La estra­te­gía de EE.UU para con­tro­lar-domi­nar a Rusia y Chi­na no funciona

Washing­ton y sus exper­tos de la CIA cada vez que han que­ri­do eli­mi­nar o domi­nar a un país en fun­ción de sus intere­ses geo­po­lí­ti­cos han uti­li­za­do la vie­ja estra­te­gia de «divi­de y ven­ce­rás». En Chi­le finan­cia­ron a Pino­chet en los años 70 con­tra un gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do; en Nica­ra­gua arma­ron a los Con­tras en los años 80 con­tra el movi­mien­to San­di­nis­ta. Actual­men­te con la ayu­da de los diri­gen­tes euro­peos de Bru­se­las ven­di­dos al Impe­rio — y con­tra los intere­ses comer­cia­les de sus pro­pios ciu­da­da­nos y empre­sas— han des­ata­do una gue­rra comer­cial con­tra Mos­cú. En Ucra­nia han fomen­ta­do una gue­rra civil entre el oes­te-este y siguen apo­yan­do a los gru­pos neo­na­zis para que haya caos en las fron­te­ras de Rusia. Pero a pesar de todas estas mani­pu­la­cio­nes un BLOQUE com­pe­ti­dor sigue emergiendo.

Red Vol­tai­re | 5 de enero de 2015 
+
JPEG - 33.7 KB

Rusia y Chi­na se bur­lan del «divi­de y vencerás»

Roma y Pekín. El Impe­rio Romano lo hizo. El Impe­rio Bri­tá­ni­co lo copió con esti­lo. El Impe­rio del Caos [ — es decir los Eta­dos Uni­dos — ] lo ha hecho siem­pre. Todos lo hacen. Divi­de e impe­ra. Divi­de y ven­ce­rás o divi­de y con­quis­ta. Es obs­ceno, bru­tal y efec­ti­vo. No para siem­pre, sin embar­go, como los dia­man­tes, por­que los impe­rios se desmoronan.

Una habi­ta­ción con vis­tas al Pan­teón pue­de ser una cele­bra­ción de Venus, pero tam­bién un vis­ta­zo a la obra de Mar­te. Había esta­do en Roma esen­cial­men­te para un sim­po­sio –Glo­bal WAR­ning– orga­ni­za­do por un gru­po muy com­pro­me­ti­do, talen­to­so, diri­gi­do por un exmiem­bro del Par­la­men­to Euro­peo, Giu­let­to Chie­sa (cole­ga y miem­bro de la Red Vol­tai­re). Tres días des­pués, cuan­do se des­ató la corri­da sobre el rublo, Chie­sa fue arres­ta­do y expul­sa­do de Esto­nia como per­so­na non gra­ta, una ilus­tra­ción grá­fi­ca más de la his­te­ria anti­rru­sa que se apo­de­ra de las nacio­nes bál­ti­cas y del con­trol orwe­lliano que la OTAN tie­ne sobre los débi­les lazos de Euro­pa [1]. Sim­ple­men­te no se per­mi­te el disenso.

En el sim­po­sio, cele­bra­do en un anti­guo refec­to­rio domi­ni­cano del siglo XV con divi­nos fres­cos, que aho­ra es par­te de la biblio­te­ca del Par­la­men­to ita­liano, Ser­gey Glaz­yev, por telé­fono des­de Mos­cú, pre­sen­tó una lúgu­bre inter­pre­ta­ción de la Gue­rra Fría 2.0. No exis­te un ver­da­de­ro «gobierno» en Kiev; el emba­ja­dor de EE.UU. está a car­go. Una doc­tri­na anti-Rusia se ha urdi­do en Washing­ton para fomen­tar la gue­rra en Euro­pa y los polí­ti­cos euro­peos son sus cola­bo­ra­cio­nis­tas. Washing­ton quie­re una gue­rra en Euro­pa por­que está per­dien­do la com­pe­ti­ción con­tra China.
Es lamen­ta­ble pero la Unión Euro­pea (EU) no defien­de sus intere­ses eco­nó­mi­cos, pero es más terri­ble y escan­da­lo­so al com­pro­bar­se que en cues­tio­nes de geo­po­lí­ti­ca inter­na­cio­nal la UE obe­de­ce a ojos cerra­dos la órde­nes de Washing­ton, como un ver­da­de­ro perri­to fal­de­ro. Esto demues­tra la corrup­ción de las eli­tes que diri­gen la Unión Euro­pa. Los polí­ti­cos euro­peos —a excep­ción de algu­nos pocos— se han ven­di­do des­de hace tiem­po, tra­ba­jan­do para el Impe­rio y con­tra la volun­tad e intere­ses de sus ciu­da­da­nos. El más repre­sen­ta­ti­vo y beli­co­so de estos peo­nes ven­di­dos es el nue­vo pre­si­den­te de Ucra­nia, Piotr Porshen­ko, que en el siguien­te video (arri­ba) es lla­ma­do trai­dor por un ciu­da­dano de su pro­pio país.
__________

Glaz­yev men­cio­nó la demen­cia de las san­cio­nes: Rusia tra­ta simul­tá­nea­men­te de reor­ga­ni­zar la polí­ti­ca del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, com­ba­tir la fuga de capi­ta­les y mini­mi­zar el efec­to del cie­rre de líneas de cré­di­to para muchos hom­bres de nego­cios. Sin embar­go, el resul­ta­do final de las san­cio­nes, dice, es que en Euro­pa esta­rán los per­de­do­res eco­nó­mi­cos en últi­ma ins­tan­cia; la buro­cra­cia en Euro­pa ha per­di­do el enfo­que eco­nó­mi­co al hacer­se car­go los geo­po­lí­ti­cos estadounidenses.

Solo tres días antes de la corri­da sobre el rublo pre­gun­té a Mikhail Leont­yev de Ros­neft (Secre­ta­rio-direc­tor de Pren­sa del Depar­ta­men­to de Infor­ma­ción y Publi­ci­dad) sobre los cre­cien­tes rumo­res de que el Gobierno ruso se pre­pa­ra para apli­car con­tro­les de divi­sas. En esos días nadie sabía que el ata­que al rublo sería tan rápi­do y con­ce­bi­do como un jaque mate para des­truir la eco­no­mía rusa. Des­pués de unos expre­sos subli­mes en la Taz­za d’Oro, al lado del Pan­teón, Leont­yev me dijo que los con­tro­les de divi­sas eran cier­ta­men­te una posi­bi­li­dad. Pero no todavía.

Lo que sub­ra­yó es que se tra­ta de una gue­rra finan­cie­ra pro­pia­men­te dicha ayu­da­da por una quin­ta colum­na en el esta­blish­ment ruso. El úni­co com­po­nen­te igual en esa gue­rra asi­mé­tri­ca son las fuer­zas nuclea­res. Y si embar­go Rusia no se ren­di­rá. Leont­yev no defi­nió a Euro­pa como un suje­to his­tó­ri­co sino como un obje­to: “El pro­yec­to euro­peo es un pro­yec­to esta­dou­ni­den­se”. Y la “demo­cra­cia” se ha con­ver­ti­do en una ficción.

La corri­da sobre el rublo lle­gó y se fue como un devas­ta­dor hura­cán eco­nó­mi­co. Sin embar­go, no se ame­na­za con un jaque mate a un exper­to juga­dor de aje­drez a menos que tu poder de fue­go sea más fuer­te que el relám­pa­go de Júpi­ter. Mos­cú sobre­vi­vió. Gaz­prom hizo caso al pedi­do del pre­si­den­te Vla­di­mir Putin y ven­de­rá sus reser­vas de dóla­res esta­dou­ni­den­ses en el mer­ca­do local. El minis­tro de Exte­rio­res ale­mán Frank-Wal­ter Stein­meier expre­só ofi­cial­men­te su opo­si­ción a que la UE aumen­te la pre­sión con san­cio­nes con­tra­pro­du­cen­tes con­tra Mos­cú. Y en su con­fe­ren­cia de pren­sa anual, Putin des­ta­có que Rusia sopor­ta­ría con éxi­to la cri­sis. Sin embar­go, me intere­sé espe­cial­men­te por lo que no dijo [2].

Cuan­do Mar­te se hizo car­go, en una ace­le­ra­ción fre­né­ti­ca de la his­to­ria, me reti­ré a mi habi­ta­ción del Pan­teón tra­tan­do de sin­to­ni­zar a Séne­ca; de euti­mia –sere­ni­dad inte­rior– a ese esta­do de imper­tur­ba­bi­li­dad que los estoi­cos defi­nían como apo­nía. A pesar de todo, cues­ta cul­ti­var la euti­mia cuan­do se des­ata la Gue­rra Fría 2.0.

Mués­tra­me tu misil imperturbable

Rusia podría siem­pre des­ple­gar una opción eco­nó­mi­ca “nuclear”, decla­ran­do una mora­to­ria de su deu­da exter­na. Enton­ces, si los ban­cos occi­den­ta­les se apo­de­ra­ban de los acti­vos rusos, Mos­cú podría apo­de­rar­se de todas las inver­sio­nes occi­den­ta­les en Rusia. En todo caso, el obje­ti­vo del Pen­tá­gono y la OTAN de un con­flic­to arma­do en el tea­tro euro­peo no ten­dría lugar. A menos que Washing­ton fue­ra lo bas­tan­te insen­sa­to como para comenzarla.

A pesar de todo, sigue sien­do una posi­bi­li­dad seria, si el Impe­rio del Caos acu­sa a Rusia de vio­lar el Tra­ta­do de Fuer­zas Nuclea­res de Alcan­ce Inter­me­dio (INF), inclu­so mien­tras se pre­pa­ra para for­zar a Euro­pa en 2015 a acep­tar el des­plie­gue de misi­les cru­ce­ro nuclea­res estadounidenses.

Rusia podría ser más hábil que los mer­ca­dos finan­cie­ros occi­den­ta­les al sepa­rar­los de su rique­za de petró­leo y gas natu­ral. Los mer­ca­dos colap­sa­rían inevi­ta­ble­men­te, caos des­con­tro­la­do para el Impe­rio del Caos (o “caos con­tro­la­do”, según las pro­pias pala­bras de Putin.) Ima­gi­nad el derrum­be de más de 1.000 billo­nes de dóla­res de deri­va­dos. “Occi­den­te” nece­si­ta­ría años para reem­pla­zar el petró­leo y el gas natu­ral ruso, pero la eco­no­mía de la UE sería ins­tan­tá­nea­men­te devastada.

Pre­ci­sa­men­te cuan­do este ver­ti­gi­no­so ata­que occi­den­tal con­tra el rublo –y los pre­cios del petró­leo– uti­li­zan­do el aplas­tan­te poder de fir­mas de Wall Street ya había estre­me­ci­do a ban­cos euro­peos expues­tos has­ta la médu­la, sus per­mu­tas de cober­tu­ra por impa­go se dis­pa­ra­ron. Ima­gi­nad a esos ban­cos colap­san­do en un esti­lo de cas­ti­llo de nai­pes de Leh­man Brothers si Rusia decla­ra­ra el default pro­vo­can­do así una reac­ción en cade­na. Pen­sad en una Des­truc­ción Mutua­men­te Ase­gu­ra­da (MAD) sin una gue­rra. A pesar de todo, Rusia es auto­su­fi­cien­te en todos los tipos de ener­gía, rica en mine­ra­les y agri­cul­tu­ra. Euro­pa no. Este podría ser el resul­ta­do letal de una gue­rra impues­ta por las sanciones.

Esen­cial­men­te el Impe­rio del Caos va de farol y uti­li­za a Euro­pa de peón. El Impe­rio del Caos es tan débil en aje­drez como en his­to­ria. Sobre­sa­le en el aumen­to de las apues­tas para obli­gar a Rusia a ceder. Rusia no cederá.

La oscu­ri­dad apa­re­ce al comen­zar el caos

Para­fra­sean­do a Bob Dylan en When I Paint My Mas­ter­pie­ce, aban­do­né Roma y ate­rri­cé en Pekín. Los «mar­cos polos» de nues­tros días via­jan en Air Chi­na. En 10 años, lo harán en sen­ti­do inver­so toman­do el tren de alta velo­ci­dad de Shanghái a Ber­lín [3].

Des­de una habi­ta­ción en la Roma impe­rial a otra en un pací­fi­co hutong, una remi­nis­cen­cia late­ral de la Chi­na impe­rial. En Roma, los bár­ba­ros se api­ñan den­tro de las puer­tas, saquean­do sua­ve­men­te las migas de un patri­mo­nio muy rico, y eso inclu­ye a la Mafia local. En Pekíbn, se man­tie­ne a los bár­ba­ros bajo estric­ta vigi­lan­cia; por supues­to esto con­tie­ne un ele­men­to pan­óp­ti­co, esen­cial para ase­gu­rar la paz social inter­na. La diri­gen­cia del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino ‑des­de las refor­mas tras­cen­den­ta­les del Peque­ño Timo­nel Deng Xiao­ping– per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que su Man­da­to Celes­tial está direc­ta­men­te con­di­cio­na­do por la per­fec­ta sin­to­ni­za­ción fina de nacio­na­lis­mo y de lo que podría­mos lla­mar “neo­li­be­ra­lis­mo con carac­te­rís­ti­cas chinas”.

En una línea dife­ren­te de los “sua­ves lechos de Orien­te” que sedu­je­ron a Mar­co Aure­lio, los esplen­do­res sedo­sos del Pekín moderno ofre­cen una idea de una poten­cia emer­gen­te extre­ma­da­men­te segu­ra de sí mis­ma. Des­pués de todo, Euro­pa no es nada más que un catá­lo­go de escle­ro­sis múl­ti­ple y Japón se encuen­tra en su sex­ta rece­sión en 20 años.

Para rema­tar, en 2014 el pre­si­den­te Xi Jin­ping ha des­ple­ga­do un fre­ne­sí diplomático/​geoestratégico sin pre­ce­den­tes, vin­cu­la­do en últi­ma ins­tan­cia con el pro­yec­to a lar­go pla­zo de seguir borran­do de for­ma len­ta pero segu­ra la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se en Asia y reor­ga­ni­zar el table­ro glo­bal. Lo que Xi dijo en Shanghái en mayo encap­su­la el pro­yec­to: “Es hora de que los asiá­ti­cos diri­jan los asun­tos de Asia”. En la reu­nión de APEC en noviem­bre, hizo un doble, pro­mo­vien­do un “sue­ño de Asia-Pacífico”.

Mien­tras tan­to, el fre­ne­sí es la nor­ma. Apar­te de dos inmen­sos acuer­dos para el gas de 725.000 millo­nes de dóla­res –el gaso­duc­to Poder de Sibe­ria y Altai– y una recien­te ofen­si­va rela­cio­na­da con la Nue­va Ruta de la Seda en Euro­pa Orien­te [4], vir­tual­men­te nadie en Occi­den­te recuer­da que en sep­tiem­bre el Pri­mer Minis­tro chino Li Kei­qiang fir­mó no menos de 38 acuer­dos comer­cia­les con los rusos, inclu­yen­do un acuer­do de inter­cam­bio y un acuer­do fis­cal, que impli­can una inter­ac­ción eco­nó­mi­ca total.

Se pue­de afir­mar que el giro geo­po­lí­ti­co hacia la inte­gra­ción Rusia-Chi­na es la mayor manio­bra estra­té­gi­ca de los últi­mos 100 años. El máxi­mo plan maes­tro de Xi no es ambi­guo: una alian­za comer­cial Rusia-Chi­na-Ale­ma­nia. Los empre­sa­rios y los indus­tria­les ale­ma­nes lo desean ardien­te­men­te, aun­que los polí­ti­cos ale­ma­nes toda­vía no se dan cuen­ta. Xi –y Putin– están cons­tru­yen­do una nue­va reali­dad eco­nó­mi­ca en el cam­po eura­siá­ti­co, lle­na de rami­fi­ca­cio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y estra­té­gi­cas cruciales.

Por cier­to, será un camino extre­ma­da­men­te acci­den­ta­do. Toda­vía no se ha fil­tra­do a los medios cor­po­ra­ti­vos occi­den­ta­les, pero aca­dé­mi­cos de men­te inde­pen­dien­te en Euro­pa (sí, exis­ten, casi como una socie­dad secre­ta) están cre­cien­te­men­te alar­ma­dos de que no exis­ta un mode­lo alter­na­ti­vo al timo caó­ti­co del entró­pi­co timo duro de neoliberalismo/​capitalismo de casino pro­mo­vi­do por los Amos del Universo.

Inclu­so si la inte­gra­ción eura­siá­ti­ca pre­va­le­ce con el paso del tiem­po y Wall Street se con­vier­te en una espe­cie de bol­sa de valo­res local, Chi­na y el mun­do emer­gen­te mul­ti­po­lar toda­vía pare­cen estar tra­ba­dos en el mode­lo neo­li­be­ral existente.

Y a pesar de todo, tal como Lao Tzu, ya octo­ge­na­rio, dio al joven Con­fu­cio una bofe­ta­da inte­lec­tual, a “Occi­den­te” le haría fal­ta que lo des­pier­ten. ¿Divi­de e impe­ra? No fun­cio­na. Y pro­ba­ble­men­te fra­ca­sa­rá miserablemente.

Tal como están las cosas, lo que sabe­mos es que 2015 será un año espe­luz­nan­te en una miría­da de aspec­tos. Por­que de Euro­pa a Asia, de las rui­nas del impe­rio romano al reemer­gen­te Rei­no del Medio, todos con­ti­nua­mos toda­vía bajo el signo de un temi­ble, peli­gro­so y desen­fre­na­da­men­te irra­cio­nal Impe­rio del Caos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.