El gobierno fran­cés co-res­pon­sa­ble de la masa­cre de “Char­lie Hebdo”

Car­los Aznarez

Francias francotiradores
Fran­cia está con­vul­sio­na­da, sur­ca­da por la con­fu­sión e inva­di­da por los mie­dos (que casi siem­pre desem­bo­can en com­por­ta­mien­tos xenó­fo­bos), por­que esta vez la gue­rra que tan­to pro­vo­ca­ron y alen­ta­ron sus gober­nan­tes ya no alcan­za para ver­la sola­men­te en los tele­vi­so­res. Aho­ra las balas de un lado y del otro resue­nan en las calles de París y sus alre­de­do­res, y como no podía ser de otra mane­ra hay muer­tos. Algu­nos, como los cola­bo­ra­do­res del perió­di­co “Char­lie Heb­do”, masa­cra­dos en su lugar de tra­ba­jo. Otros, fusi­la­dos por la poli­cía fran­ce­sa, que en su afán de “encon­trar cul­pa­bles” mili­ta­ri­za con más de 80 mil efec­ti­vos la capi­tal y sus pue­blos adyacentes.
Esta es la foto que mues­tra al mun­do, en este par­ti­cu­lar prin­ci­pio de año, un país que a dife­ren­cia de los Esta­dos Uni­dos siem­pre se las ha arre­gla­do para disi­mu­lar su afi­ción a la vio­len­cia, y den­tro de ella, las “haza­ñas” de años de terro­ris­mo estatal.
Fran­cia, la de la gui­llo­ti­na en la que per­die­ron la vida tan­tos ino­cen­tes (deso­la­do­ra­men­te pobres la mayo­ría de ellos, que no tuvie­ron el más míni­mo dere­cho a la defen­sa). Fran­cia, la de cua­tro cen­te­na­res de prue­bas ató­mi­cas en otros tan­tos sitios del pla­ne­ta, con­ta­mi­nan­do y des­tru­yen­do el eco­sis­te­ma. Fran­cia, la de las gue­rras impe­ria­les y colo­nia­lis­tas en Arge­lia, en Chad, en Áfri­ca y el Medio Orien­te. Bas­ta recor­dar el pode­río mili­tar fran­cés, capaz de arro­jar al ver­te­de­ro aque­llas fra­ses ilus­tres de “Liber­tad, Igual­dad y Fra­ter­ni­dad”, arra­san­do con sus uni­for­ma­dos pobla­cio­nes ente­ras, bom­bar­dean­do terri­to­rios muy leja­nos de sus luga­res habi­tua­les de resi­den­cia, tor­tu­ran­do sal­va­je­men­te a los revo­lu­cio­na­rios hai­tia­nos y arge­li­nos, encar­ce­lan­do por cien­tos a mili­tan­tes vas­cos, bre­to­nes o cor­sos (todos ellos, embar­ca­dos en rebel­días inde­pen­den­tis­tas), o expor­tan­do la doc­tri­na mili­tar de exter­mi­nio hacia diver­sos pun­tos del pla­ne­ta, como Argen­ti­na, por ejem­plo, en que los mili­ta­res gori­las loca­les leye­ron y rele­ye­ron manua­les ela­bo­ra­dos por sus cole­gas veci­nos de la Torre Eiffel.
El caso al que aho­ra se refie­re con indi­si­mu­la­do mor­bo la mayo­ría de la pren­sa cor­po­ra­ti­va mun­dial, no esca­pa a las gene­ra­les de la ley. Un gru­po coman­do sim­pa­ti­zan­te de Al Qae­da o el ISIS (qué más da), irrum­pe en la redac­ción de un sema­na­rio humo­rís­ti­co y ase­si­na a gran par­te de la redac­ción, algu­nos de cuyos inte­gran­tes eran cono­ci­dí­si­mos por sus cari­ca­tu­ras y viñe­tas car­ga­das de un humor irre­ve­ren­te, que a veces solía cau­sar gra­cia y otras, deci­di­da­men­te no. Se tra­ta, des­de ya, de un cri­men bru­tal, pero no menos impor­tan­te que el de cien­tos de perio­dis­tas ase­si­na­dos gota a gota en Hon­du­ras, en Méxi­co o en Guatemala.
Aho­ra bien, párra­fo apar­te mere­ce este tipo de “jour­nal humo­rís­ti­co” que, como en el caso de “Char­lie H.” la había empren­di­do des­de hace varios años ‑entre otros temas urti­can­tes de los que les tocó bur­lar­se- con­tra el pro­fe­ta Muham­mad y por ende con­tra todo el Islam. Por ello, las ame­na­zas les llo­vían a gra­nel, pero jamás pen­sa­ron sus direc­ti­vos, que iban a ser víc­ti­mas de un “jue­ves negro”.
Lo que ocu­rre es que en los tiem­pos que corren el humor no otor­ga luz ver­de, y hay temas que no se pue­den tomar en bro­ma. Sobre todo, si ofen­den la elec­ción reli­gio­sa de millo­nes de per­so­nas en el mun­do. Por un lado, por­que si bien es cier­to que las reli­gio­nes son gene­ral­men­te mani­pu­la­das por los pode­ro­sos o son par­te impor­tan­te del Sis­te­ma de opre­sión, en otras oca­sio­nes, como ya ha ocu­rri­do con los movi­mien­tos cris­tia­nos lati­no­ame­ri­ca­nos deno­mi­na­dos “del Ter­cer Mun­do”, o con dis­tin­tas expe­rien­cias del Islam, pue­den ser uti­li­za­das como una herra­mien­ta de toma de con­cien­cia y de lucha anticolonial.
Aho­ra bien, el gru­po ultra que ata­có las ofi­ci­nas de “Char­lie H.” no era des­co­no­ci­do para la Inte­li­gen­cia fran­ce­sa, ya que varios de ellos, en oca­sio­nes total­men­te dis­tin­tas a las actua­les, habían sali­do del país para for­mar par­te de las “mili­cias de la liber­tad” que inten­ta­ron, sin éxi­to, derro­car al pre­si­den­te sirio Bachar Al Assad. Otros, her­ma­nos, pri­mos o veci­nos de estos que aho­ra fue­ron fusi­la­dos por la poli­cía fran­ce­sa, habían com­ba­ti­do del lado de la OTAN, en Libia y en Iraq. Equi­pa­dos con arma­men­to de pri­me­ra tec­no­lo­gía, ayu­da­dos eco­nó­mi­ca­men­te por el dine­ro que depo­si­ta­ban en ban­cos euro­peos o de Medio Orien­te, jeques, emi­res o monar­cas, pero tam­bién por no pocos empre­sa­rios euro­peos. Los mis­mos que hoy se ras­gan las ves­ti­du­ras y cla­man al cie­lo por la “liber­tad de opi­nión”, pala­bra que sis­te­má­ti­ca­men­te les sir­ve para vio­lar­la y per­se­guir a quie­nes la practican.
Hay un momen­to (lo mis­mo le pasó a los jerar­cas de Washing­ton) que el Fran­kes­tein cons­trui­do con tan­to esme­ro y dis­ci­pli­na, deci­de cami­nar por pie pro­pio. Ya se pudo ver con los tali­ba­nes afga­nos, o con las mis­mas mili­cias mer­ce­na­rias en Libia. El deno­mi­na­do “Esta­do Islá­mi­co” no es otra cosa que eso, y cuan­do se lle­ga a ese pun­to, la gue­rra que antes era bien vis­ta por la codi­cia Occi­den­tal, se con­vier­te en un ake­la­rre de horror y mie­do deses­pe­ra­do en sus pro­pios terri­to­rios. Se lo pudo ver y pal­par esta sema­na, con los tre­nes y el metro lon­di­nen­se inte­rrum­pi­dos por una sim­ple lla­ma­da con “avi­so de bom­ba”, o en Madrid, con ame­na­zas que men­cio­na­ban el 11/​M de la Esta­ción Ato­cha, o en París, con el caso de “Char­lie Hebdo”.
El gran pro­ble­ma es que los tiem­pos siguen cam­bian­do para mal, ya que el pode­río capi­ta­lis­ta en su afán de exten­der sus con­quis­tas eco­nó­mi­cas sigue ape­lan­do a inva­dir terri­to­rios que les pue­den dar divi­den­dos impor­tan­tes, y comien­za a sufrir las con­se­cuen­cias de una gue­rra asi­mé­tri­ca que muchas veces se les esca­pa de la mano y les esta­lla en pleno ros­tro. Esto es lo que, sin dudas, han pro­vo­ca­do per­so­na­jes sinies­tros como el ex pre­si­den­te Nico­lás Sar­kozy y el actual man­da­ta­rio Fran­co­is Hollan­de. El pri­me­ro fue el prin­ci­pal ins­ti­ga­dor del bru­tal cri­men del jefe libio Muham­mar Gada­fi, y en 2009 había reci­bi­do en su des­pa­cho a uno de los yiha­dis­tas que aho­ra ata­có la redac­ción de “Char­lie H.”. El mis­mo Sar­kozy que en el col­mo del cinis­mo aho­ra cla­ma al cie­lo seña­lan­do que “Los bár­ba­ros están ata­can­do a Francia”.
No se que­da atrás el actual man­da­ta­rio Fran­co­is Hollan­de, alia­do fun­da­men­tal de Esta­dos Uni­dos en cuan­ta tro­pe­lía se les ocu­rre empren­der a los geno­ci­das de Washing­ton y figu­ra abo­rre­ci­ble por su pré­di­ca fas­cis­ta con­tra los inmi­gran­tes de ascen­den­cia musulmana.
Hacia ellos y no sólo con­tra los ata­can­tes al “Char­lie H.” (mer­ce­na­rios cóm­pli­ces de su polí­ti­ca impe­rial) debe­rían ir diri­gi­das todas las acu­sa­cio­nes por lo ocu­rri­do en estos días. Y sin embar­go, como esos boxea­do­res que demues­tran tener bue­na cin­tu­ra, ambos con­vier­ten la hipo­cre­sía cri­mi­nal que los arro­pa des­de siem­pre en una car­ga de gigan­tes­co vic­ti­mis­mo. Muy suel­tos de cuer­po, con­vo­can a “la uni­dad del pue­blo fran­cés” para “dete­ner al terro­ris­mo”. Ade­más, inten­tan con­ver­tir el ata­que al “Char­lie Heb­do” en una excu­sa para blan­quear cien­tos de ase­si­na­tos pro­vo­ca­dos por sus sol­da­dos colo­nia­lis­tas en diver­sos paí­ses, y por últi­mo, con­vo­can a una mar­cha de repu­dio al cri­men de los perio­dis­tas en la que par­ti­ci­pen la izquier­da y la dere­cha repre­sen­ta­da por ellos mis­mos. “Millo­nes de fran­ce­ses debe­mos salir a las calles este domin­go”, sos­tie­ne Hollan­de, cuan­do él y muchos de los que lo acom­pa­ña­rán ese día calla­ron fren­te a las masa­cres de pales­ti­nos en Gaza, o los ata­ques simi­la­res rea­li­za­dos por los mer­ce­na­rios en Siria, Iraq y el Líbano. Es fácil recla­mar­se aho­ra “víc­ti­mas del terro­ris­mo” y con­ver­tir­se en blan­cas palo­mas de la “uni­dad y la tole­ran­cia”. Son los mis­mos que en estas tris­tes cir­cuns­tan­cias des­em­pol­van nue­va­men­te la ban­de­ra del chau­vi­nis­mo anti musul­mán, negán­do­le a esa comu­ni­dad el dere­cho a la edu­ca­ción, a la aten­ción médi­ca o el acce­so a tra­ba­jos dig­nos. En fin, exclu­yén­do­les de la vida social, con expre­sio­nes de un racis­mo que en ese país no es sólo pri­va­ti­vo de la ultra­de­re­cha de Le Pen.
Por todo ello, sería loa­ble que el pue­blo fran­cés exi­ja en la calle el cas­ti­go a los cul­pa­bles de la masa­cre de “Char­lie H.” pero tam­bién se pro­nun­cie a favor de la reti­ra­da de los mili­ta­res fran­ce­ses de las fuer­zas de exter­mi­nio de la OTAN, y deje de apo­yar al para­mi­li­ta­ris­mo mer­ce­na­rio que tan­tos muer­tos cau­sa dia­ria­men­te en Medio Orien­te. La impu­ni­dad con que vie­nen actuan­do los gober­nan­tes fran­ce­ses no pue­de ser pre­mia­da ni glo­ri­fi­ca­da con la excu­sa de un cri­men bru­tal. Menos aún mar­chan­do jun­tos con quie­nes han pro­vo­ca­do este esta­do de cosas. ¿Qué se podría pen­sar si el pre­si­den­te mexi­cano Enri­que Peña Nie­to con­vo­ca­ra en estos días a una mani­fes­ta­ción jun­to a los fami­lia­res de los estu­dian­tes masa­cra­dos en Atyo­zi­na­pa, para exi­gir jus­ti­cia, cuan­do es el pro­pio poder guber­na­men­tal el cul­pa­ble de esas muertes?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *