Frie­drich Engels y la teo­ría mar­xis­ta de la polí­ti­ca- Ati­lio Borón

Engwels-in-later-life

La orto­do­xia “anti-engel­sia­na”

El cen­te­na­rio de la muer­te de Frie­drich Engels ofre­ce una opor­tu­ni­dad inme­jo­ra­ble para re-exa­mi­nar y rei­vin­di­car la figu­ra y los lega­dos teó­ri­cos de quien fue­ra el alter ego inte­lec­tual y polí­ti­co de Karl Marx duran­te cua­ren­ta años. Reexa­men y rei­vin­di­ca­ción que no pue­den hacer­se en tér­mi­nos pura­men­te con­cep­tua­les, como si se tra­ta­ra de la obra de un geó­me­tra como Eucli­des a un siglo de su muer­te, sino que deben ser hechos a la luz de lo efec­ti­va­men­te acon­te­ci­do en el siglo que con­clu­ye, es decir, tenien­do como telón de fon­do el mar­co ofre­ci­do por el des­en­vol­vi­mien­to his­tó­ri­co de las socie­da­des capi­ta­lis­tas en sus trans­for­ma­cio­nes y en sus luchas socia­les. Un siglo espe­cial, cuya “den­si­dad” se pro­yec­ta en el dolo­ro­so trán­si­to que va des­de las ini­cia­les revo­lu­cio­nes mexi­ca­na y rusa, la revo­lu­ción chi­na al pro­me­diar el siglo, la des­co­lo­ni­za­ción de la India y de Asia y Áfri­ca, la revo­lu­ción cuba­na, la derro­ta nor­te­ame­ri­ca­na en Viet­nam y el igno­mi­nio­so “cie­rre” que le pone la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral de los años ochen­ta y noven­ta en cual­quie­ra de sus varian­tes, des­de los ori­gi­na­les for­ja­dos por Ronald Reagan y Mar­ga­ret That­cher has­ta la ver­gon­zan­te copia repre­sen­ta­da por la “ter­ce­ra vía” de Tony Blair y Gerhardt Schröe­der y la gaseo­sa y ano­di­na “cen­troiz­quier­da” lati­no­ame­ri­ca­na. La ven­ta­jo­sa pers­pec­ti­va que ofre­ce la cul­mi­na­ción de un siglo tan “mar­xis­ta” como el actual, según vié­ra­mos en el capí­tu­lo ante­rior, crea el ámbi­to pro­pi­cio para inten­tar una eva­lua­ción obje­ti­va del lega­do teó­ri­co de Frie­drich Engels.

Cla­ro está que de par­ti­da es fun­da­men­tal es table­cer algu­nos des­lin­des y pre­ci­sio­nes sus­tan­ti­vas. Engels fue un inte­lec­tual cuya ampli­tud de cono­ci­mien­tos e intere­ses abar­ca­ba des­de la filo­so­fía y la his­to­ria has­ta la antro­po­lo­gía y la socio­lo­gía, pasan­do por la polí­ti­ca y la eco­no­mía (Mayer, 1978). Va de suyo que en estas pági­nas ni se nos ocu­rri­ría empren­der una tarea de seme­jan­tes dimen­sio­nes, que inten­ta­ra extraer un balan­ce de las apor­ta­cio­nes de Engels en cada uno de esos cam­pos. El eje de nues­tra preo­cu­pa­ción, por eso mis­mo, se encuen­tra en el terreno de la teo­ría polí­ti­ca. Las con­tri­bu­cio­nes efec­tua­das por Engels en otros cam­pos, muchas de ellas polé­mi­cas, no serán tema de inda­ga­ción en nues­tro trabajo.

Difí­cil­men­te podría exa­ge­rar­se la impor­tan­cia que para el desa­rro­llo de la teo­ría mar­xis­ta de la polí­ti­ca adquie­re la con­cre­ción de la tan lar­ga­men­te demo­ra­da “repa­ra­ción teó­ri­ca” de Engels. Como sabe­mos, éste fue menos­ca­ba­do y escar­ne­ci­do des­de las más dis­tin­tas pos­tu­ras polí­ti­co-inte­lec­tua­les. En el repu­dio a Engels coin­ci­den arro­gan­tes “mar­xó­lo­gos”, ren­co­ro­sos “ex mar­xis­tas”, pen­sa­do­res bur­gue­ses de los más diver­sos colo­res y los supre­mos inqui­si­do­res que –en una fla­gran­te vio­la­ción al espí­ri­tu y la letra de la obra de Marx y Lenin– per­ge­ña­ron el rese­co e indi­ges­to “mar­xis­mo-leni­nis­mo” que tan­to per­ju­di­ca­ra el desa­rro­llo teó­ri­co del mar­xis­mo. “Mar­xó­lo­gos” y rene­ga­dos con­cuer­dan en sus acu­sa­cio­nes: Engels habría sido ape­nas un medio­cre “divul­ga­dor” de la obra teó­ri­ca de Marx, a la que sim­pli­fi­có y dis­tor­sio­nó al popu­la­ri­zar­la en cla­ve posi­ti­vis­ta y evo­lu­cio­nis­ta debi­do a su radi­cal inep­ti­tud para com­pren­der la dia­léc­ti­ca y para cap­tar las pro­fun­di­da­des del pen­sa­mien­to mar­xiano. En cier­ta his­to­rio­gra­fía de ins­pi­ra­ción libe­ral, por su par­te, Engels apa­re­ce como poco más que un bon­da­do­so mece­nas del ira­cun­do filó­so­fo de Tré­ve­ris, pero insa­na­ble­men­te huér­fano de ideas pro­pias. Por últi­mo, para los buró­cra­tas de las aca­de­mias de cien­cias de los “socia­lis­mos” del Este el des­tino de Engels estu­vo sella­do des­de el vamos: la des­apa­ri­ción. Su lega­do teó­ri­co no podía correr una suer­te dis­tin­ta de la que le cupo a aque­lla inquie­tan­te ima­gen de Trotsky jun­to a Lenin, plas­ma­da en una indis­cre­ta foto­gra­fía toma­da en los fra­go­res de Octu­bre. Los dili­gen­tes cor­te­sa­nos del poder reto­ca­ron opor­tu­na­men­te la foto­gra­fía para, con la “des­apa­ri­ción” de Trotsky, faci­li­tar el ascen­so de Sta­lin al poder abso­lu­to. De este modo, el nom­bre de Engels se des­va­ne­ció en la lar­ga noche del dogmatismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.