Cuba y EEUU: Hacia la Nor­ma­li­za­ción de Rela­cio­nes de Esta­do- Nar­ci­so Isa Conde

Los gobier­nos de Cuba y EEUU anun­cia­ron a tra­vés de sus res­pec­ti­vos pre­si­den­tes un pro­ce­so de res­ta­ble­ci­mien­to y nor­ma­li­za­ción de rela­cio­nes entre ambos Estados.

Hace 53 años el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se optó por una polí­ti­ca de cer­co, agre­sión y blo­queo a la Revo­lu­ción Cuba­na, que se ha tra­du­ci­do en enor­mes daños y per­jui­cios para ese her­mano país y su heroi­co pueblo.

Aho­ra, el gobierno de Barak Oba­ma, camino a ser des­pla­za­do, ha deci­di­do cam­biar de polí­ti­ca cuan­do la mis­ma luce ago­ta­da e inefi­caz para lograr la com­ple­ta revo­ca­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de ese pro­ce­so caribeño.

EEUU recu­la para posi­ble­men­te empren­der otro tipo de con­tra­ofen­si­va, a su enten­der más efi­caz; con­tan­do ade­más con las pre­sio­nes empre­sa­ria­les inter­nas que ambi­cio­nan entrar al ya abier­to mer­ca­do cubano y apro­ve­char su bené­vo­la ley de inver­sio­nes extran­je­ras; y dan­do por des­con­ta­do que el mal mayor cau­sa­do a Cuba ya se produjo.

Cuba, que resis­tió dig­na­men­te, logra avan­zar libe­rán­do­se par­cial­men­te de ese cruel blo­queo y con­quis­tan­do la ple­na liber­tad de sus patrio­tas ence­rra­dos vil­men­te en las cár­ce­les del imperio.

Habrá que ver en qué con­sis­ti­rá esa nue­va estra­te­gia impe­ria­lis­ta y como será des­ple­ga­da en lo adelante.

Habrá que ver has­ta dón­de lle­ga el con­sen­so interno bipar­ti­dis­ta en EEUU y, sobre­to­do, el con­sen­so en su poder per­ma­nen­te: gran­des cor­po­ra­cio­nes, Wall Street, Pen­tá­gono, CÍA… en medio de la cri­sis de deca­den­cia que afec­ta gra­ve­men­te al sis­te­ma impe­ria­lis­ta-capi­ta­lis­ta y lo indu­ce a una polí­ti­ca alta­men­te des­truc­ti­va en muchas par­te del mundo.

Habrá que ver cómo pro­ce­de­rán las gran­des cor­po­ra­cio­nes grin­gas y sus agen­cias en el mar­co de esa aper­tu­ra y esa nue­va relación.

Habrá qué ver que acep­ta Cuba y qué no, y cómo ope­ra­ra la com­pe­ten­cia inver­sio­nis­ta y comer­cial esta­dou­ni­den­se fren­te al avan­ce de Chi­na, Rusia y Bra­sil hacia ese país.

Igual se habrán de poner en prác­ti­ca par­te del poder impe­rial nue­vas for­mas de pene­tra­ción, de ablan­da­mien­to polí­ti­co, de pro­mo­ción de fuer­zas opo­si­to­ras, de apro­ve­cha­mien­to de las difi­cul­ta­des y des­con­ten­tos, faci­li­ta­dos por esa dis­ten­sión diplo­má­ti­ca en medio el estan­ca­mien­to y la cri­sis que afec­ta al mode­lo esta­tis­ta cubano com­bi­na­do con moda­li­da­des de privatización.

El tema del blo­queo, en caso de que se des­mon­te total­men­te, deja­rá de ser tan­to pro­ble­ma real como pre­tex­to para expli­car las limi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, obvian­do otras cau­sas estruc­tu­ra­les del mode­lo impe­ran­te y sus refor­mas en curso.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.