Lenin y la eman­ci­pa­ción de la mujer: una revi­sión mar­xis­ta y femi­nis­ta- Hele­na Sabel

El cama­ra­da Lenin me habló varias veces sobre la cues­tión feme­ni­na, a la cual atri­buía gran impor­tan­cia, una vez que el movi­mien­to feme­nino era para él par­te inte­gran­te y, en cier­tas oca­sio­nes, par­te deci­si­va del movi­mien­to de masas. Es inne­ce­sa­rio decir que él con­si­de­ra la ple­na igual­dad social de la mujer como un prin­ci­pio indis­cu­ti­ble del comu­nis­mo.

Cla­ra Zet­kin (1924), Recuer­dos de Lenin[1]

La opre­sión de géne­ro no tie­ne un peso deter­mi­nan­te en la pro­duc­ción teó­ri­ca de Lenin, pero, si hace­mos una revi­sión de la obra del revo­lu­cio­na­rio ruso, com­pro­ba­re­mos que no se tra­ta de una cues­tión por él obvia­da. Es cons­cien­te de cómo la domi­na­ción patriar­cal hace que la opre­sión cre­cien­te que sufren las muje­res tra­ba­ja­do­ras pro­vo­que que cier­tas pro­ble­má­ti­cas nece­si­ten de ser abor­da­das a par­tir de la pers­pec­ti­va de géne­ro.

Des­de el ini­cio de su acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria. Lenin hizo algún que otro esfuer­zo por diri­gir­se espe­cí­fi­ca­men­te a las muje­res tra­ba­ja­do­ras en sus cam­pa­ñas de agi­ta­ción. Sin embar­go, la mayor par­te de los pan­fle­tos que repar­tía en las fábri­cas de San Peters­bur­go tenía como des­ti­na­ta­rio los tra­ba­ja­do­res, aun­que haya algu­na excep­ción [2].

En la pro­duc­ción teó­ri­ca ini­cia­da duran­te su estan­cia en pri­sión en 1896 – 97, Lenin dedi­ca nume­ro­sas refle­xio­nes a las con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas de las agri­cul­to­ras. Uno de sus obje­tos de estu­dio será la sobre­car­ga de tra­ba­jo que supo­nen las tareas rela­cio­na­das con los cui­da­dos [3].
Ade­más de esto, insis­te en los bene­fi­cios que supon­dría para estas muje­res la par­ti­ci­pa­ción direc­ta en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo en gran­des indus­trias fabri­les, pues redu­ci­ría su alie­na­ción, con­vir­tién­do­las en más inde­pen­dien­tes y, por lo tan­to, ayu­dán­do­las a rom­per las cade­nas del patriar­ca­do [4].

Pos­te­rior­men­te, tam­bién ana­li­za­rá el pro­ce­so de femi­ni­za­ción del sec­tor agrí­co­la en los paí­ses del cen­tro capi­ta­lis­ta y como esta femi­ni­za­ción está rela­cio­na­da con las peque­ñas explo­ta­cio­nes agrí­co­las, sien­do estas, pre­ci­sa­men­te, las más pobres. En sus refle­xio­nes sobre la pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes de vida de las agri­cul­to­ras y de su sobre­ex­plo­ta­ción regre­sa de nue­vo a la defen­sa de la nece­si­dad impe­rio­sa de que las muje­res se incor­po­ren acti­va­men­te al teji­do pro­duc­ti­vo.

Des­pués de la vic­to­ria de la Revo­lu­ción bol­che­vi­que, una de las mayo­res preo­cu­pa­cio­nes de Lenin es que, aún que las muje­res y hom­bres sean igua­les ante la ley debi­do a la refor­ma legis­la­ti­va sovié­ti­ca, esta igual­dad no sea real a efec­tos prác­ti­cos. De ahí que dedi­que nota­bles esfuer­zos en impul­sar la impli­ca­ción acti­va de las muje­res en la polí­ti­ca y admi­nis­tra­ción públi­cas, hacien­do nume­ro­sos lla­ma­mien­tos a las muje­res (tan­to del par­ti­do como no mili­tan­tes) para que se unie­sen a los soviets 5].

Un aná­li­sis mucho más pro­fun­do que el que pode­mos ela­bo­rar aquí sería nece­sa­ria para estu­diar la con­cep­ción que ofre­ce de la fami­lia y de la sexua­li­dad tenía Lenin. Son pocas las refe­ren­cias direc­tas que tene­mos de él a este res­pec­to y, las que con­ser­va­mos, des­pres­ti­gian en cier­ta medi­da cual­quier con­tri­bu­ción de un revo­lu­cio­na­rio que tan lúci­do fue a la hora de ana­li­zar otros aspec­tos de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria.

Por una par­te, tene­mos al Lenin que ana­li­za la fami­lia bur­gue­sa como la ins­ti­tu­ción que con­vier­te a la mujer en una escla­va. En su defen­sa del divor­cio, denun­cia la hipo­cre­sía de los esta­dos bur­gue­ses que lo lega­li­zan por invi­si­bi­li­zar la sub­yu­ga­ción eco­nó­mi­ca de la mujer que hace del divor­cio un trá­mi­te anti­de­mo­crá­ti­co y fútil [6].

Tam­bién ana­li­za con una pers­pec­ti­va de cla­se la des­pe­na­li­za­ción del abor­to y la dis­tri­bu­ción de pro­pa­gan­da sobre méto­dos anti­con­cep­ti­vos, dife­ren­cian­do como la cla­se tra­ba­ja­do­ra rei­vin­di­ca eses dere­chos en con­tra­po­si­ción a la defen­sa cobar­de de cier­tos sec­to­res de la peque­ña-bur­gue­sía que desean con­tro­lar la nata­li­dad para las “niñas no sufran” debi­do al empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida[7].

Lenin tam­bién denun­cia la hipo­cre­sía bur­gue­sa en lo tocan­te a la pros­ti­tu­ción defi­ni­da por éste como una for­ma de opre­sión sobre la mujer con una indi­so­cia­ble con­di­ción de cla­se. Cri­ti­ca con dure­za las medi­das con que la bur­gue­sía pre­ten­de erra­di­car la pros­ti­tu­ción (reli­gión y opre­sión poli­cial) al mis­mo tiem­po que evi­den­cia la fal­se­dad bur­gue­sa al hablar de la erra­di­ca­ción de un mal que no sólo es pro­vo­ca­do por ella, sino que lo sus­ten­ta, bene­fi­cián­do­se de su exis­ten­cia.

Por otra par­te, tene­mos al Lenin abso­lu­ta­men­te opues­to al amor libre. Cen­su­ra, por ejem­plo, que una de las prin­ci­pa­les temá­ti­cas que las comu­nis­tas ale­ma­nas tra­tan en los círcu­los de deba­te con las tra­ba­ja­do­ras sea la pro­ble­má­ti­ca sexual y el matri­mo­nio. Tam­bién con­si­de­ra “peli­gro­so” que sea la sexua­li­dad una cues­tión cla­ve entre las juven­tu­des del par­ti­do (pues “pue­de fácil­men­te lle­var a exce­sos sexua­les, sobre-esti­mu­la­ción de la vida sexual y al des­per­di­cio de la salud y vita­li­dad de la gen­te joven” [8]).

Algu­nas de sus dis­cu­sio­nes que a este res­pec­to tuvo con Ale­xan­dra Kollon­tai lle­ga­ron a noso­tras a tra­vés de Cla­ra Zet­kiin. Afir­ma que Lenin cri­ti­có el con­cep­to de amor libre defen­di­do por la femi­nis­ta rusa, defi­nién­do­lo como “com­ple­ta­men­te anti­mar­xis­ta, y, ade­más de eso, anti-social” (Zet­kin, op.
Cit.:7).
Otros apar­ta­dos de esta obra dise­ñan la con­cep­ción que Lenin tenía sobre la lucha por la eman­ci­pa­ción sexual, que des­cri­be como una ideo­lo­gía que nace “del deseo de jus­ti­fi­car la pro­pia vida sexual anor­mal o exce­si­va del indi­vi­duo ante la mora­li­dad bur­gue­sa y rei­vin­di­car tole­ran­cia con­si­go mis­mo” [9].

Ade­más de Zet­kin y Kollon­tai, tam­bién Ines­sa Armand fue obje­ti­vo de sus crí­ti­cas, como se pue­de obser­var por la peti­ción que le hace, en que le soli­ci­ta que eli­mi­ne un párra­fo de un pan­fle­to en que Armand tra­ta­ba la lucha de las muje­res tra­ba­ja­do­ras por el amor libre por ser “una cues­tión bur­gue­sa, no una cues­tión proletaria”[10].

A pesar de que Lenin cri­ti­ca­se feroz­men­te el mode­lo de fami­lia bur­gue­sa, lle­ga a pre­sen­tar la pro­crea­ción en el seno de un matri­mo­nio mono­gá­mi­co como el con­tex­to más legí­ti­mo para la sexua­li­dad. Sitúa, aún, la “pro­mis­cui­dad sexual” como un vicio seme­jan­te al alcohol, pues de una mane­ra simi­lar afec­ta a la con­cien­cia de cla­se favo­re­cien­do la alie­na­ción.

No pode­mos estu­diar la pre­sen­cia de la mujer en la obra de Lenin, sin ana­li­zar las influen­cias feme­ni­nas en la vida de este, así como la acti­vi­dad polí­ti­ca pro­ta­go­ni­za­da por las muje­res de su épo­ca. Evi­den­te­men­te, no pode­mos ela­bo­rar aquí esa con­tex­tua­li­za­ción, pero si que­re­mos denun­ciar, aún que de mane­ra super­fi­cial, el poco espa­cio que a las muje­res se otor­ga en los rela­tos bio­grá­fi­cos de Lenin /​véase Ser­vi­ce, 1995; Vol­ko­go­nov, 1994). En muchas bio­gra­fías, muje­res deter­mi­nan­tes en la vida del revo­lu­cio­na­rio que­dan com­ple­ta­men­te ensom­bre­ci­das por éste y rele­ga­das a meras figu­ras encar­ga­das del tra­ba­jo domés­ti­co o secre­ta­rias. Sin embar­go, es nece­sa­rio insis­tir en que su com­pa­ñe­ra, Nadezh­da Krups­kaia, y her­ma­nas, Anna Eli­za­ro­va y Maria Ulya­no­va, eran revo­lu­cio­na­rias entre­ga­das que desem­pe­ña­ron un papel esen­cial en la his­to­ria de la Revo­lu­ción sovié­ti­ca. No sólo fue­ron pie­zas cla­ve a la hora de man­te­ner la orga­ni­za­ción bol­che­vi­que duran­te los duros años de la emi­gra­ción de Lenin, como tam­bién rea­li­za­ron una labor enco­mia­ble en la cons­truc­ción del par­ti­do duran­te 1917, cen­trán­do­se par­ti­cu­lar­men­te en las muje­res y en la juven­tud tra­ba­ja­do­ra. No debe­mos olvi­dar que mucha de la biblio­gra­fía que mane­ja­mos sobre la Revo­lu­ción del 17 se cen­tra en per­so­na­li­da­des: en Lenin como el líder, mien­tras que las pers­pec­ti­vas femi­nis­tas están cen­tra­das en la figu­ra de Ale­xan­dra Kollon­tai. Es así que, en oca­sio­nes, resul­ta nece­sa­rio recor­dar que Lenin estu­vo exila­do des­de julio has­ta la vís­pe­ra de la Revo­lu­ción de Octu­bre y que Kollon­tai esta­ba pre­sa en ese momen­to. Y más aún, se hace nece­sa­rio rei­vin­di­car que las muje­res cum­plie­ron un papel deter­mi­nan­te en el suce­so de la Revo­lu­ción y que deben dejar de ser vis­tas como unas meras ini­cia­do­ras de una revuel­ta esen­cial­men­te mas­cu­li­na.

Tener pre­sen­te todo este baga­je, este con­tex­to per­so­nal y socio­po­lí­ti­co, es impres­cin­di­ble para eva­luar las “más de cua­ren­ta oca­sio­nes” (aplau­de Krups­kaia) en que Lenin hace una men­ción explí­ci­ta a la eman­ci­pa­ción de las muje­res (krus­pa­kaia, 1933: op.cit.).

Para fina­li­zar, que­re­mos recor­dar los hechos y no que­dar sólo con las pala­bras. Que­re­mos recor­dar que bajo el lide­raz­go de Lenin se creó el Genot­del, el pri­mer depar­ta­men­to feme­nino guber­na­men­tal del mun­do. Que se apro­bó el Códi­go Civil de 1918, por el cual decre­ta­ba la pro­tec­ción del Esta­do a las madres e hijas/​os, con­vir­tien­do en gra­tui­tos los cui­da­dos en las mater­ni­da­des. Se lega­li­zó el divor­cio y se hizo del matri­mo­nio un acto civil, en el cual las dos par­tes asu­mían los mis­mos dere­chos y debe­res. Se anu­ló la dis­tin­ción entre hijas e hijos legí[email protected] Se abo­lió la edu­ca­ción reli­gio­sa y las ins­ti­tu­cio­nes con­fe­sio­na­les fue­ron con­ver­ti­das en cen­tros de ser­vi­cios socia­les. Hay que recor­dar tam­bién que en 1920, por pri­me­ra vez en el mun­do, se lega­li­zó el abor­to. El tra­ba­jo se con­vir­tió en obli­ga­to­rio para hom­bres y muje­res y se creó una red de ins­ti­tu­cio­nes de apo­yo a la mujer des­de jar­di­nes de infan­cia, cen­tros de día, can­ti­nas, lavan­de­rías públi­cas, coci­nas colec­ti­vas y un lar­go etcé­te­ra.

[1] http://www.marxistas.org/portugues/zetkin/1920/mes//lenin.htm

[2] Con­cre­ta­men­te, un pan­fle­to diri­gi­do a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de la fábri­ca tex­til Torn­ton. Tam­bién nos cons­ta, según rela­ta Krups­ka­va (1933), la inten­ción de Lenin de escri­bir un pan­fle­to duran­te su exi­lio en 1899 que lle­va­ría por títu­lo “Las muje­res y la cau­sa del pro­le­ta­ria­do”. En este pan­fle­to, ani­ma­ría a las muje­res a par­ti­ci­par del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y defen­de­ría que sólo la vic­to­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra con­quis­ta­ría la eman­ci­pa­ción de géne­ro (pre­fa­cio escri­to para la colec­ción de artícu­los de Lenin titu­la­da Sobre la eman­ci­pa­ción de la mujer de 1934)

[3] Para se refe­rir ao tra­balho repro­du­ti­vo, Leni­ne uti­li­za com fre­qüên­cia o ter­mo “escra­vas domés­ti­cas” (Leni­ne, V.I.U. (1913): “Um gran­de ava­nço tec­no­ló­gi­co”. Prav­da, 91, 1913, 21 de Abril).

[4] Leni­ne, V. I .U. (1899): O des­en­vol­vi­men­to do capi­ta­lis­mo na Rús­sia, capí­tu­lo VII “O des­en­vol­vi­men­to da gran­de maqui­na­ria indus­trial”.

[5] Leni­ne, V. I. U. (1920): “Às mulhe­res tra­balha­do­ras”. Prav­da, 40, 1920, 22 de feve­rei­ro.

[6] Leni­ne, V. I. U. (1916): “Cari­ca­tu­ra do mar­xis­mo e do eco­no­mi­cis­mo impe­ria­lis­ta”. Zvez­da, 1 – 2, 1924.

[7] Leni­ne, V. I. U. (1913): “A clas­se tra­balha­do­ra e o neo­mal­tu­sia­nis­mo”. Prav­da, 137, 1913, 16 de junho.

[8] Zet­kin, C. (1934): Lenin on the Woman Ques­tion, New York: Inter­na­tio­nal, p. 5.

[9] Zet­kin (op. cit.: 4).

[10] Car­ta para Ines­sa Armand, 17 de janei­ro de 1915.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *