Tortura Sexual: política estadounidense y cultura- Vincent Emanuele

 Tortura Sexual: política estadounidense y cultura

| Foto: Archivo

Publi­ca­do 9 enero 2015
0

Comentarios +

Te Reco­men­da­mos

Hoy en día, el abu­so sexual no sólo se uti­li­za en las pri­sio­nes de Esta­dos Uni­dos en el extran­je­ro, sino tam­bién en sus gulags domés­ti­cos. En muchos sen­ti­dos, la tor­tu­ra sexua­li­za­da inclu­so se ha con­ver­ti­do en algo ruti­na­rio en la cul­tu­ra pop.

La vio­len­cia sexual está fir­me­men­te arrai­ga­da en la socie­dad esta­dou­ni­den­se; sus ins­ti­tu­cio­nes y meca­nis­mos cul­tu­ra­les refuer­zan el con­cep­to atroz que la tor­tu­ra sexual es acep­ta­ble, emo­cio­nan­te, inclu­so pre­de­ci­ble en cier­tas situa­cio­nes. La vio­len­cia sexual, mez­cla­da con la tor­tu­ra, es cada vez más popu­la­ri­za­da y ya se ha nor­ma­li­za­do en la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. Sin duda, el impe­rio más pode­ro­so y vio­len­to en la his­to­ria del mun­do es cada vez más depra­va­do.

Hoy en día, el abu­so sexual no sólo se uti­li­za en las pri­sio­nes de Esta­dos Uni­dos en el extran­je­ro, sino tam­bién en sus gulags domés­ti­cos. En muchos sen­ti­dos, la tor­tu­ra sexual inclu­so se ha con­ver­ti­do en algo casi ruti­na­rio en la cul­tu­ra pop, con nove­las y pelí­cu­las como 50 Sha­des of Grey, Ame­ri­can Psy­cho y Hurt Loc­ker que le dan gla­mour y feti­chi­zan las prác­ti­cas abu­si­vas. Del mis­mo modo, la vio­la­ción está aho­ra repre­sen­ta­da en vas­tas por­cio­nes de la por­no­gra­fía moder­na, con algu­nas pelí­cu­las que repre­sen­tan estos actos den­tro del con­tex­to de geo­po­lí­ti­co de actua­li­dad.

Las deno­mi­na­das nacio­nes y pue­blos civi­li­za­dos han uti­li­za­do la fero­ci­dad sexual como medio para ator­men­tar y dis­ci­pli­nar psi­co­ló­gi­ca­men­te a los pue­blos ocu­pa­dos de todo el mun­do. El espa­ñol vio­ló y mató a cien­tos de miles de seres huma­nos, al igual que Ale­jan­dro Magno. Los roma­nos emplea­ron sis­te­má­ti­ca­men­te actos de vio­len­cia eró­ti­ca como un medio para pena­li­zar y per­se­guir a los ple­be­yos. De hecho, los impe­rios deben con­tro­lar a sus súb­di­tos, tan­to en casa como en el extran­je­ro.

For­mas obs­ce­nas y sádi­cas de tor­tu­ra se uti­li­zan en muchas ins­ti­tu­cio­nes mili­ta­ris­tas de Esta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, en junio de 2014, el Cen­tro Nacio­nal de Jus­ti­cia para Inmi­gran­tes, Pro­yec­to de Dere­chos de Inmi­gran­tes Espe­ran­za y varias otras orga­ni­za­cio­nes pre­sen­ta­ron una que­ja ante el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal, en nom­bre de 116 niños que repor­ta­ron haber sido abu­sa­dos sexual­men­te y tor­tu­ra­da por agen­tes de Adua­na y de la Patru­lla Fron­te­ri­za .

Agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za ruti­na­ria­men­te des­nu­dan a los niños, les obli­gan a defe­car en fren­te del otro y común­men­te los mal­di­cen, uti­li­zan­do las­ci­va y comen­ta­rios racis­tas. Algu­nos de los niños fue­ron obli­ga­dos a beber "agua del tan­que del inodo­ro", mien­tras que otros fue­ron pri­va­dos de ali­men­tos, dejan­do a muchos de los niños des­nu­tri­dos y enfer­mos. En con­se­cuen­cia, los inmi­gran­tes lati­noa­me­ri­ca­nos están reci­bien­do una edu­ca­ción de pri­me­ra mano en demo­cra­cia esta­dou­ni­den­se y liber­tad.

De mane­ra simi­lar, los abu­sos sexua­les a los inmi­gran­tes se han con­ver­ti­do en comer­cia­li­za­bles en la por­no­gra­fía moder­na. La com­pa­ñía de porno, Mind­Geek, intro­du­jo una nue­va serie lla­ma­da "Bor­der Patrol Sex", don­de agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za simu­lan tor­tu­rar eró­ti­ca­men­te a muje­res inmi­gran­tes. Por supues­to, las muje­res se pro­mo­cio­nan como "ado­les­cen­tes", "afi­cio­na­das" y "sexy lati­nas". Anna Mer­lan de Jeza­bel cita la intro­duc­ción de la pági­na web "Bor­der Patrol Sex", http://​jeze​bel​.com/​h​i​d​e​o​u​s​-​b​o​r​d​e​r​-​p​a​t​r​o​l​-​s​e​x​-​s​e​r​i​e​s​-​p​o​r​n​i​f​i​e​s​-​r​a​p​e​-​o​f​-​m​i​g​r​-​1​6​6​7​2​1​0​903. Vea la caza de muje­res inmi­gran­tes ile­ga­les y como dar­les una lec­ción sobre por qué la ley debe ser obe­de­ci­da. A velo­ci­dad de cru­ce­ro en su SUV, agen­tes cap­tu­ran a estas chi­cas uni­ver­si­ta­rias en el cam­po y las *** real­men­te duro. El que sean *** por un agen­te de la patru­lla fron­te­ri­za es una cosa, pero estas chi­cas no saben que eso no sig­ni­fi­ca real­men­te que lle­guen a pasar la fron­te­ra des­pués.
No debe­ría ser una sor­pre­sa que esta espe­cie de locu­ra se esté popu­la­ri­zan­do en la por­no­gra­fía moder­na. De hecho, mucho de lo que aho­ra se con­si­de­ra nor­mal en el mun­do del porno sería ate­rra­dor para el obser­va­dor común y corrien­te: "ter­mi­na en su cara", vio­la­ción simu­la­da, atra­gan­ta­mien­to, arca­das y vio­len­cia físi­ca aho­ra abun­dan en la cul­tu­ra sexual de EE.UU. Dece­nas de millo­nes de chi­cos jóve­nes casual­men­te con­su­men las for­mas más insi­dio­sas de vio­len­cia sexual. Aho­ra pode­mos aña­dir porno- xeno­fo­bia- a la lis­ta.

Cuan­do se pien­sa en la tor­tu­ra domés­ti­ca, el Sar­gen­to de Poli­cía de Chica­go Jon Bur­go inme­dia­ta­men­te vie­ne a la men­te. Bur­go fue libe­ra­do recien­te­men­te de la cár­cel tras cum­plir menos de cua­tro años de pri­sión fede­ral por "super­vi­sar "un "ani­llo de tor­tu­ra" en el Depar­ta­men­to de Poli­cía de Chica­go. http://​www​.msnbc​.com/​m​s​n​b​c​/​j​o​n​-​b​u​r​g​e​-​e​x​-​c​h​i​c​a​g​o​-​c​o​p​-​w​h​o​-​r​a​n​-​t​o​r​t​u​r​e​-​r​i​n​g​-​r​e​l​e​a​s​e​d​-​p​r​i​son . Des­de prin­ci­pios de 1970 has­ta la déca­da de 1990, más de 120 hom­bres de raza negra, en gran par­te del sur de Chica­go, fue­ron tor­tu­ra­dos sexual­men­te por Bur­go y otros ofi­cia­les en el CPD.

Las víc­ti­mas de Bur­go repor­tan haber sido "asfi­xia­dos" y reci­bir "pica­nas en sus geni­ta­les". Algu­nos fue­ron ata­dos por días, gol­pea­dos, abu­sa­dos sexual­men­te y psi­co­ló­gi­ca­men­te ator­men­ta­dos. Los insul­tos racia­les fue­ron común­men­te usa­dos para degra­dar a las víc­ti­mas de Bur­go. Coin­ci­den­te­men­te, Bur­go fue edu­ca­do en los cam­pos de la muer­te de Corea y Viet­nam, don­de se uti­li­zó dine­ro de los impues­tos de los Esta­dos Uni­dos para afi­lar sus habi­li­da­des racis­tas, mili­ta­ris­tas y de tor­tu­ra­dor. Las tác­ti­cas y estra­te­gias uti­li­za­das por las fuer­zas poli­cia­les en casa a menu­do se apren­die­ron en el extran­je­ro.

En Viet­nam, la vio­la­ción se usa­ba común­men­te como un arma de gue­rra. En su tra­ba­jo bri­llan­te y com­ple­to “Mata lo que se mue­va: La ver­da­de­ra gue­rra esta­dou­ni­den­se en Viet­nam”, Nick Ter­se nos recuer­da el lega­do bru­tal de vio­len­cia sexual en el sud­es­te asiá­ti­co deja­do por los EE.UU. Sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses vio­la­ron a miles de niños; algu­nos fue­ron ase­si­na­dos, sus cadá­ve­res muti­la­dos. Muje­res viet­na­mi­tas eran común­men­te some­ti­das a vio­la­cio­nes en gru­po, tor­tu­ra sexual y ase­si­na­to. En algu­nas oca­sio­nes, las tro­pas esta­dou­ni­den­ses ata­ca­ron sexual­men­te a muje­res viet­na­mi­tas mien­tras obli­ga­ban a sus hijos a mirar, para even­tual­men­te ase­si­nar a ambos.

Mucho de esto era polí­ti­ca ofi­cial. Por ejem­plo, la 1ra de Caba­lle­ría, la 4ta de Infan­te­ría y la 1ra pri­me­ra Divi­sión de Infan­te­ría esta­ble­cie­ron bur­de­les ofi­cia­les den­tro del perí­me­tro de sus bases. Según Ter­se, al fin de la gue­rra "500.000 muje­res en Viet­nam recu­rrie­ron a la pros­ti­tu­ción", debi­do a que la eco­no­mía de la nación fue com­ple­ta­men­te des­trui­da por la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se. Algu­nas de estas muje­res tenían tan sólo seis años de edad. Fue­ron vio­la­das con fre­cuen­cia con palas, fusi­les y bayo­ne­tas, dejan­do a muchas de ellas muer­tas.

Alfred McCall, en su libro “Una Cues­tión de Tor­tu­ra”, sugie­re que Fili­pi­nas "ofre­ce la lec­ción más con­mo­ve­do­ra acer­ca de las con­se­cuen­cias de la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca de la CIA" en la era post-Viet­nam. De 1972 a 1986, el régi­men del dic­ta­dor, apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, Fer­di­nand Mar­cos uti­li­za­ba téc­ni­cas apren­di­das en Viet­nam, engen­dran­do las for­mas más crue­les de tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca y físi­ca. Como era de espe­rar, los sol­da­dos de Mar­cos regu­lar­men­te usa­ban pica­nas en los pezo­nes, tes­tícu­los y ano de sus pri­sio­ne­ros.

En Irán, McCall nos recuer­da el papel de la CIA en la for­ma­ción, apo­yo y finan­cia­ción de la poli­cía secre­ta del Shaw: la Sabas. A lo lar­go de las déca­das de 1960 y 70 disi­den­tes, estu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas, revo­lu­cio­na­rios y amplios sec­to­res de la ciu­da­da­nía de Irán fue­ron tor­tu­ra­dos, vio­la­dos y encar­ce­la­dos. Cuan­do Le Mon­de le pre­gun­tó sobre las téc­ni­cas de tor­tu­ra de su gobierno, el Sha res­pon­dió: "¿Por qué no emplear los mis­mos méto­dos que uste­des, los euro­peos?". Des­pués de todo, apren­di­mos las tác­ti­cas de Occi­den­te.

En con­se­cuen­cia, las Fuer­zas Arma­das Fran­ce­sas emplea­ron for­mas bru­ta­les de tor­tu­ra duran­te sus aven­tu­ras colo­nia­les en Arge­lia. Estos sis­te­mas de per­se­cu­ción eran prác­ti­ca común duran­te la colo­ni­za­ción de Arge­lia, con­vir­tién­do­se en la polí­ti­ca ofi­cial de 1830. En 1841, Ale­xis de Toc­que­vi­lle, decla­ró que "la gue­rra en Áfri­ca es una cien­cia." Esta "cien­cia" fue apli­ca­da por los fran­ce­ses duran­te su cam­pa­ña de terror con­tra­in­sur­gen­te en Arge­lia duran­te la déca­da de 1950. Del mis­mo modo, los bri­tá­ni­cos refi­na­ron sus prác­ti­cas de tor­tu­ra en Irlan­da del Nor­te duran­te la déca­da de 1970.

Hoy en día, los EE.UU repre­sen­tan la últi­ma en una lar­ga línea de nacio­nes impe­ria­les que han imple­men­ta­do las for­mas más bru­ta­les y demen­cia­les de cas­ti­go. Recuer­de, la meta es cas­ti­gar, no extraer "infor­ma­ción valio­sa". Per­so­nal de éli­te del impe­rio entien­de este con­cep­to bas­tan­te bien. Por lo tan­to el res­to de noso­tros debe evi­tar espe­cu­lar en torno a la efi­ca­cia de estas téc­ni­cas. Sólo hay un pro­pó­si­to con las tác­ti­cas de tor­tu­ra: la des­truc­ción de la vida de las per­so­nas. De hecho, esa es su fina­li­dad.

Los últi­mos infor­mes que deta­llan las téc­ni­cas tales como "lac­tan­cia anal", "rehi­dra­ta­ción anal," regis­tros cor­po­ra­les, pri­va­ción sen­so­rial, ais­la­mien­to y diver­sas for­mas de trau­mas psi­co­ló­gi­cos y físi­cos, sólo es la pun­ta del ice­berg de la vio­len­cia y depra­va­ción de EE.UU. en el extran­je­ro. Es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble cuan­ti­fi­car las muer­tes de más de 1.000.000 de ira­quíes y cien­tos de miles de afga­nos y sirios. Del mis­mo modo, ¿cómo pode­mos expli­car ade­cua­da­men­te el trau­ma indi­vi­dual sufri­do por aque­llos en el lado recep­tor de la demo­cra­cia de Esta­dos Uni­dos? Las inves­ti­ga­cio­nes ayu­dan, pero los infor­mes que aho­ra se pue­den leer pro­por­cio­nan una com­pren­sión míni­ma del ver­da­de­ro alcan­ce de la vio­len­cia que se ejer­ce en el extran­je­ro.

Morris Ber­man, en su libro “Edad Oscu­ra Nor­te­ame­ri­ca­na”, refle­ja el lega­do de la tor­tu­ra en el mun­do ára­be y musul­mán de los EE.UU. "Es difí­cil refu­tar la acu­sa­ción de que todo el asun­to era sis­té­mi­co, y dise­ña­do espe­cial­men­te para una pobla­ción Musul­ma­na. Des­pués de todo, ¿cómo un gru­po de niños bien de la zona rural de Vir­gi­nia Occi­den­tal o don­de sea iban a saber lo que es espe­cial­men­te humi­llan­te para los ára­bes, de quien no saben lite­ral­men­te nada? ¿Es real­men­te pro­ba­ble que hicie­ran todo esto por su pro­pia ini­cia­ti­va?"

Ber­man plan­tea una pre­gun­ta intere­san­te: ¿Has­ta qué pun­to pue­den estos actos atri­buir­se a la pro­gra­ma­ción sis­té­mi­ca en com­pa­ra­ción con sub­je­ti­vo actos de vio­len­cia? En otras pala­bras, ¿cuán­to de este sal­va­jis­mo se impo­ne ins­ti­tu­cio­nal y jerár­qui­ca­men­te? ¿Y cuán­to en for­ma indi­vi­dual? No se pue­de argu­men­tar que los guar­dias de la pri­sión en Cali­for­nia en 1980 tenían algu­na rela­ción con guar­dias de la pri­sión de Abu Ghraib. Sin embar­go, ¿por qué los guar­dias de ambas pri­sio­nes for­za­ron a los pri­sio­ne­ros a des­nu­dar­se y mode­lar ropa de mujer? http://​www​.afsc​.org/​s​i​t​e​s​/​a​f​s​c​.​c​i​v​i​c​a​c​t​i​o​n​s​.​n​e​t​/​f​i​l​e​s​/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​t​o​r​t​u​r​e​_​i​n​_​u​s​_​p​r​i​s​o​n​s​.​pdf
¿Por qué son las mis­mas téc­ni­cas de tor­tu­ra uti­li­za­das con­tra los ára­bes y los musul­ma­nes, pro­mul­ga­das en todo el sis­te­ma penal de Esta­dos Uni­dos? Ade­más, ¿por qué los guar­dias de pri­sión en casa encon­tra­ron las mis­mas tác­ti­cas tan atrac­ti­vas de uti­li­zar? ¿Hay una diná­mi­ca psi­co­ló­gi­ca mucho más pro­fun­da en el jue­go? Para mí, estas son pre­gun­tas intere­san­tes e impor­tan­tes que hacer­se. Estas pre­gun­tas nos obli­gan a inves­ti­gar no sólo los sis­te­mas de poder, sino tam­bién a noso­tros mis­mos. ¿Es fácil tor­tu­rar? ¿Qué impul­sa a alguien que no está for­za­do des­de "los de arri­ba" para par­ti­ci­par en este tipo de com­por­ta­mien­to sádi­co?
El expe­ri­men­to de la pri­sión de Stan­ford en 1971, ofre­ce un ejem­plo de cómo las per­so­nas son sus­cep­ti­bles a la par­ti­ci­pa­ción en el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co y el tor­men­to. Si bien a los estu­dian­tes en el expe­ri­men­to no se les per­mi­tía cas­ti­gar físi­ca­men­te a sus simu­la­dos reclu­sos, en repe­ti­das oca­sio­nes uti­li­za­ron for­mas no físi­cas de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, inclu­yen­do regis­tro cor­po­ral, ais­la­mien­to, pri­va­ción sen­so­rial y abu­so ver­bal.

Del mis­mo modo, muchos de los guar­dias en la pri­sión de Abu Ghraib se com­por­ta­ban de la mis­ma mane­ra. De hecho, nume­ro­sas imá­ge­nes mues­tran guar­dias muje­res posan­do jun­to a pri­sio­ne­ros ira­quíes, algu­nas son­rien­do, otras hacien­do ges­tos y con sus "pul­ga­res arri­ba". Ade­más, muchos de los infor­mes indi­ca­ron que guar­dias muje­res de la pri­sión de Abu Ghraib se encar­ga­ron de expo­ner sus pechos y geni­ta­les a los pre­sos varo­nes mien­tras les obli­ga­ban a rea­li­zar actos sexua­les fin­gi­dos entre ellos.

El lega­do de tor­tu­ra esta­dou­ni­den­se en el país y en el extran­je­ro se ha con­ver­ti­do en total­men­te nor­mal en las estruc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les, ideo­lo­gías y polí­ti­cas de los EE.UU. Des­de la por­no­gra­fía a su repre­sen­ta­ción en medios de difu­sión, el sadis­mo es una par­te inhe­ren­te de la cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se y téc­ni­cas mili­ta­res. Sin embar­go, todas estas prác­ti­cas tie­nen sus raí­ces en la Cul­tu­ra Occi­den­tal, des­de que los pue­blos indí­ge­nas de todo el mun­do han sido some­ti­dos a nive­les absur­dos de per­se­cu­ción psi­co­ló­gi­ca y físi­ca que se remon­ta a las con­quis­tas ori­gi­na­les de las tie­rras indí­ge­nas. Gran par­te de esta his­to­ria pue­de atri­buir­se a fenó­me­nos sis­té­mi­cos, pero no todos. A veces, las per­so­nas se encar­gan de rea­li­zar actos psi­có­ti­cos.

En resu­men, la vio­len­cia sexual y la tor­tu­ra han sido una par­te inhe­ren­te de la Cul­tu­ra Occi­den­tal por más de 1.000 años, des­de los pri­me­ros Impe­rios Occi­den­ta­les de la épo­ca colo­nial y sus des­pia­da­dos méto­dos, los pue­blos civi­li­za­dos han emplea­do en varias oca­sio­nes la tor­tu­ra. Hoy en día, este tipo de tác­ti­cas son cada vez más nor­ma­les en el dis­cur­so de Esta­dos Uni­dos y sus prác­ti­cas polí­ti­cas. Tác­ti­cas de con­tra­in­sur­gen­cia emplea­das en el extran­je­ro regre­san a la poli­cía nacio­nal y cen­tros correc­cio­na­les. Ade­más, la por­no­gra­fía moder­na repli­ca estas for­mas mili­ta­ri­za­das y vio­len­tas de sexo, pro­pa­gán­do­las cul­tu­ral­men­te y feti­chi­zan­do la tor­tu­ra.
Muchas veces, los peo­res aspec­tos de la tor­tu­ra se encuen­tran en sol­da­dos o guar­dias que obe­de­cen-órde­nes des­de arri­ba. Pero no siem­pre. A veces, se encuen­tran en los mis­mos indi­vi­duos, muchos de los cua­les actúan con inde­pen­den­cia de los ges­to­res jerár­qui­cos, y aun así logran repli­car la bru­ta­li­dad del sis­te­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: