“Esta­mos ante una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de cons­truir un esta­do socia­lis­ta en Euro­pa”. Entre­vis­ta de Ibai Tre­bi­ño para Slav​yan​grad​.es

Res­pon­dien­do al lla­ma­mien­to inter­na­cio­nal para unir­se a la resis­ten­cia con­tra el gobierno gol­pis­ta de Poroshen­ko, son nume­ro­sos los volun­ta­rios de toda Euro­pa lle­ga­dos al Don­bass en defen­sa de la Nue­va Rusia. Entre ellos tam­bién varios pro­ve­nien­tes de Cas­ti­lla y Cata­lun­ya, que tras su paso por el Bata­llón Vos­tok deci­die­ron inte­grar­se en la Bri­ga­da Priz­rak, bajo las órde­nes del caris­má­ti­co coman­dan­te Ale­xey Moz­go­voy. Tras su bre­ve paso por les bri­ga­des con­ti­nen­ta­les, los jóve­nes anti­fas­cis­tas aca­ban de inte­grar­se en el Escua­drón rojo 404, una uni­dad de ideo­lo­gía comu­nis­ta den­tro de la Bri­ga­da Priz­rak, en la que com­par­ten tareas con otros jóve­nes revo­lu­cio­na­rios.

Hemos con­ver­sa­do con Ser­gio, Héc­tor, Miguel y Oriol para cono­cer su nue­va vida en la 404 y las fun­cio­nes que rea­li­zan den­tro la resis­ten­cia popu­lar de Novo­ros­si­ya.

Voluntarios españoles en una operación militarVolun­ta­rios espa­ño­les en una ope­ra­ción mili­tar

En pri­mer lugar, ¿cuán­do y por qué deci­dís venir al Don­bass a luchar con­tra el gobierno de Poroshen­ko?

Todos coin­ci­di­mos en seña­lar la masa­cre de Odes­sa como el deto­nan­te de que haya­mos veni­do aquí a luchar. Apar­te de esto, exis­ten tam­bién otros muchos moti­vos: con­tri­buir a la crea­ción de un esta­do socia­lis­ta en Euro­pa, ayu­dar y defen­der a la pobla­ción civil de los ata­ques de Kiev. Esta es una lucha con­tra el fas­cis­mo y nos sen­ti­mos en deu­da con los bri­ga­dis­tas inter­na­cio­na­les que vinie­ron a Espa­ña en el 36 para luchar con­tra los gol­pis­tas.

No debe ser fácil aban­do­nar una vida nor­mal, ami­gos, fami­lia, etc. para irse a luchar a una gue­rra don­de uno pue­de morir. ¿Mere­ce la pena luchar por Novo­rru­sia?

Somos per­fec­ta­men­te cons­cien­tes de los ries­gos que entra­ña nues­tra deci­sión de venir aquí a luchar, y tam­bién de lo que hemos deja­do en Espa­ña, pero la cau­sa lo mere­ce. Esta­mos aquí para luchar con­tra el fas­cis­mo. Es la pri­me­ra vez en muchos años que exis­te la ver­da­de­ra posi­bi­li­dad de con­tri­buir a la cons­truc­ción de un esta­do socia­lis­ta en Euro­pa. Como comu­nis­tas que somos no podía­mos dejar pasar esta opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca.

Os defi­nís como comu­nis­tas. ¿Qué sig­ni­fi­ca para voso­tros luchar por Novo­rru­sia? ¿Cuá­les son vues­tros obje­ti­vos polí­ti­cos y mili­ta­res?

Nues­tro prin­ci­pal obje­ti­vo mili­tar es no parar has­ta libe­rar el esta­do futu­ro de Novo­rru­sia de la esco­ria fas­cis­ta. Ellos han pro­vo­ca­do esta gue­rra. En cuan­to a los obje­ti­vos polí­ti­cos, nues­tra tarea prin­ci­pal es con­tri­buir a la cons­truc­ción del esta­do socia­lis­ta de Novo­rru­sia, for­mar par­te acti­va de las fuer­zas y uni­da­des mili­ta­res revo­lu­cio­na­rias y comu­nis­tas que aquí luchan. La ban­de­ra roja vol­ve­rá a ondear en Euro­pa.

Al igual que en Kur­dis­tan o Pales­ti­na, la resis­ten­cia en el Don­bass es una resis­ten­cia popu­lar y polí­ti­ca­men­te hete­ro­gé­nea, pero lla­ma la aten­ción que el líder de las mili­cias popu­la­res de Lugansk sea Vitaly Vic­to­ro­vich, un cono­ci­do comu­nis­ta de Lugansk ¿Cuál es la pre­sen­cia real y el peso de los comu­nis­tas en la resis­ten­cia popu­lar?

La pre­sen­cia de comu­nis­tas en la resis­ten­cia popu­lar es muy des­ta­ca­da. Exis­ten dos uni­da­des ente­ras de ideo­lo­gía comu­nis­ta; una en el bata­llón Vos­tok y otra aquí, en la Bri­ga­da Priz­rak. En el res­to de uni­da­des tam­bién hay comu­nis­tas. Exis­te una gran nos­tal­gia por la Unión Sovié­ti­ca entre los volun­ta­rios que com­ba­ten en las mili­cias popu­la­res. Des­de el colap­so de la URSS todo ha ido a peor y la gen­te es cons­cien­te de ello. No sabría­mos decir cuán­tos comu­nis­tas hay en la resis­ten­cia, pero es la ideo­lo­gía hege­mó­ni­ca den­tro de las mili­cias popu­la­res.

En el ámbi­to polí­ti­co la ideo­lo­gía comu­nis­ta tie­ne gran peso tam­bién. Igor Plot­nitsky, líder polí­ti­co de la Repú­bli­ca Popu­lar de Lugansk, es de ideo­lo­gía comu­nis­ta. Tan­to en Lugansk como en Donetsk los comu­nis­tas tie­nen gran peso en las mili­cias. Muchos de los coman­dan­tes y coro­ne­les luchan por la cons­truc­ción de una Novo­rru­sia libre de fas­cis­tas y oli­gar­cas.

escuadrón rojoEmble­ma del Escua­drón Rojo 404

Tras el paso por otras uni­da­des y bata­llo­nes aca­báis de ate­rri­zar en el escua­drón rojo 404 de la Bri­ga­da Priz­rak. ¿A qué se debe este cam­bio? Hablad­me un poco de vues­tra nue­va vida en esta uni­dad.

La vida en esta uni­dad es simi­lar a la de otras uni­da­des: dis­ci­pli­na mili­tar, mis­mos hora­rios y mis­mos rele­vos para ir al fren­te. Lo que sin duda cam­bia es la jerar­quía. Aquí todo es más igua­li­ta­rio, no hay coman­dan­tes. Exis­te la figu­ra del comi­sa­rio polí­ti­co que se encar­ga de las acti­tu­des, dis­ci­pli­na y moral de los sol­da­dos. Ade­más hay dos líde­res; uno que se encar­ga del adies­tra­mien­to mili­tar cuan­do esta­mos en el cuar­tel y otro que se encar­ga de guiar a los cama­ra­das que están en el fren­te.

El moti­vo prin­ci­pal para el cam­bio de uni­dad ha sido la dife­ren­cia y diver­si­dad ideo­ló­gi­ca allí exis­ten­te, aun­que cabe des­ta­car que nues­tros man­dos mili­ta­res siem­pre han comu­nis­tas. Estas dife­ren­cias han hecho que no nos sin­tié­ra­mos a gus­to del todo. Aho­ra en cam­bio nos sen­ti­mos ple­na­men­te satis­fe­chos con noso­tros mis­mos y con nues­tros nue­vos com­pa­ñe­ros aquí en esta uni­dad 404.

Aun sien­do los ultra­na­cio­na­lis­tas una mino­ría insig­ni­fi­can­te en la resis­ten­cia, algu­nos sec­to­res de la “izquier­da” han uti­li­za­do ello como excu­sa para jus­ti­fi­car los crí­me­nes de Kiev y la OTAN con­tra la pobla­ción civil. Inclu­so os han lle­ga­do a acu­sar de nazis, no solo a voso­tros sino tam­bién a toda la resis­ten­cia ¿Que opi­nión os mere­ce?

La izquier­da que jus­ti­fi­ca las matan­zas de pobla­ción civil a manos de fas­cis­tas debe­ría replan­tear­se su ideo­lo­gía. Algu­nos nos han lla­ma­do inclu­so nazis lo que ha pro­vo­ca­do múl­ti­ples car­ca­ja­das entre noso­tros, con lo more­ni­tos y mes­ti­zos que somos (risas). Las per­so­nas que habéis esta­do aquí sois los úni­cos que podéis hablar con cono­ci­mien­to de cau­sa, lo demás son espe­cu­la­cio­nes a más de 3000 km. Y quie­ro dejar bien cla­ro (Ser­gio) que yo soy más rojo que la san­gre que corre por mis venas. Eso nadie lo va a cam­biar, nin­gu­na opi­nión exter­na lo pue­de cam­biar.

¿A vues­tro pare­cer cua­les son las carac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de la lucha por Novo­rru­sia: lucha de cla­ses, lucha con­tra el fas­cis­mo, lucha nacio­nal?

La lucha por Novo­rru­sia es una lucha con­tra el fas­cis­mo, con­tra la oli­gar­quía y es tam­bién una lucha nacio­nal. Se lucha con­tra los fas­cis­tas de Kiev y con­tra la oli­gar­quía que saqueó la Ucra­nia post-sovié­ti­ca. Ade­más es tam­bién una lucha nacio­nal, por­que el pue­blo defien­de su cul­tu­ra, su idio­ma y su gen­te.

Voluntarios españoles en combateVolun­ta­rios espa­ño­les en com­ba­te

Hable­mos de la gue­rra, la cual he podi­do cono­cer aquí. ¿Cómo es la vida en el fren­te? ¿Qué cosas se le pasan a uno por la cabe­za cuan­do está com­ba­tien­do?

La vida aquí es dura; Se pasa frío, ham­bre y se pade­ce ago­ta­mien­to, pero todo que­da en un segun­do plano cuan­do pien­sas que todo estás hacien­do lo correc­to.
En el fren­te se te pasan mil cosas por la cabe­za; hay mucha adre­na­li­na y a veces inclu­so tie­nes mie­do a morir. A veces te pre­gun­tas qué haces aquí.

¿Has­ta aho­ra qué tareas mili­ta­res habéis rea­li­za­do y cuá­les han sido vues­tras fun­cio­nes en el fren­te?

Por segu­ri­dad no pode­mos con­tes­tar a esta pre­gun­ta, pero sí pode­mos decir que nues­tra uni­dad se dedi­ca a misio­nes de infil­tra­ción, ata­ques por la reta­guar­dia y otro tipo de ope­ra­cio­nes espe­cia­les.

Voso­tros sois volun­ta­rios que lucháis bajo la ban­de­ra de Novo­rru­sia ¿Tenéis cons­tan­cia de la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios occi­den­ta­les que luchan para Kiev?

Sí, noso­tros somos volun­ta­rios que lucha­mos por satis­fac­ción, no por dine­ro. Por otra par­te, tene­mos cons­tan­cia de la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios que luchan para Kiev, apo­ya­dos y finan­cia­dos por la OTAN y la Unión Euro­pea. Estos últi­mos son los cul­pa­bles de los que está ocu­rrien­do en Ucra­nia.

¿Cómo creéis que ter­mi­na­rá esta gue­rra?

¡Ven­ce­re­mos! La volun­tad del pue­blo es impa­ra­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *