Tor­tu­ra Sexual: polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se y cul­tu­ra- Vin­cent Emanuele

 Tortura Sexual: política estadounidense y cultura

| Foto: Archivo

Publi­ca­do 9 enero 2015
0

Comentarios +

Te Reco­men­da­mos

Hoy en día, el abu­so sexual no sólo se uti­li­za en las pri­sio­nes de Esta­dos Uni­dos en el extran­je­ro, sino tam­bién en sus gulags domés­ti­cos. En muchos sen­ti­dos, la tor­tu­ra sexua­li­za­da inclu­so se ha con­ver­ti­do en algo ruti­na­rio en la cul­tu­ra pop.

La vio­len­cia sexual está fir­me­men­te arrai­ga­da en la socie­dad esta­dou­ni­den­se; sus ins­ti­tu­cio­nes y meca­nis­mos cul­tu­ra­les refuer­zan el con­cep­to atroz que la tor­tu­ra sexual es acep­ta­ble, emo­cio­nan­te, inclu­so pre­de­ci­ble en cier­tas situa­cio­nes. La vio­len­cia sexual, mez­cla­da con la tor­tu­ra, es cada vez más popu­la­ri­za­da y ya se ha nor­ma­li­za­do en la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. Sin duda, el impe­rio más pode­ro­so y vio­len­to en la his­to­ria del mun­do es cada vez más depravado.

Hoy en día, el abu­so sexual no sólo se uti­li­za en las pri­sio­nes de Esta­dos Uni­dos en el extran­je­ro, sino tam­bién en sus gulags domés­ti­cos. En muchos sen­ti­dos, la tor­tu­ra sexual inclu­so se ha con­ver­ti­do en algo casi ruti­na­rio en la cul­tu­ra pop, con nove­las y pelí­cu­las como 50 Sha­des of Grey, Ame­ri­can Psy­cho y Hurt Loc­ker que le dan gla­mour y feti­chi­zan las prác­ti­cas abu­si­vas. Del mis­mo modo, la vio­la­ción está aho­ra repre­sen­ta­da en vas­tas por­cio­nes de la por­no­gra­fía moder­na, con algu­nas pelí­cu­las que repre­sen­tan estos actos den­tro del con­tex­to de geo­po­lí­ti­co de actualidad.

Las deno­mi­na­das nacio­nes y pue­blos civi­li­za­dos han uti­li­za­do la fero­ci­dad sexual como medio para ator­men­tar y dis­ci­pli­nar psi­co­ló­gi­ca­men­te a los pue­blos ocu­pa­dos de todo el mun­do. El espa­ñol vio­ló y mató a cien­tos de miles de seres huma­nos, al igual que Ale­jan­dro Magno. Los roma­nos emplea­ron sis­te­má­ti­ca­men­te actos de vio­len­cia eró­ti­ca como un medio para pena­li­zar y per­se­guir a los ple­be­yos. De hecho, los impe­rios deben con­tro­lar a sus súb­di­tos, tan­to en casa como en el extranjero.

For­mas obs­ce­nas y sádi­cas de tor­tu­ra se uti­li­zan en muchas ins­ti­tu­cio­nes mili­ta­ris­tas de Esta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, en junio de 2014, el Cen­tro Nacio­nal de Jus­ti­cia para Inmi­gran­tes, Pro­yec­to de Dere­chos de Inmi­gran­tes Espe­ran­za y varias otras orga­ni­za­cio­nes pre­sen­ta­ron una que­ja ante el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal, en nom­bre de 116 niños que repor­ta­ron haber sido abu­sa­dos sexual­men­te y tor­tu­ra­da por agen­tes de Adua­na y de la Patru­lla Fronteriza .

Agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za ruti­na­ria­men­te des­nu­dan a los niños, les obli­gan a defe­car en fren­te del otro y común­men­te los mal­di­cen, uti­li­zan­do las­ci­va y comen­ta­rios racis­tas. Algu­nos de los niños fue­ron obli­ga­dos a beber «agua del tan­que del inodo­ro», mien­tras que otros fue­ron pri­va­dos de ali­men­tos, dejan­do a muchos de los niños des­nu­tri­dos y enfer­mos. En con­se­cuen­cia, los inmi­gran­tes lati­no­ame­ri­ca­nos están reci­bien­do una edu­ca­ción de pri­me­ra mano en demo­cra­cia esta­dou­ni­den­se y libertad.

De mane­ra simi­lar, los abu­sos sexua­les a los inmi­gran­tes se han con­ver­ti­do en comer­cia­li­za­bles en la por­no­gra­fía moder­na. La com­pa­ñía de porno, Mind­Geek, intro­du­jo una nue­va serie lla­ma­da «Bor­der Patrol Sex», don­de agen­tes de la Patru­lla Fron­te­ri­za simu­lan tor­tu­rar eró­ti­ca­men­te a muje­res inmi­gran­tes. Por supues­to, las muje­res se pro­mo­cio­nan como «ado­les­cen­tes», «afi­cio­na­das» y «sexy lati­nas». Anna Mer­lan de Jeza­bel cita la intro­duc­ción de la pági­na web «Bor­der Patrol Sex», http://​jeze​bel​.com/​h​i​d​e​o​u​s​-​b​o​r​d​e​r​-​p​a​t​r​o​l​-​s​e​x​-​s​e​r​i​e​s​-​p​o​r​n​i​f​i​e​s​-​r​a​p​e​-​o​f​-​m​i​g​r​-​1​6​6​7​2​1​0​903. Vea la caza de muje­res inmi­gran­tes ile­ga­les y como dar­les una lec­ción sobre por qué la ley debe ser obe­de­ci­da. A velo­ci­dad de cru­ce­ro en su SUV, agen­tes cap­tu­ran a estas chi­cas uni­ver­si­ta­rias en el cam­po y las *** real­men­te duro. El que sean *** por un agen­te de la patru­lla fron­te­ri­za es una cosa, pero estas chi­cas no saben que eso no sig­ni­fi­ca real­men­te que lle­guen a pasar la fron­te­ra después.
No debe­ría ser una sor­pre­sa que esta espe­cie de locu­ra se esté popu­la­ri­zan­do en la por­no­gra­fía moder­na. De hecho, mucho de lo que aho­ra se con­si­de­ra nor­mal en el mun­do del porno sería ate­rra­dor para el obser­va­dor común y corrien­te: «ter­mi­na en su cara», vio­la­ción simu­la­da, atra­gan­ta­mien­to, arca­das y vio­len­cia físi­ca aho­ra abun­dan en la cul­tu­ra sexual de EE.UU. Dece­nas de millo­nes de chi­cos jóve­nes casual­men­te con­su­men las for­mas más insi­dio­sas de vio­len­cia sexual. Aho­ra pode­mos aña­dir porno- xeno­fo­bia- a la lista.

Cuan­do se pien­sa en la tor­tu­ra domés­ti­ca, el Sar­gen­to de Poli­cía de Chica­go Jon Bur­go inme­dia­ta­men­te vie­ne a la men­te. Bur­go fue libe­ra­do recien­te­men­te de la cár­cel tras cum­plir menos de cua­tro años de pri­sión fede­ral por «super­vi­sar «un «ani­llo de tor­tu­ra» en el Depar­ta­men­to de Poli­cía de Chica­go. http://​www​.msnbc​.com/​m​s​n​b​c​/​j​o​n​-​b​u​r​g​e​-​e​x​-​c​h​i​c​a​g​o​-​c​o​p​-​w​h​o​-​r​a​n​-​t​o​r​t​u​r​e​-​r​i​n​g​-​r​e​l​e​a​s​e​d​-​p​r​i​son . Des­de prin­ci­pios de 1970 has­ta la déca­da de 1990, más de 120 hom­bres de raza negra, en gran par­te del sur de Chica­go, fue­ron tor­tu­ra­dos sexual­men­te por Bur­go y otros ofi­cia­les en el CPD.

Las víc­ti­mas de Bur­go repor­tan haber sido «asfi­xia­dos» y reci­bir «pica­nas en sus geni­ta­les». Algu­nos fue­ron ata­dos por días, gol­pea­dos, abu­sa­dos sexual­men­te y psi­co­ló­gi­ca­men­te ator­men­ta­dos. Los insul­tos racia­les fue­ron común­men­te usa­dos para degra­dar a las víc­ti­mas de Bur­go. Coin­ci­den­te­men­te, Bur­go fue edu­ca­do en los cam­pos de la muer­te de Corea y Viet­nam, don­de se uti­li­zó dine­ro de los impues­tos de los Esta­dos Uni­dos para afi­lar sus habi­li­da­des racis­tas, mili­ta­ris­tas y de tor­tu­ra­dor. Las tác­ti­cas y estra­te­gias uti­li­za­das por las fuer­zas poli­cia­les en casa a menu­do se apren­die­ron en el extranjero.

En Viet­nam, la vio­la­ción se usa­ba común­men­te como un arma de gue­rra. En su tra­ba­jo bri­llan­te y com­ple­to “Mata lo que se mue­va: La ver­da­de­ra gue­rra esta­dou­ni­den­se en Viet­nam”, Nick Ter­se nos recuer­da el lega­do bru­tal de vio­len­cia sexual en el sudes­te asiá­ti­co deja­do por los EE.UU. Sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses vio­la­ron a miles de niños; algu­nos fue­ron ase­si­na­dos, sus cadá­ve­res muti­la­dos. Muje­res viet­na­mi­tas eran común­men­te some­ti­das a vio­la­cio­nes en gru­po, tor­tu­ra sexual y ase­si­na­to. En algu­nas oca­sio­nes, las tro­pas esta­dou­ni­den­ses ata­ca­ron sexual­men­te a muje­res viet­na­mi­tas mien­tras obli­ga­ban a sus hijos a mirar, para even­tual­men­te ase­si­nar a ambos.

Mucho de esto era polí­ti­ca ofi­cial. Por ejem­plo, la 1ra de Caba­lle­ría, la 4ta de Infan­te­ría y la 1ra pri­me­ra Divi­sión de Infan­te­ría esta­ble­cie­ron bur­de­les ofi­cia­les den­tro del perí­me­tro de sus bases. Según Ter­se, al fin de la gue­rra «500.000 muje­res en Viet­nam recu­rrie­ron a la pros­ti­tu­ción», debi­do a que la eco­no­mía de la nación fue com­ple­ta­men­te des­trui­da por la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se. Algu­nas de estas muje­res tenían tan sólo seis años de edad. Fue­ron vio­la­das con fre­cuen­cia con palas, fusi­les y bayo­ne­tas, dejan­do a muchas de ellas muertas.

Alfred McCall, en su libro “Una Cues­tión de Tor­tu­ra”, sugie­re que Fili­pi­nas «ofre­ce la lec­ción más con­mo­ve­do­ra acer­ca de las con­se­cuen­cias de la tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca de la CIA» en la era post-Viet­nam. De 1972 a 1986, el régi­men del dic­ta­dor, apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, Fer­di­nand Mar­cos uti­li­za­ba téc­ni­cas apren­di­das en Viet­nam, engen­dran­do las for­mas más crue­les de tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca y físi­ca. Como era de espe­rar, los sol­da­dos de Mar­cos regu­lar­men­te usa­ban pica­nas en los pezo­nes, tes­tícu­los y ano de sus prisioneros.

En Irán, McCall nos recuer­da el papel de la CIA en la for­ma­ción, apo­yo y finan­cia­ción de la poli­cía secre­ta del Shaw: la Sabas. A lo lar­go de las déca­das de 1960 y 70 disi­den­tes, estu­dian­tes, sin­di­ca­lis­tas, revo­lu­cio­na­rios y amplios sec­to­res de la ciu­da­da­nía de Irán fue­ron tor­tu­ra­dos, vio­la­dos y encar­ce­la­dos. Cuan­do Le Mon­de le pre­gun­tó sobre las téc­ni­cas de tor­tu­ra de su gobierno, el Sha res­pon­dió: «¿Por qué no emplear los mis­mos méto­dos que uste­des, los euro­peos?». Des­pués de todo, apren­di­mos las tác­ti­cas de Occidente.

En con­se­cuen­cia, las Fuer­zas Arma­das Fran­ce­sas emplea­ron for­mas bru­ta­les de tor­tu­ra duran­te sus aven­tu­ras colo­nia­les en Arge­lia. Estos sis­te­mas de per­se­cu­ción eran prác­ti­ca común duran­te la colo­ni­za­ción de Arge­lia, con­vir­tién­do­se en la polí­ti­ca ofi­cial de 1830. En 1841, Ale­xis de Toc­que­vi­lle, decla­ró que «la gue­rra en Áfri­ca es una cien­cia.» Esta «cien­cia» fue apli­ca­da por los fran­ce­ses duran­te su cam­pa­ña de terror con­tra­in­sur­gen­te en Arge­lia duran­te la déca­da de 1950. Del mis­mo modo, los bri­tá­ni­cos refi­na­ron sus prác­ti­cas de tor­tu­ra en Irlan­da del Nor­te duran­te la déca­da de 1970.

Hoy en día, los EE.UU repre­sen­tan la últi­ma en una lar­ga línea de nacio­nes impe­ria­les que han imple­men­ta­do las for­mas más bru­ta­les y demen­cia­les de cas­ti­go. Recuer­de, la meta es cas­ti­gar, no extraer «infor­ma­ción valio­sa». Per­so­nal de éli­te del impe­rio entien­de este con­cep­to bas­tan­te bien. Por lo tan­to el res­to de noso­tros debe evi­tar espe­cu­lar en torno a la efi­ca­cia de estas téc­ni­cas. Sólo hay un pro­pó­si­to con las tác­ti­cas de tor­tu­ra: la des­truc­ción de la vida de las per­so­nas. De hecho, esa es su finalidad.

Los últi­mos infor­mes que deta­llan las téc­ni­cas tales como «lac­tan­cia anal», «rehi­dra­ta­ción anal,» regis­tros cor­po­ra­les, pri­va­ción sen­so­rial, ais­la­mien­to y diver­sas for­mas de trau­mas psi­co­ló­gi­cos y físi­cos, sólo es la pun­ta del ice­berg de la vio­len­cia y depra­va­ción de EE.UU. en el extran­je­ro. Es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble cuan­ti­fi­car las muer­tes de más de 1.000.000 de ira­quíes y cien­tos de miles de afga­nos y sirios. Del mis­mo modo, ¿cómo pode­mos expli­car ade­cua­da­men­te el trau­ma indi­vi­dual sufri­do por aque­llos en el lado recep­tor de la demo­cra­cia de Esta­dos Uni­dos? Las inves­ti­ga­cio­nes ayu­dan, pero los infor­mes que aho­ra se pue­den leer pro­por­cio­nan una com­pren­sión míni­ma del ver­da­de­ro alcan­ce de la vio­len­cia que se ejer­ce en el extranjero.

Morris Ber­man, en su libro “Edad Oscu­ra Nor­te­ame­ri­ca­na”, refle­ja el lega­do de la tor­tu­ra en el mun­do ára­be y musul­mán de los EE.UU. «Es difí­cil refu­tar la acu­sa­ción de que todo el asun­to era sis­té­mi­co, y dise­ña­do espe­cial­men­te para una pobla­ción Musul­ma­na. Des­pués de todo, ¿cómo un gru­po de niños bien de la zona rural de Vir­gi­nia Occi­den­tal o don­de sea iban a saber lo que es espe­cial­men­te humi­llan­te para los ára­bes, de quien no saben lite­ral­men­te nada? ¿Es real­men­te pro­ba­ble que hicie­ran todo esto por su pro­pia iniciativa?»

Ber­man plan­tea una pre­gun­ta intere­san­te: ¿Has­ta qué pun­to pue­den estos actos atri­buir­se a la pro­gra­ma­ción sis­té­mi­ca en com­pa­ra­ción con sub­je­ti­vo actos de vio­len­cia? En otras pala­bras, ¿cuán­to de este sal­va­jis­mo se impo­ne ins­ti­tu­cio­nal y jerár­qui­ca­men­te? ¿Y cuán­to en for­ma indi­vi­dual? No se pue­de argu­men­tar que los guar­dias de la pri­sión en Cali­for­nia en 1980 tenían algu­na rela­ción con guar­dias de la pri­sión de Abu Ghraib. Sin embar­go, ¿por qué los guar­dias de ambas pri­sio­nes for­za­ron a los pri­sio­ne­ros a des­nu­dar­se y mode­lar ropa de mujer? http://​www​.afsc​.org/​s​i​t​e​s​/​a​f​s​c​.​c​i​v​i​c​a​c​t​i​o​n​s​.​n​e​t​/​f​i​l​e​s​/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​t​o​r​t​u​r​e​_​i​n​_​u​s​_​p​r​i​s​o​n​s​.​pdf
¿Por qué son las mis­mas téc­ni­cas de tor­tu­ra uti­li­za­das con­tra los ára­bes y los musul­ma­nes, pro­mul­ga­das en todo el sis­te­ma penal de Esta­dos Uni­dos? Ade­más, ¿por qué los guar­dias de pri­sión en casa encon­tra­ron las mis­mas tác­ti­cas tan atrac­ti­vas de uti­li­zar? ¿Hay una diná­mi­ca psi­co­ló­gi­ca mucho más pro­fun­da en el jue­go? Para mí, estas son pre­gun­tas intere­san­tes e impor­tan­tes que hacer­se. Estas pre­gun­tas nos obli­gan a inves­ti­gar no sólo los sis­te­mas de poder, sino tam­bién a noso­tros mis­mos. ¿Es fácil tor­tu­rar? ¿Qué impul­sa a alguien que no está for­za­do des­de «los de arri­ba» para par­ti­ci­par en este tipo de com­por­ta­mien­to sádico?
El expe­ri­men­to de la pri­sión de Stan­ford en 1971, ofre­ce un ejem­plo de cómo las per­so­nas son sus­cep­ti­bles a la par­ti­ci­pa­ción en el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co y el tor­men­to. Si bien a los estu­dian­tes en el expe­ri­men­to no se les per­mi­tía cas­ti­gar físi­ca­men­te a sus simu­la­dos reclu­sos, en repe­ti­das oca­sio­nes uti­li­za­ron for­mas no físi­cas de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co, inclu­yen­do regis­tro cor­po­ral, ais­la­mien­to, pri­va­ción sen­so­rial y abu­so verbal.

Del mis­mo modo, muchos de los guar­dias en la pri­sión de Abu Ghraib se com­por­ta­ban de la mis­ma mane­ra. De hecho, nume­ro­sas imá­ge­nes mues­tran guar­dias muje­res posan­do jun­to a pri­sio­ne­ros ira­quíes, algu­nas son­rien­do, otras hacien­do ges­tos y con sus «pul­ga­res arri­ba». Ade­más, muchos de los infor­mes indi­ca­ron que guar­dias muje­res de la pri­sión de Abu Ghraib se encar­ga­ron de expo­ner sus pechos y geni­ta­les a los pre­sos varo­nes mien­tras les obli­ga­ban a rea­li­zar actos sexua­les fin­gi­dos entre ellos.

El lega­do de tor­tu­ra esta­dou­ni­den­se en el país y en el extran­je­ro se ha con­ver­ti­do en total­men­te nor­mal en las estruc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les, ideo­lo­gías y polí­ti­cas de los EE.UU. Des­de la por­no­gra­fía a su repre­sen­ta­ción en medios de difu­sión, el sadis­mo es una par­te inhe­ren­te de la cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se y téc­ni­cas mili­ta­res. Sin embar­go, todas estas prác­ti­cas tie­nen sus raí­ces en la Cul­tu­ra Occi­den­tal, des­de que los pue­blos indí­ge­nas de todo el mun­do han sido some­ti­dos a nive­les absur­dos de per­se­cu­ción psi­co­ló­gi­ca y físi­ca que se remon­ta a las con­quis­tas ori­gi­na­les de las tie­rras indí­ge­nas. Gran par­te de esta his­to­ria pue­de atri­buir­se a fenó­me­nos sis­té­mi­cos, pero no todos. A veces, las per­so­nas se encar­gan de rea­li­zar actos psicóticos.

En resu­men, la vio­len­cia sexual y la tor­tu­ra han sido una par­te inhe­ren­te de la Cul­tu­ra Occi­den­tal por más de 1.000 años, des­de los pri­me­ros Impe­rios Occi­den­ta­les de la épo­ca colo­nial y sus des­pia­da­dos méto­dos, los pue­blos civi­li­za­dos han emplea­do en varias oca­sio­nes la tor­tu­ra. Hoy en día, este tipo de tác­ti­cas son cada vez más nor­ma­les en el dis­cur­so de Esta­dos Uni­dos y sus prác­ti­cas polí­ti­cas. Tác­ti­cas de con­tra­in­sur­gen­cia emplea­das en el extran­je­ro regre­san a la poli­cía nacio­nal y cen­tros correc­cio­na­les. Ade­más, la por­no­gra­fía moder­na repli­ca estas for­mas mili­ta­ri­za­das y vio­len­tas de sexo, pro­pa­gán­do­las cul­tu­ral­men­te y feti­chi­zan­do la tortura.
Muchas veces, los peo­res aspec­tos de la tor­tu­ra se encuen­tran en sol­da­dos o guar­dias que obe­de­cen-órde­nes des­de arri­ba. Pero no siem­pre. A veces, se encuen­tran en los mis­mos indi­vi­duos, muchos de los cua­les actúan con inde­pen­den­cia de los ges­to­res jerár­qui­cos, y aun así logran repli­car la bru­ta­li­dad del sistema.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *