Que­ri­do Minis­te­rio: Ocú­pa­te de tu tra­ba­jo y deja de decir­me qué debo hacer- Pilar Cerezo

“Si tu novio te con­tro­la el móvil/​te ridiculiza/​te aís­la de tus amistades/​te hace sen­tir mie­do, cuén­ta­lo. Hay sali­da a la vio­len­cia de géne­ro.” Así reza la últi­ma cam­pa­ña del Minis­te­rio de Sani­dad, Ser­vi­cios Socia­les e Igual­dad, que empa­pe­la cien­tos si no miles de mar­que­si­nas y vallas publi­ci­ta­rias. Una cam­pa­ña que lle­vo varios días obser­van­do sin enten­der exac­ta­men­te qué me chi­rria­ba, sin saber cual era el ele­men­to que encen­día mis alar­mas de, como muchos gus­ta­rían de lla­mar­me, feminazi.

Por un lado, pare­ce que estos car­te­les supe­ran algu­nos pro­ble­mas que podían detec­tar­se en ante­rio­res cam­pa­ñas ins­ti­tu­cio­na­les con­tra la vio­len­cia de géne­ro. Al menos, la ima­gen es una chi­ca joven y muy gua­pa, per­fec­ta­men­te acor­de a los cáno­nes de belle­za hege­mó­ni­cos en occi­den­te. Es decir, que así de entra­da, pare­ce que supera el mani­do cli­ché de que los blan­cos de la vio­len­cia de géne­ro son seño­ras de unos cin­cuen­ta, nor­mal­men­te un poco des­ali­ña­das, con un ojo mora­do, y a poder ser casa­das con un borracho.

No fue has­ta hace un par de días, hablan­do con otra mujer sobre un caso de vio­len­cia de géne­ro, cuan­do me di cuen­ta de dón­de se aga­za­pa la tram­pa de esta cam­pa­ña: la res­pon­sa­bi­li­dad sigue reca­yen­do sobre la mujer agre­di­da. “Cuén­ta­lo”: esa es la cla­ve. Tú que eres agre­di­da, humi­lla­da, con­tro­la­da o cua­les­quie­ra otras cosas, tie­nes la res­pon­sa­bi­li­dad de salir de esa situa­ción: es tan fácil como hablar. Ahí se escon­de el cíni­co enga­ño. Todo un Minis­te­rio de Igual­dad, la ins­ti­tu­ción que se supo­ne que debe velar por el fin de la vio­len­cia machis­ta, obvian­do la infi­ni­dad de meca­nis­mos de ais­la­mien­to, depen­den­cia, inde­fen­sión ‑apren­di­da- y un lar­go etcé­te­ra que rodean las rela­cio­nes en las que se pro­du­ce este tipo de vio­len­cia (ya ni hable­mos de que rela­cio­nes espo­rá­di­cas pue­den entra­ñar vio­len­cia machis­ta). Y esto al mar­gen, o no tan al mar­gen, de lo infan­ti­li­za­dor del “cuén­ta­lo”, es decir, chí­va­te y la figu­ra de auto­ri­dad ‑de la que tú por supues­to care­ces- de turno ven­drá a arre­glar tus problemas.

No nos enga­ñe­mos: este “hay sali­da” no es pre­ci­sa­men­te una apo­lo­gía de la auto­de­fen­sa feminista.
¿Por qué? Pre­ci­sa­men­te por­que en ello se apo­ya el que pare­ce vis­lum­brar­se como nue­vo dis­cur­so hege­mó­ni­co sobre la vio­len­cia de géne­ro. Es decir, que pare­ce que nos están cam­bian­do el tra­di­cio­nal “algo habrá hecho” por un nue­vo y bien­so­nan­te “¿y enton­ces por qué no le deja?” ‑que se arti­cu­la tan­to en torno al “si no le deja no será tan gra­ve”, como al “no le deja por que no quie­re”-. O lo que es lo mis­mo: noso­tras segui­mos sien­do las res­pon­sa­bles. Todo ello bien apo­ya­do sobre una asen­ta­dí­si­ma fal­ta de empo­de­ra­mien­to de las muje­res ‑más acen­tua­da aún bajo el con­ti­nuo aco­so del sexis­mo- y, por qué no, de soli­da­ri­dad o soro­ri­dad, como sea que gus­te­mos de lla­mar­le al hecho de que muchas de noso­tras, dada la inexis­ten­cia del cor­po­ra­ti­vis­mo feme­nino, ape­nas vaci­la­mos a la hora de secun­dar esta vuel­ta de tuer­ca que seña­la una vez más a nues­tras iguales.

Por supues­to, no aca­ba aquí el cinis­mo, ya que pare­ce que nin­gu­na de las ilus­tres men­tes pen­san­tes del Minis­te­rio ha repa­ra­do en qué pasa cuan­do les haces caso y lo cuentas.

Segu­ra­men­te, a las prin­ce­sas de sus cuen­tos, que sim­ple­men­te no encon­tra­ron al prín­ci­pe azul a la pri­me­ra, ven­drá un valien­te caba­lle­ro a sal­var­las. Pare­ce que se les olvi­da, qui­zás dema­sia­do pru­den­te­men­te, que la mayo­ría de muje­res no vivi­mos en sus cuen­tos, don­de la úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen es la de con­tar­los. Pare­ce pues que no se acor­da­ron de seña­lar ni resol­ver los labe­rin­tos de pre­gun­tas y de ver­sio­nes, ni de des­cré­ti­do y des­con­fian­za, ni los “no es para tan­to”, ni los inaca­ba­bles via­cru­cis de demos­tra­cio­nes y prue­bas, ni nin­gu­na de las doce prue­bas olím­pi­cas que encon­tra­mos den­tro y fue­ra del sis­te­ma judicial.

Lle­ga­do este pun­to, don­de pare­ce que el Minis­te­rio casi mejor esta­ría calla­di­to que dan­do vuel­tas de tuer­ca sobre el patriar­ca­do, creo que la refle­xión de las muje­res lucha­do­ras solo pue­de ser una: soli­da­ri­dad o muer­te. En el más estric­to sen­ti­do de la expre­sión. Ya bas­ta de seña­lar a nues­tras igua­les en lugar de a los agre­so­res, bas­ta de cues­tio­nar­nos y bas­ta de no reconocernos.
Sin com­pa­ñe­ras poco nos que­da más allá de la sumi­sión y el silencio.

Emu­lan­do de no muy lejos al vie­jo lema: con­tra un sis­te­ma machis­ta poco nos que­da más que auto­de­fen­sa femi­nis­ta, y a poder ser, femenina.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *