Marx habla sobre los 25 años de la Caí­da del Muro de Ber­lín. ¡No pier­da su car­ta a los tra­ba­ja­do­res del Mundo!

No pue­do dar los deta­lles pre­ci­sos, sino sim­ple­men­te hacer saber que reci­bí esta car­ta. Con mi pobre ale­mán me per­mi­tí hacer la tra­duc­ción, y como creo que esto es muy impor­tan­te, hago cir­cu­lar el tex­to de marras en su ver­sión española.


Marx en su lugar en Chem­nitz, siem­pre el «opti­mis­ta his­tó­ri­co». Los reac­cio­na­rios cele­bran hoy su show mediá­ti­co pero maña­na lunes, vere­mos otras mani­fes­ta­cio­nes y con­fron­ta­cio­nes de tra­ba­ja­do­res que luchan por su pues­to de tra­ba­jo, su casa o apar­ta­men­to que con­fir­ma que Marx no esta «mal para­do» sino sigue más vigen­te que nunca.

Tra­ba­ja­do­res del mundo:

Las fuer­zas de la dere­cha inter­na­cio­nal fes­te­jan albo­ro­za­das estos 25 años de la Caí­da del Muro de Ber­lín. Pero se equi­vo­can. ¿Qué fes­te­jan en reali­dad? ¿El fin del socialismo?

La his­to­ria, con­tra­ria­men­te a como dijo ese apo­lo­gis­ta del sis­te­ma de ape­lli­do Fuku­ya­ma hace algu­nos años atrás, no ha ter­mi­na­do. ¿De dón­de sal­dría tama­ño dis­pa­ra­te? La his­to­ria con­ti­núa su paso sin que sepa­mos hacia dón­de va. Hoy, sin temor a equi­vo­car­nos, dadas las carac­te­rís­ti­cas que ha toma­do el sis­te­ma capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal, per­fec­ta­men­te podría estar diri­gién­do­se hacia la ani­qui­la­ción de la espe­cie huma­na, dado el afán de lucro impa­ra­ble que lo ali­men­ta, y que bien podría lle­var al holo­caus­to ter­mo­nu­clear de acti­var­se todas las armas de des­truc­ción masi­va que exis­ten sobre la faz del pla­ne­ta. O tam­bién, dado ese afán insa­cia­ble de obten­ción de ganan­cia que no pue­de eli­mi­nar, a la des­truc­ción del pla­ne­ta por el con­su­mo irra­cio­nal que se está lle­van­do a cabo.

Las fuer­zas de la dere­cha can­tan vic­to­rio­sas su supues­to triun­fo, pero en reali­dad no hay nin­gún triun­fo. Como escri­bí algu­na vez en mis años mozos, sien­do dis­cí­pu­lo del Pro­fe­sor Hegel: el amo tiem­bla ate­rro­ri­za­do delan­te del escla­vo por­que sabe que inexo­ra­ble­men­te tie­ne sus días contados.

¿Qué qui­se decir en su momen­to con esta fra­se, algo enig­má­ti­ca qui­zá, antes de poner­me a estu­diar eco­no­mía polí­ti­ca para lue­go redac­tar el Tomo I de El Capi­tal? Pues no es nada com­pli­ca­do: apa­ren­te­men­te el sis­te­ma capi­ta­lis­ta “triun­fó” de mane­ra inexo­ra­ble sobre las expe­rien­cias socia­lis­tas que se esta­ban cons­tru­yen­do, sien­do la demos­tra­ción pal­pa­ble de ello la caí­da de este muro de la que aho­ra se cum­plen 25 años. Supues­ta­men­te, según la fan­fa­rria con que esa dere­cha pre­sen­ta las cosas, la mis­ma pobla­ción ale­ma­na del este, “sojuz­ga­da” por el yugo socia­lis­ta, habría derrum­ba­do el tal muro para “libe­rar­se” y acce­der a las bon­da­des del capi­ta­lis­mo. ¡Pam­pli­nas! Puras pam­pli­nas, estu­pi­de­ces con que los actua­les medios masi­vos de comu­ni­ca­ción pre­sen­tan las cosas.

En reali­dad lo que esta dere­cha, por aho­ra gana­do­ra, fes­te­ja es que el Amo, para tomar la metá­fo­ra hege­lia­na (léa­se: la cla­se capi­ta­lis­ta) ale­jó por un tiem­po el fan­tas­ma que la per­si­gue (la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la posi­bi­li­dad que algu­na vez la mis­ma se orga­ni­ce, abra los ojos y la expro­pie, tal como pasó varias veces duran­te el siglo XX, en Rusia, en Chi­na, en Cuba). Es decir: la cla­se por aho­ra domi­nan­te (indus­tria­les, ban­que­ros, terra­te­nien­tes) sabe que está sen­ta­da sobre un barril de pól­vo­ra; sabe que los tra­ba­ja­do­res del mun­do (obre­ros indus­tria­les urba­nos –que fue lo que yo más estu­dié en su momen­to – , cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res explo­ta­dos de toda índo­le, sub-ocu­pa­dos y des­ocu­pa­dos –lo que yo en otro tiem­po lla­mé Lum­pen­pro­le­ta­riät, es decir: pobla­ción exclui­da y mar­gi­na­li­za­da) en algún momen­to van a explotar.

La his­to­ria de la huma­ni­dad, y tam­bién la his­to­ria del capi­ta­lis­mo, se los mues­tra. Las cla­ses opri­mi­das aguan­tan (por­que no tie­nen otra alter­na­ti­va, por­que están sojuz­ga­das, repri­mi­das bru­tal­men­te a veces, mani­pu­la­das en otras oca­sio­nes). Aguan­tan has­ta que, lle­ga­do a un pun­to de la acu­mu­la­ción de con­tra­dic­cio­nes, esta­lla un perío­do de vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, trans­for­mán­do­se las rela­cio­nes de poder, pasan­do la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción de una cla­se a otra. Esto la dere­cha lo sabe. Sabe muy cla­ra­men­te que la pro­pie­dad pri­va­da de esos medios es un saqueo lega­li­za­do; sabe con pre­ci­sión mili­mé­tri­ca que no pue­de dejar ni por un segun­do de cui­dar esa pro­pie­dad, asen­ta­do en una explo­ta­ción inmi­se­ri­cor­de. Sabe que si se des­cui­da, si deja de pro­te­ger a capa y espa­da sus pri­vi­le­gios, las gran­des mayo­rías exclui­das se levan­tan. Por eso, día a día, minu­to a minu­to, no dejan de con­tro­lar y evi­tar que los tra­ba­ja­do­res se orga­ni­cen, pien­sen, conoz­can la ver­da­de­ra reali­dad. Por eso los embru­te­cen con dádi­vas: es decir, el vie­jo pan y cir­co de los romanos.

Pero esa dere­cha sabe que el barril de pól­vo­ra sobre el que está sen­ta­da pue­de explo­tar, lo cual sig­ni­fi­ca­ría per­der sus pri­vi­le­gios de cla­se. De hecho, eso ya suce­dió varias veces el siglo pasa­do. Por eso mis­mo, ante el retro­ce­so que sufrió el pri­mer Esta­do obre­ro del mun­do, la lla­ma­da Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas, las fuer­zas de la dere­cha can­ta­ron vic­to­ria, mos­tran­do el derri­ba­mien­to del Muro de Ber­lín como la caí­da de las ideas socia­lis­tas. Dicho de otra mane­ra: como están tan ate­rro­ri­za­dos con la posi­bi­li­dad que los tra­ba­ja­do­res reac­cio­nen algu­na vez, se per­mi­tie­ron mos­trar ese inci­den­te como el fra­ca­so inexo­ra­ble de las ideas socia­lis­tas. Pero ello no es sino una demos­tra­ción del pavor que sien­ten a ser expro­pia­dos. De ahí que lo pre­sen­ten como un triun­fo apo­teó­si­co y que cie­rra de una vez la historia.

No hay dudas que con la invo­lu­ción que sufrie­ron las pri­me­ras expe­rien­cias socia­lis­tas del mun­do (la Unión Sovié­ti­ca se desin­te­gró, Chi­na se abrió al mer­ca­do capi­ta­lis­ta, Cuba que­dó flo­tan­do en el aire como pudo), el capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal avan­zó gro­se­ra­men­te sobre las con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res obte­ni­das a fuer­za de sacri­fi­cio en déca­das y déca­das de lucha. Por eso aho­ra ese sis­te­ma, que se auto­pre­sen­ta como gana­dor y úni­ca sali­da posi­ble, se per­mi­te explo­tar más aún que hace un siglo atrás. Hoy día se per­die­ron con­quis­tas sin­di­ca­les, se hacen con­tra­tos sin pres­ta­cio­nes labo­ra­les, no se res­pe­ta la jor­na­da labo­ral de ocho horas, se expo­lia sin la menor pudi­cia y se entro­ni­za la figu­ra del “gana­dor”.

No hay dudas, para tra­tar de con­cluir la refe­ri­da cita que hice más arri­ba, que el sis­te­ma sabe que ya le va a lle­gar el turno, que su cabe­za, igual que la del monar­ca fran­cés en 1789, roda­rá por el pol­vo. Por eso fes­te­ja este triun­fo par­cial –que, sin dudas, hizo retro­ce­der mucho al cam­po popu­lar en estos últi­mos años– como un triun­fo abso­lu­to, que­rien­do pre­sen­tar las cosas como que con el Muro de Ber­lín derri­ba­do ter­mi­nó la explo­ta­ción, y por tan­to el ideal revo­lu­cio­na­rio socia­lis­ta de trans­for­ma­ción social.

Pero los tra­ba­ja­do­res del mun­do siguen sien­do explo­ta­dos, más que antes inclu­so, apa­lea­dos, repri­mi­dos. ¿Por qué no habrían de reac­cio­nar? Tal vez hoy día, hay que reco­no­cer­lo, los par­ti­dos comu­nis­tas están un tan­to des­pis­ta­dos. Mis ideas –que, en reali­dad, no son mías, sino pro­duc­to de una refle­xión cien­tí­fi­ca (¡no digan “mar­xis­mo” sino mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co!)– se han que­ri­do pre­sen­tar como anti­cua­das, fra­ca­sa­das, “pasa­das de moda”. Nada más con­tra­rio a la verdad.

Mien­tras siga la explo­ta­ción en el mun­do (y esa es la esen­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta) habrá quien pro­tes­te, quien alce la voz, quien bus­que orga­ni­zar­se para cam­biar la situa­ción. Que hoy día esa orga­ni­za­ción y los pro­gra­mas polí­ti­cos al res­pec­to estén gol­pea­dos, es una cosa. Pero pre­ten­der que se esfu­ma­ron, que los explo­ta­dos que­da­rán con­ten­tos y feli­ces con su con­di­ción de tales, que las injus­ti­cias cesa­ron por­que el sis­te­ma ganó esta bata­lla, es un cra­so error.

No hay que olvi­dar que el capi­ta­lis­mo, como pro­yec­to eco­nó­mi­co-polí­ti­co, comen­zó a sur­gir en los siglos XII y XIII, allá en la Liga de Han­sen, y demo­ró varias cen­tu­rias has­ta poder tomar mayo­ría de edad cons­ti­tu­yén­do­se en sis­te­ma domi­nan­te, casi a fines del siglo XVIII, tan­to en Fran­cia e Ingla­te­rra como en los nacien­tes Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Las expe­rien­cias socia­lis­tas no tie­nen ni 100 años de vida. ¡No olvi­dar­lo! Can­tar vic­to­ria por­que se ganó una bata­lla es de mal gue­rre­ro. Lo úni­co que demues­tra es que sí, efec­ti­va­men­te, ese Amo tiem­bla por­que sabe que ya le va a lle­gar su gui­llo­ti­na…, aun­que en este momen­to se sien­ta ganador.

Los 25 años que aho­ra se pre­ten­den fes­te­jar no son sino una demos­tra­ción que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no tie­ne sali­da. Se fes­te­ja el triun­fo de la explo­ta­ción y la injus­ti­cia. Si el sis­te­ma tuvie­ra “res­pon­sa­bi­li­dad social empre­sa­rial”, como pare­ce que aho­ra se puso de moda decir, debe­ría echar­se a llo­rar por el des­ca­la­bro abso­lu­to que ha crea­do. Para decir­lo sólo con dos ejem­plos, lapi­da­rios y ter­mi­nan­tes por cier­to: en estos momen­tos –créan­me que sigo muy de cer­ca estos acon­te­ci­mien­tos y estoy per­fec­ta­men­te infor­ma­do– la huma­ni­dad pro­du­ce un 45% más de los ali­men­tos nece­sa­rios para nutrir a los 7.300 millo­nes de almas que pue­blan el mun­do, y ver­gon­zo­sa­men­te la prin­ci­pal cau­sa de muer­te sigue sien­do nada más y nada menos que ¡el ham­bre! ¡Infa­me!, no caben dudas. Y para ter­mi­nar: la prin­ci­pal acti­vi­dad de la espe­cie huma­na, la que más ganan­cias gene­ra des­de el pun­to de vis­ta capi­ta­lis­ta, la van­guar­dia de la cien­cia y de la téc­ni­ca es la pro­duc­ción de arma­men­tos. Es decir: la defen­sa a muer­te de los pri­vi­le­gios de algu­nos. ¡Más paté­ti­co todavía!

Por tan­to, cama­ra­das, los ins­to a que no nos deje­mos con­fun­dir por estos can­tos de sire­na: la dere­cha no fes­te­ja un triun­fo sino que sigue estan­do en gue­rra, y con mie­do, por­que sabe que los tra­ba­ja­do­res, tar­de o tem­prano, reaccionaremos.

Hoy, como hace un siglo y medio, la con­sig­na no es lamen­tar­se por la pali­za reci­bi­da recien­te­men­te ni que­dar­se embo­ba­dos vien­do la tele­vi­sión. Sigue sien­do como escri­bí con Fede­ri­co en 1848: “No hay nada que per­der más que las cade­nas. Por tan­to: ¡uníos!”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *