No hubo que­da­da: Jimmy, el fas­cis­mo y los medios de comunicación

El domin­go por la maña­na varios neo-nazis del Fren­te Atlé­ti­co ase­si­na­ban a Fran­cis­co Javier Rome­ro Taboa­da, alias Jimmy de 43 años debi­do a una puña­la­da, una pali­za y des­pués de ser arro­ja­do al río Man­za­na­res, cer­ca del esta­dio Vicen­te Cal­de­rón. Según reve­ló la autop­sia, Jimmy murió por un fuer­te impac­to cra­neo­en­ce­fá­li­co. Hace 16 años el Fren­te Atlé­ti­co ase­si­na­ba a Aitor Zaba­le­ta, de quien por cier­to el tan que­ri­do y res­pe­tuo­so Luis Ara­go­nés dijo que a Aitor lo ase­si­na­ron por­que segu­ro que algo haría o diría.

En este caso, los medios de comu­ni­ca­ción no han espe­ra­do para pro­nun­ciar­se. Los medios al ser­vi­cio del Capi­tal, o dicho de otra mane­ra, los medios del Capi­tal no han tar­da­do en cla­si­fi­car el ase­si­na­to de pelea, acci­den­te, inci­den­tereyer­ta. Es decir, el ase­si­na­to se pro­du­jo por­que dos ban­dos radi­ca­les y extre­mis­tas se pelea­ron y debi­do a ello, por acci­den­te murió Jimmy, miem­bro de Ria­zor Blues. Enton­ces, si fue una pelea entre dos, el ase­si­na­to fue con­se­cuen­cia de la pelea, podría haber muer­to cual­quier miem­bro de los dos ban­dos, ergo, Jimmy no es nin­gún san­to y le mata­ron por meter­se en medio de la tri­ful­ca. Pero eso es men­ti­ra. Los medios capi­ta­lis­tas, en su afán de equi­pa­rar el fas­cis­mo con el anti­fas­cis­mo y así crear con­fu­sión entre sus lec­to­res o teles­pec­ta­do­res, aca­ba­ron min­tien­do y dicien­do que la pelea había sido orga­ni­za­da, pla­ni­fi­ca­da y que los Ria­zor Blues que venían des­de A Coru­ña ya habían que­da­do con los del Fren­te Atlé­ti­co para pegar­se y orga­ni­zar una bata­lla cam­pal. Es iró­ni­co, pues la pro­pia Poli­cía Nacio­nal, a la cual medios para des­cu­brir qué paso y sobre todo para ave­ri­guar si de ver­dad se orga­ni­zó la bata­lla cam­pal no le fal­tan (sobre todo cuan­do les intere­sa), ase­gu­ra que no hay cons­tan­cia poli­cial de que haya habi­do con­vo­ca­to­ria pre­via a tra­vés de las redes socia­les y que no hubo un desa­fío cru­za­do entre los dos equi­pos.

¿Es la Poli­cía Nacio­nal la tapa­de­ra de Ria­zor Blues para encu­brir sus actos? Impo­si­ble. Enton­ces, si los medios de comu­ni­ca­ción afir­man que sí hubo que­da­da, ¿por qué no se pre­pa­ró la Poli­cía para evi­tar la bata­lla cam­pal? ¿para qué iba a que­rer Ria­zor Blues que­dar con el Fren­te Atlé­ti­co si éste le supe­ra­ba en núme­ro y mate­rial? ¿por qué lle­gó la Poli­cía 2 horas más tar­de? Pues por­que en reali­dad, no hubo que­da­da. Los medios de comu­ni­ca­ción mienten.

El capi­ta­lis­mo siem­pre y cuan­do le intere­sa, aca­ba equi­pa­ran­do a la víc­ti­ma con el agre­sor para gene­rar con­fu­sión y equi­dis­tan­cia. Ocu­rre, por ejem­plo, cuan­do los impe­ria­lis­tas bom­bar­dea­ron y ase­si­na­ron a miles de per­so­nas en Libia o cuan­do inten­ta­ron masa­crar Siria. La equi­dis­tan­cia siem­pre está ser­vi­da y siem­pre sir­ve al agre­sor. Como diría Des­mond Tutú, si eres neu­tral en situa­cio­nes de injus­ti­cia has ele­gi­do el lado del opre­sor.

Pero, ¿por qué les intere­sa a los medios difa­mar? Por­que los opri­mi­dos y las víc­ti­mas de lo ocu­rri­do ayer, son anti­fas­cis­tas y el anti­fas­cis­mo escue­ce cuan­do vivi­mos en un Esta­do de natu­ra­le­za fas­cis­ta y reac­cio­na­ria. Al capi­ta­lis­mo no le intere­sa el antifascismo.

Los Ria­zor Blues fue­ron víc­ti­mas de una embos­ca­da por par­te de un cen­te­nar de fas­cis­tas del Fren­te Atlé­ti­co. El Fren­te Atlé­ti­co sabía dón­de iba a parar el auto­bús de los hin­chas de Ria­zor Blues por­que fue­ron avi­sa­dos por miem­bros de Demo­cra­cia Nacio­nal e hin­chas del Atlé­ti­co de A Coru­ña que les pasa­ron infor­ma­ción al Fren­te Atlé­ti­co de Madrid sobre la lle­ga­da lo los segui­do­res del Depor­ti­vo. El mis­mo día del ase­si­na­to el miem­bro de Demo­cra­cia Nacio­nal que regen­ta el bar escri­bía en su per­fil de Face­book “gracias y mal gra­cias al Fren­te Atlé­ti­co por sal­dar mis cuen­tas pen­dien­tes, que buen lugar es el Man­za­na­res para nadar”. Sin embar­go, ¿qué pasa si afir­mas que los dos ban­dos ‘que­da­ron para pegar­se’? Que se igua­la víc­ti­ma y agre­sor y se estan­da­ri­za la muer­te del pri­me­ro, es decir, se nor­ma­li­za la muer­te de alguien por el sim­ple hecho de tra­tar­se de una pelea orga­ni­za­da por los dos ban­dos. Y como la mani­pu­la­ción afir­ma tal bar­ba­ri­dad, se mini­mi­za la muer­te de Jimmy el anti­fas­cis­ta y la balan­za se igua­la ocul­tan­do el ver­da­de­ro ros­tro de los ase­si­nos. Por­que toda­vía, a día de hoy, nin­gún medio de comu­ni­ca­ción ha denun­cia­do, ni ha sub­ra­ya­do que el Fren­te Atlé­ti­co es un movi­mien­to nazi y fas­cis­ta. ¿Por qué van a hablar de fas­cis­mo pudien­do hablar de extre­ma dere­cha e extre­ma izquier­da para así equi­pa­rar­los? ¿Por qué van a decir la ver­dad y afir­mar que los Ria­zor Blues fue­ron víc­ti­mas de una embos­ca­da fas­cis­ta pudien­do decir que se pelea­ban por fútbol?

No obs­tan­te, la into­xi­ca­ción de los medios ha ido más allá toda­vía, se ha evi­ta­do hablar de los ase­si­nos y se ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción hacia los Ria­zor Blues y hacia Jimmy el ase­si­na­do por los nazis. No han tar­da­do en cla­si­fi­car al ase­si­na­do como dro­ga­dic­to, defi­cien­te, infan­til, ultra que ya arras­tra­ba varios ante­ce­den­tes poli­cia­les, etc. Una cam­pa­ña extre­ma­da­men­te vomi­ti­va y repug­nan­te que tie­ne como fina­li­dad la de bana­li­zar a Jimmy y a los Ria­zor Blues y vul­ga­ri­zar a los agre­di­dos has­ta el pun­to de con­si­de­rar­los chus­ma, lum­pengen­te que no esta­ba bien de la cabe­za.

Enton­ces ya nadie se acuer­da de los ase­si­nos y de su ideo­lo­gía nacio­nal­so­cia­lis­ta. Esto nos recuer­da al famo­so eslo­gan patriar­cal que ense­ña a las muje­res a no ser vio­la­das “no pro­vo­can­do al hom­bre” en vez de ense­ñar al hom­bre a no vio­lar. Si una mujer es vio­la­da es por­que iba pro­vo­can­do con sus ropa­jes, Jimmy fue ase­si­na­do por lo mis­mo, por pro­vo­car. ¡La cul­pa siem­pre del oprimido!

Tam­bién mien­ten inclu­yen­do a los Buka­ne­ros en la pelea y en las agre­sio­nes, lo cual ha obli­ga­do a la peña anti­fas­cis­ta del Rayo a salir al paso de estas difa­ma­cio­nes mani­fes­tan­do ofi­cial­men­te que Buka­ne­ros no ha esta­do impli­ca­do en dichos suce­sos, así como nin­guno de sus miem­bros (…) denun­cian­do la cam­pa­ña de per­se­cu­ción mediá­ti­ca hacia nues­tro colec­ti­vo y con­si­de­ra­mos lamen­ta­ble y cíni­ca la acti­tud de la Poli­cía y de los medios de comu­ni­ca­ción que ha uti­li­za­do los hechos dra­má­ti­cos ocu­rri­dos esta maña­na como arma arro­ja­di­za con­tra nues­tro colec­ti­vo.

Para fina­li­zar, tam­po­co podía­mos espe­rar menos de la LFP, de su pre­si­den­te, Javier Tebas, ex-miem­bro de movi­mien­to nazi Fuer­za Nue­va, de Enri­que Cere­zo, Gil Marín o Simeo­ne, los cua­les sim­pa­ti­zan públi­ca­men­te con el Fren­te Atlé­ti­co. Tan­to la LFP, así como el Atlé­ti­co de Madrid son cóm­pli­ces de los asesinatos.

Con todo esto que­da cla­ro que los que ganan son los medios de comu­ni­ca­ción, la ideo­lo­gía domi­nan­te, gana la des­ideo­lo­gi­za­ción de los hechos, gana el Capi­tal y pier­de la ima­gen del movi­mien­to anti­fas­cis­ta, con lo cual sig­ni­fi­ca y toma una impor­tan­cia fun­da­men­tal la orga­ni­za­ción y coor­di­na­ción de los anti­fas­cis­tas para com­ba­tir estas con­cep­cio­nes fabri­ca­das por los impe­ria­lis­tas y los fas­cis­tas, val­ga la redun­dan­cia y para seguir orga­ni­zán­do­nos y soli­da­ri­zán­do­nos con los caí­dos. Por­que no debe de haber fas­cis­tas ni en la calle, ni en la grada.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.