Pas­tor Ala­pe (FARC): “Esto tie­ne que ter­mi­nar en una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te”

IMG_3614_6

Colombia/​Resu­men Latinoamericano/​ANNCOL/​Escrito por Dick Ema­nuels­son, Cáma­ra: Patri­cia González/​16/​01/​2015.- Entre­vis­ta con Pas­tor Ala­pe, inte­gran­te del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor de las FARC-EP y miem­bro de la Dele­ga­ción de Paz de la gue­rri­lla en La Haba­na. Es tam­bién uno de los inte­gran­tes de las FARC en el Coman­do Gue­rri­lle­ro de Nor­ma­li­za­ción, lla­ma­do la Sub­co­mi­sión Téc­ni­ca. Es el orga­nis­mo que orga­ni­za­rá un even­tual Cese al Fue­go bila­te­ral jun­to con los gene­ra­les desig­na­dos por pre­si­den­te Juan Manuel San­tos

Pas­tor Ala­pe es uno de los coman­dan­tes del Secre­ta­ria­do qui­zás menos cono­ci­dos. Tuve la opor­tu­ni­dad de “topar” con él de casua­li­dad en el 2001 duran­te un repor­ta­je en el Valle del Río Cimi­ta­rra (ver artícu­lo aba­jo). Me impre­sio­nó con la cla­ri­dad que habló sobre temas espi­no­sos como lo del nar­co­trá­fi­co, el cul­ti­vo de las hojas de coca y la lucha para de una vez con­se­guir la paz y no la gue­rra.


Betty y Pas­tor.

La rela­ción de Pas­tor Ala­pe con ´Betty la Fea´

Lo pri­me­ro que me dice cuan­do me ve es:

¿¡”Así que Usted dice que yo estoy per­di­do en “Betty la Fea”!?

Resul­ta que par­ti­ci­pé en el pro­gra­ma “Hora 20” en Cara­col Radio duran­te el 2005, pro­gra­ma diri­gi­do enton­ces por el cole­ga Nés­tor Mora­les. Las noches de los vier­nes era de los corres­pon­sa­les inter­na­cio­na­les acre­di­ta­dos en Bogo­tá que comen­tá­ba­mos la noti­cia del día o de la sema­na. Y una de esas noches me pre­gun­ta­ba Nés­tor Mora­les si yo veía las tele­no­ve­las colom­bia­nas y dije que no, que no me gus­tan en abso­lu­to, que son para embru­te­cer sobre todo a las muje­res. Pero admi­tí que algu­nas veces había vis­to sí, a Betty la Fea. Y agre­gué: “Pues, has­ta el coman­dan­te Pas­tor Ala­pe y su ani­llo de segu­ri­dad ven Betty la Fea”. Y los ros­tros de Nés­tor y los demás mos­tra­ron sor­pre­sa.

El coman­dan­te Ala­pe no se había olvi­da­do ese suce­so, pese a que habían pasa­do 14 años des­de esa noche en Cara­col Radio, y aho­ra en la Haba­na, y me que­ría pasar una fac­tu­ra bien sala­da.

– ¿Usted reci­be algún tipo de divi­den­do o recur­si­to de RCN o Cara­col? me res­pon­de cuan­do le digo, en medio de la entre­vis­ta, que en el mun­do de los medios de comu­ni­ca­ción serios exis­te el dere­cho a répli­ca y que lo haga aho­ra en direc­to. Se ríe pero se pone en serio:

El ´rela­jo´ des­pués el com­ba­te

– Recuer­de que des­pués de la entre­vis­ta que Usted me hizo se oscu­re­ce y los mucha­chos sali­mos de una situa­ción de los com­ba­tes con los para­mi­li­ta­res. Los mucha­chos pidie­ron sí podían ver tele­vi­sión “¡Pren­da a ese apa­ra­ti­to y miren!”


Trin­che­ras en las for­ti­fi­ca­cio­nes para­mi­li­ta­res, toma­das por los gue­rri­lle­ros de las FARC y ELN.

Y Pas­tor Ala­pe pren­dió su lap­top. Colo­có una lona blan­ca con­tra la pared de una casa en la mon­ta­ña y ¡PANG!, ya esta­ba Betty la Fea en per­so­na pro­pia en la pared. Eran unos momen­tos que pare­ce­rían bas­tan­te surrea­lis­tas pero fue­ron total­men­te reales.

– Por­que ¿cómo sacar a la gen­te des­pués de seme­jan­te mun­do de pre­sión psi­co­ló­gi­ca… y qué tenía­mos ahí? Pues la tele­vi­sión y Bet­ta la Fea. Usted me dijo; ¿¡”Ellos ven eso”!? No tie­ne nada que ver, dice el coman­dan­te gue­rri­lle­ro que aho­ra si toma fuer­za para rema­tar­me de una vez y para siem­pre:

– ¡¡¡Pero que Usted decía que yo era un tele­no­ve­le­ro!!! Tam­po­co es malo. Si hay espa­cio, hay que ver cosas, dice y ya está el dere­cho a répli­ca con­su­ma­do.

2,5 millo­nes de dóla­res por su cabe­za

Cam­pe­si­nos que van con barril y botes para su labo­ra­to­rio.
El labo­ra­to­rio cam­pe­sino don­de mez­cla la pas­ta.

Para el Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos Pas­tor Ala­pe es uno de los más bus­ca­dos y ofre­ce una recom­pen­sa de has­ta 2.5 millo­nes de dóla­res por infor­ma­ción que con­duz­ca al arres­to y/​o la con­de­na, se pue­de leer en Wiki­pe­dia. El gobierno de Esta­dos Uni­dos lo acu­sa de ser el super­vi­sor de todo el sumi­nis­tro de cocaí­na en el Mag­da­le­na Medio, de par­ti­ci­par en la implan­ta­ción de la polí­ti­ca de dro­gas de las FARC para con­tro­lar la pro­duc­ción, pro­ce­sa­mien­to y dis­tri­bu­ción de cien­tos de tone­la­das de cocaí­na des­ti­na­das a Esta­dos Uni­dos y a otras par­tes del mun­do.

Cuan­do le pre­gun­té en el 2001 sobre ese tema, dán­do­le mis impre­sio­nes sobre la región, don­de a los cam­pe­si­nos no les pagan por la yuca, el arroz o cual­quier pro­duc­to agrí­co­la y por ende son obli­ga­dos a acep­tar las ofer­tas de los nar­cos de cul­ti­var la hoja de coca en sus tie­rras, me con­tes­tó, esa noche cuan­do está­ba­mos sen­ta­dos ahí arri­ba en la mon­ta­ña, con la Cié­na­ga de San Loren­zo aba­jo y la ilu­mi­na­da refi­ne­ría de Barran­ca­ber­me­ja al otro lado de Río Mag­da­le­na, que la polí­ti­ca de las FARC acer­ca de los cul­ti­vos ilí­ci­tos en esa región era; cul­ti­var una hec­tá­rea de pan­co­ger (yuca, arroz, etc.), para la super­vi­ven­cia y per­mi­tir cul­ti­var a los cam­pe­si­nos hoja de coca en otra hec­tá­rea.

– Comen­za­mos a arran­car las matas de la hoja de coca. El cam­pe­si­na­do se nos lan­zó enci­ma cuan­do decía­mos que es malo cul­ti­var hoja de coca por­que la mafia hace cocaí­na de la pas­ta que el cam­pe­sino pro­du­ce en su “labo­ra­to­rio”. Por eso lle­ga­mos al acuer­do con los cam­pe­si­nos de cul­ti­var una hec­tá­rea de pan­co­ger y otra de hoja de coca.

Decía en 2001.

Entre­gó el Gene­ral Alza­te a su mujer y las FF​.MM.

Es el 5º inte­gran­te del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral que ha lle­ga­do para incor­po­rar­se con el res­to de la Dele­ga­ción de Paz en La Haba­na. Lo entre­vis­té en momen­tos en que se esta­ba pre­pa­ran­do para ir a Colom­bia, nue­va­men­te, para entre­gar en nom­bre de las FARC al gene­ral Alza­te, es decir a final del mes de noviem­bre.

“Esta­mos hacien­do todos los esfuer­zos posi­bles”, decía y men­cio­nó las difi­cul­ta­des debi­do a los ope­ra­ti­vos cons­tan­tes de las Fuer­zas Mili­ta­res que des­de los ríos, las tro­chas y sobre todo des­de el aire, bus­ca­ban como locos, humi­lla­dos, al gene­ral Rubén Darío Alza­te.

Es un ofi­cial del más alto ran­go que ha sido cap­tu­ra­do en la gue­rra, en Colom­bia. Sus cap­to­res, el Fren­te 34 de las FARC en el depar­ta­men­to del Cho­có, lo detu­vo solo a media hora de la capi­tal depar­ta­men­tal pero fue devuel­to sano y sal­vo dos sema­nas des­pués.

Y como iro­nía de la vida, o mejor dicho, la fal­ta de lógi­ca y con­se­cuen­cia, el pre­si­den­te San­tos y los gene­ra­les que sos­tie­nen la polí­ti­ca de “Nego­ciar en medio de la Gue­rra”, sus­pen­die­ron el diá­lo­go de Paz en La Haba­na con el moti­vo de la reten­ción de su gene­ral. Todo el mun­do que­dó cons­cien­te del doble len­gua­je del gobierno. Con la entre­ga del gene­ral, la situa­ción en La Haba­na se “nor­ma­li­zó”, pero las FF​.MM. siguen rea­li­zan­do bom­bar­deos y ope­ra­ti­vos con­tra las con­cen­tra­cio­nes gue­rri­lle­ras en todo el terri­to­rio nacio­nal.


Ala­pe y Alza­te como tes­ti­mo­nio que podría ser par­te de la recon­ci­lia­ción colom­bia­na.

El papel de Norue­ga y Cuba

¿Cuál ha sido el papel de los paí­ses garan­tes como Norue­ga y Cuba en las entre­gas de pri­sio­ne­ros de gue­rra en el depar­ta­men­to de Arau­ca?

– Diría que ha sido una acción deter­mi­nan­te, la ges­tión que hicie­ron los paí­ses garan­tes.

¿Es muy dife­ren­te que cuan­do Uri­be ni siquie­ra que­ría tener a Chá­vez o repre­sen­tan­tes de otros paí­ses en las entre­gas de pri­sio­ne­ros en manos de las FARC?

– Yo qui­sie­ra que dejá­ra­mos al señor Uri­be en ese pasa­do de terror que fue su man­da­to. Hable­mos hoy de las espe­ran­zas que tie­ne el país, de la nue­va posi­bi­li­dad real­men­te de que se fir­me un acuer­do serio que abra los cami­nos para la paz en Colom­bia.

Pas­tor Ala­pe, vuel­ve a dar su res­pal­do a los apor­tes y las tareas de los paí­ses garan­tes. Dice que pue­den des­en­re­dar pro­ble­mas que sur­gen en las con­ver­sa­cio­nes entre la dele­ga­ción del gobierno y la de la gue­rri­lla para que el pro­ce­so fun­cio­ne. Para eso están, sub­ra­ya Ala­pe.

Dice que “hay muchos enemi­gos de la Paz”, cuan­do le pre­gun­to sobre las cons­tan­tes fil­tra­cio­nes de infor­ma­ción mili­tar como coor­de­na­das al señor Uri­be, sos­tie­ne que “hay sec­to­res que siem­pre se han bene­fi­cia­do de la gue­rra del con­flic­to, expro­pia­ción de tie­rras, mejo­rar las uti­li­da­des en sus nego­cios en el mar­co de la gue­rra”.

– Esos sec­to­res son los que están mani­fes­tan­do hoy con mucha rabia y se han vuel­to unos fenó­me­nos de sabo­ta­je al pro­ce­so. Pero lo que se vie­ne miran­do en el país, esos sec­to­res cada día han sido y se van rele­gan­do, o reple­gan­do la mis­ma fuer­za que va asu­mien­do el deseo, la movi­li­za­ción y las ini­cia­ti­vas que se expre­san a dia­rio para que la paz sea posi­ble en Colom­bia.


¿Quién es res­pon­sa­ble por la fil­tra­ción a Uri­be y los hal­co­nes de la gue­rra?

¿La Tarea del Gene­ral? “Ani­qui­lar a las fuer­zas gue­rri­lle­ras”

Sobre el carác­ter “social” y “paci­fis­ta” del gene­ral Alza­te, Pas­tor Ala­pe indi­ca que los gue­rri­lle­ros son com­ba­tien­tes y entien­den que en esta vida uno se mue­re más tar­de o tem­prano. Él, dos veces sin­tió la muer­te en la nuca por las deto­na­cio­nes de las bom­bas de 500 libras (227 kilo­gra­mos) que fue­ron lan­za­das des­de los avio­nes de gue­rra. Y fue el mis­mo gene­ral Alza­te, cum­plien­do órde­nes del Minis­tro de Defen­sa y del mis­mo pre­si­den­te San­tos, dio la orden de bom­bar­dear al cam­pa­men­to de Pas­tor Ala­pe.

– Noso­tros, des­de que asu­mi­mos la con­di­ción de rebel­des y de insur­gen­tes, es para noso­tros cla­ro eso (de morir). El Gene­ral no fue nom­bra­do para desa­rro­llar acti­vi­da­des diri­gi­das a mejo­rar las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas, socia­les de la región. El Gene­ral por man­da­to de la pre­si­den­cia fue nom­bra­do coman­dan­te de la Fuer­za Tita­nic. Es una uni­dad con­cre­ta­men­te con misio­nes con pla­nes con­tra­in­sur­gen­tes. El Gene­ral no iba allá a hacer escue­las, mejo­rar las con­di­cio­nes del afro, ni de las con­di­cio­nes indí­ge­nas. Él iba con su Plan y tarea como coman­dan­te de esa fuer­za a com­ba­tir y ani­qui­lar a las fuer­zas gue­rri­lle­ras en la región. El esta­ble­ci­mien­to quie­re poner­le otra cara al gene­ral. Pero ¡eso no le cree nadie! Eso es par­te de esas estra­te­gias que fra­ca­san. Por­que no tie­ne fun­da­men­to de la reali­dad.

El Coman­do Gue­rri­lle­ro de Nor­ma­li­za­ción

El coman­dan­te Ala­pe es inte­gran­te de la Sub­co­mi­sión Téc­ni­ca, cons­ti­tui­da por la gue­rri­lla para faci­li­tar el enten­di­mien­to cuan­do el pro­ce­so entra­rá en las tareas de orga­ni­zar los deta­lles de cómo se va a efec­tuar un cese al fue­go bila­te­ral y un deses­ca­la­mien­to de la gue­rra en don­de los fusi­les, a final, se silen­cia­rán en ambos lados.

– Noso­tros la lla­ma­mos el Coman­do de Nor­ma­li­za­ción. Los esfuer­zos se van enca­mi­nan­do para un cese al fue­go y un armis­ti­cio. Son ini­cia­ti­vas que se entre­gan a la Mesa (de nego­cia­ción) para que las ana­li­ce, las valúe y las dis­cu­ta. Pero es la Mesa la que defi­ne en con­cre­to la tarea o la deci­sión del momen­to en que entre­mos a fun­cio­nar u ope­rar el Cese al Fue­go. Hoy tie­ne mucho más rele­van­cia por­que el país está plan­tean­do con mucha fuer­za la nece­si­dad del cese al fue­go bila­te­ral. Esta situa­ción del gene­ral y los mili­ta­res (cap­tu­ra­dos en com­ba­te por la gue­rri­lla) ha pues­to al país a refle­xio­nar seria­men­te que esa meto­do­lo­gía (la del gobierno) no ayu­da a la paz. Por­que hay que parar la vic­ti­mi­za­ción de la pobla­ción.

¿Esa Sub­co­mi­sión tam­bién tie­ne facul­tad de entrar en dis­cu­sio­nes con los gene­ra­les?

– El gobierno inclu­yó en su comi­sión unos mili­ta­res que saben hacer eso, saben de la gue­rra, cono­cen el terreno, la inte­li­gen­cia, es decir; eso es de lo que pue­den hablar con pro­pie­dad. Es así que vamos a parar esta gue­rra.

La nar­co­ac­ti­vi­dad ¿de par­te de quien?

Vol­ve­mos a hablar sobre el tema del nar­co­trá­fi­co, que es uno de los pun­tos de la agen­da. Para la gue­rri­lla este pun­to es sen­ci­llo pese a que la cla­se polí­ti­ca, los medios de comu­ni­ca­ción, tan­to en Colom­bia como en el exte­rior siem­pre igua­lan el nar­co­trá­fi­co con las FARC. Le digo a Pas­tor Ala­pe que a mi me impre­sio­nó cómo los cam­pe­si­nos, en el sur de Bolí­var, se dedi­ca­ban a sem­brar la hoja de coca. Des­pués mez­cla­ron las hojas con gaso­li­na, cemen­to u otros ingre­dien­tes en su “labo­ra­to­rio cam­pe­sino” que se veía como una licua­do­ra gigan­te. Y aho­ra, ¿que pasa­rá en este pun­to de la agen­da?

– La expe­rien­cia nues­tra ha sido muy com­pli­ca­da. Por­que ini­cial­men­te cuan­do apa­re­ce el fenó­meno y la res­pues­ta que da la insur­gen­cia es poner barre­ras para que no se pro­du­je­ra esa situa­ción, lle­ga­mos has­ta a ejer­cer prác­ti­ca­men­te acti­vi­da­des de poli­cía. Arran­ca­mos los cul­ti­vos de la gen­te. Por supues­to, ante una reali­dad social el úni­co pro­duc­to que deja­ba a la gen­te un agre­ga­do, será ese. Hubo que replan­tear­nos esa situa­ción.

– ¿Cómo hacer para que ese tipo de agri­cul­tu­ra, diga­mos no tra­di­cio­nal, no entra­ra a impac­tar a la cul­tu­ra cam­pe­si­na, nor­mal, pan­co­ger, de su pro­pio abas­te­ci­mien­to en direc­ción a que la gen­te tuvie­ra, de algu­na mane­ra, ele­men­tos de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria? En dis­cu­sión con las comu­ni­da­des lle­ga­ron al acuer­do de que por cada hec­tá­rea de coca la gen­te, ade­más, sem­bra­ra una hec­tá­rea para­le­la de agri­cul­tu­ra, o sea, el cul­ti­vo de super­vi­ven­cia en esas con­di­cio­nes de aban­dono que hay en el cam­po colom­biano.


Puer­to Matil­de.

¿Cómo resol­ver el nar­co­trá­fi­co polí­ti­ca­men­te?

– Noso­tros aho­ra plan­tea­mos en la Mesa, en los Acuer­dos que se han lle­ga­do con el gobierno en el pun­to sobre cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, ahí hemos plan­tea­do una serie de pro­pues­tas para el país en direc­ción a ¿cómo resol­ver ese pro­ble­ma des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co? Por­que esta cla­ro que la polí­ti­ca estra­té­gi­ca de tra­ta­mien­to mili­tar de ese fenó­meno en el mun­do, ha fra­ca­sa­do. Esta­dos Uni­dos fra­ca­só al dar­le a ese fenó­meno un tra­ta­mien­to exclu­si­va­men­te mili­tar.

– Por­que requie­re un tra­ta­mien­to exclu­si­va­men­te polí­ti­co para poder resol­ver el pro­ble­ma y dejar, que las mafias, tan­to pro­duc­to­ras de insu­mos y de todos los cata­li­za­do­res que se requie­re para eso, todos los quí­mi­cos y las armas con que se com­ba­te y con que se fumi­ga a esos cul­ti­vos, pues dejen de alcan­zar ganan­cias exor­bi­tan­tes como son las que se des­pren­den en la ile­ga­li­dad de los mafio­sos, tan­to en la ile­ga­li­dad de los indus­tria­les que se bene­fi­cian del fenó­meno, tan­to la ile­ga­li­dad de los ban­que­ros que se bene­fi­cian y de los polí­ti­cos. El tra­ta­mien­to es exclu­si­va­men­te polí­ti­co.

La gue­rri­lla y la explo­ta­ción mine­ra

Pas­tor Ala­pe es, apar­te inte­gran­te del máxi­mo órgano de la gue­rri­lla de las FARC, el Secre­ta­ria­do, tam­bién coman­dan­te del Blo­que Iván Ríos y Mar­tin Caba­lle­ro. El área de ope­ra­ción es, como hemos men­cio­na­do, gran par­te del Cho­có, Antio­quia, Mag­da­le­na Medio, San­tan­der y Sucre. En el depar­ta­men­to de Antio­quia en los muni­ci­pios de Sego­via, Reme­dios, Bagre u otros hay explo­ta­ción mine­ra. En el Cho­có, her­mo­so y rico en recur­sos natu­ra­les, exis­te tam­bién explo­ta­ción de minas de oro en don­de los mine­ros arte­sa­na­les han cava­do en déca­das. Pero aho­ra son per­se­gui­dos por las FF​.MM.

A pesar que la mitad de la expor­ta­ción colom­bia­na de oro vie­nen del Cho­có, en total 56 tone­la­das anual­men­te, el pue­blo cho­coano, negri­tu­des e indí­ge­nas en su mayo­ría, viven en mise­ria y pobre­za extre­ma. San­tos, por su lado con su “Loco­mo­to­ra Mine­ra”, ha entre­ga­do solo en Cho­có, 258 con­ce­sio­nes a las mine­ras colom­bia­nas y a las trans­na­cio­na­les. Así se expli­ca la repre­sión con­tra los mine­ros arte­sa­na­les.

¿Y cómo será Cho­có en paz?

¿Qué podría ser de Cho­có en una Colom­bia en paz? pre­gun­ta­mos a Pas­tor Ala­pe.

– Impli­ca­ría dos fenó­me­nos. Pri­me­ro un acuer­do de paz nece­sa­ria­men­te tie­ne que gene­rar un cam­bio en el mode­lo eco­nó­mi­co. Cho­có ha sido una región en la que siem­pre ha esta­do la diná­mi­ca eco­nó­mi­ca de extrac­ción, tan­to de oro, pla­tino, made­ra y la pobre­za cada día es más agu­da.

– Aho­ra, con la ofen­si­va del gobierno y del Esta­do al favo­re­cer exclu­si­va­men­te los intere­ses de las cor­po­ra­cio­nes finan­cie­ras y mine­ras extrac­ti­vas en el mun­do, lo que ha abier­to en el país es una situa­ción polí­ti­ca y social muy agu­da. Por­que aho­ra está per­si­guien­do a toda la gen­te que tra­di­cio­nal­men­te ha vivi­do y sobre­vi­vi­do de la explo­ta­ción mine­ra a míni­ma esca­la de mane­ra tra­di­cio­nal.

¿La gue­rri­lla se finan­cia con la mine­ría?

Hay sec­to­res polí­ti­cos y mili­ta­res que acu­san a las FARC y al ELN de lucrar­se de la mine­ría arte­sa­nal, le comen­to.

– Se nos acu­sa de finan­ciar­nos con la mine­ría, con el trans­por­te y has­ta el con­tra­ban­do, unas san­de­ces que no es ver­dad. Inven­tan cifras que no las cono­ce­mos. Noso­tros hemos dicho una y mil veces que nues­tros recur­sos son dona­cio­nes de la gen­te y ade­más de gra­var unos impues­tos a cier­tos espa­cios de la pro­duc­ción en el país.

– Noso­tros hemos plan­tea­do que la mine­ría en gran esca­la es una prác­ti­ca mor­tal. Lo ile­gal es lo que está hacien­do el esta­ble­ci­mien­to, el gobierno, abrien­do con­ce­sio­nes en pára­mos, en par­ques natu­ra­les que gene­ran un impac­to eco­ló­gi­co y medio ambien­tal dema­sia­do gra­ve, mor­tal para la super­vi­ven­cia del país y del pla­ne­ta.

El repor­te de InSight Cri­me, finan­cia­da por EE.UU.

El Blo­que Iván Ríos ha sido seña­la­do por la inte­li­gen­cia mili­tar y trans­mi­ti­do sin nin­gún cues­tio­na­mien­to por par­te de los medios de comu­ni­ca­ción ofi­cia­lis­tas, como “fami­liar y cola­bo­ra­dor al Clan Úsu­ga”, un gru­po nar­co­pa­ra­mi­li­tar. Pero como tan­tas veces se apre­su­ra­ron con los ape­lli­dos.

Una ONG esta­dou­ni­den­se, con apor­tes finan­cia­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do de 100.000 dóla­res para hacer una “con­sul­to­ría” sobre Colom­bia, fue cita­da por todos los medios de comu­ni­ca­ción en el 2013 cuan­do publi­có su infor­me sobre las FARC jus­to cuan­do el pro­ce­so de paz entró en una fase intere­san­te en La Haba­na.

En ese docu­men­to, InSight Cri­me sub­ra­yó, que de fir­mar la paz con las FARC, esta orga­ni­za­ción se divi­di­ría en dife­ren­tes gru­pos cri­mi­na­les. Inves­ti­gué qué era InSight Cri­me y basa­do en docu­men­tos públi­cos, prin­ci­pal­men­te de Esta­dos Uni­dos, pude encon­trar los datos que demos­tra­ban que esa “ONG” era un orga­nis­mo con exce­len­tes rela­cio­nes con el Depar­ta­men­to de Esta­do y que finan­cia al gru­po.


La finan­cia­ción del Depar­ta­men­to de Esta­do.


Y los medios colom­bia­nos citan­do el “repor­te” de los grin­gos.

Mia­mi Herald y el Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co

Jeremy McDer­mott, uno de los dos “repor­te­ros e inves­ti­ga­do­res” del infor­me, ha sido jefe de redac­ción de Mia­mi Herald, medio cie­ga­men­te anti­cu­bano y anti­co­mu­nis­ta. El otro perio­dis­ta Ste­ven Dud­ley, había sido mayor en el Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co.


Los dos auto­res del “repor­te” sobre las FARC.

Me acor­dé las pala­bras del jefe de la Inte­li­gen­cia del DAS, Car­los Alber­to Arza­yús, cuan­do, en el jui­cio sobre el escán­da­lo de “las Chu­za­das” (el espio­na­je de la poli­cía polí­ti­ca secre­ta colom­bia­na a seis perio­dis­tas, entre ellos Dick Ema­nuels­son), rela­ta­ba sobre la moda­li­dad y ope­ra­ti­vi­dad de sus agen­tes del DAS-G3:

Otro ejem­plo de los apo­yos que se podían brin­dar era carac­te­ri­zar a fun­cio­na­rios como si fue­ran perio­dis­tas. Enton­ces, van los mucha­chos (los agen­tes del DAS, nota DE) con una cáma­ra y con cha­le­cos para hacer ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia”.


El ex jefe de la inte­li­gen­cia del DAS, sen­ten­cia­do a 10 años de cár­cel.

Toda la inves­ti­ga­ción fue resu­mi­da en el artícu­lo “InSight Cri­me, Otro labo­ra­to­rio de men­ti­ras” [leer más].

Fren­te 34 de las FARC y el cri­men orga­ni­za­do

Al Fren­te 34, el fren­te que detu­vo al gene­ral Alza­te, InSight Cri­me lo vin­cu­la con el nar­co­trá­fi­co:

Si el aspec­to ideo­ló­gi­co de sus acti­vi­da­des fue­ra eli­mi­na­do, las uni­da­des de las FARC en el Blo­que Iván Ríos podrían con­ver­tir­se de inme­dia­to en una de las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les más sofis­ti­ca­das y pode­ro­sas en la región” dicen el grin­go y el bri­tá­ni­co y esta fra­se ha sido cita­da por 99% de los medios colom­bia­nos.

Pre­gun­ta­mos a Pas­tor Ala­pe sobre las acu­sa­cio­nes de alian­zas con los nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res en las áreas don­de ope­ra su Blo­que.

– Nun­ca una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria va a poder man­te­ner o hacer una alian­za con un gru­po de dere­cha. Es más o menos lo mis­mo decir que las FARC y la Fuer­za Tita­nic (que man­dó el gene­ral Alza­te) andan jun­tas en Cho­có. ¡Somos insur­gen­cia! Las estruc­tu­ras de terror son con­du­ci­das, coor­di­na­das con las Bri­ga­das Mili­ta­res, por­que todo su accio­nar y acti­vi­dad es diri­gi­da a pro­te­ger, cus­to­diar la indus­tria, los gran­des indus­tria­les, los gran­des terra­te­nien­tes, gran­des empre­sa­rios o trans­por­tis­tas que hay en esa región y man­te­ner el nego­cio de nar­co­trá­fi­co lo que es para lucrar.

Como decía Pie­dad Cór­do­ba cuan­do rela­ta­ba sobre las 258 con­ce­sio­nes de las mine­rías en el Cho­có, ¿es para pro­te­ger a los con­ce­sio­na­rios?

– ¡Eso es! La Fuer­za Tita­nic es para garan­ti­zar que el capi­tal extran­je­ro y colom­biano entre a extraer las rique­zas que hay esta región del Cho­có. Pero pre­sio­nan tam­bién a las comu­ni­da­des indí­ge­nas y las negri­tu­des para entrar ahí para la explo­ta­ción.

– En el occi­den­te de Antio­quia lo que es el muni­ci­pio de Urrá, Fon­tino y Vigía del Fuer­te, ya están esta­ble­ci­das unas empre­sas mine­ras en los terri­to­rios indí­ge­nas. La estra­te­gia con ese des­plie­gue mili­tar en la región es sacar a la gen­te, gene­rar nue­vos des­pla­za­mien­tos para poder pro­te­ger a estas empre­sas mul­ti­na­cio­na­les.

La mon­ta­ña gue­rri­lle­ra a la tran­qui­li­dad calu­ro­sa haba­ne­ra

Para Pas­tor Ala­pe, como a todos los casi 50 gue­rri­lle­ros que aho­ra se encuen­tran en La Haba­na, el tras­la­do de la mon­ta­ña o la sel­va a la tran­qui­li­dad seduc­to­ra en La Haba­na, repre­sen­ta un cam­bio bas­tan­te brus­co.

– De pron­to es mucho más agi­ta­da (La Haba­na) de lo que ejer­ce­mos cuan­do esta­mos allá en el terreno en medio de las fuer­zas gue­rri­lle­ras. Es cier­to que aquí sí, hay otras como­di­da­des pero el tra­ba­jo es mucho más inten­so. Las jor­na­das de des­can­so son más redu­ci­das. Y el aspec­to de la pre­sión psi­co­ló­gi­ca se sien­te mucho más acá, por­que está uno aquí pre­pa­ran­do las temá­ti­cas que tie­nen que abor­dar­se en la Mesa. Sin embar­go está el espí­ri­tu allá (en Colom­bia), ¿qué esta ocu­rrien­do, cómo están las cosas? Es decir, esa res­pon­sa­bi­li­dad que car­ga­mos enci­ma no da espa­cio para decir que ¡”vamos a dis­fru­tar”! Para eso no hay espa­cio, por­que el méto­do y la diná­mi­ca es muy agi­ta­do, muy exi­gen­te.


Gue­rri­lle­ros de las FARC en el Sur de Boli­var.

Gue­rri­lle­ros rasos y coman­dan­tes nego­cia­do­res

Le pre­gun­to a Ala­pe sobre qué comen­ta­ban los gue­rri­lle­ros cuán­do él toda­vía esta­ba allá, sen­ta­do en el cam­pa­men­to con los com­ba­tien­tes, miran­do y escu­chan­do los noti­cie­ros de Cara­col y RCN que muchas veces, cuan­do entre­vis­ta­ban o entre­vis­tan a algún per­so­na­je anti-paz, decían que “los coman­dan­tes del Secre­ta­ria­do lo están pasan­do rico, chu­pan­do ron y hacien­do excur­sio­nes en el Cari­be mar azul mien­tras el pobre gue­rri­lle­ro esta en la sel­va, reci­bien­do las bom­bas de 500 libras o el ame­tra­lla­mien­to de los Black & Hawks, inten­tan­do así poner un pie­dra entre el gue­rri­lle­ro raso y los nego­cia­do­res de la insur­gen­cia, en La Haba­na.

Pas­tor Ala­pe sacu­de la cabe­za y dice:

– En la fuer­za y las bases gue­rri­lle­ras, en todo el cuer­po de man­do está cla­ro que aquí, quie­nes lle­ga­ron a repre­sen­tar a la orga­ni­za­ción, en la Dele­ga­ción de Paz, traen una tarea que es exclu­si­va; explo­rar con fir­me­za los cami­nos para que real­men­te se pue­da cons­truir la paz de Colom­bia. Allá no hay impo­si­cio­nes mez­qui­nas de que ellos están bien. Todos saben que la res­pon­sa­bi­li­dad es muy gran­de. Y ade­más, a cada uno que se le dice;

Cama­ra­da, a Usted le toca salir para La Haba­na la res­pues­ta es la mis­ma: ¡No, cama­ra­da, mán­da­me para otro lado por­que eso allá es muy duro! Allá uno no tie­ne tran­qui­li­dad. Allá hay cáma­ras de tele­vi­sión, los perio­dis­tas ofen­den, le ponen micró­fo­nos, le tiran zan­ca­di­llas para que uno se equi­vo­que. ¡No, no, no, cama­ra­da, es una pre­sión! Yo acá estoy bien. Yo no quie­ro ir para allá”.

Pró­xi­ma para­da: El gue­rri­lle­ro a la Pla­za Públi­ca

Y con la fir­ma de la paz, al gue­rri­lle­ro le toca poner­se en la Pla­za Públi­ca para defen­der y desa­rro­llar un pro­gra­ma polí­ti­co, el sue­ño de la Nue­va Colom­bia por lo cual die­ron la vida miles de gue­rri­lle­ros colom­bia­nos duran­te medio siglo, muje­res y hom­bres que una cas­ta polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca mili­ta­ris­ta no pudie­ron, ni siquie­ra con todo el res­pal­do mili­tar y polí­ti­co de Esta­dos Uni­dos, doble­gar o derro­tar.

– Aquí esta­mos para gene­rar un país dife­ren­te, bus­can­do la posi­bi­li­dad de avan­zar hacía un país dife­ren­te, por­que es un pro­ce­so lar­go. Cla­ro, se fir­ma la paz y la imple­men­ta­ción requie­re tiem­po.

¿Y la corre­la­ción de fuer­za en favor del pue­blo para que real­men­te haya un con­ten­di­do en esa fir­ma?

– Esto tie­ne que cul­mi­nar en una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te que sea la que refren­de esos acuer­dos y que­de como un man­da­to de toda la nación para que la paz real­men­te sea el sen­ti­mien­to de todo el país, de todos los colom­bia­nos. Y eso da segu­ri­dad de que real­men­te no vuel­va Colom­bia a unos espa­cios his­tó­ri­cos de vio­len­cia y de bar­ba­ri­dad como nos ha ocu­rri­do.

— — –

Los para­mi­li­ta­res muer­tos con cédu­la del Minis­te­rio de Defen­sa

El repor­te­ro sue­co Dick Ema­nuels­son entre­vis­tó en enero de 2001 a Pas­tor Ala­pe des­pués que la gue­rri­lla había dado de baja a once para­mi­li­ta­res e heri­do dece­nas en las tomas de cin­co for­ti­fi­ca­cio­nes para­mi­li­ta­res. Éste es su rela­to de esos días sacu­di­dos cuan­do topó con el coman­dan­te Pas­tor Ala­pe en la mon­ta­ña del Sur de Bolí­var.

Por Dick Ema­nuels­son

Fue de pura casua­li­dad que los entre­vis­té en enero del 2001. Los diri­gen­tes de la Aso­cia­ción Cam­pe­si­na del Valle del Río Cimi­ta­rra habían orga­ni­za­do una expe­di­ción de acom­pa­ña­mien­to de varios camio­nes car­ga­dos de ali­men­ta­ción y medi­ca­men­tos para las fami­lias de la Zona de Reser­va Cam­pe­si­na. Éra­mos unos 15 repor­te­ros de la pren­sa colom­bia­na e inter­na­cio­nal. Entre noso­tros había un perio­dis­ta y fotó­gra­fo de New York Times.


Los camio­nes son des­car­ga­dos por las fami­lias cam­pe­si­nas de todas las eda­des.

La idea era acom­pa­ñar esos camio­nes como para for­mar un tipo de “escu­do humano perio­dís­ti­co”. Moti­vos no les fal­ta­ban a los diri­gen­tes cam­pe­si­nos. Por­que la alian­za Ejér­ci­to-Para­mi­li­ta­res tenía des­de hacía varios meses un cer­co alre­de­dor de la Zona de Reser­va Cam­pe­si­na en el Valle de Cimi­ta­rra. El moti­vo era evi­tar el ingre­so de abas­te­ci­mien­to a la pobla­ción cam­pe­si­na, acu­sa­da por esa san­ta alian­za de ser auxi­lia­do­res a la gue­rri­lla.

Retén del Ejér­ci­to y de los para­mi­li­ta­res


Un diri­gen­te cam­pe­sino es entre­vis­ta­do por perio­dis­ta de Cara­col.

Pasa­mos el reten mili­tar en el muni­ci­pio de Yon­dó, al lado del Río Mag­da­le­na y lle­ga­mos des­pués de una hora de via­je al case­río San Fran­cis­co. Los repor­te­ros hici­mos nues­tro tra­ba­jo, entre­vis­tan­do a los cam­pe­si­nos y las fami­lias para saber cuál era el ver­da­de­ro pro­ble­ma. Por­qué el Ejér­ci­to Nacio­nal en una alian­za abier­ta con el para­mi­li­ta­ris­mo había asu­mi­do la tarea de uti­li­zar el ham­bre y las enfer­me­da­des como arma para doble­gar a los cam­pe­si­nos, o que se vol­vie­ran sapos al ser­vi­cio de la inte­li­gen­cia mili­tar. Ese día los para­mi­li­ta­res habían reti­ra­do su retén para evi­tar publi­ci­dad en los medios de comu­ni­ca­ción. Ese retén esta­ba ubi­ca­do solo a diez minu­tos del retén del Ejér­ci­to.

Mis cole­gas con­ten­tos con una o dos entre­vis­tas, subie­ron a las camio­ne­tas para regre­sar a Yon­dó. Cru­zar el Río Mag­da­le­na y lle­gar a Barran­ca­ber­me­ja, el com­ba­ti­vo cen­tro petro­le­ro, y de ahí volar de vuel­ta a Bogo­tá, lejos de mili­ta­res y para­mi­li­ta­res.

Pro­yec­to de búfa­los y com­ba­tes

Yo tenía otros pla­nes. Había acor­da­do con los cam­pe­si­nos hacer un repor­ta­je sobre el pro­yec­to de los búfa­los en el case­río Puer­to Matil­de, al otro día. Es un lin­do pro­yec­to ava­la­do y en par­te finan­cia­do por el Ban­co Mun­dial. Me que­dé por la noche en un humil­de hos­tal en Puer­to Matil­de cuan­do de repen­te, a las 2 de la madru­ga­da, sen­tía que la tie­rra tem­bla­ba como fue­ra un terre­mo­to. Salí, por­que escu­ché voces al lado la casa y pre­gun­té a los cam­pe­si­nos que lo que pasa­ba, por­que se escu­cha­ba el ra-ta- ra-ta- ra-ta-ra-ta de las ame­tra­lla­do­ras.

– Es que la gue­rri­lla, una fuer­za com­bi­na­da entre las FARC y ELN está ata­can­do a las for­ti­fi­ca­cio­nes que tie­nen ´los para­cos´ ahí arri­ba en la mon­ta­ña, me res­pon­dió un cam­pe­sino.

Al otro día paré a un joven gue­rri­lle­ro que pasa­ba por el pue­blo y le dije que se comu­ni­ca­ra con su jefe para que me lle­va­ra para arri­ba para a la mon­ta­ña para hacer un repor­ta­je. “Será difí­cil, pero voy a inten­tar”, con­tes­tó. Media hora des­pués vino y me dijo;

¡”Alís­ta­te, mono (rubio), en 15 minu­tos nos vamos”!


El repor­te­ro sue­co en caba­llo pres­ta­do para poder sopor­tar las tro­chas, las mon­ta­ñas y que­bra­das. Foto: Gue­rri­lle­ro de las FARC.
“¿Para­co o Gue­rri­lle­ro?”

Y así fue. Por el río, por las tro­chas y la sel­va cami­ná­ba­mos todo un día has­ta lle­gar, a las 5 de la tar­de, al lugar cer­cano, por los com­ba­tes. Al otro día iría al cam­pa­men­to para­mi­li­tar don­de había trin­che­ras por todos lados, dis­pues­tos a repe­lar cual­quier ata­que de la gue­rri­lla. Des­de el aire, a tra­vés de un heli­cóp­te­ro blan­co, los para­mi­li­ta­res reci­bie­ron sumi­nis­tro. “A veces se encon­tra­ba con el heli­cóp­te­ro del Ejér­ci­to Nacio­nal y se salu­da­ron en el aire”, rela­tó Manuel, un gue­rri­lle­ro de medio man­do cuan­do cami­ná­ba­mos por el cam­pa­men­to don­de los para­mi­li­ta­res habían teni­do once bajas.


El cilin­dro de gas de 100 libras se usa como “cañón”. Fue­ron lle­va­dos por mulas al filo de la mon­ta­ña, car­ga­dos de metra­lla.

Otro gue­rri­lle­ro me con­ta­ba cómo se ini­ció el com­ba­te:

– Lle­ga­mos con las mulas que trans­por­ta­ban los “caño­nes”, cilin­dros (de gas) de 100 libras que fun­cio­nan como caño­nes. Aden­tro colo­ca­mos las bom­bas, cilin­dros de 40 libras, lle­nos de metra­lla, pól­vo­ra entre otras cosas.

– Los gue­rri­lle­ros nos meti­mos en las trin­che­ras y en una me topé con un para­co que en la oscu­ri­dad me pre­gun­ta­ba; “¿Para­co o Gue­rri­lle­ro?”, y le con­tes­té ¡”GUERRILLERO”! y abrí fue­go.

Mien­tras está­ba­mos ahí sen­tí pri­me­ro la pre­sión y en menos de un segun­do se escu­cha­ba la terri­ble deten­ción.

– ¡Tran­qui­los! Decían un gue­rri­lle­ro que venía corrien­do para dar su repor­te que lo que había pasa­do.

– Fue una galli­na del mon­te que se enre­dó en los hilos de las minas sem­bra­das y se voló, decía con una risa. Pues para mí no fue tan chis­to­so por que sen­tía que las pier­nas se tem­bla­ban por el sus­to.


Reti­rán­do­se del cam­po de bata­lla gue­rri­lle­ros de las FARC en el sur de Boli­var.

De las Fuer­zas Espe­cia­les a los para­mi­li­ta­res

Lo intere­san­te de ese repor­ta­je era el ori­gen de sie­te de los once para­mi­li­ta­res aba­ti­dos por los gue­rri­lle­ros de Pas­tor Ala­pe y el coman­dan­te Gallar­do, del ELN. Los sie­te para­mi­li­ta­res habían per­te­ne­ci­do o per­te­ne­cían toda­vía a la Con­tra­gue­rri­lla, es decir, las Fuer­zas Espe­cia­les del Ejér­ci­to Nacio­nal, asa­la­ria­dos para com­ba­tir la gue­rri­lla. Gene­ral­men­te hacen cua­tro años y pue­den pro­lon­gar con otros años.

Pero los para­mi­li­ta­res ofre­cían el doble suel­do, por lo cual muchos pro­fe­sio­na­les de las FF​.MM. entra­ban a las AUC para poder sos­te­ner a sus fami­lias. Esa es la cru­da reali­dad colom­bia­na. Hay muy pocas fuen­tes de tra­ba­jo, pero la gue­rra del Esta­do siem­pre tie­ne sus puer­tas abier­tas.

El repor­ta­je fue publi­ca­do en el sema­na­rio VOZ la sema­na siguien­te. El tex­to fue ilus­tra­do con las cédu­las que con­fir­ma­ban la alian­za Esta­do-Para­mi­li­ta­ris­mo. Fue tan con­tun­den­te que has­ta El Tiem­po y la emi­so­ra Radio Net regis­tró el hecho en el Cerro Para­guas, el lugar don­de más de 110 para­mi­li­ta­res logra­ron huir cru­zan­do la Cié­na­ga de San Loren­zo que per­te­ne­ce el muni­ci­pio de Can­ta­ga­llo, dece­nas de ellos gra­ve­men­te heri­dos en las trin­che­ras esa noche enero 2001.


Un para­mi­li­tar con su bra­za­le­te de “AUC”.


Los car­nés de iden­ti­dad deco­mi­sa­dos de los para­mi­li­ta­res dados de baja por la gue­rri­lla que con­fir­ma que han sido, en su mayo­ría, ex inte­gran­tes de las Fuer­zas Espe­cia­les del Ejér­ci­to Nacio­nal.

Sobre esto u otros temas con­ver­sé con Pas­tor Ala­pe y el coman­dan­te Gallar­do del ELN.

¡”Bájen­se Hijos de Putas”!

Regre­sé a Puer­to Matil­de des­pués dos noches en las cer­ca­nías don­de los para­mi­li­ta­res habían sem­bra­do terror y muer­te. Pero por el momen­to habían sido neu­tra­li­za­dos.

En Puer­to Matil­de hice el repor­ta­je y entre­vis­tas con los cam­pe­si­nos sobre el pro­yec­to de los búfa­los que el año pasa­do fue­ron pre­mia­dos inter­na­cio­nal­men­te.


Deli­cio­so que­so, pro­duc­to de los búfa­los.

En una lan­cha cru­cé el Río Cimi­ta­rra para vol­ver, jun­to con cam­pe­si­nos en una camio­ne­ta, hacía el muni­ci­pio del Yon­dó y Barran­ca­ber­me­ja. Ya esta­ba un retén de las FARC a la ori­lla del río cuan­do lle­gó la lan­cha. Los gue­rri­lle­ros solo mira­ban a los ros­tros de los pasa­je­ros e hicie­ron señas para que siguié­ra­mos el via­je. Duró apro­xi­ma­da­men­te una hora, o diez minu­tos antes de entrar al cas­co urbano del Yon­dó. Ahí esta­ban los para­mi­li­ta­res.

– ¡”Bájen­se Hijos de Putas”! gri­tó un para­co al mis­mo tiem­po que dis­pa­ró al aire con su AKA. Aho­ra enten­día por qué los cam­pe­si­nos se habían que­da­do total­men­te sin pala­bras unos diez minu­tos antes de que lle­gá­ra­mos al retén para­mi­li­tar.

El jefe de los para­cos reci­bió los car­nés de iden­ti­dad y los estu­dia­ba en silen­cio. Yo esta­ba preo­cu­pa­do por los tres rollos de foto que había toma­do duran­te un repor­ta­je que con­te­nía todo lo que un repor­te­ro quie­re y nece­si­ta. Por for­tu­na no pasó nada.

La camio­ne­ta voló de ahí y cin­co minu­tos más allá lle­ga­mos al retén del Ejér­ci­to Nacio­nal. Tuve que movi­li­zar todos los esfuer­zos para aguan­tar las ganas de pre­gun­tar al ofi­cial ¿por qué tole­ra­ba la pre­sen­cia de los para­mi­li­ta­res casi a la vis­ta? Pero me que­dé calla­do para sal­var el mate­rial de audio y el mate­rial grá­fi­co.


Río Cimi­ta­rra, una región de un paraí­so de lo mejor de la natu­ra­le­za colom­bia­na.

La Fis­cal con­vir­tió el fotó­gra­fo a gue­rri­lle­ro

No me ima­gi­na­ba yo, que en agos­to de 2012, casi doce años des­pués el repor­ta­je, esas fotos serían obje­to por la fis­ca­lía colom­bia­na. En el jui­cio con­tra Joa­quín Pérez, ANNCOL, acu­sa­do de ser de la comi­sión inter­na­cio­nal de las FARC, la fis­cal, cuan­do me inte­rro­ga­ba a mí, en cali­dad de tes­ti­go soli­ci­ta­do por la defen­sa de Pérez, sos­tu­vo que yo era uno de los jóve­nes gue­rri­lle­ros que poseía al lado Pas­tor Ala­pe.

Unos de los detec­ti­ves de la fis­cal había des­car­ga­do la foto de la pági­na de la Agen­cia de Pren­sa Rural en inter­net y me acu­só de ser un gue­rri­lle­ro de unos 20 – 22 años. Le decía a la fis­cal, que muchas gra­cias por las flo­res, pero ten­go que decep­cio­nar­la por que yo, cuan­do YO toma­ba la foto ahí en la mon­ta­ña el 2001, tenía ya 49 años. El juez y el defen­sor de Pérez pro­tes­ta­ban y la “prue­ba rei­na” fue bota­da a la pape­le­ra.

“La Vida te da sor­pre­sa”, como can­ta Rubén Bla­des.


El ter­cer gue­rri­lle­ro de izquier­da sería el repor­te­ro sue­co (en la enmar­ca­da foto), según la fis­cal.

Foto : Pas­tor Ala­pe, miem­bro del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *