Otra vez Fidel tuvo razón- Car­los Aznárez

cubanos

Nadie sabe más que el pue­blo cubano a la hora de enfren­tar a un Impe­rio. Por eso esta vic­to­ria logra­da con la recu­pe­ra­ción de los tres héroes anti­te­rro­ris­tas, a cam­bio de la libe­ra­ción de un espía de la CIA es un paso fun­da­men­tal a la hora de gra­fi­car su pacien­cia, su tena­ci­dad y por últi­mo la dig­ni­dad en la defen­sa de principios.

Al igual que ocu­rrie­ra con el caso del niño Elián Gon­zá­lez, en que Fidel puso a todo el pue­blo de pie y trans­mi­tió esto mis­mo a los defen­so­res de la Revo­lu­ción fron­te­ras afue­ra, la ini­cia­ti­va movi­li­za­do­ra impul­sa­da por él en un his­tó­ri­co dis­cur­so (“Vol­ve­rán”, sen­ten­ció) y en esta últi­ma eta­pa por Raúl, ha dado sus fru­tos. Pre­gun­té­mo­nos cuán­tas movi­li­za­cio­nes y actos de todo tipo han rea­li­za­do las muje­res y hom­bres de Cuba por la liber­tad de los Cin­co. Más aún, cuán­to de ese espí­ri­tu soli­da­rio sir­vió para con­ta­giar a los pue­blos del mun­do, y hacer que se sumen acti­va­men­te al mis­mo reclamo.

Esa con­jun­ción de Pue­blo más Fidel más soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal ha sido fun­da­men­tal a la hora de demos­trar­le pri­me­ro a los Bush, lue­go a Clin­ton y por últi­mo a Oba­ma que cuan­do “gol­pean a uno de nues­tro lado, nos gol­pean a todos”, y así derro­tar uni­ta­ria­men­te la inmen­sa maqui­na­ria de men­ti­ras pues­ta en mar­cha des­de el 12 de sep­tiem­bre de 1998, cuan­do los Cin­co fue­ron dete­ni­dos, encar­ce­la­dos y bochor­no­sa­men­te “juz­ga­dos” por los enemi­gos de Cuba.

Lo ocu­rri­do aho­ra es par­te de una encar­ni­za­da Resis­ten­cia. La mis­ma que se puso en mar­cha hace ya casi 56 años cuan­do el pue­blo de Cuba y su diri­gen­cia deci­die­ron hacer una Revo­lu­ción pro­fun­da, sin reta­ceos de nin­gu­na índo­le. Un pro­ce­so libe­ra­dor que cami­na­ra hacia el Socia­lis­mo. El Impe­rio con­tes­tó con su peor ros­tro y pen­só que esa peque­ña Isla a esca­sas 200 millas de su bru­tal pode­río mili­tar iba a nau­fra­gar fren­te al más cri­mi­nal de los blo­queos. Si eso no alcan­za­ra, allí esta­ba el recur­so de la inva­sión mili­tar para con­ven­cer­los y poner­los en línea.

Fra­ca­sa­ron una y mil veces. Fue­ron derro­ta­dos en el Escam­bray, en Bahía Cochi­nos y en Pla­ya Girón. Tam­po­co pudie­ron cuan­do borra­ron a Cuba de los foros inter­na­cio­na­les, o rete­nien­do por la fuer­za a Elián y menos cuan­do deci­die­ron tomar como rehe­nes a Gerar­do, Anto­nio, Fer­nan­do, René y Ramón.

Al Impe­rio en su sober­bia, le fal­tó enten­der que cuan­do un pue­blo está dota­do de una con­duc­ción revo­lu­cio­na­ria (con Fidel y Raúl la ven­ta­ja en ese sen­ti­do es enor­me), posee la for­ta­le­za ideo­ló­gi­ca que da el haber ido cons­tru­yen­do el Socia­lis­mo duran­te más de medio siglo y ade­más ha sabi­do lle­gar con su ejem­plo a los cora­zo­nes de todos los pue­blos de Lati­noa­mé­ri­ca y el mun­do, no hay enemi­go invencible.

Por eso, toda Cuba fes­te­ja en la calle la recu­pe­ra­ción de sus 5 héroes y la ale­gría que este hecho pro­vo­ca se extien­de como regue­ro de pól­vo­ra. Sólo bas­ta­ba ver este glo­rio­so miér­co­les 17 de diciem­bre los ros­tros de los millo­nes de ami­gos que la Isla de la dig­ni­dad tie­ne en todos los sitios del pla­ne­ta, o el de los mis­mos pre­si­den­tes que esta­ban reu­ni­dos en Entre Ríos tra­tan­do de dar­le más bríos al Mercosur.

Con los Cin­co en casa jun­to a sus heroi­cos fami­lia­res (ellos tam­bién juga­ron un rol más que des­ta­ca­ble ), con las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre los dos paí­ses nue­va­men­te res­ta­ble­ci­das des­pués de tan­tos años de ase­dio grin­go, aho­ra sólo fal­ta el levan­ta­mien­to del blo­queo. El geno­ci­da Oba­ma (que hoy mues­tre su ros­tro con­ce­si­vo no nos debe hacer olvi­dar con qué cla­se de per­so­na­je hay que lidiar) ten­drá que con­ven­cer a sus hal­co­nes de que este sin sen­ti­do ya no va más. Se los vie­ne dicien­do en los últi­mos meses has­ta su pro­pia pren­sa en las pági­nas del New York Times. Lo susu­rran sus empre­sa­rios, apu­ra­dos por hacer nego­cios con Cuba fren­te a la com­pe­ten­cia euro­pea y aho­ra el avan­ce inver­sor de Chi­na. El blo­queo ha sido un total y abso­lu­to fra­ca­so. Cuba sigue de pie y ha vuel­to con fuer­za a todos los esta­men­tos de inte­gra­ción latinoamericana.

Por todo ello, si en el tiem­po que aho­ra vie­ne, final­men­te la nación cuba­na ter­mi­na­ra de acer­tar­le la esto­ca­da final al blo­queo, habrá que­da­do cla­ro a los ojos del mun­do que una vez más la vida pudo con la muer­te. Por supues­to que el Impe­rio lo segui­rá inten­tan­do, des­de ya que el pue­blo cubano y su con­duc­ción revo­lu­cio­na­ria debe­rán estar aler­tas fren­te a la inva­sión cul­tu­ral, turís­ti­ca y eco­nó­mi­ca que se avi­so­ra (has­ta el ener­gú­meno John Kerry ya se ha ano­ta­do pri­me­ro en la lis­ta de visi­tan­tes a la Isla), pero esa será otra bata­lla. Por aho­ra, a seguir fes­te­jan­do y gri­tan­do “Vol­vie­ron”. “Viva Cuba”,“Viva Fidel”, “Viva Raúl”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.