El Buen-fin­gir del Femi­lis­to de izquier­da- Cami­lo Artaza

Hay que ser radi­cal­men­te socia­lis­ta y lle­gar a ser un socia­lis­ta radi­cal, asu­mir todas las luchas de la huma­ni­dad y ser radi­cal­men­te huma­nis­ta, abo­gar por la igual­dad y equi­dad de géne­ro y ser radi­cal­men­te femi­nis­ta o femi­nis­ta radi­cal… mmm eso sí que no, ¡por favor! Ubi­qué­mo­nos un poco; cómo eso de que la mujer sea radi­cal, ¿no será peli­gro­so? La idea no es que nos ata­quen y la mujer nos ter­mi­ne sometiendo.

¿Cómo enten­der esta inquie­tud ante el femi­nis­mo y la ambi­va­len­cia que la con­tie­ne?, ya que al pare­cer, hoy en día, está de moda en cier­tos ambien­tes decla­rar­se femi­nis­ta, es un acto ade­cua­do y de amplía desea­bi­li­dad social, pero a su vez, no es bueno ser femi­nis­ta radi­cal, es decir bueno: “soy femi­nis­ta pero no de esas…” que tram­pa se nos pre­sen­ta ante esta bru­ma, es más, sería sen­sa­to aven­tu­rar­nos a pen­sar que nos encon­tra­mos ante la des­po­li­ti­za­ción del accio­nar del feminismo. 
¿Por qué ante un hom­bre que se decla­ra femi­nis­ta, todo es agra­do y feli­ci­dad? Y las expre­sio­nes que sur­gen espon­tá­nea­men­te entre muchas muje­res y algu­nos hom­bres, son: “Ohh que tierno, que bello que se decla­re femi­nis­ta debe ser un hom­bre bueno y sen­si­ble”. Pero si, una mujer se decla­ra femi­nis­ta, agá­rren­se inme­dia­ta­men­te bro­tan como una erup­ción seña­la­mien­tos de todo tipo tales como: “ah, esa debe ser una sol­te­ro­na”, “una amar­ga­da”, “Una mal cogi­da” deten­gá­mo­nos pre­ci­sa­men­te en la últi­ma “Una mal cogi­da” y fijé­mo­nos como has­ta se cul­pa a la mujer por que un hom­bre se la coge mal.

Que nos mues­tra todo esto, es tan arre­cho el sis­te­ma patriar­cal que ya de mane­ra sutil comen­zó el secues­tro y la des­po­li­ti­za­ción del femi­nis­mo, con­ci­bien­do “un femi­nis­mo acep­ta­ble” y ade­cua­do” si se enun­cia de deter­mi­na­das mane­ras y en los con­tex­tos corres­pon­dien­te y ¿Cómo ocu­rre esto? Que has­ta el movi­mien­to de lucha para revin­di­car la opre­sión sobre las muje­res, nos que­da boni­to y acep­ta­ble a noso­tros como hom­bres y es horri­ble, asus­ta e inquie­ta, cuan­do es enar­bo­la­do, enun­cia­do y rei­vin­di­ca­do por una mujer.

Qué un hom­bre se decla­re femi­nis­ta, en esta suer­te de esté­ti­ca neo­iz­quier­dis­ta del buen-fin­gir que sos­tie­ne imá­ge­nes cuer­pos-far­sas decla­ra­ti­vos de la boca hacia fue­ra, pero con el culo bien apre­ta­do para aden­tro por la colo­ni­za­ción hete­ro­pa­triar­cal que les impi­de res­trin­gir el con­fort y los pri­vi­le­gios hete­ro­se­xua­les, solo es una mane­ra de edul­co­ra­ción del patriar­ca­do, lo hace más leve, lo des soli­di­fi­ca para que se cue­le en los cuer­pos y es por­que se ve bien, sue­na bien y es agra­da­ble que se hace nece­sa­rio el sos­pe­char, al igual que si mode­los de pasa­re­las agi­ten con­sig­nas femi­nis­tas que lo que hacen es reafir­mar este­reo­ti­pos, y se dis­tan­cia de aque­llo o ale­ja el mayor mie­do del sis­te­ma patriar­cal que es la rup­tu­ra, el quie­bre y eso siem­pre es moles­to, inco­mo­da, des­agra­da por­que rom­pe con el supues­to orden natu­ral de las cosas.

Aho­ra vamos a explo­rar sobre las reac­cio­nes inme­dia­tas que emer­gen, se des­atan ante su solo nom­bra­mien­to. Por un lado, son comu­nes las resis­ten­cias, una de ellas es asu­mir la idea de defen­sa a ultran­za desa­rro­lla­da por las muje­res; quie­nes desean supues­ta­men­te ven­gar­se de los hom­bres. Lue­go otra reac­ción común es la bús­que­da de com­pen­sa­ción; la que rela­ta­ré con los argu­men­tos de un Sr. que un día me mani­fes­tó en un taller; siem­pre con áni­mo de con­fron­ta­ción: “bueno si usted ava­la esas prác­ti­cas femi­nis­tas” aquí deten­go el comen­ta­rio del Sr. para mos­trar como son vis­tas las muje­res femi­nis­tas, sien­do par­te de gru­pi­tos de cho­que, tipo de acción gre­mia­lis­tas, has­ta casi asu­mien­do el nivel de una mafia, “la mafia femi­nis­ta” por ahí he escu­cha­do el ter­mino feminazis.

Y con­ti­nuan­do con el diálogo

Sr: “enton­ces si usted está de acuer­do enton­ces yo me uni­ré a un gru­po de masculinistas”
Me ima­gino que el Sr. espe­ra­ba que le refu­ta­ra su arre­ba­to argu­men­tan­do las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas y cul­tu­ra­les que sus­ten­tan, jus­ti­fi­can y legi­ti­man el accio­nar femi­nis­ta, pero no que ladi­lla, más bien lo que se me ocu­rrió res­pon­der­le fue un simple:
C: “pero que bien, éche­le pa ade­lan­te y cuan­do reúna y con­for­me un gru­po o un movi­mien­to mas­cu­li­nis­ta me avi­sa para unir­me”. “Pero pri­mer es impor­tan­te que pue­da iden­ti­fi­car cuá­les son todos sus dere­chos vul­ne­ra­dos como hom­bres, y que estos estén sien­do vul­ne­ra­dos pre­ci­sa­men­te por la acción de muje­res”. Y no sé olvi­de por favor, de que estoy ansio­so de unir­me a ustedes.
El Sr. comen­zó a pen­sar y bus­car con insistencia
Sr.: “bueno hay muchos, heee, ellas nos mmm, bueno se que­dan con nues­tras casas”,
C: ¿A usted per­dió su casa?
Sr.: No yo no pero el ami­go de un ami­go, y he sabido
C: ¿pero usted que dere­cho le ha sido vul­ne­ra­do y que dere­cho le ha sido vul­ne­ra­do a un hom­bre cer­cano a usted?
C: Lo que pasa Sr. que ese movi­mien­to que usted lla­ma Mas­cu­li­nis­mo ya exis­te y se lla­ma sis­te­ma patriarcal.

Jus­ta­men­te son las muje­res dis­rup­ti­vas que con su per­for­man­ce moles­tan, inquie­tan al orden patriar­cal. Las que muchas veces, pasan a ser las muje­res des­or­de­na­das que salen a la calle inva­den los espa­cios públi­cos, la pla­za, alzan la voz, gri­tan pelean inclu­so mal­di­cen sien­do esas inapro­pia­das que en su nove­dad sur­gen en ame­na­za, que debi­li­ta la con­di­ción natu­ral decla­ra­da y asig­na­da por el patriar­ca­do, a la que como socie­dad nos hemos acos­tum­bra­do, que supo­ne un deber ser, una vir­tud que se ins­cri­be en el cuer­po bajo la for­ma de un con­jun­to de dis­po­si­cio­nes apa­ren­te­men­te natu­ra­les, sí, aho­ra las muje­res esas radi­ca­les inva­den lo público.

PD: Aquí sur­ge la nue­va espe­cie de la izquier­da aco­mo­da­ti­cia: el Femi­lis­to. Espe­cie de suje­to que se nie­ga aban­do­nar su lugar de con­fort Cise­xual, se nie­ga a cues­tio­nar el hete­ro­pa­triar­ca­do como régi­men polí­ti­co de los cuer­pos y los afec­tos, se asu­me «femi­nis­ta» de la boca para afue­ra y rea­li­za todas las prác­ti­ca misó­gi­nas, homo-les­bo-trans­fó­bi­cas y sexis­ta que pue­de rea­li­zar cual­quier per­so­na­je de «derecha».(próximamente amplia­re­mos deta­lles de esta especie)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *