“El capi­tal es capi­tal don­de quie­ra que vaya”

Entre­vis­ta con David Har­vey, teó­ri­co social y pen­sa­dor mar­xis­ta. Lograr movi­mien­tos socia­les vigo­ro­sos que arti­cu­len una visión radi­cal­men­te dis­tin­ta de la vida urbana

Que el capi­ta­lis­mo se pre­sen­ta hoy no sola­men­te como un sis­te­ma de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, sino tam­bién como una for­ma de orga­ni­za­ción del terri­to­rio y de nues­tro modo de habi­tar­lo, es algo que, cada vez más, se hace visi­ble en la ace­le­ra­da trans­for­ma­ción de nues­tras ciu­da­des. La lógi­ca de la maxi­mi­za­ción del ren­di­mien­to del sue­lo, redu­ci­do final­men­te a la con­di­ción de una mera mer­can­cía, movi­li­za cons­tan­te­men­te la for­ma de éstas, some­ti­das al vai­vén de los flu­jos de capi­tal en el mer­ca­do de las inmo­bi­lia­rias. Y la expul­sión pau­la­ti­na de las fami­lias de bajo o mode­ra­dos recur­sos hacia los már­ge­nes de una ciu­dad des­bor­da­da es tan sólo una de las for­mas en que ésta con­di­ción de nues­tro tiem­po se tra­du­ce en un pai­sa­je vital con­cre­to. La reali­dad mate­rial de este capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal bru­tal­men­te neo­li­be­ra­li­za­dor está y se mani­fies­ta en una cri­sis agó­ni­ca de la vida en la ciu­dad. De este modo, la nece­si­dad de inter­pre­tar el capi­tal des­de su aspec­to más mate­rial y coti­diano se hace evi­den­te, y así, el rol de la refle­xión tie­ne que aban­do­nar su terreno pura­men­te teó­ri­co para posi­bi­li­tar una vuel­ta hacia lo común. Es decir, se debe vol­ver la mira­da a la calle, al alre­de­dor; al cre­ci­mien­to explo­si­vo de los edi­fi­cios, al terre­mo­to macro­eco­nó­mi­co de un uso cada vez más ren­ta­ble del sue­lo de una ciu­dad cada vez más dispar.

Si en el terreno del pen­sa­mien­to mar­xis­ta alguien ha pues­to su mira­da en la cues­tión de la ciu­dad, abrién­do­se al pro­ble­ma vital de la geo­gra­fía como for­ma de orga­ni­za­ción del terri­to­rio, este es David Har­vey. A sus 79 años, este teó­ri­co social y pen­sa­dor mar­xis­ta inglés sigue sien­do una refe­ren­cia vigen­te den­tro del pen­sa­mien­to anti­ca­pi­ta­lis­ta, dedi­ca­do a estu­diar el movi­mien­to glo­bal de los flu­jos de capi­tal y la deter­mi­na­ción geo­grá­fi­ca que estos ope­ran, sien­do como tal con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les expo­si­to­res de la corrien­te de la geo­gra­fía crítica.

Hacia prin­ci­pios de noviem­bre Har­vey, invi­ta­do por la Aca­de­mia de Huma­nis­mo Cris­tiano, estu­vo en Chi­le para tra­ba­jar con gru­pos loca­les de geo­gra­fía crí­ti­ca y dar una serie de con­cu­rri­das con­fe­ren­cias. En este con­tex­to, y gra­cias al equi­po del Depar­ta­men­to de Geo­gra­fía de la mis­ma uni­ver­si­dad, tuvi­mos la opor­tu­ni­dad de plan­tear­le al geó­gra­fo inglés algu­nas pre­gun­tas res­pec­to de las posi­bi­li­da­des de con­tes­tar el con­trol hoy casi abso­lu­to de los intere­ses capi­ta­lis­tas en la orga­ni­za­ción de la reali­dad urba­na, así como sobre la con­di­ción geo­grá­fi­ca del pen­sar en nues­tros días.

Car­caj: A dife­ren­cia de un pen­sa­mien­to mar­xis­ta a veces exce­si­va­men­te suje­to a las posi­bi­li­da­des expli­ca­ti­vas de sis­te­mas pura­men­te con­cep­tua­les, en su tra­ba­jo hay una per­ma­nen­te con­si­de­ra­ción de las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas con­cre­tas: por ejem­plo en el ras­treo de los movi­mien­tos mate­ria­les de capi­tal. En rela­ción a este enfo­que nos gus­ta­ría saber su pers­pec­ti­va sobre el tra­ba­jo aca­dé­mi­co mis­mo, par­ti­cu­lar­men­te toman­do en con­si­de­ra­ción la exis­ten­cia de una cier­ta divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción, que ha dado en una suer­te de obli­ga­ción del pen­sar de la peri­fe­ria a ple­gar­se a con­cep­tos impor­ta­dos des­de el cen­tro. La pre­gun­ta está prin­ci­pal­men­te pen­sa­da des­de las con­di­cio­nes de las huma­ni­da­des, en la aca­de­mia chi­le­na al menos, don­de en reali­dad no estu­dia­mos nues­tro pen­sa­mien­to o nues­tra his­to­ria más que en la medi­da en que somos capa­ces de mediar su aná­li­sis por el uso de con­cep­tos euro­peos impor­ta­dos … Esto se expre­sa­ría en que no se per­mi­te hacer un aná­li­sis con­cre­to de nues­tra exis­ten­cia polí­ti­ca, pues se opta prin­ci­pal­men­te por impor­tar con­cep­tos polí­ti­cos y cen­trar­se en comen­ta­rios de textos.

Har­vey: Correc­to, correc­to… Bueno, que la geo­gra­fía de la pro­duc­ción del cono­ci­mien­to sea des­igual es algo que debe ser reco­no­ci­do: uste­des, acá, tie­nen que estu­diar con­cep­tos euro­peos, cier­to, pero esto es algo que ocu­rre hoy para todos, en todo el mun­do… Y hay que decir que a menu­do esto es una bue­na cosa. En el sen­ti­do de que las per­so­nas en una par­te del mun­do lle­gan a algu­nas con­clu­sio­nes, tra­ba­jan con­clu­sio­nes que per­so­nas en otras par­tes pien­san de modo muy dife­ren­te, y lo que ocu­rre enton­ces es que se abre la posi­bi­li­dad de un diá­lo­go entre estas dife­ren­tes pers­pec­ti­vas que es, creo yo, muy muy útil.

Pien­so que obvia­men­te en las huma­ni­dad ha habi­do una lar­ga lucha, inclu­so en los Esta­dos Uni­dos, sobre en qué medi­da debe­ría la gen­te de huma­ni­da­des estu­diar la lite­ra­tu­ra afri­ca­na, por ejem­plo, o la chi­na, la lati­no­ame­ri­ca­na, etc…, y en este sen­ti­do ha habi­do un inten­to por alcan­zar una con­cep­ción más mul­ti­cul­tu­ral, de modo que hoy ya no solo se estu­dian auto­res euro­peos, sino que auto­res de estos muchos paí­ses, lo que me pare­ce impor­tan­te. Pero lue­go, más allá de eso, hay que reco­no­cer tam­bién que el capi­tal es capi­tal, don­de quie­ra que vaya. Hay una cier­ta uni­ver­sa­li­dad en lo que el capi­ta­lis­mo hace. Y esto impli­ca una par­ti­cu­lar mono­to­nía. Por ejem­plo yo he via­ja­do a muchas ciu­da­des, y en San­tia­go a veces pien­so “¿Estoy en San­tia­go o Sao Pau­lo?”, y lue­go en Sao Pau­lo pien­so que estoy en Shan­gai, o cuan­do estoy en Shan­gai me pre­gun­to si no estoy en New York, etc… Es decir, el capi­ta­lis­mo está homo­ge­nei­za­do, en muchos sen­ti­do. En el esti­lo de los edi­fi­cios, por ejem­plo, el esti­lo arqui­tec­tó­ni­co, de modo que las ciu­da­des chi­nas se pare­cen a las ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses, solo que más rápi­das y gran­des, y tie­nen barrios pri­va­dos don­de la gen­te influ­yen­te vive, como uste­des tam­bién tie­nen estos gran­des barrios a las afue­ras de San­tia­go. Enton­ces lue­go te pre­gun­tas en qué medi­da lo de aquí es dife­ren­te a lo de allá, o a lo que hay en Cali­for­nia, y así seguimos…

Es decir, lo que está ocu­rrien­do en esta era de glo­ba­li­za­ción es una remar­ca­ble homo­ge­nei­za­ción en el esti­lo de desa­rro­llo urbano; las ciu­da­des tien­den a pare­cer­se a don­de quie­ra que vayas. Y esta es ya la reali­dad de la vida urba­na… A mí me gus­ta esto. Enton­ces, sí, pien­so que es impor­tan­te con­ser­var la máxi­ma diver­si­dad viva posi­ble, en el nivel cul­tu­ral; pero que no se pien­se por ello que de algún modo se va a estar afue­ra de la diná­mi­ca capi­ta­lis­ta, no sin al menos lograr esta­ble­cer un gra­do real de auto­no­mía. Por eso me pare­ce muy intere­san­te, por ejem­plo, que alre­de­dor del mun­do hayan hoy en día estos movi­mien­tos de auto­no­mía, como en Cata­lu­ña, Esco­cia, o inclu­so en Bava­ria, dicien­do cosas como “que­re­mos tener nues­tra pro­pia mane­ra de vivir” o “que­re­mos ser dife­ren­tes”… por­que aque­llo que no reco­no­cen es que no se pue­de ser tan dife­ren­te todo el tiem­po, no cuan­do tie­nes el capi­ta­lis­mo…. Pero hay algo intere­san­te ahí, algo polí­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. Yo ini­cial­men­te no apo­yé la inde­pen­den­cia esco­ce­sa, por ejem­plo, pero cuan­do lue­go me fue cla­ro que no era un movi­mien­to nacio­na­lis­ta, sino uno que plan­tea­ba el deseo de crear un Esta­do alter­na­ti­vo mucho más orien­ta­do a satis­fa­cer las nece­si­da­des de la gen­te, y que que­ría aban­do­nar las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad impues­tas por Bre­ta­ña, por Lon­dres, enton­ces pen­sé, “ok. Voy a apo­yar esto”. Es dis­tin­to con Cata­lu­ña, por­que es la par­te más rica de Espa­ña. Es como si estos barrios pri­va­dos deci­die­ran aban­do­nar el res­to de la ciu­dad para no pagar el costo.

Car­caj: Noso­tros está­ba­mos pen­san­do en San­tia­go como un ejem­plo de la regu­la­ción des­cen­tra­li­za­da del espa­cio pro­pia­men­te capi­ta­lis­ta, eje­cu­ta­da prin­ci­pal­men­te des­de el inte­rés eco­nó­mi­co, que tien­de a repro­du­cir patro­nes de cre­cien­te des­igual­dad y segregación.
Estas ten­den­cias pare­cen hoy radi­ca­li­zar­se a un rit­mo impor­tan­te, por ejem­plo en la eli­mi­na­ción de los espa­cios públi­cos abier­tos y el aumen­to de la pla­ni­fi­ca­ción pri­va­da de la ciu­dad, diri­gien­do todo hacia la pro­duc­ción de valor capi­ta­lis­ta, o inclu­so en la mis­ma fal­ta de una con­si­de­ra­ción explí­ci­ta del pro­ble­ma urbano en el movi­mien­to social. ¿Cómo resis­tir este pro­ce­so en mar­cha y cómo pen­sar la ciu­dad des­de un lugar alter­na­ti­vo al de los intere­ses del capital?

Har­vey: Para mi, la úni­ca res­pues­ta es lograr movi­mien­tos socia­les vigo­ro­sos que logren arti­cu­lar una visión radi­cal­men­te dis­tin­ta de lo que la vida urba­na debie­ra ser. Una de las razo­nes por las que sos­ten­go la idea del dere­cho a la ciu­dad, es por­que me pare­ce una alter­na­ti­va que per­mi­te que una gran diver­si­dad de per­so­nas que tra­ba­jan en temas diver­sos, como la lucha con­tra la eli­ti­za­ción de los barrios, el dere­cho a la vivien­da, el pro­ble­ma de los sin hogar, pue­dan apa­re­cer reu­ni­das para decir que jun­tos pode­mos crear una pers­pec­ti­va de urba­ni­za­ción alter­na­ti­va que no esté domi­na­da por el poder del dine­ro y sus cre­cien­tes meca­nis­mos de vigi­lan­cia, los meca­nis­mos de con­trol efec­ti­vo e inclu­so de repre­sión poli­cial casi ins­tan­tá­nea que vemos hoy en día. Por­que en efec­to lo que hoy vemos es una cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción de la vida urba­na; una cada vez mayor sofis­ti­ca­ción de las fuer­zas poli­cia­les, y de su arma­men­to, el cual es usa­do con­tra la pobla­ción. En este sen­ti­do tam­bién me pare­ce impor­tan­te sos­te­ner que tie­ne que haber un desar­me de las fuer­zas poli­cia­les. No pode­mos dejar que haya una fuer­za que esté ahí sim­ple­men­te para repri­mir las pro­tes­tas. Lo que debie­se haber es una fuer­za del lado de la pobla­ción, en opo­si­ción a las fuer­zas que actúan con­tra la pobla­ción, y la con­quis­ta de este dere­cho depen­de com­ple­ta­men­te del balan­ce del poder polí­ti­co. Así, en cuan­to más gobier­nos pro­gre­sis­tas ten­ga­mos, que comien­cen a con­tro­lar la vio­len­cia poli­cial, más capa­ces sere­mos de comen­zar a res­pon­der a estas cuestiones. 

Car­caj: Cla­ro, la cues­tión del gobierno y del Esta­do en gene­ral no deja de ser impor­tan­tes en este pro­ble­ma, en el sen­ti­do de que, aun­que hable­mos de una suer­te de pla­ni­fi­ca­ción pri­va­da de la ciu­dad, lo que decía­mos apun­ta tam­bién a la preo­cu­pa­ción por el hecho de que hay figu­ras públi­cas invo­lu­cra­das en esta idea de pro­mo­ver más espa­cios de espe­cu­la­ción urba­na, de modo que des­de el mis­mo Esta­do pare­cie­ra for­ta­le­cer­se esta volun­tad de dejar todo el con­trol de estos temas, que antes corres­pon­dían jus­ta­men­te a lo que con­cer­nía a la polí­ti­ca de un gobierno, en manos exclu­si­vas de los intere­ses capitalistas. 

Har­vey: Si, es un hecho que el Esta­do está cada vez más con­tro­la­do por los intere­ses capi­ta­lis­tas de cla­se, y ya hace mucho Marx dijo eso que ya cono­ce­mos, que el esta­do es el comi­té eje­cu­ti­vo de la bur­gue­sía… Y en efec­to, pro­ba­ble­men­te aho­ra más que nun­ca pare­ce ser­lo, más de lo que lo ha sido jamás en la his­to­ria: un comi­té eje­cu­ti­vo de los intere­ses de la cla­se capi­ta­lis­ta. Y mien­tras ésta pue­da con­tro­lar los pro­ce­sos elec­to­ra­les a tra­vés del poder del dine­ro, enton­ces más, el tipo de per­so­nas que se vuel­ven figu­ras públi­cas, pue­den hacer­lo por­que están ente­ra­men­te res­pal­da­das por el dine­ro de la cla­se capi­ta­lis­ta, que les per­mi­te rea­li­zar sus pro­gra­mas, fun­dar sus par­ti­dos, etc…

Hay un fra­se sar­cás­ti­ca que Marx Twain dijo ya hace tiem­po, y que es que el con­gre­so de EEUU es el mejor con­gre­so que el dine­ro pue­de com­prar. Y aho­ra no solo eso, sino que el gobierno, inclu­so, es el mejor gobierno que el dine­ro pue­de com­prar. Y es el gran dine­ro el que lo com­pra. Enton­ces en EEUU, por ejem­plo, se ha vuel­to abso­lu­ta­men­te repul­si­vo cómo el gobierno ha cedi­do su con­trol al dine­ro. Pero lue­go la cla­se capi­ta­lis­ta no solo con­tro­la al esta­do y a los polí­ti­cos, tam­bién con­tro­la los medios de comu­ni­ca­ción, y lue­go otros nive­les del poder y de la socie­dad, y así sigue. En esto, pien­so yo, sola­men­te un movi­mien­to de masas que se pon­ga fuer­te­men­te en con­tra pue­de lograr pro­du­cir cam­bios, y de hecho ya hay un fuer­te des­con­ten­to con esta situa­ción. Enton­ces, si miras lo que ocu­rrió en Bra­sil el año pasa­do, cien­tos de ciu­da­des, millo­nes de per­so­nas en las calles, o lo que ocu­rrió en Tur­quía, de modo bas­tan­te sor­pren­den­te con­si­de­ran­do que en Istam­bul hay un poder muy auto­ri­ta­rio, pode­mos ver que en los últi­mos quin­ce años ha habi­do una serie de explo­sio­nes urba­nas de descontento.

Es cier­to que estas explo­sio­nes has­ta aho­ra no han sido más que explo­sio­nes, sin con­ti­nui­dad, pero si logran tener con­ti­nui­dad, lo que vamos a comen­zar a ver es polí­ti­cas alter­na­ti­vas emer­gien­do, las cosas que van a comen­zar a ver­se radi­cal­men­te dis­tin­tas. En todo caso, mien­tras todo este des­con­ten­to no logre arti­cu­lar­se en un sóli­do movi­mien­to, esto va a ser difí­cil, y hay que con­si­de­rar tam­bién que hoy, una bue­na par­te de este des­con­ten­to en Euro­pa está yén­do­se a la extre­ma dere­cha. Se pue­de ver así la emer­gen­cia de un movi­mien­to fas­cis­ta en Fran­cia, en Hun­gría, en Gre­cia y tam­bién en otros paí­ses… Y si el des­con­ten­to se car­ga hacia allá, lo que tie­ne que hacer la izquier­da es decir ¡Hey, ven­gan para acá!

(Entre­vis­ta rea­li­za­da y edi­ta­da por Vicen­te Medel, Hari­jan Fer­nan­dez y Nico­lás Slachevsky)
car​caj​.cl

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *