Son­deos elec­to­ra­les y con­di­cio­nes obje­ti­vas- Borro­ka Garaia

B6dM887CMAA6v35.jpg largeile­ga­li­za­ción de EH Bil­du en “la sexta” 

Nun­ca me han des­per­ta­do dema­sia­da con­fian­za los son­deos elec­to­ra­les ni las encues­tas. Sobre todo si los que las rea­li­zan son los que daban con cara seria resul­ta­dos de supues­tas encues­tas tele­fó­ni­cas sobre apo­yo a la lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria, que es mas o menos como si al reno­var­se el DNI en una comi­sa­ría de la poli­cía nacio­nal espa­ño­la pre­gun­ta­ran a todo el que entra­ra si escon­de algún esca­pa­do polí­ti­co en su casa y die­ran por fide­dig­nos los datos recavados.

En cual­quier caso, sería más prác­ti­co y sobre todo sin­ce­ro que los son­dea­do­res ofi­cia­les sim­ple­men­te dije­ran los resul­ta­dos que les gus­ta­ría o al menos los que ellos creen que va a haber. Que son cosas dife­ren­tes. Pero el tema del tra­ba­jo está como está y tam­po­co es cues­tión de agran­dar las lis­tas del paro. Ade­más mucha gen­te se cree las encues­tas, sobre todo los que mas se moles­tan o se ilu­sio­nan por ellas, por eso se hacen mayor­men­te. El uni­ver­so pue­de que no sea infi­ni­to pero la capa­ci­dad gre­ga­ria del ser humano lo es. De todos modos más vale tener­las en cuen­ta, aun­que sea algu­nas muy relativamente.

Aun así, yo sin rea­li­zar nin­gu­na encues­ta ni son­deo voy a dar un peque­ño apun­te sobre como creo que están al menos las ten­den­cias en estos momen­tos de los resul­ta­dos electorales.

El PNV se man­tie­ne estan­ca­do sin cam­bios apre­cia­bles tras el decre­ci­mien­to con­ti­nua­do des­de prin­ci­pios del 2000. Qui­zás subien­do o bajan­do lige­ra­men­te según el herrial­de. PSE, PSN, UPN y PP con­ti­nua­rían con su ten­den­cia a la baja. Pode­mos saca­ría algún pun­to más que el techo his­tó­ri­co (9,21%) del que fue­ra el refe­ren­te de Izquier­da Uni­da espa­ño­la en Eus­kal Herria has­ta el 2011.

¿Y EH Bil­du?. El pri­mer avi­so de estan­ca­mien­to fue en las euro­peas. Escri­bía tras esas elec­cio­nes que “Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta, EA y Ara­lar suma­ron el 19% en las elec­cio­nes del 2009. EH Bil­du ha teni­do unos resul­ta­dos mili­mé­tri­ca­men­te cal­ca­dos a la suma por­cen­tual de esas for­ma­cio­nes hace cua­tro años con lo que se podría supo­ner que apor­ta Alter­na­ti­ba. Es decir, esta vez no ha habi­do avan­ce ni efec­to mul­ti­pli­ca­dor. De ahí se pue­den extraer dos con­clu­sio­nes. Que una par­te del elec­to­ra­do acti­vo del sobe­ra­nis­mo de izquier­da esta vez no le ha vota­do posi­ble­men­te por cier­to des­en­can­to y que no se ha sabi­do acu­mu­lar a la izquier­da del PNV, PSOE y PP pese a la irrup­ción de una bol­sa de votos muy des­ta­ca­ble en ese sen­ti­do al calor de la cri­sis. Izquier­da Uni­da ha pasa­do del 1,9% al 5,8%, y el nue­vo par­ti­do Pode­mos alcan­za el 6,78% en Eus­kal Herria sur. Un por­cen­ta­je nada despreciable.”

Creo que des­de las euro­peas has­ta hoy, del estan­ca­mien­to pro­ba­ble­men­te se haya pasa­do ya a la baja­da por­cen­tual espe­cial­men­te en la CAV. Y jus­to en el con­tex­to obje­ti­vo que se había soña­do siem­pre. El derrum­be del espa­ño­lis­mo, el estan­ca­mien­to e impo­si­bi­li­dad de expan­sión del PNV y la cri­sis gene­ra­li­za­da del capi­ta­lis­mo y el régi­men español.

Razo­nes para ello segu­ra­men­te se encuen­tran en la depen­den­cia ins­ti­tu­cio­nal dañi­na hacia el PNV dán­do­le la lla­ve de la ini­cia­ti­va polí­ti­ca, cosa que en Nafa­rroa Garaia no se sufre de la mis­ma mane­ra al no dar­le ya de un tiem­po a esta par­te al PSN seme­jan­te capa­ci­dad de movi­mien­to. A un enve­je­ci­mien­to y ago­ta­mien­to total de la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del sobe­ra­nis­mo vas­co detec­ta­do muy tar­de y que no ha sabi­do salir del con­ven­cio­na­lis­mo entran­do en polí­ti­cas cadu­cas basa­das en el “acuer­do” ins­ti­tu­cio­nal y no en la con­fron­ta­ción y la lucha popular.

Esto entre otros fac­to­res rela­cio­na­dos con el “nue­vo tiem­po” ha pro­du­ci­do un des­en­can­to en sec­to­res del sobe­ra­nis­mo de izquier­da vas­co y ha impo­si­bi­li­ta­do un cre­ci­mien­to por la izquier­da cuan­do todos los fac­to­res hubie­ran pro­pi­cia­do que hoy EH Bil­du pudie­ra haber auna­do casi todo el des­ape­go social exis­ten­te hacia el sis­te­ma encau­zán­do­lo hacia una alter­na­ti­va defi­ni­da. La mode­ra­ción, el con­ser­va­du­ris­mo y no tomar ries­gos ha ido en contra.

Para rever­tir esta ten­den­cia, antes que EH Bil­du, el pro­pio Sor­tu debe­ría salir de lo obso­le­to y tener una fuer­te remo­de­la­ción y rege­ne­ra­ción enca­mi­na­da a la cons­truc­ción de una uni­dad popu­lar, que no par­ti­do al uso, que ver­da­de­ra­men­te aúne a todos los sec­to­res inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas de este país con meca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción y deci­sión inter­nas que mime­ti­zen el pro­ce­so simi­lar nece­sa­rio para que Eus­kal Herria deci­da en todos los cam­pos. Sien­do Sor­tu un pun­to de encuen­tro no de nin­gu­na estra­te­gia sino de los inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios de este país que dise­ñan estra­te­gias, las com­par­tan o no com­par­tan en dife­ren­tes gra­dos evi­tan­do así el dis­cur­so úni­co y lo obli­ga­to­rio de lo homo­gé­neo, sin dejar espa­cio a los per­so­na­lis­mos y a lo endó­geno ni que el peso de la estruc­tu­ra cai­ga sobre una losa sobre la masa social aco­tan­do la ima­gi­na­ción, la diver­gen­cia, la inte­li­gen­cia colec­ti­va y en defi­ni­ti­va la fres­cu­ra. Y en EH Bil­du más de lo mismo.

Mien­tras, como decía un cole­ga, el des­afec­to con la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria sigue cre­cien­do en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, la ausen­cia de movi­mien­to mina el engan­che social, no empa­ti­zar con las nue­vas (y algu­nas vie­jas) gene­ra­cio­nes está abrien­do una brecha.

Las pis­tas creo que siguen estan­do en los valo­res y ense­ñan­zas del movi­mien­to popu­lar vas­co y tener siem­pre pre­sen­te que nin­gu­na orga­ni­za­ción ni par­ti­do por muy gran­de que sea o por muchos votos que pue­da tener podrá sol­ven­tar los pro­ble­mas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca, que es ella sola la que pue­de hacer­lo y por tan­to lo prio­ri­ta­rio es ella. Mas allá de la pro­pia apues­ta ins­ti­tu­cio­nal el pro­pio MLNV en todas sus estruc­tu­ras (y en nue­vas que muy nece­sa­ria­men­te deben apa­re­cer) así como en sus acti­vi­da­des, es el que ver­da­de­ra­men­te nece­si­ta reagru­par­se y resi­tuar­se ante las con­di­cio­nes obje­ti­vas existentes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.