José Luis Rodrí­guez: “Cuba no se está pro­po­nien­do un socia­lis­mo de mercado”

José Luis Rodríguez. Foto: EFE.José Luis Rodrí­guez. Foto: EFE. 

José Luis Rodrí­guez, minis­tro de Eco­no­mía de Cuba entre 1995 y 2009, es de los pocos exper­tos de la Isla que man­tie­ne públi­ca­men­te un aná­li­sis sis­te­má­ti­co y rigu­ro­so, des­de posi­cio­nes socia­lis­tas, sobre las trans­for­ma­cio­nes que agi­tan la Isla. En un país que se levan­ta casi todos los días con un nue­vo decre­to en la Gace­ta Ofi­cial que avan­za hacia cam­bios estruc­tu­ra­les del mode­lo eco­nó­mi­co, ape­nas se escu­chan a los fun­cio­na­rios expli­can­do las medi­das en len­gua de la calle, mien­tras en el espa­cio digi­tal ‑con una altí­si­ma capi­la­ri­dad en la Isla a pesar de la débil infra­es­truc­tu­ra de Inter­net- flo­re­ce todo tipo de aná­li­sis espe­cu­la­ti­vo, fre­cuen­te­men­te con la bra­sa arri­ma­da a pro­pues­tas neoliberales.

En cual­quier caso, la eco­no­mía es el tema de los temas en el país. Cuba se enfren­ta a un dile­ma de hie­rro: o actua­li­za, revi­sa y recons­tru­ye su estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca o la Revo­lu­ción corre el ries­go de sucum­bir ante la pre­sión com­bi­na­da de sus pro­pios erro­res y las agre­sio­nes del blo­queo de EEUU, en un momen­to deli­ca­dí­si­mo de reaco­mo­do del con­sen­so de Washing­ton hacia la Isla.

Rodrí­guez, ase­sor del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Eco­no­mía Mun­dial (CIEM), de La Haba­na, res­pon­de pre­gun­tas en vís­pe­ras de la últi­ma sesión ple­na­ria del año en el Par­la­men­to cubano, que tie­ne en agen­da el aná­li­sis de los resul­ta­dos del lla­ma­do “pro­ce­so de actua­li­za­ción” y los pla­nes para el 2015.

Hacia dón­de va Cuba

–¿Por qué actua­li­za­ción y no refor­ma económica?

Pue­de deber­se a dos razo­nes. Por un lado se ha que­ri­do enfa­ti­zar que todos los cam­bios que se están pro­po­nien­do supo­nen la actua­li­za­ción de un mode­lo socia­lis­ta, que se ha cali­fi­ca­do tam­bién como socia­lis­mo posi­ble. Por otra par­te, se ha que­ri­do tomar dis­tan­cia de las refor­mas ‑que a nom­bre de supues­ta­men­te per­fec­cio­nar el socia­lis­mo- lle­va­ron a su des­apa­ri­ción en Europa.

–¿Cuál es exac­ta­men­te el mode­lo Eco­nó­mi­co ele­gi­do? ¿Hacia dón­de va Cuba?

–El mode­lo del socia­lis­mo cubano ele­gi­do supo­ne el per­fec­cio­na­mien­to de la socie­dad que se ha cons­trui­do has­ta aquí y tie­ne varios ras­gos fun­da­men­ta­les que reite­ran su matriz socialista.

En pri­mer lugar se man­tie­ne la pro­pie­dad social sobre los medios de pro­duc­ción fun­da­men­ta­les ‑es decir- los que resul­tan deter­mi­nan­tes para el desa­rro­llo del país. Se esta­ble­cen lími­tes al des­en­vol­vi­mien­to de la pro­pie­dad no esta­tal al redu­cir su capa­ci­dad de acu­mu­la­ción y se ase­gu­ra la pres­ta­ción de ser­vi­cios socia­les bási­cos uni­ver­sal y gratuitamente.

Al mis­mo tiem­po, se abren espa­cios a la peque­ña pro­pie­dad pri­va­da ‑como auto­em­pleo o tra­ba­jo por cuen­ta propia‑, la pro­pie­dad coope­ra­ti­va agro­pe­cua­ria y no agro­pe­cua­ria y las empre­sas mix­tas con capi­tal extran­je­ro. Se par­te así del con­cep­to que otras for­mas de pro­pie­dad no esta­tal pue­den con­tri­buir al desa­rro­llo del país, sin ser pre­do­mi­nan­tes y si se les encau­za ade­cua­da­men­te, es decir, sin que se con­vier­tan en preponderantes.

Este es un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo, pero a él se ha lle­ga­do par­tien­do de que ‑por un lado- una pro­pie­dad esta­tal úni­ca­men­te no ase­gu­ra el éxi­to del socia­lis­mo en la fase de cons­truc­ción socia­lis­ta en que nos encon­tra­mos; por otro lado, duran­te años se tra­tó de seguir ese camino y el balan­ce no ha sido favorable.

Por últi­mo hace ya tiem­po que la teo­ría mar­xis­ta lle­gó a la con­clu­sión de que la exis­ten­cia de rela­cio­nes de mer­ca­do en el socia­lis­mo obe­de­ce a un deter­mi­na­do gra­do de desa­rro­llo en el cual no pue­de socia­li­zar­se direc­ta­men­te el tra­ba­jo indi­vi­dual de los pro­duc­to­res, y se requie­re de las cate­go­rías mer­can­ti­les para hacer­lo. Por lo que se impo­ne la nece­si­dad de reco­no­cer esa reali­dad si que­re­mos avan­zar a un desa­rro­llo más racio­nal. Eso no sig­ni­fi­ca que la pre­sen­cia de las rela­cio­nes de mer­ca­do ‑en el gra­do en que las mis­mas se reco­no­cen- no ten­gan que ser moni­to­rea­das y some­ti­das a con­trol social para com­pen­sar sus efec­tos social­men­te nega­ti­vos. Lo dicho ante­rior­men­te da una idea de que en nues­tras con­di­cio­nes esto es lo que pue­de ase­gu­rar­nos un desa­rro­llo socia­lis­ta posi­ble de acuer­do a las cir­cuns­tan­cias de sub­de­sa­rro­llo en que se desem­pe­ña nues­tra eco­no­mía, aun­que ‑des­de lue­go- no es nada sencillo.

¿Socia­lis­mo de mercado?

–Des­de la lla­ma­da cuba­no­lo­gía se inter­pre­ta que lo que se está pro­du­cien­do en Cuba es la “tran­si­ción a una eco­no­mía socia­lis­ta de mer­ca­do”, que nece­sa­ria­men­te debe ir acom­pa­ña­da de cam­bios estruc­tu­ra­les en el sis­te­ma polí­ti­co del país. ¿Usted que cree?

–En rela­ción a lo pri­me­ro, cual­quie­ra que estu­die la evo­lu­ción his­tó­ri­ca de las expe­rien­cias del lla­ma­do socia­lis­mo real cla­ra­men­te enten­de­rá que noso­tros no nos esta­mos pro­po­nien­do un socia­lis­mo de mercado.

Esta fue una ape­la­ción para cali­fi­car las refor­mas eco­nó­mi­cas empren­di­das en los años 60 del pasa­do siglo, que pro­pi­cia­ron una amplia intro­duc­ción de meca­nis­mos de mer­ca­do en paí­ses como Yugos­la­via, Hun­gría y tam­bién en la URSS con la Peres­troi­ka. Esas refor­mas supo­nían que el mer­ca­do en su actua­ción no era para nada con­tra­dic­to­rio con el socia­lis­mo, por lo que se amplió cada vez más la pre­sen­cia de esos meca­nis­mos para hacer más “efi­cien­te” la ges­tión eco­nó­mi­ca, sin tomar en cuen­ta la con­no­ta­ción social de los mis­mos y sin moni­to­rear y com­pen­sar sus efec­tos per­ver­sos. La his­to­ria demos­tró que del socia­lis­mo de mer­ca­do que­dó solo el mer­ca­do sin socialismo.

Las cri­ti­cas de la cuba­no­lo­gía siguen la lógi­ca de que si se intro­du­ce el mer­ca­do, debe lle­gar­se has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias ‑es decir al capi­ta­lis­mo- para lograr una efi­cien­cia supe­rior. De ahí que pre­su­pon­gan eufe­mís­ti­ca­men­te cam­bios polí­ti­cos para atem­pe­rar­se a esa ten­den­cia, lo que no es otra cosa que pro­vo­car el tran­si­to al capi­ta­lis­mo. Por mas vuel­tas que le quie­ran dar, eso es lo que está en el fon­do de sus “reco­men­da­cio­nes”.

–Abun­dan los que exi­gen cele­ri­dad a los cam­bios e inclu­so quie­nes se pro­nun­cian por un “shock”. ¿Es posi­ble impo­ner mayor rit­mo a las transformaciones?

–No pue­de per­der­se de vis­ta que ‑lue­go de muchos años de Perío­do Espe­cial- las expec­ta­ti­vas de la pobla­ción son muchas y en muchos casos muy inten­sas. Sin embar­go, la mag­ni­tud de los cam­bios que se requie­ren en el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía para satis­fa­cer las nece­si­da­des de la pobla­ción son de una gran mag­ni­tud y com­ple­ji­dad. Se tra­ta inclu­so de imple­men­tar medi­das sobre las cua­les no exis­ten expe­rien­cias en nues­tro medio, por lo que se requie­re un perio­do de prue­ba para vali­dar­las e inclu­so valo­rar no solo su impac­to eco­nó­mi­co, sino tam­bién socio­po­lí­ti­co, habi­da cuen­ta de la gran impor­tan­cia de los fac­to­res sub­je­ti­vos en este proceso.

Una deci­sión pre­ci­pi­ta­da en este sen­ti­do pue­de com­pro­me­ter el pro­ce­so de actua­li­za­ción. Esto no sig­ni­fi­ca que no se avan­ce en todo lo que sea posi­ble y que no com­pro­me­ta los obje­ti­vos estra­té­gi­cos a alcan­zar. Por ejem­plo, se han adop­ta­do deci­sio­nes que fle­xi­bi­li­zan la ven­ta de vivien­das par­ti­cu­la­res, el acce­so a ins­ta­la­cio­nes turís­ti­cas inter­na­cio­na­les y se admi­te la recon­tra­ta­ción de jubi­la­dos que pue­den ‑ade­más- cobrar un sala­rio sin per­der su pensión.

En sín­te­sis, la afir­ma­ción del Pre­si­den­te Raúl Cas­tro de avan­zar sin pri­sas pero sin pau­sas, pien­so que tie­ne total validez.

Difí­cil pre­ci­sar rit­mos de cam­bio en la economía

–¿Dón­de no se ha pro­du­ci­do el cam­bio que se espe­ra­ba al apro­bar­se los Linea­mien­tos hace dos años y medio?

En pri­mer lugar es pre­ci­so recor­dar que los Linea­mien­tos tie­nen un perío­do de imple­men­ta­ción de 5 años o más en algu­nos casos, por lo que muchos impac­tos espe­ra­dos en el cro­no­gra­ma de apli­ca­ción pue­den encon­trar­se aún en pro­ce­so de realización.

Por otro lado, la con­cre­ción de resul­ta­dos en la eco­no­mía cuba­na ‑que tie­ne un nivel de aper­tu­ra supe­rior al 47%, por lo que depen­de mucho de lo que ocu­rra en la eco­no­mía inter­na­cio­nal- está some­ti­da a un ele­va­do nivel de incer­ti­dum­bre. Si a esta reali­dad aña­di­mos la pre­sen­cia del blo­queo eco­nó­mi­co de Esta­dos Uni­dos, es muy difí­cil lograr una ele­va­da pre­ci­sión en los rit­mos de cam­bio en la economía.

Adi­cio­nal­men­te hay medi­das que ori­gi­nal­men­te se plas­ma­ron bajo deter­mi­na­das pre­mi­sas y a lo lar­go del tiem­po han teni­do que ser com­ple­men­ta­das con otras deci­sio­nes. Un ejem­plo está en la entre­ga de tie­rras ocio­sas para la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, que fue nor­ma­da ori­gi­nal­men­te por el Decre­to Ley 259 y des­pués fue com­ple­men­ta­da con el Decre­to Ley 300, así como por otra serie de medi­das para faci­li­tar la ges­tión del sec­tor. Tam­bién la expe­ri­men­ta­ción de nue­vas for­mas de ges­tión del poder popu­lar en las pro­vin­cias de Arte­mi­sa y Maya­be­que se ha exten­di­do en el tiem­po más allá del pla­zo ori­gi­nal, a par­tir del aná­li­sis de las expe­rien­cias de su com­ple­ja implementación.

–¿Que bene­fi­cios se per­ci­ben de las trans­for­ma­cio­nes ini­cia­das en el 2011?

–El orde­na­mien­to del mode­lo eco­nó­mi­co cubano ha teni­do que nece­sa­ria­men­te comen­zar por las gran­des deci­sio­nes que modi­fi­can la estruc­tu­ra de ges­tión en la macro­eco­no­mía, por lo que ‑lógi­ca­men­te- es en esa esfe­ra don­de pode­mos apre­ciar algu­nos resul­ta­dos de importancia.

Si nos remi­ti­mos a los pro­ble­mas más sig­ni­fi­ca­ti­vos que reco­gen los Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social obser­va­re­mos que estos son el des­ba­lan­ce finan­cie­ro externo y la baja pro­duc­ti­vi­dad pre­sen­tes en el país.

En el pri­mer aspec­to se obser­va cómo de un sal­do comer­cial nega­ti­vo en rela­ción al PIB que era ‑5% en el 2008, se ha pasa­do a un sal­do posi­ti­vo de +1,6% en el 2013 gra­cias a la expan­sión de las expor­ta­cio­nes y a la sus­ti­tu­ción de las impor­ta­cio­nes y el ahorro.

En otras pala­bras, el sal­do posi­ti­vo del comer­cio exte­rior, apor­ta recur­sos que per­mi­ten ini­ciar un pro­ce­so gra­dual de rene­go­cia­ción y pago de la deu­da exter­na. En este últi­mo aspec­to se apre­cia cómo se obtu­vo recien­te­men­te la con­do­na­ción del 90% de la deu­da de la anti­gua URSS con Rusia ‑deu­da ins­crip­ta en el Club de París- y tam­bién se logró la con­do­na­ción del 70% de la deu­da con Méxi­co, al tiem­po que se ha dedi­ca­do un volu­men sus­tan­cial de recur­sos a liqui­dar los adeu­dos exter­nos a par­tir del año 2009.

Todo esto es de impor­tan­cia estra­té­gi­ca, pues per­mi­te crear mejo­res con­di­cio­nes para ampliar la inver­sión extran­je­ra, ele­var la tasa de inver­sión del país y aumen­tar los rit­mos de cre­ci­mien­to has­ta alcan­zar en pocos años cifras del orden del 6 al 8%.

En rela­ción con la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, esta ha cre­ci­do un 7,8% en los últi­mos 5 años, rit­mo que si bien no resul­ta muy ele­va­do, ha per­mi­ti­do en la últi­ma eta­pa que este indi­ca­dor crez­ca más rápi­do que el sala­rio medio para evi­tar pre­sio­nes inflacionarias.

No obs­tan­te, que­da mucho por hacer para lograr un cre­ci­mien­to equi­li­bra­do y auto­sos­te­ni­ble, pero esto tam­bién requie­re tiem­po y recursos.

Fin de la doble mone­da, ajus­te cauteloso

–La mayo­ría de la pobla­ción no per­ci­be aún mejo­ras en la micro­eco­no­mía ¿cómo man­te­ner el con­sen­so en tales circunstancias?

–Todo pro­ce­so de ajus­te eco­nó­mi­co ‑aun cuan­do se haga con cri­te­rios esen­cia­les para pre­ser­var lo alcan­za­do por nues­tra socie­dad- enfren­ta desa­fíos inevi­ta­bles a cor­to plazo.

Pro­ba­ble­men­te uno de los mayo­res desa­fíos radi­ca en cómo rea­li­zar los cam­bios estruc­tu­ra­les indis­pen­sa­bles para que el país se desa­rro­lle y, al mis­mo tiem­po, lograr mejo­ras en el nivel de satis­fac­ción de las nece­si­da­des de la pobla­ción, que ‑como ya se apun­tó- acu­mu­lan caren­cias pro­pias del Perío­do Especial.

Algu­nas deci­sio­nes adop­ta­das apun­tan en esa direc­ción. Por ejem­plo, el pro­ce­so de rees­truc­tu­ra­ción de las empre­sas esta­ta­les per­mi­te que las mis­mas ajus­ten el pago de sala­rios a los resul­ta­dos pro­duc­ti­vos, lo cual ‑don­de se han apli­ca­do las medi­das pro­pues­tas- ha posi­bi­li­ta­do incre­men­tar sus­tan­cial­men­te los sala­rios sin pro­vo­car pre­sio­nes infla­cio­na­rias, lo que poten­cial­men­te abre nue­vas alter­na­ti­vas al 49% de los ocu­pa­dos en el sec­tor esta­tal que labo­ran en empresas.

La situa­ción es más com­ple­ja en el sec­tor pre­su­pues­ta­do, pero tam­bién ‑sin afec­tar el equi­li­brio fis­cal indis­pen­sa­ble- se han ele­va­do los sala­rios en el sec­tor de la salud y a los depor­tis­tas. De igual modo, en el sec­tor no esta­tal de la eco­no­mía ‑don­de labo­ra alre­de­dor del 26% de los ocu­pa­dos- se obtie­nen ingre­sos más elevados.

No obs­tan­te, a pesar de estos avan­ces y las poten­cia­li­da­des que se per­ci­ben, el dete­rio­ro del sala­rio real y las res­tric­cio­nes para expan­dir ser­vi­cios como el trans­por­te y la cons­truc­ción de vivien­das, cons­ti­tu­yen fac­to­res a tomar en cuen­ta en la lucha por el indis­pen­sa­ble equi­li­brio que debe irse alcan­zan­do entre la satis­fac­ción de las expec­ta­ti­vas y la crea­ción de con­di­cio­nes para lograrla.

Jun­to a ese avan­ce, nece­sa­ria­men­te gra­dual, debe lograr­se un mayor nivel de infor­ma­ción y par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en todo este pro­ce­so, lo que cons­ti­tu­ye ‑en mi opi­nión- un ele­men­to esen­cial para man­te­ner el con­sen­so indispensable.

–¿Cuán­to pesa la uni­fi­ca­ción mone­ta­ria para el éxi­to glo­bal de la trans­for­ma­ción de la eco­no­mía en Cuba?

–La dua­li­dad mone­ta­ria que lle­vó a la cir­cu­la­ción para­le­la del peso cubano (CUP) y el peso con­ver­ti­ble (CUP), que se imple­men­tó en 1993, per­mi­tió evi­tar una deva­lua­ción de la tasa de cam­bio ofi­cial que ‑de haber­se efec­tua­do- hubie­ra lle­va­do a una situa­ción muy difí­cil de con­tro­lar. Igual­men­te en el sec­tor empre­sa­rial per­mi­tió imple­men­tar en para­le­lo un pro­ce­so de des­cen­tra­li­za­ción en la toma de deci­sio­nes, que hoy pode­mos eva­luar posi­ti­va­men­te des­de la dis­tan­cia que nos sepa­ra de los años 90.

Tam­bién la dua­li­dad mone­ta­ria per­mi­tió ‑median­te la crea­ción de las Casas de Cam­bio (CADECA)- dre­nar una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del exce­so de liqui­dez que se acu­mu­ló en manos de la pobla­ción en esos años y lle­gó al 73% del PIB. Al mis­mo tiem­po se abría un con­su­mo en divi­sas ‑tam­bién gra­va­do por un impues­to sobre la ven­ta- para al menos la par­te de la pobla­ción que tenía acce­so a la mis­ma, que lle­gó apro­xi­ma­da­men­te a esti­mar­se en el 60% de la pobla­ción a fina­les de la pasa­da década.

Todos estos impac­tos posi­ti­vos se fue­ron per­dien­do en la mis­ma medi­da en que la doble cir­cu­la­ción mone­ta­ria y la doble tasa de cam­bio aso­cia­da a esta fue hacien­do cada vez más com­ple­jo el mane­jo de la con­ta­bi­li­dad en dos mone­das, lo que hacía muy difí­cil cono­cer la situa­ción eco­nó­mi­ca real en el país.

Por tan­to, un pro­ce­so de cam­bios como el actual tie­ne como requi­si­to indis­pen­sa­ble orde­nar nues­tra con­ta­bi­li­dad y las esta­dís­ti­cas retor­nan­do a un sis­te­ma mone­ta­rio úni­co con el peso cubano como centro.

No obs­tan­te, se tra­ta de un pro­ce­so de ele­va­da com­ple­ji­dad que lle­va­rá nece­sa­ria­men­te un perio­do de tiem­po, ya que se tra­ta de deva­luar la tasa de cam­bio ofi­cial que se man­tie­ne hoy en 1 CUP=1 CUC o peso con­ver­ti­ble (equi­va­len­te a un USD) y hacer con­ver­ger la tasa de cam­bio entre el Esta­do y la pobla­ción don­de se cam­bia 1 CUC = 25 CUP. Es sin dudas una ope­ra­ción en la que se requie­re avan­zar cau­te­lo­sa­men­te para que resul­te exitosa.

En la actua­li­dad se tra­ba­ja en el gru­po de trans­for­ma­cio­nes de mayor com­ple­ji­dad en medio de una coyun­tu­ra exter­na no favo­ra­ble. No obs­tan­te, la hoja de ruta que se tra­zó con los Linea­mien­tos apro­ba­dos en el 2011, ase­gu­ra los cam­bios indis­pen­sa­bles para avan­zar estra­té­gi­ca­men­te en la crea­ción de con­di­cio­nes para un desa­rro­llo sos­te­ni­ble a mediano plazo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *