La ver­dad de Sora­ya M. (solo eres una mujer)- Mai­té Cam­pi­llo

La his­to­ria de Zarah y Sora­ya, es ver­da­de­ra, tan ver­da­de­ra como las nie­ves de oto­ño a invierno

Sora­ya Manut­cheh­ri… ¡¡es una puta!!


Eso decía su mari­do, su hijo mayor, su padre, sus veci­nos. Pero Sora­ya, nues­tra sen­si­ble, ama­ble, dul­ce, ade­más de per­so­na tra­ba­ja­do­ra, mujer, ser humano inde­fen­so des­de la infan­cia del enre­do de las leyes del macho. Mun­do lleno de ambi­cio­sos que apes­tan sobre todo tipo de pode­res de la sinies­tra­li­dad, mala entra­ña escuá­li­da, cana­lla… ¿Que vais a hacer? ¿Por qué me hacéis esto, por qué, por qué, por qué?. Y, Sora­ya, voló, dolo­ro­sa­men­te horro­ri­za­da como ave aco­rra­la­da… “La lapi­da­ción de Sora­ya M.” Es el títu­lo de la pelí­cu­la que qui­so (ima­gino), hacer una lla­ma­da de aten­ción al mun­do. Me estre­me­cí de indig­na­ción. No por la pelí­cu­la en sí, que si, se ajus­ta al tipo de cine nor­te­ame­ri­cano para impac­tar con esce­nas real­men­te duras, muy duras, sobre todo los lar­gos minu­tos de la ago­nía y muer­te de Sora­ya. Mi impre­sión como per­so­na, y sobre todo como mujer, fue cuan­do la joven Sora­ya ente­rra­da has­ta la cin­tu­ra, con los ojos desor­bi­ta­dos mira hacia “su mari­do” tor­tu­ra­dor prin­ci­pal, cau­san­te direc­to del abe­rran­te des­pre­cio; a sus hijos varo­nes ya con una sobre­car­ga, de impo­ten­cia y repu­dio, es uti­li­za­da para des­truir al ser que más que­rían; a su padre como una pil­tra­fa que se pres­ta a ser uti­li­za­da, encar­nan­do la deni­gran­te estu­pi­dez de una per­so­na derro­ta­da, cobar­de; a su pue­blo rodeán­do­la con pie­dras en las manos con­tra quién les había ofre­ci­do recep­ti­vi­dad, res­pe­to y apre­cio; dis­pues­tos como uno sólo, rugi­do­res faná­ti­cos de la fata­li­dad para lan­zar una a una sobre su cabe­za, como si de un ame­na­zan­te ani­mal rabio­so se tra­ta­ra, como la mal­dad más horri­ble de la tie­rra. Es enton­ces cuan­do su sen­si­bi­li­dad huma­na quie­bra su inten­to de for­ta­le­za y se des­plo­ma; comien­za a llo­rar a pesar de haber jura­do a su tía Sarah no derra­mar una sola lágri­ma.

Esa muer­te cruel rea­li­za­da por los “suyos” la hizo estre­me­cer­se. Y, en vez de gri­to lan­zó lagri­mas, que es una for­ma de gri­tar aun­que no se oiga con­tra la injus­ti­cia. Es la impo­ten­cia fren­te a la bes­tia y sus leyes de muer­te. Qui­zá, aho­ra mis­mo otra mujer (la mayo­ría de las que ago­ni­zan bajo la llu­via de pie­dras lo son), esté murien­do lapi­da­da; que en Euro­pa y par­te del pla­ne­ta es como decir a puñe­ta­zos, hacha­zos, puña­la­das, defe­nes­tra­das. Como Sora­ya M., quien fal­sa­men­te acu­sa­da por un ase­sino, tor­tu­ra­dor ade­más de cobar­de, per­dió la vida ago­ni­zan­do duran­te lar­gos minu­tos medio ente­rra­da en la tie­rra, dón­de ya de niña había sido some­ti­da, explo­ta­da, des­pre­cia­da como mujer. En esa mis­ma tie­rra entre calles y casas, don­de había inten­ta­do como todo niñ@ jugar y vivir; rodea­da entre char­cos rojos invi­si­bles a sus ojos de terror bri­llan­tes, humo de vida, sue­ños y vue­lo de aves; san­gui­no­len­to ten­te­tie­so al que le cues­ta cerrar los ojos sus faná­ti­cos y cobar­des veci­nos; cobar­des como el pro­pio padre, y el que se pres­tó a corro­bo­rar la sinies­tra his­to­ria inven­ta­da por su “mari­do”, per­dón, su ase­sino.

Todos, casi todos, le han lan­za­do a la cabe­za con furia el duro y cor­tan­te, mor­tal uten­si­lio, en manos has­ta de los hijos varo­nes de la vic­ti­ma, seres que tuvo en su vien­tre, sufrió para traer­los, y luchó con todo para criar­los.

La his­to­ria de Zarah y Sora­ya, es ver­da­de­ra, tan ver­da­de­ra como las nie­ves de oto­ño a invierno. Y, docu­men­ta­da por pri­me­ra vez en el libro homó­ni­mo de 1994. Por el perio­dis­ta ya falle­ci­do Frei­dou­ne Saheb­jam, quién reco­rrió en secre­to (des­pués de haber esta­do exi­lia­do unos años), su Irán natal en 1986; cuan­do se topó con la aldea de Kapu­yeh. Allí es que cono­ció a Zarah y escu­chó su rela­to. Narra­do en for­ma de lar­go «flash-back». El fil­me resul­ta dura­men­te impac­tan­te sobre todo, duran­te el vio­len­tí­si­mo y lar­go tra­mo final, qui­zá nece­sa­rio, para enten­der y tomar con­cien­cia de tan­ta bar­ba­rie de carác­ter reli­gio­so que sigue ocu­rrien­do hoy, toda­vía hoy en todi­to el mun­do, mien­tras se mira con deter­mi­na­da fri­vo­li­dad por feli­ci­dad, la pan­ta­lla infec­ta de virus tan o más supe­rio­res al ébo­la. No, la lapi­da­ción no es como se pue­da supo­ner, lle­va­da y eje­cu­ta­da sólo por paí­ses ára­bes… De hecho Irán no es un país ára­be sino per­sa. Aun­que duran­te los últi­mos siglos son los paí­ses ára­bes los que sue­len apli­car este tipo de eje­cu­cio­nes, casi siem­pre basa­das en fal­sos tes­ti­mo­nios con­tra muje­res… divor­cio futu­ris­ta? Muer­te cruel se ha esta­do apli­can­do en todos los con­ti­nen­tes por casi todas las comu­ni­da­des reli­gio­sas, inclu­yo cris­tia­nos y judíos. En el Rena­ci­mien­to se apli­ca­ba en algu­nos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, sobre todo en Méxi­co; aún siguen dego­llan­do por cien­tos al pue­blo mexi­cano y ente­rra­das en fosas clan­des­ti­nas miles de muje­res de todas las eda­des, fun­da­men­tal­men­te jóve­nes, ahí es que sigue entre char­cos de san­gre flo­re­ci­da por las balas la “Pri­me­ra Dama” de Méxi­co. Sí, la prác­ti­ca de la lapi­da­ción pro­vie­ne de la reli­gión judía. Y, se intro­du­jo en la ley islá­mi­ca con el Cali­fa Omar, adu­cien­do que aún se encon­tra­ba el ver­sícu­lo en el Corán, que pres­cri­bía la llu­via de pie­dras con­tra los adúl­te­ros… PERO TAL VERSÍCULO NO EXISTE.

En el libro “sagra­do” de refe­ren­cia de la reli­gión judía (Anti­guo Tes­ta­men­to) y a su vez pri­mer libro de la Biblia cris­tia­na se orde­na la lapi­da­ción en nume­ro­sos casos:

Por tocar el mon­te Sinaí mien­tras Dios hacía entre­ga de los Diez Man­da­mien­tos a Moi­sés, Éxo­do 19: 9 – 13

Un buey que cor­nea a un hom­bre debe ser lapi­da­do.

Por vio­lar el día de repo­so (Sab­bath).

Por entre­gar a un hijo al dios Moloch.

Por evo­car espí­ri­tus o prac­ti­car la adi­vi­na­ción.

Por blas­fe­mar con­tra Dios.

Ido­la­trar a otros dio­ses o inci­tar a otras/​os a hacer­lo.

No obe­de­cer a los pro­pios padres.

Casar­se sin ser vir­gen y pre­ten­dien­do ser­lo.

Tener rela­cio­nes sexua­les un hom­bre y una mujer casa­da con otro hom­bre (ambas/​os deben ser lapi­da­dos).

Hoy en algu­nos paí­ses como Afga­nis­tan, Paquis­tan, La India, Irán, Soma­lia… A menu­do, cuan­do una mujer dice que fue vio­la­da, se con­si­de­ra una con­fe­sión de adul­te­rio. Prohi­bi­do denun­ciar al vio­la­dor, tal es la cien­cia de la “huma­ni­dad”. Repu­dia­das por toda la comu­ni­dad, sus pro­pios padres y her­ma­nos, a veces son ellos los que las ase­si­nan, inclu­so vio­lan. Por ello el tes­ti­mo­nio de una mujer vio­la­da es más repu­dia­do que una mier­da de vaca bajo un zapa­to de ciu­dad; es decir, des­pués de vio­la­da, apa­lea­da en públi­co has­ta matar­la, todos a una, la bes­tia se une enfer­ma de sadis­mo cri­mi­nal. Uno de los pocos infor­mes cono­ci­dos de lapi­da­ción es de, Ami­nis­tía Inter­na­cio­nal, del año 1987. En él se rela­ta como que­da­ron baña­das de san­gre dos muje­res… que los guar­dias pega­ron con palas, para ase­gu­rar­se de que estu­vie­sen bien muer­tas. Según el Códi­go Penal ira­ní, dice que “los hom­bres” (es un decir), deben ser ente­rra­dos has­ta la cin­tu­ra, y las muje­res has­ta el pecho, y las pie­dras «lo sufi­cien­te­men­te gran­des como para matar a la per­so­na de una o dos pedra­das, ni debe­rán ser tan peque­ñas que no pue­dan cali­fi­car­se de pie­dras», lo que según para los defen­so­res de dere­chos huma­nos bus­ca la muer­te len­ta e infli­gir mayor sufri­mien­to.

El 27 de octu­bre de 2008 se lapi­dó en Kis­maa­yo, Soma­lia, a Aisha Ibrahim Duhu­low de 13 años de edad, acu­sa­da “legal­men­te” de adul­te­rio cuan­do ella había denun­cia­do una vio­la­ción. Ase­si­na­da por 50 hom­bres y un millar de espec­ta­do­res, según Ami­nis­tía Inter­na­cio­nal, al ser des­en­te­rra­da se com­pro­bó que con­ti­nua­ba con vida y fue vuel­ta a ente­rrar para con­ti­nuar con la lapi­da­ción.

Ni era una mujer, ni tenía 24 años, ni era una adúl­te­ra. Si hay un país en el mun­do en el que lo malo se con­vier­te en peor para las muje­res, ese es des­de hace déca­das, Soma­lia. Y la his­to­ria de Asha Ibrahim Dhuhu­low, la supues­ta mujer de 24 años lapi­da­da en públi­co en la ciu­dad por­tua­ria de Kis­ma­yo, es sólo un refle­jo. Por­que no era mujer, sino casi niña. Asha no tenía 24, sino 13 años. No había come­ti­do adul­te­rio. Había sido vio­la­da por tres hom­bres del clan más pode­ro­so de la ciu­dad. Ayu­da­dos por el tri­bu­nal islá­mi­co impues­to por las mili­cias inte­gris­tas de Al Sha­bab, la muer­te a pedra­das de la menor sir­vió para borrar todo ras­tro del cri­men.

La his­to­ria de las nacio­nes está lle­na de ase­si­na­tos, de millo­nes de cri­mi­nes con­tra los pue­blos, con­tra los lucha­do­res por la jus­ti­cia y la liber­tad. Y, cri­mi­nes horren­dos come­ti­dos con­tra las per­so­nas huma­nas más inde­fen­sas, niños y muje­res. Eso ha pasa­do y sigue pasan­do en casi todas las civi­li­za­cio­nes, en casi todos los paí­ses. Diría que se come­ten todos los días algún tipo de vio­len­cia con­tra muje­res y niños (ade­más por supues­to de la vio­la­ción per­ma­nen­te de dere­chos de cla­se tra­ba­ja­do­ra), inclu­so en paí­ses “social­men­te más avan­za­dos”. No diga­mos pues, en paí­ses afri­ca­nos, orien­te medio… don­de las reli­gio­nes más faná­ti­cas (faná­ti­cas son todas), con­si­de­ran que la mujer es de menor valor que un deter­mi­na­do ani­mal, vaca o cabra. Y los mer­ce­na­rios que lla­man sol­da­dos, lo pri­me­ro que hacen cuan­do entran a fue­go en un pobla­do es secues­trar y vio­lar niñas ade­más de matar­las. El tra­to que reci­ben en muchos paí­ses de Indoá­me­ri­ca, no ya por los pro­pios mili­cos que ya es decir, las insul­tan, degra­dan, vio­lan, ase­si­nan; has­ta sus pro­pios mari­dos har­tos de aguar­dien­te, por la mise­ria impues­ta (esca­sos de cul­tu­ra), que igual­men­te las insul­tan, vio­lan y a veces has­ta ase­si­nan tam­bién. Sin ir más lejos, cada día, mue­ren ase­si­na­das dece­nas de muje­res en Euro­pa; mal­tra­ta­das por sus “com­pa­ñe­ros”, vio­la­das, tor­tu­ra­das, diez­ma­das por las pro­pias empre­sas don­de tra­ba­jan… Y, no olvi­den, el caso de los pede­ras­tas que abun­dan como setas en oto­ño. Una socie­dad ver­da­de­ra­men­te enfer­ma, depri­men­te, que per­mi­te y has­ta apo­ya a estos ele­men­tos sin escrú­pu­los, psi­có­pa­tas abu­sa­do­res de lo más ino­cen­te: la infan­cia.

Ya en el año 415

Hipa­tia, la filó­so­fa, astró­no­ma y escri­to­ra egip­cio-roma­na, fue lapi­da­da por una simi­lar tur­ba de emble­má­ti­cos faná­ti­cos, “de la sabi­du­ría cris­tia­na”, ins­ti­ga­da por san Ciri­lo de Ale­jan­dría…
.*Sora­ya, des­pués de las pali­zas que su mari­do le daba, acos­tum­bra­ba a salir corrien­do de esa casa mal­di­ta, y se refu­gia­ba en la de su tía.

Enton­ces es cuan­do cogía las manos de sus hijas y corría hacia las altas cum­bres y valles flo­re­ci­dos, juga­ba con ellas a las escon­di­das, aga­za­pa­das tras las rocas espe­ra­ban el vue­lo de las aves libres…

¡¡mami, mami… son ánge­les mami!!

Nota

Del “pri­mer mun­do al cuar­to mun­do”

El dipu­tado auto­nó­mi­co y vice­pre­si­den­te segun­do de la Mesa del Par­la­men­to de Cana­rias, se refi­rió en Radio Auto­nó­mi­ca, a la eco­no­mía sumer­gi­da, y dijo:

«Hay que con­vi­vir con ella, como con algu­nas muje­res, que no se les pue­de eli­mi­nar… »
http://​you​tu​.be/​L​4​N​s​7​u​9​7​KbY

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de tea­tro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *