Sea­mos serios, San­tos- Timo­león Jimé­nez

El Pre­si­den­te emplea de mil modos la ban­de­ra de la solu­ción civi­li­za­da al con­flic­to arma­do. Mani­fies­ta su devo­ción por figu­rar en la his­to­ria como el hom­bre que con­si­guió la paz. Riñe inclu­so con los decla­ra­dos defen­so­res de la solu­ción mili­tar. Pac­ta con la insur­gen­cia una Agen­da sobre la cual rea­li­zar con­ver­sa­cio­nes defi­ni­ti­vas. Se ufa­na de los avan­ces alcan­za­dos y habla de per­se­ve­rar. Has­ta pro­mo­cio­na en el exte­rior el post con­flic­to.

Sin embar­go, su acti­tud y sus hechos resul­tan mucho más reve­la­do­res que sus pala­bras. Una sola idea pare­ce obse­sio­nar­lo, ren­dir la insur­gen­cia, obli­gar­la al desar­me, la entre­ga y la des­mo­vi­li­za­ción. Es el úni­co resul­ta­do que para él cabe asi­mi­lar con la paz. La Mesa de La Haba­na se reve­la así para el gobierno nacio­nal, como el esce­na­rio que faci­li­ta­rá la mecá­ni­ca orde­na­da de la admi­sión de su derro­ta por par­te de la gue­rri­lla de las FARC-EP.

No lo expre­san abier­ta­men­te, pero a estas altu­ras resul­ta impo­si­ble ocul­tar­lo. El paso del tiem­po, como las corrien­tes, va reve­lan­do lo que se escon­de bajo el agua. Bas­ta con exa­mi­nar la con­duc­ta y las pala­bras tan­to del Pre­si­den­te San­tos como del señor De La Calle, con rela­ción a los dos casos más recien­tes del accio­nar de las FARC, en Arau­ca con los dos sol­da­dos y en el Cho­có con el gene­ral, para des­pe­jar cual­quier duda al res­pec­to.

El Pre­si­den­te siem­pre fan­fa­rro­neó con la con­sig­na israe­lí de dia­lo­gar como si no hubie­ra gue­rra y hacer la gue­rra como si no hubie­ra diá­lo­gos. Nego­ciar en medio del con­flic­to ha sido su posi­ción per­ma­nen­te des­de las pri­me­ras apro­xi­ma­cio­nes. Las reglas del jue­go que siem­pre recla­mó fue­ron las que nada de lo que ocu­rrie­ra en los cam­pos de bata­lla ten­dría por qué afec­tar el cur­so de las con­ver­sa­cio­nes. Impu­so inclu­so que las con­ver­sa­cio­nes en La Haba­na fue­ran inin­te­rrum­pi­das.

Así que­da­ron exclui­das de entra­da en el Acuer­do Gene­ral las posi­bi­li­da­des de con­ge­la­mien­tos o sus­pen­sio­nes. Lo cual no exclu­yó su dere­cho a orde­nar al alto man­do mili­tar, al menos una o dos veces por sema­na en sus dis­cur­sos, arre­ciar con toda su fuer­za y poder con­tra las FARC. El Pre­si­den­te nun­ca ha cesa­do de pro­cla­mar­se como el pri­mer enemi­go nues­tro, el que más nos ha gol­pea­do, el que ha con­se­gui­do matar medio cen­te­nar de man­dos de todas las cate­go­rías.

Así que nada podía argu­men­tar en con­tra del accio­nar mili­tar de las FARC con­tra uni­da­des del Ejér­ci­to Nacio­nal, en ejer­ci­cio de sus acti­vi­da­des de gue­rra y en sus áreas de ope­ra­cio­nes. Pero deci­dió hacer­lo, orde­nan­do la sus­pen­sión del pro­ce­so y vio­lan­do en for­ma fla­gran­te no sólo su pro­pia retó­ri­ca sino los tér­mi­nos del Acuer­do Gene­ral. La gue­rra vale y se aplau­de si pro­vie­ne del Esta­do, pero resul­ta repro­cha­ble si la rea­li­za el adver­sa­rio ata­ca­do. La ley del embu­do.

Poner como con­di­ción para reanu­dar un pro­ce­so sus­pen­di­do arbi­tra­ria­men­te, que la con­tra­par­te haga rápi­da entre­ga de sus pri­sio­ne­ros de gue­rra, equi­va­le a un secues­tro del pro­ce­so de paz por el Pre­si­den­te. Y res­pon­der como lo ha hecho a sus crí­ti­cos, que ponen de relie­ve la impor­tan­cia de con­cer­tar un cese bila­te­ral de fue­gos para evi­tar ese tipo de sobre­sal­tos, pone de mani­fies­to que el pro­ce­so de paz no es más que un sim­ple ins­tru­men­to en una estra­te­gia final de gue­rra.

A la res­pues­ta afir­ma­ti­va de las FARC, que mar­ca sin duda un hito en nues­tro modo de obrar en ese tipo de situa­cio­nes, el gobierno nacio­nal corres­pon­de con una irra­cio­na­li­dad abso­lu­ta. Nues­tros voce­ros en La Haba­na se reu­nie­ron con los envia­dos de San­tos y los garan­tes, en un ges­to que muy pocos valo­ran si se tie­ne en cuen­ta la sus­pen­sión uni­la­te­ral de los diá­lo­gos por el gobierno, y de mane­ra ágil con­cer­ta­ron pro­ce­di­mien­tos y pro­to­co­los para las libe­ra­cio­nes.

Pero el gobierno ha dis­pues­to para­le­la­men­te una ope­ra­ción mili­tar sin pre­ce­den­tes, que no se detie­ne ni siquie­ra para posi­bi­li­tar la rea­li­za­ción de lo pac­ta­do entre las dos par­tes. La mili­ta­ri­za­ción del Atra­to, los sobre­vue­los, bom­bar­deos y ame­tra­lla­mien­tos cre­cen en fero­ci­dad. Se insis­te en un res­ca­te por la fuer­za, qui­zás en pre­ci­pi­tar una des­gra­cia que nin­guno desea. Esa es la ver­da­de­ra cata­du­ra del régi­men. No hay que lla­mar­se a enga­ños, San­tos jue­ga a lo mis­mo.

Como suce­de con la Mesa y el Pro­ce­so, San­tos pac­ta los pro­to­co­los, pero insis­te en arre­ba­tar por la fuer­za los pri­sio­ne­ros, obs­ta­cu­li­zan­do obje­ti­va­men­te el cum­pli­mien­to de aque­llos. Es decir, vio­la nue­va­men­te lo pac­ta­do. La reali­dad des­bor­dó las reglas del jue­go defen­di­das por el gobierno. El Pre­si­den­te, con su sus­pen­sión, tum­bó el table­ro don­de jugá­ba­mos la par­ti­da, des­tru­yó la con­fian­za. Las cosas no podrán reanu­dar­se así no más, habrá que hacer diver­sas con­si­de­ra­cio­nes.

Qué difí­cil, cuán com­pli­ca­do resul­ta hacer com­pren­der al Esta­do colom­biano, a su gobierno, a las cla­ses en el poder, que el con­flic­to de medio siglo al que bus­ca­mos poner fin con este pro­ce­so, se expli­ca por unas cau­sas que lo ori­gi­na­ron y sos­tie­nen. Y que entre esas cau­sas, hacien­do un poco de lado la inequi­dad y las injus­ti­cias galo­pan­tes en el país, la más des­ta­ca­ble es la into­le­ran­cia polí­ti­ca, la per­se­cu­ción decla­ra­da con­tra quie­nes plan­tean alter­na­ti­vas dis­tin­tas al régi­men.

La vio­len­cia ofi­cial, por vía mili­tar, poli­cial o para­mi­li­tar, se encuen­tra en la base del alza­mien­to arma­do nues­tro. Esta­mos con­ven­ci­dos de que esta gue­rra no se hubie­ra pro­du­ci­do jamás si el cri­men y la per­se­cu­ción no se hubie­ran ensa­ña­do sis­te­má­ti­ca­men­te con­tra los per­so­ne­ros de la opo­si­ción al régi­men oli­gár­qui­co. Ha sido tan­ta y tan reite­ra­da la inten­ción ofi­cial de ani­qui­lar la incon­for­mi­dad, que se vol­vió legí­ti­mo ape­lar al recur­so de las armas para hacer polí­ti­ca.

Allí cen­tra­mos las FARC el núcleo del pro­ce­so de paz. Des­mon­te­mos todas las for­mas de vio­len­cia polí­ti­ca en nues­tro país. La ofi­cial y la insur­gen­te. Reco­noz­ca­mos las res­pon­sa­bi­li­da­des que que­pan por ellas, ante el mun­do, la nación y las víc­ti­mas. Haga­mos has­ta lo impo­si­ble por resar­cir estas últi­mas. Pero abra­mos defi­ni­ti­va­men­te las puer­tas al ejer­ci­cio de la opo­si­ción polí­ti­ca a todas las corrien­tes, con ple­nas garan­tías, sin excluir a nin­guno, pací­fi­ca y legal­men­te.

Aun el día de hoy vuel­ven a insis­tir­nos en mues­tras de paz, en ges­tos con­tun­den­tes que demues­tren nues­tra volun­tad de recon­ci­lia­ción. Como si fue­ra poca cosa haber reci­bi­do al envia­do del Pre­si­den­te, des­pués que nos insul­ta públi­ca­men­te y sus­pen­de el pro­ce­so de paz en vio­la­ción abier­ta a lo acor­da­do. Como si no valie­ra nada haber con­ti­nua­do con­ver­san­do pese a que el Pre­si­den­te orde­nó el ase­si­na­to de nues­tro Coman­dan­te Alfon­so Cano. Ges­tos de paz. Lo que se hace insos­te­ni­ble es que el Pre­si­den­te se siga ufa­nan­do de matar y matar, mien­tras obra con his­te­ria por­que se le res­pon­de con dig­ni­dad. Sea­mos serios, San­tos.

(*) Timo­león Jimé­nez es Coman­dan­te del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, 22 de noviem­bre de 2014.
www​.farc​-ep​.co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *