El Buen-fin­gir del Femi­lis­to de izquier­da- Cami­lo Artaza

Hay que ser radi­cal­men­te socia­lis­ta y lle­gar a ser un socia­lis­ta radi­cal, asu­mir todas las luchas de la huma­ni­dad y ser radi­cal­men­te huma­nis­ta, abo­gar por la igual­dad y equi­dad de géne­ro y ser radi­cal­men­te femi­nis­ta o femi­nis­ta radi­cal… mmm eso sí que no, ¡por favor! Ubi­qué­mo­nos un poco; cómo eso de que la mujer sea radi­cal, ¿no será peli­gro­so? La idea no es que nos ata­quen y la mujer nos ter­mi­ne sometiendo.

¿Cómo enten­der esta inquie­tud ante el femi­nis­mo y la ambi­va­len­cia que la con­tie­ne?, ya que al pare­cer, hoy en día, está de moda en cier­tos ambien­tes decla­rar­se femi­nis­ta, es un acto ade­cua­do y de amplía desea­bi­li­dad social, pero a su vez, no es bueno ser femi­nis­ta radi­cal, es decir bueno: “soy femi­nis­ta pero no de esas…” que tram­pa se nos pre­sen­ta ante esta bru­ma, es más, sería sen­sa­to aven­tu­rar­nos a pen­sar que nos encon­tra­mos ante la des­po­li­ti­za­ción del accio­nar del feminismo. 
¿Por qué ante un hom­bre que se decla­ra femi­nis­ta, todo es agra­do y feli­ci­dad? Y las expre­sio­nes que sur­gen espon­tá­nea­men­te entre muchas muje­res y algu­nos hom­bres, son: “Ohh que tierno, que bello que se decla­re femi­nis­ta debe ser un hom­bre bueno y sen­si­ble”. Pero si, una mujer se decla­ra femi­nis­ta, agá­rren­se inme­dia­ta­men­te bro­tan como una erup­ción seña­la­mien­tos de todo tipo tales como: “ah, esa debe ser una sol­te­ro­na”, “una amar­ga­da”, “Una mal cogi­da” deten­gá­mo­nos pre­ci­sa­men­te en la últi­ma “Una mal cogi­da” y fijé­mo­nos como has­ta se cul­pa a la mujer por que un hom­bre se la coge mal.

Que nos mues­tra todo esto, es tan arre­cho el sis­te­ma patriar­cal que ya de mane­ra sutil comen­zó el secues­tro y la des­po­li­ti­za­ción del femi­nis­mo, con­ci­bien­do “un femi­nis­mo acep­ta­ble” y ade­cua­do” si se enun­cia de deter­mi­na­das mane­ras y en los con­tex­tos corres­pon­dien­te y ¿Cómo ocu­rre esto? Que has­ta el movi­mien­to de lucha para revin­di­car la opre­sión sobre las muje­res, nos que­da boni­to y acep­ta­ble a noso­tros como hom­bres y es horri­ble, asus­ta e inquie­ta, cuan­do es enar­bo­la­do, enun­cia­do y rei­vin­di­ca­do por una mujer.

Qué un hom­bre se decla­re femi­nis­ta, en esta suer­te de esté­ti­ca neo­iz­quier­dis­ta del buen-fin­gir que sos­tie­ne imá­ge­nes cuer­pos-far­sas decla­ra­ti­vos de la boca hacia fue­ra, pero con el culo bien apre­ta­do para aden­tro por la colo­ni­za­ción hete­ro­pa­triar­cal que les impi­de res­trin­gir el con­fort y los pri­vi­le­gios hete­ro­se­xua­les, solo es una mane­ra de edul­co­ra­ción del patriar­ca­do, lo hace más leve, lo des soli­di­fi­ca para que se cue­le en los cuer­pos y es por­que se ve bien, sue­na bien y es agra­da­ble que se hace nece­sa­rio el sos­pe­char, al igual que si mode­los de pasa­re­las agi­ten con­sig­nas femi­nis­tas que lo que hacen es reafir­mar este­reo­ti­pos, y se dis­tan­cia de aque­llo o ale­ja el mayor mie­do del sis­te­ma patriar­cal que es la rup­tu­ra, el quie­bre y eso siem­pre es moles­to, inco­mo­da, des­agra­da por­que rom­pe con el supues­to orden natu­ral de las cosas.

Aho­ra vamos a explo­rar sobre las reac­cio­nes inme­dia­tas que emer­gen, se des­atan ante su solo nom­bra­mien­to. Por un lado, son comu­nes las resis­ten­cias, una de ellas es asu­mir la idea de defen­sa a ultran­za desa­rro­lla­da por las muje­res; quie­nes desean supues­ta­men­te ven­gar­se de los hom­bres. Lue­go otra reac­ción común es la bús­que­da de com­pen­sa­ción; la que rela­ta­ré con los argu­men­tos de un Sr. que un día me mani­fes­tó en un taller; siem­pre con áni­mo de con­fron­ta­ción: “bueno si usted ava­la esas prác­ti­cas femi­nis­tas” aquí deten­go el comen­ta­rio del Sr. para mos­trar como son vis­tas las muje­res femi­nis­tas, sien­do par­te de gru­pi­tos de cho­que, tipo de acción gre­mia­lis­tas, has­ta casi asu­mien­do el nivel de una mafia, “la mafia femi­nis­ta” por ahí he escu­cha­do el ter­mino feminazis.

Y con­ti­nuan­do con el diálogo

Sr: “enton­ces si usted está de acuer­do enton­ces yo me uni­ré a un gru­po de masculinistas”
Me ima­gino que el Sr. espe­ra­ba que le refu­ta­ra su arre­ba­to argu­men­tan­do las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les que sus­ten­tan, jus­ti­fi­can y legi­ti­man el accio­nar femi­nis­ta, pero no que ladi­lla, más bien lo que se me ocu­rrió res­pon­der­le fue un simple:
C: “pero que bien, éche­le pa ade­lan­te y cuan­do reúna y con­for­me un gru­po o un movi­mien­to mas­cu­li­nis­ta me avi­sa para unir­me”. “Pero pri­mer es impor­tan­te que pue­da iden­ti­fi­car cuá­les son todos sus dere­chos vul­ne­ra­dos como hom­bres, y que estos estén sien­do vul­ne­ra­dos pre­ci­sa­men­te por la acción de muje­res”. Y no sé olvi­de por favor, de que estoy ansio­so de unir­me a ustedes.
El Sr. comen­zó a pen­sar y bus­car con insistencia
Sr.: “bueno hay muchos, heee, ellas nos mmm, bueno se que­dan con nues­tras casas”,
C: ¿A usted per­dió su casa?
Sr.: No yo no pero el ami­go de un ami­go, y he sabido
C: ¿pero usted que dere­cho le ha sido vul­ne­ra­do y que dere­cho le ha sido vul­ne­ra­do a un hom­bre cer­cano a usted?
C: Lo que pasa Sr. que ese movi­mien­to que usted lla­ma Mas­cu­li­nis­mo ya exis­te y se lla­ma sis­te­ma patriarcal.

Jus­ta­men­te son las muje­res dis­rup­ti­vas que con su per­for­man­ce moles­tan, inquie­tan al orden patriar­cal. Las que muchas veces, pasan a ser las muje­res des­or­de­na­das que salen a la calle inva­den los espa­cios públi­cos, la pla­za, alzan la voz, gri­tan pelean inclu­so mal­di­cen sien­do esas inapro­pia­das que en su nove­dad sur­gen en ame­na­za, que debi­li­ta la con­di­ción natu­ral decla­ra­da y asig­na­da por el patriar­ca­do, a la que como socie­dad nos hemos acos­tum­bra­do, que supo­ne un deber ser, una vir­tud que se ins­cri­be en el cuer­po bajo la for­ma de un con­jun­to de dis­po­si­cio­nes apa­ren­te­men­te natu­ra­les, sí, aho­ra las muje­res esas radi­ca­les inva­den lo público.

PD: Aquí sur­ge la nue­va espe­cie de la izquier­da aco­mo­da­ti­cia: el Femi­lis­to. Espe­cie de suje­to que se nie­ga aban­do­nar su lugar de con­fort Cise­xual, se nie­ga a cues­tio­nar el hete­ro­pa­triar­ca­do como régi­men polí­ti­co de los cuer­pos y los afec­tos, se asu­me «femi­nis­ta» de la boca para afue­ra y rea­li­za todas las prác­ti­ca misó­gi­nas, homo-les­bo-trans­fó­bi­cas y sexis­ta que pue­de rea­li­zar cual­quier per­so­na­je de «derecha».(próximamente amplia­re­mos deta­lles de esta especie)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.