Refle­xio­nes sobre el copa­go ¿o repa­go? sani­ta­rio

Des­kar­gak /​Des­car­gas (299 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

En este bre­ve escri­to que­re­mos plan­tear algu­nas refle­xio­nes en rela­ción con el lla­ma­do copa­go sani­ta­rio que en reali­dad no es más que un aspec­to —más sub­je­ti­vo que obje­ti­vo— del gran deba­te de base entre ser­vi­cios públi­cos y pri­va­dos; y, que a su vez, es solo la pun­ta del ice­berg de la gran con­tra­dic­ción que aflo­ra con­ti­nua­men­te en los ser­vi­cios públi­cos implan­ta­dos en un gran entra­ma­do pri­va­do.

Para empe­zar el lla­ma­do co-pago es, real­men­te, un repa­go por­que la sani­dad, los ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes sani­ta­rias (entre otros) lo paga­mos todas a tra­vés de impues­tos gene­ra­les. Si, ade­más, debe­mos pagar por deter­mi­na­das prue­bas o tra­ta­mien­tos, lo que vie­ne ocu­rrien­do des­de siem­pre con los medi­ca­men­tos y otras pres­ta­cio­nes com­ple­men­ta­rias, a eso lo lla­ma­ría­mos mejor, repa­go. Pero más allá del nom­bre, si el lla­ma­do copa­go fue­ra la solu­ción, o par­te de la solu­ción, a la supues­ta insos­te­ni­bi­li­dad (finan­cie­ra se entien­de) del sis­te­ma sani­ta­rio como muchos tra­tan hacer creer, ¿por­que sigue sien­do el capí­tu­lo de medi­ca­men­tos uno de los que acu­mu­lan más défi­cit? Lo que nos lle­va a otra pre­gun­ta, que en reali­dad es par­te de su res­pues­ta ¿por­qué los medi­ca­men­tos y las tec­no­lo­gías sani­ta­rias son cada vez más caras? Es bien cono­ci­do los gran­des bene­fi­cios de las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas muchas de ellas for­man­do par­te de con­glo­me­ra­dos trans­na­cio­na­les que aúnan al sec­tor quí­mi­co (fer­ti­li­zan­tes y agro­tó­xi­cos), a los pro­pios medi­ca­men­tos y a la mal lla­ma­da bio­tec­no­lo­gía (como Mon­san­to, Dupont, Syn­gen­ta o Bayer). Y que a su vez ocu­pan los pri­me­ros luga­res en el nego­cio de semi­llas paten­ta­das, inclui­das las trans­gé­ni­cas, y han esta­ble­ci­do un impe­rio mono­pó­li­co sobre las semi­llas y los ali­men­tos con todas las con­se­cuen­cias nega­ti­vas para los pue­blos del mun­do y para el medio ambien­te. Que, ade­más, dichos bene­fi­cios mone­ta­rios tie­nen que ver con el mayor valor aña­di­do que impli­ca una inver­sión com­ple­ja que lle­va tiem­po, cono­ci­mien­tos y gran­des capi­ta­les (no solo de dine­ro sino de recur­sos huma­nos for­ma­dos en inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo). Pre­ci­sa­men­te es uno de los argu­men­tos que esgri­men para jus­ti­fi­car sus enor­mes bene­fi­cios. Que deben inver­tir can­ti­da­des millo­na­rias en inves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e inno­va­ción (I+D+i), pero la reali­dad es que la obten­ción de nue­vos medi­ca­men­tos y otras tec­no­lo­gías sani­ta­rias se pro­du­cen por la inver­sión de fon­dos públi­cos guber­na­men­ta­les en un 84%, de los gru­pos de inves­ti­ga­ción que tra­ba­jan y se for­man en las uni­ver­si­da­des públi­cas, mien­tras que las gran­des fir­mas far­ma­céu­ti­cas solo invier­ten el 16% res­tan­te. Por tan­to, rei­vin­di­car los ser­vi­cios públi­cos y la inves­ti­ga­ción públi­ca no tie­ne nin­gún sen­ti­do si dicha inves­ti­ga­ción no tie­ne en cuen­ta aspec­tos éti­cos impres­cin­di­bles sobre a quién bene­fi­cia real­men­te, como se ha pro­du­ci­do, en qué con­di­cio­nes labo­ra­les y ambien­ta­les, de don­de par­te el cono­ci­mien­to y hacia dón­de va en el futu­ro. El nego­cio que bene­fi­cia a una ínfi­ma mino­ría de la pobla­ción a cos­ta de la salud huma­na debe ser erra­di­ca­do y con­ti­nua­men­te denun­cia­do. Un ejem­plo estre­me­ce­dor de esto que deci­mos es el escán­da­lo de las paten­tes y los exor­bi­ta­dos pre­cios de medi­ca­men­tos esen­cia­les, como la tera­pia anti­rre­tro­vi­ral fren­te al SIDA, que ha pro­vo­ca­do millo­nes de muer­tes de hom­bres, muje­res y niños del pla­ne­ta, espe­cial­men­te del Áfri­ca sub­saha­ria­na. Estas muer­tes se han pro­du­ci­do inclu­so cuan­do labo­ra­to­rios hin­dúes ya podían fabri­car esos medi­ca­men­tos a pre­cios mucho más bara­tos y des­pués de años de luchas de dife­ren­tes colec­ti­vos socia­les inten­tan­do bajar los pre­cios de las far­ma­céu­ti­cas que tenía el mono­po­lio de su ven­ta.

Ade­más, hablar del lla­ma­do copa­go, es tocar la impor­tan­tí­si­ma cues­tión de qué tipo de sani­dad, que­re­mos, ¿públi­ca o pri­va­da?, y de todos los pasos inter­me­dios que se pue­dan dar. La defen­sa de los bene­fi­cios de una Sani­dad Públi­ca, de pro­vi­sión y ges­tión públi­ca es nece­sa­ria y con­ti­nua como nos demues­tran los acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos en la Comu­ni­dad de Madrid. Y esta últi­ma pala­bra, ges­tión, debe ser recal­ca­da espe­cial­men­te por­que como todas sabe­mos corren vien­tos de una inten­si­fi­ca­ción y exten­sión de la ges­tión pri­va­da en los cen­tros sani­ta­rios, ade­más de las exter­na­li­za­cio­nes (pri­va­das) de todo tipo que siem­pre han sal­pi­ca­do a los sis­te­mas públi­cos de salud como el nues­tro. Tene­mos recien­te el mayor escán­da­lo sani­ta­rio pro­du­ci­do en Gran Bre­ta­ña entre los años 2005 – 2008, en don­de el gobierno ha teni­do que reco­no­cer, y pedir per­dón, por la muer­te de más de 20.000 pacien­tes de edad. Al menos 14 hos­pi­ta­les públi­cos están invo­lu­cra­dos, sobre todo en el cen­tro de Ingla­te­rra. En las tele­vi­sio­nes y titu­la­res de perió­di­cos se habla­ba de hos­pi­ta­les públi­cos, pero no aña­dían que eran de ges­tión pri­va­da. En las inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por la pre­sión y múl­ti­ples denun­cias de los fami­lia­res de las per­so­nas falle­ci­das se demos­tró, entre otras, que pri­ma­ban los obje­ti­vos eco­nó­mi­cos y no la cali­dad del ser­vi­cio (pre­pa­ra­ción del per­so­nal sani­ta­rio, deja­dez en la aten­ción sani­ta­ria y de cui­da­dos, de agua y comi­das). Pese al reco­no­ci­mien­to públi­co del escán­da­lo y a los con­tro­les y reco­men­da­cio­nes ins­tau­ra­das no se ata­jan lo pro­ble­mas de cali­dad y sufi­cien­cia del per­so­nal sani­ta­rio. Ponien­do el acen­to en la res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual y no en los pro­ble­mas de los mode­los de ges­tión pri­va­da y en los recor­tes pre­su­pues­ta­rios que se intro­du­je­ron des­de el gobierno de Mar­ga­ret Tat­cher y en los suce­si­vos gobier­nos has­ta la actua­li­dad.

Cree­mos que no se nece­si­tan muchos argu­men­tos para mos­trar las ven­ta­jas, la nece­si­dad de una sani­dad públi­ca, que se carac­te­ri­ce —entre otros prin­ci­pios irre­nun­cia­bles— por la uni­ver­sa­li­dad y la equi­dad, dan­do más al que más lo nece­si­ta, igual que se debe defen­der la edu­ca­ción públi­ca y otros ser­vi­cios socia­les impres­cin­di­bles para la cali­dad de vida, para la salud, de la pobla­ción. Aun­que cuan­do se habla de ser­vi­cios públi­cos, solo se toca la sani­dad, la edu­ca­ción y las pen­sio­nes, no debe­mos olvi­dar­nos de otros esen­cia­les como la vivien­da, las ener­gías reno­va­bles, los ali­men­tos eco­ló­gi­cos o el agua (otro sec­tor que sien­do de com­pe­ten­cia y titu­la­ri­dad muni­ci­pal, está sien­do inten­sa­men­te pri­va­ti­za­dos). Y don­de en todos ellos debe pre­va­le­cer la cali­dad del ser­vi­cio, el pleno empleo y unas ade­cua­das con­di­cio­nes labo­ra­les. Por­que los ali­men­tos sanos, la vivien­da, el agua o la ener­gía lim­pia tam­bién son nece­si­da­des irre­nun­cia­bles de la pobla­ción que no pue­den incluir­se en la lógi­ca mer­can­ti­lis­ta capi­ta­lis­ta, no debe ser una mer­can­cía que se pue­da com­prar y ven­der, sino un bien común, un dere­cho fun­da­men­tal que debe ser pro­te­gi­da por el Esta­do —por los gobier­nos corres­pon­dien­tes— de los vai­ve­nes del mer­ca­do bur­sá­til. Blin­dar estos ser­vi­cios esen­cia­les para la pobla­ción es ase­gu­rar una cali­dad de vida y la salud de nues­tra gen­te, inclu­so en perio­dos de coexis­ten­cia con la pro­pie­dad pri­va­da de las gran­des empre­sas. Pero para eso, hay que decir­lo muy cla­ro, se nece­si­ta sobe­ra­nía polí­ti­ca, auten­ti­co poder de deci­sión y acción.

Por tan­to, y cen­trán­do­nos en los ser­vi­cios sani­ta­rios y en Anda­lu­cía, la sani­dad públi­ca, de pro­vi­sión y ges­tión públi­ca, lle­va implí­ci­to su carác­ter de bien social y por ello su obje­ti­vo cons­tan­te debe ser la cali­dad de las pres­ta­cio­nes, de unas ade­cua­das con­di­cio­nes labo­ra­les de sus tra­ba­ja­do­res que rever­ti­rá en la mejor aten­ción sani­ta­ria de las per­so­nas. La uni­ver­sa­li­dad, ade­más, per­mi­te pro­mo­ver la pre­ven­ción, la pro­mo­ción y la par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción. El ser­vi­cio de salud en Anda­lu­cía y sus acti­vi­da­des de pre­ven­ción ha supues­to una mejo­ra, una con­quis­ta logra­da por todas, una reali­dad incues­tio­na­ble que ha sido muy faci­li­ta­do por su carác­ter públi­co, inclui­da la edu­ca­ción y for­ma­ción públi­ca de sus pro­fe­sio­na­les. A pesar de ello exis­ten gra­ves pro­ble­mas que tie­nen mucho que ver con el estran­gu­la­mien­to finan­cie­ro, los recor­tes y el aumen­to del copa­go de medi­ca­men­tos, cada vez más enca­re­ci­dos. La pro­mo­ción de la salud nace coja si el sis­te­ma públi­co de salud se asien­ta en un gran sis­te­ma pri­va­do como el nues­tro que pro­vo­ca paro, inse­gu­ri­dad labo­ral o gra­ves pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción ambien­tal, espe­cial­men­te en los polos quí­mi­cos de Huel­va y en la Bahía de Alge­ci­ras. Ade­más, la par­ti­ci­pa­ción de los pro­fe­sio­na­les y usua­rios del Ser­vi­cio Anda­luz de Salud, ha esta­do cla­ra­men­te ausen­te. Y la par­ti­ci­pa­ción es la base impres­cin­di­ble de unos ser­vi­cios demo­crá­ti­cos y trans­pa­ren­tes.

Sin embar­go, los bene­fi­cios de los sis­te­mas sani­ta­rios públi­cos siguen sien­do valo­ra­dos, al menos has­ta aho­ra, por una gran par­te de la pobla­ción anda­lu­za. El pro­ble­ma es cuan­do se con­fun­den las cau­sas pro­fun­das de la insos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma sani­ta­rio con las cau­sas pro­fun­das de la insos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma eco­nó­mi­co-polí­ti­co, some­ti­do a los vai­ve­nes de las cri­sis capi­ta­lis­tas. Exis­te dine­ro y recur­sos, si habla­mos en abs­trac­to, pero serán las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas las que deben prio­ri­zar, en el repar­to del dine­ro y en la pro­gre­si­vi­dad de los ingre­sos. Los datos sobre el gas­to sani­ta­rio del esta­do espa­ñol son reve­la­do­res y bas­tan­te coin­ci­den­tes: el gas­to sani­ta­rio públi­co en rela­ción a su PIB (y per cápi­ta), es el más bajo de la UE-15 (71,6%) y el gas­to pri­va­do el más alto (28,4%), en la mis­ma com­pa­ra­ción. Si los recur­sos exis­ten, el tema es de qué mane­ra debe ser la recau­da­ción por par­te del Esta­do. Y vol­ve­mos al con­cep­to de equi­dad, en dar más a los que tie­nen menos y reco­ger más a los que tie­nen más. Por­que en la actua­li­dad los impues­tos (vía IRPF) hacen pagar más (en pro­por­ción cla­ro está), a las ren­tas medias y bajas res­pec­to a las que pagan las ren­tas más altas para sos­te­ner estos ser­vi­cios públi­cos. Una polí­ti­ca fis­cal real­men­te pro­gre­si­va mejo­ra­ría la equi­dad y sin parar­nos a valo­rar la mag­ni­tud del frau­de fis­cal, la amnis­tía recien­te­men­te pro­mul­ga­da y los nume­ro­sos casos de corrup­ción. En defi­ni­ti­va, sin entrar en los erro­res pro­fun­dos que ha per­mi­ti­do duran­te déca­das los frau­des y corrup­cio­nes en dife­ren­tes luga­res del Esta­do espa­ñol, y esta­mos hablan­do de miles de millo­nes de euros, en eva­sio­nes fis­ca­les espe­cial­men­te de las gran­des empre­sas.

Defen­der un sis­te­ma sani­ta­rio públi­co, de pro­vi­sión y ges­tión públi­ca, impli­ca tam­bién tra­ba­jar y ana­li­zar, valo­rar y medir, de for­ma trans­pa­ren­te los aspec­tos mejo­ra­bles. Por ejem­plo el con­fort, las lis­tas de espe­ra o los tiem­pos pro­me­dios de con­sul­ta. Mejo­rar la ges­tión, dotar­nos de más recur­sos finan­cie­ros y con­ti­nuar mejo­ran­do la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios (y en este aspec­to las uni­ver­si­da­des públi­cas tene­mos tam­bién mucho que decir) que de for­ma retro­ac­ti­va mejo­ra­rán la cali­dad de la aten­ción, ade­más de con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de los pro­fe­sio­na­les exper­tos en el tra­ba­jo del día a día. Pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción que aten­de­mos, para que no solo opi­nen sino que inter­ven­gan acti­va­men­te en las pro­pues­tas de mejo­ras. Como decía­mos, la par­ti­ci­pa­ción comu­ni­ta­ria —jun­to con la impo­si­bi­li­dad de una ver­da­de­ra pro­mo­ción de la salud— es uno de los aspec­tos menos alcan­za­dos y defen­di­dos del Sis­te­ma Sani­ta­rio Públi­co de Anda­lu­cía.

Por tan­to, el deba­te de qué ges­tión es más efi­cien­te, la pri­va­da o la públi­ca, o si el co-pago o los recor­tes van a hacer más «sos­te­ni­ble» el sis­te­ma sani­ta­rio cree­mos que está amplia­men­te supe­ra­do por la evi­den­cia, la expe­rien­cia y por la lógi­ca más ele­men­tal. Y englo­bán­do­lo todo, por la éti­ca. La revis­ta BMJ ha publi­ca­do varios tra­ba­jos que mues­tran el incre­men­to del gas­to que ha supues­to el mode­lo de ges­tión pri­va­da en hos­pi­ta­les públi­cos de Gran Bre­ta­ña, cuyos pro­ble­mas de cali­dad han sali­do a los gran­des medios de comu­ni­ca­ción con el escán­da­lo sani­ta­rio comen­ta­do. Tam­bién tene­mos la expe­rien­cia, por ejem­plo del lla­ma­do mode­lo Alzi­ra (Ali­can­te), implan­ta­do hace más de 17 años, cuyas empre­sas han obte­ni­do bene­fi­cios millo­na­rios que no revier­ten en los con­tri­bu­yen­tes sino en los accio­nis­tas de tales con­glo­me­ra­dos. Lla­ma la aten­ción que los polí­ti­cos que defien­den la ges­tión pri­va­da por­que es mejor que la públi­ca, ponen en tela de jui­cio su pro­pia capa­ci­dad de mane­jar el dine­ro de los con­tri­bu­yen­tes. Otro ejem­plo en la Comu­ni­dad de Valen­cia que en el año 2012 su gobierno tuvo que pagar un canon de 639 euros por habi­tan­te a la empre­sa pri­va­da, Ribe­ra Salud, que aho­ra pide ele­var la tasa por insu­fi­cien­te, mien­tras se ale­ga que la ges­tión pri­va­da es más bara­ta —441 euros por habi­tan­te y año fren­te a los 600 de la ges­tión públi­ca.

Que la efi­cien­cia, esto es, dar la mayor cali­dad posi­ble al menor pre­cio posi­ble, es mayor en los sis­te­mas de ges­tión públi­ca, es de una lógi­ca ele­men­tal. Sim­ple­men­te por­que si una empre­sa con áni­mo de lucro ges­tio­na un cen­tro sani­ta­rio públi­co, sus ganan­cias millo­na­rias tie­nen que salir de algún lado, gene­ral­men­te en recor­tes de pues­tos de tra­ba­jo y/​o mayor pre­ca­rie­dad de este, y a su vez esta situa­ción afec­ta­rá, como veni­mos repi­tien­do, en la cali­dad de la aten­ción. Y sin entrar en las cono­ci­das «puer­tas gira­to­ria» entre polí­ti­cos y empre­sas pri­va­das; el tras­va­se de direc­ti­vos del sec­tor públi­co al pri­va­do; la opa­ci­dad de las cuen­tas y los abru­ma­do­res casos de corrup­ción y frau­des millo­na­rios. Que nos lle­va a los pro­fun­dos pro­ble­mas éti­cos de un sis­te­ma que se basa en el nego­cio y en el áni­mo de lucro.

Jus­ti­fi­car lo injus­ti­fi­ca­ble como es el caso del lla­ma­do co-pago pro­du­ce situa­cio­nes y argu­men­tos que tra­tan de con­fun­dir y enga­ñar a la opi­nión públi­ca des­con­tex­tua­li­zan­do los temas, las cau­sas y los efec­tos. Por ejem­plo, poner en el cen­tro del deba­te de la supues­ta insos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma sani­ta­rio el co-pago y el supues­to abu­so de la pobla­ción, es, cuen­to menos, poco rigu­ro­so por no decir tram­po­so. Repe­tir macha­co­na­men­te que el ciu­da­dano abu­sa de los sis­te­mas públi­cos sin evi­den­cia que lo demues­tre, es elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad pro­pia y deri­var­la en las per­so­nas que están sufrien­do como nun­ca los efec­tos de la cri­sis. Des­alen­tar el supues­to abu­so para intro­du­cir los copa­gos ten­dría poco impac­to des­in­cen­ti­va­dor en gene­ral y sí tie­ne impac­tos muy nega­ti­vos para los sec­to­res de más bajos ingre­sos que son las más afec­ta­das por la enfer­me­dad. De hecho, el lla­ma­do copa­go se está dejan­do sen­tir en las per­so­nas más vul­ne­ra­bles en un con­tex­to de enor­me paro y recor­tes de todo tipo, como el menor con­su­mo de medi­ca­men­tos y pro­duc­tos sani­ta­rios nece­sa­rios.

Por tan­to, la defen­sa de ser­vi­cios públi­cos y esen­cia­les para la pobla­ción en una tie­rra tan rica como Anda­lu­cía es una prio­ri­dad. Rica en recur­sos natu­ra­les como la tie­rra, el mar (y por tan­to los ali­men­tos) o en ener­gías reno­va­bles (como la solar, la eóli­ca y la bio­ma­sa), rica en recur­sos huma­nos, en per­so­nas pre­pa­ra­das en cono­ci­mien­to, inves­ti­ga­ción e inno­va­ción, rica en arte, en una cul­tu­ra vital y crea­ti­va. Un poten­cial de tal mag­ni­tud debe tomar las rien­das de su pro­pio des­tino, no solo con­tar con el apo­yo públi­co de sani­dad, edu­ca­ción e inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, que debe ser más finan­cia­da. Tam­bién se tie­ne que dar un vuel­co de 180 gra­dos en las deci­sio­nes polí­ti­cas para que dichos recur­sos revier­ta real­men­te en su pobla­ción. El repar­to de la tie­rra, la sub­ven­cio­nes a la pro­duc­ción que cree empleo digno y cali­dad (ali­men­ta­ria, indus­trial, ener­gé­ti­ca) y a las pres­ta­cio­nes sani­ta­rias, edu­ca­ti­vas, de inves­ti­ga­ción y de ser­vi­cios socio­sa­ni­ta­rios.

Que la inves­ti­ga­ción, mayo­ri­ta­ria­men­te públi­ca que se rea­li­za en Anda­lu­cía revier­ta en las per­so­nas, en el ámbi­to sani­ta­rio y en otros ámbi­tos como el de las ener­gías reno­va­bles, en el sec­tor agro­li­men­ta­rio, espe­cial­men­te eco­ló­gi­co, en cien­cias bási­cas. Que los des­cu­bri­mien­tos que se pro­du­cen para tra­tar y com­pren­der enfer­me­da­des tan impor­tan­tes como el cán­cer no ter­mi­nen sien­do un nego­cio de las gran­des empre­sas, que enca­re­cen enor­me­men­te el pro­duc­to. De esta for­ma rom­pe­re­mos el círcu­lo vicio­so de tener que pagar cada vez más por nue­vos medi­ca­men­tos y otras tec­no­lo­gías sani­ta­rias diag­nós­ti­cas y tera­péu­ti­cas, impres­cin­di­bles para aten­der ade­cua­da­men­te a nues­tra pobla­ción.

Pero para ello decía­mos, nece­si­ta­mos auten­ti­ca sobe­ra­nía que nos per­mi­ta deci­dir sobre nues­tros recur­sos y sobre la orga­ni­za­ción más ade­cua­da a nues­tra pobla­ción. Actual­men­te se está nego­cian­do de for­ma secre­ta aun­que des­ve­la­da recien­te­men­te, un Tra­ta­do de «Libre» Comer­cio entre Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea que si no lo evi­ta­mos supon­dría nue­vas regu­la­cio­nes sobre sani­dad y pro­duc­tos fito­sa­ni­ta­rios y que alcan­za­ría a todos los sec­to­res de la eco­no­mía, inclui­do el sec­tor públi­co, que como todas sabe­mos se encuen­tran mucho más pri­va­ti­za­dos en Esta­dos Uni­dos. Tra­ta­dos inter­na­cio­na­les que soca­van la sobe­ra­nía de los pue­blos, como el anda­luz, inclu­so los pue­blos con Esta­do, verían redu­ci­das su capa­ci­dad de inter­ve­nir al con­ce­der­se una mayor pro­tec­ción legal a las gran­des empre­sas. Con cláu­su­las a los inver­so­res extran­je­ros que per­mi­ti­rá a las mul­ti­na­cio­na­les deman­dar a los Esta­dos cuyos gobier­nos aprue­ben leyes que afec­ten a sus bene­fi­cios eco­nó­mi­cos pre­sen­tes o futu­ros.

Luchar con­tra el copa­go, ¿o repa­go? y por una sani­dad públi­ca es solo una par­te de la lucha de nues­tro pue­blo por una vida mejor, jun­tas, de for­ma colec­ti­va, cada una en su ámbi­to de actua­ción, una empre­sa, un barrio, un cam­po o en su casa, pero con una meta común que vis­lum­bre un hori­zon­te lumi­no­so para nues­tra Anda­lu­cía.

Con­cep­ción Cruz Rojo
Sevi­lla, 1 de diciem­bre de 2014.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *