No hubo que­da­da: Jimmy, el fas­cis­mo y los medios de comunicación

El domin­go por la maña­na varios neo-nazis del Fren­te Atlé­ti­co ase­si­na­ban a Fran­cis­co Javier Rome­ro Taboa­da, alias Jimmy de 43 años debi­do a una puña­la­da, una pali­za y des­pués de ser arro­ja­do al río Man­za­na­res, cer­ca del esta­dio Vicen­te Cal­de­rón. Según reve­ló la autop­sia, Jimmy murió por un fuer­te impac­to cra­neo­en­ce­fá­li­co. Hace 16 años el Fren­te Atlé­ti­co ase­si­na­ba a Aitor Zaba­le­ta, de quien por cier­to el tan que­ri­do y res­pe­tuo­so Luis Ara­go­nés dijo que a Aitor lo ase­si­na­ron por­que segu­ro que algo haría o diría.

En este caso, los medios de comu­ni­ca­ción no han espe­ra­do para pro­nun­ciar­se. Los medios al ser­vi­cio del Capi­tal, o dicho de otra mane­ra, los medios del Capi­tal no han tar­da­do en cla­si­fi­car el ase­si­na­to de pelea, acci­den­te, inci­den­tereyer­ta. Es decir, el ase­si­na­to se pro­du­jo por­que dos ban­dos radi­ca­les y extre­mis­tas se pelea­ron y debi­do a ello, por acci­den­te murió Jimmy, miem­bro de Ria­zor Blues. Enton­ces, si fue una pelea entre dos, el ase­si­na­to fue con­se­cuen­cia de la pelea, podría haber muer­to cual­quier miem­bro de los dos ban­dos, ergo, Jimmy no es nin­gún san­to y le mata­ron por meter­se en medio de la tri­ful­ca. Pero eso es men­ti­ra. Los medios capi­ta­lis­tas, en su afán de equi­pa­rar el fas­cis­mo con el anti­fas­cis­mo y así crear con­fu­sión entre sus lec­to­res o teles­pec­ta­do­res, aca­ba­ron min­tien­do y dicien­do que la pelea había sido orga­ni­za­da, pla­ni­fi­ca­da y que los Ria­zor Blues que venían des­de A Coru­ña ya habían que­da­do con los del Fren­te Atlé­ti­co para pegar­se y orga­ni­zar una bata­lla cam­pal. Es iró­ni­co, pues la pro­pia Poli­cía Nacio­nal, a la cual medios para des­cu­brir qué paso y sobre todo para ave­ri­guar si de ver­dad se orga­ni­zó la bata­lla cam­pal no le fal­tan (sobre todo cuan­do les intere­sa), ase­gu­ra que no hay cons­tan­cia poli­cial de que haya habi­do con­vo­ca­to­ria pre­via a tra­vés de las redes socia­les y que no hubo un desa­fío cru­za­do entre los dos equi­pos.

¿Es la Poli­cía Nacio­nal la tapa­de­ra de Ria­zor Blues para encu­brir sus actos? Impo­si­ble. Enton­ces, si los medios de comu­ni­ca­ción afir­man que sí hubo que­da­da, ¿por qué no se pre­pa­ró la Poli­cía para evi­tar la bata­lla cam­pal? ¿para qué iba a que­rer Ria­zor Blues que­dar con el Fren­te Atlé­ti­co si éste le supe­ra­ba en núme­ro y mate­rial? ¿por qué lle­gó la Poli­cía 2 horas más tar­de? Pues por­que en reali­dad, no hubo que­da­da. Los medios de comu­ni­ca­ción mienten.

El capi­ta­lis­mo siem­pre y cuan­do le intere­sa, aca­ba equi­pa­ran­do a la víc­ti­ma con el agre­sor para gene­rar con­fu­sión y equi­dis­tan­cia. Ocu­rre, por ejem­plo, cuan­do los impe­ria­lis­tas bom­bar­dea­ron y ase­si­na­ron a miles de per­so­nas en Libia o cuan­do inten­ta­ron masa­crar Siria. La equi­dis­tan­cia siem­pre está ser­vi­da y siem­pre sir­ve al agre­sor. Como diría Des­mond Tutú, si eres neu­tral en situa­cio­nes de injus­ti­cia has ele­gi­do el lado del opre­sor.

Pero, ¿por qué les intere­sa a los medios difa­mar? Por­que los opri­mi­dos y las víc­ti­mas de lo ocu­rri­do ayer, son anti­fas­cis­tas y el anti­fas­cis­mo escue­ce cuan­do vivi­mos en un Esta­do de natu­ra­le­za fas­cis­ta y reac­cio­na­ria. Al capi­ta­lis­mo no le intere­sa el antifascismo.

Los Ria­zor Blues fue­ron víc­ti­mas de una embos­ca­da por par­te de un cen­te­nar de fas­cis­tas del Fren­te Atlé­ti­co. El Fren­te Atlé­ti­co sabía dón­de iba a parar el auto­bús de los hin­chas de Ria­zor Blues por­que fue­ron avi­sa­dos por miem­bros de Demo­cra­cia Nacio­nal e hin­chas del Atlé­ti­co de A Coru­ña que les pasa­ron infor­ma­ción al Fren­te Atlé­ti­co de Madrid sobre la lle­ga­da lo los segui­do­res del Depor­ti­vo. El mis­mo día del ase­si­na­to el miem­bro de Demo­cra­cia Nacio­nal que regen­ta el bar escri­bía en su per­fil de Face­book “gracias y mal gra­cias al Fren­te Atlé­ti­co por sal­dar mis cuen­tas pen­dien­tes, que buen lugar es el Man­za­na­res para nadar”. Sin embar­go, ¿qué pasa si afir­mas que los dos ban­dos ‘que­da­ron para pegar­se’? Que se igua­la víc­ti­ma y agre­sor y se estan­da­ri­za la muer­te del pri­me­ro, es decir, se nor­ma­li­za la muer­te de alguien por el sim­ple hecho de tra­tar­se de una pelea orga­ni­za­da por los dos ban­dos. Y como la mani­pu­la­ción afir­ma tal bar­ba­ri­dad, se mini­mi­za la muer­te de Jimmy el anti­fas­cis­ta y la balan­za se igua­la ocul­tan­do el ver­da­de­ro ros­tro de los ase­si­nos. Por­que toda­vía, a día de hoy, nin­gún medio de comu­ni­ca­ción ha denun­cia­do, ni ha sub­ra­ya­do que el Fren­te Atlé­ti­co es un movi­mien­to nazi y fas­cis­ta. ¿Por qué van a hablar de fas­cis­mo pudien­do hablar de extre­ma dere­cha e extre­ma izquier­da para así equi­pa­rar­los? ¿Por qué van a decir la ver­dad y afir­mar que los Ria­zor Blues fue­ron víc­ti­mas de una embos­ca­da fas­cis­ta pudien­do decir que se pelea­ban por fútbol?

No obs­tan­te, la into­xi­ca­ción de los medios ha ido más allá toda­vía, se ha evi­ta­do hablar de los ase­si­nos y se ha pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción hacia los Ria­zor Blues y hacia Jimmy el ase­si­na­do por los nazis. No han tar­da­do en cla­si­fi­car al ase­si­na­do como dro­ga­dic­to, defi­cien­te, infan­til, ultra que ya arras­tra­ba varios ante­ce­den­tes poli­cia­les, etc. Una cam­pa­ña extre­ma­da­men­te vomi­ti­va y repug­nan­te que tie­ne como fina­li­dad la de bana­li­zar a Jimmy y a los Ria­zor Blues y vul­ga­ri­zar a los agre­di­dos has­ta el pun­to de con­si­de­rar­los chus­ma, lum­pengen­te que no esta­ba bien de la cabe­za.

Enton­ces ya nadie se acuer­da de los ase­si­nos y de su ideo­lo­gía nacio­nal­so­cia­lis­ta. Esto nos recuer­da al famo­so eslo­gan patriar­cal que ense­ña a las muje­res a no ser vio­la­das “no pro­vo­can­do al hom­bre” en vez de ense­ñar al hom­bre a no vio­lar. Si una mujer es vio­la­da es por­que iba pro­vo­can­do con sus ropa­jes, Jimmy fue ase­si­na­do por lo mis­mo, por pro­vo­car. ¡La cul­pa siem­pre del oprimido!

Tam­bién mien­ten inclu­yen­do a los Buka­ne­ros en la pelea y en las agre­sio­nes, lo cual ha obli­ga­do a la peña anti­fas­cis­ta del Rayo a salir al paso de estas difa­ma­cio­nes mani­fes­tan­do ofi­cial­men­te que Buka­ne­ros no ha esta­do impli­ca­do en dichos suce­sos, así como nin­guno de sus miem­bros (…) denun­cian­do la cam­pa­ña de per­se­cu­ción mediá­ti­ca hacia nues­tro colec­ti­vo y con­si­de­ra­mos lamen­ta­ble y cíni­ca la acti­tud de la Poli­cía y de los medios de comu­ni­ca­ción que ha uti­li­za­do los hechos dra­má­ti­cos ocu­rri­dos esta maña­na como arma arro­ja­di­za con­tra nues­tro colec­ti­vo.

Para fina­li­zar, tam­po­co podía­mos espe­rar menos de la LFP, de su pre­si­den­te, Javier Tebas, ex-miem­bro de movi­mien­to nazi Fuer­za Nue­va, de Enri­que Cere­zo, Gil Marín o Simeo­ne, los cua­les sim­pa­ti­zan públi­ca­men­te con el Fren­te Atlé­ti­co. Tan­to la LFP, así como el Atlé­ti­co de Madrid son cóm­pli­ces de los asesinatos.

Con todo esto que­da cla­ro que los que ganan son los medios de comu­ni­ca­ción, la ideo­lo­gía domi­nan­te, gana la des­ideo­lo­gi­za­ción de los hechos, gana el Capi­tal y pier­de la ima­gen del movi­mien­to anti­fas­cis­ta, con lo cual sig­ni­fi­ca y toma una impor­tan­cia fun­da­men­tal la orga­ni­za­ción y coor­di­na­ción de los anti­fas­cis­tas para com­ba­tir estas con­cep­cio­nes fabri­ca­das por los impe­ria­lis­tas y los fas­cis­tas, val­ga la redun­dan­cia y para seguir orga­ni­zán­do­nos y soli­da­ri­zán­do­nos con los caí­dos. Por­que no debe de haber fas­cis­tas ni en la calle, ni en la grada.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *