Popu­le meus- Josu Sorauren

Aho­ra pare­ce que a la baran­da de unión del “pue­blo” nava­rro, el éti­mo “popu­lus”, le des­qui­cia las menin­ges. Eso pare­ce, tras la últi­ma bou­ta­de esa, de que el unio­nis­mo UPSN, esta lla­ma­do a cons­ti­tuir­se en “dique de los populismos”.

Me ima­gino que si son con­se­cuen­tes, darán nue­vo avío a la P de pue­blo. Evi­den­te­men­te habrá de ser algún voca­blo, lo más remo­to posi­ble del con­cep­to de putridez.

Y en otro orden de cosas, bien exen­to de con­no­ta­cio­nes zoo­mor­fas… ¡Fíja­te que a alguien se le ocu­rrie­ra eso de “Unión de pro­bos­cí­deos nava­rros”! Lo digo por cier­tas con­co­mi­tan­cias con algu­nos fósi­les del Holoceno…

De todos modos si se pirran por mutar­se en diques, que no lo duden y que acu­dan sin la menor tar­dan­za a Yesa. Al pare­cer allí –y fue­ra chan­zas que el tran­ce es bien dramático‑, todo tipo de hor­mi­gón, inclu­so el maza­co­te unio­nis­ta en cues­tión, es poco.

Como quie­ra que sea, y a eso voy, el inte­gris­mo nava­rre­ro, a lo suyo, a man­te­ner­se en el feu­do. A ver si entre dimes y dire­tes, los nava­rros segui­mos bien enfren­ta­dos, como siempre…

Y es que en la “nava­rra cues­tión de esta­do”, la polí­ti­ca espa­ño­la lo tuvo siem­pre fácil. Qui­zás más por nues­tra debi­li­dad que por mera estu­pi­dez. “divi­de et vin­ces”. Esto UPSN, lo tie­ne per­fec­ta­men­te asu­mi­do y ela­bo­ra­do. Es bas­tan­te simple…

Es nues­tra con­de­na endé­mi­ca. Que si agra­mon­te­ses o bea­mon­te­ses, car­lis­tas o pese­te­ros, monár­qui­cos o repu­bli­ca­nos, rojos o apos­tó­li­cos, cató­li­cos, roma­nos y franquistas…

En el inte­rin, ven­drán sala­man­ti­nos, bur­ga­le­ses, tole­da­nos y toda la jar­ca car­pe­to­ve­tó­ni­ca, a lle­var­se los doblo­nes del rei­no a espuertas…

Y qui­zás se vayan. Eso sí, ahí nos deja­rán sus cicló­peas hor­mi­go­na­das, pan­ta­nos, cana­les, autó­dro­mos, enor­mes deu­das y descapitalizaciones…

En defi­ni­ti­va una Nava­rra en la bancarrota…

Y esto, has­ta que todos los nava­rros, mon­ta­ñe­ses o ribe­ros, tirios y tro­ya­nos, no con­si­ga­mos, al menos por una vez, enten­der­nos y escu­char­nos. Sin ira, sin inter­fe­ren­cias aje­nas, sin sus­pi­ca­cias. Sim­ple­men­te se tra­ta­ría de res­pon­der libre­men­te a estas pre­gun­tas: ¿Quié­nes somos? ¿De don­de veni­mos? Y sobre todo, qué pre­ten­de­mos ser…

Los unio­nis­tas tie­nen cla­ro su ori­gen, esen­cia y des­tino –el uni­ver­sal ese-. A un ser­vi­dor le pare­ce bien que pre­ten­dan pro­ce­der del tron­co de Witi­la o de los reda­ños del Cid. De la mis­ma for­ma que tam­po­co nos vamos a soli­vian­tar por­que igno­ren la iden­ti­dad de nues­tro Joa­nes de Lei­za­rra­ga o el sig­ni­fi­ca­do de Eus­kalhe­rria en la enci­clo­pe­dia británica.

Lo que no entien­do bien, es ese odio cer­val a quie­nes por sen­tir­nos vas­cos defen­de­mos una len­gua y una cul­tu­ra. Y que la defen­sa de nues­tra iden­ti­dad nos haya supues­to cár­cel, muer­te, torturas.

No creo que haya exis­ti­do un pun­to en todo el pla­ne­ta, don­de se nos haya odia­do tan­to como en nues­tra pro­pia tie­rra. ¡Que bien defi­nió nues­tro ami­go Vic­tor Alei­xan­dre eso del autoodio!

Pero en fin, que al unio­nis­mo espa­ñol, con esa sim­ple tác­ti­ca de sem­brar la dis­cor­dia y frag­men­tar­nos como vul­gar­men­te se dice, “se lo hemos pues­to a güevo”.

Una vez se tra­ta­ba de eta­rras con­tra autén­ti­cos nava­rros, otra de “vas­cos con­tra nava­rros”. Y daban por sen­ta­do que los vas­cos y nava­rros son ‑por poner un ejem­plo- como rusos y ucra­nia­nos. Aho­ra que al pare­cer, ya no pare­ce ser­vir­les la tan mani­da con­fron­ta­ción, nos hablan de demó­cra­tas –ellos, los del sis­te­ma- y popu­lis­tas, a los que aspi­ra­mos al cambio.

Pues bien, aquí esta­mos. Un ser­vi­dor –antes del entorno eta­rra, lue­go sim­ple vasco‑, es un popu­lis­ta y como tal aspi­ra a un cam­bio radi­cal. Y en mis aspi­ra­cio­nes pre­ten­do con­ju­gar el res­pe­to ine­quí­vo­co a la volun­tad de la ciu­da­da­nía, con la obser­van­cia de los dere­chos huma­nos. Y si eso es popu­lis­mo, bien­ve­ni­do sea. De los que aspi­ra­mos a un repar­to equi­ta­ti­vo de la rique­za y de los tri­bu­tos, a una admi­nis­tra­ción trans­pa­ren­te y ejem­plar de nues­tros recur­sos, y bla…bla y etc. Pues bien…

Por­que de lo otro, de lo que la cas­ta nava­rra lle­va desa­rro­llan­do duran­te lar­gas déca­das… ¿Qué pode­mos decir? De eso, resul­ta que el pue­blo nava­rro esta has­ta la cús­pi­de del capi­ro­te en el que vio­len­ta y subrep­ti­cia­men­te nos ha encas­tra­do el hués­ped unionista…

Por eso, a fuer de popu­lis­tas, por dig­ni­dad, recha­za­mos de raíz el sis­te­ma del “esta­do de dere­cho” ese, por mucho que lo hayan bau­ti­za­do como democracia.

Lo digo sin amba­ges. Y es que a ese unio­nis­mo caci­quil, expo­lia­dor, into­le­ran­te, alza­do sobre la des­ver­gon­za­da pre­ben­da, y que se nos pone cíni­co e into­le­ra­ble, lo lle­va­ría a gale­ras, por pare­cer algo más humano que ellos…

Y aún nos inter­pe­lan por nues­tra acci­dez, por nues­tras denun­cias “Popu­le meus… Quid fecit tibi? In quo con­tris­ta­vi te?”… ¡Que des­pam­pa­nan­te cinis­mo el suyo! ¡Qué pacien­cia más que bíbli­ca la de este pue­blo! ¡En qué des­pil­fa­rró Júpi­ter sus rayos!

Así pues, llá­men­nos vas­cos o popu­lis­tas… Pero la ver­dad, todo será una pura baga­te­la, si algu­na vez rema­ta­mos el pre­dio ese de Bar­ci­nas, espar­ci­nas y otras inva­si­vas hier­bas de este erial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.