Cuba y Esta­dos Uni­dos: ¿Una Nue­va Era?- Ricar­do Alar­cón de Que­sa­da

El 17 de diciem­bre, al libe­rar a los cin­co anti­te­rro­ris­tas cuba­nos que guar­da­ron pri­sión por más de 16 años en Esta­dos Uni­dos, el pre­si­den­te Barack Oba­ma repa­ró una injus­ti­cia exce­si­va­men­te pro­lon­ga­da y al mis­mo tiem­po dio un gol­pe de timón a la his­to­ria.

Reco­no­cer el fra­ca­so de la polí­ti­ca anti­cu­ba­na, res­ta­ble­cer las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas, supri­mir todas las res­tric­cio­nes a su alcan­ce, pro­po­ner la eli­mi­na­ción com­ple­ta del blo­queo y el ini­cio de una nue­va era en las rela­cio­nes con Cuba, todo en un solo dis­cur­so, rom­pió cual­quier vati­ci­nio y sor­pren­dió a todos, inclu­yen­do a los ana­lis­tas más sesu­dos.

La polí­ti­ca hos­til ins­tau­ra­da por el pre­si­den­te Dwight Eisenho­wer (1953−1961), antes del naci­mien­to del actual man­da­ta­rio, había sido la nor­ma que apli­ca­ron, con mati­ces casi siem­pre secun­da­rios, admi­nis­tra­cio­nes repu­bli­ca­nas y demó­cra­tas y fue codi­fi­ca­da con la Ley Helms-Bur­ton, san­cio­na­da por Bill Clin­ton en 1996.

En los pri­me­ros años la prac­ti­ca­ron con bas­tan­te éxi­to. En 1959, al triun­far la Revo­lu­ción cuba­na, Esta­dos Uni­dos esta­ba en el cenit de su pode­río, ejer­cía indis­cu­ti­da hege­mo­nía sobre gran par­te del mun­do y espe­cial­men­te en el Hemis­fe­rio Occi­den­tal, que le per­mi­tió lograr la exclu­sión de Cuba de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y el ais­la­mien­to casi total de la isla que pudo con­tar solo con la ayu­da de la Unión Sovié­ti­ca y sus aso­cia­dos en el Con­se­jo de Ayu­da Mutua Eco­nó­mi­ca (CAME), que inte­gra­ban los paí­ses del Pac­to de Var­so­via.

El derrum­be del lla­ma­do “socia­lis­mo real” creó en muchos la ilu­sión de que tam­bién lle­ga­ba el final para la revo­lu­ción cuba­na.

Ima­gi­na­ron el adve­ni­mien­to de un lar­go perío­do de domi­nio uni­po­lar. Embria­ga­dos con la vic­to­ria, no apre­cia­ron el sen­ti­do pro­fun­do de lo que ocu­rría: el fin de la Gue­rra Fría abría nue­vos espa­cios para las luchas socia­les y colo­ca­ba al capi­ta­lis­mo fren­te a desa­fíos cada vez más difí­ci­les de enca­rar.

La caí­da de muro de Ber­lín les impi­dió ver que, al mis­mo tiem­po, en febre­ro de 1989, estre­me­cía a Vene­zue­la el levan­ta­mien­to social lla­ma­do “el cara­ca­zo”, señal indi­ca­do­ra del ini­cio de una nue­va épo­ca en Amé­ri­ca Lati­na.

Cuba logró sobre­vi­vir a la des­apa­ri­ción de sus anti­guos alia­dos y su resis­ten­cia fue fac­tor fun­da­men­tal en la pro­fun­da trans­for­ma­ción del con­ti­nen­te. Hace años era osten­si­ble el fra­ca­so de una polí­ti­ca empe­ña­da en ais­lar a Cuba, pero que ter­mi­nó ais­lan­do a Esta­dos Uni­dos como reco­no­ció su actual secre­ta­rio de Esta­do, John Kerry.

Una nue­va rela­ción con Cuba era indis­pen­sa­ble para Washing­ton, nece­si­ta­do de recom­po­ner sus víncu­los con un con­ti­nen­te que ya no es más su patio tra­se­ro. Lograr­lo es fun­da­men­tal aho­ra pues, pese a su pode­río, Esta­dos Uni­dos no pue­de ejer­cer el cómo­do lide­raz­go de tiem­pos que no vol­ve­rán.

Fal­ta aún mucho para alcan­zar esa nue­va rela­ción. Ante todo es pre­ci­so eli­mi­nar com­ple­ta­men­te el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro como recla­man con reno­va­do vigor impor­tan­tes sec­to­res del empre­sa­ria­do esta­dou­ni­den­se.

Pero nor­ma­li­zar rela­cio­nes supon­dría sobre todo apren­der a vivir con lo dife­ren­te y aban­do­nar vie­jos sue­ños de domi­na­ción. Sig­ni­fi­ca­ría res­pe­tar la igual­dad sobe­ra­na de los esta­dos, prin­ci­pio fun­da­men­tal de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, que, como mues­tra la his­to­ria, no es del agra­do de los pode­ro­sos.

Con res­pec­to a la libe­ra­ción de los cin­co pri­sio­ne­ros cuba­nos, todos los pre­si­den­tes de Esta­dos Uni­dos, sin excep­ción, han uti­li­za­do amplia­men­te la facul­tad que a ellos exclu­si­va­men­te otor­ga el Artícu­lo II, Sec­ción 2, Párra­fo 1 de la Cons­ti­tu­ción. Así ha sido duran­te más de dos siglos sin que nada ni nadie pudie­ra limi­tar­los.

Ese párra­fo cons­ti­tu­cio­nal facul­ta al pre­si­den­te a sus­pen­der la eje­cu­ción de las sen­ten­cias y a con­ce­der indul­tos, en casos de ale­ga­dos deli­tos con­tra Esta­dos Uni­dos.

En el caso de los cin­co sobra­ban razo­nes para la cle­men­cia eje­cu­ti­va. En 2005 el panel de jue­ces de la Cor­te de Ape­la­cio­nes anu­ló el pro­ce­so con­tra ellos –defi­nién­do­lo como “una tor­men­ta per­fec­ta de pre­jui­cios y hos­ti­li­dad”- y había orde­na­do un nue­vo jui­cio.

En 2009 el pleno de la mis­ma Cor­te deter­mi­nó que este caso no tenía rela­ción algu­na con el espio­na­je ni la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Uni­dos. Ambos vere­dic­tos fue­ron adop­ta­dos con total una­ni­mi­dad.

Res­pec­to al otro car­go impor­tan­te, el de “cons­pi­ra­ción para come­ter ase­si­na­to” for­mu­la­do solo con­tra Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo, sus acu­sa­do­res reco­no­cie­ron que era impo­si­ble pro­bar seme­jan­te calum­nia e inclu­so inten­ta­ron reti­rar­la en mayo de 2001 en una acción sin pre­ce­den­tes, toma­da nada menos que por los fis­ca­les del expre­si­den­te Geor­ge W. Bush (2001−2009).

Hacía ya cin­co años que Her­nán­dez espe­ra­ba algu­na res­pues­ta a sus repe­ti­das peti­cio­nes a la Cor­te de Mia­mi para que lo libe­ra­se, o acce­die­se a revi­sar su caso, u orde­na­se al gobierno pre­sen­tar las “prue­bas” uti­li­za­das para con­de­nar­lo o acce­die­se a escu­char­lo a él o a que el gobierno reve­la­se la mag­ni­tud y el alcan­ce del finan­cia­mien­to ofi­cial a la des­co­mu­nal cam­pa­ña mediá­ti­ca que sus­ten­tó aque­lla “tor­men­ta per­fec­ta”.

El tri­bu­nal nun­ca res­pon­dió. Nada dije­ron tam­po­co los gran­des medios de comu­ni­ca­ción ante la inusual pará­li­sis judi­cial. Era obvio que se tra­ta­ba de un caso polí­ti­co y sólo podría resol­ver­se con una deci­sión polí­ti­ca. Nadie más que el pre­si­den­te podría hacer­lo.

Oba­ma mos­tró sabi­du­ría y deter­mi­na­ción cuan­do, en vez de limi­tar­se a usar el poder para excar­ce­lar a cual­quier per­so­na, enfren­tó vale­ro­sa­men­te el pro­ble­ma de fon­do. La saga de los cin­co era con­se­cuen­cia de una estra­te­gia agre­si­va y lo más sabio era poner tér­mino a ambas al mis­mo tiem­po.

Nadie pue­de des­co­no­cer la tras­cen­den­cia de lo anun­cia­do el 17 de diciem­bre. Sería erró­neo, sin embar­go, igno­rar que aún que­da un camino, que pue­de ser lar­go y tor­tuo­so, en el que será nece­sa­rio avan­zar con fir­me­za y sabi­du­ría.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *