Acti­vis­tas a Oba­ma sobre las depor­ta­cio­nes: «Dis­cul­pe, señor pre­si­den­te, pero lo que dice es men­ti­ra»

El presidente de EEUU, Barack Obama

El pre­si­den­te de EEUU, Barack Oba­ma

Cre­di­to: Archi­vo

26 – 11-14.-Barack Oba­ma pro­nun­ció este mar­tes en Chica­go un dis­cur­so sobre la polí­ti­ca migra­to­ria de su Gobierno. A mitad de la inter­ven­ción fue inte­rrum­pi­do por cua­tro muje­res que deci­die­ron expre­sar su dis­con­for­mi­dad con las pala­bras del pre­si­den­te.

«Los tra­ba­ja­do­res indo­cu­men­ta­dos que han infrin­gi­do nues­tras leyes de inmi­gra­ción deben figu­rar en una lis­ta espe­cial. Entre ellos hay algu­nos que pue­den ser peli­gro­sos. For­man una peque­ña mino­ría, pero hay que tener­los en cuen­ta. Y es por eso que las depor­ta­cio­nes de cri­mi­na­les duran­te los seis últi­mos años subie­ron has­ta el 80%. Vamos a seguir cen­tran­do nues­tros recur­sos en lo que en reali­dad es una ame­na­za para nues­tra segu­ri­dad. En los delin­cuen­tes, no en las fami­lias. En las pan­di­llas, no en los padres que tra­ba­jan duro para que sus hijos ten­gan una vida mejor. Pero inclu­so…», esta­ba dicien­do el man­da­ta­rio en el Cen­tro Copér­ni­co de Chica­go, don­de pro­mo­vía el plan de inmi­gra­ción que apro­bó sin el res­pal­do del Con­gre­so, una medi­da que pro­te­ge a los pro­ge­ni­to­res de los ciu­da­da­nos y resi­den­tes lega­les per­ma­nen­tes de EE.UU. y que libe­ra de la ame­na­za de la depor­ta­ción a unos 4,7 millo­nes de inmi­gran­tes.

Fue en ese momen­to cuan­do la pacien­cia de los acti­vis­tas que esta­ban pre­sen­tes en la sala se ago­tó. «¡Dis­cul­pe, señor pre­si­den­te, pero eso es men­ti­ra!», gri­tó una joven, levan­tán­do­se de su asien­to y sos­te­nien­do en las manos un car­tel que reza­ba “Stop Depor­ta­tions Now” (“deten­gan aho­ra mis­mo las depor­ta­cio­nes”). Otras tres muje­res no tar­da­ron en seguir su ejem­plo excla­man­do: «¡Ni uno más!», «¡Deten­ga las depor­ta­cio­nes!» y «No hay jus­ti­cia», entre otras pro­cla­mas.

Ante la ince­san­te pro­tes­ta de las acti­vis­tas, Oba­ma ase­gu­ró que «había oído sus opi­nio­nes», pero que no podría con­ver­sar con cada uno de ellas en sepa­ra­do, sin ana­li­zar más los repro­ches. Reto­mó su dis­cur­so para decir que EE.UU. es una nación que «encuen­tra la mane­ra de dar­les la bien­ve­ni­da [a los inmi­gran­tes] como seres huma­nos y de apro­ve­char sus talen­tos para crear un futu­ro bri­llan­te para todos» y ase­gu­ró que el país no expul­sa «a los soña­do­res que quie­ren ganar­se su pro­pia par­te del sue­ño ame­ri­cano».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *