Sobre espa­ño­lis­mo y jaco­bi­nis­mo dis­fra­za­dos de comu­nis­tas- Mol­diz­gin Gorria

Una mira­da general

“Se nos dice que Rusia se dis­gre­ga­rá en repú­bli­cas ais­la­das, pero no debe­mos temer­lo. Por muchas que sean las repú­bli­cas inde­pen­dien­tes no ten­dre­mos mie­do a eso. Lo impor­tan­te para noso­tros no es por dón­de pasa la fron­te­ra del Esta­do, sino man­te­ner la alian­za de los tra­ba­ja­do­res de todas las nacio­nes para luchar con­tra la bur­gue­sía, cual­quie­ra que sea la nación a la que pertenezca.”
LENIN

Hablar de la eman­ci­pa­ción social es cons­ta­tar una reali­dad, que hoy más que nun­ca, las con­di­cio­nes obje­ti­vas, eco­nó­mi­cas y socia­les, para la revo­lu­ción están dadas y que el mun­do ha entra­do en su madu­rez para su cami­nar hacia el Socia­lis­mo. Sin embar­go, esta situa­ción de la cri­sis gene­ral e his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo (impe­ria­lis­mo) no se ve acom­pa­ña­da actual­men­te de un corre­la­to equi­va­len­te en el nivel polí­ti­co, sino que está mar­ca­da en las últi­mas déca­das por la des­apa­ri­ción del cam­po socia­lis­ta y el retro­ce­so del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio mun­dial, inca­paz de per­se­ve­rar en esa revo­lu­ción que se anun­cia macha­co­na­men­te pero que no aca­ba de cuajar.

Par­tien­do de la dis­tin­ción que hizo Lenin entre el plano his­tó­ri­co y el polí­ti­co, con­si­de­ra­mos que nos encon­tra­mos en la era del impe­ria­lis­mo neo­li­be­ral pero que, den­tro de este amplio perio­do his­tó­ri­co, nos colo­ca­mos en un inte­rregno polí­ti­co, un tiem­po de tran­si­ción más o menos pro­lon­ga­do, de ofen­si­va reac­cio­na­ria gene­ral y que se sitúa entre dos gran­des ciclos revo­lu­cio­na­rios his­tó­ri­cos, el Ciclo de Octu­bre ya casi cerra­do, y el nue­vo que está por despertar.

La dura­ción de este inte­rregno depen­de en gran medi­da de la actua­ción sub­je­ti­va de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y de sus orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, de que sean capa­ces de ubi­car­se en el momen­to his­tó­ri­co y sepan engar­zar las tareas que impo­ne el momen­to con el hori­zon­te de la emancipación.

Tra­di­ción comu­nis­ta y luchas de libe­ra­ción nacional

Hoy, que no exis­te Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, esta tran­si­ción de vacio revo­lu­cio­na­rio redun­da nega­ti­va­men­te sobre noso­tros y noso­tras, sobre todo cuan­do com­pro­ba­mos cómo muchos de los des­ta­ca­men­tos, orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos comu­nis­tas (entre ellos los espa­ño­les y fran­ce­ses) apli­can, cie­ga­men­te y sin nin­gún apre­cio ni aná­li­sis serio, la repe­ti­ción de tesis gene­ra­les mar­xis­tas olvi­dan­do la diver­si­dad de con­tex­tos y de situa­cio­nes históricas.

Así pues, ¿qué ejem­plo de anti-dog­ma­tis­mo nos da el que sólo es capaz de rea­li­zar el aná­li­sis con­cre­to de la pecu­liar épo­ca que nos ha toca­do vivir des­de la repe­ti­ción de los prin­ci­pios gene­ra­les de nues­tra ideo­lo­gía y se atre­ve a pon­ti­fi­car sobre una lucha de cla­ses en abs­trac­to, inde­pen­dien­te de la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res y sus bases mate­ria­les en las dis­tin­tas zonas del globo?

La lucha de cla­ses no pue­de ser con­ce­bi­da como un meca­nis­mo imper­so­nal externo de la acti­vi­dad del suje­to o de su entorno como pue­blo o nación rom­pien­do con las bases mate­ria­les del mar­xis­mo y lle­van­do al absur­do al hablar de que la revo­lu­ción es la ten­den­cia polí­ti­ca prin­ci­pal siem­pre y en cual­quier cir­cuns­tan­cia, inde­pen­dien­te­men­te del esta­do de la cla­se, es decir, inde­pen­dien­te­men­te de la lucha de cla­ses real y viva… ¿No es esto el “reci­ta­do de man­tras que sus­ti­tu­ye al mar­xis­mo vivo”?

Tra­ta­mien­to de la cues­tión nacional

“Los tra­ba­ja­do­res vas­cos no somos espa­ño­les ni fran­ce­ses, sino úni­ca y exclu­si­va­men­te vas­cos, y que lo que nos une con ellos no es la per­te­nen­cia a una mis­ma nación sino a una mis­ma clase”
ARGALA

Como se sabe, las bases mar­xis­tas de tra­ta­mien­to de la cues­tión nacio­nal ter­mi­na­ron de asen­tar­se y sis­te­ma­ti­zar­se en los deba­tes en el seno de la social­de­mo­cra­cia, espe­cial­men­te la rusa, en los años inme­dia­ta­men­te ante­rio­res a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, sien­do los bol­che­vi­ques los que más con­tri­bu­ye­ron a esta labor. Vla­dí­mir Ilitch lle­ga­rá a afir­mar que como ele­men­to cen­tral para el reco­no­ci­mien­to de la nación era necesaria:“La volun­tad y, en con­se­cuen­cia, la exis­ten­cia de un suje­to polí­ti­co que cons­tru­ye la nación”.
A tra­vés de la lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca, en el mar­xis­mo se asu­mió el carác­ter de la cues­tión nacio­nal y la con­se­cuen­te pers­pec­ti­va comu­nis­ta del mis­mo, así como la dia­léc­ti­ca que se debe mane­jar a la hora de enca­rar­lo. En sín­te­sis, esta dia­léc­ti­ca apli­ca­da tie­ne en cuen­ta los dos aspec­tos del pro­ble­ma nacio­nal: por un lado, el demo­crá­ti­co (la efec­ti­va y real divi­sión de los tra­ba­ja­do­res en terri­to­rios, la for­ma inme­dia­ta que éste adop­ta, en com­par­ti­men­tos nacio­na­les, fru­to del desa­rro­llo y des­en­vol­vi­mien­to his­tó­ri­co del capi­ta­lis­mo y que es la base de par­ti­da que debe con­si­de­rar toda posi­ción mate­ria­lis­ta), que se con­cre­ta en la fir­me pro­pug­na­ción del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y la igual­dad nacio­na­les. Y, por otro, el revo­lu­cio­na­rio-socia­lis­ta (el con­te­ni­do esen­cial de los tra­ba­ja­do­res como cla­se uni­ver­sal con intere­ses fun­da­men­tal­men­te idén­ti­cos en todo el mun­do), expre­sa­do en la defen­sa de la uni­dad inter­na­cio­nal de su lucha de clase.
Aun­que, evi­den­te­men­te hay, como en toda con­tra­dic­ción, una rela­ción de mutua inter­pe­ne­tra­ción, en líneas gene­ra­les, la pri­me­ra es la con­di­ción, la base (el reco­no­ci­mien­to de las nacio­nes exis­ten­tes y su tra­ta­mien­to demo­crá­ti­co) que per­mi­te el des­plie­gue de la segun­da y su potenciación.
De este modo, se esta­ble­ció que la cues­tión nacio­nal es un pro­ble­ma de carác­ter fun­da­men­tal­men­te demo­crá­ti­co-bur­gués, reso­lu­ble en las con­di­cio­nes del capi­ta­lis­mo con la apli­ca­ción con­se­cuen­te de los prin­ci­pios democráticos.

Comu­nis­tas espa­ño­les y franceses

Esta dia­léc­ti­ca se expre­sa en que la demo­cra­cia, la ine­quí­vo­ca defen­sa de la auto­de­ter­mi­na­ción e igual­dad de todas las nacio­nes, per­mi­te ate­nuar, limar y des­ac­ti­var los roces y des­con­fian­zas nacio­na­les, alla­nan­do y per­mi­tien­do la imple­men­ta­ción prác­ti­ca de la uni­dad inter­na­cio­na­lis­ta esen­cial de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en su lucha revo­lu­cio­na­ria, pudien­do recu­pe­rar, en las actua­les cir­cuns­tan­cias, la con­fian­za entre los tra­ba­ja­do­res de las dis­tin­tas nacio­nes, aumen­tan­do la com­pren­sión entre ellos y cerrar el paso a las posi­cio­nes reac­cio­na­rias que se atrin­che­ran en pos­tu­ras nacio­na­lis­tas que con la cri­sis vuel­ven a reape­re­cer con fuerza.

Por tan­to, es nece­sa­rio mate­ria­li­zar el com­pro­mi­so de defen­sa de las nacio­nes sin esta­do con un deci­di­do posi­cio­na­mien­to polí­ti­co espe­cí­fi­co que res­tau­re y sus­tan­cie el con­te­ni­do del con­cep­to de auto­de­ter­mi­na­ción (dere­cho a la inde­pen­den­cia polí­ti­ca), demos­tran­do a los tra­ba­ja­do­res de nacio­nes opri­mi­das que la uni­dad inter­na­cio­nal de la cla­se tra­ba­ja­do­ra empie­za más allá de las fron­te­ras esta­ble­ci­das por el sta­tu quo.
Asi­mis­mo, es nece­sa­ria una posi­ción que sir­va como el revul­si­vo más efi­caz posi­ble, como autén­ti­ca “tera­pia de cho­que”, para una pobla­ción edu­ca­da por la bur­gue­sía y el comu­nis­mo his­pano-galo en la natu­ra­li­dad y com­pla­cen­cia con los pri­vi­le­gios nacionales.

Todo esto es una con­fir­ma­ción de la idea mar­xis­ta que seña­la que es el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta de la nación opre­so­ra y su ape­go por los pri­vi­le­gios, el que ati­za prin­ci­pal­men­te el con­flic­to nacio­nal y nutre el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio de la nación opri­mi­da. Se ini­cia así una espi­ral que ali­men­ta a ambos nacio­na­lis­mos, para bene­fi­cio de la bur­gue­sía en su con­jun­to. Es cla­ve enten­der que el sojuz­ga­mien­to de las nacio­nes es uno de los prin­ci­pa­les ali­men­tos y pun­tos de apo­yo de la reac­ción espa­ño­la y el cen­tra­lis­mo jaco­bino fran­cés. En este sen­ti­do, al igual que suce­día en la Ingla­te­rra de tiem­pos de Marx, no está de más recor­dar la reco­men­da­ción de Lenin de estu­diar la posi­ción de Marx res­pec­to a Irlan­da y usar su ense­ñan­za para los paí­ses avan­za­dos en los que exis­te opre­sión nacio­nal o diri­gir las mira­das a los posi­cio­na­mien­tos ver­gon­zan­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta Fran­cés cuya doc­tri­na res­pec­to a la gue­rra de Arge­lia, entre otras, pre­su­po­nía que la inde­pen­den­cia de los arge­li­nos se con­quis­ta­ría en Fran­cia, ya que si el socia­lis­mo ven­cía en el país galo el “pro­ble­ma arge­lino” deja­ría de existir.

Por des­gra­cia, los comu­nis­tas espa­ño­les y fran­ce­ses han vacia­do de con­te­ni­do el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción tras­to­can­do su posi­ción espe­cí­fi­ca en la dia­léc­ti­ca que el mar­xis­mo esta­ble­ce para el tra­ta­mien­to cohe­ren­te de la cues­tión nacio­nal. Por ello enten­de­mos que no vale con la pro­cla­ma­ción del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, redu­ci­do a ele­men­to abs­trac­to, y la inhi­bi­ción cuan­do no la opo­si­ción, en el momen­to en que la cues­tión de la sece­sión esta­tal de una nación opri­mi­da se plan­tea en el orden del día como tema can­den­te de la agen­da polí­ti­ca en el caso actual de Catalunya.

Hoy, que no hay nin­gún movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que pue­da subor­di­nar la lucha de libe­ra­ción nacio­nal vas­ca o cata­la­na a una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria gene­ral, en la línea de lo que hemos pre­fi­gu­ra­do, no hay moti­vo razo­na­ble para que los comu­nis­tas espa­ño­les y fran­ce­ses nie­guen su apo­yo deci­di­do a la cau­sa de la inde­pen­den­cia vas­ca y catalana.

Des­de EHK, denun­cia­mos repe­ti­da­men­te todos esos argu­men­tos que alu­den al carác­ter bur­gués de un vir­tual Esta­do vas­co o cata­lán inde­pen­dien­te o que la inde­pen­den­cia nacio­nal divi­de a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y, sin embar­go, se igno­ra intere­sa­da­men­te el ver­da­de­ro con­te­ni­do de la auto­de­ter­mi­na­ción como dere­cho a la inde­pen­den­cia polí­ti­ca, lo que en reali­dad dejan entre­ver un cho­vi­nis­mo de gran-nación espa­ño­la o fran­ce­sa ape­nas disi­mu­la­do de muchos comunistas.

En Eus­kal Herria el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio ya fijó cual era la con­tra­dic­ción prin­ci­pal a la que se enfren­ta el pue­blo vas­co. El enemi­go de cla­se aca­ba sien­do enemi­go nacio­nal y el enemi­go nacio­nal aca­ba sien­do enemi­go de cla­se. La lucha de cla­ses toma for­ma de libe­ra­ción nacio­nal en Eus­kal Herria y por tan­to los intere­ses del capi­tal pasan por la opre­sión nacio­nal vas­ca y por el blo­queo a la inde­pen­den­cia, sien­do la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo las dos caras de la mis­ma mone­da y el pro­yec­to anta­gó­ni­co del espa­ño­lis­mo y del jaco­bi­nis­mo que se sos­tie­nen en un mode­lo eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta, que a su vez son las dos caras de la mis­ma mone­da reaccionaria.

La nega­ción de Eus­kal Herria como mar­co autó­no­mo de la lucha de cla­ses, la subor­di­na­ción al mar­co esta­tal espa­ñol y fran­cés, la nega­ción de reali­da­des obje­ti­vas y con­cre­tas como la opre­sión cul­tu­ral, la inje­ren­cia polí­ti­ca obvian­do el inter­na­cio­na­lis­mo y el sucur­sa­lis­mo son algu­nas de sus carac­te­rís­ti­cas que ade­más no siguen nin­gún bare­mo ideo­ló­gi­co del mar­xis­mo-leni­nis­mo. La prue­ba defi­ni­ti­va y que siem­pre ha esta­do laten­te es la pro­fu­sa uti­li­za­ción del sucur­sa­lis­mo, pla­gan­do nues­tros terri­to­rios con estruc­tu­ras polí­ti­cas depen­dien­tes del mar­co esta­tal espa­ñol y tam­bién fran­cés, sien­do esto una de las prác­ti­cas más visi­bles de la nega­ción del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y de la inje­ren­cia polí­ti­ca en lugar del internacionalismo.

La inde­pen­den­cia polí­ti­ca no nos libe­ra­rá a los cata­la­nes o vas­cos de las garras del capi­tal finan­cie­ro, es cier­to, como no es menos cier­to que tam­po­co nos libe­ra­rá la per­ma­nen­cia y uni­dad for­za­da con los actua­les Esta­dos bur­gués espa­ñol y fran­cés en las actua­les cir­cuns­tan­cias. Sí nos libe­ra­ría, al menos, de la opre­sión polí­ti­ca y cul­tu­ral nacio­nal y deja­ría a la bur­gue­sía regio­na­lis­ta vas­co-nava­rra (que rehu­lle de la inde­pen­den­cia por man­te­ner su posi­ción eco­nó­mi­ca como cla­se hege­mó­ni­ca) con un ele­men­to menos con el que cana­li­zar el sen­ti­mien­to nacio­nal y el males­tar social y nos faci­li­ta­ría a los comu­nis­tas vas­cos la imple­men­ta­ción de una lucha de cla­ses más dura y abier­ta, y todo esto sin tener en cuen­ta ade­más las impli­ca­cio­nes de cará­cer mili­tar que ello tendría.

Ade­más, en los pro­pios esta­dos espa­ñol y fran­cés, todo este pro­ce­so eman­ci­pa­to­rio podría ser un duro gol­pe para la reac­ción que se ali­men­ta de esta opre­sión con la acep­ta­ción de pri­vi­le­gios nacio­na­les y mini­mi­za, como hemos vis­to, el carác­ter de los esta­dos espa­ñol y fran­cés como cár­ce­les de naciones.

Por lo que res­pec­ta a los aber­tza­les comu­nis­tas, insis­ti­mos en que la defen­sa a ultran­za del bino­mio inde­pen­den­cia y socia­lis­mo no nos hace some­ter­nos a los estre­chos mar­cos don­de gus­ta­ría de enclaus­trar­nos la bur­gue­sía regio­na­lis­ta de PNV-UPN. Los tra­ba­ja­do­res cons­cien­tes tene­mos tareas pro­pias a las que enco­men­dar­nos, como son la lucha por el socia­lis­mo en Eus­kal Herria y en el ámbi­to inter­na­cio­nal. Sólo a par­tir de ahí, podre­mos avan­zar de nue­vo resuel­ta­men­te hacia la erra­di­ca­ción de todas las lacras que supo­ne el capi­ta­lis­mo y hacia la supera­ción con­se­cuen­te de todas las limi­ta­cio­nes que éste impo­ne al desa­rro­llo inte­gral del géne­ro humano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.