¿La for­ma de los muros que ven­drán?- Iroel Sánchez

Duran­te una visi­ta a Méxi­co, poco des­pués de caer el Muro de Ber­lín, un perio­dis­ta pre­gun­tó a Fidel qué pen­sa­ba sobre el acon­te­ci­mien­to del que aca­ban de cum­plir­se vein­ti­cin­co años. “Estoy con­tra todos los muros, inclu­yen­do el que está levan­tan­do aquí Esta­dos Uni­dos“, res­pon­dió como un rayo quien ‑según un libro muy de moda por enton­ces– vivía su “Hora final”.

Una déca­da des­pués, el escri­tor Eduar­do Galeano lla­ma­ba la aten­ción sobre los muros naci­dos, cre­ci­dos e invi­si­bi­li­za­dos tras la demo­li­ción de la fron­te­ra entre los dos Berlín:

“Poco se habla el muro que los Esta­dos Uni­dos están alzan­do en la fron­te­ra mexi­ca­na, y poco se habla de las alam­bra­das de Ceu­ta y Melilla.

“Casi nada se habla del Muro de Cis­jor­da­nia, que per­pe­túa la ocu­pa­ción israe­lí de tie­rras pales­ti­nas y será quin­ce veces más lar­go que el Muro de Ber­lín, y nada, nada de nada, se habla del Muro de Marrue­cos, que per­pe­túa el robo de la patria saha­raui por el rei­no marro­quí y mide sesen­ta veces más que el Muro de Berlín.”

Del lado de acá del mayor de esos muros, en Méxi­co, ade­más de los más de 10 000 que han muer­to en su entorno des­de que en 1994 comen­zó su cons­truc­ción, el mexi­cano Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía repor­ta­ba 121 mil 683 muer­tes vio­len­tas sólo entre 2006 y 2012.

Son víc­ti­mas de la siner­gia entre polí­ti­cos y nar­co­tra­fi­can­tes que ha alcan­za­do su más oscu­ra defi­ni­ción en los mons­truo­sos suce­sos de Ayotzi­na­pa. Allí 43 jóve­nes que se for­ma­ban como maes­tros rura­les fue­ron “des­apa­re­ci­dos” por deci­sión del alcal­de y su espo­sa que encar­ga­ron la eje­cu­ción a un car­tel lla­ma­do Gue­rre­ros Uni­dos. Bus­can­do a esos nor­ma­lis­tas han apa­re­ci­do 35 ente­rra­mien­tos de masa­cra­dos en el Esta­do de Gue­rre­ro. Como dice el escri­tor Juan Villo­ro, “exca­var la tie­rra en Gue­rre­ro es un inevi­ta­ble acto forense”.

Sin embar­go, lo suce­di­do en Gue­rre­ro no es excep­ción. Una inves­ti­ga­ción indi­ca que el 72% de los 2.440 muni­ci­pios del país están infil­tra­dos por el narcotráfico.

La cau­sa a la vis­ta es la gue­rra de todos con­tra todos pro­ta­go­ni­za­da por polí­ti­cos y car­te­les del nar­co­trá­fi­co en la que la peor par­te la lle­van los más humil­des. Pero la ver­dad es un poco más com­ple­ja, la cer­ca­nía con el mer­ca­do de dro­gas más gran­de del mun­do, com­bi­na­da con el Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos que empo­bre­ció el cam­po mexi­cano ha crea­do las con­di­cio­nes para que el sica­ria­to sea un empleo atrac­ti­vo para jóve­nes que no tie­nen otro futu­ro que el de las armas al ser­vi­cio del dine­ro y esco­ger la pro­fe­sión de maes­tro pue­de cos­tar la vida.

Aque­lla fra­se de Por­fi­rio Díaz, “¡Pobre Méxi­co! Tan lejos de Dios y tan cer­ca de Esta­dos Uni­dos”, se vuel­ve cada vez más una dolo­ro­sa reali­dad. Méxi­co asu­mió el des­tino reser­va­do a La Haba­na por la mafia nor­te­ame­ri­ca­na que se alió al dic­ta­dor Batis­ta para con­ver­tir a Cuba ‑el otro vecino más cer­cano a EE.UU. des­de el Sur- en la capi­tal de la dro­ga y el jue­go. Si el gobierno esta­dou­ni­den­se y la mafia pac­ta­ron para ase­si­nar a Fidel es por­que ambos per­die­ron mucho con la Revo­lu­ción de 1959.

No hay que ser muy ima­gi­na­ti­vo para saber que una Cuba capi­ta­lis­ta, ata­da inexo­ra­ble­men­te a Washing­ton, no sería la Norue­ga o la Holan­da del Cari­be con que sue­ña algún ton­to. Lejos de los bene­fi­cios de la Ley de ajus­te cubano que pri­vi­le­gia a los emi­gran­tes cuba­nos, Esta­dos Uni­dos sería un terri­to­rio amu­ra­lla­do para los habi­tan­tes de esta Isla don­de los “char­la­ta­nes y ladro­nes” de los que hace poco habló The New York Times pac­ta­rían con nar­co­tra­fi­can­tes y ase­si­nos el fin de quie­nes se atre­van a impugnarles.

¿Se habla­ría enton­ces de los emi­gran­tes cuba­nos? ¿O serían igual de invi­si­bles que las víc­ti­mas de las barre­ras mucho mayo­res que el muro de Ber­lín, impues­tas con­tra pales­ti­nos, mexi­ca­nos, saha­rauis o afri­ca­nos por Washing­ton y sus aliados?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *