pro­yec­ción de un per­fil bajo, que evi­te pro­nun­cia­mien­tos cla­ros y rotun­dos, o la per­vi­ven­cia de ape­la­cio­nes al patrio­tis­mo, por mucho que se bus­que enmas­ca­rar­lo des­de la resig­ni­fi­ca­ción de los “sig­ni­fi­can­tes vacíos”, lo cier­to es que Pode­mos se va a apro­xi­man­do a mar­chas for­za­das a posi­cio­nes sobre la uni­dad de Espa­ña que no dis­tan dema­sia­do de las que pue­den man­te­ner UPyD o Ciu­da­da­nos, con los que com­par­te más cues­tio­nes de las que admi­te, lo que favo­re­ce su posi­ción como opción en la que los pode­res fác­ti­cos ven un ele­men­to ver­te­bra­dor de Espa­ña. Bas­te leer el rego­ci­jo con el que deter­mi­na­dos medios pro­cli­ves a la “inte­gri­dad” de Espa­ña aco­gen los pro­nun­cia­mien­tos que enfren­tan a Pode­mos con las dis­tin­tas ten­den­cias nacio­na­lis­tas cata­la­na o vas­ca, ya sean éstas de dere­cha o de izquier­da.

Pero tam­bién la Espa­ña de sacris­tía y devo­ta de María está pre­sen­te en Pode­mos y lo va hacien­do de mane­ra ace­le­ra­da.

La cosa empe­zó con aque­llo del Círcu­lo Pode­mos Espi­ri­tua­li­dad Pro­gre­sis­ta, diri­gi­do por el mon­je José Anto­nio Váz­quez. Con­ti­núo con Juan Car­los Mone­de­ro que pasó de escri­bir un artícu­lo en abril de 2012 titu­la­do “Con­cor­da­to con la San­ta Sede” en el que defen­día el lai­cis­mo de la II Repú­bli­ca, su prohi­bi­ción de las órde­nes reli­gio­sas y de la dedi­ca­ción de la igle­sia a la ense­ñan­za, así como el hecho de que ésta estu­vie­se obli­ga­da a pagar impues­tos, a ser pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Poti­fi­cia, defen­der el Con­cor­da­to con el Vati­cano bajo el pere­grino argu­men­to de que, como el Vati­cano es un Esta­do, los acuer­dos con los Esta­dos no se denun­cian. Al señor Mone­de­ro le gus­ta tra­tar a todo el mun­do como si fue­se imbé­cil. El Vati­cano no es un Esta­do más. El Vati­cano es un Esta­do teo­ló­gi­co y con nin­gún otro Esta­do teo­ló­gi­co ‑des­de lue­go no con Irán, por poner un ejem­plo- se esta­ble­cen unos acuer­dos que van mucho más allá de la repre­sen­ta­ción y que impli­can exen­cio­nes fis­ca­les a la Igle­sia Cató­li­ca, ense­ñan­za en las escue­las, finan­cia­ción a car­go del IRF y tan­tos y tan­tos pri­vi­le­gios que nin­gu­na otra reli­gión tie­ne en un Esta­do que es acon­fe­sio­nal sólo nomi­nal­men­te.

Men­ción apar­te mere­ce la devo­ta y bochor­no­sa caí­da en la papo­la­tría por par­te de Pablo Igle­sias. El entu­sias­mo con el que se desolló las manos en el Par­la­men­tó Euro­peo y los víto­res eutu­sias­tas que ento­nó hacia Ber­go­glio de pala­bra y tuits resul­ta­ban doble­men­te ridícu­los, vinien­do de quién en un pasa­do que no es tan lejano, pero pare­ce ya remo­to, se había con­fe­sa­do comu­nis­ta y ateo. París bien vale una misa y el voto cató­li­co una con­ver­sión más fir­me que la de Pablo de Tar­so en su via­je a Damas­co. Sin duda, la luz cega­do­ra se lla­mó cálcu­lo elec­to­ral del cau­dal de voto cató­li­co.

¿Debe sor­pren­der­nos, enton­ces, que Info­va­ti­ca­na, uno de los órga­nos ofi­cio­sos de la igle­sia cató­li­ca espa­ño­la en par­ti­cu­lar y de la jerar­quía ecle­siás­ti­ca vati­ca­na en gene­ral tra­te con tan­ta ama­bi­li­dad y a Pode­mos y a sus líde­res, debe sor­pren­der­nos que reco­no­ci­dos cató­li­cos de dere­chas, tales como Luis María Ansón o Juan Manuel de Pra­da se mues­tren tan res­pe­tuo­sos con Pode­mos?. Este últ­mo apre­cia la fun­cio­na­li­dad del voto a esta for­ma­ción como des­aho­go con­tra los polí­ti­cos y seña­la, acer­ta­da­men­te a mi jui­cio, que “es una mar­ca blan­ca del sis­te­ma”.

En defi­ni­ti­va y como con­clu­sión gene­ral en rela­ción con todo lo ante­rior­men­te expues­to, Pode­mos será una opción ser­vil y útil al capi­tal, que se emplea­rá a fon­do, como antes lo hicie­ron el PSOE y el PP, en res­pon­der a las exi­gen­cias anti­so­cia­les que éste pue­da dic­tar­le, si lle­ga a gober­nar, en fun­ción de los intere­ses de aquél. Su pro­gra­ma polí­ti­co, lejos de repre­sen­tar una rup­tu­ra con el orden esta­ble­ci­do en la tran­si­ción del 78, se limi­ta­rá, en el caso de un cam­bio del esce­na­rio polí­ti­co más gene­ral a una sus­ti­tu­ción de siglas: PSOE por Pode­mos y PP por Ciu­da­da­nos. En el caso de un cam­bio par­cial de esce­na­rio, esta­re­mos ante un reaco­mo­do de los dos nue­vos par­ti­dos al alza den­tro de las éli­tes polí­ti­cas sier­vas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Una nue­va gene­ra­ción de polí­ti­cos ambi­cio­sos, cíni­cos y sin remil­gos ni pro­ble­mas de con­cien­cia res­pec­to al papel real que van a jugar. La monar­quía y la sacro­san­ta uni­dad de Espa­ña pue­den dor­mir a pier­na suel­ta por lo que a los nue­vos par­ti­dos al alza se refie­re.

El ata­que ideo­ló­gi­co a los fun­da­men­tos polí­ti­cos de la izquier­da con­ti­nua­rá, con la coope­ra­ción nece­sa­ria de los res­tos de la izquier­da refor­mis­ta que sobre­vi­van (no hablo del PSOE, hablo de izquier­da refor­mis­ta) que des­de un Pode­mos que segui­rá via­jan­do al “extre­mo-cen­tro”. Pode­mos hubie­ra encon­tra­do un esce­na­rio mucho más difí­cil para ser un torpe­do efi­caz con­tra los valo­res de la izquier­da si, cuan­do lle­gó la cri­sis, esa izquier­da refor­mis­ta hubie­ra dado un giro hacia posi­cio­nes de izquier­da revo­lu­cio­na­ria, hacia una orga­ni­za­ción de cla­se, aban­do­nan­do su clau­di­can­te y des­cla­sa­do ciu­da­da­nis­mo, y hacia la rup­tu­ra de sus com­pro­mi­sos con las reglas del jue­go polí­ti­co que impo­ne el capi­tal y hubie­ra com­ba­ti­do fron­tal­men­te el dis­cur­so pode­mi­ta cuan­do apa­re­ció, en lugar de llo­rar por las esqui­nas por­que hay inten­ción de aca­bar con ella y por­que el par­ti­do del círcu­lo se nie­ga a con­ver­ger con él. Tam­po­co ha apro­ve­cha­do la fase de des­pla­za­mien­to que está sufrien­do a manos de Pode­mos para haber rea­li­za­do, aun­que tar­día­men­te, ese giro aho­ra.

Pro­ba­ble­men­te, ami­go lec­tor, esta crí­ti­ca últi­ma a la izquier­da refor­mis­ta le lle­ve a pre­gun­tar­se por­qué no he habla­do de Syri­za.

Lo cier­to es que conoz­co mucho menos a esta coa­li­ción, a la que le gus­ta que tra­duz­can su nom­bre grie­go de “coa­li­ción de la izquier­da radi­cal”, que a Pode­mos. La infor­ma­ción sobre la polí­ti­ca inter­na­cio­nal nun­ca es tan exhaus­ti­va como la nacio­nal. Pero sí pue­do ade­lan­tar­le algu­nas de las cosas que conoz­co de la mis­ma.

Cuan­do en junio de 2012 se pro­du­jo el gran avan­ce de esta coa­li­ción, tras la repe­ti­ción de las elec­cio­nes gene­ra­les del mis­mo año, por impo­si­bi­li­dad de que se for­ma­se un gobierno grie­go, Syri­za ya hizo sus pri­me­ras apro­xi­ma­cio­nes a las emba­ja­das de algu­nos paí­ses de la UE en Ate­nas, así como de los miem­bros del G20, que inclu­ye a USA, con el fin de trans­mi­tir­les un per­fil de for­ma­ción polí­ti­ca razo­na­ble y madu­ra, capaz de man­te­ner los com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les de un posi­ble gobierno de la mis­ma.

En Enero de 2013, Ale­xis Tsi­pras via­jó a Esta­dos Uni­dos para esta­ble­cer con­tac­tos de alto nivel y dar una con­fe­ren­cia ante repre­sen­tan­tes de foros eco­nó­mi­cos del capi­ta­lis­mo, invi­ta­do por The Ins­ti­tu­te For New Eco­no­mic Thin­king, una de tan­tas agen­cias inje­ren­cis­tas pan­ta­lla del mega­es­pe­cu­la­dor inter­na­cio­nal Geor­ge Soros, que pas­to­rea a los movi­mien­tos refor­mis­tas “pro­gre­sis­tas” en gran par­te del mun­do. Esta orga­ni­za­ción se encar­gó de pagar­le el via­je y la estan­cia al líder grie­go. En dicha con­fe­ren­cia inter­vino tam­bién el máxi­mo ase­sor eco­nó­mi­co de Syri­za, Yian­nis Milios.
Copa­tro­ci­na­do­res de aque­lla con­fe­ren­cia fue­ron tam­bién el Levy Eco­no­mics Ins­ti­tu­te of Bard Colle­ge, el Cen­ter for Glo­bal Legal Trans­for­ma­tion, el Rich­man Cen­ter for Busi­ness, Law and Public Policy y la Colum­bia Helle­nic Asso­ca­tion.

Las bue­nas rela­cio­nes entre Geor­ge Soros y Tsi­pras tie­nen que ver, entre otras razo­nes, con la apues­ta de Syri­za, igual que de Pode­mos, por la emi­sión de euro­bo­nos, una herra­mien­ta finan­cie­ra a las que se opo­nen Mer­kel y el gobierno de Aus­tria, por­que haría depen­der dema­sia­do la refi­nan­cia­ción de la deu­da de los paí­ses miem­bros de la UE de la eco­no­mía ale­ma­na, por lo que per­ju­di­ca­ría esta últi­ma. Soros ve en la emi­sión de euro­bo­nos una opor­tu­ni­dad de nego­cio ante la posi­bi­li­dad de adqui­rir impor­tan­tes paque­tes de los mis­mos. El hom­bre cuyas juga­das espe­cu­la­ti­vas fue­ron en el pasa­do la cau­sa del colap­so finan­cie­ro del Sur­es­te asiá­ti­co y de los ata­ques a la libra ester­li­na no des­apro­ve­cha una opor­tu­ni­dad de nego­cio.

En los últi­mos meses, al con­fir­mar­se el ade­lan­to de las elec­cio­nes gene­ra­les Syri­za ha redo­bla­do sus esfuer­zos para trans­mi­tir una ima­gen de alter­na­ti­va de gobierno res­pon­sa­ble, ofre­cien­do pac­tar sus polí­ti­cas con la UE, limi­tan­do sus pro­pues­tas sobre la deu­da sobe­ra­na que en el pasa­do eran de sus­pen­sión de la mis­ma has­ta la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía y el empleo en Gre­cia a su rene­go­cia­ción y rees­truc­tu­ra­ción y ase­gu­ran­do que los inver­so­res ale­ma­nes nada tie­nen que temer de sus medi­das de gobierno. Por supues­to, ante las pre­sio­nes ale­ma­nas en con­tra de la for­ma­ción de un gobierno de esta coa­li­ción, Tsi­pras ha redo­bla­do su com­pro­mi­so con el euro, lo mis­mo que ha hecho Igle­sias, del mis­mo modo que con la gober­nan­za mun­dial. Ha pasa­do de pro­po­ner la sali­da de su país de la OTAN a suge­rir que ésta ¡¡se disuel­va por su pro­pia volun­tad!!

Fran­ca­men­te, no veo gran­des dife­ren­cias entre Pode­mos y Syri­za, sal­vo que el segun­do es un par­ti­do “ni de izquier­das ni de dere­chas” y el pri­me­ro una coa­li­ción de par­ti­dos trots­kis­tas, maoís­tas, euro­co­mu­nis­tas, ex comu­nis­tas y socia­lis­tas. En defi­ni­ti­va, una izquier­da que tran­si­tan­do des­de un anti­co­mu­nis­mo no con­fe­so, ni tie­ne por hori­zon­te abor­dar una tran­si­ción al socia­lis­mo ni se plan­tea un gobierno radi­cal de izquier­das, por mucho que se rei­vin­di­que tal, aca­ba­rá sien­do, caso de lle­gar a gober­nar, que está por ver, por­que ganar unas elec­cio­nes no sig­ni­fi­ca tener mayo­ría para gober­nar, una de tan­tas opcio­nes posi­bi­lis­tas que no saca­rá los pies del ties­to.

Así pues ese cacarea­do dis­cur­so de IU que enfa­ti­za su sí a Syri­za y su no a Pode­mos, en mi opi­nión obe­de­ce a un opor­tu­nis­mo de cor­tos vue­los, que no es capaz de dis­tan­ciar­se de su pro­pio dis­cur­so refor­mis­ta y que se aga­rra a Syri­za como nece­si­dad de super­vi­ven­cia, vía homo­lo­ga­ción polí­ti­ca, en el con­tex­to inter­na­cio­nal; a una Syri­za que ya la sitúa como su segun­da opción de refe­ren­cia espa­ño­la fren­te a los pode­mi­tas. El ori­gen dife­ren­te de Syri­za res­pec­to a Pode­mos no es garan­tía de nada que sea bene­fi­cio­so para la cla­se tra­ba­ja­do­ra y no hay aval en abso­lu­to de que un gobierno de Syri­za en Gre­cia no fue­ra tan ser­vil al capi­tal como uno de Pode­mos en Espa­ña. En ambos casos hay indi­cios que así lo sugie­ren.

En cual­quier caso, un aná­li­sis más pro­fun­do del sig­ni­fi­ca­do de Syri­za en rela­ción con la cri­sis eco­nó­mi­ca, la evo­lu­ción polí­ti­ca inter­na­cio­nal y la sus­ti­tu­ción de los vie­jos peo­nes polí­ti­cos del capi­ta­lis­mo por otros nue­vos sería ya obje­to de otro artícu­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *