La soberanía alimentaria en Andalucía

NOTA: Tex­to para la char­la-deba­te a cele­brar el vier­nes, 5 de diciem­bre en Cádiz orga­ni­za­do por el SAT-Cádiz con moti­vo de la cele­bra­ción del día de Anda­lu­cía.

Introducción

Hablar de sobe­ra­nía, es hablar de poder e inde­pen­den­cia. En el ámbi­to más per­so­nal, la capa­ci­dad de actuar para con­se­guir nues­tras nece­si­da­des y cum­plir nues­tros anhe­los, de ser ple­na como per­so­na libre. Se dice rápi­do pero en reali­dad requie­re supe­rar muchas difi­cul­ta­des sub­je­ti­vas que pesa sobre nues­tras cabe­zas de las per­so­nas des­de gene­ra­cio­nes, pri­me­ro visi­bi­li­zar­las, ser auto­cons­cien­te de ellas, y lue­go poner­nos a la acción, cre­cer posi­ti­va y enri­que­ce­do­ra­men­te como per­so­na. Pero la sobe­ra­nía per­so­nal que­da­ría coja si no se acom­pa­ña de la sobe­ra­nía del entorno en el que nos encon­tre­mos, el fami­liar, el del barrio, ciu­dad o país. Por que no ten­dre­mos esa posi­bi­li­dad de actuar, trans­for­mar y mejo­rar en lo per­so­nal si mi pue­blo, cen­tro de tra­ba­jo o mi fami­lia no la tie­ne. Y para eso nece­si­ta­mos tra­ba­jar indi­vi­dual y colec­ti­va­men­te, para con­quis­tar, prac­ti­car, la sobe­ra­nía en todos los ámbi­tos de nues­tra vida, com­bi­nan­do la acti­tud per­so­nal fren­te a posi­bles impo­si­cio­nes injus­tas lo cual no impi­de, sino todo lo con­tra­rio, que dicha acti­tud la reali­ce­mos en pare­jas, equi­pos de tra­ba­jo, gru­pos mili­tan­tes sin­di­ca­les, socia­les o polí­ti­cos. Es una prác­ti­ca y una lucha dia­ria para con­se­guir cuo­tas de inde­pen­den­cia per­so­nal, pro­fe­sio­nal o veci­nal que ter­mi­na en lo nacio­nal, en el terri­to­rio en don­de nos encon­tre­mos, en la sobe­ra­nía polí­ti­ca.

No es fácil por­que nues­tra socie­dad indi­vi­dua­lis­ta des­de los albo­res del capi­ta­lis­mo ha pro­pi­cia­do la pasi­vi­dad, el ais­la­mien­to y la fal­ta de par­ti­ci­pa­ción comu­nal. Y por ello el pro­ce­so es lar­go y difí­cil, un esfuer­zo que supo­ne un cam­bio cons­cien­te y pro­gre­si­vo de hacer y cons­truir gru­po. Tam­po­co el sis­te­ma capi­ta­lis­ta en su fase actual impe­ria­lis­ta más deca­den­te nos lo pon­drá fácil, ya que se arma, se blin­da, no solo de arma­men­to sino tam­bién de sus medios de comu­ni­ca­ción, de sus sis­te­mas jurí­di­cos y comer­cia­les, de todo un apa­ra­to ideo­ló­gi­co que fomen­ta el egoís­mo, el con­su­mis­mo y una feli­ci­dad qui­mé­ri­ca y super­fi­cial. Todo ello para man­te­ner el sta­tus quo que tie­ne como base fun­da­men­tal a los gru­pos eco­nó­mi­cos de poder.

Que la Troi­ka (la Comi­sión Euro­pea, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal) tie­ne más poder de deci­sión que los pro­pios esta­dos con supues­ta sobe­ra­nía polí­ti­ca, es bien pal­pa­ble en la actua­li­dad. Por eso nece­si­ta­mos sobe­ra­nía polí­ti­ca, la esen­cial, la que aglu­ti­na las otras impres­cin­di­bles sobe­ra­nías, por­que son los gobier­nos los que deci­den en los ámbi­tos fun­da­men­ta­les de nues­tras vidas. La cues­tión es deci­dir para quien y el como de esas prác­ti­cas sobe­ra­nis­tas, ¿para bene­fi­ciar a las gran­des empre­sas trans­na­cio­na­les? O para bene­fi­ciar a la amplia mayo­ría de su pobla­ción. En este con­tex­to debe­mos situar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria la más bási­ca y ele­men­tal por­que nos per­mi­te el sus­ten­to y super­vi­ven­cia de una pobla­ción.

Concepto de soberanía alimentaria

La expan­sión de las luchas por la segu­ri­dad y sobe­ra­nía ali­men­ta­ria sur­ge de la lar­ga his­to­ria cam­pe­si­na que se ges­tó de dife­ren­tes for­mas según épo­cas y luga­res. Sin embar­go, podría­mos des­ta­car varios hitos o momen­tos his­tó­ri­cos que mar­can la situa­ción actual. El pri­me­ro se ges­ta con la revo­lu­ción indus­trial en Ingla­te­rra a fina­les del siglo XVIII, cuan­do se intro­du­cen las leyes de libre mer­ca­do en ali­men­tos bási­cos de sub­sis­ten­cia como el cereal. El ali­men­to pasa a ser una mer­can­cía, un valor de cam­bio en lugar de ser un nece­sa­rio valor de uso. Este aca­pa­ra­mien­to de grano se pro­du­jo a cos­ta de los cer­ca­mien­tos de las tie­rras comu­na­les y la expul­sión de las comu­ni­da­des rura­les a las ciu­da­des indus­tria­les ingle­sas1. Tras la revo­lu­ción indus­trial, Ingla­te­rra pide el fin de los aran­ce­les para sus pro­duc­tos indus­tria­les mien­tras inter­na­men­te con­ti­núa con la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad de las tie­rras y la expul­sión de cam­pe­si­nas y cam­pe­si­nos, su empo­bre­ci­mien­to, el tra­ba­jo infan­til y la cri­mi­na­li­za­ción de las pro­tes­tas. Pos­te­rior­men­te, tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial, la revo­lu­ción ver­de, es otro hito que supu­so una ace­le­ra­ción y exten­sión de la mer­can­ti­li­za­ción ali­men­ta­ria que se carac­te­ri­zó por el uso masi­vo de paque­tes «tec­no­ló­gi­cos» como los agro­tó­xi­cos (pla­gui­ci­das, pes­ti­ci­das y her­bi­ci­das), los fer­ti­li­zan­tes, las semi­llas híbri­das, la maqui­na­ria agrí­co­la y el uso de cré­di­tos ban­ca­rios. Pero, sobre todo, se carac­te­ri­zó por la aper­tu­ra de mer­ca­dos a nivel inter­na­cio­nal a tra­vés de supues­tas orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les (ONG), como la Fun­da­ción Ford y Rock­fe­ller, que jun­to a la Orga­ni­za­ción para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), intro­du­cen estos paque­tes «tec­no­ló­gi­cos» median­te alian­zas y tra­ta­dos inter­na­cio­na­les. En Lati­noa­me­ri­ca, la Alian­za para el Pro­gre­so supu­so la sus­ti­tu­ción de la hari­na blan­ca por ali­men­tos loca­les como el maíz y la yuca, y don­de ya esta­ban deci­di­das las empre­sas que par­ti­ci­pa­rían en el nego­cio. Lo mis­mo ocu­rrió con otros paí­ses del hemis­fe­rio sur y par­tes de Asia. La implan­ta­ción de los trans­gé­ni­cos y la lla­ma­da tec­no­lo­gía sin­té­ti­ca, es una con­ti­nua­ción más recien­te de la inten­si­fi­ca­ción y exten­sión mun­dial de la mer­can­ti­li­za­ción ali­men­ta­ria. La difu­sión de semi­llas trans­gé­ni­cas ini­cia­da en los años 80 y 90 del siglo XX ha supues­to una con­cen­tra­ción de los cul­ti­vos más lucra­ti­vos, la inva­sión de terri­to­rios a tra­vés de exten­sos mono­cul­ti­vos, espe­cial­men­te de cerea­les y legum­bres como el tri­go, el maíz y la soja, pero tam­bién el algo­dón y caña de azú­car o las pata­tas; mayor con­su­mo de agro­tó­xi­cos; meca­ni­za­ción del cam­po y menor uso del tra­ba­jo humano.

Es en este con­tex­to cuan­do se pro­du­ce un aumen­to de la toma de con­cien­cia social y polí­ti­ca de las cam­pe­si­nas, indí­ge­nas y gen­te del mun­do rural que se orga­ni­zan en movi­mien­tos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, des­ta­can­do la orga­ni­za­ción Vía Cam­pe­si­na. El con­cep­to de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria adquie­re rele­van­cia en 1996 cuan­do Vía Cam­pe­si­na en Roma, con moti­vo de la Cum­bre Mun­dial de la FAO, rom­pe con la orga­ni­za­ción de los mer­ca­dos agrí­co­las y finan­cie­ros pues­ta en prác­ti­ca por la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC) y con el con­cep­to de segu­ri­dad ali­men­ta­ria defi­ni­da por la FAO, reivin­di­can­do un con­cep­to más amplio y pro­fun­do.

Será en la decla­ra­ción final del foro mun­dial sobre sobe­ra­nía ali­men­ta­ria cele­bra­do en La Haba­na en 2001, que Vía Cam­pe­si­na y otros movi­mien­tos expre­san que:

La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es el dere­cho de cada pue­blo a defi­nir sus pro­pias polí­ti­cas agro­pe­cua­rias y en mate­ria de ali­men­ta­ción, a pro­te­ger y regla­men­tar la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria nacio­nal y el mer­ca­do domés­ti­co a fin de alcan­zar metas de desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, a deci­dir en qué medi­da quie­ren ser auto- sufi­cien­tes, a impe­dir que sus mer­ca­dos se vean inun­da­dos por pro­duc­tos exce­den­ta­rios de otros paí­ses que los vuel­can al mer­ca­do inter­na­cio­nal median­te la prác­ti­ca del dum­ping… La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria no nie­ga el comer­cio inter­na­cio­nal, más bien defien­de la opción de for­mu­lar aque­llas polí­ti­cas y prác­ti­cas comer­cia­les que mejor sir­van a los dere­chos de la pobla­ción a dis­po­ner de méto­dos y pro­duc­tos ali­men­ta­rios ino­cuos, nutri­ti­vos y eco­ló­gi­ca­men­te sus­ten­ta­bles.

De esta defi­ni­ción se des­ta­ca el dere­cho de los pue­blos a defi­nir sus pro­pias polí­ti­cas agro­pe­cua­rias y en mate­ria de ali­men­ta­ción. A pro­te­ger y regla­men­tar su pro­duc­ción inter­na con el fin de alcan­zar un desa­rro­llo sos­te­ni­ble y deci­dir su auto­su­fi­cien­cia. El dere­cho a impe­dir que sus mer­ca­dos se vean inva­di­dos de pro­duc­tos más bara­tos que los cos­tos de los pro­duc­tos nacio­na­les (dum­ping). A abo­gar por un comer­cio inter­na­cio­nal que pro­te­ja y sir­va a los pue­blos, a una amplia mayo­ría de la pobla­ción (y no a unas pocas mul­ti­na­cio­na­les) y a dis­po­ner de méto­dos y pro­duc­tos ali­men­ta­rios ino­cuos, nutri­ti­vos y res­pe­tuo­sos con el medio ambien­te.

La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es un tema de segu­ri­dad y poder real de un país. Ya que si para ali­men­tar a un pue­blo de una nación cual­quie­ra su esta­do (las nacio­nes y pue­blos que no tie­nen esta­do aún lo tie­nen más difí­cil) debe depen­der de las reglas abu­si­vas del mer­ca­do inter­na­cio­nal de ali­men­tos y otros bie­nes o ser­vi­cios, que ade­más se uti­li­za como ins­tru­men­tos de pre­sión; o de la impre­vi­si­bi­li­dad y los altos cos­tos del trans­por­te de lar­ga dis­tan­cia, ese país pier­de la posi­bi­li­dad de actuar no solo sobre la ali­men­ta­ción sino tam­bién sobre otras deci­sio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas.

Se tra­ta, por tan­to de apo­yar los mer­ca­dos loca­les y pro­te­ger median­te sub­si­dios a los gru­pos de cam­pe­si­nas y trabajadoras/​es del cam­po que se man­tie­nen en sus tie­rras y gene­ran eco­no­mías loca­les, con­ser­va­ción del sue­lo y prác­ti­cas agrí­co­las eco­ló­gi­cas. Tam­bién para la pro­duc­ción y pro­tec­ción pecua­ria y la pes­ca local, res­pe­tuo­sa ambos con la con­ser­va­ción del medio ambien­te. Estas polí­ti­cas que pro­te­gen a los peque­ños pro­duc­to­res y a las coope­ra­ti­vas loca­les entran en cla­ra con­tra­dic­ción con la exis­ten­cia de las trans­na­cio­na­les del sec­tor de la ali­men­ta­ción como Car­gill, Archer Daniels Mid­land (ADM), Drey­fuss, Bun­ge, Nestlé, entre otras, las cua­les pro­mue­ven el con­trol mono­pó­li­co de los ali­men­tos a nivel mun­dial obte­nien­do gran­des bene­fi­cios mone­ta­rios aba­ra­tan­do sus pre­cios a cos­ta de la explo­ta­ción de los y las tra­ba­ja­do­ras, de los ani­ma­les y son agre­si­vos con la natu­ra­le­za y el medio ambien­te. Pero tam­bién trans­na­cio­nes del sec­tor quí­mi­co (fer­ti­li­zan­tes y agro­tó­xi­cos), medi­ca­men­tos y bio­tec­no­lo­gía: Mon­san­to, Dupont, Syn­gen­ta o Bayer, ocu­pan los pri­me­ros luga­res en el nego­cio de semi­llas paten­ta­das, inclui­das las trans­gé­ni­cas. Los estu­dios hace tiem­po que aler­tan de la enor­me con­cen­tra­ción mun­dial de estas empre­sas, cin­co paí­ses aca­pa­ran el 91% de los ingre­sos tota­les y el 82% de estas empre­sas, con los Esta­dos uni­dos a la cabe­za (47% y 50% res­pec­ti­va­men­te), segui­do a gran dis­tan­cia Gran Bre­ta­ña, Japón, Sui­za y Ale­ma­nia.

En defi­ni­ti­va la pro­duc­ción ali­men­ta­ria, que inclu­ye ali­men­tos, tie­rras, aguas, semi­llas y tec­no­lo­gías lim­pias como las ener­gías reno­va­bles, de los dife­ren­tes paí­ses que luchen por una sobe­ra­nía polí­ti­ca y popu­lar deben pro­te­ger­se de los acuer­dos abu­si­vos y pro­tec­to­res de las gran­des trans­na­cio­na­les del sec­tor como la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio (OMC) o de tra­ta­dos inter­na­cio­na­les, como el Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN). Acuer­dos que bene­fi­cian a las bur­gue­sías de los Esta­dos más pode­ro­sos del mun­do como los Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea que aba­ra­tan sus cos­tes y obli­gan a los gobier­nos que fir­ma­ron los acuer­dos a impor­tar pro­duc­tos más bara­tos que el cos­te de su pro­duc­ción nacio­nal. La impor­tan­cia de actuar a tra­vés de las luchas de los movi­mien­tos popu­la­res y gobier­nos más pro­gre­sis­tas pue­de evi­tar estos acuer­dos. Como ocu­rrió con el inten­to del Tra­ta­do de ALCA (Acuer­do de Libre Comer­cio de las Amé­ri­cas) que inten­ta­ba sobre­ex­plo­tar las rique­zas de Amé­ri­ca Lati­na y alte­rar el poder judi­cial en dichos paí­ses. La resis­ten­cia de los pue­blos y de algu­nos gobier­nos de la zona, des­ta­can­do el gobierno de Vene­zue­la impi­dió su con­se­cu­ción.

Estos acuer­dos y nor­ma­ti­vas inter­na­cio­na­les supo­nen una pro­tec­ción legal a las gran­des empre­sas y los futu­ros gobier­nos no podrán hacer nada. Sus deman­das a tra­vés de tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les ya ocu­rren des­de hace tiem­po, Uru­guay fue deman­da­da por 2.000 millo­nes de dóla­res, ¡por poner aler­tas sani­ta­rias en las caje­ti­llas de taba­co!, Ale­ma­nia por cerrar cen­tra­les nuclea­res, y así en otros paí­ses como Ecua­dor o el caso más recien­te y ejem­pla­ri­zan­te de Argen­ti­na que tie­ne acu­mu­la­das deman­das por 20.000 millo­nes de dola­res.

Ade­más, en junio de 2013 la Unión Euro­pea y los Esta­dos Uni­dos ini­cian, apro­ba­do en el esta­do espa­ñol por el PP y el PSOE, nego­cia­cio­nes para lle­gar a un Acuer­do Trasatlán­ti­co de Comer­cio e Inver­sión, más cono­ci­do como Tra­ta­do de Libre Comer­cio (TLC). El obje­ti­vo prin­ci­pal no es la reduc­ción de los ya muy bajos aran­ce­les sino la regu­la­ción de las rela­cio­nes comer­cia­les que favo­re­ce­rán a las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les y que afec­ta­rán a están­da­res medioam­bien­ta­les, con­ve­nios labo­ra­les y dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual e inclu­so pri­va­ti­za­cio­nes de ser­vi­cios públi­cos. Pero para el tema que nos ocu­pa las con­se­cuen­cias de este tra­ta­do es la com­pe­ten­cia des­leal de las gran­des empre­sas que podrán man­te­ner cos­tes y pre­cios redu­ci­dos (a cos­ta de una mayor reduc­ción de pues­tos de tra­ba­jo y explo­ta­ción labo­ral) eli­mi­nan­do a la com­pe­ten­cia local y nacio­nal. A nivel ali­men­ta­rio, las gran­jas de Esta­dos Uni­dos son aún más inten­si­vas, 13 veces más gran­des, y con­ta­mi­nan­tes que las euro­peas. Esto aumen­ta­rá la con­cen­tra­ción de poder y rique­za en el sec­tor que la que sufri­mos actual­men­te. Los nego­cia­do­res de Esta­dos Uni­dos han seña­la­do par­ti­cu­lar­men­te a la regu­la­ción de sani­dad y de los pro­duc­tos fito­sa­ni­ta­rios (La lla­ma­da agro­far­main­dus­tria don­de la bio­tec­no­lo­gía jue­gan un papel pri­mor­dial), que faci­li­ta­rá la intro­duc­ción de orga­nis­mos modi­fi­ca­dos gené­ti­ca­men­te (OMG) en ali­men­tos y otros como las hor­mo­nas de cre­ci­mien­to trans­gé­ni­cas para el engor­de rápi­do de ani­ma­les; como apun­te, el 70% de la comi­da ven­di­da en Esta­dos Uni­dos con­tie­nen OMG (sin legis­la­ción para iden­ti­fi­car­los en el eti­que­ta­do). Ade­más de las con­se­cuen­cias nega­ti­vas que ten­drá para el poten­cial desa­rro­llo indus­trial de otros sec­to­res en los dife­ren­tes terri­to­rios de la Unión Euro­pea, la poten­cia­ción de ener­gías fósi­les y peli­gro­sas como el frac­king, o la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo y su mayor pre­ca­rie­dad (el Tra­ta­do de Libre comer­cio de Nor­te Amé­ri­ca fir­ma­do por Cana­dá, Esta­dos Uni­dos y Méxi­co en 1993 que anun­ció que crea­ría un total de 20 millo­nes de empleos, se que­dó en una pér­di­da neta de cer­ca de un millón de empleos por las des­lo­ca­li­za­cio­nes). Tra­ta­dos o acuer­dos como este pro­vo­ca­ría, si no lo evi­ta­mos, un poder, una potes­tad judi­cial mayor que la de los tri­bu­na­les del esta­do espa­ñol, obvian­do por supues­to los tri­bu­na­les más loca­les y la sobe­ra­nía pre­sen­te y futu­ra de los pue­blos que la com­po­nen.

La soberanía alimentaria en Andalucía

La tie­rra en Anda­lu­cía ha teni­do un valor mate­rial y sim­bó­li­co, un patri­mo­nio colec­ti­vo, que es la base de su iden­ti­dad, de su rica y genui­na cul­tu­ra. Pero la reali­dad de su tenen­cia es muy otra, repre­sen­tan­do una de sus aspi­ra­cio­nes más impor­tan­tes y sim­bó­li­cas: una tie­rra repar­ti­da y gene­ra­do­ra de empleo y ali­men­tos de cali­dad, res­pe­tuo­sa con el medio ambien­te y orga­ni­za­da de for­ma que dis­tri­bu­ya sus pro­duc­tos des­de lo local en un pro­ce­so de for­ma­ción de las muje­res y hom­bres del cam­po en cola­bo­ra­ción con otros sec­to­res de la eco­no­mía social.

Sus­cri­bi­mos el con­cep­to de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria para nues­tra tie­rra, pero no solo para esta sec­tor sino para otros fun­da­men­ta­les como el indus­trial, ener­gé­ti­co, tec­no­ló­gi­co y del cono­ci­mien­to en gene­ral. Por­que Anda­lu­cía ha sido his­tó­ri­ca­men­te, al menos des­de los ini­cios del capi­ta­lis­mo, un terri­to­rio depen­dien­te y sumi­nis­tra­dor de mate­rias pri­mas y mano de obra bara­ta a otros luga­res del esta­do espa­ñol y de otros esta­dos. Con una estruc­tu­ra­ción eco­nó­mi­ca que pro­mo­vía sec­to­res como la agri­cul­tu­ra exten­si­va con menor valor aña­di­do que otros como el indus­trial y finan­cie­ro y cuyos cen­tros poder y las ganan­cias han esta­do fue­ra del terri­to­rio. A esa depen­den­cia se aña­de impo­ner a su terri­to­rio una fron­te­ra mili­ta­ri­za­da (Gibral­tar y dos bases de la OTAN) y asien­to de las indus­trias más con­ta­mi­nan­tes cuyas plus­va­lías se han apro­pia­do agen­tes exter­nos (polos indus­tria­les en Huel­va y la Bahía de Alge­ci­ras). Terri­to­rio de un «mono­cul­ti­vo» de sec­to­res, como el turis­mo y el inmo­bi­lia­rio, que ha pro­vo­ca­do más paro, con­ta­mi­na­ción, pobre­za y pre­ca­rie­dad labo­ral. La entra­da del Esta­do espa­ñol en la Unión Euro­pea creó una depen­den­cia aún mayor de Anda­lu­cía a intere­ses exte­rio­res y una pro­fun­di­za­ción del lati­fun­dis­mo. Solo hay que mirar los núme­ros de las ayu­das de la Polí­ti­ca Agrí­co­la Común (PAC) para ver que éstas se con­cen­tran en los gran­des pro­pie­ta­rios de tie­rras y obvian el cri­te­rio fun­da­men­tal de crea­ción de empleo y desa­rro­llo social. Tam­bién ha pro­vo­ca­do una inten­si­fi­ca­ción del mono­cul­ti­vo, como es el caso del oli­var y la pro­duc­ción de acei­te de oli­va de alta cali­dad. Pese a que todos los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción se pro­du­cen en nues­tra tie­rra, una ausen­cia de fis­ca­li­dad de los gobier­nos esta­tal y anda­luz dejan que ter­mi­nen en empre­sas bri­tá­ni­cas y como ya ocu­rrió con la indus­tria cer­ve­ce­ra Cruz­cam­po y ello sin entrar en quien tie­ne la pro­pie­dad y el con­trol de nues­tros recur­sos e indus­trias.

En la actua­li­dad, esta depen­den­cia polí­ti­ca del Esta­do espa­ñol, y éste de la Troi­ka, tie­ne como resul­ta­do su dra­má­ti­ca situa­ción eco­nó­mi­ca y social. La tasa de des­em­pleo alcan­za en Anda­lu­cía en el año 2013, el 36% de la pobla­ción acti­va y en meno­res de 25 años el 66% (sin con­tar la cada vez mayor can­ti­dad de gen­te que ya ni se ins­cri­be en el paro). El 56,2% de los des­em­plea­dos no reci­ben pres­ta­cio­nes por des­em­pleo, 5 pun­tos por deba­jo de la media esta­tal (y aún debe­mos sopor­tar que nos lla­men «sub­si­dia­rios») a lo que se aña­de un gra­ve aumen­to de la pre­ca­rie­dad labo­ral y cer­ca del 40% de la pobla­ción en esta­do de pobre­za o exclu­sión social. Esta gra­ví­si­ma situa­ción tie­ne una tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca de muchos años, que se acen­túa en los últi­mos trein­ta, al pro­fun­di­zar­se las polí­ti­cas en la mis­ma direc­ción equi­vo­ca­da ya comen­ta­da, con la ayu­da cóm­pli­ce de la Jun­ta de Anda­lu­cía que sigue man­te­nien­do una Anda­lu­cía pobre en un terri­to­rio rico.

Los ante­ce­den­tes his­tó­ri­cos más recien­tes de la lucha por una refor­ma agra­ria en Anda­lu­cía se sitúan en los movi­mien­tos cam­pe­si­nos de fina­les del siglo XIX y has­ta bien entra­do el siglo XX. En la actua­li­dad la reivin­di­ca­ción es más amplia al incluir el apo­yo y la pre­ser­va­ción de sus recur­sos agro­pe­cua­rios, pes­que­ros y de todo el talen­to y cono­ci­mien­tos ances­tra­les que carac­te­ri­zan la rica cul­tu­ra anda­lu­za. Por tan­to, una de las aspi­ra­cio­nes his­tó­ri­cas de nues­tro pue­blo es la impor­tan­cia de tener un Patri­mo­nio Agra­rio Anda­luz con tie­rras que, al menos a cor­to pla­zo, inclu­yan las de titu­la­ri­dad públi­ca; las cedi­das y recu­pe­ra­das como tie­rras comu­na­les y de pro­pios que sufrie­ron pro­ce­sos des­amor­ti­za­do­res; las que no estén sien­do explo­ta­das ni mejo­ra­das por el desuso y aban­dono y las que fue­ron expro­pia­das al ampa­ro de la legis­la­ción de la Segun­da Repú­bli­ca. Que dichas tie­rras se uti­li­cen en for­ma de coope­ra­ti­vas, con empleo y sala­rios jus­tos, con inclu­sión des­ta­ca­da de la mujer y otros colec­ti­vos más des­fa­vo­re­ci­dos. Que su pro­duc­ción sea para uso ali­men­ta­rio y sus ganan­cias revier­tan en los gru­pos invo­lu­cra­dos; que no se uti­li­cen semi­llas tra­ta­das gené­ti­ca­men­te y que pro­mue­va semi­llas tra­di­cio­na­les. Que fomen­te la uti­li­za­ción de téc­ni­cas tra­di­cio­na­les y nue­vas para un uso efi­cien­te del agua y con el com­pro­mi­so que en un pla­zo recien­te un alto por­cen­ta­je de la explo­ta­ción sea de cer­ti­fi­ca­ción eco­ló­gi­ca.

Por tan­to, hablar de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria en Anda­lu­cía impli­ca fomen­tar la par­ti­ci­pa­ción, el repar­to y la cali­dad de la pro­duc­ción ali­men­ta­ria local y nacio­nal inclu­yen­do el con­cep­to de segu­ri­dad ali­men­ta­ria basa­do en el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co que se nutra de los cono­ci­mien­tos ances­tra­les del pue­blo en estre­cha rela­ción con el aca­dé­mi­co. Las rique­zas natu­ra­les agro­pe­cua­rias deben ser fuen­te de ali­men­tos de cali­dad para una salud y die­ta equi­li­bra­da para toda su pobla­ción. Ade­más, el Patri­mo­nio Agra­rio Anda­luz debe­rá ceder fin­cas para el apro­ve­cha­mien­to fores­tal, su rege­ne­ra­ción y repo­bla­ción, la sil­vi­cul­tu­ra, las caba­ñas capri­nas y ovi­nas, la api­cul­tu­ra y la obten­ción de bio­ma­sa y abo­nos natu­ra­les para el desa­rro­llo de indus­trias rela­cio­na­das así como para man­te­ner las ins­ta­la­cio­nes de trans­for­ma­ción arte­sa­nal. Pero tam­bién se deben incor­po­rar las ini­cia­ti­vas que ya exis­ten sobre avan­ces tec­no­ló­gi­cos y de inno­va­ción, el uso de ener­gías reno­va­bles y el desa­rro­llo de I+D+i (Inves­ti­ga­ción, Desa­rro­llo e inno­va­ción) en los sec­to­res fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía nacio­nal anda­lu­za.

Es nece­sa­rio plan­tear accio­nes con­cre­tas y gene­ra­les, y poten­ciar los múl­ti­ples fren­tes de la lucha para con­se­guir la sobe­ra­nía en gene­ral, y la ali­men­ta­ria en par­ti­cu­lar. Por­que este­mos en el cam­po o en la ciu­dad se pue­de actuar modi­fi­can­do acti­tu­des y orga­ni­zan­do las accio­nes en todos los ámbi­tos. Si que­re­mos un con­su­mo ali­men­ta­rio salu­da­ble para nues­tras fami­lias y para toda la pobla­ción debe­mos empe­zar por noso­tras mis­mas evi­tan­do el con­su­mo de ali­men­tos que supon­gan un alto cos­te eco­nó­mi­co, social y eco­ló­gi­co. Aun­que es muchas veces difí­cil cono­cer la posi­ble uti­li­za­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos, trans­gé­ni­cos o pro­du­ci­dos bajo inad­mi­si­bles con­di­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral y saqueo de los pue­blos, siem­pre se pue­de inten­tar un con­su­mo res­pon­sa­ble. Solo evi­tan­do o comien­do muy poca can­ti­dad de ali­men­tos pro­tei­cos de ori­gen ani­mal o ali­men­tos de fabri­ca­ción indus­trial esta­mos mos­tran­do nues­tro recha­zo a la pro­duc­ción inten­si­va de las explo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias, avia­rias y pes­que­ras. Inten­tan­do cono­cer el ori­gen de los ali­men­tos para con­su­mir los de pro­duc­ción local y res­pe­tuo­sa con la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la natu­ra­le­za, con­su­mien­do fru­tas y ver­du­ras de coope­ra­ti­vas y explo­ta­ción cer­ca­nas y eco­ló­gi­cas y evi­tan­do com­prar pro­duc­tos de los gran­des inver­na­de­ros o lati­fun­dis­ta. Com­pran­do en las tien­das del barrio y en los cir­cui­tos de pro­duc­ción y con­su­mo res­pon­sa­ble o apo­yan­do las expe­rien­cias agroe­co­ló­gi­cas de nues­tro entorno.

Con­cien­ciar y edu­car en el ámbi­to don­de nos mova­mos y actuar en los gru­pos don­de mili­te­mos. La lucha orga­ni­za­da, social, sin­di­cal y polí­ti­ca es bási­ca para impe­dir que se vul­ne­ren dere­chos bási­cos y nece­sa­rios como la ali­men­ta­ción, la vivien­da o el tra­ba­jo de cali­dad. El bien común, el dere­cho comu­nal debe pre­va­le­cer fren­te al dere­cho de la pro­pie­dad pri­va­da, y cuan­do habla­mos de pro­pie­dad pri­va­da habla­mos de gran­des empre­sas que en el esta­do actual de inter­na­cio­na­li­za­ción de su poder y de las legis­la­cio­nes que las ampa­ran está afec­tan­do a la salud glo­bal de la pobla­ción. En este sen­ti­do vol­ve­mos a sus­cri­bir la alter­na­ti­va que plan­tea la ponen­cia Sobe­ra­nía ali­men­ta­ria del I Con­gre­so Nacio­nal del SAT (cele­bra­do en diciem­bre de 2011) reivin­di­can­do la capa­ci­dad de deci­dir de las nacio­nes y de los pue­blos según sus pro­pios intere­ses. La nece­si­dad en Anda­lu­cía de una polí­ti­ca agroa­li­men­ta­ria sin inter­fe­ren­cias del la OMC o del FMI y la nece­si­dad de, al menos, un cam­bio radi­cal de la PAC. Con­si­de­rar los ali­men­tos como un dere­cho inalie­na­ble de los pue­blos que los esta­dos deben garan­ti­zar; expro­piar a los expro­pia­do­res los bie­nes comu­na­les, la tie­rra, el agua, las semi­llas y los recur­sos natu­ra­les arre­ba­ta­dos a los pue­blos; fomen­tar rela­cio­nes hori­zon­ta­les de comer­cio sin mono­po­lios ni oli­go­po­lios agroa­li­men­ta­rios y pro­du­cir ali­men­tos salu­da­bles a tra­vés de su tra­za­bi­li­dad com­pro­ba­da.

En defi­ni­ti­va, luchar por la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria en Anda­lu­cía es luchar en todos los con­tex­tos por las múl­ti­ples sobe­ra­nías, sub­je­ti­vas y obje­ti­vas, que se englo­ba en la polí­ti­ca, en la capa­ci­dad de deci­dir nues­tro futu­ro como pue­blo, de aba­jo a arri­ba y de arri­ba aba­jo tejien­do una red de deci­sio­nes cada vez más tupi­da y real.

Con­cep­ción Cruz Rojo, mili­tan­te del SAT-US y de la Asam­blea de Anda­lu­cía
4 de diciem­bre de 2014

  1. En Anda­lu­cía en la pri­me­ra mitad del siglo XIX se pro­du­ce una mayor con­cen­tra­ción de la tenen­cia de la tie­rra con los pro­ce­sos des­amor­ti­za­do­res, se incre­men­tó el lati­fun­dio a cos­ta de los bie­nes comu­na­les y de pro­pios que empo­bre­ció aún más a la gen­te del cam­po.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: