“Una per­so­na se posi­cio­na en el mun­do a tra­vés de lo que lee”

Entre el lec­tor y el mun­do de los libros hay una suer­te de rela­ción dia­léc­ti­ca. Por un lado, “una per­so­na se posi­cio­na en el mun­do a tra­vés de lo que lee”, pero ade­más, “los libros nos lla­man o nos recha­zan, y a veces el que nos recha­zó, pasa­do un tiem­po nos aco­ge”. La edi­to­rial Ras­mia, un colec­ti­vo novel que se ha estre­na­do con dos colec­cio­nes de ensa­yo y narra­ti­va, for­mu­la estas refle­xio­nes. ¿Por qué “La deci­sión de Ippo­lit”, de Javier Llop? Ase­gu­ran que la Filo­so­fía “es más nece­sa­ria que nun­ca y que es impor­tan­te acer­car­la al lec­tor, libe­ra­da de cier­to encor­se­ta­mien­to aca­de­mi­cis­ta”. Y ¿Por qué razón edi­tar una anto­lo­gía de cuen­tos liber­ta­rios como “El modo­rro”? Se tra­ta de vol­ver la mira­da hacia “la abe­rra­ción que supo­ne el some­ti­mien­to del hom­bre por el hom­bre en sus diver­sas for­mas”. Se han lan­za­do des­de una pers­pec­ti­va crí­ti­ca a la vorá­gi­ne del mun­do edi­to­rial, sin dema­sia­das espe­ran­zas en salir de la pre­ca­rie­dad. Aun­que “poder vivir de acuer­do a las ideas y voca­ción de uno mis­mo, nos pare­ce una de las mejo­res cosas que nos podrían suce­der”, valo­ran.

-¿Cómo sur­ge la idea de pro­mo­ver una modes­ta edi­to­rial como Ras­mia, de la que for­máis par­te sólo tres per­so­nas?

For­mal­men­te somos tres por­que no tene­mos más reme­dio que cons­tar en pape­les para cons­ti­tuir una empre­sa. Sin embar­go con Ras­mia suce­de algo espe­cial, pues gene­ral­men­te, el que ha cola­bo­ra­do con noso­tros algu­na vez ter­mi­na for­man­do par­te acti­va de la edi­to­rial. La idea de la edi­to­rial fue ges­tán­do­se len­ta­men­te, a par­tir de una serie de afi­ni­da­des comu­nes. Esto, uni­do a un des­con­ten­to con la situa­ción actual, nos lle­vó a la deter­mi­na­ción de que no tenía­mos mucho que per­der, sobre todo tra­tán­do­se de un pro­yec­to modes­to, como tú bien dices. Tenía­mos, ade­más, la suer­te de con­tar con cono­ci­dos y ami­gos escri­to­res y artis­tas que dis­po­nían de una obra iné­di­ta intere­san­te. Per­te­ne­ce­mos a una gene­ra­ción de per­so­nas for­ma­das en carre­ras huma­nís­ti­cas, las­tra­da por la pre­ca­rie­dad labo­ral. No dis­po­ne­mos de dine­ro, pero sí de tiem­po e ilu­sión. Pare­ce que dis­po­nía­mos de todos los ingre­dien­tes nece­sa­rios para lle­var a cabo esta aven­tu­ra sui­ci­da.

‑Empe­záis con dos libros, La deci­sión de Ippo­lit. Ensa­yo sobre El Idio­ta de F. Dovs­toievs­ki, de Javier Llop, y la anto­lo­gía “El Modo­rro” y otros cuen­tos liber­ta­rios (Varios auto­res). ¿Por qué habéis comen­za­do por estos dos tex­tos? ¿Hay algún ele­men­to que los conec­te?

En un prin­ci­pio no hay un ele­men­to pre­pro­gra­ma­do que los conec­te. Javier Llop tenía escri­to un ensa­yo sobre El Idio­ta de Dos­toievs­ki. Fue pro­fe­sor mío de filo­so­fía y un gran ami­go. Toda­vía no tenía­mos cla­ro cuán­do dar el impul­so final a la edi­to­rial y nos pro­pu­so enviar­nos el tex­to que esta­ba intere­sa­do en publi­car. Que­da­mos fas­ci­na­dos con su ensa­yo y deci­di­mos que tenía­mos en nues­tras manos algo muy espe­cial que no podía­mos dejar esca­par. Dise­ña­mos, pues, la colec­ción Exer­go a pro­pó­si­to. Enten­de­mos que la Filo­so­fía es más nece­sa­ria que nun­ca y que es impor­tan­te acer­car­la al lec­tor, libe­ra­da de cier­to encor­se­ta­mien­to aca­de­mi­cis­ta que ter­mi­na sien­do un tan­to endo­gá­mi­co (el que no tie­ne ni idea de qué es la filo­so­fía pero sien­te que la nece­si­ta, ter­mi­na con­su­mien­do infu­ma­bles libros de auto­ayu­da que quie­ren pasar por filo­só­fi­cos). Están suce­dien­do cosas en nues­tras vidas que recla­man una refle­xión sobre cues­tio­nes fun­da­men­ta­les que que­dan por resol­ver y que no encuen­tran res­pues­ta ni con­sue­lo en otros rela­tos. En La deci­sión de Ippo­lit el lec­tor encon­tra­rá una pro­fun­da refle­xión sobre una obra cum­bre que tra­ta del nihi­lis­mo, la psi­qué huma­na y cier­ta impo­si­bi­li­dad de que un ser hones­to e ínte­gro no sea con­si­de­ra­do un idio­ta en una socie­dad que se des­mo­ro­na. Los clá­si­cos son clá­si­cos por­que son intem­po­ra­les, por­que las cues­tio­nes que plan­tean siguen estan­do vigen­tes de algu­na mane­ra.

“El Modo­rro” y otros cuen­tos liber­ta­rios es el resul­ta­do del inte­rés y cono­ci­mien­to que nues­tro ami­go Pedro tie­ne por la lite­ra­tu­ra en gene­ral y por la de cor­te liber­ta­rio en par­ti­cu­lar. Nos pro­pu­so una com­pi­la­ción que nos caló hon­do como lec­to­res, de mane­ra que no duda­mos poner estos tex­tos al alcan­ce del lec­tor. Con ella inau­gu­ra­mos nues­tra colec­ción de narra­ti­va Sur­co y deter­mi­na­mos que nues­tra prio­ri­dad con esta colec­ción iba a ser dejar hue­lla en el lec­tor, bien con tex­tos clá­si­cos bien con auto­res actua­les no tan cono­ci­dos. Esta anto­lo­gía no deja indi­fe­ren­te al que la lee por­que vuel­ve su mira­da hacia la memo­ria y hacia la abe­rra­ción que supo­ne el some­ti­mien­to del hom­bre por el hom­bre en sus diver­sas for­mas.

Te decía al prin­ci­pio que no hay un ele­men­to pre­de­ter­mi­na­do que las conec­te, pero pare­ce que en estos tex­tos nos encon­tra­mos con un diá­lo­go de la his­to­ria con­si­go mis­ma sobre la bús­que­da de sen­ti­do, sobre cier­ta inca­pa­ci­dad para acor­dar qué es la jus­ti­cia y para lle­var a cabo aque­llo que des­de siem­pre se nos ha dicho que cons­ti­tu­ye la natu­ra­le­za del ser humano: la racio­na­li­dad, la liber­tad, la dig­ni­dad…

-¿En qué pró­xi­mos libros estáis tra­ba­jan­do? ¿O en qué nue­vas colec­cio­nes (actual­men­te con­táis con dos, “Sur­co”, de narra­ti­va, y “Exer­go”, de ensa­yo?

Esta­mos tra­ba­jan­do en un libro de poe­sía y rela­tos de un autor valen­ciano que noso­tros admi­ra­mos mucho. Esta vez nos cen­tra­mos en una voz crí­ti­ca del pre­sen­te que es puro sín­to­ma del con­tex­to aní­mi­co actual. Enten­de­mos que este autor con­ci­lia muy bien el pen­sa­mien­to crí­ti­co con la cali­dad lite­ra­ria.

-¿Es sufi­cien­te la “Ras­mia” (fuer­za y empu­je para aco­me­ter una empre­sa) y el cora­je para hacer­se un espa­cio en un mun­do caní­bal y domi­na­do por el gran nego­cio edi­to­rial?

No sabe­mos si será sufi­cien­te para hacer­nos un espa­cio en este mun­do tan voraz, pero es nece­sa­ria para al menos inten­tar­lo. Lo que sí hace­mos es vivir este pro­yec­to. Siem­pre se ha dicho que este sec­tor esta­ba en cri­sis y, aun­que nos sin­ta­mos al bor­de del pre­ci­pi­cio, no pode­mos parar…

-¿Qué prin­ci­pios edi­to­ria­les e ideo­ló­gi­cos ins­pi­ran el pro­yec­to? ¿Pue­den apre­ciar­se en los libros publi­ca­dos, toma de deci­sio­nes, for­ma de retri­bu­ción u orga­ni­za­ción del tra­ba­jo?

Nos esta­mos dan­do cuen­ta de que esta labor es puro apren­di­za­je y de que nos lle­va mucho más lejos de lo pre­vis­to en dis­tin­tos sen­ti­dos. En prin­ci­pio que­re­mos dar a cono­cer o difun­dir obje­ti­va­cio­nes que nos traen noti­cia de aque­llo que somos, dejar que los tex­tos hablen, res­ca­tar­los del olvi­do, tor­nar­los visi­bles. Vamos publi­can­do lo que va cayen­do en nues­tras manos y pode­mos inser­tar en este prin­ci­pio bási­co. En la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo tra­ta­mos de impli­car­nos todos con los tex­tos. Enten­de­mos que el tex­to es sagra­do, posee auto­no­mía, voz pro­pia, y no que­re­mos ses­gar­lo bajo una úni­ca mira­da. Para cosas más buro­crá­ti­cas y abu­rri­das deli­mi­ta­mos más nues­tras tareas.

A día de hoy no pode­mos vivir de la edi­ción, lle­va­mos poco tiem­po y no hay retri­bu­ción de nin­gún tipo. El dine­ro que saca­mos de nues­tras modes­tas ven­tas lo rein­ver­ti­mos en la siguien­te publi­ca­ción y si algún día este pro­yec­to deja de cos­tar­nos dine­ro de nues­tro bol­si­llo nos dare­mos con un can­to en los dien­tes.

Por otro lado, la toma de deci­sio­nes en esta edi­to­rial es muy coope­ra­ti­va en sen­ti­do pleno: los ilus­tra­do­res tuvie­ron que impli­car­se mucho en el tex­to para rea­li­zar las ilus­tra­cio­nes que se corres­pon­den con los cuen­tos. Los dise­ña­do­res de Deta­lier Estu­dio Crea­ti­vo son tam­bién, como los ilus­tra­do­res y el res­to de cola­bo­ra­do­res, ami­gos; de mane­ra que no sabe­mos dis­cer­nir en el resul­ta­do de su tra­ba­jo la pro­fe­sio­na­li­dad del com­pro­mi­so o cari­ño que ponen en nues­tros libros. Per­so­nas como Manuel Sáez (artis­ta que rea­li­za la por­ta­da de El Modo­rro…) o Javier Itu­rrino (mar­que­ting digi­tal), se impli­can como uno más en nues­tra labor por­que entien­den que hemos de encon­trar el lugar común, un len­gua­je y un esti­lo que refle­je lo mejor de cada uno de noso­tros. Algu­nos han hecho con­tri­bu­cio­nes eco­nó­mi­cas por­que creen en nues­tro pro­yec­to y quie­ren que sal­ga ade­lan­te. En defi­ni­ti­va, nues­tro pro­yec­to pasa por diver­sas mira­das que se sien­ten par­te de él y el ambien­te que se gene­ra duran­te el pro­ce­so es muy enri­que­ce­dor.

-En oca­sio­nes hay que posi­cio­nar­se. ¿Lite­ra­tu­ra cul­ta, popu­lar o de masas? ¿Com­pro­me­ti­da y crí­ti­ca con el poder, o de eva­sión? ¿Eli­tis­ta o acce­si­ble? ¿Creéis en estas fron­te­ras a la hora de rea­li­zar vues­tro tra­ba­jo edi­to­rial?

Difí­cil elec­ción. Pode­mos encon­trar mucha sabi­du­ría en cier­ta lite­ra­tu­ra popu­lar, hay que apro­xi­mar a las masas a la lite­ra­tu­ra cul­ta para des­per­tar­la del letar­go de una exce­si­va eva­sión que apol­tro­na inte­lec­tual­men­te. Creo que nues­tras selec­cio­nes nos dela­tan en cuan­to a la posi­ción crí­ti­ca que que­re­mos adop­tar, siem­pre con­si­de­ran­do la cali­dad lite­ra­ria. Que­re­mos ser crí­ti­cos, pero dejan­do que el tex­to hable, pues es el autén­ti­co espa­cio de liber­tad. Una per­so­na se posi­cio­na en el mun­do a tra­vés de lo que lee. No leer es negar­se posi­bi­li­da­des de ser. Noso­tros apos­ta­mos por unas posi­bi­li­da­des de ser que nos gus­tan y nos atraen.

Por otro lado no nos pare­ce nada des­de­ña­ble una his­to­ria bien con­ta­da, cui­da­da esti­lís­ti­ca­men­te y que de paso nos eva­da de algu­nas preo­cu­pa­cio­nes por un ins­tan­te. Si caye­ra en nues­tras manos una his­to­ria así no duda­ría­mos en publi­car­la y de hecho no des­car­ta­mos abrir otras vías que, de paso, nos per­mi­tan seguir cos­teán­do­nos las publi­ca­cio­nes de Ras­mia.

Res­pec­to a la cues­tión de ser más o menos eli­tis­ta o más o menos acce­si­ble me pare­ce algo más rela­ti­vo. ¿Eli­tis­ta para quién? Es sin­to­má­ti­co que en este país se pudie­ra lle­gar a con­si­de­rar eli­tis­ta lo que noso­tros publi­ca­mos. El pro­ble­ma no es que este tipo de lite­ra­tu­ra no sea acce­si­ble, sino que el lec­tor se ha vuel­to muy pasi­vo y en ese sen­ti­do no nega­mos cier­to com­pro­mi­so de inter­pe­lar­le en la medi­da de lo posi­ble. Es nor­mal que triun­fe la lite­ra­tu­ra de eva­sión en un momen­to que nos gene­ra mucha frus­tra­ción. Este exce­so de eva­sión gene­ra pasi­vi­dad y tene­mos ser­vi­do el círcu­lo vicio­so que ali­men­ta al mis­mo sis­te­ma que nos frus­tra. Sin embar­go muchas nove­las de eva­sión son bue­nas y no con­si­de­ro un peca­do entre­te­ner­se con algu­na de ellas para des­can­sar un poco de cues­tio­nes sesu­das. Mira, por ejem­plo, el auge que ha expe­ri­men­ta­do la nove­la negra, un ejem­plo de lite­ra­tu­ra de eva­sión que no está reñi­da ni mucho menos con la cali­dad lite­ra­ria y que a veces se reve­la como una acer­ta­da radio­gra­fía social. Lo mis­mo suce­de con obras de cien­cia fic­ción o fan­ta­sía: bus­can­do en ellas his­to­rias para eva­dir­me me topé con con­si­de­ra­cio­nes filo­só­fi­cas o cien­tí­fi­cas intere­san­tes. Deli­mi­tar fron­te­ras en este sen­ti­do es difí­cil. Otra cosa es que nos vea­mos publi­can­do nove­la rosa (no van por ahí nues­tros intere­ses).

‑Citáis en la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to edi­to­rial a Bor­ges: “De todos los ins­tru­men­tos del hom­bre, el más asom­bro­so es, sin duda, el libro (…). El libro es una exten­sión de la memo­ria y de la ima­gi­na­ción”. Unos párra­fos más aba­jo, Bor­ges apun­ta que según Mon­taig­ne el con­cep­to de lec­tu­ra obli­ga­to­ria es fal­so. Y que el ensa­yis­ta fran­cés, si encuen­tra un pasa­je difí­cil en un libro, lo deja, por­que ve en la lec­tu­ra una for­ma de feli­ci­dad. ¿Opi­náis de igual modo que estos dos escri­to­res?

Memo­ria e ima­gi­na­ción nos com­pro­me­ten, nos posi­cio­nan y tam­bién nos libe­ran. Otra cues­tión es la bue­na o mala de la que dis­po­ne­mos y los meca­nis­mos que ope­ran en tal memo­ria selec­ti­va. Hay ver­da­des que no apor­tan con­sue­lo ni feli­ci­dad y sin embar­go pare­ce difí­cil renun­ciar a cier­to com­pro­mi­so con la “ver­dad”. Con todo, la mayor par­te de los con­flic­tos se dan entre per­so­nas que se sien­ten igual­men­te com­pro­me­ti­das con una “ver­dad”. Mon­taig­ne, como buen escép­ti­co, defen­día que no hay ver­da­des abso­lu­tas y que los con­flic­tos eran el resul­ta­do de la dis­pa­ri­dad de meras opi­nio­nes. Lle­ga­dos a este pun­to entien­do que elu­dir pasa­jes difí­ci­les fue­ra más que desea­ble para alguien que acon­se­ja abs­te­ner­se de emi­tir jui­cios dada la impo­si­bi­li­dad de fun­da­men­tar obje­ti­va­men­te nues­tras opi­nio­nes.

A nivel teó­ri­co el escep­ti­cis­mo es intere­san­te por­que exi­ge rigor al que argu­men­ta y pro­mue­ve la liber­tad, a nivel prác­ti­co pue­de lle­var a la pará­li­sis… Creo que el hom­bre renun­cia a sí mis­mo cuan­do renun­cia a la crí­ti­ca y deja de aspi­rar a mejo­rar las cosas, y esa renun­cia gene­ra, ade­más, mucha infe­li­ci­dad. El escep­ti­cis­mo sur­ge como res­pues­ta al dog­ma­tis­mo y creo que por ahí debe­mos enten­der a Mon­taig­ne, un gran huma­nis­ta que asu­mía las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al ser humano. Hablar de lec­tu­ras obli­ga­to­rias pue­de resul­tar dog­má­ti­co, es cier­to, y más cuan­do no dis­po­ne­mos de tiem­po para leer todo lo que se publi­ca y dis­po­ner de una refe­ren­cia obje­ti­va con la que esta­ble­cer valo­ra­cio­nes. Por otra par­te, los libros nos lla­man o nos recha­zan y a veces el que nos recha­zó pasa­do un tiem­po nos aco­ge, así es como entien­do esa acti­tud de Mon­taig­ne hacia libros o par­tes de ellos que “no le entra­ban”. Noso­tros pro­po­ne­mos, no impo­ne­mos, y en nues­tra pro­pues­ta la crí­ti­ca no deja de estar pre­sen­te.

-¿Es un tópi­co o hay algo de cier­to en que las cri­sis repre­sen­tan una opor­tu­ni­dad y que las coyun­tu­ras de rece­sión y pre­ca­rie­dad son, al mis­mo tiem­po, perio­dos de gran crea­ti­vi­dad cul­tu­ral?

Es ver­dad que cuan­do se sien­te que no hay mucho que per­der pare­ce que aflo­ra cier­ta valen­tía para estas cosas (aun­que lo real­men­te valien­te es lan­zar­se cuan­do se tie­ne mucho que per­der). En nues­tro caso no pode­mos decir que alen­ta­dos por la pre­ca­rie­dad nos ani­má­ra­mos con esta empre­sa para salir de tal esta­do pre­ca­rio, pues sabe­mos que es muy pro­ba­ble que nues­tro esta­do se vuel­va toda­vía más pre­ca­rio con ella. Lo que sí es cier­to es que tene­mos cier­ta nece­si­dad de lle­nar de sen­ti­do un vacío.

‑Lla­ma la aten­ción la impor­tan­cia que con­ce­déis a las ilus­tra­cio­nes. Por ejem­plo, las de Manuel Sáez en la por­ta­da de “El modo­rro” y otros cuen­tos liber­ta­rios, o las que acom­pa­ñan a cada rela­to. ¿Qué tie­ne el libro impre­so (tex­to e ilus­tra­cio­nes) que nun­ca podrá ofre­cer el e‑book, la tele­vi­sión e Inter­net? Y me refie­ro tan­to a la for­ma como al con­te­ni­do…

El tac­to, la tex­tu­ra, la man­cha de tin­ta en el papel, el olor, el ori­gen orgá­ni­co, la obje­ti­va­ción de una ela­bo­ra­ción medi­ta­da y media­da. El libro es la pues­ta en común de muchas mira­das: autor, ilus­tra­do­res, dise­ña­do­res, impre­so­res, edi­to­res, libre­ros,… El pro­ce­so que requie­re la publi­ca­ción en papel es un peque­ño reduc­to de liber­tad y crea­ti­vi­dad con­sen­sua­da entre pro­fe­sio­na­les que, cons­cien­tes de las difi­cul­ta­des que entra­ña este sec­tor, rea­li­zan su labor con espe­cial mimo y dedi­ca­ción. El libro pasa por muchas manos y por muchos ojos. Es un reco­rri­do poé­ti­co.

-Por últi­mo, ¿pen­sáis que si alguien sigue con per­se­ve­ran­cia su voca­ción alcan­za el paraí­so, o lo que hoy sería una isla “uto­pía” (la rea­li­za­ción per­so­nal y vivir de acuer­do con las ideas)?

Inde­pen­dien­te­men­te de que alcan­ce­mos el paraí­so o no, el camino, aun­que no exen­to de obs­tácu­los, nos mere­ce la pena. Des­de lue­go, poder vivir de acuer­do a las ideas y voca­ción de uno mis­mo, nos pare­ce una de las mejo­res cosas que nos podrían suce­der. Con­ta­mos con que nos suce­da. Nos encan­ta­ría que suce­die­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *