Socialismo y nacionalismo- James Connolly


Este artícu­lo del repu­bli­cano socia­lis­ta irlan­dés James Con­nolly se publi­có ori­gi­nal­men­te en la revis­ta Shan Van Vocht en enero de 1897. Apa­re­ce publi­ca­do en La cau­sa obre­ra es la cau­sa de Irlan­da, la cau­sa de Irlan­da es la cau­sa obre­ra. James Con­nolly, anto­lo­gía (1896−1916). Tex­tos sobre socia­lis­mo y libe­ra­ción nacio­nal, publi­ca­do por la edi­to­rial Txa­la­par­ta. Sus tra­duc­to­res, Daniel Escri­bano y Àngel Ferre­ro, lo han cedi­do ama­ble­men­te a Sin Per­mi­so para su repro­duc­ción.

En Irlan­da actual­men­te varios orga­nis­mos tra­ba­jan por la pre­ser­va­ción del sen­ti­mien­to nacio­nal en los cora­zo­nes del pue­blo.

Sin duda, estos orga­nis­mos, ya sean movi­mien­tos por la con­ser­va­ción del gaé­li­co, socie­da­des lite­ra­rias o comi­tés para la con­me­mo­ra­ción de hechos his­tó­ri­cos, están hacien­do un tra­ba­jo de per­du­ra­ble bene­fi­cio para este país ayu­dán­do­le a sal­var de la extin­ción su his­to­ria nacio­nal y racial,[1] su len­gua y las carac­te­rís­ti­cas de su pue­blo.

Sin embar­go, exis­te el ries­go de que una adhe­sión dema­sia­do estric­ta a sus actua­les méto­dos de pro­pa­gan­da y la con­si­guien­te negli­gen­cia de temas coti­dia­nos pue­da aca­bar malo­gran­do nues­tros estu­dios his­tó­ri­cos, este­reo­ti­pán­do­los y con­vir­tién­do­los en una ado­ra­ción del pasa­do o cris­ta­li­zan­do el nacio­na­lis­mo en una tra­di­ción sin duda heroi­ca y glo­rio­sa, con todo una tra­di­ción tan sólo.

Las tra­di­cio­nes pue­den pro­por­cio­nar, y con fre­cuen­cia ése es el caso, el mate­rial para un mar­ti­rio glo­rio­so, pero nun­ca pue­den ser lo sufi­cien­te­men­te fuer­tes como para cabal­gar sobre la tor­men­ta de una revo­lu­ción exi­to­sa.

Si el movi­mien­to nacio­nal de nues­tros días no bus­ca sola­men­te vol­ver a pro­ta­go­ni­zar las vie­jas tra­ge­dias de nues­tro pasa­do, debe ser capaz de alzar­se al nivel de las exi­gen­cias del momen­to pre­sen­te.

Ha de demos­trar al pue­blo de Irlan­da que nues­tro nacio­na­lis­mo no es exclu­si­va­men­te una idea­li­za­ción mór­bi­da del pasa­do, sino que es capaz de for­mu­lar una res­pues­ta dife­ren­te y sin amba­ges a los pro­ble­mas del pre­sen­te y un pro­gra­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co capaz de ajus­tar­se a las nece­si­da­des del futu­ro.

Creo que la fran­ca acep­ta­ción de la repú­bli­ca como obje­ti­vo por par­te de los más sufri­dos nacio­na­lis­tas pro­por­cio­na­rá del mejor modo este ideal polí­ti­co y social con­cre­to.

No una repú­bli­ca como la de Fran­cia, don­de una monar­quía capi­ta­lis­ta con un pre­si­den­te elec­to paro­dia los abor­tos cons­ti­tu­cio­na­les de Ingla­te­rra y, en alian­za abier­ta con el des­po­tis­mo mos­co­vi­ta, alar­dea des­ca­ra­da­men­te de su apos­ta­sía de las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias.

No una repú­bli­ca como la de Esta­dos Uni­dos, don­de el poder de la bille­te­ra ha esta­ble­ci­do una nue­va tira­nía bajo las for­mas de liber­tad; don­de, cien años des­pués de que los pies del últi­mo casa­ca roja bri­tá­ni­co ensu­cia­sen las calles de Bos­ton, los terra­te­nien­tes y hom­bres de finan­zas han impues­to a los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos una ser­vi­dum­bre en com­pa­ra­ción con la cual el impues­to de los días ante­rio­res a la revo­lu­ción era una mera baga­te­la.

¡No! La repú­bli­ca que que­rría esta­ble­cer para mis com­pa­trio­tas debe­ría ser aque­lla cuya mera men­ción fue­ra en todo momen­to como un rayo de luz para los opri­mi­dos de todos los paí­ses, que man­tu­vie­ra en todo momen­to la pro­me­sa de liber­tad y rique­za como recom­pen­sa por los esfuer­zos en su nom­bre.

Al agri­cul­tor arren­da­ta­rio, que se encuen­tra atra­pa­do entre los terra­te­nien­tes por una par­te y la com­pe­ti­ción esta­dou­ni­den­se por la otra, atra­pa­do entre ambas mue­las de este molino; a los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos de las ciu­da­des, que sufren las exac­cio­nes del impul­so escla­vis­ta capi­ta­lis­ta; a los jor­na­le­ros, que tra­ba­jan dura­men­te toda su vida por un sala­rio ape­nas sufi­cien­te para sus­ten­tar el cuer­po y el alma; de hecho, para todos y cada uno de los millo­nes de esfor­za­dos tra­ba­ja­do­res, sobre cuya mise­ria se sos­tie­ne el teji­do apa­ren­te­men­te bri­llan­te de la civi­li­za­ción moder­na, la Repú­bli­ca irlan­de­sa pue­de ser una pala­bra que con­ju­re su sufri­mien­to, un pun­to de encuen­tro para los desafec­tos, un refu­gio para los opri­mi­dos, un pun­to de par­ti­da para los socia­lis­tas, entu­sias­tas de la cau­sa de la liber­tad huma­na.

Este víncu­lo de nues­tras aspi­ra­cio­nes nacio­na­les con las espe­ran­zas de hom­bres y muje­res que han iza­do el estan­dar­te de la revuel­ta con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y lati­fun­dis­ta, del cual el Impe­rio bri­tá­ni­co es el más agre­si­vo y resuel­to defen­sor, en nin­gún caso debe­ría supo­ner un ele­men­to de dis­cor­dia entre las filas de los nacio­na­lis­tas más serios, sino que debe­ría ser­vir­nos para poner­nos en con­tac­to con los fres­cos depó­si­tos de fuer­za físi­ca y moral sufi­cien­tes para ele­var la cau­sa de Irlan­da a una posi­ción más avan­za­da de la que ha ocu­pa­do des­de el día de Ben­burb.[2]

Podrá ale­gar­se que el ideal de una repú­bli­ca socia­lis­ta, impli­can­do, como impli­ca, una revo­lu­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, alie­na­rá segu­ra­men­te a nues­tros par­ti­da­rios de cla­se media y aris­tó­cra­tas, que teme­rán la pér­di­da de sus pro­pie­da­des y pri­vi­le­gios.

¿Qué sig­ni­fi­ca esta obje­ción? ¡Que debe­mos con­ci­liar con las cla­ses pri­vi­le­gia­das de Irlan­da!

Pero sólo pue­de des­ar­mar­se su hos­ti­li­dad ase­gu­rán­do­les que en una Irlan­da libre sus “pri­vi­le­gios” no se verán afec­ta­dos, es decir, debe garan­ti­zár­se­les que, cuan­do Irlan­da sea libre de todo domi­nio extran­je­ro, los sol­da­dos irlan­de­ses, ves­ti­dos de ver­de, pro­te­ge­rán las ganan­cias frau­du­len­tas de los capi­ta­lis­tas y terra­te­nien­tes de las “hue­su­das manos de los pobres” del mis­mo modo que, sin remor­di­mien­tos, hacen los emi­sa­rios de Ingla­te­rra hoy con sus uni­for­mes escar­la­ta.

Esas cla­ses no se os uni­rán sobre nin­gu­na otra base. ¿Y espe­ráis que las masas luchen por este ideal?

Cuan­do habláis de libe­rar Irlan­da, ¿os refe­rís a los ele­men­tos quí­mi­cos que com­po­nen el sue­lo de Irlan­da? ¿U os refe­rís al pue­blo irlan­dés? Si os refe­rís a este últi­mo, ¿de qué pro­po­néis libe­rar­lo? ¿Del domi­nio de Ingla­te­rra?

Todos los sis­te­mas de admi­nis­tra­ción polí­ti­ca y la maqui­na­ria guber­na­men­tal no son sino un refle­jo de las for­mas eco­nó­mi­cas sub­ya­cen­tes.

El domi­nio inglés en Ingla­te­rra no es sino sím­bo­lo del hecho de que los con­quis­ta­do­res ingle­ses en el pasa­do for­za­ron en este país un sis­te­ma de pro­pie­dad basa­do en el expo­lio, el frau­de y el ase­si­na­to; que, actual­men­te, el ejer­ci­cio de los “dere­chos de pro­pie­dad” así ori­gi­na­dos impli­ca la prác­ti­ca con­ti­nua del expo­lio legal y el frau­de. El domi­nio inglés se des­cu­brió como la for­ma más apro­pia­da de gobierno para la pro­tec­ción del expo­lio, y el ejér­ci­to inglés es la herra­mien­ta más fle­xi­ble con la que eje­cu­tar el ase­si­na­to judi­cial cuan­do los temo­res de las cla­ses pro­pie­ta­rias así lo deman­dan.

El socia­lis­ta que quie­ra des­truir de raíz la tota­li­dad del sis­te­ma bru­tal­men­te mate­ria­lis­ta de civi­li­za­ción, que, exac­ta­men­te como el idio­ma inglés, hemos adop­ta­do como si fue­ra nues­tro, es, sos­ten­go, un enemi­go mucho más mor­tí­fe­ro para el domi­nio y tute­la ingle­sas que el super­fi­cial pen­sa­dor que ima­gi­na que es posi­ble recon­ci­liar la liber­tad de Irlan­da con aque­llas for­mas insi­dio­sas pero desas­tro­sas de some­ti­mien­to eco­nó­mi­co: la tira­nía de los terra­te­nien­tes, el frau­de capi­ta­lis­ta y la usu­ra inmun­da; funes­tos fru­tos de la con­quis­ta nor­man­da, la tri­ni­dad impía de la cual Strong­bow y Diar­muid Mac­Mur­chad­ha –el ladrón nor­man­do y el trai­dor irlan­dés– fue­ron con­ve­nien­tes pre­cur­so­res y após­to­les.[3]

Si maña­na expul­sáis al Ejér­ci­to inglés e izáis la ban­de­ra ver­de sobre el Cas­ti­llo de Dublín,[4] a menos que cons­tru­yáis una Repú­bli­ca socia­lis­ta todos vues­tros esfuer­zos habrán sido en vano.

Ingla­te­rra os segui­rá domi­nan­do. Os domi­na­rá a tra­vés de sus capi­ta­lis­tas, a tra­vés de sus terra­te­nien­tes, a tra­vés de sus finan­cie­ros, a tra­vés de su colec­ción de ins­ti­tu­cio­nes indi­vi­dua­lis­tas y comer­cia­les que ha sem­bra­do en este país y rega­do con las lágri­mas de nues­tras madres y la san­gre de nues­tros már­ti­res.

Ingla­te­rra os segui­rá domi­nan­do has­ta vues­tra rui­na, inclu­so si vues­tros labios ofre­cen un home­na­je hipó­cri­ta al altar de la liber­tad cuya cau­sa habéis trai­cio­na­do.

El nacio­na­lis­mo, sin el socia­lis­mo, sin la reor­ga­ni­za­ción de la socie­dad sobre la base de una for­ma más amplia y desa­rro­lla­da que la de la pro­pie­dad común que des­can­sa en la estruc­tu­ra social de la anti­gua Erin, no es más que cobar­día nacio­nal.

Sería el equi­va­len­te a una decla­ra­ción públi­ca de que nues­tros opre­so­res han teni­do éxi­to a la hora de ino­cu­lar­nos sus per­ver­ti­das con­cep­cio­nes de jus­ti­cia y moral y que final­men­te deci­di­mos acep­tar­las como si fue­ran las nues­tras, al pun­to de no nece­si­tar ya un ejér­ci­to extran­je­ro que nos las impon­ga.

Como socia­lis­ta, estoy dis­pues­to a hacer todo lo que un hom­bre pue­de hacer para con­se­guir para nues­tra patria su jus­ta heren­cia: la inde­pen­den­cia. Pero si me con­mi­náis a reba­jar, siquie­ra una piz­ca, las reivin­di­ca­cio­nes de jus­ti­cia social con el obje­ti­vo de con­ci­liar­nos con las cla­ses pri­vi­le­gia­das, enton­ces me habré de negar.

Una acción así no sería hono­ra­ble ni fac­ti­ble. No olvi­de­mos que quien mar­cha en com­pa­ñía del dia­blo nun­ca alcan­za el cie­lo. Así que pro­cla­me­mos abier­ta­men­te nues­tra fe. La lógi­ca de los acon­te­ci­mien­tos nos acom­pa­ña.

Notas de los tra­duc­to­res:

[1] Duran­te el siglo xix y las pri­me­ras déca­das del xx, raza y sus deri­va­dos eran tér­mi­nos de uso común caren­tes de defi­ni­ción pre­ci­sa, uti­li­za­dos para desig­nar a gru­pos huma­nos dife­ren­cia­dos por sus espe­ci­fi­ci­da­des étni­cas o cul­tu­ra­les. A pesar de su impre­ci­sión e inco­rrec­ción des­de el pun­to de vis­ta bio­ló­gi­co, estos tér­mi­nos care­cían de las actua­les con­no­ta­cio­nes jerar­qui­zan­tes y deter­mi­nis­tas.

[2] La Bata­lla de Ben­burb se libró el 5 de junio de 1646. En ella se enfren­ta­ron las fuer­zas de la Irlan­da con­fe­de­ra­da, coman­da­das por Owen Roe O'Neil, y un ejér­ci­to anglo-irlan­dés de cove­nants esco­ce­ses que, lide­ra­dos por Robert Mon­ro, pre­ten­día con­quis­tar Irlan­da, aca­bar con el cato­li­cis­mo e impo­ner el pres­bi­te­ria­nis­mo como reli­gión de esta­do. La derro­ta de la arma­da de Mon­ro fue deci­si­va en el aban­dono de sus aspi­ra­cio­nes de con­quis­tar el país.

[3] Richard de Cla­re, con­de de Pem­bro­ke, lla­ma­do 'Strong­bow' (1130−1176): señor cam­bro-nor­man­do. Lide­ró los ejér­ci­tos nor­man­dos que inva­die­ron Irlan­da bajo el man­do de Enri­que II de Ingla­te­rra a peti­ción de Diar­muid Mac­Mur­chad­ha. Tras la inva­sión se con­vir­tió en Señor de Leins­ter y Jus­ti­ciar de Irlan­da. Sus res­tos se encuen­tran ente­rra­dos en la Cate­dral de Ferns, en el con­da­do de Wex­ford.

Diar­muid Mac­Mur­chad­ha (1110−1171): rey de Leins­ter. El Gran Rey de Irlan­da, Ruai­drí Ua Con­cho­bair, expul­só a Mac­Mur­chad­ha de su trono en 1167 como cas­ti­go por haber secues­tra­do a Dearbhf­horg­haill, la espo­sa del rey de Breif­ne Tig­hear­nán Ua Ruairc. Mac­Mur­chad­ha soli­ci­tó ayu­da al rey Enri­que II de Ingla­te­rra para recu­pe­rar su reino, a cam­bio hubo de jurar­le leal­tad. La inva­sión nor­man­da con­vir­tió a Enri­que II en Señor de Irlan­da y dio comien­zo a un perío­do de domi­na­ción ingle­sa que lle­ga­ría has­ta el siglo XX. Cono­ci­do como “Diar­muid, el de los extran­je­ros”, su hija lle­gó a con­traer matri­mo­nio con Strong­bow. Por todo ello Diar­muid Mac­Mur­chad­ha ha pasa­do a la his­to­ria como el mayor trai­dor de la isla.

[4] El Cas­ti­llo de Dublín fue la sede del gobierno bri­tá­ni­co has­ta 1922 y, como tal, sím­bo­lo del domi­nio bri­tá­ni­co en la isla.

James Con­nolly fue un des­ta­ca­do diri­gen­te polí­ti­co y sin­di­cal del repu­bli­ca­nis­mo socia­lis­ta irlan­dés. Par­ti­ci­pó al fren­te del Ejér­ci­to Ciu­da­dano Irlan­dés –la mili­cia obre­ra que ayu­dó a fun­dar– en la insu­rrec­ción de Pas­cua de 1916 que pre­ten­día pro­cla­mar la Repú­bli­ca de Irlan­da como Esta­do inde­pen­dien­te del Reino Uni­do. Con­de­na­do a muer­te por un tri­bu­nal mili­tar, fue eje­cu­ta­do por un pelo­tón de fusi­la­mien­to en la pri­sión de Kil­man­haim el 12 de mayo de 1916.

Tra­duc­ción: Daniel Escri­bano y Àngel Ferre­ro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: