La inje­ren­cia de EEUU en Méxi­co tras la masa­cre de Iguala

biden-mexico

Agen­tes del FBI inves­ti­gan­do en Igua­la, pro­me­sas de “coope­ra­ción” del emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en el esta­do de Gue­rre­ro y fuer­te res­pal­do a la mili­ta­ri­za­ción anun­cia­da por el Eje­cu­ti­vo Nacio­nal de Méxi­co. Anun­cios de “ayu­da en segu­ri­dad” des­de Washing­ton lan­za­das bajo la Ini­cia­ti­va Méri­da que abra­zó el ex pre­si­den­te Feli­pe Cal­de­rón y con­ti­núa Enri­que Peña Nieto.

En el mar­co de la Ini­cia­ti­va Méri­da, poco días des­pués de la masa­cre y secues­tro de los estu­dian­tes de Ayotzi­na­pa, lle­ga­ron a Igua­la efec­ti­vos de la Ofi­ci­na Fede­ral de Inves­ti­ga­ción (FBI) de Esta­dos Uni­dos para lle­var a cabo tareas foren­ses, con­fir­mó el sub­se­cre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res para Amé­ri­ca del Nor­te, Ser­gio Alco­cer, citó La Jor­na­da. Agre­gó que la inje­ren­cia de los fede­ra­les esta­dou­ni­den­ses era reco­no­ci­da por el titu­lar de la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca (PGR), Jesús Muri­llo Karam, que lle­va a cabo la inves­ti­ga­ción des­de el Gobierno Nacio­nal, con fuer­tes crí­ti­cas de fami­lia­res de los nor­ma­lis­tas y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas locales.

La sema­na pasa­da, el emba­ja­dor de EEUU en Méxi­co, Anthony Way­ne, se reu­nió con el gober­na­dor de Gue­rre­ro, Roge­lio Orte­ga Mar­tí­nez –desig­na­do por Peña Nie­to tras la masa­cre-. “Los dos habla­ron sobre las posi­bi­li­da­des de asis­ten­cia por par­te del gobierno de los Esta­dos Uni­dos a Gue­rre­ro bajo la Ini­cia­ti­va Méri­da que tra­ba­ja en coor­di­na­ción con el gobierno fede­ral”, sos­tu­vo la emba­ja­da en un comu­ni­ca­do. El argu­men­to de Way­ne, fue que su país “apo­ya los esfuer­zos de Gue­rre­ro para cons­truir una cul­tu­ra de paz y de esta­do de dere­cho en ese Estado”.

Sema­nas atrás, un medio esta­dou­ni­den­se con­fir­mó un caso que supera el ase­so­ra­mien­to para pasar a la acción en terri­to­rio mexi­cano: Agen­tes del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos par­ti­ci­pan encu­bier­tos en ope­ra­ti­vos en Méxi­co, arma­dos y ves­ti­dos con uni­for­mes como mili­ta­res de la Mari­na. De acuer­do a un artícu­lo del The Wall Street Jour­nal (WSJ). Las “ope­ra­cio­nes anti­nar­có­ti­cos” se lle­van a cabo alre­de­dor de cua­tro veces al año y en ella inter­vie­nen efec­ti­vos espe­cia­lis­tas del Ser­vi­cio de Algua­ci­les de Esta­dos Uni­dos que depen­de del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia. A su vez, cuen­tan con apo­yo de agen­tes del Fede­ral Bureau of Inves­ti­ga­tion (FBI) y la Drug Enfor­ce­ment Admi­nis­tra­tion (DEA).

La Ini­cia­ti­va Méri­da fue fir­ma­da en 2008 por el enton­ces pre­si­den­te mexi­cano Feli­pe Cal­de­rón y su homó­lo­go esta­dou­ni­den­se Ger­goe W. Bush, y pre­vé un fon­do de dine­ro que has­ta el momen­to alcan­zó los 1,2 mil millo­nes de dóla­res a Méxi­co en equi­pa­mien­to de segu­ri­dad, pre­ci­só la emba­ja­da de EEUU. Ade­más de la mili­ta­ri­za­ción, apues­ta a una fuer­te inje­ren­cia en la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, prin­ci­pal­men­te en mate­ria judi­cial y de seguridad.

En tér­mi­nos de mili­ta­ri­za­ción, “se expre­sa en gue­rra irre­gu­lar con espio­na­je, con­tra­es­pio­na­je, fuer­zas espe­cia­les y con­tra­in­sur­gen­cia ante un enemi­go interno que ope­ra entre los civi­les, como dice el Pen­tá­gono, asig­nan­do a las Fuer­zas Arma­das de Méxi­co tareas de repre­sión inter­na, sin mayor efec­to sobre lo que dice que­rer erra­di­car”, expli­ca el inves­ti­ga­dor mexi­cano John Saxe-Fernández.

En ese mar­co, a prin­ci­pios de diciem­bre el Gobierno de Enri­que Peña Nie­to lan­zó un “plan de segu­ri­dad espe­cial de segu­ri­dad” com­bi­na al Ejér­ci­to, la Mari­na y la Poli­cía Fede­ral en la región cono­ci­da como Tie­rra Calien­te que abar­ca 36 muni­ci­pios de Gue­rre­ro, Michoa­cán, Esta­do de Méxi­co y More­los iden­ti­fi­ca­dos como de “alta cri­mi­na­li­dad”. La nue­va fase de mili­ta­ri­za­ción coor­di­na­da por la Secre­ta­ría de Defen­sa –bajo el argu­men­to de “lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do”- fue rápi­da­men­te res­pal­da­do por el gobierno de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Esta­do, Marie Harf.

El ope­ra­ti­vo había sido anun­cia­do por el pre­si­den­te Peña Nie­to el pasa­do 27 de noviem­bre en la pre­sen­ta­ción de diez medi­das que gira­ron en torno a segu­ri­dad y refor­mas en la admi­nis­tra­ción ins­ti­tu­cio­nal. Aco­rra­la­do por la movi­li­za­ción popu­lar que exi­ge su renun­cia tras la masa­cre y des­apa­ri­ción de estu­dian­tes de Ayotzi­na­pa, los anun­cios del Eje­cu­ti­vo Nacio­nal pro­me­tie­ron mayor pre­sen­cia poli­cial y car­ga la res­pon­sa­bi­li­dad sobre las alcal­días en un inten­to por dis­ten­der la cri­sis de auto­ri­dad política

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.