Uni­dad reac­cio­na­ria en la mar­cha de París con nue­vos “invi­ta­dos” que for­ta­le­cen a la dere­cha

Presidentees

Como ya anti­ci­pa­mos en este dia­rio, la mar­cha que final­men­te tuvo lugar en las calles de París en repu­dio al aten­ta­do con­tra la revis­ta Char­lie Heb­do el pasa­do miér­co­les, tuvo un carác­ter reac­cio­na­rio por el sen­ti­do de quie­nes la con­vo­ca­ron y enca­be­za­ron.

A la pre­sen­cia de los prin­ci­pa­les líde­res impe­ria­lis­tas euro­peos, como Hollan­de, el expre­si­dent­te Sar­kozy, David Came­ron, Mariano Rajoy, Ange­la Mer­kel, auto­ri­da­des de Tur­quía y muchos otros, se suma­ron, como para que no que­den dudas del con­te­ni­do, has­ta el pri­mer minis­tro israe­lí Ben­ja­mín Netan­yahu y el pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Pales­ti­na Mah­moud Abbas.

No obs­tan­te, a muchos de sus par­ti­ci­pan­tes los pue­de haber moti­va­do el sen­ti­mien­to de repu­dio a los aten­ta­dos. Nada de esto intere­sa real­men­te a los jefes de Esta­do de los paí­ses impe­ria­lis­tas más que el cálcu­lo polí­ti­co de cómo hacer pesar en la balan­za haber enco­lum­na­do a millo­nes de per­so­nas detrás de lo más gra­na­do de la reac­ción mun­dial, mien­tras se dise­ñan y se escri­ben en estas horas nume­ro­sas ini­cia­ti­vas de refor­mas a los sis­te­mas de inmi­gra­ción para favo­re­cer la expul­sión de inmi­gran­tes y refu­gia­dos y de ata­ques a las liber­ta­des de reu­nión, orga­ni­za­ción y has­ta, inclu­so, de expre­sión, mal que les pese a los supues­tos defen­so­res de la liber­tad de pren­sa… siem­pre que esta sir­va para ata­car a los sec­to­res más opri­mi­dos de la pobla­ción euro­pea.

Como seña­la The New York Times hoy, Hollan­de se reu­nió pre­via­men­te con el pre­si­den­te de las ins­ti­tu­cio­nes de judías de Fran­cia, don­de le pro­me­tió que, de ser nece­sa­rio, saca­ría el ejér­ci­to a las calles para “defen­der” a los 500 mil judíos de Fran­cia. A la mane­ra cons­tan­te del dis­cur­so de las poten­cias impe­ria­lis­tas euro­peas, hay una cam­pa­ña mediá­ti­ca feroz, “metien­do por la ven­ta­na” un nue­vo y muy impor­tan­te matiz a la cam­pa­ña reac­cio­na­ria isla­mo­fó­bi­ca rei­nan­te: trans­for­mar el aten­ta­do en un “ata­que anti­se­mi­ta” (uti­li­zan­do como pre­tex­to hechos deri­va­dos, como el asal­to por par­te de los supues­tos per­pe­tra­do­res a un super­mer­ca­do judío de París y el esta­lli­do de un coche bom­ba fren­te a una sina­go­ga) y así salir a la defen­sa del Esta­do de Israel, el gen­dar­me núme­ro uno del impe­ria­lis­mo en Medio Orien­te, que bus­ca des­de hace tiem­po legi­ti­mi­dad para esca­lar sus ata­ques mili­ta­res con­tra la Fran­ja de Gaza y for­ta­le­cer­se como agen­te regio­nal del orden, en un momen­to en que EE.UU y la Unión Euro­pea nece­si­tan poner orden ante la emer­gen­cia del Esta­do Islá­mi­co y la debi­li­dad gene­ral de los Esta­dos en la zona. Ayer el pre­si­den­te fran­cés Manuel Valls decla­ró que Fran­cia ya está “en gue­rra” con el Islam radi­cal.

Por otra par­te la pren­sa euro­pea está trans­for­man­do los famo­sos dibu­jos con­tra el Islam de Char­lie Heb­do como un emble­ma legi­ti­ma­dor para con­ti­nuar y pro­fun­di­zar su cam­pa­ña racis­ta. El heb­do­ma­da­rio satí­ri­co fran­cés, cons­cien­te­men­te o no, con este tipo de “humor” obje­ti­va­men­te venía lle­van­do agua para el molino de esta cam­pa­ña ya antes de los ata­ques. La repu­bli­ca­ción masi­va de estas cari­ca­tu­ras a los lar­go de la pren­sa del con­ti­nen­te está pen­sa­da como un bur­do ges­to pro­vo­ca­dor de par­te del “racis­mo de Esta­do” de los paí­ses impe­ria­lis­tas con­tra los pue­blos opri­mi­dos de Medio Orien­te, tra­tan­do de cubrir­se con el dis­cur­so de “lle­var al extre­mo” la liber­tad de expre­sión. Al mis­mo tiem­po, según la poli­cía, estas pro­vo­ca­cio­nes ya han teni­do sus pri­me­ros resul­ta­dos (como suce­dió con­tra un dia­rio ale­mán que repu­bli­có los dibu­jos) lle­van­do a ata­ques de menor esca­la atri­bui­dos a gru­pos yiha­dis­tas, en una espi­ral total­men­te fun­cio­nal a los intere­sas de la dere­cha isla­mó­fo­ba de radi­ca­li­zar los ata­ques con­tra los inmi­gran­tes, los tra­ba­ja­do­res y los pobres.

Hoy domin­go, según The NY Times, el minis­tro del inte­rior fran­cés Ber­nard Caze­neu­ve está avan­zan­do en medi­das de segu­ri­dad para con­tro­lar más aún los flu­jos de infor­ma­ción y datos vía inter­net y afia­tar más el sis­te­ma de espio­na­je y repre­sión.

En su cober­tu­ra de la mar­cha de hoy en París, The Guar­dian cita fuen­tes fran­ce­sas que esti­man que fue la mani­fes­ta­ción más nume­ro­sa de la his­to­ria del país, con 3 millo­nes de per­so­nas en la calle, más que la que se reali­zó en París tras la libe­ra­ción de la ocu­pa­ción nazi por par­te de las tro­pas alia­das al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

El corres­pon­sal del Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung que cubre la mani­fes­ta­ción escri­be exta­sia­do: “En la mar­cha por las víc­ti­mas de los ata­ques terro­ris­tas en París las masas ape­nas se mue­ven. El esta­do de áni­mo apa­re­ce más ali­via­do y casi ale­gre. El hecho de que tan­tas per­so­nas hayan par­ti­ci­pa­do es un signo más de espe­ran­za”. El dia­rio de los ban­cos de Frank­furt esta­ble­ce la can­ti­dad de par­ti­ci­pan­tes de la mani­fes­ta­ción en 1,5 millo­nes, la mitad de lo que dice el Guar­dian de Lon­dres, y a ren­glón segui­do publi­ca una foto de Ange­la Mer­kel abra­zán­do­se con Hollan­de como en un ges­to de “ali­vio”.

Con­ti­núa el dia­rio ale­mán: “El Mek­ki, un quí­mi­co de 47 años que tra­ba­ja en una gran com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca fran­ce­sa dis­cu­te con una mujer de piel oscu­ra a su lado. La mujer le cuen­ta que en su tra­ba­jo fue cues­tio­na­da a cau­sa de su fe musul­ma­na. “Sí, ya sé lo que quie­res decir, pero hoy esta­mos uni­dos con­tra los extre­mis­tas. La mayo­ría silen­cio­sa dejó de ser silen­cio­sa”, dijo el fran­cés, que nació en Marrue­cos y lle­gó a Fran­cia con cin­co años de edad. Su mujer que­ría que­dar­se con sus tres hijos en el hogar, “tie­ne mie­do”. Pero el padre fue para demos­trar pre­sen­cia. Como miem­bro de la cen­tral sin­di­cal CGT par­ti­ci­pa a menu­do de mani­fes­ta­cio­nes ruti­na­rias y orga­ni­za­das, por tra­ba­jo o por con­flic­tos polí­ti­cos. Pero hoy es dife­ren­te: “Se tra­ta de nues­tros valo­res, los que los musul­ma­nes aquí en Fran­cia com­par­ti­mos con todos los de los demás paí­ses”, dice Mek­ki y aña­de que pre­fe­ri­ría olvi­dar y hacer a un lado la pre­sen­cia del pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu, a quien recha­za.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *