Las nego­cia­cio­nes secre­tas de Washing­ton con La Haba­na y Teherán

JPEG - 22.7 KB
El pre­si­den­te Raúl Cas­tro y su homó­lo­go ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­jad duran­te la visi­ta ofi­cial de este últi­mo a Cuba, en enero de 2012. 

El anun­cio simul­tá­neo, por Barack Oba­ma en Washing­ton y Raúl Cas­tro en La Haba­na, del res­ta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre Esta­dos Uni­dos y Cuba cau­só gran sor­pre­sa en Euro­pa. Como de cos­tum­bre, Washing­ton esta­ba nego­cian­do con su adver­sa­rio en secre­to, sin pre­ve­nir a sus socios euro­peos pero impo­nien­do a la Unión Euro­pea el res­pe­to de las san­cio­nes que aho­ra será el pri­me­ro en levan­tar, apro­ve­chan­do la evi­den­te ven­ta­ja que ello impli­ca­rá para sus pro­pios intereses.

Des­de hace 2 años, el pre­si­den­te Oba­ma está tra­tan­do de sua­vi­zar los con­flic­tos entre su Impe­rio y los Esta­dos que se le resis­ten: Cuba, en Lati­noa­mé­ri­ca, e Irán, en el «Medio Orien­te amplia­do». Cual­quie­ra pue­de dar­se cuen­ta de que las san­cio­nes uni­la­te­ra­les –ver­da­de­ros actos de gue­rra eco­nó­mi­ca– que Washing­ton implan­ta e impo­ne con­tra sus adver­sa­rios, al igual que a sus alia­dos –obli­ga­dos a res­pe­tar­las – , sim­ple­men­te no fun­cio­nan. Tan­to Cuba como la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán han sufri­do con­si­de­ra­ble­men­te a cau­sa de esas san­cio­nes, pero las resisten.

Medio siglo de lucha

Duran­te la gue­rra fría, Cuba se movi­li­zó con­tra la polí­ti­ca de apartheid que Sudá­fri­ca pre­ten­día exten­der a sus veci­nos. El régi­men blan­co de Pre­to­ria con­ta­ba enton­ces con el res­pal­do de Esta­dos Uni­dos e Israel. El ejér­ci­to cubano se des­ple­gó en Ango­la y Nami­bia has­ta la con­clu­sión de un acuer­do de paz, en 1988. Fidel Cas­tro fue capaz de derro­tar una ideo­lo­gía que divi­día la huma­ni­dad en dos ban­dos: amos y escla­vos. Pero toda­vía hubo que espe­rar 3 años para con­cre­tar el des­man­te­la­mien­to del régi­men del apartheid suda­fri­cano y para que Nel­son Man­de­la se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te del pue­blo suda­fri­cano reunificado.

Idén­ti­ca­men­te, la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán se ha movi­li­za­do con­tra la polí­ti­ca de apartheid que Israel pre­ten­de impo­ner en los paí­ses veci­nos. Des­de su pro­cla­ma­ción ile­gal, en 1948, el régi­men sio­nis­ta de Tel Aviv goza del res­pal­do de Esta­dos Uni­dos y del Rei­no Uni­do y, segu­ro de ese apo­yo, recla­ma los terri­to­rios que se extien­den entre el Nilo y el Éufra­tes. Por su par­te, Irán apo­ya a Siria, al Hez­bo­llah y las orga­ni­za­cio­nes que com­po­nen la resis­ten­cia pales­ti­na. Duran­te el man­da­to del pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­jad, Esta­dos Uni­dos e Israel sufrie­ron nume­ro­sas derro­tas, prin­ci­pal­men­te en Líbano, Pales­ti­na, Siria y Yemen.

Nume­ro­sos docu­men­tos demues­tran los víncu­los exis­ten­tes entre la Sudá­fri­ca del apartheid e Israel, dos Esta­dos que tie­nen el mis­mo ori­gen: la Sudá­fri­ca racis­ta fue orga­ni­za­da por el comer­cian­te en dia­man­tes Cecil Rho­des –el teó­ri­co del «impe­ria­lis­mo ger­má­ni­co» [1]– mien­tras que la ges­ta­ción de Israel se debe a Theo­dor Herzl, un dis­cí­pu­lo de Rho­des que siguió paso a paso el mode­lo rho­de­siano. En 2002, la rei­na Isa­bel II cen­su­ró la publi­ca­ción de la corres­pon­den­cia entre Cecil Rho­des y Theo­dor Herzl, de la que sola­men­te se cono­ce la car­ta que este últi­mo inclu­yó en una de sus obras.

JPEG - 11.5 KB
Ali Sha­ria­ti

Son tenues los víncu­los entre la Revo­lu­ción Cuba­na y la Revo­lu­ción Islá­mi­ca. Ali Sha­ria­ti, el pen­sa­dor que pre­pa­ró la revo­lu­ción ira­ní, había tra­du­ci­do a la len­gua per­sa varios escri­tos de Che Gue­va­ra. Pero Cuba e Irán no han esta­ble­ci­do víncu­los polí­ti­cos sig­ni­fi­ca­ti­vos. De hecho, que­dé muy sor­pren­di­do al com­pro­bar su mutuo des­co­no­ci­mien­to duran­te mis encuen­tros con diri­gen­tes de ambos paí­ses. Cier­to es que exis­ten entre ellos impor­tan­tes dife­ren­cias cul­tu­ra­les que difi­cul­tan los con­tac­tos. Por ejem­plo, la socie­dad cuba­na es ultra­per­mi­si­va en el plano sexual mien­tras que, por el con­tra­rio, la socie­dad ira­ní es (des­de mucho antes de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca) ultra sobre­pro­tec­to­ra en ese aspecto.

Dos Esta­dos revolucionarios

Es evi­den­te que los intere­ses de Esta­dos Uni­dos, por un lado, y los de Cuba e Iran por el otro son irre­con­ci­lia­bles y segui­rán sién­do­lo. No exis­te nin­gu­na posi­bi­li­dad de com­pro­mi­so entre el impe­ria­lis­mo y el nacio­na­lis­mo. Pero ello no impi­de la con­clu­sión de algu­nas for­mas de cese del fue­go regio­na­les. La reanu­da­ción de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas no sig­ni­fi­ca por demás el com­ple­to levan­ta­mien­to de los «ase­dios eco­nó­mi­cos» que Washing­ton pre­sen­ta como «san­cio­nes», como si se tra­ta­ra de cas­ti­gos impues­tos por el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

La izquier­da euro­pea cata­lo­ga actual­men­te a Cuba como una dic­ta­du­ra. Pero la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na con­si­de­ra la Isla, por el con­tra­rio, como un ejem­plo de resis­ten­cia. Fidel Cas­tro es con­si­de­ra­do en Lati­noa­mé­ri­ca como un liber­ta­dor y goza de gran popu­la­ri­dad en todo el continente.

De la mis­ma mane­ra, la izquier­da euro­pea ve la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán como un régi­men medie­val cuan­do en reali­dad ese Esta­do es el alia­do indis­pen­sa­ble de todo movi­mien­to de resis­ten­cia al pro­yec­to de «Medio Orien­te amplia­do». Sin embar­go, si bien Mah­mud Ahma­di­ne­jad goza­ba de gran popu­la­ri­dad, el Guía Supre­mo Ali Kha­me­nei es menos cono­ci­do en el extranjero.

JPEG - 11.1 KB
Ernes­to «Che» Guevara

Tan­to Cuba como la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán han sido víc­ti­mas de sus res­pec­ti­vas imá­ge­nes. Cuba es cali­fi­ca­da de país «comu­nis­ta», a pesar de que Fidel Cas­tro no era comu­nis­ta antes de su vic­to­ria sobre el régi­men proes­ta­dou­ni­den­se que gober­na­ba su país. Tam­po­co hay que olvi­dar que el Che Gue­va­ra era con­tra­rio al mode­lo eco­nó­mi­co sovié­ti­co, como lo expre­só cla­ra­men­te en sus escri­tos antes de renun­ciar a sus fun­cio­nes como minis­tro de Indus­trias de Cuba para irse a luchar jun­to a Lau­rent-Desiré Kabi­la en el Congo.

Irán se pro­cla­mó Repú­bli­ca Islá­mi­ca y debi­do a ello gene­ral­men­te se entien­de que se tra­ta de un país de reli­gión musul­ma­na. Pero Ali Sha­ria­ti ase­gu­ra­ba que el islam es un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y que los revo­lu­cio­na­rios del mun­do ente­ro son musul­ma­nes en la medi­da en que luchan por la Jus­ti­cia. En todo caso, el Irán chii­ta tam­bién inter­vino en Áfri­ca, don­de res­pal­dó… al cris­tiano Lau­rent-Desiré Kabi­la a su lle­ga­da al poder.

En ambos casos, la His­to­ria recor­da­rá que Cuba y la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán fue­ron Esta­dos revo­lu­cio­na­rios. Pero las ver­da­de­ras revo­lu­cio­nes, cuan­do logran la eman­ci­pa­ción de los pue­blos, sólo reci­ben apro­ba­ción des­pués que se ter­mi­nan y cuan­do dejan de repre­sen­tar una ame­na­za para los privilegiados.

La estra­te­gia de Washington

Para Esta­dos Uni­dos, lograr una pau­sa en sus con­flic­tos con la resis­ten­cia de Cuba y con la resis­ten­cia de Irán era tan­to una nece­si­dad urgen­te como una exce­len­te opor­tu­ni­dad. El tras­la­do de las tro­pas de Esta­dos Uni­dos des­de el «Medio Orien­te amplia­do» hacia el Extre­mo Orien­te esta­ba blo­quea­do, al igual que el redes­plie­gue esta­dou­ni­den­se en Lati­noa­mé­ri­ca. Ade­más, había que resol­ver la cues­tión de Cuba antes de la pró­xi­ma Cum­bre de las Amé­ri­cas. En efec­to, por ini­cia­ti­va de Rafael Correa –pre­si­den­te de Ecua­dor– Pana­má, en su cali­dad de país orga­ni­za­dor de ese encuen­tro, había invi­ta­do a Cuba… por pri­me­ra vez. Barack Oba­ma iba encon­trar­se enton­ces fren­te a fren­te con su adver­sa­rio Raúl Cas­tro. Mien­tras tan­to, en el Medio Orien­te, Esta­dos Uni­dos no tie­ne nin­gu­na posi­bi­li­dad de crear 3 Esta­dos inde­pen­dien­tes en Irak sin el con­sen­ti­mien­to de Irán.

Obser­va­ción final. Este tipo de cese del fue­go con Washing­ton es par­ti­cu­lar­men­te peli­gro­so. Esta­dos Uni­dos no cesa­rá por ello sus manio­bras des­es­ta­bi­li­za­do­ras con­tra esos Esta­dos revo­lu­cio­na­rios. No hará otra cosa que con­ti­nuar­las, explo­tan­do para ello las posi­bi­li­da­des de acce­so al inte­rior de esos paí­ses que le abri­rá esta nue­va eta­pa. Cuba e Irán no podrán en lo ade­lan­te vigi­lar a los nume­ro­sos esta­dou­ni­den­ses que visi­ta­rán sus terri­to­rios, ya sea en fun­cio­nes de tra­ba­jo como en cali­dad de turis­tas. Duran­te los 2 pró­xi­mos años, Esta­dos Uni­dos no deja­rá de orques­tar nue­vos inten­tos de revo­lu­cio­nes de colores.

Es por eso que el res­ta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre Washing­ton y La Haba­na pre­sa­gia un paso simi­lar entre Washing­ton y Teherán.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] Cuan­do Cecil Rho­des habla­ba del «impe­ria­lis­mo ger­má­ni­co» se refe­ría al Impe­rio bri­tá­ni­co. Hay que recor­dar que los sobe­ra­nos del Rei­no Uni­do son de ori­gen germano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.