Recor­dan­do a Rosa, siem­pre pre­sen­te

Rosa_Luxemburg.jpg

descarga.jpg
Que mejor que su últi­mo artícu­lo para recor­dar a esta inol­vi­da­ble com­pa­ñe­ra:

Escri­to en ale­mán por Rosa Luxem­bur­go el 14 de enero de 1919, la vís­pe­ra de ser ase­si­na­da por los sol­da­dos de la Caba­lle­ría de la Guar­dia d el Gobierno del SPD.
«El orden rei­na en Var­so­via», anun­ció el minis­tro Sebas­tia­ni a la Cáma­ra de París en 1831 cuan­do, des­pués de haber lan­za­do su terri­ble asal­to sobre el barrio de Pra­ga, la sol­da­des­ca de Pas­kie­vitch había entra­do en la capi­tal pola­ca para dar comien­zo a su tra­ba­jo de ver­du­gos con­tra los insur­gen­tes.

«¡El orden rei­na en Ber­lín!», pro­cla­ma triun­fan­te la pren­sa bur­gue­sa, pro­cla­man Ebert y Nos­ke, pro­cla­man los ofi­cia­les de las «tro­pas victoriosas2 a las que la chus­ma peque­ño­bur­gue­sa de Ber­lín aco­ge en las calles agi­tan­do sus pañue­los y lan­zan­do sus ¡hurras! La glo­ria y el honor de las armas ale­ma­nas se han sal­va­do ante la his­to­ria mun­dial. Los lamen­ta­bles ven­ci­dos de Flan­des y de las Arde­nas han res­ta­ble­ci­do su renom­bre con una bri­llan­te vic­to­ria sobre…los 300 «espar­ta­quis­tas» del Vor­wärts. Las ges­tas del pri­mer y glo­rio­so avan­ce de las tro­pas ale­ma­nas sobre Bél­gi­ca, las ges­tas del gene­ral von Emmich, el ven­ce­dor de Lie­ja, pali­de­cen ante las haza­ñas de Reinhardt y Cía., en las calles de Ber­lín. Par­la­men­ta­rios que habían acu­di­do a nego­ciar la ren­di­ción del Vor­wärts ase­si­na­dos, des­tro­za­dos a gol­pes de cula­ta por la sol­da­des­ca guber­na­men­tal has­ta el pun­to de que sus cadá­ve­res eran com­ple­ta­men­te irre­co­no­ci­bles, pri­sio­ne­ros col­ga­dos de la pared y ase­si­na­dos de tal for­ma que tenían el crá­neo roto y la masa cere­bral espar­ci­da: ¿quién pien­sa ya a la vis­ta de estas glo­rio­sas haza­ñas en las ver­gon­zo­sas derro­tas ante fran­ce­ses, ingle­ses y ame­ri­ca­nos? «Espar­ta­co» se lla­ma el enemi­go y Ber­lín el lugar don­de nues­tros ofi­cia­les entien­den que han de ven­cer. Nos­ke, el «obre­ro», se lla­ma el gene­ral que sabe orga­ni­zar vic­to­rias allí don­de Luden­dorff ha fra­ca­sa­do.

¿Cómo no pen­sar aquí en la borra­che­ra de vic­to­ria de la jau­ría que impu­so el «orden» en París, en la baca­nal de la bur­gue­sía sobre los cadá­ve­res de los lucha­do­res de la Comu­na? ¡Esa mis­ma bur­gue­sía que aca­ba de capi­tu­lar ver­gon­zo­sa­men­te ante los pru­sia­nos y de aban­do­nar la capi­tal del país al enemi­go exte­rior para poner pies en pol­vo­ro­sa como el últi­mo de los cobar­des! Pero fren­te a los pro­le­ta­rios de París, ham­brien­tos y mal arma­dos, con­tra sus muje­res e hijos inde­fen­sos, ¡cómo vol­vía a flo­re­cer el cora­je viril de los hiji­tos de la bur­gue­sía, de la «juven­tud dora­da», de los ofi­cia­les! ¡Cómo se des­ató la bra­vu­ra de esos hijos de Mar­te humi­lla­dos poco antes ante el enemi­go exte­rior aho­ra que se tra­ta­ba de ser bes­tial­men­te crue­les con inde­fen­sos, con pri­sio­ne­ros, con caí­dos!

«¡El orden rei­na en Var­so­via!», «¡El orden rei­na en París!», «¡El orden rei­na en Ber­lín!», esto es lo que pro­cla­man los guar­dia­nes del «orden» cada medio siglo de un cen­tro a otro de la lucha his­tó­ri­co-mun­dial. Y esos eufó­ri­cos «ven­ce­do­res» no se per­ca­tan de que un «orden» que perió­di­ca­men­te ha de ser man­te­ni­do con esas car­ni­ce­rías san­grien­tas mar­cha ineluc­ta­ble­men­te hacia su fin. ¿Qué ha sido esta últi­ma «Sema­na de Espar­ta­co» en Ber­lín, qué hatraí­do con­si­go, qué ense­ñan­zas nos apor­ta? Aun en medio de la lucha, en medio del cla­mor de vic­to­ria de la con­tra­rre­vo­lu­ción han de hacer los pro­le­ta­rios revo­lu­cio­na­rios el balan­ce de lo acon­te­ci­do, han de medir los acon­te­ci­mien­tos y sus resul­ta­dos según la gran medi­da de la his­to­ria. La revo­lu­ción no tie­ne tiem­po que per­der, la revo­lu­ción sigue avan­zan­do hacia sus gran­des metas aún por enci­ma de las tum­bas abier­tas, por enci­ma de las «vic­to­rias» y de las «derro­tas». La pri­me­ra tarea de los com­ba­tien­tes por el socia­lis­mo inter­na­cio­nal es seguir con luci­dez sus líneas de fuer­za, sus cami­nos.

¿Podía espe­rar­se una vic­to­ria defi­ni­ti­va del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio en el pre­sen­te enfren­ta­mien­to, podía espe­rar­se la caí­da de los Ebert-Schei­de­mann y la ins­tau­ra­ción de la dic­ta­du­ra socia­lis­ta? Des­de lue­go que no si se toman en con­si­de­ra­ción la tota­li­dad de los ele­men­tos que deci­den sobre la cues­tión. La heri­da abier­ta de la cau­sa revo­lu­cio­na­ria en el momen­to actual, la inma­du­rez polí­ti­ca de la masa de los sol­da­dos, que toda­vía se dejan mani­pu­lar por sus ofi­cia­les con fines anti­po­pu­la­res y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, es ya una prue­ba de que en el pre­sen­te cho­que no era posi­ble espe­rar una vic­to­ria dura­de­ra de la revo­lu­ción. Por otra par­te, esta inma­du­rez del ele­men­to mili­tar no es sino un sín­to­ma de la inma­du­rez gene­ral de la revo­lu­ción ale­ma­na.

El cam­po, que es de don­de pro­ce­de un gran por­cen­ta­je de la masa de sol­da­dos, sigue sin estar ape­nas toca­do por la revo­lu­ción. Ber­lín sigue estan­do has­ta aho­ra prác­ti­ca­men­te asi­la­do del res­to del país. Es cier­to que en pro­vin­cias los cen­tros revo­lu­cio­na­rios ‑Rena­nia, la cos­ta nor­te, Braunsch­weig, Sajo­nia, Würt­tem­berg- están con cuer­po y alma al lado de los pro­le­ta­rios de Ber­lín. Pero lo que sobre todo fal­ta es coor­di­na­ción en la mar­cha hacia ade­lan­te, la acción común direc­ta que le daría una efi­ca­cia incom­pa­ra­ble­men­te supe­rior a la ofen­si­va y a la rapi­dez de movi­li­za­ción de la cla­se obre­ra ber­li­ne­sa. Por otra par­te, las luchas eco­nó­mi­cas, la ver­da­de­ra fuer­za vol­cá­ni­ca que impul­sa hacia ade­lan­te la lucha de cla­ses revo­lu­cio­na­ria, están toda­vía ‑lo que no deja de tener pro­fun­das rela­cio­nes con las insu­fi­cien­cias polí­ti­cas de la revo­lu­ción apun­ta­das- en su esta­dio ini­cial.

De todo esto se des­pren­de que en este momen­to era impo­si­ble pen­sar en una vic­to­ria dura­de­ra y defi­ni­ti­va. ¿Ha sido por ello un «error» la lucha de la últi­ma sema­na? Sí, si se hubie­ra tra­ta­do mera­men­te de una «ofen­si­va » inten­cio­na­da, de lo que se lla­ma un «putsch». Sin embar­go, ¿cuál fue el pun­to de par­ti­da de la últi­ma sema­na de lucha? Al igual que en todos los casos ante­rio­res, al igual que el 6 de diciem­bre y el 24 de diciem­bre: ¡una bru­tal pro­vo­ca­ción del gobierno! Igual que el baño de san­gre a que fue­ron some­ti­dos mani­fes­tan­tes inde­fen­sos de la Chaus­sees­tras­se e igual que la car­ni­ce­ría de los mari­ne­ros, en esta oca­sión el asal­to a la jefa­tu­ra de poli­cía de Ber­lín fue la cau­sa de todos los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res. La revo­lu­ción no ope­ra como le vie­ne en gana, no mar­cha en cam­po abier­to, según un plan inte­li­gen­te­men­te con­ce­bi­do por los «estra­te­gas». Sus enemi­gos tam­bién tie­nen la ini­cia­ti­va, sí, y la emplean por regla gene­ral más que la mis­ma revo­lu­ción.

Ante el hecho de la des­ca­ra­da pro­vo­ca­ción por par­te de los Ebert-Schei­de­mann, la cla­se obre­ra revo­lu­cio­na­ria se vió obli­ga­da a recu­rrir a las armas. Para la revo­lu­ción era una cues­tión de honor dar inme­dia­ta­men­te la más enér­gi­ca res­pues­ta al ata­que, so pena de que la con­tra­rre­vo­lu­ción se cre­cie­se con su nue­vo paso ade­lan­te y de que las filas revo­lu­cio­na­rias del pro­le­ta­ria­do y el cré­di­to moral de la revo­lu­ción ale­ma­na en la Inter­na­cio­nal sufrie­sen gran­des pér­di­das.

Por lo demás, la inme­dia­ta resis­ten­cia que opu­sie­ron las masas ber­li­ne­sas fue tan espon­tá­nea y lle­na de una ener­gía tan evi­den­te que la vic­to­ria moral estu­vo des­de el pri­mer momen­to de par­te de la «calle».

Pero hay una ley vital inter­na de la revo­lu­ción que dice que nun­ca hay que parar­se, sumir­se en la inac­ción, en la pasi­vi­dad des­pués de haber dado un pri­mer paso ade­lan­te. La mejor defen­sa es el ata­que. Esta regla ele­men­tal de toda lucha rige sobre todos los pasos de la revo­lu­ción. Era evi­den­te ‑y haber­lo com­pren­di­do así tes­ti­mo­nia el sano ins­tin­to, la fuer­za inte­rior siem­pre dis­pues­ta del pro­le­ta­ria­do ber­li­nés- que no podía dar­se por satis­fe­cho con repo­ner a Eichhorn en su pues­to. Espon­tá­nea­men­te se lan­zó a la ocu­pa­ción de otros cen­tros de poder de la con­tra­rre­vo­lu­ción: la pren­sa bur­gue­sa, las agen­cias ofi­cio­sas de pren­sa, el Vor­wärts. Todas estas medi­das sur­gie­ron entre las masas a par­tir del con­ven­ci­mien­to de que la con­tra­rre­vo­lu­ción, por su par­te, no se iba a con­for­mar con la derro­ta sufri­da, sino que iba a bus­car una prue­ba de fuer­za gene­ral.

Aquí tam­bién nos encon­tra­mos ante una de las gran­des leyes his­tó­ri­cas de la revo­lu­ción fren­te a la que se estre­llan todas las habi­li­da­des y sabi­du­rías de los peque­ños «revo­lu­cio­na­rios» al esti­lo de los del USP, que en cada lucha sólo se afa­nan en bus­car una cosa, pre­tex­tos para la reti­ra­da. Una vez que el pro­ble­ma fun­da­men­tal de una revo­lu­ción ha sido plan­tea­do con total cla­ri­dad ‑y ese pro­ble­ma es en esta revo­lu­ción el derro­ca­mien­to del gobierno Ebert-Schei­de­mann, en tan­to que pri­mer obs­tácu­lo para la vic­to­ria del socia­lis­mo- enton­ces ese pro­ble­ma no deja de apa­re­cer una y otra vez en toda su actua­li­dad y con la fata­li­dad de una ley natu­ral; todo epi­so­dio ais­la­do de la lucha hace apa­re­cer el pro­ble­ma con todas sus dimen­sio­nes por poco pre­pa­ra­da que esté la revo­lu­ción para dar­le solu­ción, por poco madu­ra que sea toda­vía la situa­ción. «¡Aba­jo Ebert-Schei­de­mann!», es la con­sig­na que apa­re­ce inevi­ta­ble­men­te a cada cri­sis revo­lu­cio­na­ria en tan­to que úni­ca fór­mu­la que ago­ta todos los con­flic­tos par­cia­les y que, por su lógi­ca inter­na, se quie­ra o no, empu­ja todo epi­so­dio de lucha a su mas extre­mas con­se­cuen­cias.

De esta con­tra­dic­ción entre el carác­ter extre­mo de las tareas a rea­li­zar y la inma­du­rez de las con­di­cio­nes pre­vias para su solu­ción en la fase ini­cial del desa­rro­llo revo­lu­cio­na­rio resul­ta que cada lucha se sal­da for­mal­men­te con una derro­ta. ¡Pero la revo­lu­ción es la úni­ca for­ma de «gue­rra» ‑tam­bién es ésta una ley muy pecu­liar de ella- en la que la vic­to­ria final sólo pue­de ser pre­pa­ra­da a tra­vés de una serie de «derro­tas»!

¿Qué nos ense­ña toda la his­to­ria de las revo­lu­cio­nes moder­nas y del socia­lis­mo? La pri­me­ra lla­ma­ra­da de la lucha de cla­ses en Euro­pa, el levan­ta­mien­to de los teje­do­res de seda de Lyon en 1831, aca­bó con una seve­ra derro­ta. El movi­mien­to car­tis­ta en Ingla­te­rra tam­bién aca­bó con una derro­ta. La insu­rrec­ción del pro­le­ta­ria­do de París, en los días de junio de 1848, fina­li­zó con una derro­ta aso­la­do­ra. La Comu­na de París se cerró con una terri­ble derro­ta. Todo el camino que con­du­ce al socia­lis­mo ‑si se con­si­de­ran las luchas revo­lu­cio­na­rias- está sem­bra­do de gran­des derro­tas.

Y, sin embar­go, ¡ese mis­mo camino con­du­ce, paso a paso, ineluc­ta­ble­men­te, a la vic­to­ria final! ¡Dón­de esta­ría­mos noso­tros hoy sin esas «derro­tas», de las que hemos saca­do cono­ci­mien­to, fuer­za, idea­lis­mo! Hoy, que hemos lle­ga­do extra­or­di­na­ria­men­te cer­ca de la bata­lla final de la lucha de cla­ses del pro­le­ta­ria­do, nos apo­ya­mos direc­ta­men­te en esas derro­tas y no pode­mos renun­ciar ni a una sola de ellas, todas for­man par­te de nues­tra fuer­za y nues­tra cla­ri­dad en cuan­to a las metas a alcan­zar.

Las luchas revo­lu­cio­na­rias son jus­to lo opues­to a las luchas par­la­men­ta­rias. En Ale­ma­nia hemos teni­do, a lo lar­go de cua­tro dece­nios, sono­ras «vic­to­rias» par­la­men­ta­rias, íba­mos pre­ci­sa­men­te de vic­to­ria en vic­to­ria. Y el resul­ta­do de todo ello fue, cuan­do lle­gó el día de la gran prue­ba his­tó­ri­ca, cuan­do lle­gó el 4 de agos­to de 1914, una ani­qui­la­do­ra derro­ta polí­ti­ca y moral, un nau­fra­gio inau­di­to, una ban­ca­rro­ta sin pre­ce­den­tes. Las revo­lu­cio­nes, por el con­tra­rio, no nos han apor­ta­do has­ta aho­ra sino gra­ves derro­tas, pero esas derro­tas inevi­ta­bles han ido acu­mu­lan­do una tras otra la nece­sa­ria garan­tía de que alcan­za­re­mos la vic­to­ria final en el futu­ro.

¡Pero con una con­di­ción! Es nece­sa­rio inda­gar en qué con­di­cio­nes se han pro­du­ci­do en cada caso las derro­tas. La derro­ta, ¿ha sobre­ve­ni­do por­que la ener­gía com­ba­ti­va de las masas se ha estre­lla­do con­tra las barre­ras de unas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas inma­du­ras o se ha debi­do a la tibie­za, a la inde­ci­sión, a la debi­li­dad inter­na que ha aca­ba­do para­li­zan­do la acción revo­lu­cio­na­ria?

Ejem­plos clá­si­cos de ambas posi­bi­li­da­des son, res­pec­ti­va­men­te, la revo­lu­ción de febre­ro en Fran­cia y la revo­lu­ción de mar­zo ale­ma­na. La heroi­ca acción del pro­le­ta­ria­do de París en 1848 ha sido fuen­te viva de ener­gía de cla­se para todo el pro­le­ta­ria­do inter­na­cio­nal. por el con­tra­rio las mise­rias de la revo­lu­ción de mar­zo en Ale­ma­nia han entor­pe­ci­do la mar­cha de todo el moderno desa­rro­llo ale­mán igual que una bola de hie­rro ata­da a los pies. Han ejer­ci­do su influen­cia a lo lar­go de toda la par­ti­cu­lar his­to­ria de la Social­de­mo­cra­cia ofi­cial ale­ma­na lle­gan­do inclu­so a reper­cu­tir en los más recien­tes acon­te­ci­mien­tos de la revo­lu­ción ale­ma­na, inclu­so en la dra­má­ti­ca cri­sis que aca­ba­mos de vivir.

¿Qué pode­mos decir de la derro­ta sufri­da en esta lla­ma­da Sema­na de Espar­ta­co a la luz de las cues­tio­nes his­tó­ri­cas alu­di­das más arri­ba? ¿Ha sido una derro­ta cau­sa­da por el ímpe­tu de la ener­gía revo­lu­cio­na­ria cho­can­do con­tra la inma­du­rez de la situa­ción o se ha debi­do a las debi­li­da­des e inde­ci­sio­nes de nues­tra acción?

¡Las dos cosas a la vez! El carác­ter doble de esta cri­sis, la con­tra­dic­ción entre la inter­ven­ción ofen­si­va, lle­na de fuer­za, deci­di­da, de las masa ber­li­ne­sas y la inde­ci­sión, las vaci­la­cio­nes, la timi­dez de la direc­ción ha sido uno de los datos pecu­lia­res del más recien­te epi­so­dio.

La direc­ción ha fra­ca­sa­do. Pero la direc­ción pue­de y debe ser crea­da de nue­vo por las masas y a par­tir de las masas. Las masas son lo deci­si­vo, ellas son la roca sobre la que se basa la vic­to­ria final de la revo­lu­ción. Las masas han esta­do a la altu­ra, ellas han hecho de esta «derro­ta» una pie­za más de esa serie de derro­tas his­tó­ri­cas que cons­ti­tu­yen el orgu­llo y la fuer­za del socia­lis­mo inter­na­cio­nal. Y por eso, del tron­co de esta «derro­ta» flo­re­ce­rá la vic­to­ria futu­ra.

«¡El orden rei­na en Ber­lín!», ¡esbi­rros estú­pi­dos! Vues­tro orden está edi­fi­ca­do sobre are­na. La revo­lu­ción, maña­na ya «se ele­va­rá de nue­vo con estruen­do hacia lo alto» y pro­cla­ma­rá, para terror vues­tro, entre soni­do de trom­pe­tas:

¡Fui, soy y seré!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *