El Sis­te­ma tie­ne estra­te­gia. [email protected] tam­bién- Izquier­da Castellana

Vivi­mos en la fase final del ciclo his­tó­ri­co que se ini­cia en los últi­mos años del fran­quis­mo, cuan­do los con­di­cio­nan­tes bio­ló­gi­cos seña­la­ban que Fran­co, inevi­ta­ble­men­te, falle­ce­ría en unos pocos años. Pero sobre todo por la per­cep­ción de un sec­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo del pro­pio Sis­te­ma y de sus alia­dos inter­na­cio­na­les, de que el futu­ro de éste en el Esta­do Espa­ñol, depen­día de que se pusie­ra en mar­cha un pro­ce­so con­tro­la­do de cam­bios polí­ti­cos y cul­tu­ra­les que tuvie­ran la sufi­cien­te enver­ga­du­ra para poder alcan­zar un cier­to atrac­ti­vo popu­lar, pero que no supu­sie­ran cam­bios sus­tan­cia­les en la com­po­si­ción del Sis­te­ma, es decir: estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca; estruc­tu­ra del poder polí­ti­co nuclear (fuer­zas repre­si­vas, ejér­ci­to, admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia); ubi­ca­ción inter­na­cio­nal del Esta­do tan­to en el plano polí­ti­co como en el geo­es­tra­té­gi­co y mili­tar; estruc­tu­ra terri­to­rial que garan­ti­za­ra “la uni­dad indi­so­lu­ble de la nación espa­ño­la” y monarquía.

Con res­pec­to al res­to, todo era nego­cia­ble, de tal mane­ra que que­da­ba un amplio mar­gen para la incor­po­ra­ción al nue­vo Régi­men de todos aque­llos que supie­ran com­pren­der esas cues­tio­nes que eran “into­ca­bles”. Esen­cial­men­te en eso con­sis­tió la Refor­ma Polí­ti­ca del Fran­quis­mo. En esta cues­tión, la incor­po­ra­ción sub­si­dia­da al nue­vo Régi­men del vie­jo Sis­te­ma, está la base estruc­tu­ral para la con­ti­nua­ción y amplia­ción de la corrup­ción sis­té­mi­ca que hoy aflo­ra con espe­cial ampli­tud. Pero curio­sa­men­te, sólo en lo que afec­ta a la apro­pia­ción pri­va­da de recur­sos eco­nó­mi­cos públi­cos. Prác­ti­ca­men­te en nin­gún otro fren­te como en el de la corrup­ción de la Admi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, de las Fuer­zas Poli­cia­les… de la cone­xión impres­cin­di­ble entre la corrup­ción y eco­no­mía cri­mi­nal, reci­bi­mos infor­ma­ción a tra­vés de los “medios de comu­ni­ca­ción”.

En aquel enton­ces el Sis­te­ma supo dotar­se de ins­tru­men­tos polí­ti­cos y mediá­ti­cos-cul­tu­ra­les que pudie­ran lle­var ade­lan­te aquel pro­ce­so. El PSOE de Feli­pe Gon­zá­lez con todas sus com­ple­ji­da­des fue uno de ellos. El País y el Gru­po Pri­sa en gene­ral, fue otro.

La inte­li­gen­cia del Sis­te­ma, que es mayor y mejor de lo que a veces nos ima­gi­na­mos, sabía per­fec­ta­men­te que sólo des­de los sec­to­res aper­tu­ris­tas del Régi­men Fran­quis­ta era impo­si­ble lle­var a buen puer­to el pro­ce­so de transición.

El pro­ce­so de Refor­ma tuvo des­de sus ini­cios una sig­ni­fi­ca­ti­va opo­si­ción polí­ti­ca y social, espe­cial­men­te pro­ce­den­te de los movi­mien­tos nacio­nal-popu­la­res, en Eus­kal Herria y Gali­cia, pero tam­bién en otros terri­to­rios del Estado.

La exis­ten­cia de movi­mien­tos nacio­nal-popu­la­res, con estra­te­gia pro­pia, aun­que no per­mi­tió acu­mu­lar las fuer­zas sufi­cien­tes para la derro­ta de la Refor­ma polí­ti­ca, fue ele­men­to cla­ve para su des­le­gi­ti­ma­ción des­de los orí­ge­nes, así como para su cues­tio­na­mien­to. En bue­na medi­da, aque­llos movi­mien­tos rup­tu­ris­tas fue­ron el ger­men que ha per­mi­ti­do que hoy el Régi­men del 78 haya lle­ga­do a tal gra­do de des­cré­di­to que de nue­vo des­de sec­to­res impor­tan­tes del Sis­te­ma se plan­teen la nece­si­dad de cam­bios controlados.

El esce­na­rio tie­ne algu­nos ele­men­tos simi­la­res al del ini­cio de la Tran­si­ción, pero en lo fun­da­men­tal es un esce­na­rio nue­vo. Eso es lo que da una gran poten­cia­li­dad a [email protected] que des­de Cas­ti­lla esta­mos por una Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca y Social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *