Char­lie Heb­do como pre­tex­to

JPEG - 25.4 KB
Unos 50 jefes de Esta­do y de gobierno par­ti­ci­pa­ron en la mani­fes­ta­ción de París.

En 3 días, un gru­po de 4 o 5 per­so­nas que dije­ron actuar en nom­bre de al-Qae­da en Yemen y del Emi­ra­to Islá­mi­co (Daesh) masa­cró en Fran­cia a los miem­bros de la redac­ción del sema­na­rio satí­ri­co Char­lie Heb­do y ase­si­nó des­pués a una agen­te de la poli­cía muni­ci­pal así como varios rehe­nes, en 3 accio­nes dife­ren­tes.

Fran­cia, que no había cono­ci­do hechos de tan­ta vio­len­cia des­de la épo­ca de los aten­ta­dos de la OAS [1], hace más de 50 años, reac­cio­nó pro­cla­man­do «¡Todos somos Char­lie!», aba­tien­do a 3 de los terro­ris­tas y orga­ni­zan­do una gran mani­fes­ta­ción de varios millo­nes de per­so­nas.

El pre­si­den­te la Repú­bli­ca, Fran­co­is Hollan­de, reci­bió a los jefes de los par­ti­dos polí­ti­cos repre­sen­ta­dos en la Asam­blea Nacio­nal, lan­zó un lla­ma­do a la uni­dad nacio­nal y par­ti­ci­pó per­so­nal­men­te en la mani­fes­ta­ción acom­pa­ña­do de unos 50 jefes de Esta­do y de gobierno extran­je­ros.

En un artícu­lo ante­rior [2], obser­vé que el modus ope­ran­di de los terro­ris­tas no tenía nada que ver con el com­por­ta­mien­to habi­tual de los yiha­dis­tas sino más bien con el de un coman­do mili­tar. A par­tir de lo cual seña­lé que poco impor­ta quié­nes fue­ron los eje­cu­to­res y que lo úni­co ver­da­de­ra­men­te impor­tan­te es saber quién está detrás de ellos. Aho­ra qui­sie­ra, en este segun­do artícu­lo, refe­rir­me a las reac­cio­nes que esos hechos están sus­ci­tan­do.

Sus­pen­sión del dere­cho a orga­ni­zar mani­fes­ta­cio­nes

Inme­dia­ta­men­te des­pués del anun­cio de la masa­cre per­pe­tra­da en las ofi­ci­nas de Char­lie Heb­do, hacia el medio­día del 7 de enero de 2015, el pri­mer minis­tro fran­cés Manuel Valls deci­dió implan­tar el Plan Vigi­pi­ra­te-aten­ta­dos en toda la región pari­si­na. Este plan inclu­ye un cen­te­nar de medi­das de apli­ca­ción auto­má­ti­ca y unas 200 medi­das opcio­na­les. Entre las medi­das, el minis­te­rio del Inte­rior anun­cia­ba la sus­pen­sión de todas las mani­fes­ta­cio­nes ya auto­ri­za­das. Las auto­ri­da­des temían que los terro­ris­tas dis­pa­ra­sen con­tra la mul­ti­tud.

Pero un par­ti­do de extre­ma izquier­da lla­ma­ba a mani­fes­tar de inme­dia­to en señal de res­pal­do a Char­lie Heb­do. Lue­go de varias horas de vaci­la­ción, el pre­fec­to de poli­cía auto­ri­za­ba una mani­fes­ta­ción en la que habrían de par­ti­ci­par unas 100 000 per­so­nas. Más extra­ño aún, el pri­mer minis­tro decla­ra­ba una jor­na­da de due­lo nacio­nal para el día siguien­te, 8 de enero. Las auto­ri­da­des loca­les orga­ni­za­ron nume­ro­sos míti­nes para obser­var un minu­to de silen­cio. Y, toda­vía más sor­pren­den­te, el Par­ti­do Socia­lis­ta lla­ma­ba a la rea­li­za­ción –el domin­go 11– de una gran mani­fes­ta­ción nacio­nal que reu­ni­ría más de 2 millo­nes de per­so­nas en París.

O sea, el gobierno prohi­bió las mani­fes­ta­cio­nes por con­si­de­rar que podían ser peli­gro­sas para los par­ti­ci­pan­tes. Pero los miem­bros de ese mis­mo gobierno orga­ni­za­ron una mani­fes­ta­ción gigan­tes­ca e invi­ta­ron ade­más a jefes de Esta­do y de gobierno extran­je­ros sin plan­tear­se nin­gún tipo de inquie­tud por cues­tio­nes de segu­ri­dad.

Esta mani­pu­la­ción demues­tra que, al con­tra­rio de lo que decla­ró públi­ca­men­te, el gobierno cono­cía con pre­ci­sión la ver­da­de­ra impor­tan­cia de la ame­na­za y sabía que no había peli­gro para las mani­fes­ta­cio­nes.

De todo esto, opta­re­mos por rete­ner la extra­or­di­na­ria mues­tra de entu­sias­mo popu­lar por la liber­tad.

Unión nacio­nal

En esta situa­ción de cri­sis, la dere­cha y la izquier­da se pusie­ron de acuer­do para par­ti­ci­par jun­tas en una mani­fes­ta­ción nacio­nal. Pero ¿para mani­fes­tar­se a favor de qué y con­tra quién?

Nos ente­ra­mos así de que tan­to los diri­gen­tes de dere­cha como los de la izquier­da com­par­tían los valo­res anti­rre­li­gio­sos, anti­na­cio­na­les y anti­mi­li­ta­ris­tas del muy izquier­dis­ta sema­na­rio Char­lie Heb­do . Ya se sabía que el fun­da­dor de la publi­ca­ción, Phi­lip­pe Val, era ami­go de Sar­kozy. Aho­ra nos ente­ra­mos súbi­ta­men­te de que Charb, el nue­vo direc­tor del sema­na­rio, esta­ba invo­lu­cra­do sen­ti­men­tal­men­te con una ex minis­tra de dere­cha, Jean­net­te Bou­grab.

Esta últi­ma fue invi­ta­da al noti­cie­ro del canal fran­cés de tele­vi­sión TF1. Muy emo­cio­na­da, habló de su rela­ción sen­ti­men­tal con el cari­ca­tu­ris­ta. Lue­go pre­sen­tó las con­vic­cio­nes anti­rre­li­gio­sas de Charb como un com­pro­mi­so lai­co con­tra el isla­mis­mo para com­pa­rar­lo des­pués con Jean Mou­lin y pedir que el cari­ca­tu­ris­ta sea inhu­ma­do en el Pan­teón –como el gran héroe de la Resis­ten­cia fran­ce­sa con­tra la ocu­pa­ción nazi que fue Jean Mou­lin. Jean­net­te Bou­grab ter­mi­nó reve­lan­do que ella y Charb habían pen­sa­do en irse de Fran­cia y reha­cer sus vidas en otra par­te. En pocas pala­bras, la ex minis­tra de dere­cha aca­ba de mos­trar su des­pre­cio por sus pro­pios con­ciu­da­da­nos, de asi­mi­lar el lai­cis­mo a la lucha con­tra la reli­gión y de poner un humo­ris­ta anti­na­cio­nal al mis­mo nivel que el fun­da­dor del Con­se­jo Nacio­nal de la Resis­ten­cia. Por mucho que pro­tes­te la fami­lia de Charb, Jean­net­te Bou­grab ha sem­bra­do la duda.

Y para que se entien­da bien en qué con­sis­te la «unión nacio­nal» de la que nos hablan la dere­cha y la izquier­da, varios líde­res socia­lis­tas decla­ran que el Fren­te Nacio­nal será exclui­do de la mani­fes­ta­ción «repu­bli­ca­na». ¿Aca­so se ha enten­di­do bien la enor­mi­dad de ese anun­cio? Los líde­res polí­ti­cos del país invo­can la Repú­bli­ca para excluir a sus pro­pios riva­les. Final­men­te, el FN se unió a las mani­fes­ta­cio­nes rea­li­za­das en dife­ren­tes ciu­da­des del inte­rior de Fran­cia.

Unión inter­na­cio­nal

El pre­si­den­te de Fran­cia qui­so dar solem­ni­dad a la mani­fes­ta­ción de París invi­tan­do a ella a todo tipo de jefes de Esta­do y de gobierno.

Entre los que vinie­ron a la mani­fes­ta­ción de París pudi­mos ver a David Came­ron y Ben­ya­min Netan­yahu, cuyos paí­ses gozan de una cen­su­ra mili­tar omni­po­ten­te; al secre­ta­rio de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se Eric Hol­der, cuyo país es tan aman­te de la liber­tad de pren­sa que ha bom­bar­dea­do y des­trui­do nume­ro­sas esta­cio­nes de tele­vi­sión, des­de la de Bel­gra­do –en la ex Yugos­la­via– has­ta las de Libia – ; al pri­mer minis­tro de Tur­quía, Ahmet Davu­to­glu, cuyo país prohí­be la cons­truc­ción de igle­sias cris­tia­nas (aun­que aho­ra pare­ce dis­pues­to a auto­ri­zar una). Y tam­po­co pode­mos olvi­dar que hace poco Netan­yahu feli­ci­ta­ba per­so­nal­men­te a los heri­dos de al-Qae­da que reci­ben cui­da­dos en hos­pi­ta­les israe­líes y que los paí­ses de Eric Hol­der, Ahmet Davu­to­glu y la Jor­da­nia rey Abda­llah reor­ga­ni­za­ron el Esta­do Islá­mi­co en enero de 2014.

¿Qué hacían enton­ces estos per­so­na­jes en París? En todo caso no esta­ban defen­dien­do la liber­tad de expre­sión ni la liber­tad de cul­to, que sus paí­ses com­ba­ten acti­va­men­te.

La liber­tad de expre­sión

No fue­ron los polí­ti­cos los úni­cos que tra­ta­ron de mejo­rar su ima­gen exhi­bién­do­se en la mani­fes­ta­ción de París. Tam­bién lo hizo la pren­sa, que ve en Char­lie Heb­do un ejem­plo de la liber­tad que ella mis­ma piso­tea cons­tan­te­men­te con su per­ma­nen­te auto­cen­su­ra y mos­trán­do­se cada vez más soli­da­ria con los crí­me­nes que el gobierno come­te en el extran­je­ro.

Es ver­dad que son nume­ro­sos los medios de pren­sa exis­ten­tes en Fran­cia. Pero tam­bién es cier­to que se tra­ta de una pren­sa extre­ma­da­men­te con­for­mis­ta y, por con­si­guien­te, nada plu­ra­lis­ta. Esto se refle­ja inclu­so en la una­ni­mi­dad de esa pren­sa al pre­sen­tar el sema­na­rio satí­ri­co ya que, al con­tra­rio de lo que afir­ma esa pren­sa, Char­lie Heb­do se opo­nía a la liber­tad de expre­sión cuan­do abo­ga­ba por la ile­ga­li­za­ción del Fren­te Nacio­nal o mili­ta­ba a favor de la cen­su­ra de inter­net.

En todo caso, no pode­mos más que rego­ci­jar­nos al ver la pren­sa reto­mar ¡por fin! la defen­sa de quie­nes son víc­ti­mas de ata­ques por lo que han dicho o escri­to.

Sobre la pis­ta yiha­dis­ta

Pro­si­guien­do su inves­ti­ga­ción tras la pis­ta equi­vo­ca­da, la pren­sa fran­ce­sa tra­za el per­fil de los terro­ris­tas y se olvi­da de tra­tar de encon­trar a los que les die­ron las órde­nes. Y nos dice, con la mayor serie­dad, que esta ola de aten­ta­dos se debe a una cola­bo­ra­ción entre al-Qae­da en Yemen y el Emi­ra­to Islá­mi­co, olvi­dan­do que esas dos orga­ni­za­cio­nes están en gue­rra entre sí des­de hace más de un año, una gue­rra feroz que ya cuen­ta más de 3 000 víc­ti­mas en ambos ban­dos.

Son por lo tan­to sor­pren­den­tes tales refe­ren­cias, y es pro­ba­ble que den­tro de poco apa­rez­ca algo –algún hecho o noti­cia– que vin­cu­le los hechos de París con Libia. En efec­to, si Fran­co­is Hollan­de sigue los pasos de Geor­ge W. Bush, bien pudie­ra deci­dir una inter­ven­ción en Yemen, a pesar de que algo así no sería de inte­rés para Fran­cia. En todo caso, el gene­ral Puga, jefe del esta­do mayor par­ti­cu­lar de Hollan­de, está pre­pa­ran­do actual­men­te una nue­va inter­ven­ción mili­tar en Libia.

Esta últi­ma sería un blan­co mucho más lógi­co ya que Fran­cia podría espe­rar obte­ner aho­ra los divi­den­dos que nun­ca lle­ga­ron en el momen­to de su pri­me­ra inter­ven­ción en Libia. Fran­cia cul­mi­na­ría así el pro­yec­to esta­dou­ni­den­se de redi­se­ño del «Medio Orien­te amplia­do», corres­pon­dien­te a lo publi­ca­do en el New York Times por la perio­dis­ta Robin Wright en sep­tiem­bre de 2013 [3], pro­yec­to que el Emi­ra­to Islá­mi­co ya está con­cre­tan­do en Irak y en Siria.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] La Orga­ni­za­ción del Ejér­ci­to Secre­to, OAS según sus siglas en fran­cés, fue crea­da en 1961 en el mar­co de la gue­rra sucia de Fran­cia con­tra el movi­mien­to de libe­ra­ción de Arge­lia.

[2] «¿Quién está detrás del aten­ta­do con­tra Char­lie Heb­do? », por Thierry Meys­san, Red Vol­tai­re, 8 de enero de 2015.

[3] “Ima­gi­ning a Remap­ped Midd­le East”, Robin Wright, The New York Times Sun­day Review, 28 de sep­tiem­bre de 2013.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *