La estra­te­gía de EE.UU para con­tro­lar-domi­nar a Rusia y Chi­na no funciona

Washing­ton y sus exper­tos de la CIA cada vez que han que­ri­do eli­mi­nar o domi­nar a un país en fun­ción de sus intere­ses geo­po­lí­ti­cos han uti­li­za­do la vie­ja estra­te­gia de «divi­de y ven­ce­rás». En Chi­le finan­cia­ron a Pino­chet en los años 70 con­tra un gobierno demo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do; en Nica­ra­gua arma­ron a los Con­tras en los años 80 con­tra el movi­mien­to San­di­nis­ta. Actual­men­te con la ayu­da de los diri­gen­tes euro­peos de Bru­se­las ven­di­dos al Impe­rio — y con­tra los intere­ses comer­cia­les de sus pro­pios ciu­da­da­nos y empre­sas— han des­ata­do una gue­rra comer­cial con­tra Mos­cú. En Ucra­nia han fomen­ta­do una gue­rra civil entre el oes­te-este y siguen apo­yan­do a los gru­pos neo­na­zis para que haya caos en las fron­te­ras de Rusia. Pero a pesar de todas estas mani­pu­la­cio­nes un BLOQUE com­pe­ti­dor sigue emergiendo.

Red Vol­tai­re | 5 de enero de 2015 
+
JPEG - 33.7 KB

Rusia y Chi­na se bur­lan del «divi­de y vencerás»

Roma y Pekín. El Impe­rio Romano lo hizo. El Impe­rio Bri­tá­ni­co lo copió con esti­lo. El Impe­rio del Caos [ — es decir los Eta­dos Uni­dos — ] lo ha hecho siem­pre. Todos lo hacen. Divi­de e impe­ra. Divi­de y ven­ce­rás o divi­de y con­quis­ta. Es obs­ceno, bru­tal y efec­ti­vo. No para siem­pre, sin embar­go, como los dia­man­tes, por­que los impe­rios se desmoronan.

Una habi­ta­ción con vis­tas al Pan­teón pue­de ser una cele­bra­ción de Venus, pero tam­bién un vis­ta­zo a la obra de Mar­te. Había esta­do en Roma esen­cial­men­te para un sim­po­sio –Glo­bal WAR­ning– orga­ni­za­do por un gru­po muy com­pro­me­ti­do, talen­to­so, diri­gi­do por un exmiem­bro del Par­la­men­to Euro­peo, Giu­let­to Chie­sa (cole­ga y miem­bro de la Red Vol­tai­re). Tres días des­pués, cuan­do se des­ató la corri­da sobre el rublo, Chie­sa fue arres­ta­do y expul­sa­do de Esto­nia como per­so­na non gra­ta, una ilus­tra­ción grá­fi­ca más de la his­te­ria anti­rru­sa que se apo­de­ra de las nacio­nes bál­ti­cas y del con­trol orwe­lliano que la OTAN tie­ne sobre los débi­les lazos de Euro­pa [1]. Sim­ple­men­te no se per­mi­te el disenso.

En el sim­po­sio, cele­bra­do en un anti­guo refec­to­rio domi­ni­cano del siglo XV con divi­nos fres­cos, que aho­ra es par­te de la biblio­te­ca del Par­la­men­to ita­liano, Ser­gey Glaz­yev, por telé­fono des­de Mos­cú, pre­sen­tó una lúgu­bre inter­pre­ta­ción de la Gue­rra Fría 2.0. No exis­te un ver­da­de­ro «gobierno» en Kiev; el emba­ja­dor de EE.UU. está a car­go. Una doc­tri­na anti-Rusia se ha urdi­do en Washing­ton para fomen­tar la gue­rra en Euro­pa y los polí­ti­cos euro­peos son sus cola­bo­ra­cio­nis­tas. Washing­ton quie­re una gue­rra en Euro­pa por­que está per­dien­do la com­pe­ti­ción con­tra China.
Es lamen­ta­ble pero la Unión Euro­pea (EU) no defien­de sus intere­ses eco­nó­mi­cos, pero es más terri­ble y escan­da­lo­so al com­pro­bar­se que en cues­tio­nes de geo­po­lí­ti­ca inter­na­cio­nal la UE obe­de­ce a ojos cerra­dos la órde­nes de Washing­ton, como un ver­da­de­ro perri­to fal­de­ro. Esto demues­tra la corrup­ción de las eli­tes que diri­gen la Unión Euro­pa. Los polí­ti­cos euro­peos —a excep­ción de algu­nos pocos— se han ven­di­do des­de hace tiem­po, tra­ba­jan­do para el Impe­rio y con­tra la volun­tad e intere­ses de sus ciu­da­da­nos. El más repre­sen­ta­ti­vo y beli­co­so de estos peo­nes ven­di­dos es el nue­vo pre­si­den­te de Ucra­nia, Piotr Porshen­ko, que en el siguien­te video (arri­ba) es lla­ma­do trai­dor por un ciu­da­dano de su pro­pio país.
__________

Glaz­yev men­cio­nó la demen­cia de las san­cio­nes: Rusia tra­ta simul­tá­nea­men­te de reor­ga­ni­zar la polí­ti­ca del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, com­ba­tir la fuga de capi­ta­les y mini­mi­zar el efec­to del cie­rre de líneas de cré­di­to para muchos hom­bres de nego­cios. Sin embar­go, el resul­ta­do final de las san­cio­nes, dice, es que en Euro­pa esta­rán los per­de­do­res eco­nó­mi­cos en últi­ma ins­tan­cia; la buro­cra­cia en Euro­pa ha per­di­do el enfo­que eco­nó­mi­co al hacer­se car­go los geo­po­lí­ti­cos estadounidenses.

Solo tres días antes de la corri­da sobre el rublo pre­gun­té a Mikhail Leont­yev de Ros­neft (Secre­ta­rio-direc­tor de Pren­sa del Depar­ta­men­to de Infor­ma­ción y Publi­ci­dad) sobre los cre­cien­tes rumo­res de que el Gobierno ruso se pre­pa­ra para apli­car con­tro­les de divi­sas. En esos días nadie sabía que el ata­que al rublo sería tan rápi­do y con­ce­bi­do como un jaque mate para des­truir la eco­no­mía rusa. Des­pués de unos expre­sos subli­mes en la Taz­za d’Oro, al lado del Pan­teón, Leont­yev me dijo que los con­tro­les de divi­sas eran cier­ta­men­te una posi­bi­li­dad. Pero no todavía.

Lo que sub­ra­yó es que se tra­ta de una gue­rra finan­cie­ra pro­pia­men­te dicha ayu­da­da por una quin­ta colum­na en el esta­blish­ment ruso. El úni­co com­po­nen­te igual en esa gue­rra asi­mé­tri­ca son las fuer­zas nuclea­res. Y si embar­go Rusia no se ren­di­rá. Leont­yev no defi­nió a Euro­pa como un suje­to his­tó­ri­co sino como un obje­to: “El pro­yec­to euro­peo es un pro­yec­to esta­dou­ni­den­se”. Y la “demo­cra­cia” se ha con­ver­ti­do en una ficción.

La corri­da sobre el rublo lle­gó y se fue como un devas­ta­dor hura­cán eco­nó­mi­co. Sin embar­go, no se ame­na­za con un jaque mate a un exper­to juga­dor de aje­drez a menos que tu poder de fue­go sea más fuer­te que el relám­pa­go de Júpi­ter. Mos­cú sobre­vi­vió. Gaz­prom hizo caso al pedi­do del pre­si­den­te Vla­di­mir Putin y ven­de­rá sus reser­vas de dóla­res esta­dou­ni­den­ses en el mer­ca­do local. El minis­tro de Exte­rio­res ale­mán Frank-Wal­ter Stein­meier expre­só ofi­cial­men­te su opo­si­ción a que la UE aumen­te la pre­sión con san­cio­nes con­tra­pro­du­cen­tes con­tra Mos­cú. Y en su con­fe­ren­cia de pren­sa anual, Putin des­ta­có que Rusia sopor­ta­ría con éxi­to la cri­sis. Sin embar­go, me intere­sé espe­cial­men­te por lo que no dijo [2].

Cuan­do Mar­te se hizo car­go, en una ace­le­ra­ción fre­né­ti­ca de la his­to­ria, me reti­ré a mi habi­ta­ción del Pan­teón tra­tan­do de sin­to­ni­zar a Séne­ca; de euti­mia –sere­ni­dad inte­rior– a ese esta­do de imper­tur­ba­bi­li­dad que los estoi­cos defi­nían como apo­nía. A pesar de todo, cues­ta cul­ti­var la euti­mia cuan­do se des­ata la Gue­rra Fría 2.0.

Mués­tra­me tu misil imperturbable

Rusia podría siem­pre des­ple­gar una opción eco­nó­mi­ca “nuclear”, decla­ran­do una mora­to­ria de su deu­da exter­na. Enton­ces, si los ban­cos occi­den­ta­les se apo­de­ra­ban de los acti­vos rusos, Mos­cú podría apo­de­rar­se de todas las inver­sio­nes occi­den­ta­les en Rusia. En todo caso, el obje­ti­vo del Pen­tá­gono y la OTAN de un con­flic­to arma­do en el tea­tro euro­peo no ten­dría lugar. A menos que Washing­ton fue­ra lo bas­tan­te insen­sa­to como para comenzarla.

A pesar de todo, sigue sien­do una posi­bi­li­dad seria, si el Impe­rio del Caos acu­sa a Rusia de vio­lar el Tra­ta­do de Fuer­zas Nuclea­res de Alcan­ce Inter­me­dio (INF), inclu­so mien­tras se pre­pa­ra para for­zar a Euro­pa en 2015 a acep­tar el des­plie­gue de misi­les cru­ce­ro nuclea­res estadounidenses.

Rusia podría ser más hábil que los mer­ca­dos finan­cie­ros occi­den­ta­les al sepa­rar­los de su rique­za de petró­leo y gas natu­ral. Los mer­ca­dos colap­sa­rían inevi­ta­ble­men­te, caos des­con­tro­la­do para el Impe­rio del Caos (o “caos con­tro­la­do”, según las pro­pias pala­bras de Putin.) Ima­gi­nad el derrum­be de más de 1.000 billo­nes de dóla­res de deri­va­dos. “Occi­den­te” nece­si­ta­ría años para reem­pla­zar el petró­leo y el gas natu­ral ruso, pero la eco­no­mía de la UE sería ins­tan­tá­nea­men­te devastada.

Pre­ci­sa­men­te cuan­do este ver­ti­gi­no­so ata­que occi­den­tal con­tra el rublo –y los pre­cios del petró­leo– uti­li­zan­do el aplas­tan­te poder de fir­mas de Wall Street ya había estre­me­ci­do a ban­cos euro­peos expues­tos has­ta la médu­la, sus per­mu­tas de cober­tu­ra por impa­go se dis­pa­ra­ron. Ima­gi­nad a esos ban­cos colap­san­do en un esti­lo de cas­ti­llo de nai­pes de Leh­man Brothers si Rusia decla­ra­ra el default pro­vo­can­do así una reac­ción en cade­na. Pen­sad en una Des­truc­ción Mutua­men­te Ase­gu­ra­da (MAD) sin una gue­rra. A pesar de todo, Rusia es auto­su­fi­cien­te en todos los tipos de ener­gía, rica en mine­ra­les y agri­cul­tu­ra. Euro­pa no. Este podría ser el resul­ta­do letal de una gue­rra impues­ta por las sanciones.

Esen­cial­men­te el Impe­rio del Caos va de farol y uti­li­za a Euro­pa de peón. El Impe­rio del Caos es tan débil en aje­drez como en his­to­ria. Sobre­sa­le en el aumen­to de las apues­tas para obli­gar a Rusia a ceder. Rusia no cederá.

La oscu­ri­dad apa­re­ce al comen­zar el caos

Para­fra­sean­do a Bob Dylan en When I Paint My Mas­ter­pie­ce, aban­do­né Roma y ate­rri­cé en Pekín. Los «mar­cos polos» de nues­tros días via­jan en Air Chi­na. En 10 años, lo harán en sen­ti­do inver­so toman­do el tren de alta velo­ci­dad de Shanghái a Ber­lín [3].

Des­de una habi­ta­ción en la Roma impe­rial a otra en un pací­fi­co hutong, una remi­nis­cen­cia late­ral de la Chi­na impe­rial. En Roma, los bár­ba­ros se api­ñan den­tro de las puer­tas, saquean­do sua­ve­men­te las migas de un patri­mo­nio muy rico, y eso inclu­ye a la Mafia local. En Pekíbn, se man­tie­ne a los bár­ba­ros bajo estric­ta vigi­lan­cia; por supues­to esto con­tie­ne un ele­men­to pan­óp­ti­co, esen­cial para ase­gu­rar la paz social inter­na. La diri­gen­cia del Par­ti­do Comu­nis­ta Chino ‑des­de las refor­mas tras­cen­den­ta­les del Peque­ño Timo­nel Deng Xiao­ping– per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que su Man­da­to Celes­tial está direc­ta­men­te con­di­cio­na­do por la per­fec­ta sin­to­ni­za­ción fina de nacio­na­lis­mo y de lo que podría­mos lla­mar “neo­li­be­ra­lis­mo con carac­te­rís­ti­cas chinas”.

En una línea dife­ren­te de los “sua­ves lechos de Orien­te” que sedu­je­ron a Mar­co Aure­lio, los esplen­do­res sedo­sos del Pekín moderno ofre­cen una idea de una poten­cia emer­gen­te extre­ma­da­men­te segu­ra de sí mis­ma. Des­pués de todo, Euro­pa no es nada más que un catá­lo­go de escle­ro­sis múl­ti­ple y Japón se encuen­tra en su sex­ta rece­sión en 20 años.

Para rema­tar, en 2014 el pre­si­den­te Xi Jin­ping ha des­ple­ga­do un fre­ne­sí diplomático/​geoestratégico sin pre­ce­den­tes, vin­cu­la­do en últi­ma ins­tan­cia con el pro­yec­to a lar­go pla­zo de seguir borran­do de for­ma len­ta pero segu­ra la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se en Asia y reor­ga­ni­zar el table­ro glo­bal. Lo que Xi dijo en Shanghái en mayo encap­su­la el pro­yec­to: “Es hora de que los asiá­ti­cos diri­jan los asun­tos de Asia”. En la reu­nión de APEC en noviem­bre, hizo un doble, pro­mo­vien­do un “sue­ño de Asia-Pacífico”.

Mien­tras tan­to, el fre­ne­sí es la nor­ma. Apar­te de dos inmen­sos acuer­dos para el gas de 725.000 millo­nes de dóla­res –el gaso­duc­to Poder de Sibe­ria y Altai– y una recien­te ofen­si­va rela­cio­na­da con la Nue­va Ruta de la Seda en Euro­pa Orien­te [4], vir­tual­men­te nadie en Occi­den­te recuer­da que en sep­tiem­bre el Pri­mer Minis­tro chino Li Kei­qiang fir­mó no menos de 38 acuer­dos comer­cia­les con los rusos, inclu­yen­do un acuer­do de inter­cam­bio y un acuer­do fis­cal, que impli­can una inter­ac­ción eco­nó­mi­ca total.

Se pue­de afir­mar que el giro geo­po­lí­ti­co hacia la inte­gra­ción Rusia-Chi­na es la mayor manio­bra estra­té­gi­ca de los últi­mos 100 años. El máxi­mo plan maes­tro de Xi no es ambi­guo: una alian­za comer­cial Rusia-Chi­na-Ale­ma­nia. Los empre­sa­rios y los indus­tria­les ale­ma­nes lo desean ardien­te­men­te, aun­que los polí­ti­cos ale­ma­nes toda­vía no se dan cuen­ta. Xi –y Putin– están cons­tru­yen­do una nue­va reali­dad eco­nó­mi­ca en el cam­po eura­siá­ti­co, lle­na de rami­fi­ca­cio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y estra­té­gi­cas cruciales.

Por cier­to, será un camino extre­ma­da­men­te acci­den­ta­do. Toda­vía no se ha fil­tra­do a los medios cor­po­ra­ti­vos occi­den­ta­les, pero aca­dé­mi­cos de men­te inde­pen­dien­te en Euro­pa (sí, exis­ten, casi como una socie­dad secre­ta) están cre­cien­te­men­te alar­ma­dos de que no exis­ta un mode­lo alter­na­ti­vo al timo caó­ti­co del entró­pi­co timo duro de neoliberalismo/​capitalismo de casino pro­mo­vi­do por los Amos del Universo.

Inclu­so si la inte­gra­ción eura­siá­ti­ca pre­va­le­ce con el paso del tiem­po y Wall Street se con­vier­te en una espe­cie de bol­sa de valo­res local, Chi­na y el mun­do emer­gen­te mul­ti­po­lar toda­vía pare­cen estar tra­ba­dos en el mode­lo neo­li­be­ral existente.

Y a pesar de todo, tal como Lao Tzu, ya octo­ge­na­rio, dio al joven Con­fu­cio una bofe­ta­da inte­lec­tual, a “Occi­den­te” le haría fal­ta que lo des­pier­ten. ¿Divi­de e impe­ra? No fun­cio­na. Y pro­ba­ble­men­te fra­ca­sa­rá miserablemente.

Tal como están las cosas, lo que sabe­mos es que 2015 será un año espe­luz­nan­te en una miría­da de aspec­tos. Por­que de Euro­pa a Asia, de las rui­nas del impe­rio romano al reemer­gen­te Rei­no del Medio, todos con­ti­nua­mos toda­vía bajo el signo de un temi­ble, peli­gro­so y desen­fre­na­da­men­te irra­cio­nal Impe­rio del Caos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *