La rebe­lión fren­te a la paz como Dere­cho Sín­te­sis- FARC EP

50-aniversario-1964-2014

La Haba­na, Cuba, sede de los diá­lo­gos de paz, diciem­bre 13 de 2014

La rebe­lión fren­te a la paz como Dere­cho Síntesis

Refle­xión 4


Sobre el deli­to político

Nin­gún Esta­do libe­ral que se pre­cie de asu­mir los prin­ci­pios de la Ilus­tra­ción pue­de des­co­no­cer la tra­di­ción del deli­to polí­ti­co, que hace par­te de las defi­ni­cio­nes jurí­di­co-polí­ti­cas más pro­gre­sis­tas en el orden penal y cons­ti­tu­cio­nal para apun­tar a la solu­ción civi­li­za­da de los con­flic­tos y las disi­den­cias. De hecho es lo que for­mal­men­te expli­ca ese recur­so y es por esa for­mu­la­ción que ha esta­do tan­to en la Car­ta Polí­ti­ca de la que se ha dota­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de nues­tro adver­sa­rio, como está tam­bién en su Códi­go Penal.

Sin embar­go, esa figu­ra ha sido seve­ra­men­te recor­ta­da y des­vir­tua­da con la cri­mi­na­li­za­ción que nos tra­ta de terro­ris­tas, de la mis­ma mane­ra sis­te­má­ti­ca en que se ha actua­do sal­va­je­men­te con­tra la insur­gen­cia y el con­jun­to de las orga­ni­za­cio­nes que luchan por supe­rar las con­di­cio­nes de some­ti­mien­to colec­ti­vo. Los suce­si­vos gobier­nos en estas déca­das, al com­pro­bar cómo ascen­dían los movi­mien­tos de opo­si­ción radi­cal y no de sim­ple des­ave­nen­cias entre par­ti­dos, sino que se agu­di­za­ba la incon­for­mi­dad, la pro­tes­ta y la lucha gue­rri­lle­ra, deci­die­ron no sólo juz­gar median­te tri­bu­na­les mili­ta­res a sus enemi­gos de cla­se, sino gene­ra­li­zar la tor­tu­ra, el ase­si­na­to y la des­apa­ri­ción for­za­da, apli­can­do en jui­cios suma­rios y des­pro­vis­tos de defen­sa y garan­tías, tam­bién con jue­ces espe­cia­li­za­dos, de orden públi­co y suce­si­vas legis­la­cio­nes, un sofis­ma: que en Colom­bia no podía legi­ti­mar­se el deli­to polí­ti­co al estar asis­tien­do todos al des­tino de una “demo­cra­cia”. Se pro­ce­dió enton­ces en nor­mas y en la juris­pru­den­cia a aban­do­nar el reco­no­ci­mien­to de la cone­xi­dad entre típi­cos deli­tos polí­ti­cos y los cone­xos, es decir la amplia gama de con­duc­tas nece­sa­rias en nues­tra lucha gue­rri­lle­ra para avan­zar hacia una Colom­bia social, con jus­ti­cia y en democracia.

Si bien la Cons­ti­tu­ción de 1991, como en el pasa­do, plas­ma nor­mas sobre el deli­to polí­ti­co reco­no­cien­do la posi­bi­li­dad de un tra­to favo­ra­ble al pre­ver amnis­tías o indul­tos para los rebel­des, el pro­duc­to con­fec­cio­na­do a lo lar­go de estos vein­te años es el de una orques­ta­ción entre Gobierno, Con­gre­so, Fis­ca­lía y gran par­te de la Judi­ca­tu­ra, para negar­nos tal con­di­ción de alza­dos en armas y por lo tan­to para negar­nos ser acree­do­res de esas medi­das que en muchas expe­rien­cias de otros paí­ses y en Colom­bia en algún gra­do, se han adver­ti­do como medios efi­ca­ces para enca­mi­nar pro­ce­sos de recon­ci­lia­ción nacio­nal. No pue­de jus­ti­fi­car­se de otra mane­ra que de los más de 2.000 rebel­des encar­ce­la­dos en nues­tro país úni­ca­men­te 125 lo hayan sido por el deli­to de Rebe­lión, sien­do la mayo­ría de las con­de­nas por otros deli­tos obvia­men­te cone­xos a esta.

Sin que este­mos en el esce­na­rio de vic­to­ria mili­tar de nin­gu­na par­te, sino en diá­lo­gos para poner fin al con­flic­to arma­do y cons­truir una paz con refor­mas pro­fun­das, no hay otro camino que abrir paso ya a una pene­tran­te refor­ma polí­ti­ca y jurí­di­ca sur­gi­da de los avan­ces en La Haba­na que fren­te a los com­pro­mi­sos de las FARC-EP, haga valer lo pro­pio del Gobierno y devuel­va el Esta­do, al país, la iden­ti­dad del deli­to polí­ti­co que fue que­bra­da. Que extien­da su apli­ca­ción en total cone­xi­dad con las con­duc­tas y los hechos de los que ha pre­ci­sa­do para alcan­zar sus obje­ti­vos una rebe­lión que no se ha pro­pues­to nun­ca afec­tar al pue­blo en sus dere­chos sino bus­car con­di­cio­nes de jus­ti­cia colec­ti­va. Dicha refor­ma debe por lo tan­to no excluir nin­gu­na de las actua­cio­nes vin­cu­la­das a la rebe­lión que el dere­cho penal más pro­gre­sis­ta arti­cu­la con el hecho del alza­mien­to y fren­te al hori­zon­te de la paz. Estas actua­cio­nes, los deno­mi­na­dos deli­tos cone­xos, deben ser incor­po­ra­das en su com­ple­ji­dad al deli­to polí­ti­co, sien­do tan amplia su con­si­de­ra­ción y alcan­ce como debe ser­lo en con­se­cuen­cia la amnis­tía gene­ral y las medi­das de indul­to que se deben otor­gar en el pro­ce­so de paz que Colom­bia vie­ne adelantando.

No es por fue­ra de la volun­tad polí­ti­ca ni por fue­ra de los medios con que cuen­ta el Esta­do actual­men­te, como se pue­de y debe hacer valer por ley el reco­no­ci­mien­to del deli­to polí­ti­co y de los demás deli­tos que for­man par­te de su amplia cone­xi­dad, como igual­men­te por ley debe defi­nir­se el alcan­ce de las amnis­tías o indultos.

Por todo ello, las FARC EP recha­za­mos las deci­sio­nes sobre el pro­ce­so de Paz toma­das por el Esta­do colom­biano median­te actos uni­la­te­ra­les no con­sul­ta­dos en la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes ‑el deno­mi­na­do Mar­co Jurí­di­co para la Paz crea­do por el Acto Legis­la­ti­vo 1÷2012−, actos que han levan­ta­do una inmen­sa enre­da­de­ra o male­za jurí­di­ca que redu­ce el fin del con­flic­to arma­do interno a una mera cues­tión judicial.

Con­di­cio­nar irre­me­dia­ble­men­te el fin exi­to­so del pro­ce­so de paz a un obli­ga­do encar­ce­la­mien­to de la diri­gen­cia gue­rri­lle­ra, ade­más de con­cul­car el prin­ci­pio de pre­sun­ción de ino­cen­cia, es un supues­to no cono­ci­do ni pues­to sobre la mesa con ante­rio­ri­dad en nin­gún pro­ce­so de paz de los habi­dos en el mun­do. Ni en pro­ce­sos ya leja­nos en el tiem­po ni en otros mucho más cer­ca­nos, como es el caso del recien­te­men­te alcan­za­do acuer­do de paz de Bang­sa­mo­ro en las Fili­pi­nas, hace ape­nas sie­te meses, entre el Gobierno de ese país y la gue­rri­lla inde­pen­den­tis­ta musulmana.

Las FARC EP no elu­di­mos nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des y las veni­mos enfren­tan­do éti­ca y polí­ti­ca­men­te des­de siem­pre. Otro tipo de res­pon­sa­bi­li­da­des, las deri­va­das de cual­quier hipo­té­ti­ca infrac­ción jurí­di­ca no amnis­tia­ble de las que se nos acu­se, esta­mos dis­pues­tos a enfren­tar­las con serie­dad revo­lu­cio­na­ria cuan­do así se acre­di­te sol­ven­te­men­te y úni­ca­men­te ante las corres­pon­dien­tes ins­tan­cias inde­pen­dien­tes y garan­tis­tas que entre todos y para todos ‑par­ti­dos polí­ti­cos, empre­sa­rios, agen­tes de poten­cias extran­je­ras, repre­sen­tan­tes de ins­ti­tu­cio­nes invo­lu­cra­das en el con­flic­to, para­mi­li­ta­res y agen­tes del Esta­do- acor­de­mos, siem­pre res­pe­tan­do el prin­ci­pio de pre­sun­ción de ino­cen­cia. Pero nos resul­ta irreal y asi­mé­tri­ca la posi­bi­li­dad de con­di­cio­nar un acuer­do de paz al irre­me­dia­ble encar­ce­la­mien­to a prio­ri de los gue­rri­lle­ros, mien­tras per­vi­ve la impu­ni­dad de la oli­gar­quía, la cla­se polí­ti­ca y las fuer­zas mili­ta­res colom­bia­nas, todos ellos direc­ta­men­te res­pon­sa­bles de los crí­me­nes come­ti­dos duran­te más de 50 años en Colom­bia, para mayor enri­que­ci­mien­to de las cla­ses dominantes.

Con­si­de­ra­mos que los actua­les Diá­lo­gos de Paz de La Haba­na deben gene­rar un nue­vo Dere­cho que, aten­dien­do a las espe­ci­fi­ci­da­des del con­flic­to arma­do colom­biano y en aras de su fina­li­za­ción, encuen­tre nue­vos equi­li­brios entre paz, jus­ti­cia y repa­ra­ción, ante­po­nien­do las nece­sa­rias garan­tías para una paz esta­ble, dura­de­ra y con jus­ti­cia social y la no repe­ti­ción y fin de la impu­ni­dad a cual­quier otra con­si­de­ra­ción. Esta es la mayor apor­ta­ción que este pro­ce­so pue­de rea­li­zar no solo al pue­blo colom­biano sino a toda la huma­ni­dad, ele­van­do la paz alcan­za­da a la cate­go­ría de Dere­cho Sín­te­sis, garan­ti­zan­do ple­na­men­te y a todas las per­so­nas la tota­li­dad de sus dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les para siempre.

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.