Neo­na­zis ins­ti­gan ase­si­na­to de dibu­jan­tes en Israel


Una cata­ra­ta de ame­na­zas se des­car­gó en Face­book en con­tra de los dibu­jan­tes del pres­ti­gio­so dia­rio israe­lí Haa­retz por una ima­gen publi­ca­da este fin de sema­na. En ella, sobre un fon­do total­men­te negro se leía lo siguien­te: “10 perio­dis­tas ase­si­na­dos en el ata­que a Char­lie Heb­do en París, y 13 perio­dis­tas ase­si­na­dos en el ata­que del últi­mo verano a Gaza”. Y en el medio una leyen­da que decía “Yo soy Char­lie”, “Yo soy Gaza”.
La furia de los racis­tas israe­líes se des­en­ca­de­nó cuan­do un polí­ti­co ultra­de­re­chis­ta, Ronen Sho­val, exi­gió una inves­ti­ga­ción para deter­mi­nar si, con la publi­ca­ción de ese dibu­jo, el dia­rio había incu­rri­do en el deli­to de “pro­pa­gan­da derro­tis­ta” con­tem­pla­do y cas­ti­ga­do en el códi­go penal israe­lí. Los comen­ta­rios que siguie­ron al pos­teo de Sho­val fue­ron un mues­tra­rio de la putre­fac­ción ideo­ló­gi­ca que se ha apo­de­ra­do de un sec­tor de la socie­dad israe­lí, con­ta­gia­da de lo peor de la extre­ma dere­cha fas­cis­ta euro­pea. Entre los comen­ta­rios sus­ci­ta­dos por la inter­ven­ción de Sho­val había algu­nos que decían cosas como estas: “Con la ayu­da de Dios, los perio­dis­tas del Haa­retz serán ase­si­na­dos como en Fran­cia”; “¿Por qué no hay un ata­que terro­ris­ta al Haa­retz?”; “Espe­ro que el terro­ris­mo alcan­ce tam­bién al Haa­retz”; “Ellos debe­rían morir”, decía un comen­ta­rio refi­rién­do­se a los dibujantes.
Otros fue­ron aún peo­res. Sho­val pro­me­tió que los borra­ría rápi­da­men­te de su FB y que com­pren­día que estas aco­ta­cio­nes de sus segui­do­res eran una inci­ta­ción al ase­si­na­to. Pero, recal­có con inso­len­cia, “en el mis­mo espí­ri­tu yo les pido que eli­mi­nen esa cari­ca­tu­ra inme­dia­ta­men­te.” O sea, ¡un líder neo­na­zi se atri­bu­ye el dere­cho a ejer­cer la cen­su­ra de pren­sa! Uno de los perio­dis­tas estre­lla del Haa­retz, Gideon Levy, cono­ci­do por su pos­tu­ra crí­ti­ca a las polí­ti­cas del gobierno israe­lí en rela­ción a la cues­tión pales­ti­na y los terri­to­rios ocu­pa­dos, reci­bió un men­sa­je por correo elec­tró­ni­co en el cual se lo ame­na­za­ba de muerte.
Es de espe­rar que algu­nos cam­bios que se han veni­do dan­do en la socie­dad israe­lí en tiem­pos recien­tes per­mi­tan ais­lar a estos repug­nan­tes esper­pen­tos, y abrir un sen­de­ro que haga posi­ble un acuer­do jus­to y sus­ten­ta­ble con los pales­ti­nos para poner fin a más de seis déca­das de dolor y muer­te en esa con­vul­sio­na­da región del planeta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *