Refle­xio­nes sobre la masa­cre de París

O Dia­rio

Tra­duc­ción La Haine

Una ola de emo­ción, soli­da­ri­dad y repul­sa reco­rre el mun­do, cau­sa­da por la masa­cre de París. Es legí­ti­ma. Doce per­so­nas murie­ron a manos de un gru­po terro­ris­ta en la sede del sema­na­rio fran­cés “Char­lie Heb­do”. Entre ellos el direc­tor, cua­tro dibu­jan­tes y dos policías.

El perió­di­co, satí­ri­co, pro­gre­sis­ta, ya había sido blan­co de ata­ques por la publi­ca­ción de cari­ca­tu­ras del pro­fe­ta Maho­ma. La dimen­sión, el moti­vo y la cir­cuns­tan­cia con­tri­bu­yen a la reper­cu­sión mun­dial del bár­ba­ro crimen.

El hecho de que los asal­tan­tes hayan gri­ta­do «Alá es gran­de y el Pro­fe­ta fue ven­ga­do!» fun­cio­nó como un estí­mu­lo a la isla­mo­fo­bia. La sema­na pasa­da, orga­ni­za­cio­nes de extre­ma dere­cha en Ale­ma­nia, EEUU y Fran­cia pro­mo­vie­ron mani­fes­ta­cio­nes racis­tas diri­gi­das con­tra las comu­ni­da­des musul­ma­nas de estos paí­ses. Tales ini­cia­ti­vas aho­ra tien­den a multiplicarse.

El pre­si­den­te Fra­nçois Hollan­de, al con­de­nar el ata­que mons­truo­so, dijo que Fran­cia «está en shock.» Jefes de Esta­do y de Gobierno de todo el mun­do expre­san soli­da­ri­dad y horror.

Es lamen­ta­ble, pero sig­ni­fi­ca­ti­vo, que el dis­cur­so polí­ti­co y los comen­ta­rios de los medios de comu­ni­ca­ción omi­tan una cues­tión fun­da­men­tal. Res­pon­sa­bi­li­zan al terro­ris­mo, reafir­man la volun­tad de dar la lucha don­de quie­ra que lle­ve a cabo su acción cri­mi­nal, pero se abs­tie­nen de dar refe­ren­cias a las cau­sas del bro­te de bar­ba­rie terrorista.

Oba­ma y sus alia­dos euro­peos, espe­cial­men­te Hollan­de y Came­ron, tie­nen techos de cris­tal. No pue­den admi­tir que el terro­ris­mo ha cre­ci­do en todo el mun­do des­de que el impe­ria­lis­mo de Esta­dos Uni­dos (con el apo­yo del esta­do fas­cis­ta de Israel) comen­zó los ata­ques en serie a los paí­ses musulmanes.

La Gue­rra del Gol­fo fue un pró­lo­go. Pero fue des­pués de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001 con la inva­sión y ocu­pa­ción de Afga­nis­tán, con Bush hijo, que esta estra­te­gia tuvo carác­ter prioritario.

La segun­da gue­rra de Irak, la pre­sen­cia refor­za­da en Afga­nis­tán, el asal­to a Libia, el apo­yo a las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas en Siria, cons­ti­tu­yen crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Invo­can­do siem­pre como pre­tex­to para gue­rras abyec­tas la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos, EEUU mató a cien­tos de miles de musul­ma­nes, des­tru­yó ciu­da­des, intro­du­jo la tor­tu­ra, sem­bró la mise­ria y el ham­bre en el Medio Orien­te y Asia Central.

En esta hora en que los fran­ce­ses llo­ran los muer­tos de Char­lie Heb­do de muer­tos es nece­sa­rio recor­dar que Sar­kozy y Hollan­de fue­ron cóm­pli­ces de muchos de los crí­me­nes del impe­ria­lis­mo estadounidense.

Es esen­cial recor­dar que muchos de los ase­si­nos del lla­ma­do Esta­do Islá­mi­co fue­ron entre­na­dos por la CIA y el ejér­ci­to de EEUU. Washing­ton fomen­tó el terro­ris­mo pro­cla­man­do que lo combatía.

www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.