La inje­ren­cia de EEUU en Méxi­co tras la masa­cre de Iguala

biden-mexico

Agen­tes del FBI inves­ti­gan­do en Igua­la, pro­me­sas de “coope­ra­ción” del emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en el esta­do de Gue­rre­ro y fuer­te res­pal­do a la mili­ta­ri­za­ción anun­cia­da por el Eje­cu­ti­vo Nacio­nal de Méxi­co. Anun­cios de “ayu­da en segu­ri­dad” des­de Washing­ton lan­za­das bajo la Ini­cia­ti­va Méri­da que abra­zó el ex pre­si­den­te Feli­pe Cal­de­rón y con­ti­núa Enri­que Peña Nieto.

En el mar­co de la Ini­cia­ti­va Méri­da, poco días des­pués de la masa­cre y secues­tro de los estu­dian­tes de Ayotzi­na­pa, lle­ga­ron a Igua­la efec­ti­vos de la Ofi­ci­na Fede­ral de Inves­ti­ga­ción (FBI) de Esta­dos Uni­dos para lle­var a cabo tareas foren­ses, con­fir­mó el sub­se­cre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res para Amé­ri­ca del Nor­te, Ser­gio Alco­cer, citó La Jor­na­da. Agre­gó que la inje­ren­cia de los fede­ra­les esta­dou­ni­den­ses era reco­no­ci­da por el titu­lar de la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca (PGR), Jesús Muri­llo Karam, que lle­va a cabo la inves­ti­ga­ción des­de el Gobierno Nacio­nal, con fuer­tes crí­ti­cas de fami­lia­res de los nor­ma­lis­tas y orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas locales.

La sema­na pasa­da, el emba­ja­dor de EEUU en Méxi­co, Anthony Way­ne, se reu­nió con el gober­na­dor de Gue­rre­ro, Roge­lio Orte­ga Mar­tí­nez –desig­na­do por Peña Nie­to tras la masa­cre-. “Los dos habla­ron sobre las posi­bi­li­da­des de asis­ten­cia por par­te del gobierno de los Esta­dos Uni­dos a Gue­rre­ro bajo la Ini­cia­ti­va Méri­da que tra­ba­ja en coor­di­na­ción con el gobierno fede­ral”, sos­tu­vo la emba­ja­da en un comu­ni­ca­do. El argu­men­to de Way­ne, fue que su país “apo­ya los esfuer­zos de Gue­rre­ro para cons­truir una cul­tu­ra de paz y de esta­do de dere­cho en ese Estado”.

Sema­nas atrás, un medio esta­dou­ni­den­se con­fir­mó un caso que supera el ase­so­ra­mien­to para pasar a la acción en terri­to­rio mexi­cano: Agen­tes del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos par­ti­ci­pan encu­bier­tos en ope­ra­ti­vos en Méxi­co, arma­dos y ves­ti­dos con uni­for­mes como mili­ta­res de la Mari­na. De acuer­do a un artícu­lo del The Wall Street Jour­nal (WSJ). Las “ope­ra­cio­nes anti­nar­có­ti­cos” se lle­van a cabo alre­de­dor de cua­tro veces al año y en ella inter­vie­nen efec­ti­vos espe­cia­lis­tas del Ser­vi­cio de Algua­ci­les de Esta­dos Uni­dos que depen­de del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia. A su vez, cuen­tan con apo­yo de agen­tes del Fede­ral Bureau of Inves­ti­ga­tion (FBI) y la Drug Enfor­ce­ment Admi­nis­tra­tion (DEA).

La Ini­cia­ti­va Méri­da fue fir­ma­da en 2008 por el enton­ces pre­si­den­te mexi­cano Feli­pe Cal­de­rón y su homó­lo­go esta­dou­ni­den­se Ger­goe W. Bush, y pre­vé un fon­do de dine­ro que has­ta el momen­to alcan­zó los 1,2 mil millo­nes de dóla­res a Méxi­co en equi­pa­mien­to de segu­ri­dad, pre­ci­só la emba­ja­da de EEUU. Ade­más de la mili­ta­ri­za­ción, apues­ta a una fuer­te inje­ren­cia en la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal, prin­ci­pal­men­te en mate­ria judi­cial y de seguridad.

En tér­mi­nos de mili­ta­ri­za­ción, “se expre­sa en gue­rra irre­gu­lar con espio­na­je, con­tra­es­pio­na­je, fuer­zas espe­cia­les y con­tra­in­sur­gen­cia ante un enemi­go interno que ope­ra entre los civi­les, como dice el Pen­tá­gono, asig­nan­do a las Fuer­zas Arma­das de Méxi­co tareas de repre­sión inter­na, sin mayor efec­to sobre lo que dice que­rer erra­di­car”, expli­ca el inves­ti­ga­dor mexi­cano John Saxe-Fernández.

En ese mar­co, a prin­ci­pios de diciem­bre el Gobierno de Enri­que Peña Nie­to lan­zó un “plan de segu­ri­dad espe­cial de segu­ri­dad” com­bi­na al Ejér­ci­to, la Mari­na y la Poli­cía Fede­ral en la región cono­ci­da como Tie­rra Calien­te que abar­ca 36 muni­ci­pios de Gue­rre­ro, Michoa­cán, Esta­do de Méxi­co y More­los iden­ti­fi­ca­dos como de “alta cri­mi­na­li­dad”. La nue­va fase de mili­ta­ri­za­ción coor­di­na­da por la Secre­ta­ría de Defen­sa –bajo el argu­men­to de “lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do”- fue rápi­da­men­te res­pal­da­do por el gobierno de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la por­ta­voz del Depar­ta­men­to de Esta­do, Marie Harf.

El ope­ra­ti­vo había sido anun­cia­do por el pre­si­den­te Peña Nie­to el pasa­do 27 de noviem­bre en la pre­sen­ta­ción de diez medi­das que gira­ron en torno a segu­ri­dad y refor­mas en la admi­nis­tra­ción ins­ti­tu­cio­nal. Aco­rra­la­do por la movi­li­za­ción popu­lar que exi­ge su renun­cia tras la masa­cre y des­apa­ri­ción de estu­dian­tes de Ayotzi­na­pa, los anun­cios del Eje­cu­ti­vo Nacio­nal pro­me­tie­ron mayor pre­sen­cia poli­cial y car­ga la res­pon­sa­bi­li­dad sobre las alcal­días en un inten­to por dis­ten­der la cri­sis de auto­ri­dad política

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *