¿Qué se escon­de tras el uso del frac­king como arma política?

Des­de fina­les de junio los pre­cios del petró­leo han expe­ri­men­ta­do una baja de 40%, lo que afec­ta­do el equi­li­brio del mer­ca­do y las rela­cio­nes entre los paí­ses pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res de energía.

Esta situa­ción ha sido pro­vo­ca­da en gran medi­da por el aumen­to de la pro­duc­ción de gas y petró­leo de esquis­to, por par­te de los Esta­dos Unidos.

Para extraer este tipo de cru­do no con­ven­cio­nal, la nación nor­te­ame­ri­ca­na emplea el méto­do del frac­king o frac­tu­ra­ción hidraú­li­ca, que posi­bi­li­ta la extrac­ción del gas y el petró­leo del sub­sue­lo, median­te la per­fo­ra­ción de un pozo ver­ti­cal y pos­te­rior­men­te uno hori­zon­tal, a fin de rea­li­zar la inyec­ción de agua, are­na y pro­duc­tos quí­mi­cos en la roca madre, situa­da a gran pro­fun­di­dad, para pro­vo­car el flu­jo de gas y su sali­da al exterior.

Aun­que Esta­dos Uni­dos (EEUU) ha jus­ti­fi­ca­do el uso de esta con­tro­ver­sial téc­ni­ca, que oca­sio­na un noci­vo impac­to ambien­tal , argu­men­tan­do la nece­si­dad de redu­cir su depen­den­cia del petró­leo extran­je­ro, el frac­kingcum­ple un pro­pó­si­to polí­ti­co de inun­dar de cru­do el mer­ca­do inter­na­cio­nal de hidro­car­bu­ros para oca­sio­nar la caí­da de los pre­cios, y a la vez, afec­tar las eco­no­mías de los paí­ses expor­ta­do­res de hidrocarburos.

«La pro­duc­ción de petró­leo de esquis­to cons­ti­tu­ye un arma polí­ti­ca del capi­ta­lis­mo para tra­tar de doble­gar a nacio­nes que se enfren­tan a sus accio­nes de domi­na­ción y hege­mo­nía», des­ta­có recien­te­men­te el pre­si­den­te de la esta­tal Petró­leos de Vene­zue­la (Pdv­sa), Eulo­gio Del Pino.

Indi­có que el empe­ño nor­te­ame­ri­cano en aumen­tar la pro­duc­ción de petró­leo de esquis­to, o sha­le oil, for­ma par­te de una estra­te­gia que ha inclui­do el apo­yo a las accio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras que ha per­pe­tra­do la dere­cha en Vene­zue­la, los pla­nes para fomen­tar la cri­sis en Cri­mea, como for­ma de ata­car a Rusia, y la apli­ca­ción de san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra Irán.

«Des­de fina­les de junio los pre­cios que pro­me­dia­ban 100 dóla­res por barril han caí­do 40%, lo que ha afec­ta­do el equi­li­brio pro­ve­cho­so que se había logra­do man­te­ner entre pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res», expre­só Del Pino días atrás duran­te su par­ti­ci­pa­ción en un foro inter­na­cio­nal, rea­li­za­do en Caracas.

Por su par­te, el eco­no­mis­ta argen­tino Clau­dio Katz plan­teó en este even­to que «el petró­leo bara­to es un ins­tru­men­to geo­po­lí­ti­co de ofen­si­va impe­rial» y aler­tó que la extre­ma dere­cha nor­te­ame­ri­ca­na jun­to con el pre­si­den­te de esa nación, Barack Oba­ma, ha empren­di­do una agen­da polí­ti­ca con fines hegemónicos.

«Se han pro­pues­to debi­li­tar la influen­cia eco­nó­mi­ca del rublo ruso, y pre­sio­nar a una actor cla­ve y deter­mi­nan­te (Rusia) en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Tam­bién actúan con­tra Irán para obli­gar­lo a sus­cri­bir con­di­cio­nes para que aban­do­ne su polí­ti­ca nuclear con fines pací­fi­cos», dijo.

¿Qué tan ren­ta­ble es la pro­duc­ción de esquisto?

De acuer­do con los ana­lis­tas, los pro­yec­tos de frac­king requie­ren de inver­sio­nes que sólo se pue­den sos­te­ner con un pre­cio del cru­do que supere los 60 dóla­res por barril.

Al res­pec­to, Del Pino des­ta­có que esta meto­do­lo­gía requie­re de la cons­tan­te inyec­ción de líqui­dos para pro­du­cir el frac­tu­ra­mien­to y explo­sión en la roca madre, así como de una gran can­ti­dad de pozos per­fo­ra­dos, en com­pa­ra­ción con los pro­ce­di­mien­tos para extraer cru­do convencional.

El tam­bién exper­to en explo­ra­ción, seña­ló que en los yaci­mien­tos de la Faja Petro­lí­fe­ra del Ori­no­co FPO «Hugo Chá­vez», una can­ti­dad de 30 ó 40 pozos pue­den lle­gar a pro­du­cir 30.000 barri­les, mien­tras que en los pro­yec­tos de esquis­to para alcan­zar esta cifra se requie­re explo­tar 1.000 pozos.

«Se nece­si­ta per­fo­rar una gran can­ti­dad de pozos, que tie­nen una pro­duc­ción que se decli­na muy rápi­do», indicó.

Asi­mis­mo, plan­teó que el cru­do extraí­do es extre­ma­da­men­te liviano por lo que nece­si­ta ser mez­cal­do con otro más pesa­do, pro­du­ci­do en otros paí­ses, para poder ser tra­ta­do en las refi­ne­rías nor­te­ame­ri­ca­nas, que han sido dise­ña­das para pro­ce­sar petró­leos más pesa­dos pro­ve­nien­tes de Vene­zue­la y el gol­fo de México.

«Este es un hecho que hay que con­si­de­rar, por­que por una prohi­bi­ción del Sena­do, los Esta­dos Uni­dos no pue­de expor­tar cru­do, sino pro­duc­tos refi­na­dos, es por eso que se ve en la nece­si­dad ee mez­clar ese cru­do para uti­li­zar­lo en las refe­ri­ne­rías», dijo.

El pre­si­den­te de Pdv­sa tam­bién mani­fes­tó que un barril por deba­jo de 60 dóla­res supo­ne la la invia­bi­li­dad de los pro­yec­tos de esquis­tos por par­te de peque­ñas y media­nas empresas.

«La pro­duc­ción del petró­leo de esquis­to está en manos de empre­sas muy peque­ñas que no se com­pa­ran con otras cor­po­ra­cio­nes como Che­vron. Son empre­sas inde­pen­dien­tes finan­cia­das por la ban­ca y que son sus­cep­ti­bles a la baja de los pre­cios del petró­leo», expuso.

De esta mane­ra el frac­king, lejos de lle­var a EEUU a una inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca podría con­ver­tir­se en la nue­va cau­sa de una nue­va cri­sis finan­cie­ra para esta nación.

«La baja de los pre­cios del cru­do se con­vier­te en una posi­ble ame­na­za para la exis­ten­cia de estas empre­sas, para las que el nego­cio deja­ría de ser ren­ta­ble si se man­tie­ne la ten­den­cia. Los que asu­mie­ron dema­sia­das deu­das para sumar­se a la bonan­za pro­ba­ble­men­te ten­gan que hacer sus male­tas», advir­tió recien­te­men­te la Agen­cia Ale­ma­na de Pren­sa (DPA).

En su artícu­lo, la DPA citó el caso del empre­sa­rio Harold Hamm, quien fun­dó la com­pa­ñía Con­ti­nen­tal Resour­ces, pio­ne­ra en el desa­rro­llo de pro­yec­tos de esquis­to en Dako­ta del Nor­te, EEUU, y que como con­se­cuen­cia de baja del pre­cio del cru­do, ha sufri­do una caí­da de su accio­nes en 55%, lo que repre­sen­ta una pér­di­da de 12.000 millo­nes de dóla­res en el valor de mercado.

Por su par­te, el dia­rio El Eco­no­mis­ta de Espa­ña, en su artícu­lo titu­la­do «La bur­bu­ja del esquis­to ame­na­za con agi­tar la ban­ca regio­nal de EEUU», seña­ló «que las explo­ra­do­ras de gas y cru­do de esquis­to se han con­ver­ti­do en una par­ti­cu­lar bom­ba de relo­je­ría, dado su ele­va­do endeu­da­mien­to y sus cos­to­sas ope­ra­cio­nes deri­va­das del fracking».

«La deu­da basu­ra del sec­tor ener­gé­ti­co de EEUU ascien­de has­ta los 210.000 millo­nes de de dóla­res, alre­de­dor de 16 por cien­to de un mer­ca­do que ascien­de has­ta los 1,3 billo­nes de dóla­res», plan­teó el dia­rio en su por­tal web:www​.ele​co​no​mis​ta​.es.

Cos­to ambiental

Diver­sas aso­cia­cio­nes y gru­pos ambien­ta­lis­tas de todo el mun­do han cues­tio­na­do a los EEUU por impul­sar las labo­res de frac­king, a pesar de su noci­vo impac­to ecológico.

El pro­ce­so de extrac­ción del petró­leo de esquis­to se rea­li­za alcan­zan­do el sub­sue­lo, con pro­duc­tos quí­mi­cos noci­vos y peli­gro­sos, que con­ta­mi­nan los acuí­fe­ros y enve­ne­nan la tie­rra, y que pue­de así tener efec­tos poten­cia­les en la acti­vi­dad sísmica.

De hecho, recien­te­men­te la ciu­dad texa­na de Dan­ton en EEUU,conocida por sus reser­vas de petró­leo y gas, esta­ble­ció la prohi­bi­ción de este método.

La ini­cia­ti­va, apro­ba­da por los ciu­da­da­nos en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de noviem­bre con un res­pal­do de 59% de los votos, ha con­ver­ti­do a la ciu­dad en la pri­me­ra en dar este paso en el esta­do que lide­ra la explo­ta­ción petro­le­ra en la nación norteamericana.

Asi­mis­mo, la pasa­da sema­na, el gober­na­dor de Nue­va York, Andrew Cuo­mo, prohi­bió la frac­tu­ra­ción hidráu­li­ca, debi­do a los «impac­tos poten­cia­les sobre el agua, el aire, los recur­sos terres­tres, los ser­vi­cios comu­ni­ta­rios y locales».

La deci­sión se basó en un infor­me pre­sen­ta­do por el secre­ta­rio de salud de Nue­va York, Howard Zuc­ker, en el cual aler­tó sobre los efec­tos noci­vos que repre­sen­ta la libe­ra­ción de par­tí­cu­las y quí­mi­cos volá­ti­les en la cali­dad del aire.

En este docu­men­to, plan­teó el ries­go de con­ta­mi­nar el agua corrien­te y super­fi­cial y pro­vo­car sis­mos, como con­se­cuen­cia de la intro­duc­ción de quí­mi­cos en el subsuelo.

El infor­me de la secre­ta­ría de salud advir­tió en la actua­li­dad no exis­ten prue­bas o estu­dios sufi­cien­tes para ase­ve­rar que el méto­do frac­king resul­ta segu­ro a lar­go pla­zo para el medio ambiente.

«Si con­fia­mos en los pocos datos dis­po­ni­bles al res­pec­to, sería una negli­gen­cia de mi par­te. No pode­mos dar­nos el lujo de come­ter un error», seña­ló. «Los ries­gos poten­cia­les son dema­sia­do gran­des. De hecho, aún no se cono­cen com­ple­ta­men­te», afir­mó el secre­ta­rio Zucker.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *