Socia­lis­mo y nacio­na­lis­mo- James Connolly


Este artícu­lo del repu­bli­cano socia­lis­ta irlan­dés James Con­nolly se publi­có ori­gi­nal­men­te en la revis­ta Shan Van Vocht en enero de 1897. Apa­re­ce publi­ca­do en La cau­sa obre­ra es la cau­sa de Irlan­da, la cau­sa de Irlan­da es la cau­sa obre­ra. James Con­nolly, anto­lo­gía (1896−1916). Tex­tos sobre socia­lis­mo y libe­ra­ción nacio­nal, publi­ca­do por la edi­to­rial Txa­la­par­ta. Sus tra­duc­to­res, Daniel Escri­bano y Àngel Ferre­ro, lo han cedi­do ama­ble­men­te a Sin Per­mi­so para su reproducción.

En Irlan­da actual­men­te varios orga­nis­mos tra­ba­jan por la pre­ser­va­ción del sen­ti­mien­to nacio­nal en los cora­zo­nes del pueblo.

Sin duda, estos orga­nis­mos, ya sean movi­mien­tos por la con­ser­va­ción del gaé­li­co, socie­da­des lite­ra­rias o comi­tés para la con­me­mo­ra­ción de hechos his­tó­ri­cos, están hacien­do un tra­ba­jo de per­du­ra­ble bene­fi­cio para este país ayu­dán­do­le a sal­var de la extin­ción su his­to­ria nacio­nal y racial,[1] su len­gua y las carac­te­rís­ti­cas de su pueblo.

Sin embar­go, exis­te el ries­go de que una adhe­sión dema­sia­do estric­ta a sus actua­les méto­dos de pro­pa­gan­da y la con­si­guien­te negli­gen­cia de temas coti­dia­nos pue­da aca­bar malo­gran­do nues­tros estu­dios his­tó­ri­cos, este­reo­ti­pán­do­los y con­vir­tién­do­los en una ado­ra­ción del pasa­do o cris­ta­li­zan­do el nacio­na­lis­mo en una tra­di­ción sin duda heroi­ca y glo­rio­sa, con todo una tra­di­ción tan sólo.

Las tra­di­cio­nes pue­den pro­por­cio­nar, y con fre­cuen­cia ése es el caso, el mate­rial para un mar­ti­rio glo­rio­so, pero nun­ca pue­den ser lo sufi­cien­te­men­te fuer­tes como para cabal­gar sobre la tor­men­ta de una revo­lu­ción exitosa.

Si el movi­mien­to nacio­nal de nues­tros días no bus­ca sola­men­te vol­ver a pro­ta­go­ni­zar las vie­jas tra­ge­dias de nues­tro pasa­do, debe ser capaz de alzar­se al nivel de las exi­gen­cias del momen­to presente.

Ha de demos­trar al pue­blo de Irlan­da que nues­tro nacio­na­lis­mo no es exclu­si­va­men­te una idea­li­za­ción mór­bi­da del pasa­do, sino que es capaz de for­mu­lar una res­pues­ta dife­ren­te y sin amba­ges a los pro­ble­mas del pre­sen­te y un pro­gra­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co capaz de ajus­tar­se a las nece­si­da­des del futuro.

Creo que la fran­ca acep­ta­ción de la repú­bli­ca como obje­ti­vo por par­te de los más sufri­dos nacio­na­lis­tas pro­por­cio­na­rá del mejor modo este ideal polí­ti­co y social concreto.

No una repú­bli­ca como la de Fran­cia, don­de una monar­quía capi­ta­lis­ta con un pre­si­den­te elec­to paro­dia los abor­tos cons­ti­tu­cio­na­les de Ingla­te­rra y, en alian­za abier­ta con el des­po­tis­mo mos­co­vi­ta, alar­dea des­ca­ra­da­men­te de su apos­ta­sía de las tra­di­cio­nes revolucionarias.

No una repú­bli­ca como la de Esta­dos Uni­dos, don­de el poder de la bille­te­ra ha esta­ble­ci­do una nue­va tira­nía bajo las for­mas de liber­tad; don­de, cien años des­pués de que los pies del últi­mo casa­ca roja bri­tá­ni­co ensu­cia­sen las calles de Bos­ton, los terra­te­nien­tes y hom­bres de finan­zas han impues­to a los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos una ser­vi­dum­bre en com­pa­ra­ción con la cual el impues­to de los días ante­rio­res a la revo­lu­ción era una mera bagatela.

¡No! La repú­bli­ca que que­rría esta­ble­cer para mis com­pa­trio­tas debe­ría ser aque­lla cuya mera men­ción fue­ra en todo momen­to como un rayo de luz para los opri­mi­dos de todos los paí­ses, que man­tu­vie­ra en todo momen­to la pro­me­sa de liber­tad y rique­za como recom­pen­sa por los esfuer­zos en su nombre.

Al agri­cul­tor arren­da­ta­rio, que se encuen­tra atra­pa­do entre los terra­te­nien­tes por una par­te y la com­pe­ti­ción esta­dou­ni­den­se por la otra, atra­pa­do entre ambas mue­las de este molino; a los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos de las ciu­da­des, que sufren las exac­cio­nes del impul­so escla­vis­ta capi­ta­lis­ta; a los jor­na­le­ros, que tra­ba­jan dura­men­te toda su vida por un sala­rio ape­nas sufi­cien­te para sus­ten­tar el cuer­po y el alma; de hecho, para todos y cada uno de los millo­nes de esfor­za­dos tra­ba­ja­do­res, sobre cuya mise­ria se sos­tie­ne el teji­do apa­ren­te­men­te bri­llan­te de la civi­li­za­ción moder­na, la Repú­bli­ca irlan­de­sa pue­de ser una pala­bra que con­ju­re su sufri­mien­to, un pun­to de encuen­tro para los des­afec­tos, un refu­gio para los opri­mi­dos, un pun­to de par­ti­da para los socia­lis­tas, entu­sias­tas de la cau­sa de la liber­tad humana.

Este víncu­lo de nues­tras aspi­ra­cio­nes nacio­na­les con las espe­ran­zas de hom­bres y muje­res que han iza­do el estan­dar­te de la revuel­ta con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y lati­fun­dis­ta, del cual el Impe­rio bri­tá­ni­co es el más agre­si­vo y resuel­to defen­sor, en nin­gún caso debe­ría supo­ner un ele­men­to de dis­cor­dia entre las filas de los nacio­na­lis­tas más serios, sino que debe­ría ser­vir­nos para poner­nos en con­tac­to con los fres­cos depó­si­tos de fuer­za físi­ca y moral sufi­cien­tes para ele­var la cau­sa de Irlan­da a una posi­ción más avan­za­da de la que ha ocu­pa­do des­de el día de Ben­burb.[2]

Podrá ale­gar­se que el ideal de una repú­bli­ca socia­lis­ta, impli­can­do, como impli­ca, una revo­lu­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, alie­na­rá segu­ra­men­te a nues­tros par­ti­da­rios de cla­se media y aris­tó­cra­tas, que teme­rán la pér­di­da de sus pro­pie­da­des y privilegios.

¿Qué sig­ni­fi­ca esta obje­ción? ¡Que debe­mos con­ci­liar con las cla­ses pri­vi­le­gia­das de Irlanda!

Pero sólo pue­de des­ar­mar­se su hos­ti­li­dad ase­gu­rán­do­les que en una Irlan­da libre sus “pri­vi­le­gios” no se verán afec­ta­dos, es decir, debe garan­ti­zár­se­les que, cuan­do Irlan­da sea libre de todo domi­nio extran­je­ro, los sol­da­dos irlan­de­ses, ves­ti­dos de ver­de, pro­te­ge­rán las ganan­cias frau­du­len­tas de los capi­ta­lis­tas y terra­te­nien­tes de las “hue­su­das manos de los pobres” del mis­mo modo que, sin remor­di­mien­tos, hacen los emi­sa­rios de Ingla­te­rra hoy con sus uni­for­mes escarlata.

Esas cla­ses no se os uni­rán sobre nin­gu­na otra base. ¿Y espe­ráis que las masas luchen por este ideal?

Cuan­do habláis de libe­rar Irlan­da, ¿os refe­rís a los ele­men­tos quí­mi­cos que com­po­nen el sue­lo de Irlan­da? ¿U os refe­rís al pue­blo irlan­dés? Si os refe­rís a este últi­mo, ¿de qué pro­po­néis libe­rar­lo? ¿Del domi­nio de Inglaterra?

Todos los sis­te­mas de admi­nis­tra­ción polí­ti­ca y la maqui­na­ria guber­na­men­tal no son sino un refle­jo de las for­mas eco­nó­mi­cas subyacentes.

El domi­nio inglés en Ingla­te­rra no es sino sím­bo­lo del hecho de que los con­quis­ta­do­res ingle­ses en el pasa­do for­za­ron en este país un sis­te­ma de pro­pie­dad basa­do en el expo­lio, el frau­de y el ase­si­na­to; que, actual­men­te, el ejer­ci­cio de los “dere­chos de pro­pie­dad” así ori­gi­na­dos impli­ca la prác­ti­ca con­ti­nua del expo­lio legal y el frau­de. El domi­nio inglés se des­cu­brió como la for­ma más apro­pia­da de gobierno para la pro­tec­ción del expo­lio, y el ejér­ci­to inglés es la herra­mien­ta más fle­xi­ble con la que eje­cu­tar el ase­si­na­to judi­cial cuan­do los temo­res de las cla­ses pro­pie­ta­rias así lo demandan.

El socia­lis­ta que quie­ra des­truir de raíz la tota­li­dad del sis­te­ma bru­tal­men­te mate­ria­lis­ta de civi­li­za­ción, que, exac­ta­men­te como el idio­ma inglés, hemos adop­ta­do como si fue­ra nues­tro, es, sos­ten­go, un enemi­go mucho más mor­tí­fe­ro para el domi­nio y tute­la ingle­sas que el super­fi­cial pen­sa­dor que ima­gi­na que es posi­ble recon­ci­liar la liber­tad de Irlan­da con aque­llas for­mas insi­dio­sas pero desas­tro­sas de some­ti­mien­to eco­nó­mi­co: la tira­nía de los terra­te­nien­tes, el frau­de capi­ta­lis­ta y la usu­ra inmun­da; funes­tos fru­tos de la con­quis­ta nor­man­da, la tri­ni­dad impía de la cual Strong­bow y Diar­muid Mac­Mur­chadha –el ladrón nor­man­do y el trai­dor irlan­dés– fue­ron con­ve­nien­tes pre­cur­so­res y após­to­les.[3]

Si maña­na expul­sáis al Ejér­ci­to inglés e izáis la ban­de­ra ver­de sobre el Cas­ti­llo de Dublín,[4] a menos que cons­tru­yáis una Repú­bli­ca socia­lis­ta todos vues­tros esfuer­zos habrán sido en vano.

Ingla­te­rra os segui­rá domi­nan­do. Os domi­na­rá a tra­vés de sus capi­ta­lis­tas, a tra­vés de sus terra­te­nien­tes, a tra­vés de sus finan­cie­ros, a tra­vés de su colec­ción de ins­ti­tu­cio­nes indi­vi­dua­lis­tas y comer­cia­les que ha sem­bra­do en este país y rega­do con las lágri­mas de nues­tras madres y la san­gre de nues­tros mártires.

Ingla­te­rra os segui­rá domi­nan­do has­ta vues­tra rui­na, inclu­so si vues­tros labios ofre­cen un home­na­je hipó­cri­ta al altar de la liber­tad cuya cau­sa habéis traicionado.

El nacio­na­lis­mo, sin el socia­lis­mo, sin la reor­ga­ni­za­ción de la socie­dad sobre la base de una for­ma más amplia y desa­rro­lla­da que la de la pro­pie­dad común que des­can­sa en la estruc­tu­ra social de la anti­gua Erin, no es más que cobar­día nacional.

Sería el equi­va­len­te a una decla­ra­ción públi­ca de que nues­tros opre­so­res han teni­do éxi­to a la hora de ino­cu­lar­nos sus per­ver­ti­das con­cep­cio­nes de jus­ti­cia y moral y que final­men­te deci­di­mos acep­tar­las como si fue­ran las nues­tras, al pun­to de no nece­si­tar ya un ejér­ci­to extran­je­ro que nos las imponga.

Como socia­lis­ta, estoy dis­pues­to a hacer todo lo que un hom­bre pue­de hacer para con­se­guir para nues­tra patria su jus­ta heren­cia: la inde­pen­den­cia. Pero si me con­mi­náis a reba­jar, siquie­ra una piz­ca, las rei­vin­di­ca­cio­nes de jus­ti­cia social con el obje­ti­vo de con­ci­liar­nos con las cla­ses pri­vi­le­gia­das, enton­ces me habré de negar.

Una acción así no sería hono­ra­ble ni fac­ti­ble. No olvi­de­mos que quien mar­cha en com­pa­ñía del dia­blo nun­ca alcan­za el cie­lo. Así que pro­cla­me­mos abier­ta­men­te nues­tra fe. La lógi­ca de los acon­te­ci­mien­tos nos acompaña.

Notas de los traductores:

[1] Duran­te el siglo xix y las pri­me­ras déca­das del xx, raza y sus deri­va­dos eran tér­mi­nos de uso común caren­tes de defi­ni­ción pre­ci­sa, uti­li­za­dos para desig­nar a gru­pos huma­nos dife­ren­cia­dos por sus espe­ci­fi­ci­da­des étni­cas o cul­tu­ra­les. A pesar de su impre­ci­sión e inco­rrec­ción des­de el pun­to de vis­ta bio­ló­gi­co, estos tér­mi­nos care­cían de las actua­les con­no­ta­cio­nes jerar­qui­zan­tes y deterministas.

[2] La Bata­lla de Ben­burb se libró el 5 de junio de 1646. En ella se enfren­ta­ron las fuer­zas de la Irlan­da con­fe­de­ra­da, coman­da­das por Owen Roe O’Neil, y un ejér­ci­to anglo-irlan­dés de cove­nants esco­ce­ses que, lide­ra­dos por Robert Mon­ro, pre­ten­día con­quis­tar Irlan­da, aca­bar con el cato­li­cis­mo e impo­ner el pres­bi­te­ria­nis­mo como reli­gión de esta­do. La derro­ta de la arma­da de Mon­ro fue deci­si­va en el aban­dono de sus aspi­ra­cio­nes de con­quis­tar el país.

[3] Richard de Cla­re, con­de de Pem­bro­ke, lla­ma­do “Strong­bow” (1130−1176): señor cam­bro-nor­man­do. Lide­ró los ejér­ci­tos nor­man­dos que inva­die­ron Irlan­da bajo el man­do de Enri­que II de Ingla­te­rra a peti­ción de Diar­muid Mac­Mur­chadha. Tras la inva­sión se con­vir­tió en Señor de Leins­ter y Jus­ti­ciar de Irlan­da. Sus res­tos se encuen­tran ente­rra­dos en la Cate­dral de Ferns, en el con­da­do de Wexford.

Diar­muid Mac­Mur­chadha (1110−1171): rey de Leins­ter. El Gran Rey de Irlan­da, Ruai­drí Ua Con­cho­bair, expul­só a Mac­Mur­chadha de su trono en 1167 como cas­ti­go por haber secues­tra­do a Dearbhfhorghaill, la espo­sa del rey de Breif­ne Tighear­nán Ua Ruairc. Mac­Mur­chadha soli­ci­tó ayu­da al rey Enri­que II de Ingla­te­rra para recu­pe­rar su rei­no, a cam­bio hubo de jurar­le leal­tad. La inva­sión nor­man­da con­vir­tió a Enri­que II en Señor de Irlan­da y dio comien­zo a un perío­do de domi­na­ción ingle­sa que lle­ga­ría has­ta el siglo XX. Cono­ci­do como “Diar­muid, el de los extran­je­ros”, su hija lle­gó a con­traer matri­mo­nio con Strong­bow. Por todo ello Diar­muid Mac­Mur­chadha ha pasa­do a la his­to­ria como el mayor trai­dor de la isla.

[4] El Cas­ti­llo de Dublín fue la sede del gobierno bri­tá­ni­co has­ta 1922 y, como tal, sím­bo­lo del domi­nio bri­tá­ni­co en la isla.

James Con­nolly fue un des­ta­ca­do diri­gen­te polí­ti­co y sin­di­cal del repu­bli­ca­nis­mo socia­lis­ta irlan­dés. Par­ti­ci­pó al fren­te del Ejér­ci­to Ciu­da­dano Irlan­dés –la mili­cia obre­ra que ayu­dó a fun­dar– en la insu­rrec­ción de Pas­cua de 1916 que pre­ten­día pro­cla­mar la Repú­bli­ca de Irlan­da como Esta­do inde­pen­dien­te del Rei­no Uni­do. Con­de­na­do a muer­te por un tri­bu­nal mili­tar, fue eje­cu­ta­do por un pelo­tón de fusi­la­mien­to en la pri­sión de Kil­manhaim el 12 de mayo de 1916.

Tra­duc­ción: Daniel Escri­bano y Àngel Ferrero

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *